You are on page 1of 14

El deseo del Santo de estar con Cristo

por Thomas Watson

"Estoy dividido entre los dos: deseo partir y estar con Cristo, que es mucho
mejor". Filipenses 1:23

Nos encontramos para solemnizar el funeral de nuestro amigo fallecido y para


realizar la última oficina de amor. Aquí se nos presenta un espejo de mortalidad
en el que podemos ver nuestra propia condición frágil. Todos tenemos una
sentencia: "Está establecido para los hombres que mueran una vez" (Hebreos
9:27); de modo que nuestra vida no es más que un corto respiro de la muerte ,
que se concede a un condenado.

La vida de un sabio, dijo Platón, no es más que una contemplación de la


muerte. El Señor quiere que nos acostumbre a los pensamientos moribundos
(Deuteronomio 32:20); y, por así decirlo, por meditación, a menudo para
estirarnos en nuestro lecho de muerte. Dios vistió a nuestros primeros padres
con pieles de bestias muertas, y nos alimenta con carne muerta; con la frecuencia
que vemos la muerte de otras criaturas, es posible que no olvidemos la nuestra.

El texto nos presenta a Pablo en un santo pathos, o un deseo de estar con


Cristo. Su corazón estaba con Cristo, y solo quería el ala veloz de la muerte para
llevarlo allí. "Estoy dividido entre los dos: deseo partir y estar con Cristo, que es
mucho mejor". Explicaré brevemente los términos tal como están en orden.

"Estoy dividido entre los dos", o "Estoy cercado". Esto puede aludir a un castillo
que está tan asediado y encerrado que no tiene escapatoria. Le fue ahora a Paul
con una mujer que tiene a sus hijos en casa con ella y su marido más allá de los
mares; ella estaría encantada de estar con su esposo, pero es reacia a dejar a sus
hijos. De modo que Pablo hubiese estado feliz con Cristo, pero no quería dejar a
los filipenses, sus hijos espirituales.

El apóstol no dice: " Debo partir", sino que " deseo partir". Todos los
hombres deben partir. Hay un principio de muerte en todos; el marco y la
composición de su cuerpo es terrenal y tiende a una disolución. La imagen de
Nabucodonosor, aunque tenía una cabeza de oro, tenía pies de barro (Daniel
2:33). Toma al hombre más fuerte, deja que sea Sansón o Hércules, de él
podemos decir que está sobre pies de arcilla. Él no es más que polvo animado , y
debe desaparecer a tiempo. La muerte vendrá con su convocatoria por fin.
"Es mi fuerza", dijo Job, "la fortaleza de las piedras" (Job 6:12). Supongamos
que así fuera, pero la caída continua de la enfermedad con el tiempo desgastaría
esta piedra. No existe tal cosa como una eternidad terrenal; la muerte se llama "la
casa designada para todos los vivientes" (Job 30:23).

Pero aunque la muerte es en sí misma necesaria, para Pablo fue voluntaria . No


era tanto una deuda como un voto; no tanto la tarea de Pablo como su
elección. Él no dijo: " Debo partir", sino que " deseo partir".

El apóstol no dice, "teniendo deseo de morir ", sino " partir ", una palabra más
suave que quita el filo de la muerte y la hace menos formidable.

Esta frase "partir" puede referirse a los soldados que plantan sus tiendas de
campaña en el campo, y con la menor orden de su general aflojan las cuerdas de
sus tiendas, arrancan las estacas y avanzan. Así que la muerte afloja la cuerda de
plata que sujetaba al alma en su tienda terrenal, y un cristiano marcha hacia la
Canaán celestial.

O "partir" puede ser una metáfora tomada de los marineros, que aflojan el ancla
para que puedan navegar de un puerto a otro. Entonces, Pablo deseaba aflojar el
ancla . La muerte de un creyente no es más que aflojar el ancla y navegar de un
puerto a otro, desde la tierra hasta el cielo.

El mundo es una posada; somos viajeros que toman nuestro alojamiento aquí por
una noche, y Paul anhelaba estar fuera de su posada .

"Y estar con Cristo". El apóstol tenía tres grandes deseos, y todos estaban
centrados en Cristo.

Uno debía ser encontrado en Cristo (Filipenses 3: 9);

otro era magnificar a Cristo (Filipenses 1:20);

el tercero era estar con Cristo (Filipenses 1:23).

Observe que Pablo no dice: "Deseo partir y estar en el cielo ", sino "estar
con Cristo ". Es la presencia de Cristo la que hace el cielo, como la presencia del
rey hace la corte. No son los querubines o serafines los que hacen el paraíso; "el
Cordero es su luz" (Apocalipsis 21:23).

