You are on page 1of 29

Universidad de Buenos Aires

Facultad de Arquitectura Diseño y Urbanismo ARQUITECTURA


Cátedra Arq. Carlos Pernaut
HISTORIA II HISPANOAMERICANA
ficha bibliográfica Nº12

como fenómeno visible, publicitario, argumento de


persuasión y, a la vez, como impulso para despertar
GRAZIANO GASPARINI la imaginación, crear ilusión y, de paso, apartar de la
Barroco Latinoamericano realidad. Ese mismo afán de maravillar e impresionar
alcanza efectos inesperados y espectaculares en los
El concepto de arquitectura colonial está retablos y fachadas. Hoy siguen “actuando” sobre el
inevitablemente vinculado al provincialismo y, en el turista, el cual difícilmente puede retener una
caso de América Latina, la provincialización la exclamación de asombro cuando contempla
establece su condición de zona receptora extasiado los retablos de Tepotzotlán, Taxco o
relacionada y dependiente de los centros de Guanajuato. La función persuasiva del arte colonial
influencia culturales europeos. Según Palm, “es se vale en América de un programa condicionado,
provincia todo lo que en la evolución de las ideas no restringido y limitado a enfatizar el signo triunfal de la
marcha a la cabeza de su tiempo” (1). Para el caso religión.
latinoamericano, la arquitectura se distingue por Recurrir a lo espectacular es lo esencial. En el
recibir con retardo los elementos de los centros fondo, se institucionaliza lo ilusorio y el engaño.
creativos. Bernini y Borromini también se sirvieron del engaño
Puede entenderse fácilmente que los tipos para alterar los efectos de perspectiva de la Escalera
arquitectónicos transmitidos reciban una mayor Real y de la columnata del palacio Spada; sin
comprensión formal en los centros urbanos embargo, la noción de engaño utilizada para lograr
importantes puesto que allí es donde se encuentran consecuencias espectaculares se utiliza como
los artífices más expertos y la mano de obra más instrumento al servicio de un ideal religioso, mientras
capacitada: pasan por disímiles procesos de que en Europa “el arte Barroco quiere convertir al
transformación que pueden ser de simplificación, ideal religioso en un ideal cívico, para hacer de él la
exageración, incomprensión formal, añadiduras de norma de la vida social y política” (4).
aportes locales mezclados con elementos En Europa el poder de persuasión del arte no es
deformados por una interpretación deficiente y prerrogativa de la religión contrarreformista,
ejecución inexperta y tosca. El problema de la mano empeñada en reconquistar el prestigio, sino también
de obra indígena no constituye un factor de cambio de la situación social en la cual encuentra papel
en la arquitectura colonial y las diferencias atribuidas preponderante la afirmación de la burguesía
a los aportes de la “sensibilidad indígena” no son detentora de gran parte de las fortunas. El
más que alteraciones y deformaciones del proceso consolidamiento de esa clase encuentra también el
de reelaboración de formas y conceptos importados. respaldo, muchas veces interesado, de las
A un nivel artesanal, la mano de obra indígena se monarquías europeas. Para Argan, la retórica puede
manifiesta con desiguales grados de habilidad: considerarse como uno de los engranajes de la vida
desde las obras de gran rusticidad hasta las que social, lo cual permite arnpliar las interpretaciones
revelan un dominio del oficio en nada inferior al de la hacia una visión laica del arte barroco en lugar de
mano de obra europea. considerarlo una expresión exclusiva de los ideales
El fenómeno cultural barroco también llega con religiosos (5).
retardo a América: estéticamente alcanza una La diferencia entre las estructuras sociales de la
especificidad seguramente facilitada por la América colonial y las de Europa ayuda a entender
importancia que adquirió la relación entre la obra y el las diferencias entre la arquitectura de ambos
espectador y que funcionó por medio de la continentes. No es sólo por su condición provisional
persuasión. que la arquitectura colonial americana logra su
El poder de la persuasión, noción primordial de la especificidad diferencial, sino también por la manera
estética del Seiscientos (2) es también, según de cómo se aplican y cómo actúan las ideas que se
Argan, la actitud fundamental del pensamiento dejan entrar en el Nuevo Mundo.
artístico del barroco (3). La difusión de la retórica, A pesar de tener nexos comunes, esas ideas
como discurso persuasivo, encuentra en América producen distintas actitudes por la sencilla razón que
Latina un campo de fértil y fanática aplicación en las es distinta la manera de encauzarlas y, en
actividades artísticas manejadas por el único poder consecuencia, también actúan diversamente sobre
que las controlaba: la Iglesia. La pintura y las las actividades artísticas de los hombres. Ahora bien,
imágenes de bulto, más que revelar los sentimientos mientras las ideas basadas en la noción de retórica
religiosos de los artistas y artesanos que las permiten una interpretación laica del arte barroco
hicieron, revelan a la clara que fueron hechas para europeo, una interpretación similar resultaría muy
actuar sobre los fieles a fin de despertar la devoción. difícil, para no decir imposible, referirla a las obras del
Ese afán de persuadir y convencer utiliza a la pintura continente americano porque en la colonia el
y a las imágenes como algo puramente instrumental, monopolio de las ideas artísticas es exclusivo del
1
poder religioso. Viene al caso lo dicho por Chueca las varias expresiones españolas, no se da en
Goitia: “La arquitectura americana es una América hispana esa homogeneidad formal con la
arquitectura eminentemente religiosa, aun en sus madre patria, porque otros aportes no ibéricos
ejemplos de arquitectura civil (6). modifican los supuestos invariantes de la hispanidad.
Es evidente la imposibilidad de trazar una En cambio, la arquitectura latinoamericana ha
geografía del barroco colonial tomando como base sido interpretada, como hispanoamericana o como
un mapa político de la América Latina de hoy. extensión provincial española. En consecuencia,
Aunque varias Repúblicas quieren encontrar en el según Angulo, la arquitectura barroca mexicana es
arte colonial algunos orígenes determinantes de su tan sólo “una manifestación más, si bien importante,
personalidad artística, es obvio que la nacionalidad del barroco español» (8). La tesis autosuficiente de la
“peruana”, “mexicana”, “ecuatoriana” o cualquier autonomía estilística y expresiva de España acusa
otra, pertenece a una categoría propia del siglo XIX. los mismos defectos que la de México cuando
La América hispana era una unidad ideológica pretende demostrar “la mexicanidad” del barroco de
por el hecho de ser una colonia española, pero esa aquel país. En ambos casos, el propulsor de dichas
unidad que acata las directrices emanadas en tesis es un pedante nacionalismo que deforma la
Madrid es más aparente que real. En lo político y realidad. También Kubler ha señalado que es un
religioso tales directrices mantienen un control hecho “sumamente peculiar entre los historiadores de
eficiente, pero en materia de cultura, conocimientos España y Portugal así como de los países
científicos, ideas más avanzadas y principalmente americanos de afiliación ibérica, considerar la cultura
en el campo artístico, esa unidad deja de ser de la península y sus extensiones latinoamericanas
impenetrable. como un complejo de formas e instituciones
Cuando la arquitectura colonial es analizada completamente diferentes de las del resto del mundo.
desde España es considerada como una extensión El origen de esta costumbre etnocéntrica no es
provincial de la Península porque se sigue creyendo fácil de indicar, pero posiblemente es una
que “la geografía política determina a la geografía consecuencia del amplio alcance, así como de la
artística. La realidad es bastante diferente: la notable homogeneidad, de los modelos culturales del
geografía artística sigue reglas de asociación Imperio Ibérico. Estos, al igual que sus antepasados
diferentes. El efecto de un diseño que ha tenido en el Imperio Romano, han sido considerados
éxito en Bruselas repercutía en Lima antes que en siempre dentro y fuera de la cultura como marcados
Madrid o en Roma (7). Los conocimientos por una identidad sumamente distinta, la cual
arquitectónicos de un jesuita no español que llega a confería un carácter imperial a todo el modelo,
las colonias americanas pueden introducir diferente de los elementos constituyentes. Por lo
elementos diferentes e ignorados en España. De los tanto, la Península y Latinoamérica después del año
religiosos que viajan a América, lo que importa es el 1500, son comúnmente presentadas como
catolicismo y no la nacionalidad de los individuos. configuraciones imperiales, más atribuibles a las
Para cumplir con la tarea evangelizadora da fuerzas locales autónomas que tienden a su propia
igual un franciscano flamenco que un jesuita alemán realización - algunas veces llamadas «invariante» o
o italiano: la idea religiosa es la misma. Lo que no es «alma latina»- que al resto de Europa. La idea de
igual es la formación cultural, los conocimientos invariante presupone una configuración cultural
artísticos y el gusto. Tomando en cuenta la desigual inmutable expresada en forma estable de un carácter
extensión territorial entre Nueva España y Sur único en su género, en las regiones donde tuvo lugar.
América, es posible demostrar que la proporción de Esta es una idea configurativa que impide cualquier
religiosos flamencos, bávaros, bohemios, italianos, análisis histórico exacto de la procedencia de tales
etc., que llegan al Sur es mayor de la que se dirige formas.
hacia México. Esta variedad de contactos y aportes De una manera u otra, la idea de “invariante” rige
culturales es probablemente una de las causas que la mayor parte de escritos sobre la historia de la
mejor explican las diferencias entre la arquitectura cultura de la Península y de Latinoamérica (9).
de Sur América y la de Nueva España. La teoría de los invariantes más que valorar
Políticamente las dos regiones dependen en críticamente los elementos de cambio se propone
forma igual de España, pero en las actividades subrayar los elementos de permanencia. Analiza la
artísticas se producen diferencias muy evidentes. obra de arte que en su suceder se mantiene siempre
Cada una de estas dos grandes áreas cuenta, la misma y nunca lo mismo. Apela a esa ”mismidad”
además, con centros artísticos que originan para demostrar que la arquitectura latinoamericana
expresiones regionales con características propias. es la misma de España y, cuando se refiere
En los países de origen - España y Portugal- concretamente a España, es utilizada para demostrar
también existen marcadas diferencias entre la la persistencia, autosuficiencia e indiferencia de lo
arquitectura del Sur y la del Norte y entre la del hispano frente a los movimientos arquitectónicos
Oeste y la del Este, las cuales resultan insuficientes europeos (10). La tesis de la “condición isleña” de
para explicar las diferencias en América, porque en España, también sirve para apoyar la permanencia
el Nuevo Mundo los vascos y andaluces, catalanes y de los invariantes y evitar de paso la más escabrosa
extremeños viven juntamente y convierten la tesis de condición de estancamiento.
pluralidad regional española en una unidad Los invariantes pueden asociarse al
privilegiada. Aunque esa situación aglutina en parte concepto de indefinición o genericidad tipológica; no
2
se basan en la invención de formas, sino derivan de todas ellas y, a la vez, la de elementos exclusivos de
una serie de patrones. El concepto de invariante determinadas regiones. Por ejemplo, mientras la
está condicionado a una analogía formal y funcional columna salomónica aparece en toda la América
existente; es un esquema deducido de una suma de hispana, el estípite es una peculiaridad epidérmica de
variantes formales-funcionales a una forma-función la Nueva España y una rareza en Sur América.
básica común. En consecuencia, aun cuando los Las cúpulas sobre tambor o base octogonal
invariantes proceden de experiencias de formas también se repiten insistentemente en la Nueva
realizadas como formas artísticas, anulan el valor España, mientras que en Sur América predomina la
creativo originario mediante la repetición pasiva. forma circular. En general, la concentración
Para la estética tiene un interés limitado por tratarse decorativa en las fachadas alcanza en México una
de una fase negativa vinculada a componentes exuberancia más pronunciada y un carácter muy
populares y tradicionales. Además, con los diferente a las de Sur América, en las cuales se
invariantes se asocian las afinidades, las manifiesta una mayor parquedad en los excesos
repeticiones y los rasgos comunes identificables decorativos y un mayor apego a las formas
visualmente; son asuntos no problemáticos que clasicistas. Es en los ejemplos periféricos donde se
reúnen los caracteres más generales en lugar de advierte una mayor semejanza y un nivel más unitario
desentrañar los rasgos únicos y diferenciales (11). de las expresiones; el tipo popular de los
El barroco español es esencialmente decorativo monumentos de la zona Arequipa- Collao no difiere
y alcanza su climax más elevado en la proliferación sustancialmente de los de Cajamarca, Guatemala y
de delirantes fantasías ornamentales aplicadas en de varios lugares de México. En todas esas
los interiores de volúmenes arquitectónicos manifestaciones, a pesar de la distancia y de las
ortogonales. Es frecuente el divorcio entre estructura diferencias, se respira el mismo aire de familia,
y decoración, y usual la falta de movimiento de las dialectal, primitivo y propio de los lugares de los
plantas y de los alzados. Es un fenómeno centros artísticamente más aventajados.
esencialmente plástico-popular que alega su Las diferencias entre Nueva España y Sur
unicidad mediante el respaldo de teorías de América no tienen ninguna relación con el hecho de
“invariantes” y de “aislamiento”. Son muchos los que en México y Perú surgen los primeros virreinatos
aportes que España recibe de otros países, pero, sobre los restos de las vencidas culturas azteca e
más que una oposición y rechazo intencional a los incáica. Los conceptos artísticos de los aztecas y de
mismos, hay que considerar, entre los factores que los incas, tan diferentes entre sí, desaparecen con la
contribuyen a generar la condición de atraso, a la conquista y no sirven para explicar las diferencias
precaria situación económica del siglo XVII que formales que existen, en las obras coloniales de una
frena la ejecución de obras y, principalmente, el cierta calidad, entre las dos regiones: la aparición
estatismo intelectual. Dice Mariano Picón Salas: “En supérstite de alguna forma artística precolombina
el siglo XVII, para los demás pueblos de Europa ha interesa más el campo del indigenismo y del folklore
comenzado el "reino del hombre". España aún que el de arte.
quiere mantenerse como "reino de Dios” (12). Las razones que explican las diferencias entre
El sobrecargo ornamental es una fuente de Nueva España y Sur América tienen sus orígenes en
malentendidos en las interpretaciones del barroco y los contactos culturales con fuentes diferentes y en el
en ningún caso utilizable como criterio de valoración. sucesivo grado de reelaboración de las formas
Existen dos situaciones bien definidas; la primera recibidas. Sur América recibe aportes noibéricos en
reúne los casos de disociación entre arquitectura y una proporción mayor que la Nueva España. Esta,
ornamento, propensión a los efectos que tienden a por el contrario, mantiene unos contactos más
estremecer la imaginación popular y intensivos con la Metrópoli, y la presencia de artistas
fundamentalmente la fácil predisposición de decorar españoles como Gerónimo de Balbás y Lorenzo
por decorar sin tomar en cuenta el espacio y las Rodríguez facilita, en el siglo XVIII, la difusión y
demás exigencias arquitectónicas. La segunda está reelaboración de las formas por ellos introducidas.
representada por la integración mesurada de las El factor económico explica, además, la aparición
artes plásticas con la arquitectura, la equilibrada de nuevas soluciones dentro de la ingente actividad
repartición de los efectos pictóricos, escultóricos y de repetición y transformación de los elementos
ornamentales utilizados como complementos de una secundarios recibidos: es evidente que la situación
composición subordinada al espacio y al efecto del económica de la Nueva España, en la cual a lo largo
conjunto. Una iglesia mexicana y una española de un siglo (1690-1790) se construyen en promedio
sirven para ilustrar el primer caso; Sant'Ivo alla dos iglesias por semana, permite llevar a cabo una
Sapienza de Borromini en Roma y Vierzehnheiligen actividad constructiva cuantitativamente
de Neumann, valen para el segundo. incomparable con la realizada en aquellas regiones
En todo caso, sigue vigente la observación de que no tuvieron riquezas provenientes de la
Paul Valéry, quien señaló al respecto que se explotación minera. Dentro de esa desmesurada
confunden “con mucha frecuencia las cualidades cantidad de templos el nivel cualitativo es muy
verdaderamente arquitectónicas con los efectos de variado y no faltan las obras aisladas que reúnen los
ornamento puramente exterior (13). valores artísticos suficientes que las destacan de la
Entre las distintas áreas culturales es posible rutinaria actividad constructiva.
señalar la presencia de elementos similares para George Foster ha señalado cómo la prioridad en
3
la aceptación de unas formas puede excluir la manifiesta preferencia hacia determinadas formas,
aceptación de otras, de tal manera que la sola existe, en el plano ideológico, un complejo pero
precedencia de una forma importada y aceptada unitario criterio que incide en el carácter de esos
puede ser decisiva en el carácter formal de retablos; ello permite explicar la razón fundamental
actividades posteriores. Así, la expresión regional de de sus funciones y el porqué justificatorio de los
un área acusa diferencias cuando es comparada con excesos ornamentales.
otra porque en cada una de ellas se pone de Desde el punto de vista de la significación retórica
manifiesto la aceptación preferencial de del término barroco, los retablos mexicanos
características consideradas como modelo. La representan la manifestación más “barroca”. En estos
repetición y difusión de ese modelo en la zona de su retablos, se logra una expresividad que se desarrolla
influencia, aunque sufra los cambios inevitables con invenciones siempre nuevas, ricas y complejas
derivados de la reintegración y de los aportes que trae a luz: visiones que parten de la imaginación
locales, no pierde nunca la relación con la idea y alcanzan formas atormentadas, recargadas,
formal originaria; hace sentir su presencia en la abstractas y fundamentalmente emotivas. Formas
región y fija similitudes formales que contribuyen a que continúan siendo vivas, dinámicas, variantes y
connotar los rasgos comunes de la expresión retóricas. En estos retablos, densos y ligeros, hay
regional. Las torres de la catedral del Cuzco se toda una poética integración donde nacen las más
vuelven modelo regional por más de un siglo, hasta insólitas soluciones, las relaciones más fantásticas de
más allá del lago Titicaca; la decoración “planiforme” elementos imaginarios, la invención que se balancea
deja sentir su influencia desde Arequipa hasta el sobre una apariencia de lo fantástico y de lo irreal.
lejano Potosí; los modelos clasicistas de Quito Hay exceso del oro en contienda con santos y
repercuten hasta Pasto, Popayán y Cali; los querubines. Hay elementos inesperados sumados a
ornamentos de los yeseros poblanos también una dimensión alucinante. Hay, finalmente, una
invaden la región, y las obras de Gerónimo de sabiduría nueva de las formas que brotan de la
Balbás y Lorenzo Rodríguez son los modelos que experiencia que pretende deslumbrar. Masas y ritmos
impulsan la descomposición de los retablos con frenéticos, a veces trepando los muros y las bóvedas
estípites y la exuberancia de las fachadas-retablos para formar cuevas doradas que motivan
en todo México. La descentralización, la distancia y exclamaciones de maravilla. En fin, retablos hechos
los escasos contactos entre una zona de influencia y para actuar sobre los sentimientos de los hombres,
otra, facilitan la formación de las expresiones cumpliendo así su cometido de elementos
regionales. propagandísticos convincentes. Grandes despliegues
En fin de cuentas, las expresiones regionales de aparatos decorativos que no son sino el pretexto
americanas son consecuencia de un proceso de para crear espacios ilusorios y despertar la
transmisiones internas dentro de áreas limitadas, imaginación. La única realidad es la imaginación y
que se manifiestan con variantes formales derivadas todo ese espectáculo de ilusión es buen substituto de
de modelos que reciben prioridad de aceptación: lo la realidad. “Desde el punto de vista del conocimiento
esencial es señalar que se producen con la toda ilusión es solamente la verdad falseada. Pero
aceptación tardía de elementos formales que habiéndose visto que el intento de la persuasión no
aparecieron primeramente, en centros urbanos de es lo verdadero sino lo útil, y lo verdadero comprueba
importancia y en monumentos considerados como o contempla y lo útil se consigue, el choque emotivo
modelos y, por tanto, iniciadores de la serie formal. de la maravilla debe ser valorado ante todo como
Un caso de epidémica repetición formal lo impulso para actuar” (14).
ofrece México. El llamado “barroco mexicano” es un Actúa propagandísticamente con el objeto de
fenómeno esencialmente decorativo, y eso en cierta persuadir, y de persuadir a la devoción. Es, por
forma explica porque haya sido interpretado como consiguiente, un proceso empeñado en producir una
una manifestación plástica. Lo arquitectónico, a atmósfera irreal, de ensueño, sin límites terrenales;
pesar del interesante verticalismo de algunos una fiesta espectacular de “son et lumière” que utiliza
templos, como Taxco, está supeditado a los efectos todos los excesos para incrementar la devoción y
decorativos. Es en los retablos y fachadas donde se disponer de ella. “Esos "excesos" son puramente
concentrar la preocupación de lograr efectos de instrumentales, expedientes imaginados para
captación visual y, entre unos y otras, más que la alcanzar un fin y precisamente el fin de la maravilla,
diferencia de los conceptos, hay la de los materiales. esto es, de la ruptura con toda costumbre y de la
La fachada es el retablo exterior que demuestra proyección del pensamiento, por medio de la
el significado del edificio que tiene detrás. imaginación, en el dominio de lo posible. El arte
Es un diafragma que semiológicamente comunica el demuestra que hasta las más lejanas imágenes de la
interior con el exterior y viceversa. experiencia común pueden, mediante la técnica,
La cantidad y variedad de retablos del siglo XVIII hacerse perceptibles, creíbles, comunicables; la
existente en los templos mexicanos es de tal imaginación, de hecho, no tiene una función distinta
magnitud que resulta casi imposible dedicarse a de la que tiene la hipótesis en la ciencia y como ella
reseñarlos todos y a indicar las diferencias formales vale bastante más para su productividad que por su
que los distinguen. Sin embargo, a pesar de la contenido de verdad” (15). Por lo tanto, es en función
diversidad compositiva, de la menor o mayor retórica de los retablos donde mejor se expresa el
riqueza, de la alternabilidad de las soluciones y de la concepto propagandístico del barroco americano,
4
orientado a persuadir a los pueblos del nuevo colocados en un grado inferior de la servidumbre ...».
continente con el fin de incorporarlos a la extensión Simón BOLIVAR
del ecumenismo católico.
