You are on page 1of 17

La muerte de los justos

Por Thomas Watson

"¡Para mí, vivir es Cristo y morir es ganancia!" Filipenses 1:21

Pablo fue un gran admirador de Cristo. Deseó no saber nada más que a Cristo, y a
él crucificado. 1 Cor 2: 2. ¡No hay medicina como la sangre de Cristo!

I. "Porque para mí, vivir es Cristo". Es decir, "¡Cristo es mi vida!" O por lo


tanto, "mi vida está hecha de Cristo". Como la vida de un hombre malo está
hecha de pecado, entonces la vida de Pablo estaba hecha de Cristo; él estaba
lleno de Cristo. Para que pueda darle el sentido del texto más completamente,
tómelo en estos tres detalles:

[1] "Porque para mí, vivir es Cristo", es decir, Cristo es el PRINCIPIO de mi


vida. Levanto mi vida espiritual de Cristo, ya que la rama saca su savia de la
raíz. "Cristo vive en mí". Gal 2:20. Jesucristo envía vida y espíritus en mí, para
darme vida a cada acción santa. Por lo tanto, para mí vivir es Cristo: Cristo es el
principio de mi vida; de su plenitud vivo, como la rama vive desde la raíz.

[2] "Porque para mí, vivir es Cristo", es decir, Cristo es el FIN de mi vida. No
vivo para mí, sino para Cristo. Toda mi vida, es hacer servicio a Cristo. "Ya sea
que vivamos, vivimos para el Señor". Rom 14: 8. Nos presentamos totalmente
para Cristo. Nosotros propagamos su evangelio; el diseño de nuestra vida es
exaltar a Cristo y hacer florecer la corona sobre su cabeza. Entonces puede
decirse que para nosotros vivir es Cristo, cuando toda nuestra vida es vivir para
Cristo.

[3] "Porque para mí, vivir es Cristo", es decir, Cristo es la ALEGRÍA de mi


vida. Salmo 43: 4, "Dios, mi gran gozo", o la crema de mi alegría. Un cristiano
se regocija en la justicia de Cristo. Él puede regocijarse en Cristo cuando las
alegrías mundanas desaparecen. Cuando el tulipán en un jardín se marchita, un
hombre todavía se regocija con sus joyas que están encerradas en la casa. De la
misma manera, cuando las alegrías mundanas desaparecen, un santo puede
regocijarse en Cristo, la perla de gran precio. En este sentido, Cristo es la alegría
de mi vida. Si Cristo se hubiera ido, mi vida sería una muerte para mí.

Debería exhortarnos a todos a trabajar para decir como el apóstol, "Porque para
mí, para vivir, es Cristo". Cristo es el principio de mi vida, el final de mi vida,
la alegría de mi vida. Si podemos decir: "Porque para mí, vivir es Cristo",
podemos concluir cómodamente, "¡y morir es ganancia!"

II. "¡Y morir es ganancia!" Para un creyente, la muerte es una gran


ganancia. Un santo puede contar cuáles son sus pérdidas por Cristo, pero no
puede contar cuán grandes son sus ganancias al morir. "Para mí morir es
ganancia". La muerte de un creyente es el amanecer del brillo eterno. Para
mostrar completamente cuáles son los logros de un creyente al morir, sería una
tarea demasiado grande para un ángel; todas las hipérboles no alcanzan; la
recompensa de la gloria excede nuestra imaginación. Déjame darte algunos
puntos de vista oscuros y lineamientos imperfectos, de esa gloria infinita que los
santos ganarán a la hora de la muerte. "Para mí morir es ganancia".

[1] Los creyentes en la muerte, deberán ofrecer una despedida eterna a


todos los pecados y problemas. Deben estar en un estado de impecabilidad. El
pecado expira con su vida. Pienso a veces qué estado feliz será, nunca tener otro
pensamiento pecaminoso, y tener un callado de todos los problemas. Aquí David
gritó: "Mi vida está llena de dolores y mis años de suspiros". "Larga vida es
simplemente un largo tormento", Augustine. La vida comienza con un grito, y
termina con un gemido; pero al morir todos los problemas mueren.

[2] Los creyentes al morir, obtendrán la gloriosa visión de Dios. Ellos lo


verán

(1.) Intelectualmente con los ojos de su mente, que divinidades llaman la visión
beatífica. Si no hubiera una visión intelectual de Dios, ¿cómo lo ven los espíritus
de los hombres justos, perfectos?

(2.) Ellos contemplarán el cuerpo glorificado de Jesucristo; y si es agradable


contemplar el sol, ¡qué bendita será ver a Cristo, el Sol de justicia, revestido de
nuestra naturaleza humana, brillando en gloria sobre los ángeles! A través de la
carne de Cristo, como a través de un vidrio transparente, algunos rayos brillantes
y rayos de la Deidad se mostrarán a los ojos glorificados. La vista de Dios a
través de Cristo será muy agradable; porque el terror de la esencia de Dios será
quitado; su majestad se mezclará con belleza y se endulzará con
misericordia. Será infinitamente deleitable para los santos ver los aspectos
amables y las sonrisas del rostro de Dios.

[3] Los santos al morir no solo verán a Dios, sino que también disfrutarán de
su amor. No habrá más velo en el rostro de Dios, ni sus sonrisas se llenarán de
ceños fruncidos, pero su amor se descubrirá en toda su belleza oriental y fragante
dulzura. Aquí en la tierra, los santos rezan por su amor, y tienen algunas
gotas; pero allí tendrán todo lo que sus vasijas puedan recibir. Conocer el amor
que transmite conocimiento, causará un júbilo de espíritu y creará tales éxtasis de
gozo en los santos, como son superlativos, y pronto los abrumarían, si Dios no
los hiciera capaces de soportarlo.

