You are on page 1of 3

El mundo patas arriba: curso básico de racismo y de

machismo
Eduardo Galeano

Lunes, 12 de junio de 2000

Los subordinados deben obediencia eterna a sus superiores, como las mujeres deben
obediencia a los hombres. Unos nacen para mandones, y otros nacen para mandados.
El racismo se justifica, como el machismo, por la herencia genetica: los pobres
no estan jodidos por culpa de la historia, sino por obra de la biología. En la
sangre llevan su destino y, para peor, los cromosomas de la inferioridad suelen
mezclarse con las malas semillas del crimen. Cuando se acerca un pobre de
piel obscura, el peligrosímetro enciende la luz roja; y suena la alarma.
Los mitos, los ritos y los hitos
En las Américas, y también en Europa, la policía caza estereotipos, culpables
del delito de portación de cara. Cada sospechoso que no es blanco confirma la
regla escrita, con tinta invisible, en las profundidades de la conciencia
colectiva: el crimen es negro, o marrón, o por lo menos amarillo.
Esta demonización ignora la experiencia histórica del mundo. Por no hablar
más que de estos últimos cinco siglos, habría que reconocer que no han sido
para nada escasos los crímenes de color blanco. Los blancos sumaban no más
de la quinta parte de la población mundial en tiempos del Renacimiento, pero
ya se decían portadores de la voluntad divina. En nombre de Dios,
exterminaron a qué sé yo cuántos millones de indios en las Américas y
arrancaron a quién sabe cuántos millones de negros del África. Blancos fueron
los reyes, los vampiros de indios y los traficantes negreros que fundaron la
esclavitud hereditaria en América y en África, para que los hijos de los
esclavos nacieran esclavos en las minas y en las plantaciones.
Blancos fueron los autores de los incontables actos de barbarie que la
Civilización cometio, en los siglos siguientes, para imponer, a sangre y fuego,
su blanco poder imperial sobre los cuatro puntos cardinales del globo. Blancos
fueron los jefes de estado y los jefes guerreros que organizaron y ejecutaron,
con ayuda de los japoneses, las dos guerras mundiales que en el siglo veinte
mataron a sesenta y cuatro millones de personas, en su mayoria civiles; y
blancos fueron los que planificaron y realizaron el Holocausto de los judíos,
que también incluyó a rojos, gitanos y homosexuales, en los campos nazis de
exterminio.
Informe de lectura
Curso Básico de racismo y de machismo - Eduardo Galeano
Eduardo Galeano, prosista de nacionalidad uruguaya, profundo conocedor de la realidad
latinoamericana, cultiva con igual acierto la novela, el cuento y el ensayo sociológico. Su
preocupación principal es la realidad político-social de Hispanoamérica la cual manifestara,
consecutivamente en sus textos.
En este informe de lectura se demostrara un certero análisis del texto de Eduardo
Galeano, “Curso básico de racismo y de machismo”, con el fin de adoptar un compromiso
con el autor y transmitir una opinión fundamentada de sus ideales y propuestas.
En su libro, principalmente en el fragmento que se analizara a continuación, tiene como
tema primordial el racismo y el machismo, que ambos son considerados prejuicios
socioculturales presentes en el sentido común; el autor tiene como propósito fundamental
demostrar cómo se instauro en nuestro pensamiento estos prejuicios convirtiéndose en
parte cotidiana de nuestra vida cotidiana.
Este racismo y el machismo instaurados en nuestro pensamiento o cosmovisión, es decir
la forma de percibir el mundo, son señales de la presencia de ideas preconcebidas hace
muchísimos años que se consolidaron como base del sentido común.
“El racismo se justifica, como el machismo, por la herencia genética: los pobres no están
jodidos por culpa de la historia sino por obra de la bilogía” (Galeano: 1998: 45). Con este
extracto el autor comienza sus argumentos sobre lo que la conciencia colectiva tiene
incorporado como presupuestos, es decir las maneras de pensar y ver de la sociedad, que
son incuestionables.
En nuestro sentido común se inserta la idea de dominación en donde están los dominados
y los dominadores que se imponen sobre ellos, de formas atroces y violentas para atribuir
rasgos inferiores a las minorías causándoles sufrimientos y aislamientos.
Según menciona Garreta en La trama cultural: “De tal forma, las nociones de sentido
común son el fruto de convivir en un medio social desde que nacemos (…)”. Esto nos
demuestra que el medio social nos crea un acerbo o conjunto de ideas aprehendidas
durante el proceso de socialización, que no disputamos, haciéndose parte de nuestra
cosmovisión, logrando de esta forma posibles prejuicios hacia los demás.
Galeano insinúa sus argumentos parciales o justificaciones durante el trascurso de este
texto de divulgación social, en donde recurre a una serie de fuentes adicionales para
evidenciar sus proposiciones, tales son, el racismo y el machismo extremo existente en la
actualidad.
Esté divulgo su escrito en 1998, analizando los periodos anteriores hasta llegar a la
penosa y racista sociedad actual en donde estos prejuicios se han sedimentado y
adquirido como “comunes”. Es decir, el autor recurre a una investigación histórica de la
temática mencionada por la necesidad de comprobar sus pensamientos e especulaciones.
“Entre la ameba y Dios, el orden universal se funda en una larga cadena de
subordinaciones colectivas. (…) La desigualdad social y la discriminación racial integran la
armonía del cosmos, desde los tiempos coloniales” (Galeano: 1998: 54). Tomando en
cuenta este fragmento, promulgado por el autor se puede denotar la existencia de
presupuestos, en donde los “inferiores” deben subordinarse, dejando de lado sus
principios, valores y principalmente su identidad, siendo desplazados de la sociedad y
siendo discriminados.
1.1. Racismo: cuestión de negros
“El racismo subestimación del “otro” por rasgos anatómicos” (Garreta: 1995: 57). El
racismo, de modo en la que se expone esta definición, es un prejuicio otorgando una
valoración negativa hacia un tercero, en este caso, por rasgos sean en su color de piel,
facciones, entre otras, desplazando a esa persona por rasgos negativos.
Eduardo Galeano, en sus textos, alude a la discriminación racial por el color de piel,
principalmente el prejuicio a las personas negras ya que la mayoría atribuye estimaciones
sobre ellas considerándolas inferiores y catalogándolas como nocivas para la sociedad.
“La noción de se constituyó como categoría homogeneizadora luego de establecer
diferencias entre los pueblos. Ella encubre, detrás de un aura científica, la discriminación
social”.(Garreta:71). Esta noción que se incorporo por los científicos para unir a la
sociedad, logro lo contrario, dio las herramientas para que se desarrollara una
discriminación excesiva y valoraciones negativas a estos grupos.
Según dice Galeano en Patas arriba: La escuela del mundo al revés: “El racismo,
mutilador, impide que la condición humana resplandezca plenamente con todos sus
colores” (1998:58). Cabe mencionar que este excesivo prejuicio logra una imperfección en
la humanidad, al no aceptar a todos por igual, en vez de eso rechazándolos y burlándose
de estas personas.
Después de la lectura de este texto se demuestra que uno de los principales y más
relevantes casos de racismo es “cuestión de negros”, ya que son juzgados
desmedidamente por los gobiernos y la población

1.2. Etnocentrismo: indios como un peso muerto


1.3. Sexismo y machismo: la mujer es inferior