Hablar de la ideología y filosofía de la cultura
(1) Erwin Walter Paim, Perspectivas de Una Historia barroca latinoamericana, es hablar del sentido que
de la Arquitectura colonial hispanoamericana, en: para el hombre de esta nuestra América llamada
Boletín del Centro de Investigaciones Históricas y Latina, tuvo el conjunto de expresiones del mundo
Estéticas, Nº 9, Abril 1968. Universidad Central de que en la historia de la cultura se ha designado
Venezuela, Caracas. comobarroco, que parte del siglo XVII y se prolonga
(2) Jan Bialostoki, “El barroco”, estilo, época, actitud, hasta fines del XVIII. Fenómeno cultural que se
en: Boletín del CIHE, Nº 4, Enero 1966. Universidad origina en la cultura europea y que, por la relación
Central de Venezuela, Caracas. que guardan las colonias iberas en América se hace
(3) Giulio Carlo Argan, La retorica e l'arte barocca, igualmente expreso en éstas. Con el barroco se ha
en: Retorica e Barocco. Atti del III Congresso querido designar a un conjunto de expresiones
lnternazionale di Studi Umanistici. Ed. Castelli, culturales que tienen su origen en una actitud vital,
Roma 1955. que parecen comunes a los hombres que las
(4) Gíulio Carlo Argan, op. cit. originaron y que tienen su raíz en la toma de
(5) Giulio Carlo Argan, op. cit. conciencia que de su propia humanidad van tomando
(6) Fernando Chueca Goitia, Inivariantes en la estos hombres.
Arquitectura Hispanoamericana. Universidad de Toma de conciencia de lo que de humano tienen
Madrid Nº 42-43. Madrid 1967. estos hombres y que parece no coincidir ya con la
(7) George Kubler, El problema de los aportes no idea que ofreció el Renacimiento. Es en este sentido
ibéricos en la arquitectura colonial latinoamericana, que se enfocan, en general, los análisis de los
en: Boletín del CIHE, Nº 9, abril 1968, Universidad estudiosos del barroco. El Renacimiento, apoyándose
Central de Venezuela, Caracas. en el ya lejano pasado griego y queriendo saltar
(8) Justino Fernández, El retablo de los reyes, sobre la concepción del hombre del cristianismo,
Instituto de Investigaciones Estéticas, UNAM, había elaborado un nuevo ideal e idea de lo humano.
México 1959. La idea de un hombre que, al no querer verse
(9) George Kubler, op. cit. comprometido con el pasado inmediato del hombre
(10) Fernando Chueca Goitia, El método de los medieval visto como criatura y servidor de Dios,
invariantes, en: Boletín del CIHE, Nº 9, abril 1968. pretende cortar de raíz toda relación con ese pasado.
Universidad Central de Venezuela, Caracas. Había que empezar de cero como si nada
(11) Giulio Carlo Argan, Progetto e Destino, Ed. Il hubiese sido hecho. Nada con una historia, con un
Saggiatore, Milano 1965. pasado, no hecho por el hombre que se encontraba
(12) Mariano Picón Salas, De la conquista a la inmerso en ello. El hombre tenía que ser el arquitecto
Independencia, Fondo de la Cultura Económica, de su propia existencia, el hacedor de la misma, tal y
México 1965. como lo pediría Renato Descartes en sus
(13) Philippe Minguet, Esthétique du Rococo, Ed. meditaciones.
Librairie Phil. Vrin, Paris 1966. Pero la vida es algo más que proyecto, es una
(14) Giulio Carlo Argan, La Europa de las capitales, realidad de la que ha de partirse y con la cual ha de
Editions d'Art Albert Skira, Genève 1964. contarse. Lo humano está formado por un entresijo
(15) Giulio Carlo Argan, op. cit. de proyectos y realidades, de lo que se es y lo que se
quiere ser. En este sentido el hombre no podía
De Graziano Gasparini, La arquitectura barroca definirse, limitarse come lo pretendió el humanismo
latinoamericana: una persuasiva retórica provincial, clásico del Renacimiento. No podía ser definido sólo
en AA. VV., Simposio Internazionale sul Barocco por la razón, sino también tenían que ser tomadas en
Latino Americano, Ed. Inst. Latino Americano, cuenta las múltiples sinrazones de su abigarrada
Roma, 1982. Ed. española: Barroco existencia. Será esta negativa a la definición de lo
Latinoamericano, FADUIAA- MNBA, Buenos Aires, humano, este afán por captar el abigarramiento del
s/f mismo, la multiplicidad y la diversidad de esa entidad
llamada hombre, la que origine el barroco en sus no
DE LEOPOLDO ZEA menos múltiples expresiones culturales. Se irá,
Ideología y Filosofía de la Cultura Barroca igualmente, perfilando un nuevo racionalismo, el cual
Latinoamericana ya no pretende definir sino abarcar todas las
expresiones del ser, de todo lo que existe, el
«... no somos europeos, no somos indios, sino una racionalismo dialéctico que lejos de pretender borrar
especie media entre los aborígenes y los españoles. el pasado, de ignorarlo, lo asimila, lo devora; hace de
Americanos por nacimiento y europeos por la historia alimento sin fin, la posibilidad de su propia
derechos... nuestro caso es el más extraordinario y continuidad y existencia. El barroco en Europa
complicado ... nos hallamos en tanta más dificultad aparece así ligado de ese racionalismo que no
para alcanzar la Libertad cuanto que estábamos define, sino asimila, como el espinosismo y el propio
de la contrarreforma. Spinoza e Ignacio de Loyola. El
espinosismo que corroe el racionalismo cartesiano,
5
como la contrarreforma busca anular el racionalismo nuevos pueblos para extender el Cristianismo de la
de los Lutero, Calvino y tantos otros. El puritanismo que se sabía paladín. Es a través de la cultura
señalaba con índice de fuego, condenaba sin barroca que el español hace expresa una actitud de
apelación, las expresiones del hombre que no resentimiento y el afán de sabotaje, como lo llama
encajaban en el ideal renacentista, racional, del Díaz-Plaja, de un humanismo y de un racionalismo
hombre. La casuística jesuita, por el contrario, pese que no considera como propios. El barroco que da
a la severidad contrarreformista busca la justificación origen al mismo tiempo al alambicamiento de un
de las expresiones no racionales del hombre. En la Góngora y a la mordacidad de un Quevedo.
lógica de la contrarreforma encontrar el catolicismo Allá, al otro lado del mar, está la América objeto
su perennidad. Con lógica semejante Spinoza de nuestras preocupaciones con respecto al barroco.
preserva el ansia de universalidad del alma judía y La América que fue objeto e instrumento de
por judía también cristiana en un panteísmo en el realización del sueño imperial ibero, pero un proyecto
que el hombre, cada hombre en concreto, viene a que no comprometió al ser sólo objeto de
ser expresión de lo universal y lo eterno. manipulación y que, por lo mismo, no podría sentir
El abigarramiento, la multiplicidad de expresiones como frustración el fracaso de algo que no le había
y el retorcimiento de formas que tienden a sido propio. Tampoco compartir el proyecto de los
deformarse se ha hecho patente en el arte llamado seguidores de Ignacio de Loyola, el de recuperar la
barroco, como expresión de algo más que un Europa que fuera abstraída del catolicismo por el
fenómeno estético, como una actitud vital racionalismo de los reformadores. Tampoco era suyo
coincidente con el racionalismo convencional del el sueño judaico de un Spinoza haciendo de cada
jesuitismo y la dialéctica del espinosismo. Fenómeno individuo, de cada hombre, expresión de lo universal
artístico, éste del Barroco, que en Europa da origen y eterno. Pues si bien España se sabía ya al margen
a diversas y no siempre semejantes expresiones. El de una historia en la que ha sido la gran derrotada,
lujoso barroco de la arquitectura en Alemania, los pueblos surgidos en América por la acción
Checoslovaquia, Polonia, diverso del que se origina evangelizadora y colonizadora de la conquista habían
en la Italia de Bernini, aunque en todos ellos esté sido puestos al margen de toda historia, incluyendo la
expreso el afán de una idea del hombre que, sin historia misma de la derrotada España. Los
negar el renacentista, rompe sus limitaciones sometidos pueblos de esta América no podían,
poniéndolo al alcance de la no menos abigarrada inclusive, compartir los recuerdos de gloria de la
humanidad. Y dentro del barroco europeo está derrotada Iberia de los que sólo eran instrumento.
igualmente el español. El barroco español del cual En estas tierras la Iglesia no estaba, como en
parece originarse el barroco en general. Es la Europa, preocupada por recuperar algo perdido,
España, cuna de “marranos” de donde surgirá el ya simplemente por mantener férreamente lo alcanzado.
holandés Baruj Spinoza; la España, igualmente, del Conservar y no recuperar, ser lo que mueve, entre
creador del ejército contrarreformista, Ignacio de otros, a los soldados de la Contrarreforma en
Loyola. La España que, al decir de algún historiador América. El modelo ya derrotado en Europa, sigue
de la cultura, no tuvo renacimiento. Nación que entra siendo el modelo impuesto en América. Modelo del
a la historia dialécticamente, asimilando las cual han de ser fieles servidores los hombres nacidos
contradicciones de la misma, ese su pasado a este lado del Atlántico. En el campo artístico, lo ha
cristiano, islámico y judaico. Pueblo que hará de la mostrado Graziano Gasparini, lo importante ser el ser
asimilación de su historia realizada en la Península, un fiel copista de modelos de la arquitectura y pintura
el punto de partida de su proyecto imperial; europeos. En América, la Vieja España se hace
buscando concretarlo en el mundo que el Nueva España. No es como en el norte de esta
descubrimiento de otras tierras y hombres le ofrece. América en la que una Nueva Inglaterra es algo
Proyecto evangelizador encaminado a absorber nuevo, por ser distinta de la vieja Inglaterra y de la
otras tierras y hombres bajo el signo de la Europa de las guerras religiosas. En la América
cristiandad vista como síntesis de la historia del Ibera, va a ser continuado fielmente aquello que la
Viejo Mundo. La España gloriosa del siglo XVI Nueva Europa va marginando.
enfrentada a la Europa renacentista y racionalista En la polémica del siglo XVI entre Ginés de
hasta acabar siendo derrotada por la misma. La Sepúlveda y Las Casas sobre la humanidad de los
España del XVI que hace patente la dimensión indígenas, ha triunfado el primero haciendo que los
heroica de lo humano en la Conquista; la España hombres nacidos en este continente sean
que buscar, con la Philosophia Christi conciliar el considerados como “homúnculos”, esto es,
proyecto evangelizador con el proyecto renacentista, hombrecillos, menos que hombres. Y por ser
pero que en el XVII nada querrá saber de hombrecillos, simples servidores, siervos, del hombre
conciliaciones con un pasado en el que se sabe la por excelencia. Y esto no sólo valdrá para los
gran derrotada. Guillermo Díaz-Plaja ha mostrado el indígenas conquistados y colonizados, sino para
espíritu que animaba a esta España consciente de todos los nacidos en estas tierras incluyendo los hijos
su fracaso, llena de rencor contra un humanismo, de los conquistadores y, por supuesto, los mestizos
como el renacentista, que no era el propio, del que unen a la desgracia de haber nacido en estas
humanismo abierto, mestizador de todo el tierras la de su mezcla con razas inferiores.
abigarramiento que se había expresado en la Discriminación múltiple impuesta desde Europa
reconquista frente al Islam, y en la Conquista de por una Nación que se siente, a su vez, discriminada
6
por la nueva historia; pero sin ser, por esto mismo, ser fiel al tomismo, pero lo que resulta ser algo
capaz de reconocer en los pueblos por ella diverso de tal modelo. En el campo poético, el
conquistados a semejantes, imponiendo por el barroco de un Luis de Góngora se presta mejor para
contrario igual discriminación. Y dentro de esta que la diva mexicana exprese su identidad sin negar
discriminación, las que se impondrán entre sí los el mundo de la cultura en que se encuentra inserta.
mismos americanos a partir de sus múltiples Allí está, igualmente, Carlos de Sigüenza y Góngora,
combinaciones raciales. Los criollos, siervos de los que tratar de conciliar este mismo tomismo con las
peninsulares, son, al mismo tiempo, amos de noticias que le han llegado de nuevas filosofías y
mestizos, indios y negros. Como el mestizo, siervo ciencias, pero cuidándose de que nada de eso ponga
del criollo, es, a su vez, amo del indígena, basando en duda su fidelidad a la doctrina y sistema en que se
su superioridad en la sangre española que corre por ha formado. Así, en la polémica con el padre jesuita
sus venas. Y con el mestizo estará el mulato, el Kino, Carlos de Sigüenza y Góngora publica trabajos
mameluco, etc., en una cadena en la que el indio y como los titulados, barrocamente, Libra astronómica
el negro resultan ser el siervo y esclavo por y filosófica; El Belerolonte matemático contra la
excelencia. quimera astrológica. Y Sor Juana por su lado, el
Un caso extraordinario y complicado, no poema Neptuno alegórico, océano de colores y
conocido en la Europa que era el natural resultado simulacro político.
de múltiples combinaciones de razas y culturas. A través de formas culturales impuestas o
Con su propia humanidad puesta en entredicho y tomadas de prestado, los hombres de cultura de las
obligados repetir fielmente los modelos de la cultura colonias en el siglo XVII, van dando expresiones de
dominadora, el hombre de las colonias en la algo que les distingue de la metrópoli a través de su
América Ibera irá, poco a poco, tomando conciencia afán por conciliar lo recibido con otras expresiones
del problema de su identidad. Qué soy? Hombre? culturales de las que van teniendo noticia. Lo mismo
Homúnculo? En el siglo XVI, la cultura criolla de esta puede ser el clasicismo de la antigüedad helénica
América se limitar a repetir, aunque a veces que las expresiones de la nueva ciencia propia de
malamente, los modelos de la Metrópoli. pueblos, que han rebasado las de los iberos que les
Obviamente, en el siglo XVII los modelos serán conquistaron y colonizaron. Resultaron
también los de la Península consciente de su desconcertantes y, por ende barroca su expresión, el
decadencia y la expresión barroca de esta afán por conciliar formas culturales que parecen tan
conciencia a través de la cual se expresa el genio diversas. Analizadas severamente por el europeo, los
español. resultados de esta conciliación resultan ser malas
Ahora bien, esta expresión cultural que se copias de originales que deberían haber sido
caracterizar por su abigarramiento va a permitir que copiados fielmente. Malas copias por no semejarse
el hombre de esta América, aun sin proponérselo, fielmente al original; por resultar distintas del modelo,
vaya expresando esa su discutida identidad. En el pese a los esfuerzos hechos por aplicados imitadores
arte se pueden ver las maravillosas expresiones del por realizar copias fieles. El modelo pese a todo es
barroco latinoamericano con sus múltiples y retorcido en la copia; la palabra es mal dicha y, por
retorcidas líneas entre las cuales se van colando las mal dicha, maldita. Con el tiempo esta maldición, este
expresiones propias de sus artífices. Ejemplar en expresar mal los modelos, acabará por hacer de sus
este sentido lo es el barroco de la pequeña iglesia autores, hombres igualmente malditos, esto es,
mexicana de Tonanzintla en Puebla, con las figuras hombres fuera del sistema impuesto, subversivos,
de los burlones angelillos, santos y santas de cara inclusive, del mismo,
indígena. Igualmente lo son las flores y ofrendas que Es precisamente en la maldición, en la mala
se ven en otras expresiones del barroco a lo largo copia, que los historiadores de las ideas de
de esta nuestra América. Qué son? Malas copias de Latinoamérica en nuestros días han ido apresando la
los modelos barrocos en la medida en que no las identidad del hombre de esta América. Lo distintivo
repiten fielmente y surgen formas distintas de las de parte, precisamente, de lo mal copiado, imitado o mal
esos modelos? En el barroco, por lo abigarrado dicho. A través de lo disparatado, ampuloso y
mismo de sus expresiones, las diferencias se hacen multiforme del barroco latinoamericano, los
de inmediato tan patentes. No así ya en otras estudiosos de la cultura de esta región han ido
expresiones de la cultura en las colonias iberas. poniendo de manifiesto la originalidad de hombres
Mariano Picón Salas, entre otras cosas nos que, pese a las restricciones que les fueran
dice: “Obligado a callarse por decretos reales y la impuestas, se fue expresando. La Iglesia en
policía de la inquisición, el intelecto colonial a quien Latinoamérica, única posibilidad cultural en esta
no se le permite escribir novelas ni historias de la región, pese a su carácter represivo se lanza a la
gente indígena, se evadirá por los tortuosos búsqueda de las peculiaridades del hombre y
meandros de la prosa barroca”. Poetas y prosistas realidad de esta parte del planeta. Al igual que los
destacados como Sor Juana Inés de la Cruz, Carlos franciscanos en el siglo XVI, los jesuitas a partir del
de Sigüenza y Góngora, el Lunarejo, Juan de XVII se interesan por destacar las expresiones
Caviedes y tantos otros que pretenden seguir características del hombre de esta América, su
fielmente las expresiones de la cultura impuesta, medio. Los primeros intentaban así hacer más eficaz
tropiezan con su ineludible individualidad, la cual se la evangelización, los segundos mantener inalterado
encarga de frustrar esta intención. Sor Juana Inés el orden impuesto. Los jesuitas que en Europa
de la Cruz trata en sus elucubraciones filosóficas de trataban de reconquistar las zonas espirituales que
7
les fueran arrebatadas por la Reforma, mediante una un paso. El maldito se convertía en insurgente. De la
hábil y casuística reconciliación del cristianismo con expedición botánica de Mutis en Nueva Granada se
la modernidad, en América intentarán conciliar lo pasará a la rebelión contra un sistema que se negaba
impuesto a sus hombres con lo que les era peculiar, a reconocer la humanidad de los hombres de esta
el modelo es repetido de acuerdo con la índole del América, empeñándose en ver en ellos simples
copista. Así surge una obra que será clave en este homúnculos. De allí surgen los Antonio Mariño,
sentido, la Historia Natural y Moral de las Indias del Francisco Javier Eugenio Espejo, Miguel Hidalgo,
jesuita José de Acosta que publicó en 1590. Mariano Moreno, Francisco Miranda Servando de
Preocupación que se va a hacer sentir entre Teresa de Mier y otros muchos. Lo peculiar de los
muchos de los exponentes de cultura barroca hombres de ésta América que se había infiltrado a
latinoamericana. través del barroco, se hace consciente en el
En el siglo XVIII esta preocupación conciliadora, racionalismo ecléctico y se convierte en punto de
consciente o inconsciente del barroco, se va a partida para la identificación de nuevas
transformar en un nuevo enfoque racionalista. nacionalidades. El mal decir, como el mal copiar, era
Surge un racionalismo conciliador de lo impuesto sólo una forma de expresar lo propio y es a partir de
y lo propio; de lo interno y lo externo. Se trata, al la toma de conciencia de este hecho que se empieza
mismo tiempo, de conciliar la cultura de dominación a diseñar la identidad de los hombres de esta parte
con las peculiaridades del hombre que la ha sufrido; del mundo. Habrá ahora que conciliar, a partir de esta
conciliar, igualmente, el anacronismo de esta misma toma de conciencia, lo que parece irreconciliable.
