You are on page 1of 22

Universidad de Chile

Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas


Departamento de Ingeniería Eléctrica
EL3003 – Laboratorio de Ingeniería
Eléctrica

Medida de Resistividad de
Terreno

Nombre Alumno : Javier Acuña


Manuel Iglesias
Javier Jara
Profesor : Nelson Morales
Fecha : 25/05/2011
Santiago, Chile.

1
Indice

 Introducción.........................................................................................3

 Marco Teórico......................................................................................4

 Puesta a tierra.....................................................................................11

 Medición de la resistividad de terreno...............................................12

 Experiencia Práctica: Metodología y Resultados.................................17

 Conclusiones.......................................................................................21

 Bibliografía...........................................................................................22

1
Introduccioó n

Dada la importancia de la puesta a tierra en los sistemas eléctricos, en el presente informe


se abordará el tema de la resistividad de terreno, la cual el vital para la correcta instalación
de la puesta a tierra. Primeramente se otorgará una base acerca de los tipos de suelo
existentes junto con su conducción eléctrica y los factores que influyen en la resistividad de
aquellos tales como su composición, temperatura, humedad, etc. Para luego tratar la
forma de medir la resistencia de terreno y las múltiples configuraciones existentes para su
determinación.

Se realizó además una experiencia en terreno la cual otorgó valores reales de resistencia, los
cuales no poseen mayor dificultad de medición, y serán analizados y discutidos
posteriormente.

La facilidad con las que se pueden realizar estas mediciones radica en el equipamiento
portátil y de fácil transporte diseñado para estas labores. Si bien como veremos más
adelante es posible realizar las medidas con una fuente de poder, un amperímetro y un
voltímetro, obteniendo una mayor precisión en los datos obtenidos, la ausencia de
conexiones eléctricas en el exterior hacen recomendable esta configuración únicamente
para muestras llevadas al laboratorio, lo cual no es práctico no tanto por el transporte de la
muestra sino mas bien debido a la perdida de las capas más profundas, y a la posible
modificación del testigo debido al movimiento de este, lo cual modificara los resultados
de la experiencia.

Las medidas de resistividad eléctricas de terreno tienen variadas aplicaciones prácticas


entre las que se cuentan, la determinación geotécnica de los terrenos de una manera
rápida, sencilla y económica, además de servir como referente al momento de diseñar y
construir puestas a tierra tanto en aplicaciones industriales, como en lugares residenciales,
las cuales proveen de un camino alternativo al cuerpo humano, en caso de cortocircuito, a
tierra. También es posible determinar la existencia de materiales enterrados en el suelo,
desde tubos soterrados en el terreno hasta determinar la presencia.

2
Marco Teoó rico
CONDUCCIÓN ELÉCTRICA EN TERRENOS

El campo eléctrico es un campo físico que es representado mediante un modelo que describe la
interacción entre cuerpos y sistemas con propiedades de naturaleza eléctrica. En presencia de
un material conductor, el campo eléctrico genera un flujo de cargas eléctricas conocido
como
corriente eléctrica. En la figura se ve una representación gráfica de un campo eléctrico
(importante para este caso, ya que así será aproximadamente el campo generado por los
electrodos en la medición de resistividad de suelos)

Figura 1 Representación tridimensional del campo eléctrico generado por dos cargas de distinto signo

Para caracterizar la conducción de corriente eléctrica a través de un material, se define la


conductividad eléctrica o su recíproco, la resistividad. La resistividad específica de un material
corresponde a la resistencia al paso de una corriente continua entre las caras paralelas opuestas
de una porción de material de longitud y sección unitaria uniforme. De aquí se tiene la siguiente
relación:

E R·A
P-
-
J

En donde E es el campo eléctrico, J es la densidad (por área) de corriente eléctrica, A es la sección


transversal del material, su largo, R la resistencia y P la resistividad, que en unidades SI queda
determinada en Ωm. A partir de esto se puede definir a resistividad también como la resistencia
eléctrica que ofrece al paso de la corriente un cubo de terreno de un metro por lado.

