You are on page 1of 9

La Masonería Femenina en México

Por: Dra. Claudia Ramona Bejarano

“Conserva celosamente tu derecho a reflexionar,


porque incluso el hecho de pensar erróneamente es
mejor que no pensar en absoluto.”
-Hipatía de Alejandría.
“Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de
Dios lo creó; varón y hembra los creó.”
Génesis 1:27

La institución y sus tradiciones


Debemos partir de lo que entendemos como masonería, está es una institución
iniciática basada eminentemente en la tradición, sus símbolos, lenguaje y ritos
propios, así como métodos principios y fines, los cuales están recogidos en una
tradición antiquísima que es respetada por sus miembros, está es una
institución que más que secreta es discreta, y son quizá las mujeres masonas
las que han hecho valer esta discreción más que los hombres, pues no se
tienen los suficientes registros y conocimientos acerca de las Logias Femeninas
Mexicanas así como de las mujeres masonas que las integraban.
Como toda institución con sus leyes propias la Masonería se guía por lo que se
denominan Land-Marks, estas antiguas leyes creadas en un tiempo
sumamente remoto no permitía el ingreso de las mujeres, así como de esclavos
y a los mutilados, cosa que era muy lógica para aquellos tiempo, esto debido
al orden imperante, ya que la situación jurídica, económica, social y política
hacia la mujer no permitía que ella tuviese algún tipo de inquietud en participar
en alguna de las actividades como puede ser la masonería, así mismo se
consideraba que ellas no pudieran ejercer uno de los principios rectores de la
masonería, la libertar. Eran otros tiempos cuando estas leyes fueron emanadas,
tiempos en dónde la mujer no tenía ni voz ni voto, eran casi un cero a la
izquierda. Pero esta situación iría cambiando, al transcurrir el tiempo esta tuvo

1
la necesidad de irse ganando un espacio cada vez más relevante en los
diversos sectores, fuera del hogar y la familia, comenzó a luchar por poseer una
posición dentro de la sociedad.
Es durante el siglo XVIII (1730-1770) que fueron instaladas las primeras logias
de adopción o “andróginas”1, este sería el primer paso dado por las masonerías
liberales o latinas para incorporar a la mujer en los talleres masónicos. La
primera aparición de estas logias se llevó a cabo en Francia (y que son
claramente el resultado del espíritu francés de moda) que trabajan bajo los
auspicios de la Gran Logia DE FRANCE2. Sólo en 1770 fue validado por las
deudas de la Masonería estatutos. El reconocimiento oficial data de 1774 y ya
en 1776 se publicarían los reglamentos bajo el título “Manual de las Masonas”.
Con el pasar del tiempo la mujer se iría posicionando cada vez más en la
participación de la vida pública, sobre todo durante la Revolución Francesa
(1789).
Durante el Imperio de Napoleón estas logias continuaron trabajando, incluso la
Emperatriz Josefina perteneció a la Resp:. Log:. “Verdadera Unión”. Fue el 14
de enero de 1882 que es fundado en Francia el Rito del Derecho Humano como
Co-masonería (Logia Mixta) por Marie Deraismes, apoyada por George Martin
y León Richer, comenzando con la iniciación de una mujer con todo el
ceremonial litúrgico, esta logia estaba jurisdiccionada a la Gr:. Log:. Escocesas
de Francia. Es este hecho el que permite a la mujer insertarse conforme a la
ley y tradición masónica en esta sucesión misita y oculta que es la masonería,
con ello estableciendo la costumbre de participar en sus misterios y secretos
en todos los grados, teniendo los mismos derechos y deberes que los varones.
Pero a pesar de su arduo trabajo y su lucha por insertarse en la masonería ya
que en pleno siglo XXI estas aún no son admitidas dentro de algunas de las
Llog:. MMas:. Regulares, trabajan en lo que se denomina Llog:.
Paramasónicas, en las que tiene como principal actividad el colaborar en las
labores benéficas y de carácter social e las logias masculinas, pero negándoles
el derecho de adquisición de conocimientos masónicos.
La masonería femenina en México