[4] Los creyentes al morir ganarán un palacio celestial, una casa no hecha
con manos. 2 Cor 5: 5: Aquí en la tierra, los santos se encuentran en aprietos por
espacio; solo tienen casas pobres para vivir; pero tendrán un palacio real para
vivir en el más allá. Aquí está su peregrinación casa; allí en el cielo está su
mansión, una casa construida sobre todas las esferas visibles, adornada con luz y
enriquecida con perlas y piedras preciosas. Col 1:12 y Ap 21:19. No es la casa
desu propietario, sino la casa de su Padre , y se encuentra sobre terreno
consagrado. Juan 14: 2. Está representado por vidrio transparente, para mostrar
su santidad. Ap 21:21.

[5] Los creyentes al morir ganarán la dulce sociedad de los santos y ángeles
glorificados ; lo que aumentará la felicidad del cielo, ya que cada estrella agrega
un poco de brillo al cielo.

(1.) La sociedad de los santos glorificados. Los veremos en sus almas, así como
también en sus cuerpos. Sus cuerpos serán tan claros y brillantes, que veremos
sus almas brillando a través de ellos, como el vino a través del vidrio. Los
creyentes en la muerte tendrán una conversación cercana con los santos
glorificados. ¡Qué delicioso será ser liberado de todas las corrupciones
pecaminosas, el orgullo, la envidia, la pasión y la censura, que como cicatrices
desfiguraron aquí! En el cielo habrá amor perfecto entre los santos; como el olivo
y el mirto, se abrazarán dulcemente. Si en la transfiguración Pedro conoció a
Moisés y a Elijah, a quienes nunca vio antes, Mateo 17: 3, mucho más, en el
estado glorificado, los santos se conocerán perfectamente unos a otros, aunque
nunca se hayan visto antes.

(2.) Los santos al morir contemplarán a los ángeles con el ojo glorificado de
sus entendimientos. Las alas de los querubines (que representan a los ángeles)
estaban hechas de oro fino, para denotar tanto su santidad como su
esplendor. Los ángeles se comparan con los rayos, Matt 28: 3, debido a esos
rayos brillantes de majestuosidad, que como un rayo disparan de ellos. Cuando
los santos y los ángeles se encuentren y canten juntos en un concierto en el coro
celestial, ¡qué armonía divina, qué triunfos gozosos habrá!

[6] Los creyentes en la muerte obtendrán la perfección de la santidad. Aquí


en la tierra, la gracia no es más que "en su cuna", muy imperfecta; para que no
podamos escribir una copia de santidad sin borrar. Aquí en la tierra, los creyentes
reciben solo "los primeros frutos del Espíritu". En la muerte, los santos llegarán a
la perfección; su conocimiento será claro; su santidad es perfecta; su sol estará en
todo su esplendor meridiano. No necesitan orar entonces para aumentar la
gracia; porque ellos amarán a Dios tanto como lo amarían a él, y tanto como él
desee que lo amen. Serán con respecto a la santidad como los ángeles de Dios.

[7] Al morir, los santos obtendrán una magnífica fiesta real.Te dije antes qué
palacio glorioso tendrían; pero un hombre puede morir de hambre en una casa, si
no hay ánimo. El banquete real que los santos tienen en la muerte está sombreado
en las Escrituras por una cena de matrimonio. Ap 19: 9. Bullinger y Gregory the
Great entienden por la cena de bodas del Cordero, la majestuosa y magnífica
fiesta que los santos tendrán en el cielo, cuando se alimentarán del árbol de la
vida. Rev 22: 2. Tendrán el néctar celestial y la ambrosía, "el vino especiado y el
jugo de la granada". Cant 8: 2. Esta cena real del Cordero no solo satisfará el
hambre, sino que lo evitará. "No tendrán hambre más". Ap 7:16. Tampoco puede
haber ningún exceso en esta fiesta, porque un nuevo curso se servirá
continuamente. Delicias nuevas y frescas saldrán de Dios; por lo tanto, se dice
que el árbol de la vida en el paraíso tiene doce tipos de fruta. Rev 22: 2.

[8] Los creyentes al morir ganarán honor y dignidad; ellos reinarán como
reyes. Leemos por lo tanto de las insignias de sus realeza, sus túnicas blancas y
coronas celestiales. Rev 4: 4. Leemos que las puertas del lugar sagrado estaban
hechas de palmeras y flores abiertas, cubiertas de oro. Este es un emblema de la
victoria y el triunfo, y la guirnalda de oro con la que Dios invierte a los santos
glorificados. Cuando todo honor mundano yazca en el polvo, entonces quedará el
honor de los santos; ni una joya será arrancada de su corona. Al morir, obtendrán
una bendita eternidad. Si los santos pudieran tener la menor sospecha o miedo de
perder su gloria, sería mucho más agradable y amargaría su alegría; pero su
corona no se desvanece. I Pet 5: 4. Como los malvados tienen un gusano que
nunca muere, los elegidos tienen una corona de gloria inmarcesible. 'Siempre' es
una palabra corta, pero no tiene fin. "Por último, nuestra alegría será
interminable", Bernard. "Las cosas que no se ven son eternas". 2 Cor 4:18. "En tu
mano derecha hay placeres para siempre". Salmo 16: 2. ¿Quién puede abarcar la
eternidad? Millones de años están para cifrados en la eternidad. ¡Por siempre en
el seno de Cristo es la mayor tensión de la gloria del santo!

¿Cómo llegan los santos a obtener todo esto?

Tienen derecho a todas estas ganancias en la muerte según varios relatos, como
en virtud de la donación del Padre , la compra del Hijo , la promesa del Espíritu
Santo y laaceptación de la fe . Por lo tanto, el estado de gloria futura se llama
herencia propia del santo. Son herederos de Dios y tienen derecho a
heredar. "Siempre agradeciendo al Padre, que te ha permitido compartir la
herencia que pertenece al pueblo santo de Dios, que vive en la luz. Porque él nos
ha rescatado de aquel que gobierna en el reino de las tinieblas, y nos ha traído a
la Reino de su querido Hijo ". Colosenses 1: 12-13

Use uno: vea la gran diferencia entre la muerte de los piadosos y los
piadosos. Los piadosos son grandes ganadores en la muerte, pero los impíos son
grandes perdedores al morir. Pierden cuatro cosas:

(1.) Pierden el MUNDO ; y esa es una gran pérdida para los malvados. Ellos
pusieron su tesoro en la tierra, y ser expulsado de él todo de una vez es una gran
pérdida.

