You are on page 1of 2

Marxismo

El marxismo se trata de una doctrina político-


filosófica desarrollada por Karl Marx, de ahí
marxismo, uno de los grandes filósofos y
economistas de la Alemania del siglo XIX que,
junto a Friedrich Engels, fueron los que
desarrollaron la ideología de dicha teoría. La
idea principal de este nuevo ideario se
basaba en cómo con el paso del tiempo iba
evolucionado la economía recriminando al
comercio de ser la principal causa de
explotación de los trabajadores, por parte de
la clase capitalista.

Principales características del marxismo


El marxismo es una teoría que defiende que la sucesión de hechos históricos a lo
largo del tiempo, es decir, las guerras, los descubrimientos de nuevos territorios,
cambios de gobiernos… son causados por factores económicos. Partiendo de esta
base, veamos cuáles son algunos de los principios de esta ideología.

Explotación de las clases trabajadoras

Todos sabemos que el trabajo es el único método de poder hacerse con riquezas,
pero dentro de lo que es el contexto del capitalismo, el trabajador, que es quien al
fin y al cabo genera esa riqueza va a recibir un salario menor a lo que este
produce, es lo que se conoce como plusvalía, es decir, esa diferencia, será lo que
el capitalista conserve, puesto que es la única manera de él también acumular su
capital. Por lo tanto, en la teoría marxista lo que se defiende es que esa
acumulación de capital es el resultado de explotar a los trabajadores.

Las clases sociales en la sociedad capitalista

En el apartado anterior ya dejábamos esclarecer cuales serían las dos clases


sociales en la que estaba dividida esta sociedad capitalista:

 Clase trabajadora o proletariado; era la que vendía su mano de obra, pero eran
propietarios de los medios que ellos mismos producían, eso sí, eran los verdaderos
creadores de riqueza de la sociedad.
 Clase capitalista o burguesía; eran los dueños de los medios de producción y los
encargados de emplear a la clase trabajadora a cambio de un sueldo. Dentro de
este grupo, nos encontramos por un lado con la alta burguesía, que eran aquellos
que no necesitaban trabajar porque vivían de la plusvalía extraída a la clase
trabajadora. Y por otro lado con la pequeña burguesía, que, aunque si trabajaba
seguían siendo los dueños de los medios de producción.
Marxismo
La lucha de clases es un factor invariable que siempre se ha dado en la historia de
la humanidad, y cuando tuvo lugar el desarrollo del capitalismo, no iba a ser menos,
por lo que la lucha entre capitalistas y proletarios fue constante, pues la clase
trabajadora no veía nunca la forma de que estos también alcanzasen puestos de
poder.

Otras características del marxismo


Desde el punto de vista económico, el marxismo como teoría política proponía
la participación del Estado en este sector para, de ese modo, poder centralizar
la administración de los factores de producción y regular los precios. Con el
tiempo, el objetivo de la clase capitalista se fue haciendo cada vez mayor y no era
otro que el de obtener más beneficios de los que ya recibían. Para ello lo que
hicieron fueron sustituir a esos obreros por máquinas, siendo este el nuevo método
por el cual se ahorrarían de pagar salarios haciéndose con una mayor ganancia.

Desde el punto de vista político, también propone darle al Estado el cargo de


satisfacer las necesidades de las clases trabajadoras eliminando, por lo tanto, la
clase gobernante y designando otra administración que se encargase de la
estructura de las clases del estado. De esta manera el principal problema de la
ideología, la lucha de clases, llegaría a su fin y tendría lugar la construcción de
una nueva sociedad ideal.

Desde el punto de vista religioso el marxismo entendía la religión como una manera
de expresar las necesidades de un pueblo que en su gran mayoría se encontraba
explotado y oprimido. Marx, que realizó un profundo análisis crítico sobre la religión,
entendía que la religión era tomada por la sociedad como una manera apacible de
ver las cosas.