cultura con las expresiones de la cultura que la ha Qué somos? Españoles? Indígenas? Habrá que
desplazado en Europa. Otros hombres de Iglesia, afirmarse, diciendo como lo hiciera Simón Bolívar:
como Benito Díaz de Gamarra, se enfrentaron a la ¡Americanos!
escolástica partiendo de la filosofía de Descartes; Esta afirmación, sin embargo, sufrirá un tropiezo
pero sin que ese enfrentamiento implique el como resultado del mismo afán conciliador de los
renunciar a la religión y cultura heredadas, más bien precursores de la independencia, de los libertadores
su reforzamiento. Eclecticismo se llamará esta y de los encargados de crear un nuevo orden que los
postura que quiere conciliar la fidelidad al sistema americanos puedan considerar como propio. La
con el afán de transformación del mismo. Allí está conciliación con el orden colonial, con su cultura de
Gamarra en México y Baltazar de los Reyes Marrero dominación, aparece ya como imposible.
en Caracas. No se podía conciliar el proyecto de hombres
A partir de esta actitud la realidad histórica, libres con una cultura que educaba y formaba para la
geográfica y antropológica de esta América ser servidumbre. Fuera de la cultura impuesta estaban ya
objeto de los desvelos de la filosofía del XVIII presentes otras culturas cuyo éxito se expresaba en
latinoamericano. El eclecticismo filosófico y científico el predominio alcanzado por los hombres y naciones
se va a expresar en otros campos de la cultura. Y que las enarbolaban.
una vez más, los hombres de Iglesia destinados a Apropiarse de esta cultura será el proyecto a
rehacer el orden cristiano puesto en crisis por la seguir del liberado hombre de la colonia. Y para
Reforma, el humanismo renacentista y la nueva hacerla propia, irnitarla, copiarla, repetirla.
ciencia, los jesuitas, van a ser el punto de partida de Libremente el hombre de esta nuestra América se
la misma desestabilización del orden colonial transformaba en fiel seguidor de otra cultura,
impuesto por la conquista ibera en América. A fuerza haciendo de sus expresiones modelos que también
de conciliaciones, a fuerza de casuística, el ya viejo deberían ser fielmente copiados. Fue éste el error de
orden colonial va a ser puesto en crisis. Así el orden siglo XIX latinoamericano, que buscando liberarse de
colonial que en el siglo XVIII pretende ser ilustrado una dependencia aceptará libremente otra. Fue ésta
yque habla de conducir, aunque despóticamente a la tragedia cultural del proyecto civilizador y
sus encomendados en América, por el camino que positivista del siglo XIX latinoamericano.
siguen ya las nuevas naciones, el camino del Será a fines del mismo siglo que se plantee, una
progreso al alcance de todos los pueblos, chocar vez más, el problema de la identidad de los pueblos
con la compañía. El despotismo ilustrado que de esta América. De este nuevo planteamiento fueron
resultara opuesto a la actitud ecléctica, conciliadora, precursores hombres como José Enrique Rodó y José
de la Compañía de Jesús, que ha hecho ya posible Martí, a los que seguirán otros muchos a partir de este
el orden teocrático en lugares como el Paraguay. La nuestro Siglo XX.
barroca conciliación de imponderables que, acabará
poniendo en crisis al sistema que se supone había De Leopoldo Zea, Ideología y filosofía de la cultura
de ser mantenido. barroca latinoamericana, en AA. VV., Simposio
Desde su destierro en Italia, un grupo de jesuitas Internazionale sul Barocco Latino Americano, Ed.
mexicanos se esforzará en el conocimiento de la Inst. Latino Americano, Roma, 1982. Ed. española:
realidad mexicana y americana. Lo peculiar lejos de Barroco Latinoamericano, FADU-IAA-MNBA, Buenos
ser visto como algo negativo va a ser visto como el Aires, s/f
punto de partida de una nueva expresión de
humanidad y, con ella, del derecho de pueblos a
realizarse, a no seguir siendo simplemente hábiles
copistas de expresiones de culturas que les eran
extrañas. De allí a la subversión no había más que
8
torno a la Arquitectura virreinal y sus problemas una
FERNANDO CHUECA GOITÍA, corriente de interés mucho más fuerte que la que
Invariantes En La Arquitectura podía haber producido la de la metrópoli.
Hispanoamericana Existen otras razones: la Arquitectura para la
América hispana es un arte decisivo, que se impone
El año 1947 publiqué uno de mis primeros libros. Se y señorea sobre todo un continente, marcándole con
titulaba Invariantes Castizos de la Arquitectura una huella indeleble. Al lado de la arquitectura las
Española. Este modesto y breve trabajo obtuvo otras artes mayores, pintura y escultura —salvados
cierta resonancia en los medios interesados por la sus valores relativos— carecen de importancia
historia del arte, la crítica y la especulación estética. global. Si el arte virreinal se midiera hoy por lo que
Pero esta resonancia fue mayor en Hispanoamérica, nos han dejado la escultura y la pintura no pasaría de
acaso por razones que no dependen de los valores ser un pobrísimo apéndice del arte peninsular,
intrínsecos del libro sino de otras circunstancias. La ingenuo, primitivo y provinciano, que apenas
verdad es que la estética de la Arquitectura, una reclamaría el interés de algunas personas curiosas,
estética más histórica que teórica, ha tenido mucho de escasos especialistas dedicados a fenómenos
mayor desarrollo en nuestros países hermanos que marginales y de algunos snobs gustosos de lo que
entre nosotros. Méjico y Argentina han marchado y signifique primitivismo y rudeza. Pero, en cambio, la
marchan a la cabeza de estos estudios. El Instituto arquitectura levanta sobre todo este panorama, un
Nacional de Antropología, y la Dirección de tanto recluso y confinado, su gigantesca presencia.
Monumentos Coloniales de Méjico, el Instituto de El Cristianismo, el Idioma y la Arquitectura son los
Investigaciones Estéticas de la Universidad Nacional tres grandes legados que España ha dejado en aquel
Autónoma de Méjico, el Instituto de Arte Americano vasto continente. En el fondo son tres lenguajes que
e Investigaciones Estéticas de Buenos Aires, el exigía el ascenso natural de unos pueblos al llegar a
Instituto Interuniversitario de Historia de la zonas de convivencia universal, una vez rotos los
Arquitectura que radica en la Universidad de diques geográficos que separaban la redondez del
Córdoba (Argentina) son, entre otras, algunas de las mundo. La religión, el lenguaje con el más allá; el
instituciones que más fecundamente han promovido idioma, el vehículo de comunicación universal
el interés hacia los monumentos antiguos, su necesario para salir del estrecho cerco de las culturas
conservación, estudio e interpretación. Nombres precolombinas y la arquitectura como expresión del
como los de Rafael García Granados, Manuel nuevo ecumenismo. Sin estos tres factores, sin estos
Toussaint, Jorge Enciso, Justino Fernández, tres lenguajes el vasto mundo americano no se
Francisco de la Maza o Víctor Manuel Villegas en hubiera podido estructurar. Más tarde tuvo que
Méjico; Martín S. Noel, Mario Buschiazzo en aparecer otro factor para que la mitad septentrional
Argentina; Emilio Harth-terré y Benavides en Lima, del Nuevo Mundo llegara también a estructurarse:
Gasparini en Venezuela y tantos más dan la medida este factor fue la Revolución Industrial, la técnica.
del interés que desde hace años la arqueología y la Pero fue empresa más dura movilizar a un continente
estética monumental han despertado en los cuando la técnica no se había inventado.
estudiosos americanos. La vecindad de los Estados La colonización americana tiene muchos puntos
Unidos ha permitido también que profesores de contacto con la colonización romana. El primero
norteamericanos, fascinados por la cultura vecina, de ellos, que ni una ni otra son puramente
hayan cultivado su estudio. Algunos de estos han colonizaciones. Roma no colonizó a media Europa y
empezado por conocer el arte hispánico por sus considerables zonas de Asia y África, lo que hizo fue
creaciones de ultramar, con una especie de óptica unificarlas constituyendo una occumenes. España
inversa, y su análisis les ha conducido a conocer a tampoco colonizó sino que segregó de sí misma el
posteriori las obras de la Península. En su segunda fundente capaz de transformar una pluralidad en una
fase han solido rectificar muchas afirmaciones unidad. Roma lo consiguió gracias al Derecho, al
provisionales o ingenuas de la primera. Idioma y a la Arquitectura. Tampoco las otras artes
Tal es el caso de tan notables especialistas tienen en el mundo romano un volumen equiparable
como George Kubler, Keleman y S. D. Markman. al de la arquitectura. Cuando le llegó el turno a
Otro estudioso que permaneció por algún tiempo en España el derecho había sido reabsorbido por la
la Universidad de Santo Domingo, E. W. Palm, ha religión, una religión que había transformado el
contribuido con obras importantes al conocimiento puesto del hombre en el cosmos y que para los
del arte caribe y circumcaribe. Entre este elenco no cristianos y, sobre todo, para los españoles era la
podían faltar los especialistas españoles que, desde única fuente del «derecho de gentes». Los otros
que don Elias Tormo fundó en 1900 la cátedra de factores, idioma y arquitectura, permanecían
Arte Americano en la Universidad de Sevilla, han inalterables.
venido realizando una obra de gran valor y Lo curioso, lo notable es que España, las
erudición. Españas en su pluralismo, logran reducir a unidad un
Las figuras más destacadas son Diego Ángulo vasto continente sin contrariar, ni alterar en la
Iñiguez v Enrique Marco Dorta. El marqués de metrópoli su condición pluralista. El idioma es el
Lozoya ha sido también un constante investigador mejor ejemplo: mientras en la Península coexisten
de temas americanos y recientemente se ha varios idiomas, que pueden y deben llamarse
incorporado a estos estudios Antonio Bonet Correa. igualmente españoles, en América prevalece uno,
Como quiera que sea, todo ello ha despertado en porque la empresa" americana, trascendido el
9
pluralismo medieval, se comprende solo sub especie regional, cuando ponen pie en América se funden en
unitatis, como unidad. Si España hubiera tratado de unidad y se convierten en españoles in genere.
colonizar, de poner solo en circulación unas También he podido observar que los ciudadanos
riquezas, de establecer unos trading posts, como los de cualquier país de Sudamérica tienen una doble
que establecían los griegos en el Mediterráneo para nacionalidad: la concreta, político administrativa de
anudar relaciones comerciales con un hinterland, su país y la general de miembros de la amplia
que no les interesaba más que como suministrador comunidad hispanoamericana. En la forma que sea
de mercancías, América hubiera sido un reflejo de la se sienten solidarios y, a veces, esa solidaridad tiene
pluralidad hispana. Hubieran existido colonias de su fundamento en el hecho mismo de la
catalanes, de vascos, de gallegos o de andaluces, emancipación de España. Bolívar es un personaje de
pero no hubiera existido la «ecumenidad» de un toda Sudamérica, porque toda ella es una. Son unos
mundo fraguado sobre otros supuestos. Sobre el por España y aun frente a España.
pluralismo que podía ser y que consideramos En la arquitectura de este continente encontramos
todavía válido a efectos peninsulares, se superpuso perfectamente expresado este sentimiento de unidad.
otra idea de carácter misional. La proyección Me refiero a la arquitectura que puede considerarse
española en América se concibió como una misión. genuina de aquellos países y representativa de un
Esto podrá gustar o no gustar, pero es una realidad espíritu y genio propios. La arquitectura precolombina
inconmovible. Desde el momento que era una es un fenómeno más arqueológico que histórico y no
misión no podemos olvidar el hecho de su unidad. representa a los pueblos de hoy, sino a civilizaciones
La concepción de esa misión no podía separarse de desaparecidas, no reincorporadas al mundo actual.
su unicidad. El haberla perdido hubiera aflojado, La arquitectura americana surgida después de la
hasta destruirla, la tensión misional. emancipación no es tampoco representativa, en
El reducir un continente a unidad fue la gran primer lugar, porque no es una arquitectura de
hazaña española. Esta reducción a unidad pudo características propias, sino una arquitectura
crear y de hecho creó desigualdades y privilegios a prestada, tomada de aquí y de allá, de Italia y de
la vez que restricciones y prohibiciones tan odiosas Francia en un principio, con el deseo de olvidarse de
como, por ejemplo, la de que los catalanes no su propio pasado y de reconstruirlo sobre bases
negociaran en los puertos americanos. Fue en nuevas. Pero tampoco hubo unanimidad para
muchos casos el doloroso precio que hubo que cambiar de postura y el resultado acabó en fracaso.
pagar para mantener la idea unitaria. Modernamente, aquellos países, al igual que los del
¿Ha sido conveniente o no esta reducción a unidad? resto del mundo, se han incorporado al movimiento
Ah, esto ya es otra cosa. Pero no cabe duda que de la no siempre bien llamada arquitectura
sobre ese vasto continente, desde California y la funcionalista, que, por su carácter, esencialmente
Florida hasta la Tierra de Fuego, se levanta solemne internacional, no puede representar especialmente a
el edificio de una gigantesca unidad por encima y un país o a una determinada área cultural. No
sustentando unas nacionalidades, en general, sabemos lo que sucederá en el futuro, ni si la
adventicias, que tiene más aparato administrativo arquitectura volverá a ser un lenguaje, como lo fue en
que sustancia propia. el pasado, por el que hablaban los pueblos y las
Al respirar el clima de América en puntos tan civilizaciones con voces distintas y características.
alejados como la Pampa y el altiplano mejicano, Mientras esto no suceda la arquitectura que
Guatemala o el Paraguay, la impresión que he representa a Hispanoamérica en su formidable
sentido, absorbente y arrolladora, ha sido la succión unidad es la que se produjo en los siglos XVI, y sobre
producida por una incontenible fuerza unidad. El todo, XVII y XVIII. Todo un continente habla con
retorno a España es, en cambio, como una grandeza por medio de la arquitectura, durante esos
distensión. Las diversas regiones españolas le siglos.
vuelven a uno a regalar con sus múltiples sabores y La importancia de la arquitectura en
el mundo circundante se diversifica en pintorescas y Hispanoamérica, es tanta, que hasta cierto punto, sus
amables facetas. América queda detrás romo un realizaciones acaparan el interés que en otro caso
mundo demasiado fuerte, en tensión titánica, tendrían los hechos históricos. Durante el
enhiesto en su unidad inconmovible. período virreinal, Hispanoamérica no tiene una
La América española se ha hecho una y una historia política propia, ya que esta se hace desde
queda Su fuerza de succión es tan grande que todo Madrid. Queda la historia social, la económica, la
lo reduce a unidad: una, la religión; una, la lengua; artística, la crónica local. La artística es a su vez
una, la genuina expresión artística. Antes concibo reflejo de la social y la económica, con lo que su valor
que España deje de ser católica que lo deje de ser de documento tiene un alcance extraordinario.
Hispanoamérica, antes que perdamos el castellano Como —ya lo hemos dicho— pintura y escultura
como lengua común que lo pierdan ellos, y antes son apenas nada en relación con la arquitectura, esta
que perdamos nuestra mismidad artística que la representa no solo lo más valioso, sino lo más
pierdan ellos. España sería como esos machos que significativo de la creación artística de estos pueblos.
mueren después de la agotadora fecundación. Hoy, cuando un americano del Sur quiere volver la
España podría desintegrarse mientras vista hacia su pasado, con lo que tropieza su
permanecería incólume la unidad de América. Pues, atención es con el hermoso despliegue de una
incluso los españoles mismos, que llegan arquitectura que es lo mejor de su historia y acaso de
diversificados, cada cual arrastrando su peculiaridad lo que más puede ufanarse sin reservas ni prejuicios.