De la conexión de las palabras, "teniendo el deseo de partir y estar con Cristo",


vemos claramente que el alma de un creyente no duerme en el cuerpo después de
la muerte (una opinión adormecida), sino que va inmediatamente a Cristo. Al
divorciarse del alma del cuerpo, sigue una unión del alma con Cristo. En 2
Corintios 5: 8, "ausente del cuerpo" significa estar "presente con el Señor". Sería
mejor para los creyentes quedarse aquí si no fueran inmediatamente a Cristo
después de la muerte. Porque aquí los santos están mejorando diariamente sus
gracias; aquí tienen muchos dulces sabores del amor de Dios, por lo que sería
mejor quedarse aquí. Y Pablo deseó lo que sería para su pérdida -si el alma debe
dormir en el cuerpo y no ir inmediatamente después de la muerte a Cristo.

"Lo cual es mucho mejor". Un creyente no es perdedor por la muerte. Su cambio


es para mejor; un vástago que se injerta en una reserva y se planta en un suelo
mejor de ninguna manera se ve obstaculizado. Un creyente después de la muerte
se establece en un mejor caldo, Cristo, y se planta en un mejor suelo, el
cielo. Esto no puede ser una pérdida, sino una ventaja. ¡Bien, por lo tanto, que el
apóstol diga que estar con Cristo es mucho mejor!

En las palabras, estas tres partes:

La elección de Pablo: "estar con Cristo";

la excelencia de su elección: "es mucho mejor";

y el dilema en el que estaba: "Estoy dividido entre los dos".

Este hombre santo estaba en un gran dilema; estaba dividido entre el servicio y
la recompensa . Él deseaba la gloria, pero estaba dispuesto a aplazar su propia
felicidad y permanecer fuera del cielo por un tiempo, para que él pudiera ser un
medio para traer a otros allí.

De las palabras así abiertas, hay tres observaciones.

1. Es el deseo de un verdadero santo dejar este mundo presente y estar con


Cristo.

2. Estar con Cristo es mucho mejor. Cuánto mejor es, lo comprenderemos mejor
cuando estemos en el cielo. Algún ángel es el que mejor puede hablar sobre este
punto.

3. Lo que mantiene a un santo aquí en el mundo, es el deseo de hacer el


servicio. Esto arrojó el equilibrio con el apóstol, y fue el único motivo tentador
para mantenerlo aquí por un tiempo. Consideraba su morada en la carne como
una oportunidad de servicio. Pablo estaba dispuesto a morir, pero contento con
vivir, para que él pudiera ser un factor para Cristo en la tierra.

En este momento insistiré en la primera proposición, que es el deseo de un


verdadero santo abandonar este mundo presente y estar con Cristo.

I. Es el deseo de un verdadero santo de irse de este mundo presente ,


"teniendo un deseo de partir". Lo que un hombre malvado teme, que un hombre
piadoso espera. "Deseo", dijo Paul, "partir". Un pecador es reacio a partir; él no
dice: " Ven , Señor Jesús", sino " Quédate , Señor Jesús". Él desea vivir en este
mundo presente para siempre; él no conoce otro cielo que la tierra, y es la muerte
para él ser expulsado de su cielo. Fue el discurso de Axiochus el filósofo, cuando
iba a morir, "¿Seré privado de esta vida? ¿Dejaré todas mis dulces delicias?"

David llama a la muerte una salida del mundo (Salmo 39:13). El impío
no ir fuera, pero se arrastró hacia fuera; él es como un inquilino que ha
conseguido la posesión, y no ir fuera de la casa hasta que la policía tire de él
hacia fuera. Si un hombre malo fuera puesto a su elección, nunca llegaría donde
está Dios; elegiría la maldición de la serpiente: comer polvo (Génesis 3:14), pero
no volvería al polvo. Si un hombre malvado pudiera tener su deseo, no serviría a
otro Dios más que a su estómago, y a esto él alguna vez liberalmente derramaría
ofrendas de bebidas.

Pero un alma animada y ennoblecida con un principio de gracia, mira el mundo


como un desierto en el que hay serpientes ardientes, y desea salir de este
desierto. Simeón, tomando a Cristo en sus brazos, clamó, "Señor, ahora tu siervo
parta en paz" (Lucas 2:29). Quien ha tomado a Cristo en los brazos de su fe,
cantará la canción de Simeón: "Señor, ahora deja que tu siervo se vaya". David
oró para conocer la medida de sus días (Salmo 39: 4), porque, dijo uno, deseaba
escuchar las buenas nuevas del acercamiento de la muerte.

Los santos de Dios se han visto a sí mismos como encarcelados en el cuerpo y


han anhelado una entrega en la cárcel. El ave desea salir de la jaula, aunque está
hecha de oro. Hilarion se regañó a sí mismo por no estar más dispuesto a morir:
"Sal de mi alma, ¿a qué temes?" Ignacio estaba deseoso de martirio, para poder
ganar la presencia de Cristo en gloria.