1
http://mujerymasoneria.blogspot.mx/2006/06/el-inicio-de-la-masoneria-de-adopcion.html
2
http://www.fenixnews.com/2011/11/19/la-moral-masonica-en-el-siglo-xviii-y-las-logias-de-adopcion-por-roberto-amato/
2
Se tiene conocimiento que la primera mujer masona en México fue Doña
Josefina Ortiz de Domínguez (mejor conocida como la Corregidora) quien
jugaría un papel importante en la gesta de nuestra independencia, incluso su
figura como todos sabemos, se encuentra entre los bustos de destacados
masones en al Gran Logia Valle de México, en la cual hoy en día la mujer no
es admitida.
Desde que la masonería se consolidó en el México independiente de principios
del Siglo XIX junto con las ideas emanadas de la Ilustración, la Revolución
Francesa y la Independencia estadounidense, que enarbolaban ya la libertad e
igualdad, los ritos como el Yorkino y el Escoces, no admitían a las mujeres
dentro de sus filas. Pero por aquellos años a la par de esta consolidación, nace
lo que se denominaría Rito Nacional Mexicano ( 22 de agosto de 1825.),
quienes romperían con ciertos esquemas tradicionales como el uso de la biblia
por la constitución como libro de la ley, así como que desde sus inicios este rito
sí admitiría a la mujer en sus trabajos al lado de los varones, lo que se
materializaría en el artículo 2° de la constitución del B:. Rito Nacional Mexicano
expresa lo siguiente: “El Rito Nacional Mexicano acepta en su seno a la mujer
concediéndole igualdad de derechos y obligaciones”3.
En 1891 se instala en Nuevo Laredo Tamaulipas una Logia femenina llamada
Josefa C. de Cantón perfectamente reconocida por la masonería del rito
escoces antiguo y aceptado, años después Alma Mexicana lograría su
independencia en el año de 1935 siendo la Gran Maestra y fundadora
Magdalena Sánchez de Alzaga, quién formo su propia Logia y jamás volvió a
permitir que ningún hombre decidiera lo que la mujer masona quería hacer.
Otro dato que tenemos es el de 1891 cuando en Laredo Tamaulipas se
levantaron columnas de al Resp:. Log:. “Josefa C. de Cantón”, la cual se dio en
medio de un contexto de pugnas entre los HH:. MM:. Que estaban apoyando la
existencia de este tipo de logias y por el otro los que estaban totalmente en
contra, tal como los de la Gr:. Log:. Valle de México, quiénes el 24 de junio de
1895 tuvieron una agria discusión por haberse permitido que asistieran a ellas
HH:. Masonas. Durante esa misma década en 1898 por decreto de la Gr:. Dieta
se informó que se había expedido cartas patentes de cuatro logias integradas
por mujeres. El V:. H:. Ramón Guzmán distinguido miembro de la Resp:. Log:.

