You are on page 1of 35

CIUDADANO:

JUEZ TERCERO DE PRIMERA INSTANCIAENFUNCIONES DE CONTROL DEL


CIRCUITO JUDICIAL PENALDEL ESTADO COJEDES
SU DESPACHO.-

Nosotros, WALDEMAR NUÑEZ y KARINA FLORES GÁMEZ, abogados en ejercicio,


inscritos en el Instituto de Previsión Social del Abogado bajo los Nº 68.874 y 94.974, ante
su competente autoridad comparecemos, muy respetuosamente, en nuestras condición de
Defensores Técnicosdel ciudadano:FRAMY ALEXANDER SILVA ARCILA, titular de la
Cédula de Identidad Nº V--16.507.216, ampliamente identificado en autos anteriores, de
conformidad con lo señalado en el artículo 311 del Código Orgánico Procesal Penal, para
presentar los ARGUMENTOS PRELIMINARESde la Defensa técnica en contra de la
Acusación Interpuesta por la Fiscalía Sexagésima Novena del Ministerio Público a Nivela
Nacional con competencia en materia Antiextorsión y Secuestro y Fiscalía Quincuagésima
Novena de la Circunscripción Judicial del Área Metropolitana de Caracas, todo lo cual
paso a hacer en los siguientes términos:

INADMISIBILIDAD DE LA ACUSACIÓN
POR INCUMPLIMIENTO DE LAS CARGAS PROCESALES

Conforme a la propia Doctrina Vinculante del Ministerio Público y la


Jurisprudencia del Tribunal Supremo de Justicia (que de seguidas referiremos) la
representación Fiscal debe explicar, como parte de los presupuestos contenidos en el
artículo 308 del texto adjetivo penal, cuál es la base o sustento probatorio sobre la cual
reposan sus afirmaciones de hecho, lo cual sólo puede hacerse concatenando o
relacionando los elementos de convicción que adjunta a título de fundamentos de la
acusación, con la imputación, esto, por una parte, en aras de permitir el inexcusable
control material del acto conclusivo por parte de este órgano judicial y por otra parte,
para respetar el derecho de la Defensa técnica a ejercer la contradicción del escrito
acusatorio.

Si en la formulación de su libelo acusatorio, el Ministerio Público se atiene al


principio de la “verdad como norte en el proceso penal”, contenido en el artículo 13 del
texto adjetivo penal y sus señalamientos de hecho se basan en los elementos de convicción
incorporados a los autos a través de las diligencias de investigación, forzosamente debe
existir una adecuación o correspondencia entre los hechos afirmados (que endilga como
demostrados en la investigación) y los elementos de convicción señalados como
fundamentos de la imputación.
Esta adecuación entre los hechos demostrados en la investigación criminal, a
través de las diligencias que el titular de la acción penal pública señala en la imputación
como elementos de convicción al exponer los fundamentos de la acusación, debe a su vez
ser examinada por el Tribunal de Control para poder establecer que el libelo acusatorio
cumple con los requisitos que permiten su admisión.

La admisión sólo procede en el caso que el resultado de la investigación arroje


un fundamento serio para el enjuiciamiento oral y público del imputado.

Cito, con la venia del Tribunal, Doctrina Vinculante del Ministerio Público, contenida en
el Informe Anual del Fiscal General de la Republica 2004, Tomo I, Págs., 827-829, Oficio
DRD-25-27-013-2004, DEL 16 DE ENERO DE 2004, que tomamos de otra excelente
publicación del Dr. Bustillos, ( 1 ) extracto pertinente:

“…el legislador exige una debida fundamentación basada en los elementos de


convicción. Una imputación fundada no es solamente atribuir la comisión de un
hecho punible a determinada persona, sino que implica explicar, razonar, en fin,
dar cuenta de los soportes de la misma.” (Resaltado nuestro).

Por ello, en cumplimiento de sus cargas procesales, el Ministerio Público debe


indicar en su acusación las diligencias, en concreto, que a su juicio le condujeron a tener
por demostrados los hechos que en su conjunto conforman el delito por el cual acusa,
máxime cuando –como sucede en el presente caso- se trata eventos y circunstancias
acaecidos en fechas y lugares distintos, en los cuales además participaron varias personas.

El Fiscal General de la Republica ilustróla importancia de este aspecto de la acusación


afirmando en el Oficio DRD-25-27-013-2004, DEL 16 DE ENERO DE 2004:

“…la labor investigativa del Fiscal, así como su correcta indicación en el escrito de
acusación, es de suma importancia, ya que de ello dependerá la convicción que
obtendrá el juez respecto a si efectivamente se cometió un delito, así como si el
imputado fue autor o partícipe del mismo; pero además implica la garantía de los
derechos del imputado y la efectiva correlación de los hechos y el delito
imputado…” (Resaltado nuestro)

La Doctrina de la Fiscalía General de la Republica es Vinculante:

Oficio S/N, que se menciona en el Informe Anual del 2004, Tomo I, Pág., 110-113:

“…es la propia Ley Orgánica del Ministerio Público la que autoriza al Fiscal
General de la Republica a dictar tales circulares, que tienen carácter obligatorio en
1BUSTILLOS Lorenzo. Doctrina Penal y Procesal Penal del Ministerio
Público. 1987 al 2006. Vadell Hermanos. Caracas. 2008. Pág., 355.
el ámbito interno de la Institución, razón por la cual su incumplimiento generaría
consecuencia de orden disciplinario.” ( 2 )

El Ministerio Público, en su condición de titular de la acción penal pública, es quien


tiene la carga de PROBAR los hechos que IMPUTA y por su parte, el Tribunal de Control,
debe entonces examinar, sobre la base de los elementos de convicción traídos al proceso y
señalados por el Fiscal en su libelo acusatorio, si los hechos Imputados poseen el debido
soporte o respaldo desde el punto de vista probatorio.

Como puede apreciarse de la trascripción parcial de la Doctrina Vinculante del


Ministerio Público, se impone a los Fiscales que al exponer los elementos de convicción en
que se apoya la acusación deben indicar el fundamento que extrae de la información
indicada respecto del cuerpo del delito y de la culpabilidad:

“…no señala cuál es el fundamento que extrae de la información indicada


respecto a la efectiva materialidad del hecho o la responsabilidad de los imputados
en el mismo.” (Resaltado nuestro)

Como se desprende de esta Doctrina de la Institución, parte de la explicación o


razonamiento que debe hacer el Ministerio Público, debe estar orientada a dar a conocer
cuáles elementos de convicción considera que son demostrativos del hecho punible en su
corporeidad y cuáles en su criterio podrían demostrar la responsabilidad penal o
culpabilidad, puesto que pudiera suceder que esté satisfecho alguno de estos extremos,
verbigracia la comisión del hecho y no así la autoría o la participación de alguna persona
en su ejecución.

De allí que el examen sobre la existencia del fundamento serio debe extenderse a la
verificación de que ambos extremos (que para fines didácticos se han distinguido como
cuerpo del delito y culpabilidad) estén debidamente acreditados, sustentados a través de
prueba suficiente para vulnerar la presunción de inocencia.

Lo anteriormente expuesto, partiendo de la interpretación que la propia Institución


del Ministerio Público ha hecho respecto de la obligación del Fiscal al libelar su
acusación y que forma parte de los argumentos o alegatos sobre los cuales el Tribunal de
Control debe adentrarse y examinar a profundidad y resolver de manera motivada,
condición sine qua non para poder acoger y hacer suyas las razones por las cuales se

2
BUSTILLOS Lorenzo. Doctrina Penal y Procesal Penal del Ministerio
Público. 1987 al 2006. Vadell Hermanos. Caracas. 2008. Pág., 230.
encuentran demostrados los hechos que, de manera efectiva y precisa encuadran en un tipo
o en varios tipos penales en particular.

Si la acusación puede ser admitida y así lo pronuncia este Tribunal de Control, se


impone entonces que los elementos de convicción que incorpora a su libelo acusatorio
como “fundamentos de la imputación” constituyan en efecto los soportes de los “Hechos
Imputados”, lo cual, tomando la citada Doctrina Vinculante del Ministerio Público debió
previamente “…explicar, razonar, en fin, dar cuenta…”

Debe existir un adecuación entre los Hechos Imputados, con los Elementos de
Convicción, puesto que el auto de apertura a juicio, en la fijación judicial de los hechos y
sus circunstanciasque serán objeto del debate en la audiencia de juicio oral y público, se
deberá atener a ellos y sucedáneamente también la Sentencia del Tribunal de Juicio,
atendiendo al principio de Congruencia.

En apoyo a lo anterior, me permito traer al presente escrito extracto de una


sentencia de la Sala Constitucional, que considero pertinente:

Sentencia 1303 de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia con carácter
vinculante del 20 de junio de 2005:

“…existe un control formal y un control material de la acusación…”

El control material:

“…implica el examen de los requisitos de fondo en los cuales se fundamenta el


Ministerio Público para presentar la acusación, en otras palabras, si dicho
pedimento fiscal tiene basamentos serios que permitan vislumbrar un pronóstico de
condena respecto del imputado (…) y en el caso de no evidenciarse este pronóstico
de condena, el Juez de Control no deberá dictar el auto de apertura a juicio,
evitando de este modo lo que en doctrina se denomina la “pena del banquillo”
(Resaltado nuestro)

En este mismo fallo, se expresó con relación a la audiencia preliminar, lo siguiente:

“…es en ésta donde se puede apreciar con mayor claridad la materialización del
control de la acusación, ya que en la misma, es donde se lleva a cabo el análisis de
si existen motivos para admitir la acusación…” (Resaltado nuestro)

Y como parte del llamado control material de la acusación el Juez de Control deberá
adentrarse en los fundamentos “…que tomó en cuenta el Fiscal del Ministerio Público
para estimar que existen motivos para que se inicie un juicio oral y público contra el
acusado, realizando el Juez el mencionado estudio…” (Resaltado nuestro)
Sentencia del 3 de agosto de 2007, en el expediente 07-8000, en la cual se reitera el
contenido del pronunciamiento emanado bajo el Nº 1.500/2006, de 3 de agosto, dictada
también por la Sala Constitucional:

“…se determina que, contrariamente a lo que suele afirmarse algunos tribunales


penales, el Código Orgánico Procesal Penal no establece una prohibición absoluta,
al juez de control, de que falle sobre cuestiones que son propias del fondo de la
controversia. Lo que prohíbe la referida ley es que el juez de las fases preparatoria e
intermedia juzguen sobre cuestiones de fondo que son propias y exclusivas del juicio
oral. De allí que materias como la pertinencia, legalidad y necesidad de la prueba,
las excepciones relativas a la extinción de la acción penal (prescripción de la acción,
cosa juzgada), el sobreseimiento (atipicidad de los hechos que se investigan,
concurrencia de una causa de justificación, de inculpabilidad o de no punibilidad, la
inexistencia del hecho objeto del proceso o la no atribuibilidad del mismo al
imputado), son, indiscutible e inequívocamente, materias sustanciales o de fondo
sobre las cuales el juez de control tiene plena competencia para la valoración y
decisión.” (Resaltado nuestro)

En el caso que nos ocupa, lo que la defensa peticiona (y también decimos que lo
hacemosde manera expresa) es que el Tribunal de Control, sobre la base de los elementos
de convicción ofrecidos como fundamentos de la acusación, realice una revisión en detalle
del libelo acusatorio y de esta forma constate si la representación del Ministerio Público
ha sido consecuente con los requisitos establecidos en el artículo 308 en sus numerales 2 y
3 del texto adjetivo penal; o si por el contrario, al exponer el resultado de su investigación,
presentando los elementos de convicción sobre los cuales, a su entender, se apoyan los
hechos imputados, hace afirmaciones sobre hechos que no están demostrados con los
elementos que cita.