10
La historia de su arquitectura recoge en buena parte Figúrese el lector en qué medida lo que ahora hago
lo mejor de su historia. es más provisional todavía. Además, quiero hacer
Al hablar de los pueblos de América hacemos una confesión de plano. Yo no soy, ni mucho menos,
frecuentemente alusión a su juventud. Son por especialista en arquitectura americana. Desconozco
antonomasia los pueblos jóvenes de nuestra territorios vastísimos de la geografía artística de
civilización occidental. Decir jóvenes equivale a decir aquel continente. Mi contacto con América ha sido
sin pasado, o por lo menos con un pasado poco tardío v esporádico. He realizado breves calas en la
denso y de escasa gravitación, pero ello es aquí Argentina, en el Paraguay, en Guatemala, en Méjico,
relativo, ya que la arquitectura virreinal supone un en Puerto Rico... poquísima cosa. Me excuso, por lo
pasado de no escaso volumen y trascendencia. tanto, de mi osadía y acepto cualquier rectificación de
Sintetizando diríamos que son pueblos que tienen personas mejor informadas. Lo que yo diga se apoya
pasado porque tienen arquitectura. No puede más en intuiciones personales que en meditados v
decirse lo mismo de la América anglosajona, que, en objetivos análisis. Deseo, por consiguiente, que con
cambio, carece de pasado, porque carece también ese metro se estimen.
de arquitectura. Tan radical diferencia expresa Cabría, en este caso, reconsiderar aquellos
palmariamente la distancia entre una colonización, invariantes que me parecieron más evidentes en la
que es una relación temporal sobre bases utilitarias, arquitectura española v ponerlos a prueba en el
indiferente a otras cuestiones y, por lo tanto, banco de ensayo de la arquitectura americana. En
tangencial y una integración de pueblos con vistas a otras palabras ver si eran también aplicables a ella.
una «ecumenización», cosa bien distinta. Una Esto me parece una reiteración demasiado fácil.
colonización es una operación extractiva, de sentido Doy por descontado que mucho de lo que dije de la
único, mientras que una integración es una arquitectura española se puede extender sin más a la
implantación permanente, cuyas estructuras se que surgió en ultramar y por una razón tan potísima
hacen para durar. La existencia de la arquitectura como la de que se trata de la misma cosa.
virreinal, superior en esfuerzo y volumen a lo que se Con esto tocamos uno de los caballos de batalla del
hizo en la península, demuestran claramente que no problema que nos ocupa. ¿Es la arquitectura virreinal
se trató de una colonización. una simple y exacta proyección de la peninsular en
Otra tesis que podría sustentarse es que la vastos v remotos territorios, o es algo nuevo y
arquitectura virreinal no pertenece a los pueblos distinto? No afirmo lo uno ni lo otro y creo que ambas
jóvenes, nacidos después de la emancipación, y que posturas son compatibles dentro de una unidad
no les afecta porque les es ajena. Creo que esto no superior que llamaría transhispánica. Es desde luego
lo sostendría nadie y, menos que nadie, los propios lo mismo y es a la vez distinto, y tan hispánico es lo
naturales del continente, hijos directos de quienes de aquí como lo de allá, aunque para mis adentros
crearon tan espléndidas construcciones. La tengo que es más «hispánica» todavía la arquitectura
arquitectura virreinal es la arquitectura de América, que allí se hizo que la que se labró aquí. De eso
integrada en una realidad que podemos llamar hablaremos, pero por de pronto adelantemos, antes
transhispánica, expresión y consecuencia de una de entrar en materia, que uno de los motivos que
«ecumenicidad». distinguen a la arquitectura de los territorios de
Con todo lo anterior queda, pues, claro el ultramar frente a la de la metrópoli es que aquella
carácter decisivo de la arquitectura en América y posee, casi siempre, un plus de españolidad: que es
perfectamente explicado que sea constante tema de distinta por ser precisamente más española.
interés para los historiadores del arte y la cultura, Con el afán, muy plausible por parte de aquellos
para los investigadores y arqueólogos, para los pueblos, de exaltar la originalidad de sus creaciones
arquitectos, para los críticos, para los artistas, etc. artísticas y, aceptando por descontado, como hecho
Por eso decía en un principio que un libro sobre evidente, una base y un motor españoles, la tesis
arquitectura y, sobre todo, con un planteamiento que prevalecía hace algunos años, tesis que parecía
teórico-crítico había de despertar interés en llena de verosimilitud y de lógica, era la de que los
Hispanoamérica, máxime si las teorías que se españoles al entrar en contacto con el medio
exponían en él versaban sobre una arquitectura, la indígena habían llegado a soluciones híbridas,
española, que pertenecía a la misma familia que la produciéndose un mestizaje artístico en el que cada
suya. Encontraron que muchas de las afirmaciones vez participaban en mayor medida la inspiración y
que en el libro se hacían, eran también válidas y mano de obra aborígenes.
fáciles de confrontar en la arquitectura cuya Abonaba aparentemente esta tesis el que las
interpretación les interesaba especialmente. Un libro realizaciones más clásicas de los primeros tiempos
de teoría, fácil de extender a lo suyo, era un libro de la ocupación, las del siglo XVI y primeros años del
cuyo éxito se basaba no en sus cualidades, sino en siglo XVII, fueron pronto sustituidas por las
el terreno abonado sobre el que caía. arrogancias y libérrimos desenfados del barroco, en
Ahora me encuentro ante el aprieto de considerar los que se creía ver la presión espontánea del medio,
en un corto artículo de revista, si el enfoque, el rompiendo las normas más rígidas y académicas del
método que hace años utilicé para analizar la arte de la metrópoli. La dialéctica de este proceso se
arquitectura española es aplicable a la arquitectura establecería así: un arte culto, de principios y normas
de Sudamérica. Aquel libro Los Invariantes Castizos bien definidas, chocaría con el temperamento
fue un ensayo un tanto provisional, que más de una indígena y con la fuerza de un medio nuevo y de esa
vez he pensado revisar, extender y actualizar. pugna surgiría un arte distinto en el que acabaría
11
dominando el «espíritu territorial» —en frase de naturalmente, se llevó a América. Pero donde
Ganivet— frente a la cultura importada. Pero vistas primero empezaron a quebrar estos imperativos
las cosas más despacio todo esto cae por su base. unificadores fue en la propia península, que
Primero, ya es mucho suponer que en España rápidamente segregó de la forma herreriana un
pueda hablarse de una arquitectura culta en la barroco sui generis. Si la barroquización se hubiera
misma medida que puede hablarse de una cultura producido como consecuencia de las presiones del
arquitectónica italiana o francesa. Todo el que medio indígena, en tanto que la metrópoli hubiera
conozca la arquitectura española tendrá que permanecido atenida a una ortodoxia clasicista, la
convenir que esta se ha hecho precisamente en tesis del mestizaje artístico, radicado en un barroco
pugna con las aportaciones cultas que netamente americano, podría sostenerse. Pero la
constantemente le han venido de fuera. Esta ha sido realidad no fue así. El mundo virreinal siguió, pari
la agonía de la arquitectura española. En esta lucha passu, la misma evolución de la arquitectura de la
agotadora se ha hecho a sí misma. Lamperez llamó metrópoli y el barroquismo más desenfadado de
a la arquitectura española «aluvial», porque todo le América tiene su correlato, pieza por pieza y
venía de fuera. elemento por elemento, en el barroquismo de la
Pero Lamperez desconoció las raíces íntimas de península. En su conjunto es un mundo latiendo al
esta agonía y no supo medirlas en su verdadera unísono. El barroco de Puebla, de Tepotzotlan, de
dimensión, en lo que tenían de debilidad, pero Lima, del Cuzco o de Salta, el más avanzado,
también de grandeza. Por tanto, lo que distorsionado y efervescente, tiene su correlato en
eventualmente se habría de producir en América ya Granada, Antequera, Ecija, Calatayud o Santiago de
se había producido previamente en España; ya lo Compostela. No se trata de que unas obras sirvan de
había experimentado el país motor en su propia modelo a las otras, sino de un mundo que se produce
carne. Es decir, la operación americana es una al unísono. Si así no fuera el sentido de integración
operación reduplicativa, una re-españolización de lo que caracteriza al Imperio español no existiría.
español, una super-españolización. La tesis de mestizaje queda, por lo tanto,
La lucha sostenida en la península para desvirtuada y Walter Palm en el estudio ya citado, lo
españolizar el vocabulario artístico europeo, vuelve expresa de la siguiente manera: «Después de dos
a sostenerse en América para de nuevo re- generaciones de investigación, la vieja v cómoda
españolizar el vocabulario arquitectónico que llegaba hipótesis de la 'indianización' del arte español ha
de la península. Por eso decíamos antes, y resultado menos aceptable y es necesaria otra
volveremos a repetirlo, que la arquitectura explicación» 2.
americana es la más española de las arquitecturas. Palm considera que una explicación del arte,
Esto ya lo vio con un enfoque más bien negativo, familiar y al mismo tiempo extraño, de la América
que nosotros intentamos convertir en positivo, Erwin española puede partir de tres factores: variaciones de
Walter Palm cuando dice que -para identificar los carácter, que provienen de la mezcla de formas
factores que contribuyeron a que el léxico tradicionales; provincialización, y, por último,
arquitectónico americano fuera tan variado, desarrollo de ciertas tendencias y elementos
debemos distinguir entre elementos europeos de secundarios del arte metropolitano. Lo primero
primera, de segunda y de tercera mano» 1. coincide en algunos aspee -tos con lo que nosotros
Elementos de primera mano serían los llegados de proponemos. Tiene que ver, por otro camino, con el
la península y que rara vez persisten, rápidamente proceso de unificación que el continente americano
transformados por el proceso de «españolización». promueve. Las ciudades nuevas se pueblan con
La de segunda mano llegarían a españoles que provienen de muy diversas regiones
América, la que a su vez los transformaría en de la pc y allí se mezclan y al mezclarse se unifican.
objetos de tercera mano. Esto conduce a Walter El arte que traen se «españoliza» todavía más en
Palm a la siguiente afirmación: «En ningún lugar del una segunda elaboración y van estratificándose en
Imperio español el vocabulario arquitectónico diversas oleadas las formas cíe primera, segunda y
europeo llegó a echar raíces; esto es un hecho tercera mano.
esencial.> Totalmente de acuerdo y por las mismas En cuanto a la provincialización es un fenómeno
razones que estas raíces no prendieron en la propia de carácter universal que estudiaron los teóricos
España. vieneses Wickhoff y Riegl y que puede ser aplicado,
El relativo clasicismo de la arquitectura, sobre utilizando algunas leyes generales, a casos muy
todo de las grandes construcciones catedralicias de diversos de transmisión de culturas. Algo de lo que
Méjico, de las obras de Francisco Becerra en Méjico sucedió con la «provincialización» del arte romano en
(Catedral de Puebla) y en el Perú (catedrales de zonas periféricas de su imperio puede aplicarse al
Lima y Cuzco), de imafrontes como el de la iglesia caso americano.
conventual de San Francisco en Quito y de tantas Donde se han refugiado últimamente los
obras iniciadas en el siglo XVI, aunque después por partidarios del indigenismo ha sido en la
lo general profundamente alteradas, se debe a que ornamentación. Si el cuerpo arquitectónico provenía
prevalecía paralelamente en la metrópoli la de la metrópoli, el amerindio había logrado
arquitectura herreriana, que presenta el intento de apoderarse de la decoración, conformándola y
imponer un estilo oficial, suprarregional y unificador. disponiéndola a su manera, muchas veces en
La representación de lo «oficial» debía ser la misma contradicción no solo con el cuerpo que la sostenía,
aquende y allende los mares y el intento, sino con el propio significado de las formas
12
decorativas en sí, con sus leyes originarias. con la ley musulmana. Esta y otras consideraciones
Tampoco los más modernos investigadores aceptan le llevan a Bayón a la conclusión de que el arte de los
esta posición y, abandonando la hipótesis de la conquistadores fue aceptado pasivamente por los
«indianización», prefieren la de la «provincialización indígenas, porque no solo no les repugnaba, sino
». Tal es la postura de Kubler y de Palm. Para porque coincidía con sus íntimas convicciones. «Yo
Kubler el aspecto de la decoración en la arquitectura creo —dice Bayon— que entre la concepción de la
dieciochesca de Guatemala y del Sur del Perú no es forma que aportaban los conquistadores y la de los
específicamente indio. La progresiva proliferación de indígenas no existía incompatibilidad fundamental» 5.
la decoración llenando indiscriminadamente paños «A causa —añade Bayon— de su propio carácter
cada vez más extensos, es un síntoma típico de o de la influencia árabe o de la ingerencia de estilos
«provincialización». Por otro lado la nórdicos, la tradición de la arquitectura española que
esquematización, el planismo y simplificación de los debía ser fundamentalmente grecorromana, queda
patrones decorativos con objeto de hacerlos fáciles y fuera de la corriente racionalista (a la que pertenece
fácilmente repetibles, son fenómenos que se han en cambio con toda naturalidad Italia y Francia). De
querido estimar como signos de indigenismo, de suerte que, simbólica, irracional y llevada a sus
influencia nativa, pero pertenecen a un proceso últimas consecuencias (de desnudez en el Escorial y
«que se produce siempre que se copia de ornamentación delirante en el barroco) la
excesivamente un original, y se pierde articulación, arquitectura de los conquistadores no puede,
jerarquía, variación e individualidad, aumentando en ciertamente, ser considerada como de signo contrario
esquematismo y estilización. No tiene que ver con a la arquitectura indígena.» Y, más tarde, se pregunta
simbolismos raciales, sucede con independencia de «¿hubiera habido alguna posibilidad de coincidencia,
raza y clase donde quiera que una forma es por lejana que fuera, si en lugar de españoles los
solicitada para servir varios usos por frecuente colonizadores de América hubieran sido, por ejemplo,
repetición» 3. los italianos del Renacimiento?» Resueltamente no,
No hay que olvidar que la invasión por parte del contesta el mismo proponente.
ornamento de zonas cada vez más extensas, el La tesis de Bayon es también interesante y
horror vacui que encontramos en la decoración puede complementar las de Kubler y Palm. Unos
arquitectónica de muchos monumentos de Antigua pueblos previamente afines se encuentran, se
(Guatemala), de Cajamarca o de Arequipa en el confunden y se compenetran. Por este camino se
Perú, no es ajeno a un espíritu mudejar, siempre alcanzaría la gran unidad que yo llamo
latente en la arquitectura española y que transhispánica. Los pueblos indígenas aceptarían
transparece en cuanto se afloja la norma rectora y primero pasivamente unas concepciones que no les
sobrenada libre el impulso popular. El mudejarismo eran en el fondo ajenas y luego intervendrían cada
es una constante, un invariante, más fuerte de lo vez más en ellas, excitando su propia mismidad. Es
que Se cree, en todo el barroco sudamericano y que decir, que los indígenas serían los primeros en
por razones geográficas nos cuesta cierto trabajo provocar la rehispanización de lo español; los
admitir. Los monumentos americanos los sentimos agentes, casi siempre inconscientes, de que las
demasiado alejados, en el tiempo y en el espacio, premisas iniciales se llevaran a sus últimas
del influjo directo de la cultura y de la población consecuencias y que la función simbólica e irracional
musulmanas que dieron origen al mudéjar desplazara toda evolución racionalista.
peninsular. Según Palm —en coincidencia con Bayon— el
Pero no perdamos de vista que el barroco español, estilo de la península no se impone por una actitud
muy difícil de equiparar al europeo, es un barroco dictatorial de la burocracia metropolitana. «Los
lastrado por una fuerte carga mudejar. En mi artistas y artesanos mismos de la América española,
citado libro sobre los «invariantes castizos» y a sean españoles, criollos o, incluso, indios, copian y
propósito del barroco, se decía lo siguiente: desarrollan las formas metropolitanas, porque ellas
«España hasta la llegada de los borbones no se corresponden íntimamente con su idea de la vida. El
incorpora; al movimiento barroco europeo y sigue resultado es un círculo vicioso, en el cual la repetición
evolucionando sobre su propia mismidad. Las condiciona la sensibilidad y la sensibilidad, así
manifestaciones del barroco hispano e condicionada, reclama la repetición. Por eso el arte
hispanocolonial siguen apegadas al mismo colonial no encuentra salida y ejerce una acción
mudejarismo notorio en el arte isabelino, manuelino regresiva y represiva de unas fórmulas que cada vez
y plateresco» 4. Si tomamos del barroco las notas se intensifican más.» 6 Esto, que supondría la
que lo caracterizan en la mayoría de Europa, en insistencia sobre elementos secundarios de origen
Italia y en los países germánicos sobre todo, ni europeo, sería el tercero de los factores que explican,
nosotros, ni los países sudamericanos podemos según Palm, la esencia del arte americano, y
considerarnos dentro de la línea creadora del conduce también, siguiendo un círculo vicioso, a la
barroco. Nosotros estamos en la línea de un barroco constante rehispanización de lo español. Para
diferente, y este puede recibir el apellido de mudejar. Palm este barroco metropolitano, abstracto y
De este mudejarismo se ha Hecho cargo también ostentatorio, sobre el que insiste la civilización
últimamente Damián Carlos Bayon, que encuentra americana, no es, sino un manierismo rezagado,
coincidencias entre la ornamentación maya o incaica
y la ornamentación mudejar de lacerias y polígonos Barcelona (Venezuela). San Cristóbal. Volúmenes
estrellados que huyen de lo figurativo de acuerdo típicos del mudéjar andaluz.
13
cuyas fórmulas standard se repetirían ad infinitum. español se adhiere con profundas raíces en el suelo
Hemos hablado del componente mudéjar del de aquel continente.
barroco hispánico y no queremos con esto indicar
que tal latencia se perciba solo en el espíritu y
comportamiento de la decoración, sino que
trasciende a la propia arquitectura, a sus
disposiciones estructuras. El mudejarismo estricto y
en su más singular pureza, aparece soberano en las
iglesias grandes y pequeñas, más pequeñas que
grandes, de Venezuela, que nos ha dado a conocer
un libro admirablemente bien ilustrado de Graziano
Gasparini 7.
No se trata del mudéjar de ladrillo de Castilla y
Aragón, sino del blanco, sobrio y encalado de
Andalucía. Son unas iglesias verdaderamente
deliciosas, cuyos blancos volúmenes se insertan en
la campiña, como sus remotos precedentes los
morabitos y las rápitas del «Andalus». Su estructura
es siempre la misma: un cuerpo de tres naves
separadas por columnas y arquerías que constituyen
planos de sustentación. La cubierta es de madera,
de las de par y nudillo mudéjar con dobles tirantes.
Su cabecera, generalmente un presbiterio de fábrica Iglesias “perípteras” de Yaguarón y Capiatá en
cubierta con cúpula, como una «Kubba» Paraguay
musulmana.
Esta estructura es la misma que la de las iglesias Al mudéjar se debe la persistencia en América de
de la región sevillana del Aljarafe. El mudéjar, que una constante que siempre me llamó la atención: la
en su versión más estricta había desaparecido de la extraordinaria longitud de las naves de las iglesias
península, perdura hasta el mismo siglo XIX en las que, en general, son mucho más profundas que las
iglesias en Venezuela, cuyo título de Nueva de la península. En esto no creo que hasta ahora se
Andalucía siguen pregonando de una manera haya hecho mucho hincapié, pero lo considero
elocuente. interesante y merecedor de un estudio recogiendo
Mudejarismo algo menos directo encontramos en numerosas plantas y analizándolas desde este punto
los curiosos templos de estructura de madera que de vista. La iglesia, por ejemplo, de San Juan de
impusieron las misiones jesuitas del Paraguay y que Acora en el Perú, con su enorme nave, de inverosímil
dieron lugar a iglesias tan originales como las de longitud, es un caso extremo de lo que decimos.
Yaguarón y Capiatá, único ejemplo que yo conozco La catedral de Quito es un excelente espécimen
de templos cristianos perípteros, semejantes a de iglesia longitudinal de raíz mudéjar. En estos
templo griegos. Por el camino de un mudéjar rústico templos además de la portada principal, a los pies del
nadie prevería llegar a tan inopinado final 8. templo, suele existir una importante puerta en el
También en los conventos mejicanos comedio de su largo flanco que se justifica, aunque
encontramos algunas estructuras mudéjares muy no existe crucero, por la longitud de la nave. En la
interesantes. catedral de Quito, esta puerta se valora con un
Recuérdense los conventos de Cuilapan, edículo y una escalinata curva. Catedrales como las
Chapas, Zacatlan, Tecali y otros. Colombia es otro de Bogotá y Caracas se caracterizan por su largo
de los centros más importantes del mudejarismo con desarrollo longitudinal. Casi todas las iglesias
sus ciudades de Cartagena de Indias, Bogotá y coloniales venezolanas son de este tipo: muy
sobre todo Tunja que recuerda una severa ciudad alargadas y con portadas en los flancos. La catedral
castellana. San Francisco y Santo Domingo de de Buenos Aires según el proyecto de 1692, que
Quito, lucen en sus iglesias artesonados mudéjares publica Diego Angulo10, debía ser una iglesia de tres
de los más suntuosos y perfectos de todo el naves de forma rectangular muy alargada v sin
continente. «A juzgar por las descripciones de los crucero, de inspiración mudéjar, Luego, con las
cronistas religiosos —dice Angulo— la carpintería de diversas reformas como la de 1766 varió algo su
lo blanco tuvo brillantes manifestaciones en el estructura, pero permaneció el sentido alargado de
virreinato peruano durante el siglo XVI» 9. Por su planta. Lo mismo puede decirse del proyecto de la
cualquier parte que nos adentremos en la Historia de catedral de Santiago de Cuba, de 1731, que publica
la Arquitectura hispanoamericana hallaremos a Ángulo11.
nuestro paso multitud de vestigios de una expansión Por último la tendencia persiste hasta el pleno
mudéjar. Puede afirmarse de manera concluyente neoclasicismo, como podemos ver en la catedral de
que el mudéjar que termina su ciclo en la península Guatemala proyectada por Marcos Ibáñez, en 1782.
en el siglo XV tiene su continuación y pervivencia en Este proyecto, interesantísimo, realizado con pocas
América hasta unos límites que parecen variantes y, cuya arquitectura es rigurosamente
inverosímiles para la cronología de la península. académica, es otro de los casos extremos de una
Otra prueba de cómo lo más genuino del arte iglesia planteada en longitud. No tendría explicación
14
dentro de los esquemas neoclásicos si no fuera por por una calle de la antigua capital de Guatemala o
esta persistencia de viejos cánones mudéjares. por una callejuela de Salta nos resulta difícil
Como generalmente se ha estudiado la arquitectura, comprender que ambas ciudades están separadas
más desde el punto de vista ornamental que desde por millares de kilómetros. Otra vez volvemos a sentir
el estructural, es comprensible que estos problemas la unidad en el inmenso espacio americano y a
no hayan sido dilucidados. Por el momento nos recordar la diversidad en el reducido espacio
basta apuntar como invariante de la arquitectura de español. .