1
Como es de suponer, la resistividad es muy alta (del orden de 1010Ωm o más) para materiales
aislantes y muy baja (del orden de 10-SΩm) para conductores. La resistividad de algunos
materiales conductores se muestra en la siguiente tabla:

Material Resistividad (en 20 °C-25 °C) (Ω·m)


-8
Plata 1,55 x 10

-8
Cobre 1,71 x 10

-8
Oro 2,22 x 10

-8
Aluminio 2,82 x 10

-8
Wolframio 5,65 x 10

-8
Níquel 6,40 x 10

-8
Hierro 9,71 x 10

-8
Platino 10,60 x 10

-8
Estaño 11,50 x 10

-8
Acero inoxidable 301 72,00 x 10

-8
Grafito 60,00 x 10

En general, el terreno se comporta como un dieléctrico, pero su capacidad solo importa cuando
se está en condiciones de extremadamente alta resistividad y caídas de tensión de frecuencias
altas. El parámetro para discriminar entre las frecuencias de los comportamientos que interesan
está dado por la constante de tiempo del circuito RC:

1 1
K f ==
=
T RC Ep

En general, la frecuencia umbral es del orden de los MegaHertz.


Clasificación de suelos

Es importante aclarar que el suelo no es un material homogéneo, y en general se suele modelar


su composición por capas compuestas aproximadamente por los mismos materiales. La variedad
de esta composición es muy grande, y corresponde a una clasificación de suelos mucho más
exhaustiva, la descripción detallada de estas capas.

Los dos principales constituyentes de suelos en general, el óxido de silicio y el óxido de aluminio,
son excelentes aislantes eléctricos; no obstante, normalmente es posible detectar una
conducción eléctrica apreciable en el terreno debido a dos factores clave: la presencia de
humedad y sales en solución en los intersticios dejados por las formaciones rocosas o masas
minerales; y el volumen considerable que es sometido al campo eléctrico que facilita el flujo de
cargas.

Es así como, la conducción en los suelos, de carácter electroquímico, depende de factores como:

 La porosidad de materiales componentes del terreno


 La distribución y disposición de los poros
 La conductividad de la solución acuosa que llena los poros, considerando aquí la
conductividad primaria (propia del agua) y la secundaria (agregada por el souto).

De este modo, considerando el tipo de agua que llena los poros del material que compone el
terreno y la resistividad del agua, es posible una clasificación estimativa de los terrenos de
acuerdo a su resistividad según se muestra en la siguiente tabla:

Tipo de terreno ρ (Ohm-metro)

terrenos vegetales húmedos 10 - 50

arcillas, gredas, limos 20 - 60

arenas arcillosas 80 - 120

fangos, turbas 150 - 300

arenas 250 - 500

suelos pedregosos 300 - 400

rocas 1000 - 10.000

concreto húmedo 100 - 240

concreto seco 10.000 - 50.000


Estos valores estimativos pueden usarse con buen criterio, sólo en caso de imposibilidad de
conocer la resistividad real mediante mediciones en el terreno.

Además, respecto de corriente transportada y volumen de terreno implicado, es importante


destacar dos aspectos:

 Toda corriente que fluye a través de un medio de alta resistividad, genera una diferencia
de potencial importante en el medio. De lo que se desprende que la circulación de
corriente por el terreno puede desarrollar un gradiente de potencial elevado y afectar
extensas regiones, en particular sobre la superficie del suelo.
 Un análisis riguroso de la distribución de corrientes en el terreno es muy difícil, sino
imposible, por cuanto éste no es homogéneo en la gran mayoría de los casos. Y éste
corresponde precisamente al segundo aspecto: la resistividad del terreno varía tanto en
sentido horizontal como vertical. En general la variación de resistividad en la dirección
horizontal es reducida comparada con las dimensiones normales de una puesta a tierra y
puede por lo tanto ser despreciada.

Por consiguiente, en los casos prácticos, un terreno puede ser razonablemente representado por
un modelo de estratos paralelos a la superficie del suelo, caracterizado cada uno de ellos por su
espesor y un valor constante de resistividad, tal como lo muestra la figura 2. El estrato
homogéneo más profundo se considera de espesor infinito. Para simplificar el modelo se asume
un campo eléctrico similar al de la figura 2, que pasa por varias de las capas del suelo. Más
detalles de este modelo se muestran más adelante.

Figura 2 Modelo de un terreno estratificado


Factores que influyen en la resistividad de los suelos

La resistividad aparente del terreno, que puede ser determinada idealizando la conducción por
el suelo, depende de variados factores. Estos determinan la resistividad variable en cada lugar o
capa del terreno, e influyen en la resistividad aparente. Los factores más importantes son
mencionados a continuación:

a) Influencia de la humedad y temperatura.