Haciendo nuestras también las palabras de la Sala Constitucional al enseñar en


qué consiste el denominado “Control Material”, lo que impetramos al honorable Tribunal
de Control, es que, en la ponderación y posterior resolución sobre si el pedimento Fiscal
tiene basamentos serios que permitan vislumbrar un pronóstico de condena respecto del
imputado, al proceder al examen de los requisitos de fondo aducidos como fundamentosde
la acusación, verifique si –como afirma el Ministerio Público- tales diligencias de
investigación se corresponden en su contenido con los hechos que la vindicta pública da
por demostrados.

En contraposición a lo anterior, pudiera concluirse que, o bien los hechos


afirmados por el Ministerio Público, en los cuales se sustenta su imputación, no poseen un
debido respaldo o soporte probatorio o que éstos no han sido adecuadamente expuestos o
presentados en la acusación (en cumplimiento de los numerales 2 y 3 del artículo
308ibid),se impone que esta autoridad judicial se abstenga de dictar el auto de apertura a
juicio.

Esto constituye parte esencial de la función de depuración del proceso a la cual se


alude entre otras en la sentencia comentada del 3 de agosto de 2007 que antes citamos, en
la cual la Sala dejó establecido lo siguiente:

“Al respecto, debe esta Sala reiterar que la fase intermedia del procedimiento penal
ordinario tiene por finalidades esenciales lograr la depuración del procedimiento,
comunicar al imputado sobre la acusación interpuesta en su contra, y permitir que el
Juez ejerza el control de la acusación. Esta última finalidad implica la realización
de un análisis de los fundamentos fácticos y jurídicos que sustentan el escrito
acusatorio, fungiendo esta fase procesal entonces como un filtro, a los fines de evitar
la interposición de acusaciones infundadas y arbitrarias (sentencia n° 1.303/2005, de
20 de junio).” (Resaltado nuestro)

En el supuesto que el Tribunal de Control prescinda del examen y ponderación de las


diligencias de investigación criminal que indica el Fiscal como elementos de convicción
para acreditar los hechos imputadosy resuelva admitir la acusación aun cuando en esta no
se hayan señalado cuál o cuáles son los fundamentosque extrae de los elementos de
convicción incorporados al libelo acusatorio, estará quebrantando en forma directa y
manifiesta el CARÁCTER CONTRADICTORIOdel proceso y se favorecerá al Ministerio
Público al relevarlo del cumplimiento de una carga procesal.

Prescindir de la verificación a la cual he aludido en el presente acápite y admitir la


acusación, independientemente de que el Ministerio Público de por demostrado hechos con
actas de diligencias de investigación que no señalan los hechos que el Ministerio Público
afirma o que se admita la acusación aun cuando el Fiscal no haya explicado de manera
razonada y clara en cuál o cuáles elementos de convicción apoya los hechos que imputa,
constituirá una intolerable violación a los derechos de alegación y de defensa que
amparan a mis defendidos, imponiéndole un deplorable sesgo a nuestra capacidad de
intervenir en el presente proceso penal.

Citamos, con la venia del Tribunal de Control, extracto pertinente de un pronunciamiento


emanado de la Sala Constitucional, en la cual a su vez se reflejó el criterio de la Sala de
Casación Penal:

“La Sala de Casación Penal de este máximo Tribunal ha señalado al respecto que:

“… el debido proceso es el conjunto de garantías que protegen al ciudadano


sometido a cualquier proceso, que le aseguran a lo largo del mismo una recta y
cumplida administración de justicia; que le aseguren la libertad y la seguridad
jurídica, la racionalidad y la fundamentación de las resoluciones judiciales
conforme a Derecho. Desde este punto de vista, entonces, el debido proceso es el
principio madre o generatriz del cual dimanan todos y cada uno de los principios
del Derecho Procesal Penal… ” (Sentencia N° 106, del 19 de marzo de 2003.
Tribunal Supremo de Justicia. Sala de Casación Penal. Magistrado ponente Beltrán
Haddad. Expediente N° 02-0369).

Ahora bien, la defensa material, como manifestación del debido proceso, implica en
líneas generales la facultad del imputado de intervenir en el proceso penal que
contra él se ha incoado, así como también de llevar a cabo todas las actividades
procesales necesarias para evidenciar la falta de fundamento de la potestad penal
que contra él ejerce el Estado, o cualquier circunstancia que la excluya o la
atenúe. Tales actividades se concretan básicamente en las siguientes facultades: a)
ser oído, b) controlar la prueba de cargo que podrá utilizarse válidamente en la
sentencia, c) probar los hechos que invoca a los fines de neutralizar o atenuar la
reacción penal del Estado, d) valorar la prueba producida en el juicio, y e) exponer
los argumentos de hecho y de derecho que considere pertinentes a los fines de
obtener una decisión favorable según su posición, en el sentido de excluir o
atenuar la aplicación del poder penal estatal (vid. Maier, Julio. Derecho Procesal
Penal. Tomo I. Segunda edición. Editores del Puerto. Buenos Aires, 2004, p. 546).

Sentencia de la Sala Constitucional del 30 de octubre de 2009, expediente 08-0439:

“Artículo 49. El debido proceso se aplicará a todas las actuaciones judiciales y


administrativas; en consecuencia (…)

El contenido de este derecho, se traduce en la facultad de toda persona de intervenir


en el proceso penal que contra ella se haya incoado, así como también de llevar a
cabo las actividades procesales necesarias para evidenciar la falta de fundamento
de la potestad penal que contra él ejerce el Estado, o cualquier circunstancia que la
excluya o la atenúe.” (Resaltado nuestro)

Para que esta Defensa técnica pueda evidenciar la falta de fundamento de la


acusación, resulta imprescindible que el Tribunal de Control verifique, a través del
examen de los elementos de convicción señalados por el Ministerio Público como el
fundamento de la acusación y si estos poseen la aptitud o capacidad demostrativa
suficiente como para tener por efectivamente probados los hechos imputados.

Y en contraposición a esto, si por alguna razón el órgano judicial omite el cumplimiento de


su obligación (vale decir, la de ejercer el Control Material de la Acusación), creemos que
tal proceder implicaría el quebrantamiento de Garantías y Derechos de rango
constitucional a un juicio justo con el respeto al debido al proceso, derecho a una justicia
accesible, imparcial, idónea, transparente, autónoma, independiente, responsable,
equitativa y expedita, sin dilaciones indebidas, sin formalismos o reposiciones inútiles,
todos estos consagrados en los artículos 2, 22, 23, 25, 26, 49, 51 y 257 de la Carta Magna.
En síntesis, estima esta Defensa técnica, que en cumplimiento efectivo de las funciones
atribuidas por la Constitución y el texto adjetivo penal, para resolver acerca de la
admisión o no de la acusación, este Tribunal de Control debe examinar si el Ministerio
Público cumplió con las siguientes cargas procesales:

- Señalar en forma motivada (clara, precisa y circunstanciada)los hechos


imputados;

- Indicarcuál es el soporte o sustento probatorio de los hechos imputados;

- Exponer, de manera clara y precisa, cuál o cuáles hechos considera que se


desprenden de cada uno de los elementos de convicción;

- Motivar la relación que existe entre los hechos Imputados y las diligencias de
investigación que indica como elementos de convicción;

Lo anteriormente expuesto se encuentra amparado en el artículo 308 del Código


Orgánico Procesal Penal, en la Doctrina Vinculante del Ministerio Público antes citada y
en la sentencia (también vinculante) de la Sala Constitucional, Nro., 1303, del 20-06-
05.Asimismo, en el sistema interamericano de derechos y garantías (los cuales forman
parte del bloque de constitucionalidad), en complemento a lo antes afirmado, quedaron
obligados los países suscriptores en los siguientes términos:

CONVENCIÓN AMERICANA SOBRE DERECHOS HUMANOS. Artículo 8: -


2.literal b) comunicación previa y detallada al inculpado de la acusación
formulada; c) concesión al inculpado del tiempo y de los medios adecuados para la
preparación de su defensa; (Resaltado nuestro)

PACTO INTERNACIONAL DE LOS DERECHOS CIVILES Y POLÍTICOS


DEL HOMBRE. Artículo 14. Del derecho al debido proceso: derecho de defensa,
proceso justo, juez natural e imparcial, estado de inocencia, derecho al recurso,
derecho a la indemnización, cosa juzgada en bis in idem. 2. toda persona acusada de
un delito tiene derecho a que se presuma su inocencia mientras no se pruebe su
culpabilidad conforme a la ley. 3. Durante el proceso, toda persona acusada de un
delito tendrá derecho, en plena igualdad, a las siguientes garantías mínimas: a) a ser
informada sin demora, en un idioma que comprenda y en forma detallada, de la
naturaleza y causa de la acusación formulada en su contra; b) a disponer del
tiempo y los medios adecuados para la preparación de su defensa…” (Resaltado
nuestro)

La observancia de los requisitos de la acusación antes señalados, permite el ejercicio


efectivo del derecho que asiste al imputado y a su defensor de controvertir los “hechos
imputados”, en tanto a sus fundamentos, como en laaptitud de los supuestos elementos de
convicción en que se sustenta para comprobar la comisión del delito y para comprometer
la presunta responsabilidad del imputado.

Por lo tanto, más que una mero o simple formalismo por el cual no debería
sersacrificada la justicia (artículo 257 de la Constitución), estas exigencias atañen de
manera directa al ejercicio del derecho de acción (ius ut procedeaturo derecho a proceso)
deducida de la interposición de la acusación por parte del titular de la acción penal
pública, que en los términos -entre otras- de la sentencia vinculante de la Sala
Constitucional antes mencionada, comprometen a este honorable Tribunal de Control a un
pronunciamiento expreso, positivo y preciso con arreglo a la pretensión deducida y a las
excepciones o defensas opuestas.

El examen de la acusación por parte de esta Defensa técnica, conduce a aseverar que
el Ministerio Público no expresó adecuadamente la fuente u origen de su convicción.

En lugar de cumplir con lo exigido en el artículo 308 del Código Orgánico Procesal
Penal (numerales 2,3 y 5) e indicar de forma motivada el resultado del examen uno por
uno de los elementos de convicción en que se apoya la acusación contra mi defendido y de
esta forma indicar cuál es la información que extrajo de cada uno de éstos, procedió a dar
por demostrados hechos que no se corresponden con el contenido de dichas diligencias
promovidas como fundamentos de la imputación.