Un cristiano del temperamento correcto, desea ambiciosamente quitarse la ropa


terrenal de su cuerpo y hacer su cama en la tumba. ¡Cómo se perfuma esta cama
con la mentira de Cristo en ella! Una almohada de plumón no es tan dulce como
una almohada de polvo . Una persona regenerada, mirándose a sí mismo como
sostenida con las cadenas de la carne, y su alma puesta en un sepulcro movible,
clama con David, "Oh, que tuviera alas como una paloma, que pudiera volar y
estar en ¡descanso!" (Salmo 55: 6).

Y, de hecho, no es de extrañar que un verdadero santo desee un rechazo, y es tan


ferviente que se haya ido de este mundo presente, si consideramos cuán
beneficiosa es la muerte para un hijo de Dios. ¡La muerte pone fin a todos sus
males! En particular, hay diez males a los que la muerte pondrá fin :

1. La muerte pondrá fin a los PECADOS de un creyente. El pecado es el gran


incendiario; nos hace toda la travesura. El pecado tiene una influencia
maligna. Es el vientre de nuestras penas, ¡y la tumba de nuestras comodidades!

El pecado es la esclavitud del pecador (Hechos 8:23) y la carga del santo (Salmo
83: 3). ¿Cómo se desgasta un creyente con sus corrupciones? "¡Estoy cansado de
mi vida!" dijo Rebeca, "a causa de las hijas de Het" (Génesis 27:46). Lo que hace
que un hijo de Dios se canse de su vida es su corazón orgulloso e
incrédulo. Pablo podría llevar mejor sus cadenas de hierro que sus
pecados. "¡Miserable de mí! ¿Quién me librará del cuerpo de esta
muerte?" (Romanos 7:24). Cuando la gracia impulsa al alma hacia adelante, la
pequeña porción de pecado la controla y la retira nuevamente. Hay mucho
del anciano en el nuevo hombre ; hay una parte en cada corazón regenerado, que
es fiel al diablo, una parte que no orará, que no creerá.doble parcialidad ; él tiene
un prejuicio terrenal sobre su voluntad así como un prejuicio espiritual, y estos lo
atraen de varias maneras; "Porque no hago el bien que quiero hacer, sino que
practico el mal que no quiero" (Romanos 7:19).

El pecado se mezcla con nuestras cosas santas; no podemos hacer ni


nuestros deberes ni nuestras gracias sin pecado; ¡somos como niños que no
pueden escribir sin borrar! La dulce rosa de la gracia no crece sin
sus espinas . No es extraño entonces que un creyente desee partir; ¡la muerte lo
liberará de sus desintegradores espirituales! Cuando terminemos de respirar ,
¡seremos hechos pecadores!

2. La muerte pondrá fin a las TENTACIONES de un creyente. "Toda nuestra


vida", dijo Agustín, "no es más que una tentación, pisamos las trampas". Satanás
está siempre arrojado al anzuelo de la tentación de ver si vamos a morder. Él sabe
cómo adaptarse a sus tentaciones: tentó a Acán con una cuña de oro; él tentó
a David con belleza. No podemos cerrar la puerta de nuestro corazón tan rápido
con la oración, pero entrará una tentación. A veces Satanás viene con más furia ,
como un dragón rojo; a veces más astuto , como una serpiente. A veces él ceba
su anzuelo con la Escritura, y nos tienta a pecar bajo la máscara de la religión,
como cuando tienta al mal para que el bien pueda salir de ella. ángel de luz (2
Corintios 11:14).

¿No es algo penoso que una virgen ataque su castidad? ¿No es triste tener las
balas del diablo volando continuamente sobre nuestros oídos? No es extraño
entonces que un creyente esté dispuesto a partir; ¡la muerte lo sacará del rango de
disparo! ¡Ya nunca más se molestará con los ardientes dardos de
Satanás! Aunque la gracia pone a un hijo de Dios fuera de la posesión del
diablo; ¡ solo la muerte lo libera de la tentación del diablo!

3. La muerte pondrá fin a los MIEDOS de un creyente. El miedo es la


parálisis del alma; hay tormento en el miedo Cicerón llama al miedo una de las
tres plagas de la humanidad; y los mejores de los santos están obsesionados con
este espíritu maligno. No pueden regocijarse sin temblar. El creyente teme que su
corazón lo engañe; teme que Dios no lo ama; Teme que se canse en su marcha al
cielo. La mejor fe a veces puede tener sus miedos, ya que las mejores estrellas
tienen sus centelleos. "Estos temores", como dijo Sócrates, "armar a un hombre
contra sí mismo". Son muy aflictivos, dejando atrás impresiones tristes de
melancolía. No es de extrañar, entonces, que un creyente anhele salir de esta
vida. ¿Por qué debería temer eso que lo libera del miedo? El rey de los
terroreshace que todo miedo desaparezca!

