You are on page 1of 39

ANTOLOGÍA DE POEMAS

CA N C Ú N A AYOTZINAPA,
DE

s l e e r e m o s
Vivos lo
|De Cancún a Ayotzinapa: Vivos se los llevaron, vivos los leeremos |

De Cancún a Ayotzinapa,
Vivos los leeremos

Antología
|De Cancún a Ayotzinapa: Vivos se los llevaron, vivos los leeremos |

PRESENTACION

El país está en revuelo desde hace tres años. La ingoberna-


bilidad se apoltronó para decretar la inseguridad en todo el
territorio nacional.

La lucha contra los depredadores del país cambió de blanco


y la sociedad civil ha sido la víctima de las fuerzas desata-
das que pretenden mantenerla en un estado de indefensión
permanente.

La lectura de este poemario, De Cancún a Ayotzinapa, vivos


los leeremos, me trae a la memoria la pregunta, ya vuelta lu-
gar común, “¿Qué hacen los poetas en una época de crisis?”

Después de Vietnam, América Latina, con sus gobiernos


opresores, sus tiranos o dictadores, ha sido el caldo de cul-
tivo para el ejercicio de tácticas y estrategias de guerra y de
sometimiento, en un recorrido del sur al norte, hasta tocar
a México.
Publicación independiente
De Cancún a Ayotzinapa, vivos los leeremos
En ese contexto histórico surgió la corriente llama “poesía
comprometida”, escrita por poetas que sintieron la necesi-
Sin derechos Reservados dad de integrase a la lucha armada en contra de un gobier-
Cancún, Quintana Roo, Mèxico no opresor que justificaba las muertes que provocaba con la
idea de la democracia. Casi todos murieron en el campo de
batalla, peleando realmente contra la democracia exportada
Ilustración de portada:
zxzxzxzx por Estados Unidos.

Ayer, Chile, Nicaragua, El Salvador, Guatemala. Hoy, Mé-


xico, este país que ha sido sometido a través de la cultu-
ra, tiene su baño de sangre por la defensa de la democracia
importada y por esa ilusión llamada Derechos Humanos,
Se permite la reproducción total o parcial de
esta obra, sea cual fuere el medio, sin la auto- traída desde el extranjero y que ha modificado la visión de
rización por escrito de la editorial y tomando los mexicanos.
como único requisito la mención del presente
libro. Hoy que todos son poetas, en México la poesía en un grito
desgarrador que clama como una voz en el desierto por la
justicia.
Primera edición, septiembre del 2016

Impreso en México Eso hacen los poetas: claman por la justicia a quien ha im-

|5|
|De Cancún a Ayotzinapa: Vivos se los llevaron, vivos los leeremos |

puesto la injusticia; se lamentan de este mundo como vícti-


mas de un poder ciego que no puede escucharlos porque es
un poder sordo.

Pero el poeta quiere dejar constancia de su lamento, de su


inconformidad, y este poemario, esta antología, es un tes-
tigo de ella.

12 poetas se han embarcado en esta tares de mostrar su in-


conformidad por los hechos ocurridos en Ayotzinapa, en
donde desaparecieron 43 jóvenes estudiantes y profesores
de la escuela Normal de la zona. Todos muestran su males-
tar de manera directa en contra de esa situación en la que
no se puede resolver pero que no puede ser un antecedente
para las relaciones entre la sociedad civil y el gobierno.

Su lamento es su inconformidad. Su palabra es el testimonio


que se registra en esta antología. Su voz que se levanta para
declarar, para mostrar, el dolor que les deja el saber de estas
desapariciones, de estas acciones en contra de la sociedad
que busca una mejor condición de vida.

México está en una revuelta social en la que los intelectua-


les, los poetas, los políticos, buscan la justicia, una justicia
relativizada por los mismos que impusieron la inseguridad,
defendiendo su concepción de grupo en una batalla campal
en la que algunos poetas presentan su inconformidad, pero
también su desaliento.

Esta antología “De Cancún a Ayotzinapa; vivos los leere-


mos” es la muestra de su reclamo.

|6| |7|
Johanna Aguilar Noguez
La búsqueda
|De Cancún a Ayotzinapa: Vivos se los llevaron, vivos los leeremos |

III

Sin olvido En el asfalto, en medio del camino, yacía él boca arriba


todos buscaban un cuerpo, pero a él nadie lo buscaba.
Una franja de las linternas, iluminó su cabeza
I
la frente relucía extraña, tenía enarcada las cejas
sus ojos aún abiertos, asustados,
Mi abuelo me decía, si un perro te acomete
quizá en el último instante supo que moría.
míralo de frente, a la cara.
A ellos no les dieron la oportunidad de mirar de frente
Las voces sonaban aciagas ¿Quién podía emitir palabras
a sus atacantes.
[ante tal horror?
¡Silencio! Todos deberían callar, callarse,
Los perros simplemente los rodearon furtivamente
hacer un profundo y sentido silencio porque un inocente
y lanzaron sus mordidas como los traidores, por la espalda.
[más ha muerto.