Incluso, al efectuar el examen de cada una de las diligencias indicadas como


fundamentos de la imputación, la representante Fiscal correlaciona algunas de la
diligencias de investigación en cuestión con información que aparentementehabría
obtenido a partir de otras diligencias, generando confusión al no poder diferenciarse entre
lo que el Ministerio Público da por demostrado y lo que efectivamente se acredita con la
diligencia que en ese momento señala.

CAPITULO II
Oposición de la Excepción de Acción Promovida no Conforme a la Ley, prevista en el
artículo 28, Ordinal 4°, letra i en relación con el Artículo 308, Ordinal 2°, ambos del
Código Orgánico Procesal Penal al Escrito de Acusación presentado contra mi
defendido.

Para la demostración de los vicios antes denunciado cito el contenido de los folios
doscientos cuarenta y nueve (249) de las actas procesales que conforman el presente
expediente, del libelo acusatorio, en el desarrollo del acápite que la Vindicta Pública
distingue ““CAPÍTULO SEGUNDO. RELACIÓN HECHOS IMPUTADOS”, en la que
asevera partiendo en el primer aparte de referido capítulo II lo siguiente.

“(…) MURACHI ALBERTO SANTIAGO TOVAR (occiso), se encontraba en el


Punto de Control Fijo de la Guardia Nacional, ubicado en la Carretera Nacional vía
Tirado cerca de la finca el El Charquito, Municipio Rómulo Gallegos Estado
Cojedes; ya que estaba esperando una cola para que lo llevara hasta su parcela
ubicada en el Sector el Tirado del referido municipio; en ese momento los
funcionario de la Guardia Nacional que se encontraban de Guardia para el momento
observaron que por lugar venia pasando un (01) vehículo descapotado tipo rustico,
Marca Jeep modelo Wrangler, Color Verde, era conducido por el hoy imputado
ciudadano JAIRO RAMÓN PALMA BOLÍVAR, quien funge como como
Supervisor de Vigilancia de la Agropecuaria Inversiones Tirado, el mismo viajaba
con en compañía de su pareja de nombre YERANNERY, allí el Funcionario de la
Guardia Nacional le solicito el favor para que le diera la cola a la víctima
MURACHI ALBERTO SANTIAGO TOVAR (occiso),hoy occiso, donde el mismo
no se percato era la persona con quien había sostenido un problema por cuestiones
de dinero y tierra en el mismo sector tirado, donde también se vio involucrado el
otro imputado FRAMY ALEXANDER SILVA ARCILA(…)”(Subrayado y en
negrillas nuestro)

Esta premisa carece de Congruencia y no se adecua en un orden cronológico,


sistemático y lógico a la circunstancia de modo, tiempo y lugar de los hechos afirmados
por el Ministerio Público, ya que solo estaría relatando unos acontecimiento que presumen
la comisión solo del delito de HOMICIDIO CALIFICADO POR MOTIVO FÚTILES E
INNOBLE y no describe los eventos y los elementos de convicción señalados como
fundamentos de la imputación que pudieran atribuírsela a nuestro patrocinado en la
realización de alguna actividad previa desplegada CON ACTOS ANTERIORES O
SIMULTÁNEOS que describan su coautoria en tipo penal atribuidos por la vindicta
pública como lo es en grado de “CÓMPLICE NECESARIO”, de ningún modo el
Ministerio Público establece cuales son los elementos de convicción que resultan del
análisis de las actas procesales que describen còmo mi patrocinado FAVORECE O
FACILITA QUE SE REALICE el Homicidio del hoy extinto MURACHI ALBERTO
SANTIAGO TOVAR (occiso),solo se limita esta fiscalía en forma grotesca a enuncian
solo el ilícito penal precalificados y acogidos por este Órganos Jurisdiccional sin
fundamento alguno de un forma in coherente, desordenada y asistemática; acentuando
que este relato debió estar dotado de un comienzo, de un desarrollo y de un final, que
además de hallarse causal y secuencialmente dispuestos, deben adecuarse a los que
efectivamente sucedió sin alteraciones, vulnerado indudablemente también, lo que es
exigido en el único aparte del artículo 308 del Código Orgánico Procesal Penal que ha
sido descrito en el numeral segundo. Asimismo tampoco pudieron los Fiscales encargados
de la investigación verificar la preexistencia de algún hecho que generara algún tipo de
problema o situación que hubiese suscitado la aversión entre mi patrocinadoFRAMY
ALEXANDER SILVA ARCILA y el hoy OCCISO MURACHI ALBERTO SANTIAGO
TOVAR; nunca se estableció la convicción verídica de tal enemistad manifiesta; lo que
conlleva a la EXTRALIMITACIÓN ESPECULATIVA de Ministerio Público sobre unos
hechos que en ningún tiempo sucedieron.

Para la argumentación de los repetidos vicios denunciado cito el contenido de los


folios (249 y 250) de las actas procesales que conforman el presente expediente, del libelo
acusatorio, en el desarrollo del mismo acápite que la vindicta pública distingue
““CAPÍTULO SEGUNDO. RELACIÓN HECHOS IMPUTADOS; en la cual afirma

. “…..”JAIRO RAMON PALMA BOLIVAR le dijo a la víctima que se bajara del


vehículo que lo iba a matar, saco a relucir un arma de fuego, por lo que la víctima
asustado se quedó encima del JEEP, donde JAIRO le efectúo tres disparos con el
arma que tenía (…)”

Esta proposición aseverada por la Vindicta Pública es inconclusa y temeraria, al no


particularizar que calibre es el Arma de Fuego Utilizada en el hecho, sus seriales y la
experticia que deriva su conclusión para fundar la colaboración necesaria de mi
patrocinado como “CÓMPLICE NECESARIO” en la muerte de ciudadano MURACHI
ALBERTO SANTIAGO TOVAR (occiso); destacamos que para relacionar este tipo de
participación en el presente asunto, debió la Vindicta Publica vincular causalmente a mi
patrocinado como la persona que indujera al hoy occiso a montarse en el vehículo
involucrado en el hecho o ser la persona que facilitò el arma homicida a JAIRO
RAMÓN PALMA BOLÍVAR; y así cometiera tal acto dañoso; incidiendo que tales
circunstancias son insostenibles debido a que jamás mi patrocinado estuvo en el lugar
de los hechos; menos aún se desprende de las actas procesales del presente asunto que
FRAMY ALEXANDER SILVA ARCILA, proporcionaran el arma necesaria para que el
autor de los hechos le quitara la vida al ciudadano hoy extinto; por lo tanto es evidente el
rompimiento del vínculo causal entre la acción delictual que la Vindicta Pública quiere
imputar a mi hoy defendido con la condición objetiva de punibilidad del delito señalado
en el Libelo Acusatorio.
De la misma forma transcribo textualmente del Libelo Acusatorio el error de
argumentación de los fiscales encargados de la persecución penal en el presente asunto
asegurando lo siguiente:

“(…..)”de la misma forma cuando el imputado JAIRO RAMON PALMA


BOLIVAR, había asesinado a la víctimaMURACHI ALBERTO SANTIAGO
TOVAR, al momento que abrió el hueco y lo había lanzado al mismo para
enterrarlo le tomo fotografías con el teléfono celular que cargaba y de
inmediato se las envío al otro imputado de nombre FRAMY ALEXANDER
SILVA ARCILA, quien a su vez es el Jefe de Seguridad de la Finca Tirado,
como lo manifiestan los testigos promovidos por la Defensa Técnica
Privada(…)”

Visto esta aseveración, Honorable Juzgador que habrá de conocer el presente


escrito de excepciones; nada más alejado de la verdad y puntualizamos de forma
concluyente que los Fiscales Primeros del Ministerio Público del Estado Cojedes; NO
particulariza las marcas, modelos, y SIM-CARD de la empresa que presta el servicio a
los móviles-celulares incautados en la presente investigación adoleciendo así el referido
Libelo Acusatorio de una relación clara, precisa y circunstanciada del hecho punible
señalado en la causa que nos vincula; tal como es exigido en el único aparte del artículo
308 del Código Orgánico Procesal Penal que ha sido descrito en el numeral segundo;
para demostrar el aludido desacierto de la Vindicta Pública; desglosamos de las propias
actas procesales los folio199 al 201 lo asentado por el Funcionario Detective José
MARCHAN, en la experticia procesada por el donde afirma los siguiente:

“(…..)”El mismo a ser verificado a nivel de software “no” presenta mensaje


relacionados con el expediente investigado (…)”

Igualmente en las conclusiones; el ya referido Funcionario certifica lo siguiente:

“(…..)”las piezas descrita en los numerales 01, 02, 03 objeto del siguiente
peritaje, tratase de equipos de telefonía móvil,el cual recibe el nombre de
celular , diseñado con la finalidad de permitir la interrelación de personas
equidistante por medio de texto escrito (…)”

Asimismo en dictamen en cuanto a la relación de llamada y mensaje entrante y


saliente realizado por Detective Páez Daniel (folio 214), donde asevera
textualmente lo siguiente:

“(…..)”se evidencia las participación plena y contundente del ciudadano


JAIRO PALMA, de la “posible” cooperación u omisión posterioral hecho de
FRAMY SILVA (…)”

Del mismo modo atestigua el referido funcionario en el mismo dictamen pericial lo


que se describe a continuación;

“(…..)”el cual es usado por el ciudadano FRAMY SILVA, quien se


encontraba para ese momento en el perímetro de la cerda 02902, carretera
nacional valencia-tinaco , a la altura del sector Camuruco, municipio tinaco
(lugar que no correponde al lugar de los hechos para la hora del interés en
el hecho) (…)”

En este mismo orden de idea surgen innumerables dudas bajo una vaga y
trascendida narrativa no ajustada a la verdad de los Fiscales LUIS FELIPE
CABALLERO, MANUEL COROMOTO GONZÁLEZ Y JEINNY EUGENIA TOLEDO,
quienes sesgadamente y haciendo gala de un relato tardo, claramente niegan lo cierto
queriendo afirmar lo falso y así alterar la verdad de los hechos acontecido de fecha
22/05/2016, esto con el ánimo de persuadir y convencer a este Digno Juzgado de la
culpabilidad del ciudadanoFRAMY ALEXANDER SILVA ARCILA.

Tales conjetura de los Fiscales son incongruente y contrapuesta con lo que ha


indicado respecto de esta exigencia el Máximo Tribunal de Tribunal de la República.
Sala de Casación Penal; Rosa Mármol de León Fecha 06/06/2001: sentencia 0439;
expediente C010181.

“…La sala ha dicho en reiterada oportunidades que sin son varios los procesados,
debe analizarse por separado la participación de cada uno de ellos en los hechos
enjuiciados y no en forma conjunta, para de esta forma apreciar si los imputados son
“inocentes” o culpables ; y en este último caso, en atención a los hecho establecidos ,
determinar el grado de participación indicando minuciosamente los hecho cumplidos por
cada uno de ellos en el proceso ejecutivo del delito .” (Resaltado nuestro)
Del mismo modo la Fiscalía Primera del Ministerio Público del Estado Cojedes,
inclusive se apartan de lo que ha exigido el propio Ministerio Público y cito, con la venia
del Tribunal, Doctrina Vinculante Dirección de Revisión y Doctrina. Memorándum:
DRD-25-27-013-2004. Ministerio Público.