(2.) Pierden sus ALMAS. Mateo 16:26, 27. El alma era al principio una moneda
noble, sobre la cual Dios estampaba su propia imagen. Esta chispa celestial es
más preciosa que todo el globo del mundo; pero el alma del pecador está perdida:
no es que las almas de los malvados sean aniquiladas en la muerte, sino
atormentadas.

(3.) Pierden el CIELO. El cielo es el asiento real de los benditos; es la región de


la felicidad, el mapa de la perfección. Existe el maná que es la comida de los
ángeles; existe el jardín de las especias, el lecho de los perfumes, el río del
placer. Los pecadores al morir, pierden todo esto.

(4.) Pierden toda HOPE. Aunque vivieron perversamente, esperaban que Dios
fuera misericordioso, y esperaban que fueran al cielo. Su esperanza no era un
ancla sino una telaraña. Al morir pierden sus esperanzas, y ven que lo hicieron,
pero se adulan en el infierno. "Tal es el destino de todos los que se olvidan de
Dios, perece la esperanza de los impíos. En lo que él confía es frágil, en lo que él
confía es en una telaraña". Job 8: 13-14. ¡Es terrible tener la vida y la esperanza
cortadas juntas! "Las esperanzas de los piadosos resultan en felicidad, pero las
expectativas de los malvados son en vano". Proverbios 10:28. "Cuando un
hombre malo muere, su esperanza perece". Proverbios 11: 7. "El deseo de los
justos termina solo en el bien, pero la esperanza de los impíos solo en ira".

Use dos: si los santos obtienen tales cosas gloriosas en la muerte, bien pueden
desearlo. ¿No todos desean la felicidad? Nadie está contento antes de su
muerte. La fe le da un título al cielo; la muerte le da la posesión del
cielo. Aunque deberíamos desear prestar servicio aquí, sin embargo, deberíamos
ser ambiciosos de estar con Cristo. "Deseo partir y estar con Cristo, que es
mucho mejor". Fil 1:23. Deberíamos contentarnos con vivir, pero dispuestos a
morir. ¿No es una bendición ser liberado del pecado y estar eterno en el seno del
amor divino? ¿No es una bendición encontrarse con nuestras relaciones piadosas
en el cielo y cantar himnos divinos de alabanza entre los ángeles? ¿No desea la
novia el día del matrimonio, especialmente si tiene la perspectiva de una
corona? ¿Cuál es el lugar en el que ahora vivimos, sino un lugar de destierrode
Dios? Estamos en un desierto! Aquí en la tierra, estamos combatiendocon
Satanás, ¿no deseamos estar fuera del sangriento campo, donde las balas de la
tentación vuelan rápido, y recibir una corona victoriosa? ¡Piensa lo que será,
tener siempre una mirada sonriente de la cara de Cristo! para ser llevado a la sala
de banquetes, y tener la bandera de su amor desplegada sobre nosotros! Oh
ustedes, santos, deseen la muerte; es tu día de ascensión al cielo.

Dijo Hilarión en su lecho de muerte: "¡Ve, alma mía, vete!" Otro hombre santo
dijo: "Señor, llévame a la gloria que he visto a través de un espejo oscuro,
¡apresúrate, Señor, y no tardes!" Algunas plantas prosperan mejor cuando se
trasplantan. De la misma manera, los creyentes, cuando son trasplantados por la
muerte, no pueden sino prosperar, porque tienen los rayos del sol de Cristo
brillando sobre ellos. ¡Qué pasa si el paso por el valle de la sombra de la muerte
es problemático! ¿Quién no estaría dispuesto a pasar un mar tempestuoso, si
estuviera seguro de ser coronado tan pronto como llegara a la orilla?

Use tres: aquí podemos encontrar consuelo en la pérdida de nuestras


queridas y piadosas relaciones. No solo están alejados del mal por venir, sino
que son grandes ganadores de la muerte. Ellos dejan un desierto, ¡y van a un
paraíso! ¡Cambian sus quejas en acción de gracias! ¡Dejan sus penas atrás y
entran en la alegría de su Señor! ¿Por qué deberíamos llorar por su felicidad? A
los creyentes no les han pagado la porción hasta el día de su muerte. La promesa
de Dios es su vínculo para darles el cielo; pero a pesar de que tienen su vínculo,
no reciben su porción hasta el día de la muerte. Oh! regocíjate de pensar en la
felicidad de aquellos que mueren en el Señor. Para ellos "morir es
ganancia". ¡Son tan ricos como el cielo puede hacerlos!

El privilegio de un creyente al morir

"¡Para mí, vivir es Cristo y morir es ganancia!" Filipenses 1:21

La esperanza es el ancla de un cristiano, que arroja dentro del velo. "Regocijarse


en la esperanza". La esperanza de un cristiano no está en esta vida, pero él "tiene
esperanza en su muerte". Lo mejor de la comodidad de un santo comienza
cuando su vida termina; pero los malvados tienen todo su cielo aquí. "La tristeza
que lo que son ricos esperan, para que tenga su única felicidad ahora !" Lucas
6:24. Puede hacer su absolución y escribir "Recibido con el pago total". "Hijo,
recuerda que en tu vidarecibió sus cosas buenas. "Pero la felicidad de un santo
está en la anticipación de la gloria celestial." El justo tiene esperanza en su
muerte. "Dios guarda el mejor vino hasta el final. Si Cato, el pagano, dijo:" Para
mí morir es ganancia, "como él vio que la muerte era una misericordia; entonces,
¡qué diga un creyente!" El día de la muerte es mejor que el día del nacimiento ".
Una reina de Inglaterra dijo que prefería su ataúd antes de su cuna .

¿Qué beneficios reciben los creyentes al morir?

I. Los santos, al morir, tienen grandes inmunidades y libertades. Un


aprendiz, cuando ha cumplido su tiempo, se libera. De la misma manera, cuando
los santos han terminado su tiempo de vida, ¡son libres! No se hacen libres hasta
la muerte.

