You are on page 1of 9

COMISIÓN EUROPEA

Bruselas,11.6.2018

COM(2018) 479 final

2018/0257(NLE)

Propuesta de

DECISIÓN DEL CONSEJO

relativa a la firma, en nombre de la Unión Europea, del Acuerdo en forma de Canje de Notas entre la Unión Europea y el Reino de Marruecos
sobre la modificación de los Protocolos n.º 1 y n.º 4 del Acuerdo Euromediterráneo por el que se crea una Asociación entre las Comunidades
Europeas y sus Estados miembros, por una parte, y el Reino de Marruecos, por otra

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

1.CONTEXTO DE LA PROPUESTA

•Motivación y objetivos de la propuesta

Durante más de medio siglo, la Unión Europea y Marruecos han mantenido una colaboración gratificante y pluridimensional materializada, en
particular, en el Acuerdo Euromediterráneo por el que se establece una asociación entre las Comunidades Europeas y sus Estados miembros, por
una parte, y el Reino de Marruecos, por otra 1 (en adelante, denominado «Acuerdo de Asociación UE-Marruecos» o «Acuerdo de Asociación»),
que entró en vigor en 2000. El Acuerdo en forma de Canje de Notas entre la Unión Europea y el Reino de Marruecos 2 (en adelante, el
«Acuerdo de Liberalización»), que entró en vigor en 2012, introdujo medidas de liberalización del comercio de productos agrícolas, productos
agrícolas transformados, pescado y productos de la pesca.

Es también en virtud de esta asociación privilegiada que, en 2008, se concedió a Marruecos un «estatuto avanzado», que reconoce la solidez de
los vínculos bilaterales, así como las aspiraciones y los compromisos de ambas partes con vistas a impulsar sus iniciativas conjuntas, como la
buena gobernanza y las reformas políticas y socioeconómicas.

Paralelamente, la Unión Europea continúa reafirmando su deseo de que se solucione el conflicto en el Sáhara Occidental. No reconoce la
soberanía de Marruecos sobre el Sáhara Occidental, pero apoya plenamente los esfuerzos del Secretario General de las Naciones Unidas y de su
enviado personal para ayudar a las partes a llegar a una solución política justa, duradera y aceptable para ambas, que propicie la
autodeterminación del pueblo del Sáhara Occidental, en el marco de acuerdos que cumplan con los principios y los objetivos de la Carta de las
Naciones Unidas enunciados en las resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, en particular, en las resoluciones 2152
(2014) y 2218 (2015).

En su sentencia de 21 de diciembre de 2016 en el asunto C-104/16 P 3 , el Tribunal de Justicia de la Unión Europea consideró que el Acuerdo
de Asociación y el Acuerdo de Liberalización celebrados entre la Unión Europea y Marruecos no eran aplicables al Sáhara Occidental.

Tras la sentencia del Tribunal de Justicia, ya no podían aplicarse de facto las preferencias comerciales previstas por el Acuerdo de Asociación y
sus protocolos a los productos originarios del territorio no autónomo del Sáhara Occidental, a menos que se modificaran los protocolos n.º 1
(importación en la Unión Europea de productos agrícolas, productos agrícolas transformados, pescado y productos de la pesca marroquíes) y
n.º 4 (sobre las normas de origen) para establecer que los productos originarios del Sáhara Occidental reciban el mismo tratamiento que los
obtenidos en Marruecos.

El 29 de mayo de 2017, el Consejo autorizó a la Comisión a entablar negociaciones con vistas a establecer una base jurídica para conceder
preferencias a los productos originarios del Sáhara Occidental y adoptó directrices de negociación. Tuvieron lugar dos rondas de negociaciones.
La primera se celebró el 15 y el 16 de junio de 2017, y la segunda, el 18 de julio de 2017. Los responsables de la negociación rubricaron el
proyecto de acuerdo el 31 de enero de 2018.

La presente propuesta introduce modificaciones en los protocolos n.º 1 y n.º 4 del Acuerdo de Asociación UE-Marruecos a fin de cumplir con las
exigencias de la sentencia del Tribunal de 21 de diciembre de 2016 y sienta las bases jurídicas para la concesión de preferencias a los productos
originarios del Sáhara Occidental.

El propósito de la propuesta es no perturbar el comercio con el Sáhara Occidental, manteniendo el acceso al mercado de la Unión Europea a un
nivel estable, puesto que no se concede ninguna nueva preferencia. En particular, pretende facilitar el desarrollo económico del Sáhara Occidental,
concediendo a sus exportaciones hacia la Unión Europea el mismo tratamiento que el otorgado a las exportaciones de productos de origen
marroquí. Por consiguiente, estas medidas evitarán que el Sáhara Occidental se encuentre en una situación de desventaja competitiva y pierda, así,
oportunidades de inversión respecto de los países vecinos, que sí se benefician de preferencias arancelarias por diferentes motivos (acuerdos de
asociación o un sistema de preferencias generalizadas).

Por último, conviene destacar que la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea de 27 de febrero de 2018 en el asunto C-266/16 está
relacionada con el acuerdo de colaboración entre la Unión Europea y Marruecos en el sector pesquero, que es una cuestión distinta del acceso al
mercado al que se refiere el Acuerdo de Asociación y, por consiguiente, esta propuesta.

Se entiende que todos los acuerdos son provisionales hasta que se solucione el conflicto en el marco de las Naciones Unidas y con arreglo a las
resoluciones pertinentes del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. En este contexto, se observa que el acuerdo estipula que su
celebración se entenderá sin perjuicio de las posiciones respectivas de la Unión Europea y de Marruecos sobre el estatuto del Sáhara Occidental.

