You are on page 1of 3

Los mayas ocuparon la península de Yucatán, actualmente Honduras y Guatemala.

Su origen se
remonta probablemente al segundo milenio a.C., aunque alcanzó su apogeo entre los años 600 y
900 d.C. A pesar de que vivían en tierras de escaso valor agrícola, crearon monumentos y centros
de ceremonias casi tan impresionantes como los erigidos en Egipto. La extensión de sus
construcciones ceremoniales es sorprendente, ya que su religión era relativamente primitiva.
También lo era su arquitectura, aunque innegablemente admirable, comparada con los avances de
la época en el resto del mundo. Inventaron un lenguaje escrito que todavía no se ha logrado
descifrar. En la actualidad se conservan tres códices de la civilización maya, restos de un elevado
número destruido por los europeos, quienes temían que contuvieran herejías.

Los mayas destacaron en ciencias como las matemáticas y la astronomía. El conocimiento y la


capacidad de predicción del movimiento de las estrellas y los planetas fue esencial para calcular su
calendario y establecer las fechas de las ceremonias importantes. Vivían en pequeños poblados que
no se conservan, pero se reunían en los centros para los actos importantes. Los guerreros nobles y
los sacerdotes controlaban la sociedad.

La civilización maya comenzó a decaer en el siglo X, tal vez a causa de un terremoto o una erupción
volcánica en la zona. Muchas de las construcciones ceremoniales se abandonaron a partir de
entonces. Los guerreros del centro de México invadieron este territorio y se agruparon en
pequeñas comunidades en el bosque pluvial. El último centro maya sucumbió a manos de los
españoles en el siglo XVII, pero actualmente hay más de dos millones de descendientes mayas en la
península de Yucatán.

Historiadores y antropólogos emplean el término Mesoamérica para referirse a la región


de América Central que poseía una civilización muy desarrollada a la llegada de los
españoles, a principios del siglo XVI de nuestra era, y en la que se aprecia a pesar de los
diferentes pueblos que la habitaron una unidad cultural y religiosa por encima de la
diversidad de naciones, lenguas y estilos artísticos.

Un rasgo común consiste por ejemplo, en el complejo calendario basado en un ciclo


sagrado de 260 días combinado con un año solar de 365 días,así como unos
profundos conocimientos de astronomía, una escritura jeroglífica, un juego de pelota,
que se ejecutaba en un patio especial con una pelota de goma maciza, y un panteón de
enorme complejidad, con deidades del viento, la lluvia y el maíz.

Espacio geográfico
El territorio de Mesoamérica estaría repartido en tierras actuales de Guatemala, Belice,
Honduras, El Salvador y el Suereste de México: Campeche, Chiapas, Quintana Roo,
Tabasco y Yucatán. En este territorio se establecieron los mayas con una historia
aproximada de más de 3.000 años, puesto que a pesar de la creencia popular y del
denominado colapso de las ciudades mayas, han llegado a nuestros días unas 44 lenguas
mayenses que siguen hablando sus descendientes y su gran legado astronómico.

Esta región está integrada por un mosaico de paisajes diametralmente opuestos, desde
los desiertos del Norte, hasta las selvas tropicales del sur. Llovía demasiado o demasiado
poco, los lechos secos de los ríos se convertían de la noche a la mañana en riadas y los
terremotos asolaban la región, lo que nos podría ayudar a explicar la práctica de los
sacrificios humanos que tanto se extendieron por la zona y de la que los aztecas fueron su
máxima representación, aunque no fueron ni los primeros ni los únicos: la
religión tolteca (pueblo que estableció su capital en Tula, a finales del siglo XI) tenía un
carácter igualmente sangriento, como ponen de manifiesto las esculturas chac-mool, figuras
reclinadas con platos tendidos para recoger las ofrendas del sacrificio. Los mayas también
practicaban estos sacrificios rituales.

Cronología del pueblo maya


Hablar de los mayas es hablar de una cultura con más de tres mil años de historia y esta
historia se puede dividir en los siguientes periodos:

- Preclásico: del 1000 a. C. hasta mitad del siglo III de nuestra era. Se estructuran los rasgos
que caracterizarán a la civilización maya, la agricultura se convierte en el fundamento
económico, surgen las primeras aldeas y centros ceremoniales y se inician diversas
actividades culturales en torno a la religión.