Él ya no habla, sus labios lucían un color violáceo


II
aún tenían rastros de saliva, de las comisuras
corrían por las mejillas hilos de sangre seca.
Por la noche, las sombras tenues se deslizan por aquellas calles
Sus labios, estáticos en un último gesto,
como queriendo dar testimonio de lo sucedido
en el doloroso gesto de una muerte violenta.
como queriendo devolverlos.
Todos buscaban a sus cuerpos, a él nadie lo buscaba.
Hablaban de su realidad
Las piernas se extendían abiertas, desmadejadas.
así sin tanta elocución, pero con la palabra sincera, justa.
vestían un pantalón escolar color blanco con vivos azules
Hoy sólo nos queda un fatídico hecho plagado de silencios,
debajo de ellas pasaban arroyuelos de sangre,
de silencios por omisión, de silencios por compasión
de él y de los otros que también habían sido asesinados.
o (terriblemente) por convicción.
Ya no se movía, tenía los brazos tiesos,
Desde aquel día contamos el tiempo de dos formas:
brazos que fueron levantados como signo de unión
la del calendario y la del dominio de su ausencia de nombres
seña de pertenencia a la lucha por la justicia,
nombres que no volverán a pasar la lista escolar
ahora sólo quedaban sus dedos, arañando el asfalto.
de cuerpos sin más abrazos, de mentes sin más sueños.

Ahora somos menos 43 y así despacio


con el tiempo de la ausencia sobre nosotros,
hemos, en este eterno anochecer,
nombrar a viva voz su nombre.

| 10 | | 11 |
|De Cancún a Ayotzinapa:

IV

En mi jardín sembré 43 semillas


pido a los dioses, nos den agua y sol
para que crezcan fuertes.

43 de diferentes colores y tamaños


cada mañana las flores serán.
Buscaré en ese libro grande a cada una de ellas
para nombrarlas por el resto del tiempo

43 tallos fuertes serán iluminados.


he de custodiar desde mi ventana
para ahuyentar al enemigo
que acecha en la penumbra.

Nadie volverá a arrancarlas


no serán sólo en la memoria
existirán entre nosotros
cuando al paso de los años David Anuar
el calendario marque un aniversario negro. Rojo acumulado

| 12 |
|De Cancún a Ayotzinapa: Vivos se los llevaron, vivos los leeremos |

cuántas veces Hemos removido el polvo

¿cuántas veces he contado Hemos removido el polvo y las piedras. Caminamos. Fui-
con mis dedos cuarenta y tres mos de aquí para allá. Reclamamos, dijimos, estuvimos.
con la esperanza de encontrar Pero no, nada. Volvimos y anduvimos. Buscamos, una,
no en el río no en la quemazón dos, tres, hasta perder la cuenta y seguirla perdiendo
no en los basureros ni en las zanjas porque ustedes siguen, afuera, en algún lugar, fuera de
nunca jamás nosotros, perdidos, deambulando, en cavernas que no he-
en las verdades históricas mos conocido, en carreteras que no hemos caminado, en
el cuerpo de tu nombre casas que nuestros pies no han habitado. ¡Qué carajo des-
o al menos una brizna tino desaparecer sin llevarnos con ustedes! Esperamos 43
que rasgue la incertidumbre veces por hora con el reloj en la mano, con las semanas,
de los sueños que nos quedan? con los meses, con los años, que se van cayendo de tanto
rojo acumulado, de tanto reumatismo, incomprensible,
devorando el engranaje de nuestro corazón y el marco de
su ausencia. ¡Qué carajo destino desaparecer por estudiar
contra el sistema! Desde hace ya muchos ayeres, nuestros
días tienen 43 formas de suplicio, 43 anhelos de poder
cambiar este carajo destino.

| 14 | | 15 |
|De Cancún a Ayotzinapa:

No hay poemas de amor

No hay poemas de amor esta noche


sólo estanques vacíos
donde los muertos descansan
de la violencia de los vivos

No hay poemas de amor esta noche


sino hogueras de huesos
que lamentamos con la cruz
de la vergüenza y del hastío

No hay poemas de amor esta noche


sólo este desquiciamiento
que llamamos Patria
Salvador Fernández Cención
No hay poemas de amor esta noche
sino el corazón partido No sólo damos el rostro
partido el pueblo
partida la sangre
partida
de extremo
a extremo
la esperanza
de volver a escribir
poemas de amor.

| 16 |
|De Cancún a Ayotzinapa: Vivos se los llevaron, vivos los leeremos |

Me preguntas ¿En qué convertiste mi tierra?