4. La muerte secará las LÁGRIMAS de un creyente. Apocalipsis 7:17: "Y


Dios enjugará toda lágrima de los ojos de ellos". El llanto no es más que una
nube de dolor reunida en el corazón, que cae en el agua. Un cristiano a menudo
no tiene a nadie que lo acompañe, sino a sus propios sufrimientos y penas; él se
sienta como Israel junto a los ríos que lloran. Tan pronto como nace el niño,
llora. Cuando Moisés nació, fue puesto en un arca de juncos, donde se bautizó,
por así decirlo, con sus propias lágrimas. Éxodo 2: 6: "Y he aquí el niño
lloró". Desde que miramos el árbol del conocimiento, nuestros ojos han regado .

Hay muchas cosas para ocasionar el llanto: nuestros pecados (¿quién puede mirar
dentro de su propio corazón con ojos secos?) Y una pérdida de relaciones, que es
como sacar una extremidad del cuerpo. José lloró sobre su padre muerto (Génesis
50: 1). Bien, entonces, no deberíamos asombrarnos de que un creyente desee
apartarse de aquí. ¡Él abandonará el valle de las lágrimas! La botella de lágrimas
se detendrá; su agua llorosa se convertirá en vino, su luto se convertirá en
música, y sus lamentaciones se convertirán en aleluyas. ¡La muerte es el pañuelo
para enjugar todas las lágrimas!

5. La muerte pondrá fin a los PROBLEMAS de un creyente. "El hombre nace


para el problema" (trabajo 5: 7). Él es el heredero natural de eso. Esta vida está
sujeta a lesiones; nunca terminamos nuestros problemas mientras vivimos aquí,
pero sólo cambiamos para otros. Todos tienen su cruz para llevar; a veces
la pobreza pellizca, a veces las torturas por enfermedad , a veces
las demandas vex. El hombre es como una pelota de tenis, repartidos por la
providencia. Mientras los hombres malvados están en el mundo, nunca busque
descanso. Estos mares agitados, como los llama el profeta, arrojarán su espuma y
su fango sobre el piadoso. Bien, entonces un creyente puede decir: "Señor, ahora
deja que tu siervo se vaya". La muerte le da a un hijo de Dios su reposo
silencioso (Isaías 57:20); le envía una orden de facilidad. Job 3:17: "Allí (es
decir, en la tumba) los malvados dejan de preocuparse, y allí los cansados
descansan".

6. La muerte pone fin al CUIDADO de un creyente. El cuidado es vejatorio y


ansioso; se come la comodidad de la vida. La palabra griega para "cuidado"
significa cortar el corazón en pedazos. El cuidado se altera como un
chancro; aglura la mente; rompe el sueño, destruye las energías. Este es el estante
sobre el cual se estira el alma. Es difícil (casi dije "imposible") sacudir
esta víbora mientras vivimos. Todas nuestras comodidades
soncomodidades completas . El cuidado es para la mente como una carga en la
espalda: carga los espíritus y, con la sobrecarga, los hunde.

El cuidado es un fruto de la maldición. La falta de cuidado de Adam, nos ha


llevado a preocuparnos. ¿Alguna vez has visto el brezo crecer junto a la
madreselva, por lo que no puedes juntar fácilmente la madreselva sin que te arañe
el brezo? ¡Así, al reunir riquezas, cómo se pincha la cabeza y el corazón con
cuidado! ¿Y no hay una gran razón por la cual un hijo de Dios debería desear
partir? ¿Es bueno estar entre los brezos?

¡La muerte es la cura del cuidado! Estamos atentos y atentos sobre cómo obtener
un patrimonio así, cómo proveer para un niño así; ahora la muerte llega a un
creyente como amigo, y dice: "Nunca dejes perplejo y distraigas tu mente así. ¡Te
liberaré de todos estos cuidados que matan el corazón! Voy a golpearlo solo una
vez, y ese golpe te liberará de todas tus preocupaciones ! "

7. La muerte pondrá fin a la noche de DESERCIÓN espiritual. "Ocultaste tu


rostro, y me angustié" (Salmo 30: 7). El alma en la deserción está a una pulgada
de la desesperación. En la aflicción, el mundo está en contra de un hombre; en
la tentación, Satanás está en contra del hombre; en la deserción, Dios está en
contra de un hombre. Alstead llama a la deserción "una agonía de
conciencia". Esto hizo que el profeta Jonás llamara el vientre de la ballena "el
vientre del infierno", porque allí estabaabandonado . Jonás 2: 2, 4, "¡Del vientre
del infierno clamé! ¡Fui echado fuera de tus ojos!"
El salmista se desesperó, al suspender el favor de Dios. Salmo 88:15: "He sufrido
tus terrores y estoy desesperado ". Pero la muerte estará libre de deserción; un
creyente después de la muerte nunca más verá eclipses . Dios apartará la cortina
y se despojará de Su velo, ¡y el alma estará eternamente asoleándose a la luz del
semblante de Dios!

