You are on page 1of 15

Las serpientes ardientes

por Thomas Watson

"Y el Señor envió serpientes ardientes entre el pueblo, y mordían al pueblo, y


murió mucha gente de Israel. Por lo tanto, el pueblo vino a Moisés y le dijo:
Hemos pecado, porque hemos hablado contra el Señor y contra ti; al Señor, que
nos quitó las serpientes. Y Moisés oró por el pueblo, y Jehová dijo a Moisés: Pon
una serpiente de fuego, y ponla en una asta, y sucederá que cualquiera que sea
mordido, cuando lo mire, vivirá. Y Moisés hizo una serpiente de bronce y la puso
sobre una asta, y aconteció que si una serpiente mordía a alguno, cuando veía la
serpiente de bronce, vivía ". Números 21: 6-9

En esta porción de la Sagrada Escritura, hay dos cosas a considerar: el pueblo de


Israel es picado, y la manera de su curación.

I. Su ser picado con las serpientes ardientes , donde observa:

1. La ocasión de que Dios envíe estas serpientes ardientes. Hubo dos pecados
que provocaron que el Señor infligiera este castigo:

El primer pecado por el cual Dios envió serpientes fue su murmuración . "El
pueblo habló contra Dios y contra Moisés: ¿Por qué nos hiciste subir de Egipto
para que muramos en el desierto? Porque no hay pan ni hay agua", versículo 5.
Hablando en contra de Dios y sus profetas van juntos. "Hablaron contra Dios y
contra Moisés". El caldeo lo lee, "Ellos se quejaron ante el Señor." Murmurar es
hablar en contra de Dios, y procede de la desconfianza. "No creyeron a su
palabra, sino que murmuraron", Salmos 106: 24-25. Solo así, en el texto, "No hay
pan ni agua". Pensaron que morirían en el desierto, y luego hablaron en contra de
Dios.. Y observe el momento en que murmuraron; fue inmediatamente después
de una liberación eminente y gloriosa. "El Señor escuchó a Israel y entregó a los
cananeos, y los destruyeron a ellos y a sus ciudades", versículo 3. ¡Y he aquí la
retribución que hacen a Dios por esta señal de misericordia! Ellos murmuran
contra él. ¡Qué! Para encontrar fallas en Dios! ¡Y justo después de una
liberación! El Señor, siendo altamente provocado, envió serpientes ardientes
entre ellos, "y murió mucha gente de Israel", versículo 6.

¡Oh, cuán adecuado a su pecado fue este castigo! Israel ardió en el calor de la
pasión, y Dios hizo que su carne ardiera con un calor extremo. Sus discursos eran
venenosos, y fueron castigados con serpientes venenosas. Por lo tanto, observe:
DOCTRINA 1. De todos los pecados, Dios puede soportar el pecado de la
ingratitud. Para ser entregado, ¡pero murmullo! Dios inmediatamente envió
serpientes ardientes para vengar Su disputa. Israel no solo olvidó las
misericordias de Dios, sino que abusó de ellas, Salmo 106: 13. Ser desagradecido
por misericordia, es como Absalón quien, tan pronto como David lo besó y lo
tomó en favor, tramó traición contra él. 2 Samuel 15:10. Es como los atenienses
quienes, en pago por el buen servicio que Arístides les había hecho, lo
desterraron de su ciudad. "La ingratitud", dijo Cicerón, "no tiene nada del mal
que le falte".

La ingratitud es un pecado que deja a la gente sin excusa. Si Dios deja ir sus
juicios y envía serpientes ardientes, no tienen nada que decir. Esdras 9:10, "Y
ahora, oh Dios nuestro, ¿qué diremos después de esto?" ¿Despues de que? "Se
nos ha extendido la misericordia a los ojos de los reyes de Persia, pero hemos
abandonado tus mandamientos", versículo 9. ¿Qué diremos después de esto?

UTILIZAR. Deja que nuestra ingratitud sea profundamente sentida en tu


corazón. Esto pone un acento en el pecado, y lo hace pecaminoso fuera de la
medida. ¿Cuántos son los peores para las misericordias de Dios? Ellos hacen un
tiro de las misericordias de Dios, ¡y le disparan a Él! Él les da entendimiento y
ellos sirven al diablo con eso; Él les da una herencia y se deleitan con sus
deseos. ¿Son dignos de ser invitados a la mesa del Señor, que levantan el talón
contra él? ¿Recibirá Dios tal cosa en su presencia, sin saber cómo usar su
bondad? ¡Oh, que este pecado pueda llenarnos la cara de sonrojo! Prestemos
atención al futuro, no sigamos este mal ejemplo en el texto. Hagamos de todas
nuestras murmuraciones en hosannas. Vamos a alabar a Dios por su
misericordia y servir a Dios con su misericordia.