•Coherencia con las disposiciones existentes en la misma política

La presente propuesta es conforme con la política comercial actual. Cabe destacar que las autoridades aduaneras aplicaron de facto preferencias
a los productos del Sáhara Occidental con certificación de origen marroquí hasta el 21 de diciembre de 2016, fecha de la sentencia del Tribunal
en el asunto C-104/16 P. Ni Marruecos ni el Sáhara Occidental se beneficiarán de ninguna preferencia comercial adicional a las otorgadas en la
práctica antes del 21 de diciembre de 2016, pues el objetivo perseguido es simplemente ampliar la zona geográfica cubierta por las preferencias, y
no modificar los contingentes ni los productos a los que estas se aplican.

La propuesta es conforme con los objetivos generales de la política europea de vecindad, en la medida en que contribuye a mejorar las relaciones
comerciales y económicas con los países vecinos meridionales en un espíritu de cooperación estrecha. También es conforme con la política general
de la Unión Europea respecto de Marruecos, que tiene por objeto reforzar la asociación privilegiada con dicho país, independientemente del
resultado del proceso de la Organización de las Naciones Unidas en relación con el Sáhara Occidental.

El hecho de que las preferencias comerciales puedan tener un alcance más amplio que el territorio de las partes contratantes no es una situación
excepcional, pues el Acuerdo de Asociación UE-Marruecos incluye dos declaraciones conjuntas en las que se afirma que «Marruecos aceptará
como productos originarios de la Comunidad de conformidad con el Acuerdo» los productos originarios de la República de San Marino y del
Principado de Andorra.

•Coherencia con otras políticas de la Unión

Las preferencias arancelarias concedidas a Marruecos por los protocolos n.º 1 y n.º 4 pueden extenderse a los productos del Sáhara Occidental
en determinadas condiciones, siempre que exista la base jurídica adecuada. El establecimiento de la base jurídica es precisamente el propósito del
proyecto de acuerdo anejo. La modificación de los protocolos en cuestión del Acuerdo de Asociación permite asimismo fundar la concesión de
preferencias arancelarias de la Unión en una evaluación de las ventajas que reporta a las poblaciones locales y del respeto de los derechos
humanos.

2.BASE JURÍDICA, SUBSIDIARIEDAD Y PROPORCIONALIDAD

•Base jurídica

La base jurídica que permite la firma del acuerdo es el artículo 207, conjuntamente con el artículo 218, apartado 5, del Tratado de
Funcionamiento de la Unión Europea (TFUE), pues se trata de una cuestión relativa a la política comercial común.

•Subsidiariedad (en el caso de competencia no exclusiva)

La política comercial común es competencia exclusiva de la Unión (artículo 3, apartado 1, del TFUE) y, de conformidad con el artículo 5,
apartado 3, del TFUE, el principio de subsidiariedad no es aplicable a los ámbitos de competencia exclusiva.

•Proporcionalidad

La propuesta constituye una respuesta proporcionada a la cuestión que se plantea. El acuerdo no modificará el grado de acceso al mercado de la
Unión de los productos de originarios del Sáhara Occidental existente con anterioridad a la sentencia del Tribunal de Justicia de 21 de diciembre
de 2016. Las normas de origen se definen en el protocolo n.º 4 del Acuerdo de Asociación. Las modificaciones realizadas en dicho protocolo
están destinadas a alcanzar el objetivo que se persigue y dar respuesta en un plazo razonable a las incertidumbres comerciales actuales que afectan
a las exportaciones hacia la Unión Europea de productos provenientes del Sáhara Occidental, independientemente del proceso instruido por la
Organización de las Naciones Unidas en relación con el Sáhara Occidental y del resultado final del conflicto.

Por consiguiente, la propuesta de Decisión del Consejo relativa a la firma, en nombre de la Unión Europea, del Acuerdo en forma de Canje de
Notas entre la Unión Europea y el Reino de Marruecos sobre la modificación de los Protocolos n.º 1 y n.º 4 del Acuerdo Euromediterráneo por el
que se crea una asociación entre las Comunidades Europeas y sus Estados miembros, por una parte, y el Reino de Marruecos, por otra, no va
más allá de lo necesario o adecuado para alcanzar los objetivos establecidos.

•Elección del instrumento

Los protocolos en cuestión solo pueden modificarse por medio de un acuerdo entre las partes. Esta exigencia afecta asimismo a la cooperación
entre las autoridades necesaria para la aplicación de las preferencias comerciales.

El acuerdo consiste en un canje de notas ente la Unión Europea y el Reino de Marruecos. La firma de dicho acuerdo es la única manera de
conferir un origen preferencial a los productos importados originarios del Sáhara Occidental, pues las autoridades marroquíes son las únicas
capaces de garantizar el respeto de las normas necesarias para la concesión de dichas preferencias.

El proyecto de acuerdo prevé la posibilidad de aplicar el acuerdo con carácter provisional antes de su celebración. Sin embargo, no se considera
necesario proponer dicha aplicación provisional.

3.RESULTADOS DE LAS EVALUACIONES EX POST, DE LAS CONSULTAS DE LAS PARTES INTERESADAS Y DE LAS
EVALUACIONES DE IMPACTO

•Evaluación de impacto

Tal y como pidió el Consejo, la Comisión evaluó los posibles efectos del acuerdo sobre el desarrollo sostenible, en particular, en lo relativo a las
ventajas y desventajas para las poblaciones afectadas de las preferencias arancelarias concedidas a los productos originarios del Sáhara
Occidental.

