You are on page 1of 3

1.1.

Mantenimiento Diario

El campo de aplicación de los sistemas hidráulicos es infinitamente amplio. Pueden ser


muy simples como una bomba fija y un solo actuador y extremadamente complejos
como son los sistemas de múltiples bombas, usando hidráulica proporcional y con
funciones integradas de regulación. Por tanto se deben planear y ejecutar las medidas
preventivas y predictivas de estos equipos en función de la importancia y tiempo de
uso, de las consecuencias de su fallo (paro de una planta) y de las necesidades de
disponibilidad de la central hidráulica.
Inspección
Los trabajos de inspección están encaminados a reconocer el estado real del equipo
con la finalidad de conocer cómo y porqué avanza la reducción de la eficiencia y
fiabilidad del equipo dentro del proceso productivo del que se trate. Los puntos de
inspección, específicos de cada equipo, deben encontrarse claramente listados en la
denominada ruta de inspección.

Figura 2.- Inspección visual a máquina hidráulica

Como puntos importantes a inspeccionar podemos mencionar:

– Verificar niveles de aceite en el tanque: Pueden indicarnos fugas externas del


sistema, si el nivel baja, o fallos en intercambiadores térmicos aceite-agua, si el nivel
aumenta.
– Verificar la eficiencia de los intercambiadores de calor: Particularmente si se trata de
intercambiadores de aire-aceite en entornos muy sucios, pulverulentos y calurosos,
comprobando su correcta limpieza.
– Verificar la no existencia de fugas en el sistema: Deben inspeccionarse tuberías,
mangueras, bombas, armarios hidráulicos, bloques de válvulas y actuadores hidráulicos
para verificar la no existencia de fugas de aceite.
– Verificar la temperatura del aceite: Un incremento de la temperatura de servicio del
aceite puede indicar una reducción de la eficiencia de los intercambiadores de calor
(suciedad interior, polvo exterior, ventilador fuera de servicio, falta de alimentación de
agua, etc.).
– Verificar caudales del aceite de fugas: En ciertos elementos como son bombas,
motores hidráulicos, válvulas de control, etc. existe lo que llamamos caudal del aceite
de fugas.
– Verificar la limpieza del fluido: Mediante inspección visual sólo controlamos de forma
gruesa la limpieza o existencia de agua en el aceite.
– Verificar el grado de ensuciamiento de filtros: Esto es posible midiendo la presión
diferencial entre la entrada y salida del filtro o con el empleo de filtros con indicadores
ópticos de ensuciamiento. Un alto contenido de sustancias sólidas en el fluido provoca
un rápido desgaste de los componentes hidráulicos.

Trabajos de mantenimiento
Los trabajos de mantenimiento engloban aquellas tareas a realizar para conservar el
buen estado y funcionamiento de la instalación minimizando la reducción de su vida útil.
No están tan separados como pueda pensarse de los trabajos de inspección y
frecuentemente pueden realizarse a la vez, junto con las inspecciones periódicas.
Básicamente podemos enumerar los más importantes:

2
Figura 3.- Reparación de manguera de cilindro de un pistón hidráulico
– Reposición de aceite en la central: Deben utilizarse aceites de relleno exactamente
iguales a los existentes dentro de la central.
– Cambio del aceite hidráulico: Sólo en caso de la detección de cambios significativos
en su composición química o en su grado de limpieza fina que no sea posible eliminar
mediante equipos de filtrado externo (equipos más severos de limpieza).
– Sustitución de filtros: Cuando tengamos una indicación de filtro sucio deberán
sustituirse por filtros de iguales características.
– Reajuste de presiones: Ajuste de presiones en válvulas limitadoras, reductoras,
circuitos de mando de conexión y desconexión, etc.
– Eliminación de fugas: Con el sistema parado y sin presión deberán eliminarse todas
las fugas que existan sobre el sistema hidráulico, reemplazando para ello todos los
elementos de cierre (juntas, anillos, etc.) que sean necesarios.
– Limpieza de los equipos: Es importante mantener los elementos del sistema en
perfecto estado de limpieza, ello contribuye a realizar inspecciones más cómodas,
eficientes y a realizar intervenciones más seguras.
– Sustitución de vejigas y acumuladores: Si tras nuestra inspección hemos detectado la
existencia de vejigas y membranas de acumuladores dañadas habrá que reemplazar
estos elementos, cambiando las vejigas o sustituyendo aquellos acumuladores no
desmontables.
– Reemplazo de elementos hidráulicos: Sobre equipos sometidos a trabajo continuo y
de un alto grado de criticidad podemos aplicar un mantenimiento preventivo estricto
cambiando periódicamente aquellos elementos que, bajo nuestra experiencia, presente
un alto riesgo periódico de fallo.