Todavía me preguntas porqué me cubro ¿En qué han convertido mi patria? donde antes había paz
el rostro cuando protesto. ahora guerra, en lugar de sembrar plantas hoy siembran
Aun así, te atreves a pedir que dé la cara cadáveres de gente buena.
cuando te digo que eres un enemigo
traidor, desalmado y carnicero. Cosechan insultos, desprecio, rencor y odio
tarde o temprano los de abajo ajustaran las cuentas.
Soy un estudiante, que no lucha
por mí, sino por todos, El demonio cambio de residencia, ahora nos distrae
y tú un cobarde que me quitaste el paliacate con todo organizando elecciones fraudulentas, para que
[y rostro, gobiernen muchachos carentes de consciencia,
pero jamás me arrancaste la convicción de lucha, pero sobre todo que aspiran a una vida de lujos
ni mis ideales de soñar con mundos nuevos. [y riqueza;
pasean en autos caros y viven en casas blancas,
Me robaste la vida, pero ni así me eché para atrás que envidian jeques árabes, reyes y princesas.
[ de lo que pienso.
¿En qué convertiste mi tierra?
Es verdad que todos teníamos miedo en ese momento: político desalmado que predicas un sistema de mercado
Tú por arrancarme la piel de la cara por dinero, que compras almas y vendes cuando ya no te sirve o
y yo por no poder cumplir mi sueño de ser MAESTRO. lo arrojas a la basura, qué te importa, siempre habrá miles
deseosos de ponerse a la venta.
Tú no dormirás tranquilo, siempre apareceré
[en tus sueños
y yo voy mezclado en las marchas,
porque sigo vivo en el corazón de mis compañeros.

| 18 | | 19 |
|De Cancún a Ayotzinapa: Vivos se los llevaron, vivos los leeremos |

43 bote pateado

Abrakadaver
1,2…43

Por mí y por
Mi varita mágica parece fusil,
todos mis amigos desaparezco gente y no soy mago,
mi brazo lo visto de verde o azul
¡Que los devuelvan vivos! y me creen si les digo que es rojo,
para convencer sin argumentos puedo utilizar el miedo,
y soy casi dios porque domino el fuego,
hago fogatas bajo la lluvia, que ni los estúpidos
forenses tienen capacidad de comprender.
¿Adivina quién soy?

| 20 | | 21 |
|De Cancún a Ayotzinapa:

Daniel Pérez Villaseñor


Soy el pueblo

| 22 |
|De Cancún a Ayotzinapa: Vivos se los llevaron, vivos los leeremos |

Yo soy,
Soy el pueblo el rostro del hartazgo,
de la justicia,
de la rebeldía,
el que te persigue 
que te persigue 
Mira mi rostro, está en todas partes, que te persigue
el rostro curtido del campesino,
la madre soltera en la maquila, Yo soy
el huérfano de la guerra espuria, el oprimido.
la inmigrante en tierra extranjera, el resurgir,
el estudiante que tanto maltratas, soy ella y él,
la muerta de las notas rojas. y los de abajo siempre fuimos
¡somos el pueblo de los oprimidos!
Soy el rostro rebelde, 
que está en todas partes, Con ella, con él,
no importa a donde vayas, con los de acá y los de allá,
tú serás el opresor caminando hacemos nuestros sueños,
y este será es el rostro pero uno general,
que está en todas partes, el sueño de un mundo
este es el rostro de la liberación, donde quepan muchos,
seres humanos sin sumisión. muchos mundos más.
Sin máscaras
este es nuestro rostro arrugado, 
manchado y quemado, por el sol, 
agrietado y sudado, por el trabajo,
cansado, muy cansado de ti, 
de tu sistema, de tu opresión.

| 24 | | 25 |
|De Cancún a Ayotzinapa:

David Guerrero
La puerta que no se cierra
Mientras escribo estas líneas
unos padres buscan desesperados
a sus hijos desaparecidos.
Chary Gumenta

| 26 |
|De Cancún a Ayotzinapa: Vivos se los llevaron, vivos los leeremos |

Juramento No hay un lugar

Si fueras estudiante No hay razón en la zozobra,


y lucharas por tus derechos. ni en el conjunto de sucesos o acciones graduales
Si buscaras la libertad, que implementa un sistema autoritario.
la igualdad, No hay temor
educación para un pueblo. en el movimiento universal por la justica.
Si te arrancaran el rostro No. No hay lugar para perdernos,
o te quemaran. para ahogarnos o desaparecernos,
O un policía no, no hay lugar,
por una orden. porque no cabe en el mundo
O un milico porque no hay
por una orden no, no lo hay,
te desapareciera; un padre o una madre
mi corazón se quebrantaría. que lo permitan.
Te lloraría todas las noches
y recorrería con rabia un país,
el mundo.
Querría voltear el sistema, sacudirlo
para encontrarte o verte,
hijo.

| 28 | | 29 |
|De Cancún a Ayotzinapa: Vivos se los llevaron, vivos los leeremos |