3
Melina Pirrone Traina. EL primer paso. (pag. 38)
3
“Antiquitas” No.. 9 no acato la voluntad de la Gr: Dieta declaró clausurados los
trabajos y se retiró del templo después de haber escuchado la lectura del
documento.
En 1934 que algunos HH:. del Resp: Tall:. “Reforma 33” No. 5 acordaron ayudar
a un grupo de mujeres progresistas a formar una Log:. Femenina que no fuera
ya de adopción. Con la ayuda de los HH:. Luis y José Fuentes, Luis A. Casa y
Raymundo Durán, las mujeres pudieron iniciar sus trabajos, quedando
suficientemente capacitadas para formar su propio Tall:. , el cuál levantaría
columnas en octubre de ese mismo año. Bajo el nombre la “Alma Mexicana No.
9 auspiciado por la Muy Resp:. Gr:. Log:. Del Distrito Federal, siendo su primer
Ven:. M:. la V:. H:. Isabel Bonnabel.
La mujer poco a poco se fue haciendo de su lugar en la sociedad y en la
masonería, sus luchas iban dando frutos, recordemos el gran paso dado por el
C Presidente Don Adolfo Ruiz Cortines, al concebirle a la mujer el derecho a la
ciudadanía a través del voto, abriendo nuevos horizontes no sólo ya en el
campo político-cívico, sino también en el campo masónico.
Pero a pesar de dichos acontecimientos, para las mujeres masones vendrían a
tener tiempos difíciles, ya que se buscaba constantemente la destrucción de
las logias masónicas femeninas, las cuales supieron sortear esos obstáculos.
En 1958 se entablaron pláticas entre el Rito Nacional Mexicano con la Gr:. Log:.
Femenina Alma Mexicana, acordando su aceptación y reconocimiento como
Gran Logia, incorporándose como Cuerpo Colegiado, en donde las masonas
respetarían la Constitución Masónica. Mediante el decreto No. 2 del 20 de
Noviembre de 1958 tuvo lugar su incorporación como Gr:. Cuerpo Femenino al
Gr:. Or:. del Rito Nacional Mexicano, otorgándoles su carta patente seis días
después de haberse incorporado, siendo consagradas las GGr:. DDig:. Y GGr:.
OOf:..
Otra fecha que cabe recordar es el 7 de diciembre de 1966, cuando se llevó
acabo el XVII congreso Masónico Nacional del R:. E:. A:. y A:., el cual tuvo lugar
en Pachuca Hidalgo, en donde la Muy Resp:. Gr:. Maestra la Dra. Magdalena
Sánchez de Alzaga, así como la entonces Oradora la V:. H:. Pilar Sen Torrijos
así como otros elementos de la orden, fueron recibidas en el banquete de
clausura del Congreso, en dónde la H:. Magdalena Sánchez dio un gran
discurso donde habló de la necesidad de unificar a la Masonería, de entrelazar
4
los esfuerzos de hombres y mujeres en bien de la Orden y de la Humanidad,
siendo una noche inolvidable para la Masonería Femenina.
El Sol y la Luna no nacen al mismo tiempo, en la masonería el Sol representa
al hombre y la Luna a la mujer, en México existen Logias mixtas y Logias de
mujeres como la Gran Logia Femenina Alma Mexicana, la cual nació del Rito
Nacional Mexicano, siendo una Logia mixta en la cual los grandes puestos
siempre eran para los varones. La Gran Logia femenina mujeres insurgentes
se fundó en 1980, por el Maestro Carlos Vázquez Rangel, ha participado en
diferentes eventos políticos, sociales y culturales en 1992 se realizó la primera
asamblea nacional de Mujeres Liberales.

El derecho a ser masona


Cuando el tema de la mujer en masonería sale a colación, es un debate a
menudo apasionado, entre las tendencias dentro de nuestra Fraternidad. No
comprendo la oposición de una de ellas a estas alturas en el siglo XXI resulta
un tanto anacrónico seguir debatiendo este asunto con los mismos argumentos
de antaño, argumentos de algunos Hermanos, no todos.
No quiero poner en duda la intención de a algunos argumentos para rechazar
la iniciación de la mujer, debería de tomarse en cuenta nuestro actual entorno
social, abandonando obsoletas concepciones, debemos enfrentarnos a esta
nueva situación de la justa emancipación plena de la mujer en todos los ámbitos
con coherencia y veracidad de los postulados que propugnan como masones
para todo el género humano. Pregunto a nuestros hermanos, la razón o razones
de la oposición, ¿es puramente visceral? O realmente producto de reflexión.
¿Por qué nos niegan a más del 50% de la humanidad beber de las mismas
fuentes del conocimiento que ustedes varones libres y nacidos de la mujer?.
No existe argumentos realmente racionales para rechazar a la mujer en la
masonería, así lo han visto muchos masones y obediencias que hoy nos
admiten en su seno con fraterna igualdad. El problema se perpetúa por la
oposición de unos pocos que eligieron el “dogma” y no la evolución acorde con
los tiempos. Hoy en día la mujer está presente en todos los trabajos y los realiza
en general tan bien o mejor que los hombres con sus diferencias físicas lógicas,