La mayoría de los terrenos son muy buenos aislantes cuando su contenido de humedad es cero.
Sin embargo, su comportamiento con humedad inferior al 2% es de poco interés práctico ya que
tal estado rara vez se encuentra en la realidad. Tanto un aumento de humedad como de
temperatura generan una reducción en el valor de resistividad; sin embargo, el grado de
dependencia varía según dos zonas normalmente bien marcadas: la sensibilidad es muy fuerte
en la zona de bajos porcentajes de humedad y bajas temperaturas, pero se reduce
notablemente con altos valores de humedad o temperatura.

Existe una expresión analítica aproximada que intenta cuantificar la influencia de estos dos
parámetros en el valor de resistividad y que pretende ser independiente del tipo de terreno: [2]

1.3 · 104
p= T > 0℃
(1 + 0.73 H2)(1 + 0.03 T)

En esta expresión, conocida como "ecuación de Albrecht", se incorpora la humedad del suelo, en
% de peso (H) y su temperatura en grados Celcius (T). Se recomienda su utilización sólo para el
cálculo comparativo de la influencia de los parámetros en la resistividad del terreno.

De lo señalado, cabe esperar que la resistividad de un terreno varíe sustancialmente según las
estaciones del año, en particular la zona próxima a la superficie. Esto trae como consecuencia,
en primer lugar, la conclusión que un conjunto de electrodos enterrados a mayor profundidad
tiene características más estables que uno superficial; en segundo lugar, es recomendable
efectuar las mediciones de campo en la época del año en que se prevé un mayor valor, lo cual
otorga mayor seguridad al diseño de la puesta a tierra. Normalmente por lo tanto, será
conveniente efectuar las medidas de campo durante el verano.

b) Influencia de compactación del suelo.

Una mayor compactación del suelo disminuye la distancia entre las partículas y se logra una
mejor conducción a través de la humedad contenida. A medida que se aumenta el contenido de
humedad, se alcanza una especie de saturación ya que el agua envuelve la mayoría de las
partículas y un mayor acercamiento entre éstas no influye en la conducción.
c) Composición del terreno y Sales solubles.

La composición del terreno depende de la naturaleza del mismo. Por ejemplo, el suelo de arcilla
normal tiene una resistividad de 40-500 Ohm·m por lo que una varilla electrodo enterrada 3 m
tendrá una resistencia a tierra de 15 a 200 Ohm respectivamente. En cambio, la resistividad de
un terreno rocoso es de 5000 ohm-m o más alta, y tratar de conseguir una resistencia a tierra de
unos 100 ohm o menos con una sola varilla electrodo es virtualmente imposible.

La resistividad del suelo es determinada también por su cantidad de electrolitos; esto es, por la
minerales y sales disueltas. Como ejemplo, para valores de 1% (por peso) de sal (NaCl) o
mayores, la resistividad es prácticamente la misma, pero, para valores menores de esa cantidad,
la resistividad es muy alta.

Además, como cada capa de suelo tiene una composición diferente, cada una de estas tiene una
resistividad distinta dependiente de estos dos factores.

d) Granulometría

Influye bastante sobre la porosidad y el poder retenedor de humedad y sobre la calidad del
contacto con los electrodos aumentando la resistividad con el mayor tamaño de los granos de la
tierra. Por esta razón la resistividad de la grava es superior a la de la arena y de que ésta sea
mayor que la de la arcilla.

La variación de la resistividad según tres de estos factores se puede ver en la siguiente figura:
Figura 3 Variación de la resistividad según diferentes factores

10
Puesta a tierra
Desde un punto de vista físico o constructivo, se puede definir una puesta a tierra como un
conjunto de elementos metálicos (electrodos) que proporcionan un contacto eléctrico
conductivo entre el medio en que se encuentran inmersos (terreno, en general) e instalaciones,
equipos, estructuras metálicas, etc., que se encuentran instaladas fuera de este medio.

Es común la práctica de poner a tierra los sistemas eléctricos ya que en una instalación de media
y alta tensión, los elementos metálicos expuestos y con los que el personal que trabaja en la
estación tiene contacto, pueden adquirir potenciales peligrosos e incontrolados si no se toman
las precauciones adecuadas.

Es función de una adecuada puesta a tierra, restringir estas diferencias de potencial a valores
compatibles con el nivel de aislamiento utilizado en los equipos.

