You are on page 1of 5

El pago de costos procesales en los procesos

constitucionales

Todo proceso judicial (civil, penal, laboral, administrativo, etc.) tiene la especial
vocación de atender a unas finalidades propias que los distinguen de una u otra
temática procesal. Los procesos constitucionales no escapan a dicha vocación,
pues concretizan la finalidad específica de proteger los derechos constitucionales
de las personas. Para dicha tarea, dada la especial valía de los derechos
constitucionales, necesita de normas propias, especiales y singulares.

Ejemplo de ello, lo constituye la especial regulación del pago de costos procesales


en los procesos constitucionales. En efecto, a diferencia de lo que establece el
Código Procesal Civil, la norma procesal constitucional en su artículo 56º señala
con meridiana claridad que ante la expedición de una sentencia constitucional
estimatoria (fundada), a ello le seguirá ineludiblemente la orden de pago de
costos procesales al estado o a un particular.

No hay matiz, zona gris o discrecionalidad judicial alguna que permita la


posibilidad de omitir u exonerar el pago de costos procesales ante la estimatoria
de una demanda constitucional. Así lo ha entendido pacíficamente la Alta Corte
Constitucional en los Exps. Nº 00098-2012-Q/TC, Nº 04158-2011-PA/TC, Nº
02776-2011-PHD/TC, Nº 00073-2011-PA/TC, entre otros, resueltos con motivo
de haberse omitido el pago de los costos procesales o exonerado al pago de los
mismos en procesos constitucionales.

Recientemente, con motivo de solucionar la problemática de omitir el pago de


costos procesales a pesar de estimarse la demanda constitucional, señaló en el
Exp. Nº 092-2012-PA/TC que dicha omisión no puede ser entendida como una
denegatoria al pago de los costos procesales, toda vez que aquél -el pago de
costos procesales- constituye un contenido implícito derivado del hecho de
estimarse una demanda constitucional.

Sin embargo, asunto que no ha merecido un tratamiento procesal coherente es


el referido al cuestionamiento o debate judicial respecto al monto fijado por
concepto de costos procesales.

¿Qué mecanismo o vía procesal tiene disponible el vencedor de un proceso


constitucional para cuestionar el monto fijado por el órgano judicial?

El Colegiado Constitucional, a través de los Exps. Nº 00052-2010-PA/TC y Nº


02814-2011-PA/TC, ha dejado abierta la posibilidad de que tal cuestionamiento
se realice por las vías jurisprudenciales de los recursos de agravio constitucional
a favor del cumplimiento de las sentencias expedidas por el Poder Judicial y por
el Tribunal Constitucional (recurso de apelación por salto).

Ante ello, la pregunta que surge de inmediato es si strictu sensu ¿existiría un


problema de incumplimiento de una sentencia constitucional cuando el vencedor
de un proceso constitucional discute el monto o la cuantía de los costos
procesales ya fijados?

Evidentemente no. Y es que los costos procesales ya han sido fijados en


cumplimiento de lo ordenado en la sentencia constitucional. Si bien es cierto
pueden haber sido fijados en forma diminuta, éstos fueron fijados y, por lo tanto,
no habría ya nada por cumplir o ejecutar.

Es por ello, que siendo coherentes con la naturaleza de las institucionales


procesales, la vía adecuada para cuestionar el monto o la cuantía fijada por
concepto de costos procesales debiera ser la del “amparo contra amparo” y sus
demás variantes (“amparo contra cumplimiento”, “amparo contra hábeas data”,
etc.), la cual tendría como objeto evaluar la razonabilidad y/o motivación de la
decisión judicial que fijó un elevado o diminuto monto por concepto de costos
procesales.

EXP. N.° 00186-2012-PC/TC


PIURA
MANUEL SIXTO
CHAPILLIQUEN ANTÓN

SENTENCIA DEL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL

En Lima, a los 3 días del mes de mayo de 2012, la Sala Primera del
Tribunal Constitucional, integrada por los magistrados Urviola Hani, Vergara
Gotelli y Calle Hayen, pronuncia la siguiente sentencia

ASUNTO

Recurso de agravio constitucional interpuesto por don Manuel


Sixto Chapilliquen Antón contra la resolución expedida por la Segunda Sala
Especializada Civil de la Corte Superior de Justicia de Piura, de fojas 124, su
fecha 12 de diciembre de 2011, que declaró infundada la demanda de autos.

ANTECEDENTES

Con fecha 31 de marzo de 2011 el recurrente interpone demanda de cumplimiento


contra la Presidencia del Gobierno Regional de Piura, solicitando que se dé cumplimiento
a la Resolución Directoral N.º 189-2010/GOBIERNO REGIONAL PIURA-420030-DR,
de fecha 18 de octubre de 2010, que reconoce al recurrente 25 años y 29 días de servicios
prestados al Estado al 30 de agosto de 2001 y el derecho a percibir la suma de S/. 1,235.80,
monto equivalente a dos (2) remuneraciones totales íntegras, por concepto de asignación
por haber cumplido 25 años de servicios. Además, solicita el pago de las costas y costos
procesales más los intereses legales que correspondan hasta que se haga efectivo su pago.