Los servicios de la Comisión se vieron confrontados a limitaciones metodológicas de diferentes tipos. En primer lugar, globalmente considerara, la
información estadística sobre el Sáhara Occidental sigue siendo incompleta y heterogénea. Otra limitación surge de la práctica imperante hasta el
21 de diciembre de 2016, fecha en la que se dictó la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea. En efecto, las mercancías del Sáhara
Occidental que se importaban en la Unión Europea se beneficiaban de facto de las mismas preferencias que las mercancías originarias de
Marruecos, por lo que, en general, no era posible diferenciar las importaciones de ambos territorios. Además, la propia expresión «poblaciones
afectadas» está sujeta a interpretaciones diferentes e incluso contrapuestas 4 . Según la interpretación marroquí, que no diferencia a los habitantes
desde un punto de vista étnico/comunitario, puede referirse a las poblaciones que viven en el territorio. Según la interpretación del Frente Polisario,
la expresión se refiere a unos habitantes determinados, en particular, desde el punto de vista étnico/comunitario (los saharauis). En ese caso, las
poblaciones afectadas, o al menos una parte de ellas, vivirían fuera del Sáhara Occidental (los refugiados), y algunos habitantes asentados
recientemente en el territorio podrían no formar parte de dichas poblaciones.

Es cierto que el pueblo del Sáhara Occidental tiene derecho a la autodeterminación, pero, por un lado, no corresponde a la Unión Europea
realizar un censo de esa población y, por otro lado, los documentos de la ONU relativos a las actividades económicas de los territorios no
autónomos también hacen referencia a los habitantes de dichos territorios al hablar de ventajas socioeconómicas 5 . Teniendo en cuenta estas
diferencias y las dificultades de examinar el impacto sobre un pueblo cuyos límites aún no están definidos, que las preferencias se extienden a los
productos de un territorio determinado y que, por ende, las ventajas de dichas preferencias estarán lógicamente vinculadas principalmente a dicho
territorio, el análisis se centra en los beneficios para la población del Sáhara Occidental.

Los criterios de evaluación se fundan en los principios pertinentes establecidos en el artículo 73 de la Carta de las Naciones Unidas, que dispone
que quienes «asuman la responsabilidad de administrar territorios cuyos pueblos no hayan alcanzado todavía la plenitud del gobierno propio,
reconocen el principio de que los intereses de los habitantes de esos territorios están por encima de todo» y «aceptan como un encargo sagrado la
obligación de promover en todo lo posible [...] el bienestar de los habitantes de esos territorios».

Así pues, la evaluación examina los flujos comerciales provenientes del Sáhara Occidental, en particular, los productos de la pesca, los productos
agrícolas y los fosfatos, así como los efectos sobre los recursos naturales, el empleo y los derechos humanos. Dicha evaluación se basa no
solamente en un análisis de los datos existentes, sino también en proyecciones. Habida cuenta de la situación particular del Sáhara Occidental y de
la dificultad para la Unión Europea en su calidad de tercero de realizar investigaciones en su territorio, la Comisión se esforzó por obtener datos
objetivos y fiables, en particular, mediante el intercambio de información con las autoridades marroquíes, la sociedad civil y el Frente Polisario, así
como refiriéndose a los datos de dominio público. La Comisión también tuvo en cuenta cualquier otra información disponible. En algunos casos,
los datos siguen siendo poco concluyentes y limitados.

Consulta de las partes interesadas

Los servicios de la Comisión Europea y el Servicio Europeo de Acción Exterior llevaron a cabo un amplio proceso de consulta de las poblaciones
del Sáhara Occidental.

Dichas consultas revelaron una opinión mayoritaria favorable a la modificación del Acuerdo de Liberalización a fin de ampliar las preferencias
arancelarias a los productos del Sáhara Occidental. La mayoría de los interlocutores observaron que la modificación tendría un impacto positivo
en toda la población y destacaron, en particular, el impulso determinante que las preferencias comerciales darían a la inversión privada.
Manifestaron que un acceso privilegiado a los mercados europeos mejoraría el entorno de negocios y las inversiones directas europeas,
reforzando así el nuevo modelo de desarrollo participativo y sostenible del Sáhara Occidental. Por el contrario, según esa misma opinión
mayoritaria, la inseguridad jurídica permanente que afecta a los flujos comerciales con el Sáhara Occidental reduciría en gran medida las
posibilidades de desarrollo socioeconómico del territorio, tal y como demuestra la desaceleración de los intercambios comerciales del Sáhara
Occidental con algunos Estados miembros de la UE o en determinados sectores. Según estos interlocutores, limitar el acceso del Sáhara
Occidental a los mercados y a las inversiones extranjeras impediría el desarrollo de las actividades económicas internas y pondría en riesgo cierta
evolución socioeconómica y política precisamente cuando parece que el desarrollo del Sáhara Occidental debería empezar a tomar impulso.

El Frente Polisario, a quien también se ha consultado, y otras organizaciones no gubernamentales expresaron opiniones negativas. Sin embargo,
dichas opiniones no estuvieron motivadas por los efectos negativos específicos que la aplicación de las preferencias arancelarias previstas podría
tener sobre la población del Sáhara Occidental, sino más bien por el temor de que estas perpetúen el statu quo del Sáhara Occidental que, según
ellos, está bajo ocupación marroquí.

De la evaluación se desprende que la concesión de las preferencias arancelarias previstas por el Acuerdo de Asociación UE-Marruecos tiene un
impacto positivo en la economía del Sáhara Occidental y que dicho impacto debería perdurar e incluso aumentar en el futuro. El temor de que la
ampliación de las preferencias arancelarias implique el reconocimiento del status quo no está fundado, pues ninguna parte del acuerdo implica el
reconocimiento de la soberanía de Marruecos sobre el Sáhara Occidental.

Derechos Humanos

En lo que respecta a la situación de los derechos humanos en el Sáhara Occidental, esta se corresponde en general con la de Marruecos. Los
mecanismos y las leyes que rigen la protección de dichos derechos son los mismos. Sin embargo, existen especificidades propias del Sáhara
Occidental que están relacionadas con los desacuerdos políticos, en particular, en lo relativo a las libertades de expresión, de manifestación y de
asociación. En efecto, todo aquello que «atente contra la integridad territorial», incluido el independentismo a favor del Frente Polisario, está
prohibido y puede acarrear multas e incluso penas de prisión.