La segunda causa del envío de Dios de las serpientes ardientes fue su desprecio
del maná . "Nuestra alma detestaba este pan liviano", versículo 5. La Septuaginta
lo presenta como "este pan vacío". Se habla con desprecio. Israel considera al
hombre vil, con respecto a otros alimentos. Maná se llama "alimento de ángel",
pero lo llaman con desdén "pan ligero". Este maná fue milagroso; vino del cielo
de una manera extraordinaria. Fue místico; era un tipo y figura del Señor Jesús
que se llama "el pan de vida", Juan 6:48 y "el maná escondido", Apocalipsis
2:17. El desprecio, por lo tanto, del maná era un desprecio de Cristo. Por esto
Dios envió serpientes ardientes.

Doctrina 2. Menospreciar al Señor Jesús es un pecado que provoca a


Dios. Este fue el crimen de Israel, despreciando el maná; que no era solo
alimento físico, sino un tipo de Cristo, su alimento espiritual. Esto enojó
grandemente al Señor y lo hizo enviar serpientes ardientes entre ellos. Por lo
tanto, cuando despreciamos a Cristo y preferimos nuestros deseos delante de Él,
como Israel hizo puerros y cebollas antes que el maná, entonces vienen las
serpientes ardientes.

UTILIZAR. Tengamos cuidado de cansarnos de Cristo, este bendito maná. Al


principio, Israel apreciaba mucho el maná; salieron corriendo a recogerlo. Feliz
era él quien podía obtener el maná. Pero esta comida del cielo, que al principio
era tan dulce para su paladar, dentro de un tiempo fue aborrecida y
condenada. Nuestra naturaleza es tal que podemos desestimar las bendiciones
más ricas, cuando son comunes. Si los diamantes fueran abundantes, ninguno los
valoraría. Si el sol brillara una vez al año, ¿cómo sería apreciado? Pero debido a
que brilla todos los días, pocos admiran esta lámpara del cielo. Ten cuidado de
despreciar a Jesucristo, Mateo 22: 5. Si Dios estaba tan enojado con Israel por
menospreciar a Cristo cuando estaba oculto bajo un tipo, ¡cuán enojado estará Él
con aquellos que menosprecian a Cristo después de que haya sido visiblemente
revelado! "De cuánto más severo será el castigo que se consideren dignos, que
pisotearon al Hijo de Dios", Hebreos 10:29. Jesucristo es una bendición suprema,
un tesoro y almacén de todas las cosas buenas. El amor de Dios nunca se vio
tanto al dar a Cristo. Por lo tanto, despreciar a Cristo es menospreciar el amor de
Dios.

PREGUNTA. ¿Pero quién se atreve a despreciar a Cristo?

RESPONDER. Menospreciar a Cristo es menospreciar su evangelio y ofrecer la


gracia. ¿No ha sido este el pecado de Inglaterra? ¿Alguna vez hemos tenido
náuseas con el maná del Evangelio? ¿Acaso no nos volvimos curiosos e
insensatos, y estimamos que el maná del Evangelio era pan ligero , y no fue el
Señor provocado con nosotros? ¿No envió él, aunque
no serpientes ardientes, una vara de fuego entre nosotros en esta ciudad, que ha
quemado nuestras casas? (Watson aquí se refiere al gran incendio de
Londres ). Cristianos, les suplico que presten atención a esto para el futuro. Si
Dios se complace nuevamente con el maná, cuídate de hartarte del pan de la
vida. El odio hacia el maná es el siguiente paso para perdermaná. Dios quitará
sus misericordias, si están infravaloradas. Si se juega con la luz, Dios va
a apagar la luz.

2. El castigo mismo, que era serpientes ardientes. Estos pueden ser entendidos
literalmente; se los llamó serpientes ardientes porque eran de un color ardiente; o
del efecto. Eran serafines, quemadores , porque cuando mordían a las personas
quemaban con calor y sed extremos. La Septuaginta los traduce "matar
serpientes". "Mucha gente murió", versículo 6.
Además, estas serpientes ardientes se pueden entender místicamente. De la
misma manera, estas serpientes fueron primero un tipo de Satanás , llamado "la
serpiente antigua" en Apocalipsis 12: 9. Él es de hecho una serpiente por su
sutileza. La palabra hebrea para "serpiente" viene de un verbo que significa usar
sutileza, Génesis 3: 1. De la misma manera, Satanás es una serpiente que es muy
sutil en sus tentaciones. Él tiene sus profundidades , Apocalipsis 2:24, y
sus artilugios , 2 Corintios 2:11. El diablo, con su barniz artificial, le da un fino
brillo a sus tentaciones para atraer mejor a los hombres a su atractivo. Oculta sus
diseños maliciosos o los colorea.

Estas serpientes ardientes también eran un tipo de pecado .

DOCTRINA 3. EL PECADO es una serpiente ardiente. Esta serpiente se cría


en nuestra naturaleza; está dentro de nosotros. Pensaríamos que es triste tener
arañas y serpientes en nuestros cuerpos. Como se dice de Maximus el
Emperador, su cuerpo criaba alimañas; ¡pero es peor tener la serpiente de pecado
en nuestras almas! El pecado es una serpiente

1. El pecado es veneno. El pecado nos ha envenenado, y esa es la razón por la


que nos hinchamos. ¿Por qué un hombre se hincha con orgullo , otro
con pasión y otro conlujuria? El hombre está envenenado. Si uno tuviera un hijo
al que amaba amorosamente envenenado mortalmente, ¡cómo se afligiría por
ello! Nuestras almas están envenenadas, ¡pero no nos afligimos!