América la persistencia de disposiciones y Téngase además en cuenta, que la arquitectura
estructuras mudéjares que entre otras cosas dan americana está compacta por el aglutinante de un
lugar a ese tipo de planta de iglesia solo estilo fundamental: el barroco, el barroco con
extraordinariamente alargada, que tanto vemos sus componentes mudéjares. Es cierto que existen
repetirse en aquel continente. La razón del espacio venerables monumentos que exhiben la añeja
profundo en la arquitectura mudéjar proviene de la ejecutoria de un arte isabelino lindando con lo gótico ;
cubrición leñosa. Los límites que impone la longitud que el plateresco metropolitano puso su sello
de las vigas de madera en las armaduras de par y inconfundible en no pocas portadas y accesorios
nudillo obligan a naves de poca anchura y para arquitectónicos; que manierismo y herrerianismo
obtener un espacio capaz es necesario desarrollarse gravitan allí con energía; que desde el siglo XV al XIX
en longitud. Esta longitud procuraba un alejamiento la diversa aventura del arte español dejó alguna
del altar con lo que el santuario adquiría una mítica representación en ultramar, pero todo esto no pasa
distancia y se potenciaba su sentido sacral. Quién de ser brote esporádico, curiosidad que llena de
sabe si este alejamiento llegó a constituir para el contento al investigador a la busca de fenómenos
amerindio un símbolo de divinidad. El acercamiento marginales. Lo importante de América es el barroco y
al altar, colocado en el centro mismo de la por él adquiere el continente jerarquía artística suma,
congregación de los fieles, que es típico del alto poderío simbólico y arrolladora unidad. España
cristianismo primitivo, y que ahora se quiere es una en América y plural en España.
restaurar, contradice al tipo de relación creyente- Cuando pienso en las Españas pienso en
divinidad que encontramos en la evangelización de Castilla, en Galicia, en Aragón, en Cataluña, en
los pueblos americanos. El español quería imponer Andalucía, pero no pienso en América, porque allí las
una religión de prestigio, que pudiera sustituir a los Españas se han convertido en España, allí el arte
viejos cultos idolátricos, a los cuales estaba plural de las Españas se ha compactado, por obra y
sojuzgado un pueblo temeroso. Los santuarios, gracia del barroco, en el arte de España o si se
encima de los grandes «teocallis», eran el símbolo quiere de trans- España.
de una divinidad distante y vengativa. De ese El arte plural de España que en la península
alejamiento no podía pasarse a un acercamiento guarda cierta secuencia cronológica, en América la
demasiado estrecho. Las primitivas capillas abiertas, pierde y se convierte en un arte intemporal, en el que
muchas veces en alto y separadas de los fieles, coexisten los diversos estilos que han perdido su
representaban una solución intermedia entre los significación histórica para alcanzar un sentido
altos santuarios de las pirámides aztecas y mayas y transhistórico o intrahistórico. Lo español in genere
la ecclesia cristiana. No sé la evolución que seguirá, ha disuelto lo español histórico. "Walter Palm también
andando el tiempo, el catolicismo entre los pueblos advirtió ej fenómeno en un esclarecedor artículo
de América, pero presumo que mucho de aquella titulado «Estilo y Época en el Arte Colonial», que
religión de prestigio, que llevaron los conquistadores comienza así: «Se habrá ganado mucho para el
y que propagaron las órdenes religiosas, todavía entendimiento de la historia del arte colonial
forma parte de una vivencia muy profunda, sobre hispánico cuando se llegue a aunar el concepto de la
todo entre las poblaciones indígenas, y que si esas sucesión de los estiles históricos con el de su
distancias desaparecieran de golpe el pueblo se coexistencia. Habrá que estudiar, pues, el fenómeno
sentiría defraudado e inquieto. Todavía el sacerdote de una duración simultánea de expresiones que ha
español, cuya voz castellana suena en la iglesia con perdido su sentido de enunciación histórica.
sonido de campana, parece revestido de un poder Efectivamente, en el arte del Imperio español de
mítico que se asienta en una tradición religiosa ultramar, tales manifestaciones fuera de la época no
fuertemente enraizada. indican advenimiento o muerte de un estilo.» 12 Palm
La arquitectura como símbolo del pueblo ilustra su tesis con multitud de ejemplos de ese arte
conquistador y sobre todo integrador, adquirió una simultáneo que nos ofrece América: resabios de
fuerza como vehículo de prestigio que todavía nos goticismo en una portada barroca, balaustres
llama la atención a pesar de lo mucho que ha platerescos en un retablo dieciochesco, arcos
cambiado el hábitat americano y de las muchas mixtilíneos, isabelino-mudéjares, en un edificio del
pérdidas y depredaciones sufridas. Lo mismo que siglo XVII, etc., etc... No cabe duda de que esto
dijimos que el continente americano nos sorprende existe, en general, aglutinado por el arte barroco que
por su fuerza de succión unitaria, lo mismo lo hace es el colosal fundente de todo ello. Palm lo estudia,
su arquitectura. Por muchas que sean las variantes pero no saca conclusiones. Esto es para mí uno más
y modismos locales que definen las diversas de los signos que nos demuestran que en América la
escuelas artísticas, desde California a la Tierra de Historia ha detenido su proceso o por lo menos lo ha
Fuego, sopla en aquel gigantesco espacio suspendido, aprisionada por las raíces unitarias de
americano un estilo que todo lo unifica. Si paseamos un fondo transhistórico. Por eso decíamos, páginas
15
atrás, que Sudamérica no tenía historia, que en vez Mezquita se repita en la capilla real del convento de
de historia tenía arquitectura: arquitectura, bien Cholula (México). Este oratorio de columnas, como
entendido, no histórica, sino intrahistórica. Una una aljama musulmana, estaba abierto al patio y
arquitectura invariante que se salta la evolución de funcionaba como una capilla abierta.
los estilos. El tema de las capillas «posas» a veces se
Además de encontrar en la arquitectura convierte a lo largo de una via sacra en un via crucis.
sudamericana esta unidad, producto de la fuerza de A cada estación corresponde una capilla pequeña,
succión del continente, otra nota que la distingue es como sucede en la ciudad de Antigua (Guatemala),
su religiosidad. La arquitectura americana es una donde la vía parte del convento de San Francisco y
arquitectura eminentemente religiosa, aun en sus termina en la iglesia del Calvario. La liturgia sale al
ejemplos de arquitectura civil.-Es religiosa porque es exterior y adquiere una modalidad dinámica que
una arquitectura simbólica y de prestigio, cuya influye en el planteamiento urbanístico. Lo mismo que
misión principal es la de imponer una determinada hemos dicho de la arquitectura, que es
civilización basada en una creencia religiosa. El eminentemente religiosa, diríamos ahora del
pathos religioso de esta arquitectura irradia en cada urbanismo, ordenado en función del ceremonial
monumento, desde el más grandioso hasta el mal religioso. El plano de Antigua (Guatemala) con sus
modesto. Está pensada para provocar el asombro y múltiples templos y conventos, todos ellos con sus
el rapto hacia lo numinoso. Pocas veces se puede consiguientes espacios exteriores, merecería un
sentir la fuerza absorbente de lo religioso como la estudio en este sentido.
sentimos ante fachadas del tipo de las de La exteriorización del espacio sacro es natural
Tepotzotlan o de Ocotlán. Parece que una fuerza que condujera a establecer la fachada del templo
superior a nosotros nos arrastra y nos subyuga. Sus como si se tratara del altar o retablo exterior. De este
elementos giran y se conmueven con temblor de modo se mantenía una tradición precolombina y las
llama, provocando el rapto de nuestros sentidos. Los ceremonias se realizaban al aire libre, respetando la
óculos estrellados que centran algunas de estas aversión del indígena a encerrarse en espacios
fachadas son como los sumideros de un torbellino techados. Como dice Buschiazzo, los pueblos
enajenador. Las fachadas de muchos templos de indígenas, totalmente ignorantes del espacio interior,
América son altares puestos en la calle. No es eran pueblos a los cuales el penetrar bajo una
un hecho insólito, porque en España pronto cundió, bóveda debía producir una sensación de opresión, de
sobre todo en el arte isabelino y en el barroco, el claustrofobia, de temor cueviforme 13.
deseo de sacar los retablos fuera. Pero lo que en Esto explica que en la arquitectura americana sean
España todavía se hizo con cierta prudencia y más interesantes los espacios exteriores que los
jerarquía, en esta super-España se hizo sin interiores. En la ordenación del espacio interno esta
contención alguna, despojándose de todo prejuicio. arquitectura apenas añade nada original y creador.
Y se hizo, aparte la razón de imponer Las grandes catedrales siguen la fórmula hispánica
externamente, por otra motivación en la que no se del amplio templo de planta rectangular con
ha reparado y que me parece fundamental: y es que tendencia a igualar la altura de naves, tomando como
el espacio sagrado en el templo americano no es prototipo más cercano la catedral de Jaén. En las
tanto el que está dentro como el que está afuera. iglesias abovedadas de los siglos XVII y XVIII se
Desde que, en los comienzos de la evangelización, repiten, sin novedades notables, las disposiciones
el pueblo indígena, muy numeroso, quedaba fuera derivadas de las iglesias manieristas y viñolescas. Lo
de los templos asistiendo al culto que se celebraba más interesante que añade América a la
en las capillas abiertas, llamadas también capillas de conformación del espacio interior es la impresión de
indios, la iglesia adquirió una peculiar profundidad que proviene, como hemos dicho, de la
exteriorización. Mientras la pequeña iglesia servía estructura del templo mudéjar. Aun así, este espacio
para la sociedad española y criolla, el atrio o recinto interior carece de coherente definición, en cierto
exterior murado era el verdadero templo de los modo de interiorización. Una iglesia de este tipo es
indígenas. Desde él contemplaban las ceremonias como una Stoa cerrada. En algunas iglesias
que se realizaban en la capilla abierta. rectangulares de estructura de madera como las
Otras capillas más pequeñas rodeaban el recinto paraguayas, los pórticos periféricos exteriorizan más
arrimadas a los muros del mismo. Tenían por objeto su arquitectura, dando lugar a esa apariencia que por
que en ellas se detuvieran los pasos durante las azar coincide con la del templo griego, donde
procesiones. Por ello se llamaban capillas «posas». igualmente predomina el sentido escultórico y externo
Son un elemento interesantísimo de la estructura sobre el arquitectónico interno. En el templo del
dinámica del templo americano y corresponden convento de San Francisco, en Santa Fe (Argentina)
también al espacio sacro exterior. Son famosas las a más de estar la fachada principal cobijada por el
capillas «posas» del convento mejicano de saliente de la cubierta, constituyendo una capilla
Huejotzingo, tratadas como «Kubbas» musulmanas exterior, todo el flanco lateral descubierto está
con un tejado piramidal, que recuerda las recorriendo por un pórtico lateral, que cumple este
construcciones del Andalus o del Magreb. Esta anhelo de exteriorización, que hace que la
exteriorización del espacio sacro nos retrae, sin que arquitectura se vierta hacia fuera.
de ello queramos derivar ninguna consecuencia, al En ese fuera está mucho de lo más valioso y más
sentido también sagrado que tiene el patio de la creador de la arquitectura americana.
Mezquita. Es curioso que un programa típico de Urbanismo y arquitectura se conjugan en unidades
16
muy interesantes. Los españoles debieron sentir al repiten a escala menor formándose gradaciones
llegar a América algo así como una embriaguez de descendentes que tienen algo de juego musical,
espacio, como un mismo tema repetido en diversas escalas y
sonoridades. Un ejemplo muy bello es la iglesia del
Calvario en Antigua (Guatemala), a cuyo cuerpo
anteceden dos pequeños edículos que parecen
iglesias de juguete.
Una vez más se demuestra el valor que adquiere
en América la ordenación del espacio abierto en los
patios y claustros. Gracias a la riqueza espacial que
ofrecía el Nuevo Mundo, los claustros americanos
son casi siempre muy amplios, a veces enormes, y si
su construcción es con frecuencia elemental y pobre,
Santa Fe (Argentina). Iglesia del convento de San su grandeza, su horizontalidad, el ritmo pausado y
Francisco. grave de sus arquerías, les dan aplomo y majestad
Ejemplo claro de exteriorización del templo. notable. Sus constructores comprendieron que eran
ricos en espacio y supieron aprovechar uno de los
la posibilidad de planear en gran escala con anchura tesoros más grandes que puede ofrecerse a un
j' amplitud. Acostumbrados a las ciudades arquitecto.
medievales, aprisionadas entre murallas y a la La serán arquitectura americana posee un
intrincada morfología di- las ciudades musulmanas, sentido de los recursos disponibles que la asemeja a
el vasto continente, casi virgen, les ofrecía una la arquitectura imperial romana, según al comenzar
oportunidad vínica para hacer realidad la utopía. Sus apuntamos. Los romanos construyeron grandes y
espacios urbanos podían ser tan grandes como se ciclópeas moles porque disponían de mucha mano
quisiera, la geometría podía imperar sin cortapisa de obra poco cualificada. Erigían primero la masiva
alguna. No podría hacerse a sus ciudades el estructura y luego venían los artistas más
reproche de Descartes a las ciudades europeas, en cualificados a revestirla de mármoles, bronces y
las que se diría que «la casualidad, más que la mosaicos. Los españoles hicieron lo mismo:
voluntad de los hombres usando de su razón, es la organizaron con un sentido de economía y masiva
que las ha dispuesto de esta manera». La gran amplitud los enormes corpachones de sus fábricas,
plaza fue el espacio vital de la ciudad, pero cada dejando para puntos concretos: fachadas, portadas,
iglesia, cada convento, tuvo su espacio sagrado en remates, la acumulación decorativa. La franqueza
torno. En estos espacios conventuales reside lo con que está manejado este concepto tiene a veces
mejor del urbanismo americano, donde, a pesar del algo de brutal desenfado y desgarro: una fachada
nuevo estilo geométrico, la relación edificio-espacio riquísima tratada como un fabuloso tapiz, y el resto
tiene caracteres tradicionales, puramente desnudo y grave, lindando con una simplicidad casi
hispánicos. geológica. Tanto la arquitectura imperial romana,
Generalmente, la iglesia y el convento forman una como la española son el polo opuesto de la gótica.
escuadra, cuyo ángulo diedro conforma un ámbito Una es arquitectura de masa, otra es arquitectura de
aprisionado por dos de sus lados, que valoran los esqueleto.
elementos plásticos de la arquitectura. El tema del El ser rica en masa y en espacio le presta a la
compás conventual en escuadra, tan reiterado en arquitectura americana su majestad y señorío. Con
España, en América obtiene su plena consagración menos medios y a veces con unos materiales pobres,
y su mayor desarrollo. jamás se ha conseguido tanta dignidad. Una
Muchas veces cuando no existe la posibilidad de indefinible sensación de dignidad fue la primera
relacionar iglesia y convento, la iglesia aislada se impresión, nunca desmentida, que me produjeron los
relaciona con otra menor que se aprieta contra ella monumentos virreinales. Se trata siempre de una
como iglesia satélite. La agrupación de iglesias, una arquitectura aristocrática
grande dominante y otra u otras pequeñas es
frecuentísima en América, y fértil en la promoción de
juegos volumétricos v espaciales del mayor encanto
arquitectónico. No hay catedral que no tenga un
sagrario anejo, concebido como una iglesia menor
satélite. En el caso de la catedral de Cuzco el tema
se duplica y el cuerpo de la iglesia principal se ve
acompañado por los dos templos satélites de Jesús
v Alaría v del Triunfo. Las fachadas de las dos
iglesias satélites quedan retraídas respecto a la
principal y se constituyen sendos espacios en Potosí. San Bernardo. Una típica silueta de forma
escuadra de lo más sugerentes. El movimiento de «monticular».
los conjuntos así conseguidos, acusados a su vez
por torres y cúpulas, es fuente de contrastes y entonada, espejo de un pueblo muchas veces
arquitectónicos plenos de intencionalidad plástica. pobre, pero siempre hidalgo. Ante el modesto
Las ordenaciones arquitectónicas a escala mayor se Cabildo de Buenos Aires, de elementales arquerías

17
blancas, todos los ostentosos edificios de la Avenida comentario y teoría, pero no podemos pasar en este
de Mayo, parecen parvenus. Esto nos hunde en artículo, que se va dilatando más de la cuenta, de
melancólicas meditaciones, pues, uno de los valores algunas breves consideraciones. La cúpula
que para siempre ha perdido la arquitectura, y lo que hispanoamericana es casi siempre una cúpula
no es arquitectura, es el de la dignidad. En el mundo ochavada, no de tambor circular como la italiana sino
tecnológico y democrático de hoy ni se siente ni se octogonal, nacida de las cúpulas califales cordobesas
estima, antes se desprecia. y de las capillas y cimborios del gótico tardío español.