En términos generales, en lo que respecta al impacto previsto de la ampliación de las preferencias arancelarias a los productos del Sáhara
Occidental sobre la situación de los derechos humanos en el territorio, conviene establecer una analogía con los efectos del Acuerdo de
Asociación UE-Marruecos sobre la situación de los derechos humanos en Marruecos. En la medida en que el acuerdo promueve la convergencia
reglamentaria hacia las normas de la Unión Europea en diversos ámbitos, se observa un efecto indirecto positivo, en particular, en lo que respecta
a las condiciones de trabajo (por ejemplo, las medidas de seguridad), la legislación laboral (por ejemplo, la protección de los menores), las
medidas fitosanitarias y la protección de los consumidores.

Impacto económico y comercial

En lo que respecta a los distintos sectores de la economía, las conclusiones son las siguientes:

El Sáhara Occidental cuenta con una producción agrícola, sobre todo, de frutas y hortalizas frescas (tomates y melones), para la cual existe un
mercado en la Unión Europea. Se calcula que se producen 64 000 toneladas que representan unos 14 000 empleos directos. El valor de las
importaciones es de alrededor de 65 millones de euros. Si no se aplicaran las preferencias arancelarias, deberían pagarse 6,6 millones de euros en
concepto de derechos de aduana por dichas exportaciones.

Estos beneficios económicos podrían ser aún mayores si, en el futuro, el Sáhara Occidental desarrollase en mayor medida la producción y las
exportaciones hacia la Unión Europea en el marco de proyectos que se están analizando. Ello tendría también un impacto sobre las cifras de
empleo, que podrían multiplicarse por cinco, según algunas proyecciones. En lo que respecta a las alegaciones de que el desarrollo de las
actividades agrarias que fomenta el acuerdo tendrían un impacto sobre la explotación de los recursos naturales, en particular, el agua, unas
estimaciones marroquíes sobre la utilización de la napa freática, puestas en duda por algunos, sugieren, sin embargo, que el impacto sobre las
reservas acuíferas no renovables es moderado. Asimismo, se implementan medidas para disminuir la utilización de agua subterránea (el riego
localizado, la desalinización de agua de mar). En términos generales, por un lado, hoy en día no parece haber muchas alternativas viables para
posibilitar el desarrollo económico del territorio en cuestión y, por otro, los inconvenientes derivados de la explotación de los recursos hídricos se
ven compensados por el impacto económico positivo para el Sáhara Occidental.

En lo que respecta al sector de los productos de la pesca, en el Sáhara Occidental existe una importante industria de transformación de productos
pesqueros integrada por 141 establecimientos autorizados a exportar hacia la Unión Europea. En 2015 y 2016, las exportaciones de productos
pesqueros del territorio representaron entre 100 y 200 millones de euros. Unos 45 000 empleos dependieron, directa o indirectamente, de esas
exportaciones hacia la Unión Europea. Así pues, la ampliación de las preferencias arancelarias a esas importaciones tendría un impacto
considerable en la economía del territorio y, por ende, en el empleo. También sería coherente con la contribución financiera de la Unión Europea
al mantenimiento y al desarrollo de la competitividad del sector, el empleo y la calidad de vida de los pescadores del Sáhara Occidental, así como
a la explotación sostenible de los recursos naturales del territorio. A la inversa, denegar la concesión de esas preferencias comprometería las
exportaciones y el empleo y facilitaría la transferencia de esas actividades de transformación hacia otros lugares, como Marruecos. También sería
contrario a los objetivos de la Unión Europea de apoyar el desarrollo de ese sector en el Sáhara Occidental.

Los importadores europeos de productos pesqueros del Sáhara Occidental afirmaron que, habida cuenta del elevado nivel del arancel exterior
común (sin preferencia – tipos no preferenciales), la compra de esos productos sería mucho menos ventajosa si no se les concediera un
tratamiento preferencial.

Por último, en lo que respecta a la industria del fosfato, teniendo en cuenta su estado actual, la exclusión del Sáhara Occidental del Acuerdo de
Asociación no parece tener un impacto directo e inmediato sobre este sector. Esto se debe a tres razones principales: 1. algunos productos (los
fosfatos brutos) están libres de derechos (cláusula de nación más favorecida); 2 - en la Unión Europea, no existe un mercado para los fosfatos
producidos 3 - la transformación en Marruecos (o en otros países con los que la Unión Europea ha concluido acuerdos preferenciales) de
determinados fosfatos producidos en el Sáhara Occidental sería suficiente para conferir a esos productos un origen preferencial de Marruecos,
por lo que el beneficio derivado de las preferencias concedidas a esos productos transformados no depende del origen de los minerales.

Al mismo tiempo, la concesión de preferencias a los productos originarios del Sáhara Occidental parece afectar el desarrollo futuro de la
producción de determinados fosfatos. En efecto, las considerables inversiones anunciadas (más de 2 000 millones de dólares) para la producción
de derivados del fosfato en el Sáhara Occidental (en particular, de ácido fosfórico y fertilizantes) se verían comprometidas si las exportaciones
hacia la Unión Europea de estos productos fosfatados no recibieran un tratamiento preferencial. En ausencia de preferencias, sería más atractivo
invertir en otros territorios cuya producción obtiene preferencias (por ejemplo, Marruecos) que en el Sáhara Occidental. La interrupción de las
inversiones en el Sáhara Occidental incidiría en la capacidad de producción, la diversidad de productos y, por ende, en el empleo en el sector del
fosfato en la región.

Por consiguiente, de manera general, la concesión de preferencias arancelarias debería tener un impacto considerable en el desarrollo económico
del territorio. No obstante, con el objeto de garantizar el seguimiento de este impacto, el acuerdo prevé explícitamente un marco y un
procedimiento adecuados que permitan a las partes evaluar las repercusiones de su implementación sobre la base de intercambios periódicos de
información.