La Procuradora Pública del Gobierno Regional de Piura contesta la


demanda señalando que la obligación no ha sido honrada debido a que en la
Administración Pública todo pago está supeditado a la existencia de
disponibilidad presupuestal y a la aprobación y asignación de recursos
económicos por parte del Ministerio de Economía y Finanzas, ante quien su
entidad ha cumplido con realizar las acciones administrativas y los
requerimientos correspondientes.
El Segundo Juzgado Civil de Piura, con fecha 27 de julio de 2011,
declara fundada la demanda, por estimar que se ha acreditado la renuencia de
la entidad demandada al cumplimiento del acto administrativo.

La Sala revisora revoca la apelada y declara infundada la demanda por


considerar que el Gobierno regional emplazado ha acreditado haber cumplido
con cancelar el monto contenido en la resolución cuyo cumplimiento se exige.

FUNDAMENTOS

1. La presente demanda cumple con el requisito especial de procedencia


establecido por el artículo 69° del Código Procesal Constitucional, por
cuanto obra, a fojas 7, la carta presentada el 7 de marzo de 2011, en virtud
de la cual el demandante exige a la entidad emplazada el cumplimiento de
la Resolución Directoral N.º 189-2010/GOBIERNO REGIONAL PIURA-
420030-DR, de fecha 18 de octubre de 2010.

2. El artículo 200º, inciso 6), de la Constitución Política establece que la


acción de cumplimiento procede contra cualquier autoridad o funcionario
renuente a acatar una norma legal o un acto administrativo. Por su parte, el
artículo 66º, inciso 1), del Código Procesal Constitucional, señala que el
proceso de cumplimiento tiene por objeto que el funcionario o autoridad
renuente dé cumplimiento a una norma legal o ejecute un acto administrativo
firme.

3. Asimismo este Colegiado, en la Sentencia Nº 168-2005-PC/TC, publicada


en el diario oficial El Peruano, el 7 de octubre de 2005 en el marco de su
función de ordenación que le es inherente y en la búsqueda del
perfeccionamiento del proceso de cumplimiento, ha precisado, con carácter
vinculante, los requisitos mínimos comunes que debe cumplir el mandato
contenido en una norma legal y en un acto administrativo para que sea
exigible a través del proceso constitucional indicado.

4. En el presente caso se advierte que mediante la Resolución Directoral N.º


189-2010/GOBIERNO REGIONAL PIURA-420030-DR, de fecha 18 de
octubre de 2010, obrante a fojas 3 y 4 de autos, se reconoce al recurrente 25
años y 29 días de servicios prestados al Estado al 30 de agosto de 2001 y el
derecho de percibir por única vez el importe de S/. 1,235.80, monto
equivalente a dos (2) remuneraciones totales íntegras, por concepto de
asignación por haber cumplido 25 años de servicios. Siendo así, el
cumplimiento del mandamus contenido en la resolución materia de autos sí
resultaba exigible a través del presente proceso constitucional.

5. Conforme se advierte del comprobante de pago y el cheque del Banco de la


Nación, obrantes a fojas 73 y 75, el primero debidamente firmado por el
recurrente, la entidad emplazada, con fecha 15 de junio de 2011, ha
cumplido con cancelar el importe dinerario contenido en la resolución cuyo
cumplimiento se exige a través del presente proceso; razón por la que,
respecto de la pretensión principal, ha operado la sustracción de la materia.

6. No obstante ello, en el caso de autos este Tribunal constata que se ha obligado al


recurrente a interponer una demanda, ocasionándosele gastos que lo perjudican
económicamente. En consecuencia, este Tribunal considera que por ser el emplazado
una entidad estatal sólo corresponde el pago de los costos mas no el de las costas
procesales, conforme lo establece el artículo 56.° del Código Procesal Constitucional,
el mismo que deberá hacerse efectivo en la etapa de ejecución de sentencia, donde,
además, deberá abonarse, según los artículos 1236.° y 1244.° del Código Civil, los
intereses legales a partir de la fecha en que se determinó el pago del derecho al
recurrente hasta la fecha en que éste se hizo efectivo.

Por los fundamentos expuestos, el Tribunal Constitucional, con la autoridad


que le confiere la Constitución Política del Perú

HA RESUELTO

1. Declarar la sustracción de la materia respecto de la pretensión principal, al haberse


acreditado el pago de la obligación dineraria contenida en la resolución cuyo
cumplimiento se exige.

2. Declarar FUNDADA la demanda en el extremo en que se solicita el pago de los costos


procesales e intereses legales, lo cuales se calcularán en ejecución de sentencia,
conforme se indica en el fundamento 6, supra.

3. IMPROCEDENTE en el extremo en que se solicita el pago de las costas procesales.

Publíquese y notifíquese.