- Clásico: Desde mitad del siglo III hasta finales del siglo IX. Constituye una época de
florecimiento en todos los órdenes, se da un gran desarrollo en la agricultura, se cimentó la
tecnología, una intensificación del comercio y se consolidó la jerarquización política, social,
sacerdotal y militar. La civilización maya se expandió en los territorios que corresponden a
los actuales estados de México, Guatemala, Belice, Honduras y El Salvador.

Hacia el siglo IX se presenta un colapso cultural cuya causa pudo haber sido una crisis
económica y consecuentemente socio-política.

- Postclásico: Iniciado alrededor del siglo X termina con la conquista española en el siglo
XVI.

Las ciudades-estado
El imperio maya no fue un imperio totalmente unificado, sino que estaba constituido por
muchas decenas de ciudades-estado, algunas reagrupadas entre sí en
confederaciones. Según algunos textos descifrados es posible afirmar que la mayoría de
las ciudades-estado estaban reagrupadas en dos alianzas, cuyas cabezas visibles fueron
respectivamente Tikal y Calakmul. Estas alianzas eran de tipo militar y estaban fundadas en
el pago de tributos y en los matrimonios diplomáticos.

Cada ciudad estaba gobernada por un personaje que detentaba el poder absoluto siendo
el jefe del ejército, de la administración y de la clase sacerdotal. La autoridad gobernante
maya encarnaba a los ojos del pueblo atributos y carisma casi divinos. La sociedad
presentaba una estructura extremadamente jerarquizada y estaba subdividida en clases,
entre las cuales estaban las de los artesanos, los mercaderes, los sacerdotes, los guerreros
y los campesinos.

Los textos también han revelado que los mayas no solían vivir en paz durante largos
períodos de tiempo: las ciudades-estado combatían a menudo entre ellas por rivalidades
personales o para extender los límites territoriales de sus dominios. En los periodos de paz
los monarcas, entre los que destacaron algunas figuras femeninas se dedicaban a
acrecentar la suntuosidad de la corte y de las ciudades.

Civilización avanzada
Además de todos los ejemplos de arquitectura, pinturas murales, cerámica y preciosas
ofrendas funerarias, los mayas han transmitido a la posteridad una serie de conquistas
intelectuales que conducen hoy a considerarlos como la más importante de todas las
civilizaciones de la América precolombina. Tales conocimientos fueron probablemente fruto
de la re-elaboración de la herencia cultural olmeca, así como el contacto con otros pueblos
como el de Teotihuacán y el de Veracruz Central.

Los mayas sobresalieron en el estudio de los astros, el calendario y las matemáticas:


“inventaron” el símbolo del cero siglos antes de que lo hicieran los indios. Sorprende la
vastedad de los conocimientos mayas en el campo astronómico y astrológico: los
acontecimientos cotidianos, religiosos, las guerras, las festividades y el culto a los dioses
estaban de un modo imprescindible vinculados al transcurrir del tiempo que era calculado
sobre la base de los diversos ciclos de los calendarios, como el Calendario Ritual de 260
días, el Calendario civil de 365 y la denominada Cuenta Larga.

Además desarrollaron una escritura propia completa desde un punto de vista gramático y
sintáctico.

La religión se convirtió en un auténtico culto organizado y gestionado por la élite sacerdotal


y era eminentemente de culto chamánico. Adoraban a dioses como el de la lluvia, al dios del
maíz y era muy importantes el Sol la Luna, Venus y el sumo creador Itzamná.

Declive de los mayas


El esplendor político y cultural de las ciudades mayas comenzó a declinar alrededor del año
900 de nuestra era, a principio del periodo Postclásico. La mayor parte de los centros de
las Tierras Bajas fueron siendo paulatinamente abandonados. Pero la civilización maya no
desapareció del todo puesto que empezaron a surgir con fuerza nuevas ciudades en la
zona de Yucatán, en México.

No hubo un único factor desencadenante de esta crisis o colapso de las ciudades-estado


mayas, quizá fue un conjunto de varios factores los que contribuyeron a ello: algunos
investigadores han lanzado la hipótesis de que hubo largos periodos de escasez en las
cosechas que provocaron carestías y mermas demográficas e interrupción de las vías
comerciales. En este contexto económico negativo se insertaron una serie de luchas
dinásticas y rivalidades cada vez más violentas entre las ciudades mayas.