“…La narración de los hechos en el escrito de acusación…Implica la necesaria


indicación de las actuaciones pertinentes de todos los sujetos involucrados en el proceso
de acuerdo con lo establecido en el ordinal 2º del artículo 326 Código Orgánico Procesal
Penal…”. Ministerio Público Dirección de Revisión y DoctrinaDRD-25-27-013-2004.
Fecha 16-01-2004.

“….Si son varios los imputados debe fijarse con toda precisión los hechos
ejecutados por cada uno de ellos, a los fines de determinar en forma individual la
conducta ilícita en han incurrido….”. Ministerio Público. Dirección de Revisión y
DoctrinaDRD-8-007178. Fecha 2003.
“….Cuando se trata de varios los imputados a quienes se les atribuyen delitos, es
sumamente importante que en la acusación, se determine claramente los hechos que
configuran cada delito…..”. Ministerio Público Dirección de Revisión y DoctrinaDRD-7-
0008140. Fecha 10-03-2003

Para comprobar que la Vindicta Pública concurren en repetitivos vicios up supra;


reproduzco el contenido de los folios dieciocho (18), y diecinueve (19) de las actas
procesales que conforman el presente expediente, partiendo del contenido del ACTA DE
INVESTIGACIÓN PENAL suscrita en fecha 04/06/2016, el funcionario: Detective
HAIMAN NIM, adscrito a la Sub-Delegación del Cuerpo De Investigaciones Científicas
Penales y Criminalísticas del Estado Cojedes que reza textualmente lo siguiente:

“(…) me constituí en comisión integradapor el Comisario Jefe Luis Medina,


Detectives Jefe Jorge Ojeda, Clarencio Pérez, Detective José Parra, Leonel
Marciales, Sandro Arocha y Fernando Santana, hacia la población de Palma, una
vez en referida población, específicamente en la calle principal de sector Espinal,
avistamos un vehículo Marca Jeep modelo Wrangler, Color Verde, descapotado,
con dos sujeto quienes a simple vista, se visualizó que es trataba de JAIRO PALMA
(conductor del vehículo) y Framy Silva (copiloto) (…)”Omissis

Del mismo modo narra el mencionado Funcionario del Cuerpo De Investigaciones


Científicas Penales y Criminalísticas del Estado Cojedes

“(…) procediendo a manifestarle a los ciudadano que debía acompañar a la


comisión hasta la Sub Delegación, a fin de rendir nueva entrevista en torno al caso,
procediendo dichos sujetos a acompañar a la comisión(…)”

Esta premisa de hecho es falsa y ambigua, con lo detallado en el Libelo Acusatorio


cuando de forma incoherente describe que los funcionarios “estaban en oficialía de
guardia en su comando” cuando realizaron un dialogo con el hoy imputado JAIRO
PALMA Y CONFIESA EL HOMICIDIO DEL CIUDADANO MURACHI ALBERTO
SANTIAGO TOVAR;
De la Acusación Fiscal que conforman el presente expediente folios (250) se extrae
lo siguiente :

“(…)Motivo por el cual en fecha 04/05/2016, los funcionarios Comisario


Jefe LUIS MEDINA, Detective Jefe JORGE OJEDA, Detective Jefe
CLARENCIO PEREZ, Detective JOSE PARRA, Detective LEONEL
MARCIALES, Detective SANDRO AROCHA, Detective FERNANDO
SANTANA y Detective RAIMAN NIM, adscritos al Cuerpo de Investigaciones
Científicas Penales y Criminalísticas, Sub Delegación San Carlos Estado
Cojedes, quienes se encontraban en labores de servicios en oficialía de
guardia de su comando, cuando realizaron un dialogo con el hoy imputado
JAIRO PALMA, quien les notifico sobre lo sucedido con el ciudadano que se
encontraba desaparecido de nombre MURACHI ALBERTO SANTIAGO
TOVAR, informándoles sobre el lugar donde había enterrado el cadáver de
esta victima; motivo por el cual se constituyó la mencionada comisión
policial(…)”

Es incuestionable que la Representación Fiscal yerra cuando afirma


contradictoriamente que los Funcionarios actuantes se encontraban en oficialía de
guardia de su comando, cuando realizaron un dialogo con el hoy imputado JAIRO
PALMA; entonces Honorable Juez de control “COMO SE EXPLICA LA
CAPTURA DE MI PATROCINADO CON EL AUTOR MATERIAL DEL HECHO
EN LAS INMEDIACIONES DE LA POBLACIÓN DE PALMA”como se quiere
hacer ver en la referida Acta Policial siendo imposible esta tesis; ya que el
Ciudadano JAIRO PALMA se encontraba en la subdelegación del Cuerpo De
Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas del Estado Cojedes para el
momento de la confesión ,incidiéndole a este Juzgador que esta forma de actuar de
la Vindicta Publica es una grotesca y desproporcionada violación del principio de
inocencia de mi patrocinados.

Es así como puede perfectamente respetarse el derecho a la defensa del justiciable y por
ende garantizarle el debido proceso.

En este sentido, ANDREA PLACHADELL GARGALLO, en su obra EL DERECHO


FUNDAMENTAL A SER INFORMADO DE LA ACUSACION, expresó:
“Es requisito necesario para el ejercicio de su defensa que el procesado sea
informado de los hechos tal y como resultan del sumario, y respecto a los
cuales se admite la acusación y juicio oral.”

En efecto, la fase preparatoria del proceso penal venezolano, tiene ese objeto obtener los
datos necesarios para acreditar tanto el hecho delictivo como la responsabilidad de sus
autores y partícipes.

En consecuencia, debe ser congruente el hecho que se dice atribuírsele al imputado


con los datos serios obtenidos durante la investigación, con lo cual se respeta al justiciable
el derecho a la defensa, debido a que puede de ese modo contradecir con eficacia los
elementos incriminatorios, sin embargo, no es posible para el imputado sostener una
defensa material efectiva contra una acusación cuyo relato sobre el hecho no se
corresponde con los elementos de convicción obtenidos durante la investigación y menos
aun donde no se menciona que fue lo que elloshicieron (mipatrocinao).

En este sentido, el Fiscal General de la República en la Circular Nº DFGR-DFGR-DGAJ-


DRD-3-2001-004, de fecha 28 de noviembre de 2002, que fuera dirigida a los diferentes
fiscalías, girándoles instrucciones sobre el contenido estructural del escrito de acusación
y los Requisitos del mismo, expreso lo siguiente:

”…Es necesario señalar que el cumplimiento de este requisito permitirá


conocer de una manera adecuada, el hecho y sus circunstancias. Es por
ello que esa relación requiere de una exposición clara, precisa y
circunstanciada, que comprenda lugar, tiempo, modo y demás
elementos que caracterizan la comisión del delito, es decir, la narración
de cada hecho en forma cronológica, detallada correlacionada y sin
discriminación.Por consiguiente, es importante tener presente que son
los hechos contenidos en la acusación, los que van a ser considerados
por el órgano jurisdiccional para fijar el objeto del juicio. En este
sentido se reitera que no basta una narración indiferenciada de sucesos,
se requiere que éstos sean narrados, precisando claramente su relación
con él o cada uno de los imputados, según fuere el caso, lo que permitirá
verificar cuál fue el hecho que cometió o cometieron, así como también
cuándo y cómo fue realizado, elementos éstos relevantes a los efectos de
establecer la calificación jurídica, los grados de participación…”

Por los motivos, antes indicados, solicito al Juez de Control no admitir la


acusación fiscal por no cumplir la acusación presentada por Ministerio Público con los
requisitos a que se refiere el artículo 308 ordinal 2º del Código Orgánico Procesal Penal,
y proceda en consecuencia A SOBRESEER la causa a mi defendido FRAMY
ALEXANDER SILVA ARCILA.
CAPITULO III
Oposición de la Excepción de Acción Promovida no Conforme a la Ley, prevista en el
artículo 28, Ordinal 4°, letra i, en relación con el Artículo 308, Ordinal 3°

A continuación, distinguido como “CAPITULO TERCEROFUNDAMENTOS DE LA


IMPUTACIÓNELEMENTOS DE CONVICCION” (folio 251 al 254) y siguientes de las
actas procesales que conforman el presente expediente,, pasa el Ministerio Público a
exponer las diligencias de investigación que a su juicio sirven para acreditar los hechos
imputados (señalados en el “CAPÍTULO TERCERO”).
Con relación a estos supuestos elementos de convicción y las afirmaciones hechas por la
representación Fiscal con relación al contenido de cada uno de ellos, esta Defensa técnica
hace las siguientes observaciones:

1) - ACTA DE INVESTIGACION PENAL, de fecha 04/06/2016, suscrita por


los funcionarios Comisario Jefe LUIS MEDINA, Detective Jefe JORGE
OJEDA, Detective Jefe CLARENCIO PEREZ, Detective JOSE PARRA,
Detective LEONEL MARCIALES, Detective SANDRO AROCHA, Detective
FERNANDO SANTANA y Detective HAIMAN NIM, adscritos al Cuerpo de
Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas, Sub Delegación San
Carlos Estado Cojedes, quienes se encontraban en labores de servicios en
oficialía de guardia de su comando, cuando realizaron un dialogo con el hoy
imputado JAIRO PALMA, quien les notifico sobre lo sucedido con el ciudadano
que se encontraba desaparecido de nombre MURACHI ALBERTO SANTIAGO
TOVAR, informándoles sobre el lugar donde había enterrado el cadáver de
esta victima; motivo por el cual se constituyó la mencionada comisión policial,
a bordo de unidades de su comando, trasladándose hacia Sector Tirado,
Municipio Rómulo Gallegos Estado Cojedes, a fin de verificar lo antes
expuesto; cuando se trasladaban hacia el lugar observaron un vehiculo
descapotado Tipo Rustico, Marca Jeep, Modelo Wrangler, Color Verde, era
conducido por el hoy imputado ciudadano JAIRO RAMON PALMA BOLIVAR,
quien se encontraba acompañado del ciudadano FRAMY ALEXANDER SILVA
ARCILA, como copiloto, por lo que le dieron la voz de alto a los mismos, para
practicarles una inspección de personas y vehículo de conformidad con los
artículos 191 y 193 del COPP, incautándoles Un (01) Teléfono Celular marca
Samsung Modelo GT-B5330 Color Blanco y al ciudadano FRAMY SILVA _e
incautaron Un (01) Teléfono Celular marca Samsung Modelo SM-G313F
Color Negro; luego se trasladaron hasta el sitio donde hablan enterrado a la
víctima, donde luego de remover una superficie de tierra y lodo, donde
visualizaron el cadáver de una persona en avanzado estado de descomposición,
realizando las pesquisas' del caso y inspecciones técnica, además de recabar
evidencias de interés criminalísticas, procediendo a la remoción del cadáver,
trasladándolo a la Morgue del CICPC San Carlos donde se realiza la
inspección corporal del cadáver, donde se pudo apreciar las características
Físicas del ciudadano y las heridas que presentaba, además identificaron al
ciudadano de la siguiente manera: MURACHI ALBERTO SANTIAGO TOVAR,
posteriormente se trasladaron hasta el área Técnica a fin de verificar los
posibles registro o solicitudes que pudiera presentar el hoy occiso,
corroborando que el mismo no presentaba registros policiales. (Folios).