[1] Al morir, son liberados de un cuerpo de PECADO. Hay en los mejores


creyentes, los restos del pecado: algunos residuos y reliquias de
corrupción. "¡Miserable de mí! ¿Quién me librará de este cuerpo de muerte?" Por
el cuerpo de la muerte se entiende la masa y la masa del pecado. Bien puede
llamarse un cuerpo, por su peso ; y un cuerpo de muerte por su nocividad.

(1.) El pecado nos pesa. El pecado nos impide hacer el bien. Como un pájaro
que volaría hacia arriba, pero tiene una cadena atada a sus patas para
obstaculizarlo, un cristiano volaría al cielo con las alas del deseo, pero el pecado
lo obstaculiza. ¡Es como un barco a vela y anclado! Grace avanzaría, pero el
pecado es el ancla que lo detiene.

(2.) El pecado es más activo en su esfera, que la gracia. ¡Cuán emocionante


era la lujuria en David, cuando su gracia yacía dormida!

(3) El pecado a veces se domina y lleva a un santo cautivo. "Por lo que hago
no es lo bueno que quiero hacer, no, el mal que no quiero hacer, esto sigo
haciendo". Rom 7:19. Pablo era como un hombre llevado por la corriente, y no
podía soportarlo. ¡Cuán a menudo un hijo de Dios es dominado por el orgullo y
la pasión! Por lo tanto, Pablo llama pecado, "una ley que obra en los miembros de
mi cuerpo, haciendo guerra contra la ley de mi mente y haciéndome prisionero de
la ley del pecado en el trabajo dentro de mis miembros". Rom 7: 23. El pecado se
liga como una ley; tiene una especie de jurisdicción sobre el alma, como César
sobre el Senado.

(4.) El pecado contamina el alma. Como una mancha a belleza-pecado


convierte el brillo azul del alma en oscuridad.
(5.) El pecado nos debilita, nos desarma de nuestra fuerza. "Soy este día
débil, aunque ungido rey". Aunque un santo está coronado con gracia y ungido
como rey espiritual, es débil.

(6.) El pecado siempre está inquieto. "La carne desea contra el espíritu". Gal
5:17. El pecado es un preso que siempre está peleando, nunca estará callado.

(7.) El pecado se adhiere a nosotros, no podemos deshacernos de él. Puede


compararse con una higuera silvestre que crece en una pared, cuyas raíces se
levantan, pero algunas fibras se dejan en las juntas del trabajo de piedra, que no
se pueden sacar.

(8.) El pecado se mezcla con nuestros deberes y gracias. Hace que un hijo de
Dios se canse de su vida, y lo hace regar su lecho con sus lágrimas, pensar que el
pecado es un habitante tan fuerte y que a menudo ofende al Dios que ama. Esto
hizo que Paul gritara: Miser ego homo! "¡Oh, qué persona miserable soy! ¿Quién
me va a liberar de esta vida dominada por el pecado?" Romanos 7:24. No gritó
por su aflicción ni por sus cadenas de prisión, sino por el cuerpo del pecado.

Ahora que un creyente en la muerte es liberado del pecado, no es quitado en sus


pecados, sino en sus pecados. ¡Nunca más tendrá un pensamiento vanidoso y
orgulloso! ¡Nunca más volverá a entristecer al Espíritu de Dios! El pecado trajo
la muerte al mundo, y la muerte llevará el pecado fuera del mundo. Los persas
tenían un cierto día en el año en que mataban a todas las serpientes y criaturas
venenosas; tal día será el día de la muerte para un creyente. La muerte destruirá
todos sus pecados, que, como tantas serpientes, lo han herido. La muerte hiere a
un creyente como el ángel lo hizo a Pedro, y le hizo caerse sus cadenas. Hechos
12: 7. Los creyentes en la muerte se perfeccionan en santidad. "Los espíritus de
hombres justos hicieron perfecto. "En la muerte, las almas de los creyentes
recuperan su pureza virginal. ¡Oh, qué bendito privilegio es esto, ser sin mancha
ni arruga, ser más puro que los rayos del sol, ser tan libre de pecado como los
ángeles! Esto hace que un creyente ¡deseoso de tener su pasaporte, y de haber
desaparecido de su pecado! ¡Viviría gustoso en ese aire puro, donde no hay
vapores negros de pecado!

[2] En la muerte, los santos serán liberados de todos los problemas e


incumbencias a los que está sujeta esta vida. "¡El pecado es la semilla
sembrada, y el problemaes la cosecha cosechada!" Eurípides. La vida y
los problemas están casados juntos. Hay más en la vida que nos molesta, que
tentarnos. Los padres dividen una porción detristeza en sus hijos y, sin embargo,
dejan suficiente para ellos. "El hombre nace para el problema". Job 5: 7. Él es el
heredero de él, es su derecho de nacimiento. También puede separar el peso del
plomo, como problemas de la vida del hombre. El emblema del rey Enrique era
una corona colgada en un arbusto de espinas. Hay una proporción mucho mayor
de amargura queplacer en esta vida "He perfumado mi cama con mirra, áloes y
canela". Prov. 7:17. Para un ingrediente dulce había dos amargos; para la dulce
canela, había mirra amarga y áloe. La gracia de un hombre no lo eximirá de
los problemas . "Mis años han sido pocos y difíciles ". Gen 47: 9. Así dijo un
patriarca piadoso, aunque se había encontrado con Dios. "¡He visto a Dios cara a
cara!" y sin embargo, tuvo sus problemas. Hay muchas cosas para amargar la
vida y causar problemas, ¡pero la muerte nos libera de todas!

(1.) La muerte libera a un creyente de CARE. La mente está llena de


pensamientos perplejos: cómo lograr ese diseño; o cómo prevenir tal maldad La
palabra griega para el cuidado proviene de un primitivo en griego, que
significa cortar el corazón en pedazos. El cuidado atormenta la
mente; desperdicia los espíritus. No hay pan amargo, como el pan de
cuidado . Ezeq 12:19. El cuidado es un cancro espiritual, que se come la
comodidad de la vida. ¡La muerte es su única cura!