8. La muerte pondrá fin a todas nuestras imperfecciones


NATURALES. Nuestro conocimiento naturales muy imperfecto; la persona más
perspicaz e inteligente puede decir lo mismo que Agur en Proverbios 30: 3, "¡No
tengo la inteligencia de un hombre!" Desde la caída, la lámpara de la razón arde
débil; hay nudos en la naturaleza que no podemos desatar. ¿Por qué debería el
Nilo desbordarse en verano cuando, en el curso de la naturaleza, las aguas son
más bajas? ¿Por qué un imán debería inclinarse hacia la estrella polar? ¿Por qué
debería el mar ser más alto que la tierra, pero no ahogarlo? ¿Cómo crecen los
huesos en el útero (Eclesiastés 11: 5)? Muchas de estas cosas son acertijos y
paradojas. Al comer del árbol del conocimiento , hemos perdido la llave del
conocimiento , y ahora estamosmutilado en nuestras mentes! ¡Para el otoño,
hemos perdido nuestro casco!

Sócrates dijo en su lecho de muerte que había muchas cosas que aún tenía que
aprender. Nuestro conocimiento es como el del crepúsculo oscuro y oscuro. La
mayor parte de nuestro conocimiento no es tanto como la menor parte de nuestra
ignorancia; todos los cuales consideraron, no es de extrañar escuchar este
lenguaje de un santo, "Tengo un deseo de partir". La muerte corona a un cristiano
con plenitud de conocimiento. Cuando él es extinguido por la muerte, la vela de
su entendimiento arderá más brillante. En la muerte, un hijo de Dios recupera
perfectamente el uso de su razón.

9. La muerte pondrá fin a las imperfecciones de GRACIA. Nuestras gracias


son nuestras mejores joyas, pero aquí están en su infancia e inmadurez . Por lo
tanto, se dice que los santos reciben las primicias del Espíritu (Romanos 8:23). El
mejor cristiano es como un niño; él es muy débil en la gracia. La fe es débil, y el
amor es tibio; aunque la gracia no está muerta, está enferma . Apocalipsis 3: 2:
"Fortalece las cosas que están listas para morir". La gracia es como el oro en el
mineral e impuro; el alma más refinada tiene algunas heces . Este lema puede
escribirse sobre las gracias de un cristiano:Aquel que dispara más lejos en la
santidad no llega a la marca de la perfección. ¡Bien entonces que un creyente
desee partir! La muerte lo liberará de todas las imperfecciones de su santidad. Lo
hará tan puro como los ángeles, sin mancha ni arruga (Efesios 5:27).

10. La muerte pondrá fin a una PEREGRINACIÓN cansada. Estamos aquí


en este mundo, en unacondición de peregrino (1 Pedro 2:11). Un cristiano
camina con la vara de su peregrino en su mano, el bastón de la promesa en
la mano de la fe. Ahora la muerte pondrá fin a esta peregrinación. La muerte
quita el bastón del peregrino y le pone una corona en la cabeza. No es de
extrañar que el alma gentil clame con Pablo: "Tengo un deseo de partir".

OBJECIÓN. Pero algunos de los santos han orado en contra de la


muerte. Ezequías, cuando se trajo el mensaje de la muerte, oró contra él y lloró
profundamente (Isaías 38: 2-3). Entonces Ezequías no deseaba partir.

RESPUESTA 1. Ezequías deseaba vivir un tiempo más para poder hacer más
trabajo para Dios. Versículo 18: "Los muertos no pueden alabarte", e insinuaron
que si él hubiera sido quitado por la muerte, él era capaz de no hacer más servicio
a Dios. Él era reacio a ser cortado, hasta que hubiera dado más fruto. Además, si
hubiera muerto en la infancia de la reforma, los adversarios de Dios se hubieran
regocijado y hubieran hecho canciones de triunfo en su funeral.

RESPUESTA 2. Ezequías no estaba dispuesto a morir en ese momento porque no


tenía un hijo que lo sucediera en el trono. Dios le había prometido a David en 1
Reyes 8:25, que aquellos de su línea que eran piadosos, no carecerían de
descendencia para sucederlos en el trono. En este sentido, fue una gran
incomodidad para Ezequías morir sin hijos; porque él podría haber pensado que
no era mejor que un hipócrita, en la medida en que Dios había prometido
descendencia a los reyes de la línea de David que le temían. Sobre estas y otras
consideraciones, Ezequías podría orar en contra de la muerte en esa coyuntura de
tiempo.