Los objetivos perseguidos al realizar una puesta a tierra son múltiples y obedecen a razones y
situaciones diversas. El objetivo fundamental es garantizar la seguridad de las personas que
laboran en la instalación evitando diferencias de potencial peligrosas, esto se logra
estableciendo potenciales lo mas similares posible entre las diferentes partes metálicas de la
instalación y entre esas partes y el terreno en que se encuentran (puesta a tierra de protección).
Otro objetivo es, en términos generales, asegurar el comportamiento técnicamente adecuado
de un sistema eléctrico o electrónico ya que las partes bajo tensión de una instalación (equipos
de poder, control, comunicaciones, etc) pueden quedar sometidos a diferencias de potencial con
respecto a partes metálicas conectadas a tierra, que ocasionen la falla de la aislación del equipo
(puesta a tierra de operación o de servicio). En algunos casos deberá cumplirse solo con el
primer objetivo, en otros casos, ambos objetivos conjuntamente determinarán el
dimensionamiento y requisitos de la puesta a tierra.

Desde el punto de vista del comportamiento de un sistema eléctrico o electrónico, una puesta a
tierra cumple diversas funciones, algunas de las cuales son exclusivas o prioritarias, Algunas de
estas funciones son:

 Contribuir a establecer valores adecuadamente bajos entre las fases sanas y tierra,
durante fallas residuales en los sistemas de transmisión
 Proporcionar una vía de baja impedancia para la operación correcta de las protecciones
(relés, fusibles, etc.) de las líneas de los sistemas de transmisión
 Conducir a tierra, en forma eficiente, las corrientes provenientes de descargas
atmosféricas, limitando las diferencias de potencial que pudieran producirse en la
instalación
 Definir y mantener un nivel de referencia de voltaje.

1
Medicioó n de la resistividad de terreno
La resistividad de terreno es de vital importancia en el proyecto de una puesta a tierra y la única
forma de conocerla con exactitud es mediante medidas directas de campo generalmente
efectuada bajo cierta disposición de electrodos de corriente y de potencial.

Teniendo en cuenta el modelo de terreno estratificado de la Figura 2 el objetivo de las


mediciones es conocer las resistividades y espesor de las capas constituyentes, hasta una
profundidad que depende de la zona de influencia de la puesta a tierra; esta zona puede
definirse como aquella limitada por la profundidad a la cual el potencial tiene un valor igual al
5% del potencial de la puesta a tierra. Sin embargo, las diversas configuraciones básicas de
electrodos posibles suponen para cada medida la existencia de un medio homogéneo, lo cual
conduce a la determinación de una “resistividad aparente”, que depende de las distancias
particulares a las que se ubican los
electrodos. La resistividad aparente Pa puede definirse como aquella correspondiente a un
terreno homogéneo en el cual, para la disposición dada de electrodos e igual magnitud de
corriente inyectada al medio, se produce una misma elevación de potencial medida en el terreno
no homogéneo.

La resistividad aparente, o resistividad del terreno homogéneo equivalente, no corresponde


necesariamente a ninguno de los valores de resistividad presentes en el terreno no homogéneo,
pero sí depende de las características de éste. El comportamiento de Pa con la separación de
los electrodos proporcionará una guía para la determinación de las características de resistividad
del terreno.

La configuración básica empleada deducir valores de resistividad de terreno es la de cuatro


electrodos. Existe la configuración de tres electrodos la cual se usa preferentemente para medir
resistencias efectivas de puesta a tierra.

Configuracioó n de cuatro electrodos

Figura 4: Configuración general de cuatro electrodos

2
Tal como lo muestra el esquema de la Figura 4, los cuatro electrodos se ubican sobre un mismo
eje; se inyecta corriente al terreno a través de los electrodos de corriente externos y se mide la
diferencia de potencial entre los electrodos de potencia internos.

La corriente inyectada puede ser corriente continua o corriente alterna de baja frecuencia. Se
evita el uso de corriente continua plena pues produce el fenómeno de “polarización”
(acumulación de gas en el electrodo negativo) lo cual se traduce en un aumento artificial de la
resistividad aparente.

Los electrodos se ubican a distancias relativamente grandes relativamente grandes comparadas


con la profundidad de enterramiento, de modo de suponerse a éstos como fuentes puntuales de
corriente.