(2.) La muerte libera a un creyente del MIEDO. El miedo es la epilepsia del


alma, que lo hace temblar. "Hay tormento en el miedo". El miedo es como el
buitre de Prometeo que roe el corazón. Hay un miedo desconfiado : un miedo a
la falta ; y un miedo que distrae , un miedo al peligro ; y un miedo desalentador :
un temor de que Dios no nos ama. Estos temores dejan terribles impresiones en la
mente. ¡Pero al morir, un creyente se libera de estos miedos tortuosos! Está tan
lejos del miedo, como los condenados son de la esperanza. ¡La tumba entierra el
miedo de un cristiano!

(3.) La muerte libera a un creyente de LABOR. "Todas las cosas


son fastidiosas , más de lo que uno puede decir". Eccl 1: 8. Algunos trabajan con
sus cuerpos, otros con sus mentes. Dios hizo una ley: "Con el sudor de tu rostro
comerás pan". Pero la muerte le da un callado al creyente, lo saca de su duro
trabajo. "Bienaventurados los muertos que mueren en el Señor: descansan de sus
trabajos". Ya no necesitan trabajar, ¡ porque han aceptado su recompensa! Ya no
necesitan luchar, ¡ porque tienen la corona en la cabeza! "Descansan de sus
labores".

(4.) La muerte libera a un creyente del SUFRIMIENTO. Los creyentes son


como un lirio entre espinas ; o como la paloma entre buitres . Los malvados
tienen una antipatía contra ellos; y el odio secreto a menudo estallará en violencia
abierta. "El que nació según la carne, persiguió al que nació según el Espíritu". El
dragón se describe con siete cabezas y diez cuernos . Ap 12: 3. Se traza con las
siete cabezas, y empujacon los diez cuernos. ¡Pero al morir, los piadosos serán
liberados de los abusos de los malvados! ¡Nunca más serán molestados con estas
alimañas! "Allí los malvados dejan de preocuparse". Job 3:17. La muerte le hace
a un creyente, como José de Arimatea le hizo a Cristo, lo baja de
la cruz . El águila que vuela alto, no puede ser picada con la serpiente . ¡La
muerte le da al alma las alas de un águila, para volar sobre todas las serpientes
venenosas que están abajo!

(5.) Death frees a believer from TEMPTATION. Though Satan is a conquered


enemy—yet he is a restless enemy. "Be careful! Watch out for attacks from the
Devil, your great enemy. He prowls around like a roaring lion, looking for some
victim to devour." 1 Peter 5:8. He prowls about; he is always going about his
diocese. He has his snares and his darts! One he tempts with riches, another
with beauty. It is a great trouble to be continually followed with temptations; it is
as bad as for a virgin to have her chastity daily assaulted. But death will free a
child of God from temptation, so that he shall never again be vexed with the old
serpent! After death has shot its dart—the devil will be done shooting
his! Grace puts a believer out of the devil's possession—but only death frees him
from the devil's temptation!

(6.) La muerte libera a un creyente de DOLOR. Una nube de dolor a menudo


se acumula en el corazón y cae en lágrimas. "Mi vida transcurre con dolor, y mis
años con suspirar". Era parte de la maldición, "En dolor darás a luz". Gen
3:16. Muchas cosas ocasionan tristeza: enfermedades, juicios, traición a amigos,
desilusión de esperanzas y pérdida de bienes. "No me llames Naomi (es
decir, agradable ). En cambio, llámame Mara (es decir, amarga ), porque el
Todopoderoso me ha hecho la vida muy amarga". Ruth 1:20.

Sorrow is the evil spirit which haunts us. "The people wept loudly. So they
named that place Bochim (that is, weeping)." Judges 2:4-5. The world is a
Bochim! Rachel wept for her children; some grieve that they have no children,
and others grieve that their children are unkind. Thus we spend our years with
sighing. The world is a valley of tears! But death is the funeral of all our
sorrows! "God will wipe away every tear from their eyes!" Rev 7:17. Then
Christ's spouse puts off her mourning garments; for "how can the guests of the
bridegroom mourn while he is with them?" Matt 9:15. Thus death gives a
believer his quietus; it frees him from sin and trouble. "The last enemy to be
destroyed is death." 1 Corinthians 15:26. Though the apostle calls death the last
enemy—yet it is the best friend! "To me to die is gain!"

Vea aquí aquello que puede hacer que un verdadero santo esté dispuesto a
morir. La muerte lo sacará de un disparo, y lo liberará del pecado y los
problemas. No hay motivo para llorar, dejar un valle de lágrimas, para salir del
escenario en el que se actúa el pecado y la miseria . Los creyentes están aquí en
un país extraño, ¿por qué entonces no deberían estar dispuestos a dejarlo? ¡La
muerte derriba sus cadenas del pecado y los libera! ¿Quién llora cuando sale de la
cárcel?

Besides our own sins, there are the sins of others. The world is a place where
Satan's throne is; a place where we see God daily dishonored. Lot, who was a
bright star in a dark night, felt his righteous soul tormented with the filthy lives of
the wicked. 2 Pet 2:7. To see God's truths adulterated, and his glory eclipsed—
wounds a godly heart. It made David cry out, "Woe is me, that I sojourn in
Mesech, that I dwell in the tents of Kedar." Kedar was Arabia,
where Ishmael's posterity lived. It was a cut to David's heart to dwell there. O
then, be willing to depart out of the tents of Kedar!

II. Los CUERPOS de los creyentes están unidos a Cristo en la tumba, y


descansarán allí hasta la resurrección. Se dice que duermen en Jesús. 1 Tes
4:14. El polvo de los creyentes es parte del cuerpo místico de Cristo. La tumba es
una residencia o lugar de descanso para los santos, donde sus cuerpos duermen
tranquilamente en Cristo, hasta que se despiertan de su sueño por la trompeta del
arcángel.

¿Cómo sabremos que al morir seremos liberados del pecado y la tribulación, y


tendremos nuestros cuerpos unidos a Cristo en la tumba?