2. El pecado es una serpiente por su aguijón. Sin al principio muestra sus


colores en el vidrio; luego "muerde como una serpiente", Proverbios 23:32. El
pecado es una serpiente con cuatro picaduras:

Pica con culpa , Romanos 3:19.

Arde con horror de conciencia , que es una imagen del infierno. Judas sintió
esto. Todos los bastidores y torturas en el mundo no son más que pequeñeces, en
comparación con este aguijón mortal. Ninguna comodidad externa puede aliviar
una conciencia picada por el pecado, como tampoco una corona de oro puede
curar un dolor de cabeza.

El pecado agujerea la muerte y la muerte por el pecado , Romanos 5:12. El


pecado es la calabaza silvestre que Adán reunió y comió, y la siguiente noticia
fue que hay muerte en la olla.

El pecado sin arrepentimiento pica al alma con condenación. ¡Esta serpiente


ardiente trae al horno ardiente!
UTILIZAR. Sec la triste condición de hombres malvados! Ellos hacen luz del
pecado, pero el pecado es una serpiente ardiente que se ha deslizado en su
seno. "Cuando la serpiente ha mordido una", dijo Pliny, "el veneno y el contagio
se extienden por todo su cuerpo". El pecado ha envenenado a los hombres por
todas partes; sus corazones están llenos de veneno. "Ser lleno de toda maldad",
Romanos 1:29. Sus lenguas arrojaron el veneno de la serpiente en juramentos y
maldiciones. "El veneno de áspides está debajo de su lengua", Salmos 140: 3.

Esto puede servir para humillar a la propia gente de Dios. Aunque tienen
la mansedumbre de la paloma, pero tienen algo del mal de la serpiente en
ellos. Aunque la maldición debido al pecado es quitada, aún el veneno de esta
serpiente permanece en parte. Ellos tienen mucho amor por el mundo, mucha
incredulidad, mucha pasión sin amor. Entre los discípulos de Cristo, hubo orgullo
y disputa. Aunque los cristianos tienen algo del Espíritu de Dios en ellos, tienen
algo que es serpentino . Esta víbora del pecadono será sacudido, hasta la
muerte. ¡Oh, cómo puede esto humillar lo mejor de los santos de Dios! Dios no
permite que el pecado sea abolido en esta vida. Deja algo de corrupción en el
corazón, algo de la serpiente, para que su pueblo se aborrezca en el polvo. ¡Qué
necesitan los creyentes para beber la sangre de Cristo, que es el mejor antídoto
contra el veneno del alma!

Mira lo que puede elevarse en nosotros, aborreciendo los pensamientos de


pecado. El pecado es una serpiente venenosa y ardiente. ¿Algún hombre abraza
una serpiente? Oh, no mires la fina capa de la serpiente, sino el aguijón. Arde con
la ira de Dios. Perseguir el pecado con una santa malicia. "Mortifica las obras de
la carne", Romanos 8:13. Es algo feliz cuando un cristiano puede decir: "Aunque
la serpiente no está muerta, sin embargo está muriendo". Mata a esta serpiente, ¡o
te matará!

Si el pecado es una serpiente ardiente, entonces sea sensible a la malignidad y


virulencia de esta serpiente; siéntete herido. Estamos listos para pensar qué cosa
tan terrible es ser mordido por las serpientes ardientes. Tenemos una peor
serpiente que nos está mordiendo, y la miseria de todo es que nos pica y estamos
dormidos. Efesios 4:19. ¡Oh, que Dios, por Su Espíritu, nos despertaría para que
no podamos dormir el sueño de la muerte!

Si el pecado es una serpiente ardiente con tantas picaduras, entonces trabajemos


para que estas picaduras mortales sujetas en nuestras conciencias puedan sanar. Y
eso me lleva a lo segundo.

II. La forma de cura de Israel "Haz una serpiente ardiente, o una serpiente de
bronce, y ponla sobre una vara, y sucederá que cualquiera que sea mordido,
cuando la mire, vivirá. Y Moisés hizo una serpiente de bronce y ponlo sobre un
asta, "verso 8. En estas palabras está la señal: una serpiente de bronce; y lo que
significaba: Cristo, el Sanador de las almas. De la misma manera, es interpretado
por Cristo mismo: "Como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así debe ser
levantado el Hijo del hombre, para que todo aquel que en él cree, no se pierda",
Juan 3:14.

Doctrina 4. El Señor Jesús es la serpiente de bronce que sana a los pecadores


picados por el pecado. Para una mayor ilustración de esto, primero te mostraré
las analogías y las semejanzas entre Cristo y la serpiente de bronce. En segundo
lugar, mostraré las excelencias trascendentales de Cristo, la serpiente de bronce
espiritual sobre la serpiente de bronce en el desierto.