5
no existe pues ninguna razón para negarnos los enormes beneficios de ingreso
u progreso en masonería
Habrá algunos que justificaran su postura bajo la tradición de que las mujeres
no participaban en los antiguos gremios de constructores, siendo que en el
corazón de la Edad Media, la mujer contó en prácticamente todos los oficios
más de lo que se suele creer. Su papel ha sido silenciado por algunos eruditos
en siglos posteriores. Entre sus ocupaciones, las hubo erigiendo las catedrales
del gótico por toda Europa4. Así mismo hay que recordar el papel que jugaban
las mujeres en culturas como Egipto, Grecia, los Celta, Roma, etc., en dónde
no sólo participaban en las actividades profanas, si no también dentro de los
templos en los diversos rituales. Quienes argumentan con base en la tradición,
creo mal los argumentos puesto que incluso los que se oponen a la iniciación
de las mujeres en la masonería tendrán que reconocer la importancia, en el
terreno de lo trascendente “sagrado” que las mujeres tuvieron en las citadas
culturas. La sociedad de entonces si las consideraba iniciables.
Es necesario hacer hincapié en un detalle muy importante a favor de la mujer,
la masonería tiene como uno de sus principios morales fundamentales, el
respeto en primera instancia a las leyes del país, en este sentido debemos
recordar que la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos,
proclama en su artículo 4° “El varón y la mujer son iguales ante la ley. Esta
protegerá la organización y el desarrollo de la familia”5, este postulado que
rebasa la calidad de simple enunciado deontológico, garantiza la reciprocidad
de oportunidades, derechos, obligaciones, responsabilidades del hombre y la
mujer ante su familia, sociedad nación y el mundo.
Incluso en el artículo 1°, nos dice que “En los Estados Unidos Mexicanos todas
las personas gozarán de los derechos humanos reconocidos en esta
Constitución y en los tratados internacionales de los que el Estado Mexicano
sea parte..”6, esto significa que Tratados Internacionales en donde se declara
la igualdad de oportunidades y de derechos como la Convención sobre la
Eliminación de todas las formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW), la
Declaración Universal de Derechos Humanos, la Compilación de los
principales Instrumentos Internacionales sobre los Derechos Humanos de las
4
http://www.lavanguardia.com/historiayvida/mujeres-constructoras-en-la-edad-media_11232_102.html
5
http://www.ordenjuridico.gob.mx/Constitucion/articulos/4.pdf
6
http://www.ordenjuridico.gob.mx/Constitucion/articulos/1.pdf
6
Mujeres, el Consenso de Montevideo, la Ley General para la Igualdad entre
Mujeres y Hombres y la Convención sobre los Derechos Políticos de la Mujer7,
permiten que la mujer tenga el mismo nivel y papel que el hombre en todos los
sectores.
Hoy en día las leyes que restringen el ingreso a la masonería ya son obsoletas,
puesto que ya no existe la esclavitud y la mujer tiene un rol en la sociedad
totalmente diferente, hay leyes que deberían de ser reformadas, solo que no es
fácil, puesto que tendría que ser un cambio a nivel internacional y transformar
la forma de pensar de muchos HH:., principalmente a los de Valle de México,
pero sí esto se lleva acabo será tarea de los jóvenes masones, porque los viejos
ya tiene las ideas de no aceptar a la mujer en esos talleres y trabajos, a muchos
HH:. les molesta que la mujer sea un ser pensante, y como sabemos la
masonería es una escuela filosófica, la cual nos enseña a pensar, ya la mujer
está en todos los ámbitos, en la vida económica, política, jurídica, científica,
solo nos falta que una mujer este en la Presidencia, lo cual será posible en
cuanto el hombre acepte totalmente que la mujer tiene que caminar a su lado y
nunca atrás de él.
La Masonería se identifica por sus conocimientos eclécticos, pero ¿qué
significa esto? Que toma lo mejor de todo ya sea en lo religioso, filosófico etc.,
todo el conocimiento lo resumen la Masonería a través de sus grados. La
Masonería es una institución de carácter filosófico, una institución educativa
para el mayor desarrollo de la mujer, la cual nos permite mantener el equilibrio
en nuestra forma de ser, pensar y actuar.
¿Qué significa ser una mujer masona?
¿Cuál es nuestra misión?
Como todo sabemos la mujer es una pieza clave dentro de los hogares, como
miembro fundador de la familia, primera célula que forma la sociedad, tiene un
papel importante en la creación, formación y mantenimiento de valores de las
personas que la integran. Su sueño de tener hijos, su naturaleza de ser madre,
se hace realidad; pero también es allí donde empieza su mayor responsabilidad
con la sociedad. En la actualidad, el desarrollo tecnológico y social permite a la
mujer alternar diferentes papeles. Ser madre, esposa, ejecutiva, empleada y