"Para mí", dice Pablo, "morir es ganancia"; para mí, en la medida en que soy un
verdadero creyente. ¿Somos tales? ¿Tenemos esta bendita fe? La fe , donde sea
que esté, es operativa . Los joyeros dicen que no hay piedras preciosas, pero
tienen alguna virtud oculta. Solo para decir de la fe, tiene alguna virtud
secreta; ancla el alma en Cristo; tiene una virtud justificadora y santificadora . Se
obtiene sangre del costado de Cristo de perdonar ; y agua de su lado para
purificar. La fe funciona por amor. La fe se limita al deber. La fe hace que
la cabeza estudie para Cristo, la lenguaconfesarlo, y las manos trabajan para él.

He leído acerca de un padre que tuvo tres hijos, y en su testamento, dejó todos
sus bienes a ese hijo que podía encontrar su anillo con la joya, que tenía
una virtud curativa . El caso fue llevado ante los jueces; los dos hijos mayores
falsificaron un anillo, pero el hijo menor trajo el anillo verdadero, lo cual fue
probado por la virtud del mismo; con lo cual el patrimonio de su padre fue a él. A
este anillo puedo comparar la fe. Hay una fe falsa en el mundo: pero si podemos
encontrar este anillo de fe que tiene la virtud curativaen ella para purificar el
corazón, que es la verdadera fe que nos da un interés ahorro en Cristo, y nos da
derecho a todos estos privilegios a la muerte a ser liberado del pecado y la
tristeza y tener nuestros cuerpos unidos a Cristo, mientras están en la tumba.

III. Al morir, las ALMAS de los creyentes pasan a la gloria. La muerte trae la
muerte trae la eliminación de todos los males y el logro de todas las cosas
dichosa! La muerte es el amanecer del brillo eterno. Aquí te llevaré a la cima del
Monte Pisgah y te daré un vistazo de Tierra Santa.

¿Qué está comprendido en la gloria celestial?

"Gloria es un estado de perfección hecho por la reunión de cada cosa preciosa",


Boecio. Es un estado perfecto de dicha, que consiste en acumular y acumular
todas las cosas preciosas de las que son capaces las almas inmortales. Y
realmente aquí estoy perdido; por todo lo que puedo decir, no llega a la realidad
de la gloria celestial. ¡El lápiz de Appelles no puede delinearlo! ¡Las lenguas de
los ángeles no pueden expresarlo! Nunca entenderemos la gloria plenamente,
¡hasta que estemos en el cielo! Déjame darte algunos puntos de vista oscuros , y
algunos lineamientos imperfectos de ese estado de gloria al que los santos
llegarán después de la muerte.

[1] La primera y más sublime parte de la gloria del cielo es la fruición plena
y dulce de Dios. Pensamos que la felicidad del cielo es estar libres del dolor y la
miseria; pero la verdadera esencia de la felicidad es el disfrute y la fruición de
Dios. Dios es una fuente infinita e inagotable de alegría; y tenerlo, es tenerlo
todo. El disfrute de Dios implica tres cosas.

1. El disfrute de Dios implica que lo veamos. "Lo veremos tal como


es ". ¿Cómo vamos a ver a Dios?

(1.) Lo veremos INTELECTUALMENTE, con los ojos de la mente. Este


adivina llama la visión beatífica . Tendremos un conocimiento completo de Dios,
aunque no lo conocemos por completo. Esta visión de Dios será muy gloriosa,
como cuando un rey, en su día de coronación, se muestra en toda su realeza y
magnificencia.

(2.) FÍSICAMENTE contemplaremos el cuerpo glorificado de Jesucristo. Y


si es agradable contemplar el sol , ¡qué bendita será contemplar el Sol de
justicia! ver a Cristo vestido de nuestra naturaleza humana, sentado en gloria
sobre los ángeles! Salomón dice que "el ojo nunca está satisfecho con ver". ¡Pero
seguramente los ojos de los santos estarán satisfechos, al ver ese brillo orientado
que brillará desde el hermoso cuerpo de Cristo! ¡Debe ser satisfactorio, porque a
través de la carne de Cristo, algunos rayos y rayos de la Divinidad se exhibirán
gloriosamente! La excelente majestad de Dios nos abrumaría; pero a través del
velo de la carne de Cristo contemplaremos la gloria divina.

(3.) Nuestro ver a Dios será TRANSFORMANDO. ¡Así lo veremos, como


para ser en cierta medida asimilados y transformados a su imagen! "Seremos
como él". Si, el rostro de Moisés resplandeció, cuando estaba con Dios en el
Monte, y tuvo una visión imperfecta de su gloria, cómo los santos glorificados se
verán resplandecientes, estando siempre en plena presencia de Dios, y teniendo
sobre ellos algunos rayos de su gloria. ! "¡Seremos como él!" El que está
deformado puede mirar la belleza y no hacerse bello. Pero los
santos lo haránmira a Dios, ya que esa vista los transformará a su
semejanza. "Cuando despierto, estaré satisfecho con tu semejanza". No es que los
santos participen de la esencia de Dios; porque así como el hierro en el fuego se
enciende ardientemente, y aún permanece de hierro, así los santos, al contemplar
la majestad de Dios, serán criaturas gloriosas , pero aún son criaturas .

(4.) Nuestro ver a Dios en el cielo será sin cansancio. Deje que un hombre vea
la vista más rara que es, pronto estará saturado; como cuando entra en un jardín y
ve deliciosos paseos, hermosos cenadores, agradables flores, dentro de un rato se
fatiga. Pero no es así en el cielo; no hay exceso allí. Los santos nunca estarán
cansados de ver a Dios; porque, siendo Dios infinito, en cada momento habrá un
nuevo y fresco deleite que saldrá de él en sus almas.

2. Lo segundo implicado en disfrutar de Dios es AMARLO. Es el dolor de un


santo, que su corazón ahora es como el océano helado, y que ya no puede
fundirse en amor a Dios. Pero en el cielo, él será como los serafines, ardiendo
con amor divino. El amor es un afecto agradable; "el miedo tiene tormento". El
amor tiene alegría en eso. Amar la belleza es encantador. La belleza asombrosa
de Dios atraerá el amor de los santos; ¡será su cielo amarlo!