A pesar de las dificultades de obtener datos precisos, este estudio permite concluir que en el Sáhara Occidental existen actividades económicas y
de producción que se beneficiarían considerablemente de obtener las mismas preferencias arancelarias que se le conceden al Reino de Marruecos.
De hecho, hasta el 21 de diciembre de 2016, algunos de estos productos obtuvieron esas preferencias, lo cual favoreció el desarrollo de la
actividad económica y la creación de empleo en el Sáhara Occidental: este es el caso, en particular, del sector de los productos pesqueros y de
determinados productos agrícolas. La extensión de las preferencias arancelarias de la Unión a esos productos permitiría garantizar la continuidad
de esas exportaciones.

La diversificación necesaria del potencial económico del Sáhara Occidental supone la promoción de las inversiones extranjeras, lo cual exige
como condición previa una mayor seguridad jurídica y, por ende, la clarificación de las condiciones arancelarias aplicables a las exportaciones
actuales y futuras hacia la Unión de productos provenientes del Sáhara Occidental. Hacer extensivo el beneficio de las preferencias arancelarias a
los productos originarios del Sáhara Occidental garantizará unas condiciones de inversión favorables y, habida cuenta del potencial económico sin
explotar del territorio y del bajo nivel de inversiones extranjeras directas, contribuirá a una expansión rápida y significativa que permitirá el
desarrollo del empleo local.

Por el contrario, la ausencia de estas preferencias arancelarias comprometería seriamente las exportaciones del Sáhara Occidental, en particular,
las relacionadas con los productos de la pesca y agrícolas, y es probable que provoque una disminución aún mayor de esta producción ya
limitada, lo cual constituiría un obstáculo adicional al desarrollo del territorio. En efecto, de no ampliarse las preferencias, los productos del Sáhara
Occidental estarían sujetos a los derechos de aduana aplicables en la Unión Europea, de conformidad con el régimen de la nación más favorecida,
y no tendrían un acceso privilegiado al mercado de la Unión. Este trato no preferencial tendría un impacto muy limitado sobre las exportaciones de
productos industriales (los fosfatos), pero muy negativo sobre las exportaciones de productos de la pesca y agrícolas hacia la Unión.

De manera más general, la concesión de preferencias arancelarias debería tener un impacto significativo sobre el desarrollo de la economía del
Sáhara Occidental, al fomentar las inversiones en esos sectores. Por ejemplo, ya se prevén inversiones en determinados fosfatos (en particular, el
ácido fosfórico y los fertilizantes), así como proyectos de desarrollo agrícola y de la pesca. Sin embargo, si no se concedieran las preferencias
mencionadas, las inversiones, el desarrollo y la diversificación de las actividades económicas y el empleo podrían verse obstaculizados.

Se desprende del Derecho internacional, en particular, del artículo 36 de la Convención de Viena, que la concesión de preferencias es, en sí, un
derecho adicional del territorio del Sáhara Occidental que no comporta obligaciones como contrapartida, por lo que se entiende que constituye un
beneficio para dicho territorio. En efecto, los supuestos efectos negativos posibles son solo indirectos y se relacionan con la explotación de los
recursos hídricos y el empleo. En lo que respecta a los derechos humanos, no puede atribuirse ningún efecto negativo a las preferencias
arancelarias.

•Adecuación regulatoria y simplificación

La propuesta no está vinculada al programa REFIT.

4.REPERCUSIONES PRESUPUESTARIAS

En lo relativo a los ingresos aduaneros, no debería registrarse una incidencia considerable en el presupuesto de la Unión Europea. Conviene
recordar al respecto que, hasta el 21 de diciembre de 2016, los productos originarios del Sáhara Occidental se beneficiaron de facto de la
exención del pago de derechos de aduana al entrar en la Unión Europea.

5.INFORMACIÓN ADICIONAL

•Planes de ejecución y modalidades de seguimiento, de evaluación y de información

Con el objeto de garantizar el seguimiento de los efectos del acuerdo sobre las poblaciones afectadas y la explotación de los recursos naturales
del territorio en cuestión, el acuerdo prevé explícitamente un marco y un procedimiento adecuados que permitan a las partes evaluar las
repercusiones de su implementación sobre la base de intercambios periódicos de información. La Unión Europea y Marruecos acordaron
intercambiar información al menos una vez al año en el marco del comité de asociación creado por el Acuerdo de Asociación UE-Marruecos. Las
modalidades específicas de este ejercicio de evaluación serán definidas con posterioridad para su adopción por parte del comité de asociación.

Por otro lado, los servicios de la Comisión y el Servicio Europeo de Acción Exterior informarán a la sociedad civil sobre la implementación del
acuerdo.

2018/0257 (NLE)

Propuesta de

DECISIÓN DEL CONSEJO

relativa a la firma, en nombre de la Unión Europea, del Acuerdo en forma de Canje de Notas entre la Unión Europea y el Reino de Marruecos
sobre la modificación de los Protocolos n.º 1 y n.º 4 del Acuerdo Euromediterráneo por el que se crea una Asociación entre las Comunidades
Europeas y sus Estados miembros, por una parte, y el Reino de Marruecos, por otra

EL CONSEJO DE LA UNIÓN EUROPEA,

Visto el Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea, y en particular su artículo 207, apartado 4, párrafo primero, en relación con su artículo
218, apartado 5,

Vista la propuesta de la Comisión Europea,

Considerando lo siguiente:

(1)El Acuerdo Euromediterráneo por el que se crea una asociación entre las Comunidades Europeas y sus Estados miembros, por una parte, y el
Reino de Marruecos, por otra 6 (denominado en lo sucesivo «el Acuerdo de Asociación»), entró en vigor el 1 de marzo de 2000.

(2)Desde la entrada en vigor del acuerdo, la Unión Europea ha seguido fortaleciendo las relaciones bilaterales con Marruecos y le ha concedido el
estatuto avanzado.