Todos los que no aparecen


Sin perdón en la lista

No podemos creer Desahucio angustia la perpleja lejanía


que no comprendan sus razones. la indiferente cercenada practica de ser
Por las noches, al asegurar sus puertas, al algodón inusitado que nada cura
siguen esperando a sus hijos. el limpio el capitalismo el cegatón
Si han retrasado sus rutinas, el que limpió mis huesos
si han golpeado su tiempo o sus bolsillos, al que cosió mi frente con la punta de una piedra
entiendan, a ellos les han golpeado el alma, a ese esos que abalanzan el futuro
desdoblado el odio, al golondrina el águila rapaz
intentado arrodillar la esperanza, pero, a quien primero en la nación se caga
han hecho que miles de personas abran los ojos se humilla el limpia culo
a sueños, saqueadores prisisimos
con deseos, bola de reyes asnillos curulinisimos
con esperanzas; quien nos vendió la playa
entiendan. el que robo la tierra
el polvoriento que trago al incesto de su madre
y entregó el petróleo al militarisimo que fusilo a los
cientos
el espina todo el vive mundo
los quiero mucho los roba tanto
el siempre mismo
los que guardaron el luto de los cobardes
los cambia votos los altirespingaditos
al maistrito de Harvard
al botipicudo el copetudo con sus grandísimas ideas
al viene pronto de conquista con su sueño mundial
el evolucionista el accionista todos los que no aparecen
Y yo
que no sé nadar.

| 30 | | 31 |
|De Cancún a Ayotzinapa:

Caissa Janix
Semillas latentes

| 32 |
|De Cancún a Ayotzinapa: Vivos se los llevaron, vivos los leeremos |

La Semilla Vivos los queremos

Somos el gris, la plaga, I


lo descolorido del orden
de la ciudad cegada. Sobre el ocaso Ayotzinapa
partieron ventanas abiertas:
Somos un cerillo alarmante, con el libro bajo el brazo,
un camino de pólvora, pese al mareo y el deber
los que dudan de la caja estúpida estaban en el programa de la muerte.
<< y otros medios controlados.>>
Ni siquiera cerraron los ojos, el timbre
Podrán arrebatarnos, de sus voces exclamaron:
extinguirnos, cortarnos ¡No tenemos armas!
las hojas y los tallos,
excavar nuestras raíces. Aludidos a los uniformados
los siervos de arriba. —mismos
Despertaremos siendo responsables de aguas blancas —
quimeras, andaremos
descalzos hasta arder ¿Son cifras equivocadas en el gran
las cicatrices de rebeldía. monopolio del azar?

Aún naceremos semilla.


No podrán silenciar
a una supuesta minoría.

| 34 | | 35 |
|De Cancún a Ayotzinapa:

II

Nos formamos en la normal Isidro Burgos


madre de Lucio Cabañas y Genaro Vázquez
del olvido hicimos memoria y de la opresión
rebeldía, somos una semilla engendrada de rabia.

Mi pueblo grita:
¡Los queremos tal y como se los llevaron!

Podremos nombrar letra por puño


el nombre de todos los muertos de siempre,
muriendo de nuevo, para vivir en el corazón
de los luchadores nacientes.

Carlos Montoya
La muerte llora

| 36 |
|De Cancún a Ayotzinapa: Vivos se los llevaron, vivos los leeremos |

La muerte llora Soy Julio Cesar Mondragon

la muerte inocente prostituida por manos asesinas soy el resultado de mil derrotas
la muerte obrera campesina artesana soy el hijo de la guerra absurda
la muerte nunca fue mercancía ni bandera crecí con los pies manchado de lodo
ni símbolo de poder ni instrumento del miedo corriendo entre montes
la muerte comadre de la vida herido por espinas
partera de almas jugando entre mares
trasquiladora de piel desollado entre calles
la maga que hace de los gusanos mariposas
molcajete que muele nuestros huesos
fábrica de estrellas
la muerte digna bella
rebelde que se insurrecta y se niega a morir
como mueren los sublevados
llora
yo no quería me obligaron
dice la pobre y triste muerte
desde que fue violada por fusiles oficiales
quienes la obligaron a morder la mano de quienes la
acarician todas las noches
que la vistieron de miedo crueldad y genocidio
la muerte llora en Guerrero
siguen impunes las manos que la obligaron

| 38 | | 39 |
|De Cancún a Ayotzinapa:

Moisés Nájera
Mes 24

| 40 |
|De Cancún a Ayotzinapa: Vivos se los llevaron, vivos los leeremos |

Institucionalización indiferente,
Los cuarenta y tantos… sin cayado, ni corona,
usurpado en servil lisonja neoliberal.

¡Jamás, nunca jamás!


¡Ignominia!
¡Cuarenta y tantos desaparecidos! Que visiones se perpetúen
¿Dónde? ¿Dónde? de sangre y terror
en cada emoción.
Cenizas del infierno
en etérea sensación Que cabalidades se proyecten
se pregonan sin razón. en cada ilusión,
que la llama del desacato y la rebelión
Levanten la voz, se encienda en toda la Nación.
retumben el corazón,
y marchen sin demora ¡Griten!
al susurro del tambor. Griten a la humanidad,
que afónicos muestren la atrocidad,
Elévense cual volutas de expectación, que entera la sociedad sufra la vergüenza
entre calles y avenidas de toda la Nación. [de la amoralidad,
que la indiferencia mundial zarandeada se muestre
Traspasen fronteras, [de indignidad.
rasguen, mancillen al opresor,
que en cada punto el silbido de la indignación Únanse al coro de la indignación,
taladre tímpanos sin compasión. únanse a la miseria de la otredad,
aborrezcan los juicios del desleal,
¡Cielos anéguense de fétidos hedores! del engañador y del truhan,
Embriaguen pulmones que en silla de juez se sienta
del capitalista acicalado con banda presidencial.
sin tregua ni piedad! .