Figura 5: Casquete Semiesférico

Si no existen campos de potencial perturbador, el potencial es un punto de un terreno homogéneo


de resistividad P, a distancia r de una fuente puntual de corriente I, se puede calcular de la forma:

Aplicando la definición de resistividad:

P· dr
R- - P
s 2rr 2

Aplicando la Ley de
Ohm:

V - -d(/ - I · R

Combinando ambas ecuaciones obtenemos:

dr
-d(/ - I · P 2
2rr

Obtenemos el potencial (Ecuación 1), por definición, integrando esta última expresión entre
infinito y r.

11
P·I
(/ - (1)
2·r·
r

Combinando la ecuación 1 para los cuatro electrodos, puede demostrarse que la resistividad del
terreno supuesto homogéneo, conocidos V, I y la posición de los electrodos, está determinada
por la ecuación (2):

2 · r · ( V ⁄I )
Pa - (2)
(1⁄r1 - 1⁄r2) - (1⁄r3 -
1⁄r4 )

Si el terreno en realidad no es homogéneo, Pa corresponde a la resistividad aparente.

Según la ubicación relativa de los electrodos, se distinguen 2 configuraciones:

Configuración de Wenner:

Los cuatro electrodos se ubican en línea recta, separados entre sí por una misma distancia “s”
como se aprecia en la Figura 6. Al iniciar las mediciones, se deberá elegir un centro de medida 0,
el cual permanecerá fijo, aún cuando se modifique la separación s.

Figura 6: Configuración de Wenner


En esta configuración la ecuación 2 se reduce a:

V
Pa - 2 · r · · s
I

Configuración de Schlumberger:

Los cuatro electrodos se ubican en línea recta, cada par (potencial y corriente) simétricamente
ubicados con respecto al centro de medición elegido. Siendo “s” la separación entre electrodos
de potencial y “L” la distancia del centro de medición a cada electrodo de corriente. La
representación de esta configuración se muestra en la figura 7. Luego L queda definida por:

L - (n + 0,5) · s

Figura 7: Configuración de Schlumberger

Con la cual la ecuación 2 puede colocarse de la forma:

V 2
Pa - r · L
I - 0,25 · s
·
s
Ventajas de la configuración de Wenner:

 La interpretación de los valores de R medidos en terreno es más directa en términos de


resistividad aparente. Esto permite visualizar con facilidad la tendencia del gráfico de
campo.
 Los instrumentos pueden ser de menor sensibilidad que los empleados con la
configuración de Schlumberger, ya que a medida que se separan los electrodos de
corriente, también lo hacen los de potencial.

Ventajas de la configuración de Schlumberger:

 Esta configuración es menos sensible a las variaciones laterales del terreno o


buzamiento de los estratos, debido a que los electrodos de potencial permanecen
inmóviles.
 La realización práctica de la medición es más expedita, ya que sólo se desplazan los
electrodos de corriente.

16
EXPERIENCIA PRÁCTICA:
Metodología y Resultados

A continuación se explicarán los detalles relacionados con la experiencia de


Medición de la resistividad de suelo. Esta se realizó en el Parque O’Higgins, en una zona más o
menos uniforme de césped. El equipo utilizado en terreno, que se describirá a continuación, fue
proporcionado por el profesor Nelson Morales.

INSTRUMENTOS

Se utilizaron los siguientes materiales para la realización de esta experiencia:


- Terrómetro GEOHM 3
- 4 estacas (electrodos) de cobre
- Cables banana
- Pinzas
- 2 carretes de cable
- Huincha de medir
- Mazo

Figura 8: Materiales

11
MONTAJE DEL EQUIPO

Se hizo la experiencia utilizando el método de Schlumberger, ya descrito antes. En una primera


instancia, se ubicaron los electrodos de voltaje a una distancia de 0,5[m] entre ellos. Los
electrodos de corriente se emplazaron a 1,5 [m] entre ellos, y se alejaron a distancias
proporcionales cada vez. Cuando la resolución del terrómetro no permitía obtener datos precisos,
se reubicaban los electrodos centrales a una distancia mayor y los de orriente se alejaban
proporcionalmente a esta nueva distancia.

El terrómetro manda una señal de corriente (corriente constante que rodea el orden de pocos
mA) de un electrodo exterior al otro. Entre los electrodos centrales internos del esquema, el
terrómetro mide la diferencia de voltaje provocada por la corriente, y en su display
inmediatamente arroja la Resistencia calculada de esta relación.

