You are on page 1of 5

5 EJEMPLOS PARA AHORRAR DINERO EN IMPUESTOS

LEGALMENTE

El capítulo cuatro del Libro Padre Rico Padre Pobredetalla cómo los ricos se las ingeniaron
para pagar menos impuestos a lo largo de la historia, por medio de las corporaciones.
Kiyosaki menciona varias veces el tema de las “deducciones fiscales” y en este artículo, vamos a
ver algunos ejemplos de cómo se puede ahorrar dinero aprovechando estas deducciones. Si bien en
cada país las leyes y los impuestos pueden variar, el hecho que quiero destacar en estos
ejemplos es que siempre existirán leyes que nos permitirán ahorrar dinero. El punto clave es el
conocimiento: saber que existen nos harán pagar menos impuestos legalmente.

Si aún no tienes un negocio, estos tips te serán de ayuda para iniciarlo sabiendo que existen formas
para ahorrar dinero desde el inicio. Mantener ordenadas las finanzas de tu empresa desde el
comienzo, te servirá parar poder hacer valer tus derechos.

Notas técnicas:
• Estas deducciones fiscales, aplican para empresarios o profesionales que ejercen algún oficio y
además están inscriptos en el impuesto a las ganancias.
• No es válido para quienes optaron por el régimen de Monotributo.
• Es necesario contar con todas las facturas, boletas y tickets que acrediten el pago del servicio o el
producto en cuestión por medio del cual deseamos deducir los gastos.

Para estos ejemplos nos basamos en Argentina, pero recuerda que este artículo es a modo de
ejemplo, seguramente en tu país existirán leyes similares y esto deberás consultarlo con quien te
asesore financieramente, él te sabrá decir, según las leyes vigentes (país/estado/provincia), cuáles
son las formas de implementar este tipo de estrategia, en el momento en que lo necesites.

DEDUCCIONES FISCALES PARA PAGAR MENOS IMPUESTOS


1) Amortización de bienes afectados a la actividad
Ejemplifico muy velozmente el significado de “amortización” (a veces se lo menciona como
“depreciación”): Supongamos que una computadora tiene una vida útil física de 5 años y su valor
total fue de $5.000 dólares. Esto quiere decir que la computadora se irá “desgastando” a lo largo de
esos 5 años, o peor aún, puede que a los 3 años quede obsoleta porque la tecnología haya
avanzado muy rápido, pero tomemos el ejemplo de los 5 años para fines prácticos.
A los 5 años aproximadamente deberé “reponer” esa computadora, por lo tanto es conveniente cada
año juntar el monto de dinero con el que volveré a comprar esa computadora en el futuro: $5.000/5
años = $1.000 (cada año deberé separar esos $1.000 para “amortizar” esa “depreciación” que va
sufriendo ese objeto por un tema de uso laboral cotidiano).
Nota: Estos gastos “ocultos” hay que tenerlos en cuenta a la hora de armar el plan de negocios.

Ese dinero que año a año voy perdiendo por la depreciación del instrumento de trabajo, lo puedo
deducir del impuesto a las ganancias. No hay tope de montos. El ejemplo es válido para objetos
electrónicos como monitores, tablets, aire acondicionados, netbooks, notebooks, etc.

2) Gastos en indumentaria y marroquinería


Este ítem es un tanto “sensible”, porque se refiere solo a la vestimenta que esté directamente
relacionada a la actividad profesional que se ejerce. Es decir, vestimenta adecuada y necesaria para
la actividad empresarial y/o profesional que se realice. No hay topes de reintegro.

Si estabas pensando en comprarte ropa nueva para los fines de semana a costa del gobierno,
mmm… cuidado.

3) Alquiler de oficinas
Se puede descontar sin límite de tope el monto del alquiler. Inclusive, si no estás alquilando pero
utilizas un espacio en tu hogar para realizar tu actividad laboral, puedes deducir la amortización
proporcional del inmueble afectado a ese uso.

4) Gastos de movilidad
Este es otro ítem un tanto “sensible” y que Kiyosaki suele mencionar que utiliza a menudo. Se deben
guardar los comprobantes de los viajes en taxi, remis, transporte público, micros, aviones,
transportes marítimos, etc. siempre y cuando (vuelvo a mencionar), se haya utilizado para una
actividad relacionada a lo laboral.

5) Congresos, conferencias, eventos

Se pueden deducir los gastos realizados en actividades para formación o capacitación profesional, y
también eventos de negocios. Por ejemplo podrían ser: cursos, seminarios, congresos, conferencias,
presentaciones de productos, etc.