Visiones de muerte,
estertores de racionalidad
del que tiene y usurpa a la divinidad,
que oscurece y blande en cada oportunidad
la espada de la autoridad.

| 42 | | 43 |
|De Cancún a Ayotzinapa: Vivos se los llevaron, vivos los leeremos |

en él solo veo un espejo y mientras lo miro,


alguien toca la puerta ¿Quién es?
País de los nombres : Soy el incesante morir
que está en las rosas, en las piedras,
en las estrellas,
y en la carne sobre la hoguera encendida,
Mundo que has cesado de manar consumiendo la esperanza de verlos otra vez.
y te recoges en ti mismo,
sin odio, sin sangre, sin polvo
cómo acabado de bañar, Ábrele a esta muerte asesina,
acabado de pintar, que astilla al mundo en ceniza,
acabado de nacer, con mi luz vacía
dinos cómo convirtieron al basurero en mentira, escondiendo su catástrofe infinita.
a los estudiantes en roca,
a sus recuerdos en tiza. Catástrofe donde cuarenta y tres pares de ojos
parpadeantes asechan,
Porque creímos que después de recorrer el valle, advirtiéndonos cómo la mentira y el espejismo
perdieron la razón, los precipitan
y apostándole febrilmente al espejismo, al horror procaz del olvido.
desaparecieron a los estudiantes,
en el caballo desbocado del rio.

Dinos, porqué nos dicen que aquí en Cocula


no suceden cosas de mayor trascendencia,
que alguna luz postrera,
o el florecimiento de alguna rosa,
con su perfume que gira y hunde los suspiros.

Dinos porqué, como amenaza lluvia,


se ha vuelto a decir: la verdad solo es una.
-Que los han llevado a un cuarto-

Cuando me pongo a pensar en ese cuarto


lo imagino frío, sin muebles,
con el piso húmedo, de tierra,
sin nadie en él,
como una caja vacía sin sorpresas,

| 44 | | 45 |
|De Cancún a Ayotzinapa: Vivos se los llevaron, vivos los leeremos |

En su memoria Duda

Como se ha dicho Enfilados en el rio donde hierra su conciencia,


de los desvanecidos seres la policía miente y mata,
del poblado en la antigua escuela y cuando calla asesina,
-Incertidumbres de sí mismos- luego se disipa.
: Busco su sal, sus ojos, sus nombres
y al agua que lavó sus tinieblas, Apenas pedimos la verdad,
con mentiras, nos arrancan el habla,
que se precipitan de la cima al abismo, y con funestos abismos y cerrojos,
hacia el espejo que habita en mí, nos inmovilizan.
como un terror,
cayendo inefable, Sin movernos nos mecemos en el mundo,
en la oscuridad de mi vacío. presos a la sombra de sus nombres.

Ahí hacemos una pausa,


y nos miramos con la duda:

Irnos y arrojar 43 sueños al vacío…


¿O quedarnos?
Eternamente al comienzo de la penumbra.

Aquí y allá:
¿Qué debemos hacer? ¿Olvidar?

O exigir que nos digan


con la terca respiración
¿Dónde están esas 43 voces perdidas

| 46 | | 47 |
|De Cancún a Ayotzinapa:

Mauricio Ocampo C.
El país de los nudos y 43 posibilidades

| 48 |
|De Cancún a Ayotzinapa: Vivos se los llevaron, vivos los leeremos |

Psicópatas Reloj de arena

| 50 | | 51 |
|De Cancún a Ayotzinapa: Vivos se los llevaron, vivos los leeremos |

Dialéctica del tiempo Lucha de clases

La historia de la humanidad
es la historia de la lucha de clases.
Carlos Marx

Nosotros andábamos sobre el asfalto libremente


tratando de encontrarte para juntos volar
Pero llegaron ellos
nos dirigieron a su guarida de tortura
y sumieron nuestras cabezas en su mierda
empujándolas con sus botas de milicia

Al hecho unos le llaman cadena alimenticia


otros más Darwinismo social
algunos equilibrio funcional de la sociedad.

Nosotros le llamamos devastación de la prehistoria


en 43 movimientos

| 52 | | 53 |
|De Cancún a Ayotzinapa:

Tan sólo dicen

: Dicen que nos desaparecieron para ocultar la verdad


que las balas no hablan
sólo silban.
Que el fuego quema todo
cuanto más a los muertos
Que lo que se ofrece como verdad llega a serlo
también la mentira
Que todo tiene un precio
incluso el dolor
Que en este país no hay memoria
sólo miseria
Que la lluvia diluye todo
Igual a la sangre
Ma. Isabel Rodriguez Martínez
Se equivocan
Nuestra voz fluye en otras plumas Las voces de los desaparecidos

seguimos siendo viento.