Figura 9: Configuración de Schlumberger

Se tomaron 16 mediciones, desde los 1,5[m] hasta 54 [m] en un sector de


césped. No se tomaron más muestras debido a abarcar la extensión máxima del terreno, y poca
precisión de mediciones posteriores por la gran distancia entre los electrodos.

12
RESULTADOS
La siguiente tabla resume los datos usados como distancias de la instalación y las resistencias
obtenidas en terreno:

Muestra S[m] n L[m] n*s R[Ω]


1 0,5 1 0,75 0,5 12,5
2 0,5 2 1,25 1 6,1
3 0,5 3 1,75 1,5 3,9
4 1 2 2,5 2 5,6
5 1 3 3,5 3 3,3
6 1 4 4,5 4 2,2
7 1,5 3 5,25 4,5 2,5
8 1,5 4 6,75 6 1,7
9 1,5 5 8,62 7,5 1,1
10 2 4 9 8 1,2
11 2 5 11 10 0,7
12 2 6 13 12 0,5
13 3 5 16,5 15 0,33
14 3 6 19,5 18 0,3
15 3 7 22,5 21 0,2
16 6 4 27 24 0,25

Tabla 1: Mediciones efectuadas en el Parque O’Higgins.


Donde L y S son las distancias descritas en la figura anterior y R es el cociente entre el voltaje y la
corriente en los electrodos correspondientes, valor que es entregado por el terrómetro.

Muestra S[m] n L[m] n*s R[Ω] rho


1 0,5 1 0,75 0,5 12,5 39,25
2 0,5 2 1,25 1 6,1 57,462
3 0,5 3 1,75 1,5 3,9 73,476
4 1 2 2,5 2 5,6 105,504
5 1 3 3,5 3 3,3 124,344
6 1 4 4,5 4 2,2 138,16
7 1,5 3 5,25 4,5 2,5 141,3
8 1,5 4 6,75 6 1,7 160,14
9 1,5 5 8,62 7,5 1,1 169,8030151
10 2 4 9 8 1,2 150,72
11 2 5 11 10 0,7 131,88
12 2 6 13 12 0,5 131,88
13 3 5 16,5 15 0,33 93,258
14 3 6 19,5 18 0,3 118,692
15 3 7 22,5 21 0,2 105,504
16 6 4 27 24 0,25 94,2
Tabla 2: Mediciones anteriores junto con columna de resistividad calculada

19
2
L
0,25

El siguiente gráfico de ejes logarítmicos, muestra la resistividad aparente, calculada con la


fórmula recién mencionada en función de la distancia entre los electrodos de corriente, en
metros.

Curva de resistividad aparente


Parque O´Higgins
1000

Res
apa 100

10

1
0,1 1 10 100

Distancia [m]

Obtenida esta curva, se puede comparar con respecto a curvas patrón, de las cuales se pueden
desprender las cualidades referentes al suelo donde se obtuvo.

Las discrepancias que se obtengan con respecto a la curva patrón más cercana, se pueden
justificar debido a situaciones particulares del terreno donde se hizo la prueba, como el grado
de humedad, consistencia del suelo, etc.

20
Conclusiones
La determinación de la resistividad de terreno es un factor muy importante en la puesta a
tierra de instalaciones eléctricas. Esta puede depender de factores como la humedad,
temperatura o disolución de minerales. Para efectos prácticos se aconseja que la medida
de resistividad se realice en condiciones climáticas que ofrezcan “la peor” situación
resistiva del terreno. Si la experiencia realizada se viera enmarcada en un contexto más
específico, como sería efectivamente la puesta a tierra de un proyecto, se sugiere que se
realice en los meses venideros, donde las temperaturas son mayores y la ocurrencia de
lluvias es menor.

Con la experiencia práctica se pudo apreciar que la medición de la resistividad de suelo


puede ser realizada según variados métodos, los cuales presentan sus ventajas y
desventajas. El método de Schlumberger, usado aquí, es relativamente más rápido que el
de Wenner, debido a la configuración de los electrodos en tierra, pero sus mediciones
pueden no ser tan precisas debido a que no es tan sensible a las variaciones laterales del
terreno, debido a que los electrodos de potencial permanecen inmóviles, con respecto a
la variación de los electrodos de corriente.

1
Bibliografíóa
 Puesta a Tierra. Nelson Morales Osorio. Universidad de Chile

 Diseño y ejecución de una puesta a tierra de baja resistencia. Qqueshuayllo Cancha,


Wilbert Rene.

 http://www.ruelsa.com/notas/tierras/pe70.html