A. Semejanzas entre Cristo y la serpiente de bronce

1. La serpiente en el desierto se parecía a Cristo en su material. La serpiente


era de bronce , no de mármol ni de oro . Al estar hecho de bronce, tipificó a
Cristo de tres maneras:

First, brass is an inferior metal and unlikely to produce such a noble effect.
What! Was a serpent of brass to heal one that was stung? If some sovereign
medicine or antidote had been applied, if the balm of Gilead had been brought,
this would have been likely to have wrought a cure; but what is there to heal—in
a serpent made of brass? This was a type of Christ; it resembled the lowliness of
His person. He did not affect outward pomp and state; He came into the world in
a lowly condition. "There was no beauty in Him, that He should be desired,"
Isaiah 53:2. Who that had looked upon Christ with a carnal eye would ever have
thought that He would be the Messiah, the glorious Healer of the world?

Segundo , el latón es un metal sólido y firme que se asemeja al poder de


Cristo. "Si hablo de fortaleza, he aquí, él es fuerte", Job 9:19. Por lo tanto, se le
llama "el Dios poderoso", Isaías 9: 6. ¡De qué fortaleza invencible era Él quien
podía soportar la ira de Dios y los pecados del mundo! Debe ser poderoso, ¡quién
podría romper las puertas del infierno y triunfar sobre Satanás en la cruz!

En tercer lugar , el bronce brilla, pero no deslumbra a los ojos. Así que Cristo,
aunque brilla en Su Divinidad, sin embargo, su naturaleza humana alivia así el
esplendor de su gloria para que podamos mirarlo ahora y no ser abrumados por la
inmensidad y el brillo de su majestad.

2. La serpiente de bronce se parecía a Cristo en su figura y forma. Aunque la


serpiente fue hecha como una serpiente, sin embargo, no era una verdadera
serpiente. Así, Cristo, como decía la Escritura, era semejante a la carne
pecaminosa, Romanos 8: 3; sin embargo, Él no era un pecador. Él fue hecho
pecado, pero no conoció pecado, 2 Corintios 5:21. Él conocía el pecado en el
peso, pero no en el acto. Él era más puro que el sol. No tenía más pecado, que la
serpiente de bronce tenía picadura o veneno.

3. La serpiente en el desierto se parecía a Cristo en su erección y


elevación. Fue levantado para que todo Israel pudiera verlo. No solo debe
enmarcarse, sino levantarse. De la misma manera, Cristo no solo debe ser un
Salvador, sino que debe ser levantado. Hay cuatro formas en que se dice que
Cristo fue levantado:

Primero , Cristo fue levantado en la aclamación de los ángeles . "De repente, el


ángel se unió a una gran multitud de otros: los ejércitos del cielo, alabando a
Dios:" ¡Gloria a Dios en los cielos más altos, y paz en la tierra a todos los que
Dios favorezca! "Lucas 2: 11-14. Los ángeles adoraban a Cristo y fueron los
heraldos para proclamar las alegres nuevas de un Salvador al mundo. Así fue
Cristo elevado en el triunfo de los ángeles.

Segundo , Cristo se levanta en la predicación del evangelio . De la misma


manera, Él es un estandarte erigido para que todos lo miren, Isaías 11:10. Es la
oficina del ministro levantar a Cristo a los ojos del mundo, sostenerlo en Su
gloria y proclamarlo como el único Mesías, y que no hay salvación en ningún
otro, Hechos 4:12.

Tercero , Cristo fue levantado sobre la cruz . El polo era, sin duda, un tipo de
cruz, y el levantamiento de la serpiente en el poste era un tipo de elevación de
Cristo sobre la cruz. Este fue un bendito levantamiento. "Y yo, si soy levantado
de la tierra, atraeré a todos los hombres hacia mí", Juan 12:32; es decir, todos los
que pertenecen a la elección. ¡Oh, cuán feliz fue para nosotros, que esta serpiente
de bronce espiritual fue erigida! El hecho de que Cristo sea levantado sobre la
cruz es la causa de que seamos elevados al cielo. Y, en el Sacramento, hay una
solemne conmemoración de la crucifixión de Cristo.

Cuarto , Cristo se eleva en nuestros corazones al contemplarlo, admirarlo y


amarlo. Levantar a Cristo en la cruz no nos salvará, a menos que Él sea levantado
en nuestros corazones. Cuando valoramos a Cristo y lo ponemos en lo más alto
en nuestros pensamientos y estima, esto es elevarlo en nuestras almas. Hay dos
cosas principales que un cristiano tiene que hacer: ¡pisotear a uno mismo y
exaltar a Cristo!
4. La serpiente de bronce se parecía a Cristo en el diseño de su elevación, y
eso era vista, conocimiento inmediato. Cuando los israelitas fueron picados,
tuvieron que mirar a la serpiente de bronce, lo que parecía implicar una secreta
esperanza de que tenían una cura. Así que Cristo fue, por lo tanto, levantado en la
cruz para que sea mirado por el ojo de la fe. El pueblo de Israel no necesitó quitar
la serpiente del poste y tocar sus llagas con ella; solo debían mirarlo y fueron
sanados. De la misma manera, no necesitamos ir a buscar a Cristo desde el cielo
(como lo hacen los papistas que lo hacen para estar corporalmente en el pan). No,
si solo lo miramos con fe, seremos curados de nuestro aguijón.