3. La tercera cosa implícita en disfrutar de Dios es que Dios nos ama. Si


hubiera gloria en Dios; sin embargo, si no hubiera amor, habría eclipsado mucho
las alegrías del cielo; pero "Dios es amor" Los santos glorificados no pueden
amar tanto a Dios, ya que son amados por Dios. ¿Cuál es su amor, en
comparación con el amor de Dios? ¿Cuál es su vela, en comparación con
este Sol ? Dios ama a su pueblo en la tierra, cuando están negros de pecado e
imperfecciones. Pero oh! ¡Cuán íntegramente los amará cuando estén "sin
mancha ni arruga ni ninguna otra mancha, cuando sean santos y sin culpa"!

"Serás llamado Hephzibah , (es decir, el deleite de Dios )" Isaías 62: 4. Esta es la
felicidad del cielo, estar en los dulces abrazos del amor de Dios, el deleite del
Rey de Gloria, para estar tomando el sol a la luz del rostro de Dios. Entonces los
santos sabrán que el amor de Cristo que pasa el conocimiento. Efe 3:19. De esta
gloriosa manifestación del amor de Dios fluirá una alegría infinita en las almas
de los benditos; por lo tanto, el cielo se llama "entrar en el gozo de nuestro
Señor".

¡ Ver a Dios, amar a Dios y ser amado por Dios- causará un júbilo de espíritu y
creará tales éxtasis de gozo en los santos, que son indescriptibles y llenos de
gloria! "Hay una cierta dulzura en Dios, que deleita, ¡más bien, arrebata el
alma!" Agustín.

En la tierra, los santos pasan sus años con suspiros; lloran por sus pecados y
aflicciones. En gloria celestial, sus aguas se convertirán en vino; su tristeza se
convertirá en alegría ; los vasos de misericordia se llenarán y atropellarán de
alegría. Tendrán sus ramas de palma y arpas en sus manos, en señal de sus
triunfos y regocijo. Rev 14: 2.

[2] La segunda cosa comprendida en la gloria es la buena SOCIEDAD


allí. Están los ángeles . Cada estrella se agrega a la luz. Esos querubines
bendecidos nos darán la bienvenida al paraíso. Si los ángeles se regocijaban por
la conversión de los elegidos, ¡cómo se regocijarían en su coronación! Está la
compañía de los santos . "Los espíritus de los hombres justos hicieron la
perfección".

¿Se conocerán los santos en gloria?

Ciertamente lo harán; porque nuestro conocimiento en el cielo no se disminuirá,


sino que aumentará. No solo conoceremos a nuestros amigos y parientes
piadosos, sino que también conoceremos a aquellos santos glorificados a quienes
nunca antes vimos. Tiene que ser así; para la sociedad sin conocidos no es
cómodo. De hecho, la Escritura parece insinuarnos tanto a nosotros; porque, si
Pedro en la transfiguración conoció a Moisés y a Elías, a quienes nunca vio antes,
entonces seguramente en el cielo los santos se conocerán y estarán infinitamente
encantados en la compañía del otro.

[3] La tercera cosa comprendida en la gloria es la perfección en


SANTIDAD. La santidad es la belleza de Dios y de los ángeles: hace el
cielo. ¿Qué es la felicidad, sino la esencia de la santidad? Aquí en la tierra, la
gracia de un cristiano es imperfecta . En la muerte, los creyentes llegarán a
la perfección de la gracia. ¡Entonces este sol estará en su esplendor
meridiano! Entonces no necesitarán orar para aumentar la gracia, porque serán
como los ángeles: su luz será clara, y su alegría se llenará.
[4] La cuarta cosa en gloria es DIGNIDAD y HONOR. ¡Ellos reinarán como
reyes! Por lo tanto, se dice que los santos glorificados tienen sus insignias
reales, sus vestiduras blancas y su corona. Ap 7: 9. César, después de sus
victorias, en señal de honor, tenía una silla de marfil fijada para él en el Senado y
un trono en el teatro. De la misma manera, los santos, habiendo obtenido sus
victorias sobre el pecado y Satanás, serán entronizados con Cristo en el cielo
empíreo. Sentarse con Cristo denotaseguridad ; sentarse en el trono
denota dignidad . "Este honor tiene todos los santos".

[5] La quinta cosa en la gloria es la ARMONÍA y la unión entre los


habitantes celestiales. ¡El diablo no puede llevar su pie hendido al cielo! No
puede conjurartormentas de discordia allí. Habrá una unión perfecta. ¡No hay
una cuerda discordante en la música celestial! No hay nada por lo que causar
problemas, no hay orgullo ni envidia allí. Aunque una estrella puede diferir de
otra, uno puede tener un mayor grado de gloria, pero cada nave estará llena . Allí
los santos y los ángeles se sentarán como plantas de olivo alrededor de la mesa
de su Padre, en amor y unidad. ¡Entonces se unirán en un concierto, entonces los
fuertes himnos de alabanza serán cantados en el coro celestial!

[6] La sexta cosa en la gloria es un RESTO bendito. "Queda un descanso para


el pueblo de Dios". Es una transición feliz, desde el trabajo hasta
el descanso . Aquí en la tierra, no podemos descansar, arrojados y girados como
una pelota en el océano. "Estamos preocupados por todos lados". ¿Cómo puede
un barco descansar en unatormenta ? Pero después de la muerte, los santos se
meten en su refugio. Todo está tranquilo en el centro. Dios es "el centro donde el
alma se resigna dulcemente". Un cristiano, después de sus fatigosas marchas y
batallas, se quitará su armadura ensangrentada y descansará sobre el pecho de
Jesús, ese lecho de perfume. Cuando la muerte les haya dado a los santos las alas
de una paloma, volarán al paraísoy estar en reposo!

[7] La séptima cosa en gloria es su ETERNIDAD. "Un peso eterno de


gloria". Glory es un peso. La palabra hebrea para gloria es un peso. Dios debe
hacernos capaces de soportarlo. Un peso eterno. La gloria es un maná eterno, ya
que no cría gusanos. Si la gloria de los santos en el cielo fuera solo por un
tiempo -y tenían miedo de perderla- eclipsaría y amargaría las alegrías del
cielo. Pero la eternidad está escrita en sus alegrías. La guirnalda hecha de
las flores del paraíso nunca se marchitará.