Es evidente que el Ministerio Público no está indicándole al Tribunal de Control las


circunstancias de hecho que a su entender se desprenden de este supuesto elementos de
convicción. El Ministerio Público, en lugar de informar cuál o cuáles hechos se
desprenden del contenido del acta policial y cuál es la relación entre ese hecho y la
imputación, señala otros hechos que no se corresponden con lo señalado por los
funcionarios actuantes. Conjuntamente la Vindicta Pública yerra al no construir con
dicho elemento de convicción una relación directa del ciudadano FRAMY ALEXANDER
SILVA ARCILA, con el delito atribuido por esta Representación Fiscal, toda vez que la
misma no se desprenden fehacientemente no solo las circunstancias relativas al lugar,
tiempo y modo en que se sucedió el ilícito penal que hoy resultan objeto de
pronunciamiento Fiscal, sino la forma de la aprehensión y las circunstancias que
rodearon el procedimiento irregular donde resulto privado de libertad el funcionario
policial Imputados en la presente causa.

Por lo tanto, el Ministerio Público se aparta del contenido de la referida acta


policial, aduciendo que la misma contiene menciones sobre hechos que en realidad no
están contenidos en dicha escrito, puesto que no fueron afirmados ni por los
funcionarios actuantes, ni por las presuntas víctimas, infestando el libelo acusatorio del
vicio de inmotivacion, incurriendo en consecuencia en una violación de los numerales 2
y 3 del artículo 308 del texto adjetivo penal.

Honorable Juzgador la aludida Acusación no es un acto mecánico destinado a


exponer una historia y señalar una lista, rol o elenco de actuaciones, sino una función
importantísima del Estado mediante la cual, entre otras cosas, el fiscal debe conseguir
convencer racionalmente al Juez de Control de que es procedente el enjuiciamiento del
imputado.

Si bien es cierto, que el Ministerio Público en su escrito acusatorio, señala los


presuntos elementos de convicción que a su criterio obran contra nuestro patrocinado,
esto no es, sino una enumeración de actos de declaración del expediente, que en
muchos de los casos no se desprende el convencimiento que dice la acusación obtener de
ellos; estos elementos de convicción deben traducirse en manifestaciones claras que
recojan una argumentación y NO UNA SIMPLE LISTA O ELENCO DE
DILIGENCIAS.
Destacamos que el Ministerio Público hace una afirmación que constituye más
una inferencia o razonamiento que la expresión de los hechos que se desprenden de la
diligencia que exhibe como supuesto elemento de convicción.

ES UNA SUERTE DE COPIAR Y PEGAR, abultando de contenidos inútiles,


realzándole a este juzgador que los Representantes Fiscales, hacen las afirmaciones de
una manera muy genérica, repetitiva e impertinente, al querer explicar cada uno de los
presuntos elementos de convicción y para nosotros detallar los consecuentes errores de
sintaxis y argumentación jurídica incurridos a lo largo de más de ciento veintisiete
páginas que comprende la Acusación Fiscal y actuaciones complementarias , sería cargar
en demasía al Tribunal, basta con la “letanía” que se observa a lo largo del contenido del
referido libelo acusatorio.

De lo anteriormente señalado se desprende que el Ministerio Público “NO”


explicò con claridad y suficiente especificidad los hechos que se desprenden de las
diligencias de investigación criminal, invocadas como los supuestos elementos de
convicción que obran en autos en contra de mi defendido, sino que por el contrario, al
exponer los fundamentos de la acusación ensaya afirmaciones de hechos que “NO” se
compaginan o reflejan con el contenido de tales diligencias de investigación criminal, de
forma que resulta imposible conocer si se trata de hechos realmente demostrados o son
simples conjeturas o elucubraciones del titular de la acción penal pública.

Considera esta defensa que este aspecto formal de la acusación, no está


circunscrito a la exigencia de señalar los fundamentos de la imputación, sino que las faltas
antes denunciadas poseen un reflejo respecto de los hechos que imputa el Ministerio
Público en su acusación, como un todo inseparable: hechos imputados y fundamentos de
la imputación.

En este sentido, la acusación, lejos de ofrecer una base segura y clara, contiene
señalamiento de hechos que no están acreditados o que por lo menos el Ministerio
Público no ha sabido o podido argumentar de manera coherente; y ello se evidencia
cuando la vindicta pública incluye hechos y hasta la presunta responsabilidad en grado de
Cómplice Necesario una personas (FRAMY ALEXANDER SILVA ARCILA) en su
comisión, sin que haya podido acreditar el inexcusable factor de conexión.

Esta situación ha sido descrita por la doctrina, de la cual citamos las palabras del
Profesor Dr. Marcelo Sancinetti:
“(…)Se presupone que si el fiscal ni siquiera puede identificar el hecho
concretamente es porque o bien carece de pruebas sobre él, o bien ignora el
hecho concreto (lo que es similar), o bien quiere restringirle al acusado su
posibilidad de defenderse en razón de que el hecho concreto, en verdad
conocido, no constituye infracción jurídica de la que se trata; y no se puede
pasar por alto la exigencia diciendo que se omite la descripción concreta del
hecho porque de todos modos “está probado” (un círculo vicioso). Por otra
parte, a la inversa, si realmente el hecho de la instigación “ está probado”
¿por qué no está individualizado?.” (3)

Honorable juzgador de Control, en el examen de este asunto, deberá considerar


además que el Ministerio Público no ha explicado de manera clara, circunstanciada ni
precisa, cómo acredita cada una de las acciones que a su entender constituye la comisión
del delito por los cuales acusó a mi defendido, cuando lo menos que debía haber hecho
era indicar con cuáles elementos de convicción demuestra cada uno de estos cargos.

La falta de bases o fundamentos de la acusación es en tal extremo palmaria o


evidente, cuando en ninguno de los supuestos elementos de convicción que expone el
Ministerio Público se afirma acreditada la comisión del delito y la coautoría de mi
patrocinado como lo es la Complicidad Necesaria en los hechos acontecido el 22 de mayo
del año 2016.

Esta Defensa técnica es de la opinión que la forma como aparecen expuestos los
supuestos elementos de convicción, limita inconstitucional e ilegalmente nuestras
posibilidades de ejercer la inexcusable contradicción y por otra parte, al no ofrecer
suficiente claridad en los argumentos en que se sustenta el libelo acusatorio, resultará
inviable la fijación judicial de los hechos por parte de este Tribunal de Control, a menos
que se aparte de su condición de tercero imparcial y asuma la actividad de alegación y
carga de prueba que corresponde al Ministerio Público.

Con fuerza en lo antes expuesto, interpongo y pido se declare CON LUGAR la


excepción contenida en los literales “e” e ”i” del numeral 4 del artículo 28 del Código
Orgánico Procesal Penal, puesto que la acción se ha interpuesto en forma y condiciones
que, por ser contrarias a los derechos y garantías de rango constitucional y legal
consagrados a favor del Imputado en los procesos penales, incumplen las condiciones o los

3SANCINETTI, Marcelo. “La Nulidad de la Acusación por Indeterminación del Hecho y el Concepto de
Instigación”. EditorilAd.hoc, Buenos Aires Julio de 2001. Págs., 48 y 49
requisitos de procedibilidad de la acción penal conjuntamente con la formalidad de 308,
Ordinal 3°, ambos del Código Orgánico Procesal Penal.

Como pretensión subsidiaria, ante el evidente quebrantamiento de las cargas


impuestas por el Código Orgánico Procesal Penal a la actividad de ejercicio de la acción
penal, solicito que en resguardo de la garantía al debido proceso y al derecho a la defensa,
NO ADMITA la acusación propuesta, decrete el SOBRESEIMIENTO de la presente
causa, habida cuenta de los defectos en la promoción de la acción penal en los cuales
incurrió el Ministerio Público, de conformidad con lo previsto en el numeral 3 del artículo
313, en relación con el numeral 2 del artículo 20 ambos del Código Orgánico Procesal
Penal.

CAPITULO IV
Oposición de la Excepción de Acción Promovida no Conforme a la Ley, prevista en el
artículo 28, Ordinal 4°, letra i y e en relación con el Artículo 308, Ordinal 4°, ambos del
Código Orgánico Procesal Penal, al Escrito de Acusación presentado contra mi
defendido.
Honorable Juzgador
El escrito acusatorio debe contener una correlación lógica, entre el hecho punible y
los preceptos jurídicos-penales aplicables al caso concreto, por cuanto no basta con la
relación clara, precisa y circunstanciada de los hechos, sino que debe señalarse el tipo
penal en el cual encuadra dicha conducta, en aras del sagrado derecho a la defensa, y en
pro del principio de congruencia que debe existir entre la Acusación y la Sentencia. Es
decir, el Órgano encargado de la persecución penal debe adaptar bajo las premisas de la
lógica formal el acto humano voluntario ejecutado por el sujeto a la figura descrita por la
ley como delito. Es la adecuación, el encaje, la subsunción del acto humano voluntario al
tipo penal. Si se adecua es indicio de que es delito. SI LA ADECUACIÓN NO ES
COMPLETA NO HAY DELITO.
Visto lo inmediato anterior, del libelo acusatorio se desprende textualmente lo
siguiente:
“(…)“otro imputado de nombre FRAMY ALEXANDER SILVA
ARCILA, quien a su vez es el Jefe de Seguridad de la Finca Tirado, como lo
manifiestan los testigos promovidos por la Defensa Técnica Privada y el mismo
también Funge como Funcionario Activo de la Policía del Estado Cojedes, ya
que el mismo también había tenido problemas con la víctima. Lo que refleja
la contumacia, relación y conocimiento que tenían ambos imputados en los
hechos delictivos cometidos contra la víctima en la presente causa, ya que los
mismos mantenía constante comunicación telefónica y tenían planificado
esta acción contra la víctima, tanto asi que el imputado FRAMY
ALEXANDER SILVA ARCILA, siendo funcionario policial activo (…)

Estas premisas son una EXTRALIMITACIÓN ESPECULATIVA de Ministerio


Público; que no logra determinar el vínculo causal con el delito que se imputa; más aún
con la “creída” coautoría de mi patrocinado. Enfatizando inclusive que la Vindicta
Publica no estableció la modalidad de participación criminal de FRAMY ALEXANDER
SILVA ARCILA en el hecho delictivo como lo HOMICIDIO CALIFICADO POR
MOTIVOS FUTILES E INNOBLES
El artículo 83 del Código Penal, estipula lo siguiente:
“(…) Cuando varias personas concurren a la ejecución de un hecho punible,
cada uno de los perpetradores y de los cooperadores inmediatos queda sujeto a
la pena correspondiente al hecho perpetrado. En la misma pena incurre el que
ha determinado a otro a cometer el hecho (…)”.