Observe cuatro cosas sobre la serpiente de bronce. Hubo cuatro casos en los que
la serpiente de bronce no habría hecho bien al pueblo de Israel, aunque se había
levantado.

En primer lugar , si la serpiente de bronce hubiera sido colocada, sin embargo,


no habían fijado sus ojos en ella, no los habría curado. Entonces, aunque
Jesucristo es levantado como un Salvador para el mundo, aún así, si esta
serpiente de bronce no es considerada creyente, Él no salvará. "El que no cree, ya
ha sido condenado", Juan 3:18. La serpiente de bronce fue hecha un tipo de
Cristo; ahora, la serpiente de bronce no curaba a todas las personas, solo a
aquellos que la miraban. De la misma manera, aquellos que, ya sea por
ignorancia o terquedad, no miran a Cristo por fe, no tienen ningún beneficio para
él.

Segundo, en caso de que el pueblo de Israel no haya mirado solo a esta


serpiente. Si hubieran establecido otra serpiente de bronce por esta y
consideraran ambas, no habrían recibido una cura. Entonces, después de que Dios
ha establecido a Cristo para ser un Salvador, si alguno se atreve a establecer otro
Salvador por Él (como los papistas que miran en parte a Cristo y en parte a sus
méritos), no pueden recibir ninguna virtud sanadora por medio de él. Para que
consideremos nuestros deberes por igual con Cristo, nuestras oraciones y
lágrimas, como esperamos que merezcan la salvación, esto es para hacer dos
serpientes de bronce, para establecer dos Cristos, y entonces no podemos ser
curados. Debemos usar deberes, pero mirar más allá de ellos a Cristo. Son buenos
deberes, pero malos Cristos. Si confiamos en nuestros deberes para la salvación,

Tercero , si la serpiente de bronce fue puesta sobre un poste; pero Israel solo
había considerado su aguijón y no a la serpiente; no se habrían curado. Entonces,
si solo miramos nuestros pecados y, por desesperación, no miramos a Cristo, no
tenemos sanidad de Él. Mantenernos alejados de Cristo debido a nuestros
pecados es un menosprecio para Cristo, como si hubiera más malignidad y
veneno en el pecado que virtud en esta serpiente de bronce. De hecho, debemos
mirar con un ojo al pecado, pero con otro ojo puesto en Cristo. Mire el pecado
con un ojo arrepentido y en Cristo con un ojo creyente . Llora por ese pecado
que mató a Cristo, ¡pero espera que el Cordero sea asesinado!

Cuarto , si Israel hubiera mirado a la serpiente de bronce; sin embargo, si


hubiera sido con un ojo de desprecio o desprecio como despreciando el remedio
que Dios había provisto, no se habrían curado. Jesucristo es levantado, pero si lo
miran como los judíos lo miraron cuando colgaba en la cruz, con un ojo no de
reverencia sino de desdén, no curará. Los socinianos blasfemos consideran a
Cristo solo como un simple hombre, y su sangre como no meritoria. Estos no
pueden ser salvados por él. "Es menospreciado de los hombres", Isaías 53:
3. Para ellos, Él no es una serpiente de bronce, ¡sino un fuego consumidor!

5. La serpiente de bronce se parecía a Cristo en el resultado y resultado de


ello. El que miró a la serpiente tuvo una cura infalible. De la misma manera,
aquel que solo puede mirar deseosamente a Cristo por fe, ciertamente es
salvo. "El que cree en él no perecerá", Juan 3:16. Nuestra miseria al principio
entró por el ojo. ¡Mirar el fruto prohibido nos deshizo, pero mirar a Cristo
correctamente nos salva!

B. Mostraré las excelencias trascendentales de Cristo , la serpiente de bronce


espiritual, sobre esa persona en el desierto. La serpiente de bronce era
inanimada; podría reparar la vida, no infundir vida. Pero Jesucristo da vida al
mundo, Juan 6:33. Sí, una vida que nunca muere, Juan 3:15, vida eterna. La vida
es dulce, ¡pero esta palabra "eterna" la hace más dulce!

La serpiente de bronce solo podría curar una picadura en el cuerpo. El Señor


Jesús sana un aguijón más mortal en nuestras almas, Salmo 103: 3. Tan
profundas eran estas heridas que solo podían ser curadas por heridas más
profundas hechas en el costado de Cristo. Él estaba dispuesto a morir para
curarnos.