7
http://www.equidad.org.mx/index.php/es/leyes-y-tratados-internacionales-equidad-de-genero
7
ama de casa, son funciones todas de la misma importancia, a las que ella
imprime su sello inconfundible: el de mujer8.
La mujer aprende para educar a los demás, sobre todo a los hijos en el ámbito
familiar, y ¿no es acaso la masonería una familia? La mujer tiene un papel
fundamental en ella, es quién educa, guía y cuida de los HH:.., la importancia
que juega la mujer en el mundo profano, debe también reflejarse en el de la
Masonería, ya que el pertenecer a una institución como esta, permitirá forjar
mejores madres, hijas, esposas, mejores mujeres, que retribuyan a la sociedad
en la que vivimos.
¿Por qué los hombres si pueden visitar una logia femenina y una mujer no
puede asistir a trabajos de una logia masculina? Este es un ejemplo de las
grandes contradicciones que la masonería tendrá que resolver forzosamente a
estas alturas del siglo XXI. Pienso que la parte fundamental de todo esto tiene
que estar a cargo de las hermanas, reconocer la masonería femenina en
México como institución de la sociedad civil, no tiene mayor problema, esto
podría lograrse en muy corto tiempo, siempre y cuando entre las masonas se
lleguen a acuerdos democráticos, serenos sobre la estructura, organización,
funcionamiento, principios y fines de sus correspondientes agrupaciones.
Hay que tomar en cuenta que en nuestro país existen varias Logias femeninas
que la opinión de todas es importante, tendríamos que celebrar reuniones entre
nosotras a fin de que al margen de protagonismos estériles que en muchos
casos provocan divisiones, tratar de reflexionar y tomar acuerdos que sean en
beneficio de todas y que podamos tender a la conformación de una verdadera
Potencia masónica institucional.
Muchos hombres y mujeres han luchado por la masonería femenina levantando
sus voces y demostrando con hechos, ante la cerrazón de las instituciones
conservadoras, tanto masónicas como profanas, su importancia como
organización frente a la intolerancia, dentro y fuera de los talleres, han triunfado
con palabras y hechos.
En este contexto tenemos que en el caso de la francmasonería es uno de los
temas con el mayor recelo en el fondo de sus anales obscuros, se dice que la
masonería femenina nació casi al mismo tiempo que la masculina, ha sido, sin

8
http://www.eltiempo.com/archivo/documento/MAM-80540
8
embargo víctima de un gran silencio de los dedicados a estos estudios, sea
esto posiblemente causando por desconocimiento del tema o por considerarlo
como tabú, que al develarse podría trastocar principios fundamentales de la
institución, como el de la igualdad, arista indiscutible del triángulo democrático
liberal.
Este obscurantismo es hijo de la ignorancia, la intolerancia, ha provocado una
gran laguna en los estudios masónicos que hasta ahora no se ha dado una
justificación real y convincente al no reconocimiento formal de la mujer como
elemento activo dentro de la francmasonería. La principal causa es el
desconocimiento del tema, la ausencia entre otras cosas, de estudios históricos
sobre la masonería femenina en México ha impedido a los masones y masonas
conocer lo que es más comprende la realidad del trabajo que las mujeres
progresistas de nuestro país han llevado a cabo en el ámbito masónico.
La ignorancia siempre engendra monstruos, en ciertos casos es triste ver que
en error o ingenuidad, algunos masones llegan a extremos tales como al
desprecio y adoptando una actitud que podríamos llamar masónico machista
consideran el tema de la masonería y la mujer cuando mucho como un tema
de café, pero ningún caso digno de ser llevado a una reflexión y discusión
profunda.
Sembrar la semilla de la duda filosófica a efecto de que quienes se interesen y
sobre todo las mujeres que creemos en la masonería que somos las más
directamente involucradas en este tópico. La contribución de la mujer mexicana
a la masonería enriquece el pensamiento libre y racional, además de que su
participación franca es reconocimiento explícito y concreto de la escena misma
de lo humanístico que inspira y nutre a la institución.
Invito a mis QQ:. HH:. HHnas:. a que juntos contribuyamos en al construcción
de una masonería que pueda ser universal, compuesta por mujeres y hombres
libres y de buenas costumbres, que continúe con sus labores de filantropía, de
búsqueda de conocimiento, de búsqueda de igualdad y de justicia, seamos
fuertes como las espigas de trigo, que juntas son irrompibles, luchemos codo a
codo, espada con espada, por una sociedad que podamos llamar igualitaria, en
dónde la mujer no sea vista como una simple auxiliar con menores
competencias, si no como alguien con capacidades suficientes para dirigir sus
propios destinos.
9