El predominio del volumen y de la desnudez en En lugar de cerrarse por una semiesfera se cierra por
los grandes corpachones de esta arquitectura, si una bóveda de paños, cada uno de los cuales es una
bien producen, junto con la generosidad espacial, superficie curva de generatrices rectas. Es en general
esta sensación de hidalguía, pueden arrastrarla al la cúpula del renacimiento italiano traducida a versión
desaliño, la aridez y la monotonía, de la que tenía hispánica.
que huir si quería impresionar. Este escollo se salva Dentro de esta familia, la cúpula americana es de
mediante los contrastes de los volúmenes y, sobre tambor más bajo y de proporciones más aplastadas
todo, por la valoración de las siluetas. Muy pocas por temor a los temblores. Suelen acompañarla
veces se han logrado efectos de silueta tan garitones o «casilicios», en los ángulos del cuadro
interesantes y sugestivos como los de la arquitectura base y a veces costillas prominentes, con recortes,
iberoamericana. El recorte sobre el cielo de sus marcan los ángulos de sus ocho paños, Se obtienen
edificios es casi siempre accidentado y sugestivo. así cúpulas de la más movida silueta y de plástica
Estos efectos se logran por agrupación de elaboradísima. Un ejemplo, la cúpula de la catedral
volúmenes —el conjunto simbiótico de iglesias de Córdoba, Argentina.
grandes y pequeñas en muchos casos—; por el uso Pero lo más interesante de las cúpulas
de torres y cúpulas; por el trasdós de las bóvedas, hispanoamericanas es su agrupación formando
manifestado al exterior, y sobre todo por las conjuntos variados en un mismo edificio. Las cúpulas
coronaciones en forma de líneas sinuosas se conjugan a Ia vez con los remates casi siempre
recortadas. Los muros no suelen terminarse por cupuliformes de las torres y dan lugar unas maclas o
líneas horizontales o inclinadas —frontones —, sino volúmenes arquitectónicos que al final se aquietan en
por curvas, contra curvas, resaltos, pináculos, y todo el remate turgente y suave de los casquetes curvos y
género de recortes que parecen realizados por una henchidos.
caprichosa tijera en un papel doblado que al Esta agrupación y esta manera de rematar por
desplegarse da lugar a un dibujo simétrico. En el uso medio de los suaves senos cupuliformes da a la
del recorte sinuoso se destaca el barroco andaluz, forma externa de muchas iglesias americanas la
pero, como casi siempre, en el libre clima de apariencia de verdaderos montículos naturales
América se llega a últimas consecuencias. redondeados por el paso del tiempo. Este tipo de
Un muro puede acabarse en una cornisa. Si esta arquitectura sólida y masiva de volúmenes apretados
no existe el muro da la sensación de que no acaba, y compactos, redondeada y no picuda, me atrevería a
que está a medio construir. Otra manera de acabarlo llamarla arquitectura-montículo. El ejemplo supremo
es recortarlo con la grafía de una línea intencional de lo que decimos es la extraordinaria capilla del
que revele la existencia de un final estético. El Pocito junto al santuario de Guadalupe en México.
recorte sustituye casi siempre a la cornisa en la Es una de las obras más originales de la
arquitectura americana. La cornisa es mucho más arquitectura barroca de todos los tiempos y la más
cara y menos efectiva para la sensibilidad popular. pura expresión plástica de esta forma-montículo.
Puede decirse que la arquitectura sudamericana
en general carece de cornisas importantes y cuando Sería interesante comparar tres edificios de
estas surgen lo hacen en elementos decorativos organización central para explicar tres actitudes ante
destacados, como portadas y retablos, pero rara vez un mismo tema. Estos tres edificios serían la capilla
como coronación y conclusión de la línea mural. El de la Consolación de Todi en Italia, que recoge el
recorte no solo juega en forma de silueta contra el ideal de Bramante y Leonardo, el sagrario de la
cielo, sino que las zonas sobredecoradas se catedral de Méjico de Lorenzo Rodríguez, que
recortan a su vez sobre los blancos muros como una estructura a la manera hispano-musulmana un
simétrica mancha de tinta sobre el papel blanco. De espacio centralizado y el Pocito, la obra genial de
esta manera se estampan las fachadas-retablo Francisco Guerrero Torres, nacido en el propio
sobre el cuerpo total del edificio, recortándose contra Guadalupe y que representa la mejor organización
los muros y dejando surgir por encima, en forma de mejicana de iglesia montículo.
peineta, su alegre coronación que se recorta esta La consolación de Todi es la materialización de una
vez contra el cielo. idea platonizante, típica del renacimiento italiano.
Si a estas coronaciones murales se añaden Una cúpula sobre pechinas corona un espacio central
escaroladas torres, que suplen muchas veces con al que se abren cuatro exedras en absoluta simetría
un complejo modelado la altura que no pueden tener biaxial, que se expresan al exterior por cuatro medios
por temor a los seísmos; se suman las aparentes cilindros rematados en casquetes en cuarto de
superficies curvas de las bóvedas y sobre todo las esfera. El concepto geométrico se revela en toda su
cúpulas, llegaremos a las máximas posibilidades de pureza interior y exteriormente. La organización del
esta arquitectura para obtener efectos de silueta. De espacio interno se declara al exterior sin ningún
las cúpulas habría materia para establecer un largo enmascaramiento. Las cornisas separan y acusan
18
con toda claridad los diversos cuerpos geométricos, escenas, pintadas o esculpidas, estaban
cubos, cilindros y esferas. yuxtapuestos en filas y en pisos y separados solo por
El sagrario de Méjico, construcción también pequeñas molduras. Luego, el marco arquitectónico
centralizada, parte de otro concepto enteramente fue cobrando
diferente. El espacio interior está constituido por una
cruz de cinco tramos en ambos ejes más cuatro
tramos en los ángulos, que dan lugar a un espacio
interior de trece tramos. Es una organización
parecida a la del Cristo de la Luz de Toledo con
cuatro tramos más para formar la cruz. Pero esta
cruz no se manifiesta en el perímetro exterior, pues
se inscribe en un cuadrado por la adición de unas
dependencias de relleno que no constituyen parte
del espacio interior. Existe, pues, un
enmascaramiento en planta, al encerrarse la cruz
dentro del cuadrado.
Sin embargo, en alzado, en silueta, vuelve a
revelarse la cruz por la cúpula y los cuatro hastiales
prominentes de los testeros de sus brazos. Los
muros de enmascaramiento —he aquí el hallazgo de Méjico. Sagrario de la Catedral. Análisis de su
Lorenzo Rodríguez— descienden desde lo alto de estructura planiforme.
los hastiales hasta las esquinas. Son muros en
cascada, cuyos bordes parecen los rizos del agua importancia mientras la perdían las escenas. Ya
despeñándose. Desde una visión angular dejan Churriguera impone un tipo de retablo en el que la
descubrir la cruz y la mejicanísima cúpula, muy baja arquitectura de grandes órdenes salomónicos no deja
de ocho paños. Es un edificio que no tiene cornisas, lugar para otra cosa que algunas estatuas en repisas
pero donde se evita la aridez de los muros desnudos o nichos. Lo accidental se ha impuesto a lo
siguiendo la fórmula hispanoamericana de los fundamental del retablo. Esta senda iniciada por
recortes. Este edificio no puede descomponerse en Churriguera y los retablistas andaluces llega a su
sus cuerpos simples, cubos, esferas cilindros, etc… paroxismo en América.
como la Consolación de Todi. No se puede Ya no se trata de retablos sino de una serie de
descomponer porque tales cuerpos no existen, columnas (generalmente estípites), o de pilastras,
porque no es edificio estereoforme sino planiforme. colocadas tan cerca unas de otras que no dan lugar
Su realidad «estructoespacial» la constituyen planos ni a que quepan entre ellas las estatuas, último
que se cortan ortogonalmente según la retícula que residuo de las anteriores figuraciones de los retablos.
dibujan en planta. Es un concepto mudéjar llevado a En algunos casos, como en la fachada de la
la planta centralizada. Por eso lo equiparábamos parroquia de Dolores Hidalgo en Guanajuato, las
con el toledano Cristo de la Luz. estatuas se colocan delante o formando cuerpo con
Este sagrario de arquitectura mejicanísima , los propios estípites. Esto ya no puede llamarse un
desligado para Buschiazzo de todo antecedente retablo sino una decoración abstracta a base de
europeo, hunde sus raíces en lo más acendrado de formas arquitectónicas, monótonamente reiteradas,
la tradición hispanomusulmana. Por eso no nos que han perdido toda su significación. AI final del
extraña que Lorenzo Rodríguez fuera natural de barroco y después de pasar por el cauce del retablo
Guadix y que se formara en el medio profundamente figurativo se vuelve a la fachada ornamental
arabizado de Granada. abstracta del tipo de las fachadas-tapiz como fueron
Lorenzo Rodríguez acumuló en los dos testeros en España las del final de la Edad Media, las
visibles de la cruz toda la riqueza decorativa, delanteras isabelinas típicas, las del colegio de San
desplegando en su superficie rectangular un torrente Gregorio en Valladolid, Santa María de Aranda de
de formas sin pausa ni descanso. En un principio su Duero o el sagrario de la Catedral de Málaga. Se
complicación nos abruma, pero a poco que vuelve por lo tanto a recuperar un tema
analicemos estas recargadas delanteras superhispánico que tiene sus antecedentes en las
percibiremos que su esquema no puede ser más fachadas delanteras de la arquitectura
simple. Se trata de dos ordenaciones de pilastras hispanomusulmana. Las fachadas del Sagrario no
estípites, una sobre otra, dejando solo un hueco son retablos, son «delanteras» tratadas como lápices
para la puerta. A esto se ha llamado fachadas- pétreos.
retablo, pues su origen viene de ellos y de la En estas «delanteras» profusamente decoradas
costumbre, que ya hemos explicado, de sacar los que encontramos en toda Hispanoamérica, sobre
retablos al exterior. todo en Méjico, es donde reside el climax de esta
Sin embargo, creo que conviene hacer ciertas arquitectura de impresiones fuertes, concebida para
salvedades. El retablo barroco durante el siglo XVII despertar el sentimiento religioso de un pueblo que
evoluciona de tal manera que al final deja de ser había vivido en la idolatría, sobrecogido por unos
retablo. Un retablo al fin y al cabo es un políptico cultos sanguinarios y sometidos al temor de lo
enmarcado por elementos arquitectónicos. Al sobrenatural. La arquitectura de impresiones fuertes
principio los recuadros para encerrar las diferentes sustituía en cierto modo con sus valores mágicos el
19
prestigio de sus antiguos cultos ancestrales. Era por cubre las bóvedas y el tambor unificándolos. No
consiguiente una arquitectura irracional y violenta, existen torres sino unas espadañas levantadas sobre
patética y nada intelectual. No es de extrañar por lo cuerpos ligeramente salientes del espacio central,
tanto que gentes educadas en un canon clásico, resueltos dentro como capillas. Las espadañas se
mesurado y racionalista, sientan cierta aversión o supeditan al tambor de la cúpula para que todo
incluso repugnancia ante un arte tan extremado y quede envuelto en lo compacto de la masa
pasional. Es menester si queremos comprenderlo escultórica general, dominada por la cúpula mayor.
que nos despojemos de nuestra segunda En lugar de ventanas toda la iluminación se hace
naturaleza, racional e intelectual, y nos entreguemos a través de óculos estrellados que parecen flores. De
a la primera, instintiva y emocional. la pura abstracción se ha pasado aquí,
Vengamos ahora al tercer edificio de insensiblemente, al naturalismo.
organización central, último de los que hemos Es un final brillante para el barroco de todo un
escogido para analizar tres actitudes ante un mismo continente. No sabemos si estamos ante un ave
tema. Es la Capilla del Pocito junto al Santuario de fantástica de multicolor plumaje o ante la rotunda
Guadalupe en los alrededores de México. Es una plenitud de unos frutos tropicales. En todo caso, es el
obra maestra entre todas las del barroco universal. encendido homenaje del arte a una naturaleza
Su autor, Francisco Guerrero y Torres, un mejicano pródiga y fecunda que fue la ilusión, el fabuloso
nacido en el mismo lugar donde había de levantar su Eldorado, de unos hombres ávidos y extremosos
obra más inspirada. Con relación al sagrario hasta en la magnitud de sus pecados, pero
catedralicio, menos hispánico en su estructura, igualmente atrevidos en su voluntad de crear algo
aunque lo sea mucho en su expresión general y nuevo. España se hizo y se deshizo. Con gran
múltiples detalles, planta nos revela un cierto esfuerzo volvió a reconquistarse, pero ya no era lo
conocimiento del barroco borrominesco, que pudo mismo. El pluralismo medieval quedaba a pesar de
llegar a su autor por medio de láminas o grabados todo como algo insuperable.
interpretados luego con ingenuidad y desenfado. El Entonces surgió lo imprevisto: América, y la idea
edificio está constituido por la sucesión a lo largo de imperial de los españoles pensó renacer libre de
un eje de tres espacios cupuliformes. El primero trabas en otro continente. Una quimera se dirá. Sí,
sirve de vestíbulo y de cofre para el pozo milagroso; pero una quimera que ha durado más de tres siglos y
el segundo, el dominante, es el cuerpo de la capilla; que ha dejado rastro.
el tercero el camarínsantuario.
El espacio principal tiene planta de elipse 1) E. Walter Palm, -The Art of the Tsew Wold after
dispuesta con el eje mayor transversal para the Spanish conquest». Dióqenes, 47, pág. 69.
compensar inteligentemente la longitud de los tres (2) E. Walter Palm, Op. cit., pág. 68.
espacios unidos. La disposición recuerda la de la (3) George Kubler, El arte de los pueblos hispánicos.
pequeña iglesia elíptica de Santa Andrea al Historia del arte, Pelican, pag. 73.
Quirinale, del Bernini. Estos tres espacios, circular, (4) Fernando Chueca Goitia. Invariantes Castizos de
elíptico y mixtilíneo no se enmascaran sino que se la Arquitectura Española. Madrid, 1947, pág. 91.
proyectan exteriormente provocando con su (5) Damián Carlos Bayón, «L'Art de l'Amérique
conjunción un pintoresco efecto arquitectónico que Latine. Essai de definition». Dióqenes, 43, julio
supervaloran las cúpulas. En un pequeño edificio septiembre de 1960, pág. 109.
logra Francisco Guerrero uno de estos efectos de (6) E. Walter Palm. Op. cit., pág. 72.
agrupamiento tan típicos de la arquitectura (7) Graziano Gasparini, Templos coloniales de
hispanoamericana. Las tres cúpulas componen una Venezuela. Caracas, 1969.
especie de cerro compacto con tres cumbres o (8) Véase Juan Giuria, La Arquitectura en el
vértices. Es el mejor ejemplo de lo que hemos Paraguay. Buenos Aires, 1950.
llamado arquitectura-montículo, con la misma (9) Diego Ángulo Iñíguez, Historia del Arte
turgencia y suavidad de silueta que presenta el Hispanoamericano. Barcelona, Buenos Aires, 1945,
paisaje natural, redondeado por el tiempo. tomo I, pág. 658.
Ayuda a esta impresión la falta de cornisas propia (10) Diego Ángulo Iñíguez, Planos Arquitectónicos de
de la arquitectura que estamos analizando. Apenas Iberoamérica y Filipinas existentes en el Archivo de
unas molduras sin vuelo hacen el papel de este Indias. Tomo I, lám. 28.
elemento arquitectónico, pero en modo alguno (11) Op. cit., tomo I, lám. 40.
rompen la continuidad de estas superficies (12) Erwin Walter Palm, «Estilo v Época en el Arte
henchidas y cálidas como frutos tropicales. Si unas Colonial». Anales del Instituto de Arte Americano e
cornisas de gran vuelo interrumpieran con sus Investigaciones Estéticas 2, 1949, pág. 7.
sombras tendríamos una mayor definición de los (13) Mario T. Buschiazzo, Historia de la Arquitectura
volúmenes, con vistas a una expresión más racional Colonial en Iberoamérica. Buenos Aires, 1961, pág.
del todo arquitectónico, pero se perdería la frescura 27.
intuitiva y natural de este agrupamiento. Tampoco se
marca la separación entre el tambor de las cúpulas y
la superficie abovedada. El breve tambor termina en De Fernando Chueca Goitía, Invariantes en la
un sinuoso recorte que desdibuja la línea de Arquitectura Hispanoamericana, en Revista de
intersección dando a todo un aspecto mucho más Occidente, Madrid, Mayo 1966
naturalista. La misma azulejería polícroma en zigzag
20
millones de inmigrantes europeos y generando una
RAMÓN GUTIÉRREZ arquitectura, ahora sí, atada sin alternativas a los
modelos centrales. La comprensión cabal de este
Reflexiones para una Historia proceso histórico visto desde la "periferia" implica
propia de la Arquitectura asumir las expresiones culturales a partir de las
propias coordenadas de espacio y tiempo y, por
Americana ende, evitar la fácil tentación de explicarnos
meramente como prolongación marginal que nos
1. Introducción permite insertarnos en el vastísimo cuadro de la
Ha sido habitual en la historiografía americana el arquitectura occidental como "aventajados" discípulos
asumir como propias las cronologías, de los "creadores” de la arquitectura. La actualidad
periodizaciones y categorías de análisis de la del problema se comprende cuando se visualiza la
arquitectura europea. enorme cantidad de talentosos arquitectos que
En los últimos años, sin embargo, se ha renuncian a su contexto y buscan asumir hoy la
producido un replanteo que pone a prueba las concesionaria local de la última “vanguardia
consolidadas teorías de las expresiones arquitectónica” que se promueve en los medios de
"provinciales" y busca analizar la "periferia" a partir opinión especializada. La negativa y la omisión de
de sus propios condicionantes. La visión comprender la propia historia es la mejor forma de
eurocéntrica ha forzado la articulación de nuestras quedar inerme ante la tentación del vanguardismo
arquitecturas con las del modelo central, a partir de como moda y de contribuir de esta manera a nuevas
una reducción de los objetos arquitectónicos a y refinadas formas de dependencia cultural.
estudiar y limitando a la vez los sistemas de análisis.