La serpiente de bronce solo podía curar a aquellos que estaban a la vista. A los
que estaban lejos y en remotas partes del desierto no se les quitó su aguijón; pero
Jesucristo no cura sino a los que están lejos. "Han ido lejos de mí", Jeremías 2:
5. El este no está tan lejos del oeste como el pecador de Dios, pero aquí aparece
la virtud de nuestra serpiente de bronce espiritual. Él no cura a nadie excepto a
los que están lejos. Como los que no son solo extranjeros sino rebeldes que viven
en los territorios del diablo, Cristo les cura y los aparta del poder de Satanás,
Hechos 26:18.
La serpiente de bronce curaba a los que la miraban; pero si les faltaba el órgano
de la vista, no habría habido cura para ellos. ¿Qué hubiera hecho un israelita
pobre y ciego? Pero Cristo, nuestra serpiente de bronce, no solo nos cura cuando
lo miramos a Él, sino que, si nos falta la vista, Él nos capacita para
mirarlo. Cristo no solo nos salva cuando creemos, sino que nos da poder para
creer, Efesios 2: 8. Cristo nos unge con el bálsamo de los ojos de su Espíritu para
que podamos mirar hacia arriba y, al levantar la vista, ser sanados.

USO 1. De información. En este misterio de la serpiente de bronce, fíjate en qué


medios inverosímiles Dios a veces realiza grandes cosas. ¿Qué era una serpiente
de bronce? ¿Qué probabilidad había de que esto curara a uno que fue herido? Era
una mera imagen, una forma, y esto no se aplicóa la herida, pero solo
contemplado y mirado; sin embargo, ¡forjó una cura! La razón, con Sarah, se
habría reído de esto. Un árbol amargo arrojado a las aguas los hizo dulces para
beber. Clay y spit curaron al ciego. Preferiríamos pensar que eso cegaría nuestros
ojos. ¿Qué hay en el arcoíris para evitar un diluvio? ¿Qué es el pan y el vino en el
sacramento, que estos elementos deben ser consagrados a un misterio tan elevado
como para ser un símbolo del cuerpo y la sangre de Cristo? ¿Qué es más extraño
que que un hombre muerto acelere el mundo? Pero a Dios le encanta
desconcertar a la sabiduría humana, y hacer que grandes cosas pasen por medios
débiles y despreciables, 1 Corintios 1: 27-28.

Esto lo hace el Señor, para que su gloria resplandezca aún más. Cuanto menos
aparece en los medios externos, más se ve a Dios. Cuanto menos belleza y
esplendor hay en la piedra de carga, más se administran las virtudes de la
misma. Y cuanto menos pompa externa está en el instrumento, más se manifiesta
la sabiduría y la energía de Dios.

Dios quiere que el mundo vea qué poder hay en su institución. Dios designó a la
serpiente de bronce; por lo tanto, una palabra de bendición fue junto con ella para
sanar. "Envió su palabra y los sanó", Salmo 107: 20. En el Santísimo
Sacramento, debemos mirar por encima de los elementos. Una palabra de
bendición va junto con la institución de Dios para hacer que esta ordenanza sea
efectiva para la ampliación de Cristo y todos Sus beneficios para nosotros.

En este misterio de la serpiente de bronce, mira qué necesidad infinita tenemos


de Cristo. ¿Qué hubiera hecho un israelita picado sin una serpiente de bronce? Si
el bálsamo es necesario para alguien que está herido, si un antídoto es necesario
para alguien que está envenenado, entonces Cristo, la serpiente de bronce, es
necesario para un alma herida por el pecado.
Sí, y qué necesidad tenemos de mirar a Cristo en la celebración frecuente de la
Cena del Señor, donde Cristo, de una manera especial, se levanta. Aunque
anteriormente hemos contemplado a esta serpiente de bronce, aún así tenemos
que mirarlo. No estamos perfectamente sanados. De hecho, si Israel miró una vez
a la serpiente de bronce, estaban perfectamente curados; pero, aunque hemos
mirado varias veces a Cristo en el Sacramento, y podemos decir por experiencia
que hemos obtenido virtud de Él, aún no estamos perfectamente curados. Aunque
la culpa del pecado se quita, pero no la presencia y la inhabitación . Nuestro
sangriento problema no está del todo agotado; nuestras heridas sangran de nuevo,
nuestros pecados vuelven a estallar.

Apelo a los mejores corazones vivos. ¡Cuántas veces han sido picados por el
pecado y la tentación desde que miraron por última vez a Cristo levantado en el
sacramento! ¡Oh, qué necesidad hay de venir a esta ordenanza con
frecuencia! Aquí el Sacramento de la Cena del Señor difiere del Sacramento del
bautismo, que debe administrarse una sola vez. Este debe administrarse con
frecuencia, 1 Corintios 11:26. Si consideramos cuán fuertes son nuestras
corrupciones, cuán débiles son nuestras gracias, cuan numerosas son nuestras
necesidades, puede hacer que vengamos con frecuencia a la mesa del Señor
donde podamos tener una visión sanadora de Cristo. Aquel que no tiene oro va a
menudo a las Indias. Nuestra indigencia espiritual puede renovar nuestros
discursos a la Cena del Señor para obtener fortaleza y consuelo.