Por su parte, el artículo 84 del citado texto sustantivo penal, señala que:
“(…) Incurre en la pena correspondiente al respectivo hecho punible, rebajada por
mitad, los que hayan participado de cualquiera de los siguientes modos:
1. Excitando o reforzando la resolución de perpetrarlo o prometiendo asistencia y
ayuda para después de cometido.
2. Dando instrucciones o suministrando medios para realizarlo.
3. Facilitando la perpetración del hecho o prestando asistencia o auxilio para que se
realice, antes de su ejecución o durante ella. La disminución de pena prevista en este
artículo no tiene lugar, respecto del que se encontrare en algunos de los casos
especificados, cuando sin su concurso no se hubiera realizado el hecho (…)”.
(Destacado agregado).
Las disposiciones legales antes transcritas, regulan la concurrencia de varias
personas en la comisión de un hecho punible, así como, ESTABLECEN LAS
“DISTINTAS” MODALIDADES DE PARTICIPACIÓN EN EL ILÍCITO PENAL
CORRESPONDIENTE.
De igual forma, califican el modo de participación de cada persona que concurra en
la comisión del delito, categorizando los grados de participación en, coautoría,
cooperación inmediata, instigación, complicidad (denominada doctrinariamente no
necesaria o secundaria) y complicidad necesaria (también denominada
doctrinariamente primaria).
Por último, regulan la pena a aplicar en cada uno de dichos supuestos, estableciendo
de manera particular, en el caso de la complicidad necesaria, una prohibición de
rebaja de pena para aquél quien su participación no se hubiese perpetrado el delito.
Para la argumentación de los repetidos vicios denunciado ut supra , cito el
contenido de los folios (254) de las actas procesales que conforman el presente
expediente, del libelo acusatorio, en el desarrollo del mismo acápite que la vindicta
pública distingue ““CAPÍTULO CUARTO PRECEPTOS JURICOS APLCABLES; en la
cual afirma:

“(…)“Contra los ciudadanos JAIRO RAMON PALMA BOLIVAR y


FRAMY ALEXANDER SILVA ARCILA, por la comisión del delito de
HOMICIDIO CALIFICADO POR MOTIVOS FUTILES E INNOBLES, previsto
y sancionado en el Articulo 406 ordinal Io del Código Penal, en perjuicio del
ciudadano: MURACHI ALBERTO SANTIAGO TOVAR (OCCISO). (…)

Ciudadano Juez de Control


Es innegable que la Vindicta Pública, no explica bajo la premisas del silogismo
jurídico la singularidad que se señala en la imputación de mi patrocinado; destacando
que lo más grave de tal actuación; es que aún desconocemos cual es la modalidad que
describe la Ley Sustantiva penal para verificar el tipo de participación que se le imputo a
FRAMY ALEXANDER SILVA ARCILA, de los ya especificados en los articulo 83 y 84
del Código Penal vigente. Lo cual demuestra fehacientemente que los Fiscales LUIS
FELIPE CABALLERO, MANUEL COROMOTO GONZÁLEZ Y JEINNY EUGENIA
TOLEDO se extienden en una actividad procesal, artera , caprichosa, vaga e infundada
desde una perspectiva jurídica, que afirman una vez más la ARBITRARIEDAD DEL
MINISTERIO PÚBLICO, cuando este se convierte en UNA MAQUINA DE
ACUSACIÓN; incidiendo que su trama es tener privado de libertad de forma arbitraria
al encausado y su norte no seas la justicia sino el perseguir el delito a toda costa sin
fundamentos y con débiles elementos de convicción o de juicio.
Finalmente para reforzar confesion

Con fuerza en lo antes expuesto, interpongo y pido se declare CON LUGAR la


excepción contenida en los literales “e” e ”i” del numeral 4 del artículo 28 del Código
Orgánico Procesal Penal, puesto que la acción se ha interpuesto en forma y condiciones
que, por ser contrarias a los derechos y garantías de rango constitucional y legal
consagrados a favor del Imputado en los procesos penales, incumplen las condiciones o
los requisitos de procedibilidad de la acción penal conjuntamente con la formalidad de
308, Ordinal 4°, ambos del Código Orgánico Procesal Penal.
Como pretensión subsidiaria, ante el evidente quebrantamiento de las cargas
impuestas por el Código Orgánico Procesal Penal a la actividad de ejercicio de la acción
penal, solicito que en resguardo de la garantía al debido proceso y al derecho a la defensa,
NO ADMITA la acusación propuesta, decrete el SOBRESEIMIENTO de la presente
causa, habida cuenta de los defectos en la promoción de la acción penal en los cuales
incurrió el Ministerio Público, de conformidad con lo previsto en el numeral 3 del artículo
313, en relación con el numeral 2 del artículo 20 ambos del Código Orgánico Procesal
Penal.
CAPITULO V

OPOSICIÓN DE EXCEPCIÓN
LA ACUSACIÓN SE FUNDAMENTA
EN PRUEBA ILÍCITAMENTE OBTENIDA

La acusación que hoy nos corresponde contestar, se basa en prueba obtenida o


proveniente de un medio o procedimiento ilícitos.

“(…) me constituí en comisión integrada Comisario Jefe Luis Medina, Detectives


Jefe Jorge Ojeda, Clarencio Pérez, Detective José Parra, Leonel Marciales, Sandro
Arocha y Fernando Santana, hacia la población de Palma, una vez en referida
población, específicamente en la calle principal de sector Espinal, avistamos un
vehículo Marca Jeep modelo Wrangler, Color Verde, descapotado, con dos sujeto
quienes a simple vista, se visualizó que es trataba de JAIRO PALMA (conductor
del vehiculo) y Framy Silva (copiloto) (…)”Omissis

“(…) procediendo a manifestarle a los ciudadano que debía acompañar a la


comisión hasta la Sub Delegación, a fin de rendir nueva entrevista en torno al caso,
procediendo dichos sujetos a acompañar a la comisión
(…)” (Sic.)

En efecto, el honorable Tribunal de Control debedejar constancia de su criterio con


relación a rendir nueva entrevista (llamada Acta Policial) de mi defendido,acordándose
que la misma no podrá ser utilizada en su contra, ya que los funcionarios actuantes,
violando Derechos, Garantías de rango constitucional y legal de mi defendido utilizaron
información obtenida en violación directa de sus Derechos y Garantías de rango
constitucional y legal.

Esa nueva entrevista verbal, los funcionarios actuantesluego de haber entrevistado a


los ciudadanos: JAIRO RAMÓN PALMA BOLÍVARyFRAMY ALEXANDER SILVA
ARCILA, sostienen que el primero de los prenombrados admite haber realizado el acto
homicida y señalan a mi patrocinado en una participación que no pudo ser verificada,
pero lo cierto es que al continuar con el análisis correspondiente observamos lo siguiente:
“(…)en donde luego de visualizar todos los elementos de convicción que demuestran
la participación directa del ciudadano: Jairo Ramón Palma Bolívar y la
cooperación u omisión de denunciar por parte del ciudadano: FramyAlexander Silva
Arcila

Dicha entrevista fue tomada por funcionarios policialesen el curso de una investigación
penal, y ya como habían sido señalados como investigados al ciudadano FRAMY
ALEXANDER SILVA ARCILA:,posterior a la entrevista es que se les imponen de sus
derechos legales y constitucionales, en una franca y grotesca violación al derecho a la
defensa, pues ya en la situación de vulnerabilidad en qué se encontraban ameritaban
contar con un abogado de confianza, toda vez que del contenido de esa entrevista verbal se
derivaron consecuencias con respecto a su status o condición dentro del presente proceso
penal, cabe destacar que luego de imponerle su derechos en fecha 03 de Junio del
corriente como se verifica en los folios 9 y 10 de la actas procesales que conforman el
presente expediente es un día después el 04 de Junio cuando se dicta que se dicta orden
de aprehensiónlo que decir que mi patrocinado fue privado ilegítimamente de libertad.

En razón de ello, a partir de ese momento, en lo que respecta a la asistencia y


representación de mi defendida en el presente proceso penal, se ha producido y reiterado
una intolerable situación de menoscabo de sus derechos y garantías de rango
constitucional y legal que integran al debido proceso, especialmente aquellos atinentes al
ejercicio efectivo del derecho a la defensa y el principio de igualdad de las partes en el
proceso.

El Principio de Defensa Contradictoria ha de verse complementado con el de


igualdad de armas en el proceso y en el ejercicio de los recursos, de manera tal que esa
posibilidad de alegación y prueba sea real y efectiva para las partes comparecidas en
estos últimos. La posibilidad de que exista una defensa contradictoria no queda satisfecha
por el simple hecho de permitírsele al imputado o a su defensor la oportunidad de solicitar
diligencias de investigación y a presentar sus alegaciones de hecho y de derecho; más allá,
debe concretarse esa posibilidad con la efectiva realización de ese derecho, materializada
en la búsqueda y obtención de las pruebas de descargo, incluso de aquellas cuya práctica
le pueda ser racionalmente exigidas al Ministerio Público.

Por ello, esta defensa considera que estamos en presencia de una autoridad
usurpada por los funcionarios policiales quienes no podían entrevistar a unas personas
señaladas por los elementos de convicción recabados hasta ese momento y por los actos de
procedimiento (artículo 126 del Código Orgánico Procesal Penal).
Las consecuencias –respecto a la invalidez de esta actuación policial- se encuentran
expresamente previstas en la Constitución de la República:

Constitución de la República, artículo 138:

“Artículo 138. Toda autoridad usurpada es ineficaz y sus actos son nulos.”
(Resaltado fuera del texto)

Consideramos pertinente traer a este escrito la Doctrina de Carácter Vinculante del


Ministerio Público emanada de la Dirección de Consultoría Jurídica, Oficio Nº DCJ-5-
2898-2003-49104, con relación a la declaración del imputado. Cito esta doctrina tomada
de una de las excelentes publicaciones del Doctor Lorenzo Bustillos ( 4 )

Informe Anual del Fiscal General de la República 2003, Tomo I, Pág., 349-354:

“…debe rendir declaración en presencia de su abogado, so pena de nulidad del acto,


operador de justicia que una vez designado por cualquiera de las formas instauradas
en la ley adjetiva penal, deberá aceptar el cargo y jurar desempeñarlo fielmente ante
el juez… …constituye un requisito sine qua non cuya inobservancia acarrea la
nulidad del acto efectuado, y consecuencialmente, la causa se retrotraerá al estado
de darse cumplimiento al violado precepto, ello sobre la base de lo establecido en el
artículo 191 del Código Orgánico Procesal Penal.

La intervención, asistencia y representación del imputado son formas concretas de


expresión del derecho a la defensa, cuya inobservancia conlleva a la nulidad
absoluta del acto menoscabándosele de esta manera la prenombrada garantía
constitucional, la cual debe estar presente en todo estado y grado del proceso y de la
investigación.”