Nuestra historia se entiende así exclusivamente 2. La arquitectura popular española en América
como la prolongación de la historia de otros, y las La forma de ocupación territorial que plantea
discordancias se presentan como una "ingenua España en América se aparta de las modalidades
retórica colonial". El problema de la dependencia habituales de ocupación costera para penetrar
cultural se perpetúa en la marginación de la profundamente en el continente. Este hecho implica
comprensión de los fenómenos de integración y nuevos criterios de organización de asentamientos, la
apropiación de lo externo, así como en la planificada articulación de los mismos y asumir la
reelaboración de propuestas (Ideas rectoras, conducción, no sólo de las áreas abiertas, sino
partidos arquitectónicos y resultantes formales y también de aquellas estructuradas en torno a los
funcionales) que los americanos realizan y cuya grandes imperios: el azteca y el incaico. Se ha visto
lectura, planteada desde la perspectiva "central" es, como trasfondo ideológico de esta dinámica tan
a todas luces, insuficiente. peculiar al proceso de reconquista del propio territorio
El proceso ibérico de ocupación territorial tiene español en vísperas del descubrimiento del nuevo
singularidades respecto de otras acciones de mundo, y a la potencialidad de una especie de
carácter imperial y, a la vez, modifica "cruzada" que llevaría la evangelización de los
sustancialmente las pautas vitales de producción del infieles americanos hasta el último punto del territorio.
conquistador y su arquitectura. Por ello hacemos Lo cierto es que la vinculación estrecha entre la
una primera referencia a la transculturación en la ocupación político-económico-militar y el proceso de
vivienda popular destacando pautas de cambio. conversión de los indígenas introdujo al español en
Una segunda problemática que abordamos es la experiencias absolutamente inéditas y generó, desde
del Barroco americano, que ha sido el punto de un comienzo, desajustes en sus propios
convergencia de la polémica en los últimos años. comportamientos. Un impacto fundamental es el de la
Los temas de los criterios de análisis y las imagen del territorio, el horizonte sin límites, las
transferencias de las intenciones formales y distancias inasibles, los ríos inaccesibles, las selvas
espaciales del Barroco europeo han dominado la impenetrables. La escala de las relaciones del
visión del problema sin profundizar la incorporación hombre con su medio se altera y genera un proceso
y reelaboración de los elementos conceptuales de la de adaptación a estos condicionantes. Allí donde
Contrarreforma en América, las expresiones existe una base económica y política estructurada, se
culturales de los grupos indígenas y su cosmovisión. trata de superponer la propia experiencia a la
En todo caso, las resultantes están más allá de existente (mita incaica-encomienda feudal española)
la mera apropiación, de los valores expresivos o, a veces, la falta de comprensión profunda del
europeos. La vigencia de actitudes culturales sistema destruye las articulaciones de formas de
cargadas de barroquismo en la actualidad producción (pisos ecológicos entre costa y sierra
americana señala la fuerza de estos conceptos peruanas). Los condicionantes del medio fuerzan
forjados en el proceso de "mestizacíón" cultural del alteraciones tecnológicas, limitan las disponibilidades
continente. de materiales, requieren nuevas formas de vida y
Una última referencia haremos a los densos exigen respuestas que eran desconocidas para el
cincuenta años que van de 1880 a 1930, en que se español.
concreta el nuevo proyecto de dominación Las propias disposiciones elaboradas para el
continental ratificando la desarticulación territorial, continente en materia urbanística constituyen un
integrando las áreas de mayor potencialidad proceso integrador de teorías y experiencias
productiva a la economía mundial, trasladando europeas y americanas, que definen un modelo tan
21
complejo que no tuvo aplicación concreta aun materiales, tecnologías, etcétera. Es cierto que
cuando genero una tipología reiteradamente puede entenderse que el proceso de integración
adoptada. La integración por acumulación de formas regional pudo darse originariamente en Sevilla y los
expresivas de la arquitectura europea (Gótico tardío, puertos durante la espera para el embarque y, más
Renacimiento plateresco, Mudejarismo), que se concretamente, en Canarias, como señalara Marco
visualiza en las obras tempranas del XVI americano, Dorta, pero asombra aún verificar la comunidad de
manifiesta la "concentración” de estos lenguajes en formas expresivas en la enorme escala del territorio
obras que señalan la transferencia directa (pero aun americano desde México al Cono Sur, que están más
en ellos distinta) desde el viejo continente a las próximas entre sí que las propuestas de diversas
áreas abiertas o con grupos indígenas de reducido regiones españolas. ¿Cuál es la razón de este
desarrollo en su faz tecnológica (Santo Domingo). fundente cultural? ¿Por qué la proyección española
Sin embargo, el español habrá de cambiar se manifiesta con rasgos distintos a los de la propia
sustancialmente su comportamiento arquitectónico península, pero con carácter unitario en la vastedad
en cuanto hace a su propia vivienda, manteniendo del espacio americano? Estas preguntas, realizadas
ciertas pautas válidas en cuanto al partido como una apreciación desde el área "central", están
arquitectónico coherente, sobre todo, con el modo condicionadas en sus posibilidades de respuesta. No
de vida urbano, y alterando otras en virtud de los se trata tanto del problema de la fuerza de
condicionantes del medio. Es cierto que en lo urbano transferencia o no de los regionalismos lo que impide
el mero hecho de asimilar la localización y la presencia de la masía catalana, del caserío vasco,
disposición de la vivienda a una estructura definida a de la casa aragonesa o de la choza valenciana. El
priori, donde la calle es preexistente y el solar tiene tema pasa, más bien, por la alteración de las formas
perímetros genéricamente definidos, altera el de ocupación de la tierra.
sistema habitual de construcción de la calle por En efecto, la amplitud de tierras disponibles y su
agregación de viviendas, propio a mayoría de los escaso costo económico altera sustancialmente la
poblados ibéricos en el XVI. forma del asentamiento. Enormes magnitudes y
Ello no ha impedido, no obstante, la persistencia distancias eliminan las concentraciones rurales de
de ciertas estructuras conceptuales o ideas rectoras, alta densidad y el animal, cuyo valor es infinitamente
como puede ser la de la "casa mediterránea" inferior al del animal europeo, pasta libremente en las
generada en la vivienda romana y estructurada en tierras o se refugia en el corral del "común".
torno a patios jerárquicos, a la que se agregan Desaparece la casa de "altos" pues el establo no se
elementos de notoria procedencia árabe como el integra a la vivienda y, a la vez, la disponibilidad de
zaguán y las comunicaciones acodadas entre patios tierra urbana lleva a una trama abierta donde la
que aseguran intimidad espacial y visual. Estas vivienda se desarrolla en horizontal,
vigencias no invalidan, sin embargo, la acertada complementándose con huertos y quintas. La
hipótesis de Chueca Goitía, en cuanto hace al integración del medio rural al urbano es
proceso de potenciación de la unidad que significa sustancialmente diferente de la española, donde la
América para España. rigidez del aprovechamiento intensivo de las áreas de
La visión de una proyección homogénea de una cultivo enfatiza los límites entre el poblado y el campo
realidad variada y de fuertes regionalismos, como la mientras que, en América, la integración desdibuja
de España hacia América, empieza a manifestarse esos límites e introduce el árbol y la vegetación en el
claramente en los lenguajes populares. Se concreta poblado. Nótese que estamos hablando de las áreas
así el fenómeno que Foster denomina de "cultura de abiertas donde el español no encuentra fuertes
la conquista", donde el factor “donante" sufre un estructuras de origen indígena que lo obligan a un
proceso de tamización y reducción a la síntesis en proceso de superposición y adaptación a las
virtual concordancia con las potencialidades de la preexistencias. En estos casos, con mayor razón, las
cultura "receptora". De la misma forma que esta propuestas estarán condicionadas, tal cual sucede en
proyección se manifiesta en una unidad idiomática, el Cusco cuando deben formarse en las canchas
la arquitectura popular no refleja en América, incaicas viviendas españolas de menos densidad de
durante la dominación hispánica, una identidad con ocupación (4 recintos vivienda).
determinadas arquitecturas regionales. Pareciera en En otras áreas del territorio, las exigencias
ello que, efectivamente, se ha producido una suerte climáticas y la disponibilidad de madera llevan al
de síntesis expresiva que resume una visión español a definir tipologías de viviendas
integradora proyectada como resultante imprevista. extravertidas, integradas a un paisaje urbano unitario
Es justamente aquí donde queremos enfatizar el y que apelan a sistemas constructivos y dominio del
proceso de cambio en los niveles primarios de la medio, propio de las comunidades indígenas Para
concreción arquitectónica. aprovechar favorablemente los vientos y otras
El español que realiza su vivienda por condicionantes climáticas. Aparecen
autoconstrucción necesariamente está transfiriendo así "manzanas-ísla" y las "calles cubiertas", propias
su propia experiencia de organización del espacio de diversas zonas de clima tropical de Cuba,
habitable pero, sin embargo, su resultante será Colombia (Ambalema) y la región guaranítica de
distinta, y para ello tienen más importancia que la Bolivia, Paraguay y Argentina. La propuesta formal,
mano de obra indígena que le ayuda, los no obstante, se aparta de los tradicionales soportales
condicionantes estructurales del nuevo medio en españoles y constituye una respuesta diferenciada
cuanto al emplazamiento, formas de uso del suelo, sin antecedentes en la península.
22
Parece claro -y nos estamos remitiendo a ejemplos históricos y otras formas no tangibles del
que podrían ser ampliados- que el análisis pensamiento) adquiere relevancia imprescindible
arquitectónico de estas expresiones no puede para comprender las propuestas barrocas. Una
hacerse acertadamente a partir de la supuesta limitación notoria en la historiografía americanista es,
matriz formal ubicada en España, sino que requeriría justamente, la del conocimiento de las fuentes
entender el problema a partir de las condicionantes históricas. Teorías arquitectónicas y cronologías de
del medio local, que parecen prevalecer sobre las, los más encumbrados críticos e historiadores se
experiencias previas y hasta sobre los modos de derrumban ante la carencia de sustento fidedigno,
vida del español trasplantado. La propia sorpresa del mientras campea el voluntarismo y las persistencias
español recién llegado con respecto a lo que de "tradiciones orales" de dudoso origen. La
encuentra en América -reiterada en un sinnúmero de reiteración de los aportes documentales que
relatos- nos habla de la distancia entre lo que realizaron los pioneros de la historiografía hace tres o
conoce y lo que ahora focaliza. cuatro décadas ha llevado, también, a una reducción
Una última reflexión: ¿cómo podríamos de las potencialidades de análisis. La tendencia
entender esta arquitectura si quisiéramos verla en formalista de los historiadores del arte ha centrado su
una perspectiva regional y considerarla entusiasmo en la ornamentación y, más
hispanoamericana, como otra región? Quizá si recientemente, en los aspectos iconográficos,
recorriéramos a la inversa la conformación de los restringiendo la valoración de la arquitectura a
pueblos ibéricos, veríamos hasta qué punto la aspectos casi superficiales. La acumulación
configuración de las tipologías constituye un proceso entomológica de elementos ornamentales como las
de integración cultural. sirenas, los rnonos o las papayas, y sus presuntos
Aceptaríamos la incorporación de todos estos orígenes y filiaciones, han desvelado a más de un
hechos pero, ¿acaso avalaríamos una explicación historiador europeo o americano trasnochado en la
que partiera exclusivamente de la vivienda celta o búsqueda de definir la existencia explícita del
romana para analizar las tipologías características, modelo, o lo ha angustiado por demostrar
de una región? Pues lo propio suele hacerse cuando originalidades indígenas que los autores jamás se
se pretende explicar la vivienda americana a partir plantearon como meta.
de la casa o el cortijo andaluz como enfoque Los análisis formales-espaciales nos llevan a
privilegiado. plantearnos una cantidad de contradicciones que no
Reflexiónese, a la vez, que nos hemos estado pueden ser dilucidadas claramente por falta de otros
refiriendo además a aquellas arquitecturas que se elementos de juicio. La utilización de las categorías
caracterizan por su intemporalidad, la persistencia europeas tampoco corre eficazmente en nuestro
de patrones de organización y su carácter refractario auxilio y nos agudiza los dilemas. Por ejemplo, lleva a
a las modas arquitectónicas. Luego, si en estas múltiples autores a ubicar como "barrocos" edificios
arquitecturas populares están planteadas desde el tan poco "barrocos" como la catedral de Puno o el
inicio las distancias, ¿por qué no hacemos el templo de Santa Isabel de Pucará (Collao, Perú), y
esfuerzo de una lectura más comprensiva que, más señala la confusión de restringir lo "barroco" a un
allá de la prolongación de experiencias españolas ejercicio decorativo.
previas integre las realidades de nuestro continente? Cuando se han generado las tendencias
nominalistas afectas a crear títulos sonoros, el
3. Acerca de los sistemas de análisis del Barroco desconcierto ha crecido para dar paso al
en América y, particularmente, en la región "ultrabarroco" mexicano o al "ultrachurrigueresco"
andina peruana cuyas posibilidades de acotarse son, más que
Quizás un primer problema que debamos ilusorias, inocuas. Sin embargo, el debate semántico
recordar es que quienes han analizado el Barroco predominó en las últimas décadas, tratando de
americano desde Europa han sido precisar si este equívoco barroco era "mestizo",
predominantemente historiadores del arte, y quienes "andino", "americano", “español en América" o
lo han hecho desde América han sido arquitectos. "provinciano", sin percatarse que lo esencialm
Esta circunstancia ha condicionado formas de radicaba en definir el concepto y no el apelativo. La
análisis diferenciadas que han enfatizado posibilidad de comprensión de esta arquitectura
alternativamente aspectos morfológicos o barroca radica más en la profundización de sus
espaciales, a la vez que se han llenado de circunstancias contextuales que en la afanosa
terminologías -cargadas a veces de retórica y otras búsqueda de sus filiaciones formales o espaciales de
de hermetismo- que han dificultado la convergencia los supuestos modelos paradigmáticos europeos.
hacia la comprensión del problema en distracciones El mundo de creencias y valores simbólicos de
colaterales. En general, las tendencias formalistas y las comunidades indígenas de la región andina y las
especialistas han generado una suerte de experiencias de integración ritual de la
reduccionismo al objeto arquitectónico per se, evangelización tienen, sin ninguna duda, más
aislándolo de su realidad contextual. importancia para entender esta arquitectura que los
En América, la gravitación del contexto físico desvelos teóricos y de diseño de Bernini, Borromini o
(entorno arquitectónico y urbano) como del cultural Guarini.
(expresado en conjuntos de creencias, ideas, Por ello, al partir siempre de los modelos
relaciones sociales y económicas, acontecimientos centrales como realizan Gasparini y otros
23
historiadores, las obras de arquitectura americana arquitectura americana sino todo lo contrario.
no se visualizan más que como una expresión Tampoco le agregó demasiados lustres a la
caricaturizada de un conjunto de búsquedas arquitectura europea que ya poseía sus valores
espaciales y simbólicas ajenas totalmente al mundo intrínsecos. Sólo sirvió, en definitiva, para mantener
del indígena americano. una forma de dependencia cultural y continuar con el
A ello debemos adicionar que el proceso mayor entusiasmo el ilustre ejercicio de buscarnos a
cultural barroco trasciende la obra de arquitectura nosotros fuera de nosotros mismos.
para manifestarse en el entorno, en el espacio Los datos contextuales de la realidad americana, que
urbano y, específicamente, en las formas de uso que son los que posibilitan y explicitan la obra, no han
le confieren sus autores y usuarios. Por todo ello, la merecido hasta el momento -justamente por
metodología de análisis utilizada, en su limitación desconocimiento de mayor documentación histórica y
formal-espacial del objeto arquitectónico aislado, no cultural la atención que requerían. Creemos que, a
nos ha permitido dilucidar con claridad ni el marco esta altura de los estudios, la arquitectura americana
de referencia, ni los calificativos, ni una comprensión tiene un lugar, su lugar, que poco tiene que ver con el
cabal del objeto mismo. Los desajustes se han puesto que pueda ocupar en esa suerte de "ranking"
resuelto taxativarnente en la historiografía no escrito de la arquitectura comparada universal.
americanista de procedencia europea. Así, las obras Nos parece mucho más importante vincular las
que no encajaban dentro de las cronologías obras de arquitectura con sus circunstancias
asignadas a los movimientos centrales o las concretas.
"vanguardias" pasabán a ser "anacrónicas". Se Me he de referir, pues, al área que hemos
entiende que una cosa sea anacrónica cuando está estudiado más en detalle del altiplano peruano y la
fuera de su tiempo, pero nuestro tiempo no era el región cusqueña tema que abordamos en el
europeo sino el americano, y allí no hay tal Simposio sobre el Barroco Americano (Roma, 1980).
anacronismo. Las obras de arquitectura responden a En este ámbito, la ampliación del conocimiento de la
sus contextos concretos, no a las teorías de un etnohistoria ha permitido constatar la existencia de
contexto ajeno a las mismas. influencias transversales entre la costa y la sierra
Una de las constantes de la arquitectura peruanas Y ha explicado muchas transferencias.
americana es su fuerte pragmatismo, originado en la Conocemos, además, cantidades de rasgos
organización de los procesos de producción estructurales de las comunidades indígenas, que se
arquitectónica y de la estructuración social de la volcarán prácticamente en problemas de
profesión, donde se conjugan las entidades organización urbanística, social, artesanal y aún
corporativas de origen medieval, las asociaciones de arquitectónica en los poblados formados en el
parentesco e identidad profesional incaicas y las período hispánico.
estructuras asistenciales y de solidaridad. de origen El respeto a estos condicionantes, la valoración
religioso. La unidad del ayllu incaico, la cofradía o de aportes como el estudio de los sincretismos
hermandad y el gremio configuran un basamento religiosos que explicitan la valoración y presencia del
sólido en núcleos urbanos de la región andina. medio natural como parte del paisaje urbano, la
Quizás esta circunstancia explique la observación comprensión de la actividad funcional que explica el
de Marina Waisman en el sentido de que la uso de los espacios abiertos urbanos como
arquitectura americana del período no formula prolongación de la arquitectura son, en definitiva,
teorías, esto es, que no desarrolla un pensamiento elementos de juicio que no se han profundizado
especulativo acerca de la disciplina. Ello, sin adecuadamente. Los mismos desarrollos
embargo, no ha quitado variedad a las respuestas; tecnológicos son poco conocidos; la presencia de la
por ejemplo, si analizamos los comportamientos quincha en la sierra en el siglo XVII cambia casi
tecnológicos, espaciales y formales en las regiones todos los esquemas de aproximación tradicional al
del Perú caracterizadas por los frecuentes sismos: tema, de la misma manera que la utilización de la
allí se adoptaron simultáneamente respuestas pintura mural o la decoración con textiles aplicados
rígidas y flexibles apelando a diversidad de modifica el sentido de los espacios, y por ende su
materiales y propuestas, ya sea en la región de análisis. Un mayor conocimiento de la cosmovisión
Arequipa o en el Collao, en la sierra o la costa. indígena asegurará explicaciones más convincentes
En la medida en que la arquitectura responde a acerca de la persistencia de formas y partidos
los requerimientos con los recursos disponibles, la arquitectónicos.
definición de tipologías no implica falta de capacidad Por ejemplo, el hombre del altiplano como señala
creativa, sino la aceptación de partidos Garr -está "más interesado en colaborar en la
arquitectónicos coherentes con la demanda conservación del Cosmos que en construir la historia"
funcional. - Esta idea es esencial para entender el valor del
No obstante, estas circunstancias han sido equilibrio, de lo firme, de lo inmutable de la reacción
concebidas por la historiografía justamente como frente al cambio no madurado y experimentado
falta de capacidad creativa, espíritu de imitación, el paulatinamente, así como del coyunturalismo que
ya mencionado anacronismo y, de allí a la rige buena parte de las normas de conducta y
descalificación de "arte menor", expresión pensamiento del indígena andino. El rol del volumen
"provinciana" o "bastarda" hay poco trecho, recorrido externo de los templos en relación al paisaje de los
con rapidez y sin indulgencia. Ello, paradójicamente, cerros circundantes, a los espacios urbanos, a las
no nos ha servido para conocer mejor nuestra capillas abiertas, atrios y posas, comienza a tomar
24
una proyección diferenciada y adquirir renovadas posibilidades de conocimiento e interpretación.
vivencias a partir de un conocimiento pleno de estas Definimos así un camino posible -habrá otros
circunstancias. muchos, quizá con más posiblidades-, en el trabajo
No podemos seguir pretendiendo explicar esta sobre Arquitectura del altiplano peruano que planteó
arquitectura americana sin conocer qué pensaban, en síntesis algunas de estas ideas.
creían y buscaban los americanos. El eurocentrismo Sin duda que la iglesia en el Collao, como en otras
que hemos estado practicando ha distorsionado el regiones de América asimiló las formas externas de
problema y nos ha llenado de interrogantes para la liturgia de la Contrarreforma. Es muy probable que
finalmente inducirnos a utilizar los calificativos en aquella región los jesuitas que tuvieron en Juli su
descalificativos para paliar las contradicciones. Para sede -y a la vez núcleo principal que servía de
analizar el tema es justamente cuando se nos modelo misional- introdujeran y expandieron ideas y
requiere trascender los métodos habituales del mecanismos de accesibilidad a los sectores
estudio formal-espacial y ampliarse al mundo de indígenas Estos, por otra parte, contaban con un
creencias y hábitos de sus protagonistas. De la mundo de creencias míticas; en cuanto lo religioso
misma manera que no analizaríamos el Barroco del comprendía una experiencia total para su vida, su
sur alemán de las áreas rurales con los parámetros relación con los dioses era mecánica Y además,
que aplicamos al Barroco urbano romano. profundamente emocional, pues valoraban sobre
Si abandonamos el cómodo esquema dual todo los aspectos no-racionales y misteriosos como
generado por Angel Guido de "arquitectura- elementos importantísimos en su cosmos. Es fácil
española" "decoración-amerícana" que ha hecho comprender que la aplicación de un sistema barroco
fortuna por treinta años y, más aún, si logramos refirmaría los medios de persuasión en los principios
evitar la polémica sobre el mismo esquema, es doctrinarios, asegurando a la vez la creciente
decir, si soslayamos expandirnos sobre si la participación. En este mundo en equilibrio que el
"arquitectura española” es en realidad española y si indígena exige ancestralmente como condición de la
(sobre todo) "la decoración americana" es en subsistencia, el sentido de pertenencia al sistema
realidad americana, el tema puede abrirnos otras barroco le ofrecía la idea de continuar en un sistema
perspectivas. Sin duda que es más complejo absoluto y trascendente, pero a la vez integrador y
explicar el todo como conjunto, pero así fue abierto.
realmente concebida la obra y cada parte tiene El Barroco consiste, en definitiva, más en
sentido en relación a ese todo y no meramente principios generales que en exuberancias
como pieza autónoma. No podemos confundir los ornamentales, y quizás hemos corrido demasiado
recursos que utilizamos metodológicamente para tiempo tras éstas que en última instancia, son formas
explicar la realidad como expresión de la realidad externas (como hay otras) de expresar lo más
misma. No coincidimos con el criterio de que el profundo del movimiento. Es inútil continuar
Barroco peruano "es esencialmente decorativo", o lo buscando en un mundo como el del altiplano la
es o no lo es; pero la decoración es adjetivo y no aplicación simétrica de las propuestas europeas.
sustantivo. Justamente una visión de conjunto nos Baste como ejemplo mencionar algunas de las
plantea la importancia de la decoración como premisas del Barroco urbanístico, como el crear un
contrapartida de una actitud espacial estática en mundo nuevo que ordene inclusive a la naturaleza,
algunos casos. Es decir que una vale en relación a para entender que ello era imposible en el Collao
la otra y se manifiesta en una tensión dialéctica muy donde la naturaleza siempre había sido parte
propia, por otra parte, de la ambigüedad barroca. esencial de su cosmovisión, a la cual subordinaban
Gasparini señala el carácter no americano del muchos aspectos de su vida.