(3)Paralelamente, la Unión Europea, que no ha reconocido la soberanía de Marruecos sobre el Sáhara Occidental, continúa reafirmando su deseo
de que se solucione el conflicto en ese territorio no autónomo actualmente administrado en gran medida por Marruecos. Apoya plenamente los
esfuerzos del Secretario General de las Naciones Unidas y de su enviado personal para ayudar a las partes a alcanzar una solución política justa,
duradera y aceptable para ambas, que propicie la autodeterminación del pueblo del Sáhara Occidental, en el marco de acuerdos que cumplan con
los principios y los objetivos de la Carta de las Naciones Unidas enunciados en las resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones
Unidas, en particular, en las resoluciones 2152 (2014) y 2218 (2015).

(4)Desde la entrada en vigor del Acuerdo de Asociación, se han venido importando en la Unión productos provenientes del Sáhara Occidental y
con certificado de origen marroquí al amparo de las preferencias arancelarias previstas por las disposiciones aplicables de dicho Acuerdo.
(5)Sin embargo, en la sentencia dictada en el asunto C-104/16 P 7 , el Tribunal de Justicia de la Unión Europea precisó que el Acuerdo de
Asociación solo cubría el territorio del Reino de Marruecos y no el Sáhara Occidental, un territorio no autónomo.

(6)Es importante garantizar que los flujos comerciales que se han ido desarrollando a lo largo de los años no sufran interrupciones, estableciendo
al mismo tiempo las garantías adecuadas para la protección de los derechos humanos y el desarrollo sostenible de los territorios afectados. Por
consiguiente, el 29 de mayo de 2017, el Consejo autorizó a la Comisión a entablar negociaciones con el Reino de Marruecos con vistas a
establecer una base jurídica para conceder las preferencias arancelarias previstas por el Acuerdo de Asociación a los productos originarios del
Sáhara Occidental. Un acuerdo entre la Unión Europea y el Reino de Marruecos constituye el único medio para conferir un origen preferencial a
los productos importados originarios del Sáhara Occidental, pues las autoridades marroquíes son las únicas capaces de garantizar el respeto de las
normas necesarias para la concesión de dichas preferencias.

(7)La Comisión evaluó los posibles efectos del acuerdo sobre el desarrollo sostenible, en particular, en lo relativo a las ventajas y desventajas para
las poblaciones afectadas de las preferencias arancelarias concedidas a los productos originarios del Sáhara Occidental, así como los efectos
sobre la explotación de los recursos naturales de los territorios afectados. Los efectos de las ventajas arancelarias sobre el empleo, los derechos
humanos y la explotación de los recursos naturales son muy difíciles de calcular pues son indirectos. Tampoco resulta fácil obtener información
objetiva al respecto.

(8)Sin embargo, de esta evaluación se desprende, en términos generales, que las ventajas para la economía del Sáhara Occidental que se derivan
de la concesión de las preferencias arancelarias previstas en el Acuerdo de Asociación a los productos originarios del Sáhara Occidental y, en
particular, del fuerte impulso económico y, por consiguiente, de desarrollo social que de ellas se deriva, superan a las desventajas mencionadas en
el proceso de consulta, incluida la explotación generalizada de los recursos naturales, en particular, de las reservas de agua subterránea, para la
cual se han adoptado medidas.

(9)Así pues, la ampliación de las preferencias arancelarias a los productos originarios del Sáhara Occidental tendrá un impacto positivo en
términos generales sobre las poblaciones afectadas y dicho impacto debería mantenerse e incluso aumentar en el futuro. La evaluación demuestra
que hacer extensivo el beneficio de las preferencias arancelarias a los productos originarios del Sáhara Occidental garantizaría unas condiciones de
inversión favorables y contribuiría a una expansión rápida y significativa que permitirá el desarrollo del empleo local. El hecho de que existan en el
Sáhara Occidental actividades económicas y producciones que se beneficiarían considerablemente de las preferencias arancelarias previstas por el
Acuerdo de Asociación demuestra que la ausencia de estas preferencias arancelarias comprometería de manera considerable las exportaciones
del Sáhara Occidental, en particular, las relacionadas con los productos de la pesca y los productos agrícolas. La concesión de preferencias
arancelarias debería tener también un impacto positivo sobre el desarrollo de la economía del Sáhara Occidental, al fomentar las inversiones en
esos sectores.

(10)Asimismo, la Comisión, en colaboración con el Servicio Europeo de Acción Exterior, se aseguró de que las poblaciones afectadas por el
acuerdo fuesen tenidas en cuenta de manera adecuada, realizando consultas que contaron con la participación de una amplia gama de actores
socioeconómicos y políticos de la población del Sáhara Occidental. La mayoría se mostró favorable a la ampliación de las preferencias
arancelarias del Acuerdo de Asociación al Sáhara Occidental. Quienes rechazaron la ampliación no identificaron repercusiones negativas
concretas para la población del territorio, sino que consideraron básicamente que el acuerdo confirmaría la posición de Marruecos en el territorio
del Sáhara Occidental. Sin embargo, ninguno de los términos de este acuerdo permite considerar que reconocería la soberanía de Marruecos
sobre el Sáhara Occidental. Por otro lado, la Unión Europea redoblará sus esfuerzos para seguir apoyando el proceso de solución pacífica del
conflicto bajo la égida de la ONU.

(11)Por consiguiente, la Comisión ha negociado, en nombre de la Unión, un acuerdo en forma de Canje de Notas entre la Unión Europea y el
Reino de Marruecos sobre la modificación de los Protocolos n.º 1 y n.º 4 del Acuerdo de Asociación, rubricado el 31 de enero de 2018.

(12)El acuerdo contribuye al logro de los objetivos que persigue la Unión Europea, en el marco del artículo 21 del Tratado de la Unión Europea.

(13)Por consiguiente, procede firmar el acuerdo en nombre de la Unión Europea, a reserva de su celebración en una fecha posterior.