Como estos items hay muchos otros, muy interesantes. Seguramente en algún momento publicaré
otra tanda de ellos para ahorrar impuestos por medio de las deducciones fiscales.
En caso de sociedad, los gastos deducibles para impuesto a la
renta son:
• Depreciaciones de activos fijos propios.
• Nomina o pago de sueldos.
• Gastos de viaje.
• Pagos al exterior por importación de bienes o servicios.
• Gastos de gestión (concatenan a clientes, agasajo accionistas y/o empleados).
• Pérdidas (por robo, incendio etc.).
• Amortizaciones.
• Cuentas incobrables (provisión de cuentas por cobrar).
• Costo de ventas (mediante los métodos dispuestos para su valoración).
• Gastos locales (reembolso de gastos a personal, intereses, suministros y materiales).

En este caso cada una aplica leyes y documentos que estén realmente involucrados con el negocio.
Por ellos el cuidad de no salirse de los parámetros solicitados.

Límites del gasto personal


Los gastos personales que se pueden deducir, corresponden a los realizados por concepto de:

Vivienda = 0.325 de la fracción básica ($ 10180)


Educación = 0,325 veces de la fracción básica ($ 10180)
Salud = hasta 1,3 veces de la fracción básica ($ 10180)
Alimentación = 0,325 veces de la fracción básica ($ 10180)
Vestimenta = 0,325 veces de la fracción básica ($ 10180)

La deducción total por estos gastos personales no podrá superar el 50% del total de los ingresos
gravados del contribuyente (los que declaras anualmente) y en ningún caso será mayor al
equivalente a 1.3 veces la fracción básica desgravada de Impuesto a la Renta de personas naturales
en el 2013 es de $10.180.
Crear una estrategia fiscal parece complicado pero no lo es, lo más importante es entender que en realidad es un
proyecto preventivo y no reactivo, con el cual podremos optimizar los recursos de nuestras empresas al máximo
mediante una serie de políticas y metodologías que nos ayudarán a cumplir este cometido.

¿Qué es una estrategia fiscal?

Definición literal: Toda aquella aplicación de estrategias que permitan reducir, eliminar o diferir la carga
tributaria del contribuyente, apegándose siempre a lo permitido por las leyes, contando con el soporte
documental que demuestre su licitud y procurando el menor riesgo.

En términos simples es una actividad a la que todos tenemos derecho, buscando disminuir los pagos realizados
por impuestos de forma legal hacia el fisco. Puede aplicarse tanto en personas físicas como personas morales,
además de que esta se puede valer de muchas herramientas, por ejemplo, la deducción de impuestos.

Toda estrategia fiscal debe estar hecha a la medida y diseñada especialmente para cada empresa, de esta forma
podemos garantizar un máximo aprovechamiento tomando en cuenta que no hay 2 compañías iguales y una
buena estrategia para un negocio puede no funcionar en otro.

Dicho esto, una estrategia fiscal conlleva una metodología que no siempre se aplica de la misma manera y con
el mismo orden, sin embargo son lineamientos sobre los cuales podemos movernos para tener una cierta
sensación de control sobre este . Según datos de Forbes, a una empresa mediana le toma en promedio 269 horas
anuales esta actividad.

Análisis y asesoramiento

Una estrategia fiscal eficiente tiene que tomar varios puntos en cuenta: hay un área fiscal y jurídica para la cual
es buena opción buscar asesoría de algún abogado especializado en la materia; además de temas financieros y
administrativos para los cuales es ideal involucrar a recursos humanos y un contador capacitado y de confianza.

Es importante tener el punto de vista de uno o varios asesores según el ramo, para así poder determinar el mejor
accionar posible. Estos asesores deben hacer un análisis exhaustivo de la situación actual de la empresa y con
base en esto, determinar las mejores acciones a seguir.

Planeación y delimitación

Una vez las cartas sobre la mesa, en conjunto a todos los especialistas y, aún más importante, todos los
inversores deben generar el plan que llamamos Estrategia Fiscal. Es importante que los dueños estén de
acuerdo, ya que al final del día es el capital de los mismos sobre el que se está decidiendo.

El plan debe ser realizado en conjunto sin dejar fuera a ninguna de las partes, también debe escribirse y
aprobarse en una versión final, de preferencia contando con las firmas de todos ellos.
Implementación y reimplementación

Ya que tenemos el plan bien definido hay que implementarlo dentro de la compañía. Estas políticas y
lineamientos deben ser claras y de acciones simples, además hay que tomar en cuenta que las políticas tendrán
que cambiar conforme las necesidades fiscales de la empresa avancen.

Con un plan fiscal que funciona, se tiene que adaptar y evolucionar en conjunto al equipo de trabajo de forma
constante, entendiendo que la regulación cambia de forma constante, además de la facturación y
las oportunidades de la empresa, razón por la que cada cierto tiempo se recomienda no solo adaptar, sino
replantear y volver a empezar.