Y mientras que se puede decir que muchos de los hijos de Dios no están
dispuestos a morir, respondo, un cristiano es una criatura compuesta, carne y
espíritu; y de esta composición puede haber un conflicto entre el miedo a la
muerte y el deseo de muerte. Pero al final prevalece la parte espiritual; y, a
medida que la fe se fortalece, el miedose debilita. Así fue con Pablo, que tenía
"un deseo de partir". Paso ahora a la segunda rama de la doctrina,

II. Es el deseo de un santo estar con Cristo. Pablo anhelaba acostarse sobre esa
almohada suave donde Juan, el discípulo amado, hizo el seno de Jesús. Hubiera
habido poco consuelo en partir, si el apóstol no hubiera puesto estas palabras,
"para estar con Cristo". La muerte hará un cambio glorioso para un creyente; está
cruzando el marmuerto , y él estará con Cristo. La muerte de un hijo de Dios es
como el torbellino de Elijah, que se desprendió de su manto, ¡pero llevó al
profeta al cielo! Así que la muerte es un viento bullicioso que se quita el manto
de la carne (porque el cuerpo no es más que el manto en el que el alma está
envuelta), ¡pero lleva el alma a Cristo! ¡El día de la disolución de un creyentees
el día de su coronación! Aunque la muerte es una taza amarga, hay azúcar en el
fondo ; traduce el alma de un creyente a Cristo. Aunque la carne llama a la
muerte el último enemigo (1 Corintios 15:26); sin embargo, la fe lo llama
el mejor amigo ; trae a un hombre a Cristo, que es mucho mejor.

Estas palabras "estar con Cristo" implican intuición, disfrute y duración.

1. Estar con Cristo implica INTUICIÓN. 1 Juan 3: 2: "Lo veremos tal como él
es". Aquí lo vemos como Él no es. Él no es mutable y Él no es mortal; pero en el
cielo lo veremos tal como es. Cuando Sócrates iba a morir, se consoló con esto:
que iría al lugar donde debería ver a Homero, a Museus y a otros seres valiosos
que vivieron en las edades anteriores a él. ¡Un creyente puede consolarse con
esto, que verá a Cristo! Aquí lo vemos, pero a través de un cristal oscuro; pero
¿qué será cuando se verá envuelto en todos sus bordados, y se mostrará en toda
su gloria a sus santos?

Lucian le dijo a su amigo: "Te mostraré toda la gloria de Grecia, cuando hayas
visto a Solón, lo has visto todo". ¡Entonces el que ve a Jesucristo ve toda la gloria
del paraíso, Cristo es el espejo de la belleza y la quintaesencia de la felicidad!

Algunos hacen la pregunta: "¿Cómo y de qué manera veremos a Cristo?


¿Veremos a su divinidad con ojos corporales?" No es bueno ser sabio por encima
de lo que está escrito, pero creo que con modestia podemos afirmar que, con
nuestros ojos corporales, debemos contemplar la naturaleza humana de Cristo. Su
gloria como Mediador será visible para los santos, y será contemplada por ojos
glorificados; en este sentido Job 19:25 debe ser entendido: "¡Con estos ojos veré
a Dios!" Grande y sorprendente será esa gloria, que brillará de la naturaleza
humana de Cristo; si su transfiguración fue tan gloriosa, ¿cuál será
su coronación?¡ser! Agustín deseaba haber visto tres cosas antes de morir: Pablo
en el púlpito, Roma en su gloria y Cristo en la carne. Pero, ¿qué serían esas
cosas, en comparación con esta visión de Cristo en el cielo? No contemplaremos
a un Cristo crucificado , sino a un Cristo glorificado .

2. Estar con Cristo implica DISFRUTE. No solo lo veremos , sino que


lo disfrutaremos . Por lo tanto, en las Escrituras se dice que los santos no solo
lo contemplan , sino que también son glorificados con Él (Romanos 8:17). Y la
gloria se dice no solo para ser revelada a nosotros, sino en nosotros (Romanos
8:18). "Entra en el gozo de tu Señor" (Mateo 25:21); no solo lo veremos , sino
que ingresaremos¡en ello! Un hombre puede ver un hermoso árbol dibujado
sobre la pared, pero no puede entrar. Esta gloria del cielo se puede
ingresar. Como la esponja absorbe el vino, también habrá de chupar de gloria. De
este disfrute de Cristo, ¡un torrente de alegría divina fluirá en el alma!
3. Estar con Cristo implica DURACIÓN. 1 Tesalonicenses 4:17: "¡Así
estaremos para siempre con el Señor!" "Este mundo y todo lo que contiene
pasará" (1 Corintios 7:31). Las comodidades terrenales, aunque pueden
ser dulces , son rápidas . Plutarco informa que Alejandro causó que una espada
dentro de una rueda se pintara en una mesa, lo que implica que lo que había
conseguido con su espada estaba sujeto a la vuelta con la rueda de la
providencia. Si tuviéramos el arrendamiento más largo de estas cosas, pronto se
agotaría. Pero este privilegio de estar con Cristo corre paralelo con la eternidad,
"¡Así estaremos para siempre con el Señor!"