Icertidumebre

Mientras más envejezco


más temores tengo.
Por ejemplo:
Llegar a los 43 sin vida.

| 54 |
|De Cancún a Ayotzinapa: Vivos se los llevaron, vivos los leeremos |

En el tiempo de la nada III

Manuel Altamirano, pluma veraz,


que alcanzaste a reflejar
I la eterna realidad
de una Patria sin alterar.
Pasajeros que de épocas y aulas
ocuparon el banquillo de la indignación; Que épocas van y vienen,
desde Vicente Guerrero con aires de espejismo en el spin de la deformidad,
luchando en las campañas de la subversión. engañando las conciencias
en la lucha nacional,
El abrazo le llevo al triunfo de la ilusión por una igualdad
y desbordado imaginó imposible de lograr.
una libre Nación.
¡Oh Guerrero! Refracción alegórica
¿Finalmente comprendiste que la Nada se quedó? tu Navidad en las Montañas.
.
¡Oh Altamirano!
¿Lograste entender que Nada se queda?
II

Juan Álvarez, cual pantera nos llegó


y desde Ayutla nos escribió un ideal de Nación, IV
extirpando al enemigo por falsario y traidor.
Lucio Cabañas
“Fundador del estado de Guerrero” en tus huellas
el epitafio solo quedó. andando huellas
de ignominia popular.
¡Oh Álvarez!
¿Acaso comprendiste que en la Nada, nada pasa? Contrastante valentía
del 70 soñador,
que encumbrado arañaba
entre cerros alcanzar,
la pobreza aniquilar
y la justicia aleccionar.

| 56 | | 57 |
|De Cancún a Ayotzinapa:

¡Jamás!

Jamás en esta vida


la conciencia transformar,
sólo esta felonía
en perpetuo mantendrá
la mentira y la oscuridad.

¡Oh Lucio¡
¿Acaso libertad e igualdad en la Nada quedará?
Genaro Vázquez,
¡Central Campesina Independiente!
Una lucha más de muchas más.

IV

¡Oh Genaro!
¿Acaso en Ayotzinapa Nada es la lucha?
Mario Valle Koo
¡Oh jóvenes estudiantes!
Enjugando la sangre
Fuga de nostalgia
fanfarroneada de ideales.

¿Cuándo entenderán que en la Nada la lucha Nada es?

| 58 |
|De Cancún a Ayotzinapa: Vivos se los llevaron, vivos los leeremos |

Crimen de estado Escuelas normales rurales

I AYOTZINAPA, la sangre reclama venganza,


El dolor agita el latido de nuestros corazones,
Es la silenciosa noche del 26 de septiembre, ¿Cuán grande proezas has construido con angustia?
No distingo, rumores, verdades o mentiras, Pertinaz por el mundo que esbozamos,
Los medios de comunicación brillan por su ausencia, Miro con regocijo tu aflicción, nos hace meditar,
Las redes sociales exaltan una noche tempestuosa, Reanimas mi auge decadente por la represión.
Los perros rabiosos depredan a sus víctimas,
Bajo el sonido estruendoso de las metrallas, Tus muros guardan un nido tembloroso de gorjeos,
Cual lobos sedientos de sangre, Sedientos de enseñar a la niñez,
Se escuchan gritos de desesperación, La tonada es una fuga de nostalgias y deseos,
De pronto no escucho nada, Que susurran los ensueños de un pueblo socialista.
Solo el silencio escabroso que aterra,
Somos 43 los desaparecidos. El maestro normalista ruge de poder ante la adversidad,
Dentro del salón de clases de un pueblo ávido,
Su mano crispa como garra al escribir,
Por la esencia de la enseñanza al humilde estudiante.
II
Aunque la oscuridad te condene,
Veo cuerpos de tres normalistas tirados en el asfalto Y el intolerante te repruebe,
Miro tres almas del pueblo en el mismo lugar, Mientras existan escuelas normales rurales,
Efecto de los daños colaterales de la represión de Estado. Yo abrazo las delicias de tus ideales,
Cuyos latidos me conducen hacia la libertad inacabada.

III

El gobierno nos quiere mentir y manipular,


Sé que estoy vestido de luto en tu memoria,
Llevare este dolor por ti con la frente en alto,
Serás mi estandarte de lucha por siempre,
¡AYOTZINAPA LOS QUEREMOS VIVOS!

| 60 | | 61 |
|De Cancún a Ayotzinapa:

Verdad histórica

Telaraña de mentiras envenenan el alma


[de los mexicanos,
Pan y circo para el pueblo ignorante.

¿Quién osa mentir con verdades históricas?


La hipocresía del Estado ahogado en sus mentiras:
Dicen que mis hermanos normalistas,
Fueron exterminados a fuego abrazador,
En el basurero de Cocula.

Muertos vivientes son los ignorantes que repiten


Lo que escuchan en el sigilo del viento,
De la voz del idiotizador,
Fue el ejército perro rabioso del estado mexicano,
René alberto Vera
Quien secuestro a nuestros hermanos.
Cuerpo inasible
¿De qué verdad histórica hablo el procurador Murillo
Karan?
Si en la algarabía delas aves se denotan
[las contradicciones,
Solo el pueblo en zombificado aprueba la mentira.