La Defensa técnica supone que los honorables Fiscales conocen la Doctrina de la excelsa
Institución que representan y que, como finaliza el citado informe, constituye un principio
de Obligatorio Cumplimiento:

“En conclusión, una actuación contraria a la prevista en nuestro ordenamiento


jurídico violentaría por una parte, postulados constitucionales y procesales tendentes
a garantizar el debido proceso –derecho a la defensa- principio de obligatorio
cumplimiento por parte de los fiscales del Ministerio Público, y por otro lado, el
supremo deber que tienen los funcionarios en mención de desplegar sus funciones
con estricta sujeción a la Constitución, los tratados internacionales y las leyes.”

De igual forma el artículo 127 (numeral 1) ibid señala el derecho del imputado a ser
informado de forma clara y específica de los hechos que se le imputan, esto se inicia con
la exposición que, en el caso de la imputada debía hacer el Ministerio Público antes de
tomársele declaración, con el objeto de que una vez informados e imputados sobre los
hechos por los cuales se les investiga, pudieran ejercer su derecho a ser oídos y de esta

4
BUSTILLOS Lorenzo. Doctrina Penal y Procesal Penal del Ministerio Público, 1987 al
2006. Hermanos Vadell Editores. Caracas. 2008. Págs., 459 a 461.
forma garantizarle la defensa de los derechos e intereses legítimos, mediante la puesta en
conocimiento del acto o resolución que los provoca.

En una sentencia de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia a la


cual se le atribuyó Carácter Vinculante, la Sala dejó asentado su criterio con relación a la
inviolabilidad del derecho a la defensa, en todo estado y grado de la investigación y del
proceso:

Sentencia 875 del 30 de mayo de 2008 de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de
Justicia:

“Una de las manifestaciones de este derecho antes mencionado, es el derecho


fundamental a la defensa y a la asistencia técnica en todas las actuaciones judiciales
y administrativas que los órganos del poder público tramiten en sus relaciones con el
ciudadano, siendo este derecho inviolable en todo estado de la investigación y del
proceso, a fin de garantizar a toda persona el conocimiento previo de los cargos por
los que se le investiga y las pruebas que obran en su contra, así como disponer del
tiempo adecuado para reparar los medios con los cuales se defienda y,
principalmente, el derecho a recurrir del fallo adverso en procura de una revisión
superior, tal como lo dispone el artículo 49.1 de la Constitución de la República
Bolivariana de Venezuela (Sentencia n° 482/2003, del 11 de marzo).”

De lo anterior se desprende entonces, que el imputado goza del derecho a la


asistencia técnica, esto es, a ser asistido, desde los actos iniciales de la
investigación, por un defensor que éste designe -abogado de su confianza- o por un
defensor público, ello en razón de ser dicho derecho una manifestación del derecho
a la defensa (Sentencia n° 3.654/2005, del 6 de diciembre). En efecto, este derecho
del imputado no es un mero requisito formal, ya que se trata de un verdadero
derecho fundamental, y su incumplimiento impide la continuación del proceso e
incluso el ejercicio de otros derechos asociados a la tutela judicial efectiva (por
ejemplo, el acceso a los recursos).

Sobre el derecho a un abogado defensor, JAUCHEN afirma lo siguiente:

“La defensa técnica es la ejercida por abogado, quien debe desplegar una actividad
científica, encaminada a asesorar técnicamente al imputado sobre sus derechos y
deberes, controlar la legalidad del procedimiento, la exposición crítica de los
fundamentos y pruebas de cargo desde el doble enfoque de hecho y derecho, destacar
las pruebas y argumentos de descargo, recurrir la sentencia condenatoria o la que
imponga una medida de seguridad (Cfr. JAUCHEN, Eduardo. Derechos del
Imputado. Editorial Rubinzal - Culzoni. Buenos Aires, 2005, p. 420).” (Resaltado
fuera del texto)

La Acusación se basa entonces en una prueba ilícitamente obtenida. El Ministerio


Público usó un acta policial en la que se entrevistó a unas personas investigadas,
declaración que violó groseramente las normas que hemos invocado y, siendo que el acto
conclusivo se apoya en un acto cumplido en contravención y con inobservancia de las
formas previstas en el texto adjetivo penal y en la Constitución de la República, de lo cual
se deriva la consecuencia prevista por nuestro legislador en el artículo 175 también del
texto adjetivo penal:

“Nulidades Absolutas
Artículo 175. Serán consideradas nulidades absolutas aquellas concernientes a la
intervención, asistencia y representación del imputado o imputada, en los casos y
formas que este Código establezca, o las que impliquen inobservancia o violación
de derechos y garantías fundamentales previstos en este Código, la Constitución de
la República, las leyes y los tratados, convenios o acuerdos internacionales
suscritos y ratificados por la República Bolivariana de Venezuela.”

El artículo 181 del texto adjetivo penal interdicta la información que provenga de medios
que violenten los derechos fundamentales del imputado. El derecho a la defensa es un
derecho fundamental.

“Licitud de la Prueba
Artículo 181. Los elementos de convicción sólo tendrán valor si han sido
obtenidos por un medio lícito e incorporados al proceso conforme a las
disposiciones de este Código.
No podrá utilizarse información obtenida mediante tortura, maltrato, coacción,
amenaza, engaño, indebida intromisión en la intimidad del domicilio, en la
correspondencia, las comunicaciones, los papeles y los archivos privados, ni la
obtenida por otro medio que menoscabe la voluntad o viole los derechos
fundamentales de las personas. Asimismo, tampoco podrá apreciarse la
información que provenga directa o indirectamente de un medio o procedimiento
ilícitos”

Tomando la exposición del Ministerio Público contenida en el acto conclusivo,


claramente se observa que el Ministerio Público se valió de información –que por las
razones antes expuestas- fue obtenida de manera ilícita.

Estamos frente a una actuación cuya Nulidad Absoluta se encuentra expresamente


previsto o señalado por el texto adjetivo penal. “El principio es que será nulo todo acto
procesal cuyo efecto esté específicamente previsto por la Ley” (5) y en el caso que hoy
denunciamos ante este Tribunal, los motivos de la nulidad que se pide sea declarada
atañen a garantías que informan al debido proceso, entendiéndolo como el marco o
espectro dentro del cual se sitúan las más elementales bases del respeto a los justiciables
como partes o sujetos de un proceso.

En particular, lo que se peticiona es precisamente que se haga efectiva la


prohibición de indefensión y sea censurada la privación o limitación del derecho de

5
DESIMONI Luis. Ricardo TARANTINI. La Nulidad en el Proceso Penal. Ediciones Depalma
Buenos Aires. 1998. Pág., 30.
defensa, en la procuración de la real y verdadera tutela judicial efectiva que se encuentra
obligado garantizar este órgano judicial. Una efectiva regulación judicial conlleva a que
se prive de efectos a lo que se obtiene a partir de tal actividad que deviene de la infracción
o quebrantamiento de tan elementales reglas procesales, en tanto estas estén erigidas como
verdaderas garantías de justeza.

Esta inobservancia de las formalidades previstas para el acto de la declaración del


imputado, configura una inejecución de la ley procesal y por ende una irregularidad del
proceso que constituye un defecto de actividad o de construcción (error in procedendo),
siendo que la propia ley prevé las consecuencias de dichas infracciones a normas en cuya
observancia están implicados el orden público.

Además, la situación jurídica infringida no quedaría subsanada únicamente con la


declaratoria de Nulidad de la referida acta policial en tanto que contiene una declaración
ilícitamente obtenida de nuestra defendida, sino que su Nulidad debe extenderse a los actos
de investigación que tuvieron lugar con posterioridad y que dependen causalmente de ésta.

En este estado, con fundamento en lo anteriormente expresado, esta defensa


procede de manera formal a oponer la EXCEPCIÓN referida al Incumplimiento de las
Condiciones o Requisitos de Procedibilidad de la Acción.

En atención a las anteriores consideraciones, que indefectiblemente deben producir la


declaratoria de HA LUGAR el pronunciamiento por parte del honorable Tribunal de
Control respecto de la procedencia de la excepción contenida en el literal “e” del numeral
4 del artículo 28 del Código Orgánico Procesal Penal, relativo al Incumplimiento de las
Condiciones Objetivas de Procedibilidad la cual oponemos seguidamente.

Como apuntáramos ut supra, el Ministerio Público usó en su escrito acusatorio,


una actuación de su órgano auxiliar de investigación que viola de manera flagrante,
grosera y directa derechos y garantías de rango constitucional y legal que amparan a mi
defendido, ciudadano. FRAMY ALEXANDER SILVA ARCILA.

A decir de la distinguida representación del Ministerio Público, dicha Acta Policial en la


se encuentra inserta “la entrevista verbal” rendida por mi defendido, en la sede de Sub
Delegación San Carlo del Cuerpo de Investigaciones Cientifica Penales Coordinación de
Investigaciones de la Oficina de Respuesta a las Desviaciones Policiales del Cuerpo de la
Policía Nacional Bolivariana:
“(…) Dicho elemento de convicción relaciona directamente a la imputada con los
delitos atribuidos por esta Representación Fiscal, toda vez que de la misma
sedesprenden fehacientemente no solo las circunstancias relativas al tiempo y modo
en que se sucedió el ilícito penal que hoy resultan objeto de pronunciamiento Fiscal,
sino la forma de la aprehensión y las circunstancias que rodearon el procedimiento
donde resultaron aprehendidos los funcionarios policiales Imputados en la presente
causa: RODRIGUEZ FRANCIA JESÚS ENRIQUE y GARCIA PIMENTEL
SUSANGELA MERCEDES, los cuales se apropiaron y distrajeron en provecho
propio bienes en resguardo del organismo policial, los cuales fueron incautados en
el procedimiento policial de fecha 07-03- 13, siendo plasmado en el acta policial
unos hechos y circunstancias que no se corresponden con lo denunciado por el
ciudadano Freddy Tortoza. (Pieza 1- Folios 05 al 38)”.

Advertimos al honorable Tribunal de Control que de acuerdo con la Doctrina de Carácter


Vinculante del Ministerio Público emanada de la Dirección de Consultoría Jurídica,
Oficio Nº DCJ-5-2898-2003-49104, el imputado

“…debe rendir declaración en presencia de su abogado, so pena de nulidad del


acto…” que la presencia del letrado “…constituye un requisito sine qua non cuya
inobservancia acarrea la nulidad del acto efectuado, y consecuencialmente, la causa
se retrotraerá al estado de darse cumplimiento al violado precepto, ello sobre la
base de lo establecido en el artículo 175 del Código Orgánico Procesal Penal.”