Vea en este misterio, el gabinete de la gracia gratuita se abrió, y el amor de


Dios brillando , de tres maneras:

Primero, Dios ha provisto a Cristo, esta serpiente de bronce, como un


remedio para los pecadores piadosos por el pecado. ¡Oh, infinita bondad de
Dios que, cuando nos alejamos de Él mediante la apostasía, el Señor se apiade de
nosotros y, en lugar de blandir su espada llameante, levante una serpiente de
bronce y nos haga conocer a Cristo en sus virtudes sanadoras! Malaquías

4: 2! Cuando los ángeles pecaron, no hubo serpiente de bronce para ellos. Dios
no los envió al hospital para ser sanados, ¡sino a la cárcel para ser
castigados! "Están reservados en cadenas eternas", Judas 6. ¡Oh, rica gracia
gratuita, que nos ha permitido obtener un remedio y ha descubierto una forma de
cura para todas nuestras enfermedades desesperadas!

Segundo, vea la gracia gratuita de Dios para que algunos sean sanados de su
aguijón, y no de otros. Solo hay algunos sanados. Hay un momento en que los
pecadoresvan a no ser curadas. "Habríamos sanado a Babilonia, pero ella no ha
sido sanada", Jeremías 51: 9; y hay un tiempo cuando los pecadoresno pueden ser
sanados, "No hay sanidad de tu hematoma", Nahum 3:19. ¡Ahora, Cristiano,
cuando la mayoría muere de su herida de pecado, la serpiente de bronce debería
ser enviada a ti para curarte! Oh, ¡estupenda gracia! Que Dios ponga
sumano izquierda sobre muchos de los ricos y nobles, y ponga
sumano derecha sobre ti; que el cielo debería caer a tu suerte; ¡que deberías ser
uno de esos pocos que están salvados! Clama con admiración, "Señor, ¿cómo es
que debes revelarte a mí, y no al mundo?" Juan 14:22.

Tercero, vea la gracia gratuita de Dios, que Él nos cura con términos tan
baratos. Cuando fuimos heridos de forma tan mortal, Dios no nos hizo cargo. No
debíamos traer dinero para comprar nuestra cura, ni ríos de petróleo ni gotas de
sangre; no, solo mira a la serpiente de bronce, y la cura se efectúa. "Ven sin
dinero y sin precio", Isaías 55: 1. No debemos pagar nuestra cura. Las
bendiciones espirituales son demasiado costosas para que nuestro bolso las
alcance. Cristo hizo una compra para nosotros en Su sangre. Todo lo que Él
requiere es recibirlo y estar agradecido.

Mira cuán justamente perecen todos los hombres malvados. Dios ha provisto una
serpiente de bronce, un Salvador glorioso, para que todo aquel que cree en Su
sangre pueda obtener misericordia. Dios suplica, sí, ordena a los hombres que
crean, 1 Juan 3:23. Si, por lo tanto, a través de la locura descuidan a Cristo, o en
obstinación lo rechazan, ¡cuán justo será Dios al pronunciar esa última y fatal
sentencia sobre ellos! Aquellos que perecen bajo el evangelio deben ser
doblemente condenados; el horno del infierno se calentará siete veces más
caliente para ellos, porque ellos guardaron la salvación de ellos, Hechos
13:46. ¡Los paganos perecen por la falta de una serpiente de bronce, y los
profesores perecen por despreciarla !

Jesucristo dijo, "Vengan a Mí, todos ustedes pecadores que están heridos de
culpa, y yo los sanaré. Entré en conflicto con la ira de Mi Padre. Fui herido, y de
estas heridas sangrantes sale una medicina soberana para curarlo. " Pero los
pecadores desesperados aman su enfermedad mejor que su remedio. Preferirían
morir antes que mirar a Cristo de por vida. "Israel no querría nada de Mí",
Salmos 81:11. ¡Oh, extraño delirio! La serpiente antigua, después de haber herido
a los hombres, los ha embrujado, que no quieren una cura. ¿Quién se
compadecerá de tirarse voluntariamente? ¡Cómo la misericordia aliviará sus
lágrimas al fin, y Dios triunfará en su merecida ruina!

USO 2. Miremos de manera correcta sobre esta mística serpiente de


bronce. "Mirando a Jesús", Hebreos 12: 2. La palabra griega significa la firme
fijación del ojo sobre algún bello y hermoso objeto. La fe será más útil que
cualquier otra gracia; como un ojo, aunque oscuro, era más útil para un israelita
picado que cualquier otro miembro. La fe discierne el cuerpo del Señor Para
alentar la fe, considere:

1. Cristo fue levantado en la cruz a propósito para curarnos. Cristo no tuvo


otro fin en la muerte, sino en sanar. Su sangre es un bálsamo soberano para un
alma enferma de pecado. Tales como sentir la carga de sus pecados, no deben
cuestionar la voluntad de Cristo de salvarlos cuando el mismo diseño de Su
muerte fue para curar. "Él sana el corazón roto", Salmos 147: 3. Las serpientes,
como afirman los naturalistas, sienten un gran amor por sus crías y arriesgan sus
vidas por ellas. Tan lleno de amor estaba Cristo, nuestra mística serpiente de
bronce, como para morir por nosotros. "Por cuyas llagas fuimos sanados", Isaías
53: 5.