En mí desgarrada alma refulgen sus existencias,


Son 43 luceros que resplandecen en el firmamento,
Como estrellas fugaces irradian al movimiento.

Este tsunami de rebeldía del pueblo de México,


Es la consecuencia del legado que nos han dejado,
Los estudiantes de Ayotzinapa.

| 62 |
|De Cancún a Ayotzinapa: Vivos se los llevaron, vivos los leeremos |

1 de Jonas Trujillo González no existe. El cuerpo muerto de


Jorge Álvarez Nava no existe. El cuerpo muerto de Jorge
Aníbal Cruz Mendoza no existe. El cuerpo muerto de Jor-
ge Antonio Tizapa Legideño no existe. El cuerpo muerto
Existió un niño corriendo por el campo, de Jorge Luis González Parral no existe. El cuerpo muerto
y su padre que sembraba maíz. de José Ángel Campos Cantor no existe. El cuerpo muer-
Existieron las noches de pláticas y estudios. to de José Ángel Navarrete González no existe. El cuerpo
Existió la pubertad muerto de José Eduardo Bartolo Tlatempa no existe. El
y las noches de desvelos y hambre. cuerpo muerto de José Luis Luna Torres no existe. El
Existió un niño que deseaba ser maestro cuerpo muerto de Julio César López Patolzin no existe.
y el sol a medio día en el campo El cuerpo muerto de Leonel Castro Abarca no existe. El
cuerpo muerto de Luis Ángel Abarca Carrillo no existe.
Fueron jóvenes El cuerpo muerto de Luis Ángel Francisco Arzola no exis-
En la noche te. El cuerpo muerto de Magdaleno Rubén Lauro Villegas
En la madrugada del 26 de septiembre, el cuerpo muerto no existe. El cuerpo muerto de Marcial Pablo Baranda
de Abel García Hernández no existe. El cuerpo muerto de no existe. El cuerpo muerto de Marco Antonio Gómez
Abelardo Vázquez Peniten no existe. El cuerpo muerto de Molina no existe. El cuerpo muerto de Martín Getsemany
Adán Abrajan de la Cruz no existe. El cuerpo muerto de Sánchez García no existe. El cuerpo muerto de Mauricio
Antonio Santana Maestro no existe. El cuerpo muerto de Ortega Valerio no existe. El cuerpo muerto de Miguel
Benjamín Ascencio Bautista no existe. El cuerpo muerto Ángel Hernández Martíne no existe. El cuerpo muerto
de Bernardo Flores Alcaraz no existe. El cuerpo muerto de Miguel Ángel Mendoza Zacarías no existe. El cuerpo
de Carlos Iván Ramírez Villarreal no existe. El cuerpo muerto de Saúl Bruno García no existe.
muerto de Carlos Lorenzo Hernández Muñoz no existe.
El cuerpo muerto de César Manuel González Hernández
no existe. El cuerpo muerto de Christian Alfonso Rodrí-
guez Telumbre no existe. El cuerpo muerto de Christian
Tomas Colón Garnica no existe. El cuerpo muerto de Cut-
berto Ortiz Ramos no existe. El cuerpo muerto de Dorian
González Parral no existe. El cuerpo muerto de Emiliano
Alen Gaspar de la Cruz no existe. El cuerpo muerto de
Everardo Rodríguez Bello no existe. El cuerpo muerto de
Felipe Arnulfo Rosas no existe. El cuerpo muerto de Gio-
vanni Galindes Guerrero no existe. El cuerpo muerto de
Israel Caballero Sánchez no existe. El cuerpo muerto de
Israel Jacinto Lugardo no existe. El cuerpo muerto de Je-
sús Jovany Rodríguez Tlatem no existe. El cuerpo muerto

| 64 | | 65 |
|De Cancún a Ayotzinapa: Vivos se los llevaron, vivos los leeremos |

2 3

Existe el frío y las lágrimas secas. Pertenecemos

Poco se sabe de la ausencia Los niños irán a la escuela por la mañana


como para preguntar Andrea Legarreta seguirá vendiendo sueños a las ocho
al latido del hermano muerto y en la mesa del procurador tendrán pan para cenar.
si hay música en el cuerpo
que no siente En vacaciones, algunos,
acumularán docenas de recuerdos y joyería y vino,
o si parte como un diente de león hacia el horizonte. pero postrados para dormir se aproximarán a un rincón
[de la casa
No queda más que perseguirlo para esconder huesos.
para sentir de nuevo el sol
y la sed alguien mira los cielos,
y la dicha escuchará el mar,
al desconocer, de frente, a la muerte. visitará su cama lentamente, pero existirán los
Pero es mentira, muertos.
existe el frío Es inaudible, no podremos abrazar lo intocable
y un agujero en el techo es como aislar fragmentos de la salida del sol
en los zapatos y meterlos en la oscuridad para devolverlo
en el estomago [como un rostro sin cicatrices.
un hueco en mi casa Por lo que lentamente regresaremos al televisor,
en mi colonia [a los celulares y a las hojas secas
en mi ciudad para repetir no ha pasado nada.
en mi país mientras los caballos de la noche relinchan sin tregua.
Existen las lágrimas secas
Por el exceso de buscar
En la roca absoluta del silencio
a nuestros hijos
y esperarlos mirando a la ventana.