He leído acerca de un río llamado Day-river, que corre con un torrente completo
durante el día, pero por la noche está seco. Tales son todas las comodidades
terrenales:corren con una corriente completa durante todo el día de la vida, pero
en la noche de la muerte se secan. Los santos glorificados beberán de los ríos de
placer para siempre. ¡La eternidad es el cielo de los cielos! "Al final, nuestra
alegría será interminable", Bernard. ¡Las alegrías del cielo
son desbordantes y eternas! "Me has dado a conocer el camino de la vida, me
llenarás de alegría en tu presencia, con placeres eternosa tu diestra ". Salmo
16:11.

¿CUÁNDO entran los creyentes a la posesión de la gloria?

Pasan inmediatamente después de la muerte, a la gloria. Los romanos, cuando


murieron sus grandes hombres, hicieron que se soltara un águila y volaran en el
aire, lo que significa que el alma era inmortal y no murió con el cuerpo. Cristo
nos dice que el alma no es capaz de ser asesinada, por lo tanto, no de morir. Matt
10:28. Y como el alma no muere, tampoco duerme en el cuerpo por un tiempo. Si
el alma al morir está ausente del cuerpo, no puede dormir en el cuerpo. 2 Cor 5:
8. Hay un pasaje inmediato de la muerte a la gloria; no es más que un abrir y
cerrar de ojos, y veremos a Dios "" Este díaserás conmigo en el paraíso. "Lucas
23:43 Por paraíso está destinado el cielo:. el tercer cielo, en la que fue tomada
Paul 2 Cor. 12:. 4 Cristo dijo al ladrón en la cruz," Este día deberá usted estar
conmigo en el paraíso ". Su cuerpo no podía estar allí, porque fue puesto en la
tumba, pero se habló de su alma , que debería ser, inmediatamente después de la
muerte, en el cielo. Que nadie sea tan vanidoso como para hablar del purgatorio .
Un alma purgada por la sangre de Cristo, no necesita el fuego del
purgatorio, sino que va inmediatamente de un lecho de muerte a un estado
glorificado.

Use uno: vea qué poca causa tienen los creyentes para temer a la muerte, ya
que trae beneficios tan gloriosos. ¿Por qué deberían los santos temer su
felicidad? ¿No es una bendición ver a Dios, amar a Dios y permanecer
eternamente en el seno del amor divino? ¿No es una bendición conocer nuestras
relaciones piadosas en el cielo? ¿Por qué deberían los santos temer a sus
bendiciones? ¿Una virgen teme ser emparejada con la corona?

Ahora tenemos pero el contrato de compromiso ; ¡al morir es la cena de bodas


del Cordero! Ap 19: 9. La muerte no nos hace daño, solo nos saca de entre las
serpientes ardientes, ¡y nos coloca entre los ángeles! ¡Solo nos viste con una
túnica de inmortalidad! ¿Le ha hecho algo malo, a quién le quitaron su cilicio y
le pusieron vestimentas reales ? No temas morir -no
puedes vivir realmente- sino muriéndote .

Use dos: ustedes que son verdaderos santos, cuyos corazones están
purificados por la fe, pasan mucho tiempo meditando sobre los beneficios
gloriosos que tendrán por Cristo al morir. Así podrías, mediante una vida
contemplativa, comenzar la vida de los ángeles mientras estás aquí en la tierra, y
estar en el cielo antes de llegar allí. Eudoxius estaba tan afectado por la gloria del
sol, que pensó que había nacido solo para
contemplarlo. ¿Qué debemos contemplar, sino la gloria celestial, cuando veamos
a Dios cara a cara? David había superado al tipo ordinario de hombres; él estaba
en las altitudescuando dijo: "Yo siempre estoy contigo". "¿A quién tengo yo en el
cielo sino a ti? Te deseo más que nada en la tierra. Mi salud puede fallar, y mi
espíritu puede debilitarse, pero Dios sigue siendo la fortaleza de mi corazón, ¡él
es mío para siempre!" Salmo 73: 25-26.

Un verdadero santo todos los días da un giro en el cielo; sus pensamientos y


deseos son, como querubines, volando hacia el paraíso. ¿Pueden los hombres del
mundo deleitarse en mirar sus bolsas de oro y campos de grano? ¿Y no se
deleitarán más los herederos del cielo al contemplar la gloria del
cielo? ¿Podríamos enviar fe como un espía , y cada día ver la gloria de Jerusalén
arriba? ¿Cómo nos regocijaría, como lo hace el heredero, pensar en la rica
herencia que va a entrar en sus manos en breve?

Use tres: esto puede consolar a los santos en dos casos.

(1.) Debajo de sus necesidades. Abundan solo en necesidades. La comida en el


armario está casi gastada. Pero sé paciente hasta la muerte, y tendrás todas tus
necesidades, ¡ tendrás un reino y serás tan rico como el cielo te puede hacer! El
que tiene la promesa de una hacienda rica después de unos pocos años ha
expirado, aunque en este momento no tiene nada para ayudarse a sí mismo, se
consuela con esto, que en breve tendrá un rico patrimonio en sus
manos. "Todavía no aparece lo que seremos". Seremos emparadizados con gloria,
¡y seremos tan ricos como los ángeles!

(2.) Bajo sus sufrimientos. Un verdadero santo es, como dice Lutero, "un
heredero de la Cruz". Nos puede hacer gozar alegremente de nuestros
sufrimientos, saber que hay grandes cosas almacenadas para nosotros; que viene
gloria, que ojo no ha visto; Beberemos del fruto de la vid en el reino de los
cielos. Aunque ahora bebemos en un vaso de ajenjo , pero hay azúcar para
endulzarlo. Pronto saborearemos esas alegrías del paraíso , que exceden nuestra
fe; y que se sentirá mejor , ¡ de lo que pueden expresarse!