Solicitud

Información. Mire de todo esto, la diferencia entre la partida de un creyente y la


partida de un malvado. Para un creyente es unapartida feliz ; para un hombre
malvado es una triste partida. Para el hombre malvado no hay nada más que
partir; él sale de esta vida y se aparta de Cristo. "Apártense de Mí, ustedes que
están malditos". ¡Un hombre malo se aparta de los rayos de gloria, en llamas de
fuego! Él se aparta de la sociedad de los ángeles, en la comunión de los
demonios. (Mateo 25:41). Él nunca termina de partir; los malvados siempre
consumirán, pero nunca consumirán. Pueden temblar, pensar en partir. ¡Bien que
los dolientes vayan por la calle cuando muere un malvado! El infierno puede
llamarse, con razón, el lugar de los lloradores.

Y vea cuán poco causa que un hijo de Dios tenga que temer a la muerte, ¡cuando
solo lo lleve a Cristo! Este es un cordial en el lecho de muerte; estamos
naturalmente poseídos con un extraño tipo de palpitación y temblor ante los
pensamientos de la muerte, como si estuviéramos en una parálisis temblorosa,
mientras que ¡ no hay nada más realmente ventajoso para un cristiano que la
muerte! La muerte es un puente que conduce al paraíso de Dios; todo el daño que
la muerte le hace a un creyente, es llevarlo a Cristo, ¿y no es mucho mejor? La
muerte arranca los trapos del cuerpo y pone la túnica de Cristo sobre el alma . La
seria consideración de esto, elevaría a un creyente por encima del deseo de la
vida y el miedo a la muerte.

OBJECIÓN. Pero un hijo de Dios puede decir: "Podría regocijarme por


la ganancia de la muerte, pero temo el dolor de la muerte. Deseo el refugio, pero
tiemblo en el viaje".

RESPUESTA 1. En otros casos no rechazamos el dolor; hay dolor en el fragor de


un hueso, en la punción de un absceso; sin embargo, soportamos el dolor con
satisfacción, porque es para una cura. La muerte es una cosa curativa; ¡curará a
un cristiano de todas sus heridas! Al hacer un dolor, cura todo el resto.
¿No soportamos ningún dolor en nuestra vida? Job sintió tantas miserias que
eligió morir en lugar de vivir. Job 7: 5: "Mi carne está cubierta de gusanos, mi
piel se ha roto y se ha vuelto aborrecible, de modo que mi alma elige el
estrangulamiento, y la muerte en lugar de la vida". La vida del hombre es una
miseria continua, y está entretejida con miserias. Algunos han sentido más dolor
en sus vidas que otros al morir.

RESPUESTA 3. ¿Cuáles son algunas punzadas de muerte, en comparación con


los dolores de una conciencia culpable, o con las llamas del infierno, de las
cuales Dios liberó a un creyente? ¡Cuán ligero es la muerte, en comparación con
el peso de la gloria! (2 Corintios 4:17) ¡Qué corto es, con respecto a la
eternidad! El sufrimiento presente no es digno de comparación, a la gloria que se
revelará en los hijos de Dios (Romanos 8:18).

RESPUESTA 4. Hacemos que la muerte sea más de lo que es. Como los
moabitas pensaban que las aguas habían sido sangre, cuando recibieron solo el
color y la tintura de los rayos del sol (2 Reyes 3:22), imaginamos que la muerte
es peor de lo que es. Lo vemos a través de una lupa. El miedo hace que un
cristiano vea el doble; si cerramos el ojo de los sentidos y abrimos el ojo de la fe,
la muerte parecería menos formidable.

Examen. Examinemos y juzguemos si somos personas que debemos ir a Cristo


cuando muramos. Es cierto que nos iremos, pero la pregunta es si debemos ir a
Cristo o no.

PREGUNTA. ¿Cómo se puede saber eso?

RESPONDER. Por fe. La fe es la gracia que se une; es la gracia vital, radical y


cardinal que nos da un interés salvador en Cristo. La fe es la reina de las
gracias; por fe tomamos a Cristo como esposo y nos entregamos a él como
Señor. La fe es una gracia que se apropia de
Cristo; tiene una facultad dependiente y aplicada . Cristo es el anillo; la fe es el
dedo que se pone este anillo. La fe abre el orificio en los lados de Cristo, y bebe
su sangre. La fe es a la vez justificante y santificadora : saca sangre de los lados
de Cristo para perdonar, y aguafuera de sus lados para purgar! (1 Juan 5: 6). ¡Oh,
con todos los logros, consigue fe!