| 66 | | 67 |
|De Cancún a Ayotzinapa:

Lizbeth Peña
Insurrecciones en el río San Juan

| 68 |
|De Cancún a Ayotzinapa: Vivos se los llevaron, vivos los leeremos |

Pequeña plegaria Te buscaré hasta encontrarte


o espeleología mínima
Abel, efímero, hijo del aliento. Abelardo, alta montaña
que trabaja como una abeja. Adán Abrajan: hombre de
Yo te bendigo, fosa, tierra roja, padre del pueblo. Alexander, defensor del
porque me diste esperanza hombre.  Antonio,  aquel que enfrenta a sus adversarios.
en esta pena inmerecida Benjamín, hijo de la diestra y de la virtud. Bernardo, oso,
y un oficio de niño explorador. guerrero fuerte. Carlos Iván, hombre libre y bendecido.
Carlos Lorenzo, hombre fuerte y coronado de laureles.
César Manuel, el de piel de elefante. Christian Alfonso,
el que está cubierto con óleo sagrado. Christian Tomas, el
hermano, el que sigue a Cristo. Cutberto, el hombre que
resplandece. Dorian, regalo de Dios. Emiliano, joven labo-
rioso. Everardo, el que es fuerte. Felipe, el amigo de los ca-
ballos. Giovanni, fiel a Dios. Israel Caballero, el que reina-
rá con el altísimo. Israel Jacinto, el de color violáceo, bello
como una flor. Jesús Jovany, el salvador, pleno de gracia.
Jonás, la paloma, el profeta. Jorge Álvarez, el hombre que
fue agricultor. Jorge Aníbal, hombre águila y generoso.
Jorge Antonio, hombre destacado. Jorge Luis, ilustre en
el combate. José Ángel Campos, mensajero añadido a la
familia. José Ángel Navarrete, terreno que se extiende has-
ta las afueras. José Eduardo, guardián de la riqueza, José
Luis González, el genio del combate. “Jhosivani” Efraín,
“el coreano”, el provechoso. Julio César, el de raíces fuer-
tes. Leonel, el león joven. Luis Ángel Abarca, mensajero
en el combate. Luis Ángel Francisco, mensajero de tierras
lejanas. Magdaleno Rubén, torre de Dios. Marcial, varón
valiente. Marco Antonio, el defensor combativo. Martín
Getsemany, el guerrero de las matas de olivo. Mauricio,
el moreno amado. Miguel Ángel Hernández, ¿quién como
Dios? Miguel Ángel Mendoza, el mensajero del justo.
Saúl, aquel que ha sido pedido al Señor.

| 70 | | 71 |
|De Cancún a Ayotzinapa:

Para buscar indicios


en el agua

Nos bañaremos varias veces en el río San Juan


pero nunca será el mismo río
ni serán iguales los muertos
que suenen en la corriente

El agua tal vez nos devuelva transparencia


y la fuerza para mirar sus ojos abiertos
cerrarles los párpados si la luz falla
y saber si han cortado de tajo el hilo de sus vidas

Nos quedan los huesos que flotan en el río


y este obligado juego a las escondidas
gritando nombres mientras se enfría la cena Aldo Revfauknest
y las madres se cansan de jugar heteromancia
Nos queda el temor de ver rostros en la calle
no sea que mañana una mirada conocida
desde un cartel de Se busca
nos pida que encontremos su voz

| 72 |
|De Cancún a Ayotzinapa: Vivos se los llevaron, vivos los leeremos |

: heteromancia

seremos niños del irisado mañana


tornasoles del verbo enterrado en el búnker
: niños brotados tréboles / entre escombros de juguetes

seremos niños que resguarden el sol enfetado


lejos de guerras por laurel / y de héroes de mármol
no habrá ropaje de estandartes
en el zurcido cielo que heredamos
ni en la iconoclasta estrella roja
ni en odas heteróclitas

seremos Artaud con devota heteromancia


–viendo arrobados desde los árboles–
: caer relámpagos del alba

| 74 | | 75 |
Contenido

8 | Johanna Aguilar Noguéz


La búsqueda

14 | David Anuar
Rojo acumulado

17 | Salvador Fernández Cención


No solo damos el rostro

19 | Daniel Villaseñor
Soy el pueblo

21 | David Guerrero
La puerta que no se cierra

23 | Caissa Janix
Semillas latentes

26 | Carlos Montoya
Parto

28 | Moisés Nájera Ku
MES 24

30 | Mauricio Ocampo C.
El país de los nudos y 43 posibilidades

32 | Ma. Isabel Rodriguez Martínez


Las voces de los desaparecidos

37 | Mario Valle Koo


Fuga de nostalgia

38 | René Alberto Vera


Cuerpo inasible

38 | Lizbeth Peña
Insurrecciones en el río San Juan

38 | Aldo Revfauknest
Heteromancia

| 76 |

Related Interests