HA ADOPTADO LA PRESENTE DECISIÓN:

Artículo 1

Se autoriza la firma, en nombre de la Unión, del Acuerdo en forma de Canje de Notas entre la Unión Europea y el Reino de Marruecos sobre la
modificación de los Protocolos n.º 1 y n.º 4 del Acuerdo Euromediterráneo por el que se crea una asociación entre las Comunidades Europeas y
sus Estados miembros, por una parte, y el Reino de Marruecos, por otra, a reserva de la celebración de dicho acuerdo.

El texto del acuerdo que ha de firmarse figura en el anexo de la presente Decisión.

Artículo 2

La Secretaría General del Consejo otorga plenos poderes para la firma del acuerdo, a reserva de su celebración, a la persona o las personas que
indique el negociador del acuerdo.

Artículo 3

La presente Decisión entrará en vigor el […].

Hecho en Bruselas, el

Por el Consejo

El Presidente
(1) DO L 70 de 18.3.2000, p. 2.
(2) Acuerdo en forma de Canje de Notas entre la Unión Europea y el Reino de Marruecos sobre medidas recíprocas de liberalización del
comercio de productos agrícolas, productos agrícolas transformados, pescado y productos de la pesca, sustitución de los Protocolos
n.os 1, 2 y 3 y los anexos de estos Protocolos, y modificación del Acuerdo de Asociación (DO L 241 du 7.9.2012, p. 2).
(3) Sentencia del Tribunal de Justicia de 21 de diciembre de 2016, Consejo de la Unión Europea contra Frente Polisario, C-104/16 P,
ECLI:EU:C:2016:973.
(4) Cabe destacar que, mientras que, por ejemplo, la versión francesa de las directivas de negociación habla de «poblaciones», la versión
inglesa utiliza el término «people». Esta diferencia refleja la terminológica cambiante que se aprecia en los documentos de la ONU. Por
ejemplo, en la versión francesa de las conclusiones del dictamen de la Corte Internacional de Justicia de 16 de octubre de 1975, figura el
término «poblaciones», mientras que, en la versión inglesa, se emplea el término «people».
(5) Resolución aprobada por la Asamblea General el 7 de diciembre de 2017, relativa a las actividades económicas y de otro tipo que
afectan a los intereses de los pueblos de los Territorios No Autónomos (documento A/RES/72/92 de 14 de diciembre de 2017).
(6) DO L 70 de 18.3.2000, p. 2.
(7) Sentencia del Tribunal de Justicia de 21 de diciembre de 2016, Consejo de la Unión Europea contra Frente Polisario, C-104/16 P,
ECLI:EU:C:2016:973.

COMISIÓN EUROPEA

Bruselas,11.6.2018

COM(2018) 479 final

ANEXO

de la

Propuesta de Decisión del Consejo

relativa a la firma, en nombre de la Unión Europea, del Acuerdo en forma de Canje de Notas entre la Unión Europea y el Reino de Marruecos
sobre la modificación de los protocolos n.º 1 y n.º 4 del Acuerdo Euromediterráneo por el que se crea una asociación entre las Comunidades
Europeas y sus Estados miembros, por una parte, y el Reino de Marruecos, por otra

ANEXO

Proyecto de Acuerdo en forma de Canje de Notas entre la Unión Europea y el Reino de Marruecos sobre la modificación de los Protocolos n.º 1
y n.º 4 del Acuerdo Euromediterráneo por el que se crea una asociación entre las Comunidades Europeas y sus Estados miembros, por una parte,
y el Reino de Marruecos, por otra

A. Nota de la Unión

Muy señora mía / Muy señor mío:

Tengo el honor de referirme a las negociaciones llevadas a cabo en el marco del Acuerdo Euromediterráneo por el que se crea una asociación
entre las Comunidades Europeas y sus Estados miembros, por una parte, y el Reino de Marruecos, por otra («el Acuerdo de Asociación»), en lo
que respecta a la modificación de algunos protocolos de este Acuerdo.

Al término de las negociaciones, la Unión Europea y el Reino de Marruecos han convenido en lo siguiente:

El presente Acuerdo se celebra sin perjuicio de las posiciones respectivas de la Unión Europea y del Reino de Marruecos sobre el estatuto del
Sáhara Occidental.

Ambas partes reiteran su apoyo al proceso de las Naciones Unidas y a los esfuerzos del Secretario General para alcanzar una solución política
definitiva, de conformidad con los principios y los objetivos de la Carta de las Naciones Unidas y sobre la base de las resoluciones del Consejo
de Seguridad.

La Unión Europea y el Reino de Marruecos acuerdan incluir la declaración común que figura a continuación en el Acuerdo de Asociación tras el
protocolo n.º 4.

«Declaración común relativa a la aplicación de los protocolos n.º 1 y n.º 4 del Acuerdo Euromediterráneo por el que se crea una asociación entre
las Comunidades Europeas y sus Estados miembros, por una parte, y el Reino de Marruecos, por otra (“el Acuerdo de Asociación”)
1. Los productos originarios del Sáhara Occidental sometidos al control de las autoridades aduaneras marroquíes se benefician de las mismas
preferencias comerciales que las concedidas por la Unión Europea a los productos cubiertos por el Acuerdo de Asociación.

2. El protocolo n.º 4 se aplica mutatis mutandis a efectos de la definición del carácter originario de los productos mencionados en el apartado 1
de la presente nota, incluido en lo relativo a las pruebas de origen 1 .

3. Las autoridades aduaneras de los Estados miembros de la Unión Europea y de Marruecos deben garantizar la aplicación del protocolo n.º 4
a dichos productos».

La Unión Europea y el Reino de Marruecos reafirman su compromiso de aplicar los protocolos de conformidad con las disposiciones del
Acuerdo de Asociación en lo relativo al respeto de las libertades fundamentales y los derechos humanos.

La inserción de esta declaración común en el Acuerdo se funda en la asociación privilegiada que viene existiendo tradicionalmente entre la Unión
Europea y el Reino de Marruecos, como confirma el estatuto avanzado concedido a este último y el deseo de ambas partes de profundizar y
ampliar dicha asociación.