2. Tales como no mirar hacia arriba a los méritos de Cristo, se necesitan


para la condenación. "El que no cree, será condenado", Marcos 16:16. Si los
israelitas no hubieran levantado los ojos a la serpiente de bronce, habrían muerto
por ella. Si no miras como lo hizo David ("mis ojos están siempre hacia el
Señor", Salmo 25:15) -entonces debes levantar la vista como lo hizo Dives ("en
el infierno alzó sus ojos en tormento", Lucas 16: 23). ¡Oh, por lo tanto, fijemos
nuestro ojo en la serpiente de bronce, mirando a Jesús! Busquemos el sacrificio
de la sangre de Cristo, y la nube de incienso que él envía por su gloriosa
intercesión.

OBJECIÓN. "Pero me temo que no tengo fe viva en mi alma por lo que debo
mirar hacia arriba. Aunque los israelitas fueron picados, ¡aún estaban vivos!
¡Pero qué muertos encuentro mi corazón!"

RESPONDER. Debemos distinguir entre alguien que no tiene vida y uno que no
tiene vida. Un hombre enfermo no tiene vida y no tiene ánimo para moverse; sin
embargo, no está exento de vida. Entonces, Cristiano, puedes ser sin vida y tu
gracia latente; sin embargo, la semilla de la fe puede estar viva en tu
corazón. ¿David no encontró su corazón aburrido y sin vida? Aunque no estaba
muerto en el pecado, aún estaba muerto en el servicio. ¿Por qué más rezó él,
"pruébame", Salmo 119: 25. Pero esa muerte que está en un creyente, él es
sensible, y esto discute la vida. Se lamenta por ello y nunca se va hasta que, en el
uso de los medios, haya recuperado la agilidad y la vivacidad del alma que una
vez tuvo.

OBJECIÓN. "Pero si mi fe está viva, es tan débil que temo que no recibiré
ningún beneficio de la serpiente de bronce".
RESPONDER. Si es una fe verdadera , aunque es débil , traerá la virtud de
Cristo. Supongamos que un israelita tenía solo un ojo, y ese ojo estaba
dolorido; sin embargo, mirando la serpiente de bronce, se habría curado de
inmediato. La tierna Leah podría haberse curado. Aunque tu fe es débil , se
justificará. Di como Cruciger en su lecho de muerte: "Señor, creo pero con una fe
débil, pero creo".

OBJECIÓN. "Pero mis pecados son de tal magnitud que me siento desanimado
de mirar a Cristo".

RESPONDER. Cautive el miedo y avance la fe, Marcos 5:36. Supongamos que


un israelita hubiera sido más herido y mordido que otros; sin embargo, al mirar la
serpiente de bronce, podría haber sido sanado tan bien como aquellos que
tuvieron el menor aguijón. La sangre de Cristo creyó, cura las mejores
picaduras. ¿Qué puede hacer la sangre de Dios? Curaba a Manasés tres picaduras
mortales: derramamiento de sangre, idolatría y hechicería, 2 Crónicas 33: 3-6.

La serpiente de bronce puede curar al pecador carmesí, Isaías 1:18. No hablo esto
de lo que nadie debería presumir, sino que ningún pecador quebrantado
debería desesperar .

¡Reconozcamos la maravillosa misericordia de Dios al otorgarnos la serpiente de


bronce! Oh, bendice a Dios cordialmente por Cristo quien fue levantado sobre la
cruz y se espera para nuestra consolación y salvación. ¡Cuán alegre era un
israelita que yacía ardiendo con su aguijón, cuando vio erigirse la serpiente de
bronce! Tenemos infinitamente más motivo para estar alegres por Cristo, cuya
sangre nos libera de la ira venidera, 1 Tesalonicenses 1:10. ¿Qué hubiera sido de
nosotros, si Cristo no se hubiera compadecido de nosotros y viniera al mundo? Si
Cristo no hubiera sido levantado en la cruz, ¡habríamos sido arrojados al infierno
para siempre!

Entonces, inclinemos la rodilla con toda reverencia y, con el leproso que fue
sanado, regresemos para dar gloria a Dios, Lucas 17:15.

USO 3. Deje que esto anime los corazones de todos los creyentes
verdaderos. Ustedes que ahora mira a Cristo levantado sobre la pértiga shall poco
ver lo levantó sobre eltrono! ¡Ustedes que han visto a Cristo en Su crucifixión ,
pronto lo verán en Su coronación! En resumen, ustedes que ahora contemplan a
Cristo levantado para ustedes, ¡en breve serán elevados a Él! ¡Y allí verán las
maravillas de su amor, las riquezas de su gloria, y se consolarán para siempre a la
luz de su bendito semblante!