Barroco basado esencialmente en que arquitectura Retomando dos ideas troncales del Barroco, las
es espacio, y por ende subalternizando -desde el de persuasión y participación, veremos cómo ellas se
otro lado- el rol de la decoración. Aunque este aplican en el altiplano. La persuasión se manifiesta
enfoque - más propio del arquitecto que del en el nuevo tratamiento del interior de los templos
historiador del arte parezca acertarlo, peca a la que tienden a recubrir de pinturas murales, grandes
inversa del mismo problema: descuartiza la obra series de lienzos con imponentes marquerías y
para su análisis y no resuelve la ecuación global, contenidos didácticos o paradigmáticos, que servían
que no es en definitiva la sumatoria de partes. Si la de eficaz complemento a las nuevas formas de
decoración modifica el espacio, éste no puede integración pastoral y catequesis. La participación se
analizarse asépticamente por el trazado de una hace evidente en el desarrollo de temáticas
planta o la, mera definición de los paramentos de la arquitectónicas que recogen las tradiciones de
caja muraria que lo conforma. sacralización de los espacios externos. El culto que
Mucho menos cuando la relación espacio interno en el siglo XVI encontraba su justificación en razones
espacio externo está presente en la proyección de cuantitativas, perdía su razón de ser en las
una fachada-retablo o en los conjuntos de posas y disminuidas parcialidades indígenas de los siglos
eventual capilla abierta (caso de Vilque, por XVII y XVIII. Sin embargo, aquí comienza el
ejemplo). desarrollo de las “portadas-retablo" que ratifican la
Creemos que más allá de la valoración formal idea barroca de fachadas en relación a los espacios
espacial, de la polémica sobre planta o decoración, urbanos, como nexo entre ciudad y edificio. Todo el
sobre si es "mestizo" o "andino", importa buscar sistema litúrgico y el ritual de festividades y
otras perspectivas que nos permitan crecer en las procesiones constituyen formas de incorporación del
25
espacio externo y aseguran al mismo tiempo un Barroco europeo. Su creatividad se limita a las
apogeo de la participación social y cultural del variaciones de índole tecnológica, cuya gestación
indígena. tampoco produce allí sino a partir de experiencias
Si nos preguntamos cuál es la coherencia entre externas: artesonados españoles, quincha de la costa
las formas de vida y el entorno arquitectónico en un peruana, bóvedas de piedra de Cusco y Arequipa.
arca como el Collao, veremos que desde el punto de Ya hemos señalado que no hubo preocupación por
vista de la arquitectura civil es total, como sucede una teoría arquitectónicas por ende es inútil exigir
con todas las expresiones de la arquitectura popular. una unidad de teoría-diseño. La capacidad radicaba
En cambio, en relación con los templos, la en el oficio. El empirismo y la trasmisión de
coherencia no aparece linealmente entre la obra y experiencias, que es el camino de la evolución de la
su circunstancia o el paisaje urbano, sino entre ella, arquitectura popular, complementa la noción del
los valores simbólicos y la cosmovisión indígena. pragmatismo que adquiere el diseño. Un
Por ejemplo, los primeros grandes templos del pensamiento barroco como el del sistema ordenador
período barroco de fines del XVII. Lampa, Ayaviri, absoluto era vigente en el altiplano antes de la
Asillo, aparecen en un momento de seria crisis llegada del conquistador. Sin embargo, también lo
económica, de presión poblacional y abandono de era la apertura a nuevas deidades y creencias, tantas
muchos pueblos de la región. No sabemos si esto como fueran necesarias para asegurar el equilibrio
forma parte de una política planificada por el entre el hombre y el medio. De aquí surge lo
increíble organizador que fue el obispo de Cusco conceptual de su carácter, abierto, pero no de su
Manuel de Mollinedo, para dar trabajo a mano de dinámica, porque los factores que la originan son
obra y mantenerla radicada en pueblos que se más exógenos que endógenos. Si el Barroco europeo
estaban extinguiendo, pero lo cierto es que el costo busca el movimiento y el infinito, la cosmovisión
de estas tres obras, más la veintena de otras que andina busca el equilibrio logrado. Todo se expresa
encaró en la región, implicó una inversión que - en relaciones de causa-efecto donde el hombre tiene
obviamente subsidiada- estaba fuera de las limitadas sus posibilidades a márgenes mucho más
posibilidades de ese mismo medio. estrechos que los que plantea el pensamiento
De la misma manera, en el período decadente occidental.
que continúa al levantamiento de Tupac Amaru, se Entonces el Barroco aparece con un sentido
concretan los grandes ejemplos de la arquitectura instrumental, operativo, capaz de incorporarse o
"mestiza" del Collao. Algunos de ellos, es cierto, por manifestarse, pero que no hace carne íntegramente
las necesidades de reposición edilicia de templos en el pensamiento del hombre andino que se apropia
dañados en el levantamiento, pero muchos otros al de parte de sus formas externas y de parte de sus
margen de las penurias que asolaron la región. conceptos. Cuando los conceptos como persuasión y
Como contrapartida, en algunos de los participación son trasladados a factibilidades del culto
asentarnientos mineros más ricos y poderosos, de la Contrarreforma católica, y cuando ellos se
como San Antonio de Esquilache, las condiciones manejan inteligentemente en el sentido pastoral
climáticas y las carencias de materiales impidieron la (potenciando antiguas capacidades o desarrollando
concreción de un gran templo. líneas didácticas y participativas), prenden
Pero como las formas de vida no contemplan fluidamente en el Collao. Lo que no significa que e!
meramente aspectos económicos, sino justamente hombre del Collao viva la búsqueda del Barroco
la ubicación de los templos en el centro de la escala como lo hace el europeo. Para nuestro hombre
de valores de la comunidad andina, el valor andino, tomando una idea de Marina Waisman, es
simbólico del templo como casa de Dios se éste un punto de llegada y no una etapa, aunque
manifiesta en el dominio volumétrico y en la podamos encontrar "etapas" arquitectónicas y
jerarquización del emplazamiento, ideas que desde cronológicas. Se la acumula como experiencia y se la
el Renacimiento son explícitas en los tratadistas. articula al sistema, y por ello es tan frecuente la
Este valor simbólico tiene también carácter mítico transformación de antiguos templos y la agregación
y no surge -pues el mismo temperamento indígena de partes.
andino lo impediría de un proceso emotivo de Una última reflexión sobre la idea de "lo
arrebatamiento místico, como pudo haber sucedido provincial" es la que desarrolla con inteligencia Erwin
en medios rurales europeos, sino de una visión Palm para caracterizar este tipo de arquitectura,
sacral que privilegia el templo en el contexto de las afirmando que "es provincia todo lo que en la
sedes (entorno natural) de las diversas deidades. El evolución de las ideas no marcha a la cabeza de su
templo adquiere también el carácter de centro a tiempo", satelizando así el desarrollo arquitectónico
partir del cual los poblados pueden crecer del área a centros “creativos” primarios. Analizando
infinitamente, no tanto porque tiene un carácter focal estos supuestos "centros creativos", especies de
que organiza ejes, sino porque mantiene su antiguo usinas del pensamiento, la misma pudo tener raíz
sentido estructural. Es decir, europea directa en la primera fase de la arquitectura
presenta la antigua organización indígena de las del Collao (siglo XVI-renancentistá-mudéjar);
Parcialidades duales (Hanan y Hurin) o la división verificamos una presencia tamizada y reelaborada en
tripartita de las comunidades (Collana, Payan y la segunda fase, proveniente de la sub-usina Cusco
Cayao). (primer Barroco XVII), y no encuentra parentesco con
No encontraremos en el altiplano peruano la "centros creativos europeos" en el siglo XVIII,
especulación matemática de los arquitectos del simplemente porque reitera soluciones anteriores y
26
las adecua a sus circunstancias. Argentina) implicará la inserción de vastas áreas
Retomo la frase de Palm "lo que marcha a la cabeza productivas de estos países en el concierto de la
de su tiempo" y, ¿qué otra cosa puede ser su tiempo economía mundial, asumiendo el papel esencial de
sino lo que allí sucede? ¿O es válido comparar al productores de materias primas. El carácter
Barroco italiano con el alemán y señalar que el agroexportador del desarrollo económico exigió para
primero es centro Y el segundo "provincia" o su eficiente articulación al mercado una fuerte
periferia? Cada uno tiene su tiempo que lo expresa, inversión de capitales, destinados a posibilitar el flujo
cada uno tiene su propia modalidad creativa que lo desde los lugares de producción a los puertos de
identifica cada uno tiene su contexto que lo explica. embarque.
Es inútil seguir haciendo categorías de clasificación En este sentido, el desarrollo de una vasta
en altos y bajos, más Y menos, centros y provincias, producción arquitectónica de procedencia
importantes y menores, etcétera. Lo necesario y predominantemente británica significó el ejemplo más
esencial es explicar la arquitectura a partir de sus claro de transferencia tecnológica funcional y formal.
condicionantes concretos, ampliar el campo del Estaciones de ferrocarril como la primera realizada
conocimiento histórico y profundizar en una visión en Buenos Aires -originariamente destinada a Madrás
más integral del problema. Ya las generalizaciones señalan las nuevas propuestas de una arquitectura a-
comparativas o la búsqueda microscópica del detalle contextuada y carente de otros valores simbólicos
nos apartan de la comprensión del tema. Reubicar el que no fueran la modernidad, la ciencia, la
centro de los estudios, actualizar la metodología del tecnología, la eficacia y el poder económico. En el
análisis incorporando los conocimientos de otras mismo plano otras gamas de edificios, como
ciencias, ayudará a acelerar el cambio necesario en pabellones de exposiciones, también recalaron en
nuestra historiografía. Hay que mirar la arquitectura diversos lugares demostrando la viabilidad de una
americana desde dentro para fuera, continuar con lo arquitectura directamente trasplantada.
otro será un interesante ejercicio intelectual pero nos Pero el cambio esencial se produjo en la
mantendrá alejados de nuestra propia realidad mentalidad de las élites gobernantes que plantearon
histórica. la dialéctica "civilización" (Europa) o " barbarie
(América). La mimetización constituyó un objetivo
4. La mimetización como objeto cultural dominante que se insertó perfectamente en el
Hacia las dos últimas décadas del siglo XVIII se plan político y económico que determinará Inglaterra
produce el intento de imponer una arquitectura para la expansión de estos países. Así, el sistema
oficial impulsada desde las Academias de Bellas funcionó a partir de un trípode que integraba al sector
Artes. Sin embargo, lo tardío de la creación de la económico con el capital y la infraestructura inglesa,
Academia de San Carlos de México (1785), la un barniz cultural de tono francés y una mano de
limitación geográfica de la misma y el rechazo real obra de procedencia predominantemente italiana y
de las diversas Escuelas de Dibujo en el continente española. La necesidad de contar en las "áreas
(se crearon en Buenos Aires y Guatemala, se negó abiertas" de la pampa argentina con mano de obra y
en Lima), impidieron que las normativas la expansión de las fronteras internas con el
uniformadoras trascendieran más allá de obras exterminio del indígena (Argentina, "campañas del
oficiales en determinados centros urbanos, desierto" al norte y sur en 1880), o de control del
particularmente México, Guatemala, Santiago de campesinado (México, 1860-1910), generaron
Chile, Bogotá y Montevideo. masivas migraciones de millones de europeos e,
Los escasos arquitectos académicos que inclusive, hasta de mano de obra china (Perú y
pasaron a América y los ingenieros militares que Cuba).
adscribieron al Clasicismo, tuvieron un periodo breve El cosmopolitismo constituyó un valor deseado
de actuación debido al proceso de la Independencia para las élites culturales que adoptaron los modelos
en que se embarcarán los países americanos a arquitectónicos en boga en Europa con un afán
comienzos del XIX. Sin embargo, esta imitativo digno de mejor causa. México como Buenos
"independencia" política de España significa en Aires debían parecerse a. París, no sólo en su
realidad el desarrollo de otras formas de paisaje urbano sino en sus modos de vida. Las
dependencia económica y, en no pocos casos, réplicas de las torres Eiffel se reiteraron como una
también política. El proceso de "balcanización" caricatura en nuestras ciudades, mientras arquitectos
continental facilitó la acción de los nuevos franceses de la Ecole des Beaux Arts mandaban
dominadores y pronto la arquitectura "oficial" proyectos para ciudades y países que con dificultad
comenzó a adscribir a las tendencias prevalecientes ubicarían en su globo terráqueo. Así surgieron los
en los países "centrales", sobre todo Inglaterra y lenguajes prestigiados de la línea borbónica, se
Francia. Surgieron así no sólo las prolongaciones aposentaron mansardas en lugares de clima cálido,
del Neoclasicismo en sus diversos matices, sino los arquitectos nativos iban a formarse a París y,
también los revivals románticos que nos identificaron desde Europa, llegaban las premisas teóricas del
nostálgicamente con las glorias históricas de los funcionalismo de los higienistas, los repertorios de
demás. formas, los catálogos de materiales y hasta los
No obstante, a partir de las últimas décadas del habitantes de la nueva arquitectura. Fue tal la
XIX la presencia de gobiernos consolidados de movilidad económica de estos años que las ciudades
origen autoritario en lo político y liberal en lo principales se consolidaron o renovaron casi
económico (Porfirio Díaz en México y Roca en totalmente modificando definitivamente su carácter e
27
identidad. Las rígidas preceptivas de la Ecole des Nacional del Nordeste, es investigador de carrera del
Beaux Arts fueron dando lugar, crecientemente, a CONICET (Consejo Nacional de investigaciones
las expresiones eclécticas que respondían mejor al Científicas y Técnicas), codirector de la revista
cosmopolitismo que integraba vertientes de DANA (Documentos de Arquitectura Nacional y
procedencia alemana, la efusividad del Clasicismo Americana y miembro fundador y ex-director del
italianizante la severidad de la tradición funcional Instituto Argentino de investigaciones en Historia de
inglesa u holandesa y hasta las licencias la Arquitectura y del Urbanismo.
romanticistas de los neomedievalismos para templos Asimismo, es miembro de la Comisión, Nacional de
y cárceles. Museos, Monumentos y Lugares Históricos y
La actitud abierta a todo tipo de innovaciones, académico correspondiente de la Academia Nacional
siempre que estuvieran prestigiadas en el viejo de Bellas Artes y de la Real Academia de
continente, toleró hasta las expresiones Bellas Artes de San Fernando, España.
antiacadémicas de las ascendientes burguesías de Sus trabajos de investigación sobre Historia de la
las colectividades extranjeras, particularmente la Arquitectura Argentina e Iberoamericana abarcan un
española (Modernismo catalán) e italiana. A campo de enorme extensión habiendo obtenido por
comienzos de siglo, los urbanistas de París como ellos numerosos premios, distinciones y becas. Es
Bouvard y Forrestier hicieron vuelos rasantes sobre autor de incontables publicaciones, entre las que se
diversas ciudades americanas y dejaron nuevos destacan “La arquitectura del liberalismo en la
modelos de trazos urbanos plagados de diagonales, Argentina” (1968), “Arquitectura de la Confederación
bois de Boulogne y promenades que deberían Argentina en el litoral fluvial” (1972); “Evolución
superponerse a las ciudades existentes. El arquitectónica y urbanística del Paraguay” (1978);
urbanismo pasó a definirse como un problema “Arquitectura del altiplano peruano” (1985); y, sobre
sustancialmente estético con concesiones retóricas todo, su monumental “Arquitectura y Urbanismo en
al higienismo y a los problemas de transporte, El Iberoamérica”, Ediciones Cátedra, Madrid, 1983, tal
hombre era un nuevo espectador de la escena vez la única obra moderna que, ofrece un panorama
urbana. crítico integral de la arquitectura del continente.
Las nuevas colonias agrícolas fundadas con
inmigrantes recogen la tradición del damero, pero
plantean un ordenamiento del territorio De Ramón Gutiérrez, en Anales del Instituto de Arte
sustancialmente distinto del español, organizándolo Americano en Investigaciones Estéticas, Nº 25.
desde el medio rural al pueblo, que pasa a ser un Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Ciudad
modelo reducido de la división de la tierra. Plazas y de Buenos Aires, Buenos Aires, IAA, 1987.
avenidas enormes y la estación del ferrocarril como (Trabajo presentado en el Seminario "Iberoaméiica y
elemento urbano dominante señalan las nuevas España: Críticas en Arquitectura", Universidad
pautas de la “modernidad". Esta desesperación por internacional Menéndez Pelayo, Santander, España,
lo importado hará parcialmente crisis a raíz de la agosto de 1984) Universidad Nacional de Buenos
Primera Guerra Mundial, cuando las élites Aires.
gobernantes y culturosas vieron sucumbir azoradas Profesor titular de Historia
el modelo imperecedero de la vieja Europa y, por
ende, se abrieron las puertas a un replanteo
americanista que pronto se agotó en la retórica
neocolonial.
Sin embargo, en las ciudades-puerto del
continente - aquellas que están de espalda a su
territorio y de frente a lo externo-, ha permanecido el
espíritu de buscar en otros horizontes las
expresiones de su arquitectura y, en este sentido, el
período 1880-1930 siguió, con sus cambios sociales
y económicos, el quiebre del proceso de forja
cultural de una expresión americana. La actualidad
del tema señala justamente uno de los problemas
centrales de la presente producción arquitectónica
americana, y por ende esta verificación de tres
momentos históricos del continente que expresan la
transferencia y reelaboración en la arquitectura
popular, la integración y síntesis cultural en el
Barroco y la enajenación mimetizadora bajo los
gobiernos liberales finiseculares, no es ajena al
necesario replanteo crítico.

Síntesis biográfica del autor


Nace en Buenos Aires, Argentina, en 1939. En 1963
se gradúa como arquitecto en la de la Arquitectura
Argentina e Iberoamericana en la Universidad
28
29