Con este espíritu de asociación y a fin de que las partes puedan evaluar el impacto de este Acuerdo, especialmente sobre el desarrollo sostenible
y, en particular, en lo relativo a las ventajas para las poblaciones afectadas y la explotación de los recursos naturales de los territorios afectados, la
Unión Europea y el Reino de Marruecos acuerdan intercambiar información al menos una vez al año en el marco del comité de asociación.

Las modalidades específicas de este ejercicio de evaluación serán definidas con posterioridad para su adopción por parte del comité de
asociación, a más tardar, dos meses después de la entrada en vigor del presente Canje de Notas.

El presente Canje de Notas podrá aplicarse con carácter provisional, por acuerdo mutuo formalizado mediante el intercambio de notificaciones
entre ambas partes, a partir de la fecha de la firma autorizada por el Consejo de la Unión Europea.

El presente Acuerdo en forma de Canje de Notas entrará en vigor el día siguiente a la fecha en que ambas partes hayan notificado la conclusión de
los procedimientos internos para la adopción del Acuerdo.

Le agradecería tuviese a bien confirmar el acuerdo de su Gobierno sobre lo que precede.

Le ruego acepte el testimonio de mi mayor consideración.

Por el Consejo de la Unión Europea

B. Nota del Reino de Marruecos

Muy señora mía / Muy señor mío:

Tengo el honor de acusar recibo de su Nota del día de hoy, redactada en los siguientes términos:

«Muy señora mía / Muy señor mío:

Tengo el honor de referirme a las negociaciones llevadas a cabo en el marco del Acuerdo Euromediterráneo por el que se crea una asociación
entre las Comunidades Europeas y sus Estados miembros, por una parte, y el Reino de Marruecos, por otra («el Acuerdo de Asociación»), en lo
que respecta a la modificación de algunos protocolos de este Acuerdo.

Al término de las negociaciones, la Unión Europea y el Reino de Marruecos han convenido en lo siguiente:

El presente Acuerdo se celebra sin perjuicio de las posiciones respectivas de la Unión Europea y del Reino de Marruecos sobre el estatuto del
Sáhara Occidental.

Ambas partes reiteran su apoyo al proceso de las Naciones Unidas y a los esfuerzos del Secretario General para llegar a una solución política
definitiva, de conformidad con los principios y los objetivos de la Carta de las Naciones Unidas y sobre la base de las resoluciones del Consejo
de Seguridad.

La Unión Europea y el Reino de Marruecos acuerdan incluir la declaración común que figura a continuación en el Acuerdo de Asociación tras el
protocolo n.º 4.

«Declaración común relativa a la aplicación de los protocolos n.º 1 y n.º 4 del Acuerdo Euromediterráneo por el que se crea una asociación entre
las Comunidades Europeas y sus Estados miembros, por una parte, y el Reino de Marruecos, por otra (“el Acuerdo de Asociación”)

1. Los productos originarios del Sáhara Occidental sometidos al control de las autoridades aduaneras marroquíes se benefician de las mismas
preferencias comerciales que las concedidas por la Unión Europea a los productos cubiertos por el Acuerdo de Asociación.

2. El protocolo n.º 4 se aplica mutatis mutandis a efectos de la definición del carácter originario de los productos mencionados en el apartado 1
de la presente nota, incluido en lo relativo a las pruebas de origen 2 .

3. Las autoridades aduaneras de los Estados miembros de la Unión Europea y de Marruecos deben garantizar la aplicación del protocolo n.º 4
a dichos productos».

La Unión Europea y el Reino de Marruecos reafirman su compromiso de aplicar los protocolos de conformidad con las disposiciones del
Acuerdo de Asociación en lo relativo al respeto de las libertades fundamentales y los derechos humanos.

La inserción de esta declaración común en el Acuerdo se funda en la asociación privilegiada que viene existiendo tradicionalmente entre la Unión
Europea y el Reino de Marruecos, como confirma el estatuto avanzado concedido a este último y el deseo de ambas partes de profundizar y
ampliar dicha asociación.

Con ese espíritu de asociación y a fin de que las partes puedan evaluar el impacto de este Acuerdo, especialmente sobre el desarrollo sostenible y,
en particular, en lo relativo a las ventajas para las poblaciones afectadas y la explotación de los recursos naturales de los territorios afectados, la
Unión Europea y el Reino de Marruecos acuerdan intercambiar información al menos una vez al año en el marco del comité de asociación.

Las modalidades específicas de este ejercicio de evaluación serán definidas con posterioridad para su adopción por parte del comité de
asociación, a más tardar, dos meses después de la entrada en vigor del presente Canje de Notas.

El presente Canje de Notas podrá aplicarse con carácter provisional, por acuerdo mutuo formalizado mediante el intercambio de notificaciones
entre ambas partes, a partir de la fecha de la firma autorizada por el Consejo de la Unión Europea.

El presente Acuerdo en forma de Canje de Notas entrará en vigor el día siguiente a la fecha en que ambas partes hayan notificado la conclusión de
los procedimientos internos para la adopción del Acuerdo.

Le agradecería tuviese a bien confirmar el acuerdo de su Gobierno sobre lo que precede.

Le ruego acepte el testimonio de mi mayor consideración.».

Tengo el honor de confirmarle que mi Gobierno está de acuerdo con el contenido de esta Nota.

Le ruego acepte el testimonio de mi mayor consideración.

Por el Reino de Marruecos

(1) Las autoridades aduaneras marroquíes son responsables de la aplicación de las disposiciones del protocolo n.º 4 a los productos
mencionados en el apartado 1 de la presente nota.
(2) Las autoridades aduaneras marroquíes son responsables de la aplicación de las disposiciones del protocolo n.º 4 a los productos
mencionados en el apartado 1 de la presente nota.