PREGUNTA. Pero hay mucho engaño sobre esta gracia. El diamante de Chipre,
dijo Plinio, parece el verdadero diamante, pero no es del tipo correcto; se
romperá con el martillo. El diablo tiene sus mercancías malas y falsas gracias
para posponer; ¿Cómo, pues, conoceremos una fe verdadera de una falsa y falsa?
RESPONDER. Te daré dos evidencias diferentes.

1. La fe verdadera siempre se encuentra en un corazón profundamente


humillado por el pecado. Hechos 2:37: "Se pincharon en sus corazones". Aquí
estaba el primer brote de fe; nunca viste una flor crecer en una piedra, ni
una fe en un corazón de piedra. La fe es una hierba que siempre crece en
un suelo húmedo , en un ojo lloroso y un corazón roto. Marcos 9:24: "El padre
del niño clamó con lágrimas , Señor, yo creo". Esta flor de fe, crece en el agua.

2. La fe verdadera es operativa. Los joyeros dicen que no hay piedras


preciosas, pero tienen alguna virtud latente. Solo así, podemos decir de la fe
preciosa: ha ocultado la virtud en ella. Es muy operativo, porque resuelve el
pecado (Hechos 15: 9); funciona por amor (Gálatas 5: 6); está lleno de buenas
obras (Santiago 2:17). Hace que la lengua hable por Cristo, el estudio
de la cabeza para Cristo, las manos trabajan para Cristo, y los pies corren en los
caminos de Sus mandamientos. La fe viene con podersobre el corazón. 2
Tesalonicenses 1:11 habla de la obra de la fe con poder . Tiene
una restricción y constricciónpoder; con esto podemos saber si la nuestra es una
fe verdadera o no.

He leído sobre un padre que tuvo tres hijos y, a punto de morir, dejó en su
testamento todos sus bienes a ese hijo que pudo encontrar su anillo con la joya
que tenía una virtud curativa. El caso fue llevado ante los jueces; los dos hijos
mayores falsificaron un anillo, pero el hijo menor trajo el anillo verdadero, lo
cual fue probado por la virtud del mismo, por lo cual el patrimonio de su padre
fue para él. A este anillo puedo comparar la fe: hay una fe falsa en el mundo,
pero si podemos encontrar este anillo de feque tiene la virtud en él, purgante y
operativo, esta es la verdadera fe que nos interesa y nos da derecho nosotros a-
Jesucristo. Y si estamos en Cristo mientras vivimos, estaremos conCristo cuando
muramos Donde la fe da una propiedad , la muerte da una posesión .

Comodidad. Aquí está la comodidad en la muerte de nuestros amigos


piadosos. Aunque se aparten de nosotros, sin embargo, van a Cristo, lo cual es
mucho mejor. Deberíamos llorar por aquellos que están vivos, pero muertos en el
pecado; y regocíjense por los que están muertos, pero vivan con Cristo. Nuestro
querido hermano fallecido tenía sagrados dolores de deseo que parecían no
menos fuertes que los dolores de la muerte. Jadeaba detrás de Dios como su
último y supremo deseo. Frecuentemente repetía con alegría las palabras del
texto, y parecía enrollarlas como miel debajo de su lengua. Por lo tanto, podemos
albergar buenas esperanzas de aquel que se encuentra en ese paraíso de Dios, el
cual tuvo sed. Le deseé que admirara los méritos de Cristo. "Debo", dijo él,
"descansar allí o en ninguna parte".
¡Oh, qué consuelo es esto, pensar que nuestros amigos no solo están alejados del
mal que está por venir (Isaías 57: 1) sino que están con Cristo! ¿Por qué
deberíamos estar tristes por su avance? Ellos tienen su corona (2 Timoteo 4: 8),
su trono (Apocalipsis 3:21), y sus vestiduras blancas(Apocalipsis 7: 9). ¿Por qué
deberíamos llorar inmoderadamente por aquellos que tienen todas las lágrimas
borradas de sus ojos? Ellos entran en la alegría de su Señor! ¿Por qué deberíamos
ser tragados por la pena por aquellos que son tragados por la alegría? Los que
mueren en el Señor no se pierden, sino que son enviados un poco al cielo delante
de nosotros; pronto nos uniremos a ellos. ¡No es sino un corto tiempo, y los
amigos piadosos se encontrarán en el cielo y se deleitarán juntos en la cena del
Cordero! (Apocalipsis 19: 9). ¡No es sino un corto tiempo, y los santos yacerán
juntos en el seno de Cristo, esa colmena de dulzura, ese lecho de
perfume! " Bienaventurados los muertos que mueren en el Señor" (Apocalipsis
14:13). ¿Por qué deberíamos llorar en exceso por aquellos que
son bendecidos?? ¡Oh, no lloremos por la felicidad de nuestros amigos, sino que
anhelemos partir y estar con Cristo, cuando bebamos de estos ríos de placeres
que corren a su diestra para siempre!