Denunciamos que el titular de la acción penal pública, además de haberse apartado de la


Doctrina Vinculante del Ministerio Público, violó la doctrina de la Sala Constitucional del
Tribunal Supremo de Justicia plasmada entre otras en la Sentencia 875 del 30 de mayo de
2008, conforme a la cual es inviolable y constituye un derecho fundamental,

“…la asistencia técnica en todas las actuaciones judiciales y administrativas que los
órganos del poder público tramiten en sus relaciones con el ciudadano…” y que en
consecuencia “…el imputado goza del derecho a la asistencia técnica, esto es, a ser
asistido, desde los actos iniciales de la investigación, por un defensor que éste
designe -abogado de su confianza- o por un defensor público, ello en razón de ser
dicho derecho una manifestación del derecho a la defensa…” (Resaltado fuera del
texto)

El artículo 174 del Código Orgánico Procesal Penal, prevé la regla de exclusión de
cualquier actuación de los órganos auxiliares de investigación y del Ministerio Público
que viole o menoscabe derechos y garantías de rango constitucional y legal, al señalar que
los mismos no podrán ser apreciados para fundar una decisión judicial, ni utilizados como
presupuestos de ella, en tanto se trate de actos cumplidos en contravención o con
inobservancia de las formas y condiciones previstas tanto en el Código Orgánico Procesal
Penal como en la Constitución, como resulta claramente ser el caso que ocupa en este
instante la atención de la honorable Jueza.
Tratándose de actuaciones cuya nulidad absoluta prevé de manera taxativa el Código
Orgánico Procesal Penal en su artículo 174, con los efectos señalados en el artículo
181ibid, nulidad que se deriva o es consecuencia de la violación del cúmulo de derechos y
garantías que corresponden a la persona del Imputado en todo proceso penal (artículos 1,
10, 126, 127, 132, 133, 137, 139 y 373), a su vez, la nulidad de esta actuación del órgano
auxiliar de investigación y sus consecuencias, en cuanto respecta al orden constitucional,
está prevista en el artículo 49.1 de la Carta Magna.

Sentencia 256 del 14 de febrero de 2002, con ponencia del Magistrado Dr. Luis Eduardo
Cabrera Romero:

“…son nulas por mandato constitucional las pruebas obtenidas mediante violación
del debido proceso. Por lo tanto, si existen formas procesales predeterminadas para
la obtención de una prueba y éstas se violan, las pruebas, como medios obtenidos
por el infractor, obviando las formas, son nulas (artículo 49.1 constitucional).”
(Resaltado fuera del texto)

Así como la tortura está prohibida por el artículo 46 de la Constitución y las declaraciones
producto de esta clase de violencia, son nulas por mandato de la Convención
Interamericana para Prevenir y Sancionar la Tortura del 28 de febrero de 1987 (artículo
10) y de la Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Cueles, Inhumanos o
Degradantes del 26 de junio de 1987 (artículo 15), el Código Orgánico Procesal Penal
prevé la Nulidad Absoluta de cualquier clase de declaración del imputado que contraríe
las formalidades y la oportunidad prevista legalmente para este acto.

En la mencionada sentencia (la cual constituye un Precedente) se determinó la


competencia del Juez en su carácter de tutor de la Constitución para declarar la nulidad
dentro del proceso donde tuviese lugar dicha nulidad: “…la inconstitucionalidad de un
acto procesal -por ejemplo- no requiere necesariamente de un amparo, ni de un juicio
especial para que se declare, ya que dentro del proceso donde ocurre, el juez, quien es a su
vez un tutor de la Constitución, y por lo tanto en ese sentido es juez constitucional, puede
declarar la nulidad pedida.”

En el anterior acápite, la Defensa técnica formuló al honorable Tribunal de Control un


pedimento de nulidad absoluta tanto la actuación del órgano auxiliar de investigación que
actuando bajo la dirección del Ministerio Público violó derechos y garantías de rango
constitucional y legal del imputado, como de las actuaciones que dependen causalmente de
dicha actuación por las razones ya conocidas por el honorable Juez.
De acuerdo con la sentencia 256 de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de
Justicia, del 14 de febrero de 2002, un alegato de indefensión se convierte en el
incumplimiento de un requisito de procedibilidad:

“…una petición de inconstitucionalidad atinente a la acusación fundada en la


indefensión de los imputados… se convierte, a juicio de esta Sala, en el
incumplimiento de un requisito de procedibilidad de la acción, ya que ésta -
diferente a la acusación- pero incoada mediante ella, no debería proceder si se
basa en actividades inconstitucionales de quien la ejerce. Quien tortura y obtiene
una supuesta prueba y en ella funda una acusación, está pidiendo la intervención
jurisdiccional en base a la violación de derechos fundamentales del acusado, y lo
lógico -a juicio de esta Sala- no es solo anular las pruebas, sino rechazar la
acción, ya que ella no puede fundarse en violaciones constitucionales. Aceptar tal
situación, conduce a que sería lícito que la acción se utilice para crear procesos
instrumentales cuya finalidad es el fraude a pesar de que ello viola el orden
jurídico constitucional.”

De allí que, como lo advirtió la Sala Constitucional en la sentencia que hemos


traído a estos autos, también resulta afectada la acusación, la cual presupone no sólo el
cumplimiento de los requisitos previstos en el artículo 308 del Código Orgánico Procesal
Penal, sino que, para su elaboración debieron haber sido cumplidos todos los actos
procesales, ceñidos a la Constitución de la República:

“…la acusación, como actuación que da lugar a la fase intermedia, debe reunir las
condiciones señaladas, no sólo en el artículo 326 del Código Orgánico Procesal
Penal, sino haber cumplido previamente para su elaboración, con los pasos
procesales ceñidos a la Constitución; por lo que la acción no procede si en la
formación de la acusación no se han cumplido los derechos y garantías
constitucionales. Así como no procede una acción para instrumentar un fraude,
igualmente, no debe proceder una acción que se funda en la indefensión del
imputado, y los alegatos en ese sentido deben ser resueltos por el Juez de Control
antes de admitir o negar la acusación.”

Para utilizar el derecho de accionar, es necesario que la acción se ejerza habiendo


respetado derechos y garantías constitucionales de los accionados.

En razón de todo lo antes señalado, encontrándonos frente a un caso de NULIDAD


ABSOLUTA expresamente señalado por el Código Orgánico Procesal Penal, que afecta a
una actuación del órgano auxiliar de investigación durante la fase preparatoria que ha
sido utilizada por el Ministerio Público para fundar su escrito acusatorio y que a su vez
pretende sea incorporado como medio de prueba en la audiencia de juicio oral y público;
siendo que esta actuación del órgano auxiliar colocó en situación de INDEFENSIÓN a mi
defendida, corresponde a esta defensa interponer, como en efecto lo hace, la excepción
contenida en el literal “e” del numeral 4 del artículo 28 del Código Orgánico Procesal
Penal, relativa al Incumplimiento de las Condiciones o Requisitos Objetivas de
Procedibilidad.

Como petitorio subsidiario –por ende, ante el evento que no prospere la excepción
opuesta- pido se decrete la nulidad de la acusación, con fundamento en lo previsto en el
artículo 181 del texto adjetivo penal, puesto que la acusación, como hemos demostrado en
el examen de los supuestos elementos de convicción invocados por el Ministerio Público en
el libelo acusatorio, se apoya, de manera reiterativa, en la supuesta confesión de mi
defendido obtenida en la nueva entrevista verbal rendida en la sede del órgano auxiliar de
la investigación, siendo que el referido artículo impone una insalvable censura a la
información obtenida mediante cualquier medio que menoscabe o viole los derechos
fundamentales de las personas, siendo que el artículo 49.5 de la Constitución de la
República es un derecho fundamental, y que, en todo caso, el artículo 133 del texto adjetivo
penal, sanciona con la NULIDAD ABSOLUTA la declaración rendida por el imputado,
razón por la cual debe imperar el supuesto previsto en el aparte único del artículo 181:

“Asimismo, tampoco podrá apreciarse la información que provenga directa o


indirectamente de un medio o procedimiento ilícitos.”

Pido se declare HA LUGAR la excepción opuesta, se decrete el


SOBRESEIMIENTO de la presente causa de conformidad con el artículo 34.4 ibid y se
acuerde la inmediata LIBERTAD sin restricciones de mi defendida.-

MEDIOS DE PRUEBA
Ofrezco los medios de prueba que serán presentados en el juicio oral y público, las cuales
son:
1. Esta defensa técnica hace suyo el mérito favorable de la comunidad de
las prueba, así como de aquellas que exculpen a nuestros defendidos y la
promoción de los artículos 326 y 342 de nuestro texto adjetivo penal
atendiendo a las pruebas complementarias y nuevas respectivamente.
.
2. Promoción de testigos presenciales Carmen Gisela Matute, Georgette
Rufino Di Rosa y Cristóbal Ramón Velis quienes aclararan de la
detención arbitraria de mi defendido y darán fe de elementos necesario
de exculpación de FRAMY ALEXANDER SILVA en los hechos
señalados por el Ministerio Público.
3. Como documental promuevo el ACTA DE PRESENTACION DEL
IMPUTADO de fecha 5 de junio del 2016, con la misma se demostrara
que la confesión plasmada libre de apremio de autor material de los
hechos JAIRO RAMÓN PALMA EXIME DE RESPONSABILIDAD
PENAL a mi defendido FRAMY ALEXANDER SILVA, en los hechos
acontecido en fecha 22 de Mayo donde fue muerto el ciudadano
MURACHI ALBERTO SANTIAGO TOVAR (OCCISO)
4. Experticia procesada por el Funcionario Detective José MARCHAN,
con la referida prueba se demostrara técnicamente con el
dictamenMensajería de Texto la desvinculación de mi patrocinado; con
el delito imputado por el Ministerio Publico.

5. Experticia procesada por el Funcionario Detective Páez Daniel(folio


214), con la referida prueba se demostrara técnicamente la
desvinculación de mi patrocinado; con el delito imputado por el
Ministerio Publico en cuanto a la relación de llamada.

Por todo lo anteriormente expuesto, impetro en nombre de mi representada,


protección frente a los abusos en el ejercicio del IusPuniendi del Estado y que se declare
con lugar la excepción contenida en el literal “e” del numeral 4 del artículo 28 del Código
Orgánico Procesal Penal, relativa al Incumplimiento de las Condiciones o Requisitos
Objetivas de Procedibilidad, puesto que el ejercicio de la acción penal por parte del
Ministerio Público, presupone el exacto cumplimiento de todos los requisitos que confieren
carácter constitucional y legal al proceso.

Es de resaltar que los defecto no subsanables respecto a la deficiente redacción de


los hechos o la falta de claridad de los fundamento en la acusación, producen el
sobreseimiento con carácter definitivo, Tribunal Supremo de Justicia .Sala
Constitucional. Luisa Morales. Fecha 11/05/2005. Expediente 05-0557.sentencia: 797.

Por último, pido que se le otorgue la tutela judicial efectiva y ruego a usted que en
su función de Juez de Garantías, luego entonces en la obligación de otorgarle respuesta
que le restablezca en el derecho a la defensa y el debido proceso, declare CON LUGAR la
solicitud que formulo de NULIDAD DE LA ACUSACIÓN, de acuerdo con los artículos
174, 175 y 179 del Código Orgánico Procesal Penal.

DOMICILIO PROCESAL

Avenida Universidad, Edf., Santana, piso 3, Oficina 32, Municipio Libertador,


Caracas, Distrito Capital. Tlf. 0416-7126606
En San Carlos, a la fecha de su presentación

WALDEMAR NUÑEZ
DEFENSOR TECNICO