You are on page 1of 78

T

CHAKRAS:

energías vitales

Enrca Góupz Dpl Connnr

Pluma y Papel

Ediciones

-

..

-"

Córncz tlel Corral, Irica

Cl¡ack¡rs: energías vitales. - l¡. cd. - liucnos Aircs ; Plunra y papel, 2004,

160 p. ; 20x13

cm. (Natío; 1)

lsBN 987-102r-39-9

L Chakras i. Título cDD 133.8e2

,¡úa t Ío

I

lc0l.EcctóN

DiseÍro tapa: PensArre Diseño i¡'rrerior: Silvia Ojeda I'roducción 1'reclaccirín dc textos: Rosa Gómez

@ 2004 by Pluma y Prpel Ediciones de Cloldfinger S.A.

rstlN 987_1021_39_9

I'lrrru:r 1, l';r¡rcl lrtlicirrnes

Juncal 4(i5 I Cllt25BAE - IJucnos Aires - Argentina plu rnaypapel@del¡ruevoexrremo.com

(ltrctl;r lrccfro cl dcpósiro dcLcy 11.723

Ileservados rodos los rlcrcclr,,s.

&ta publicación no puede ser reProducid:r, ¡¡i crr todo ni c¡r parte, ni rcgistlada en, o rransmirida por, un sisrt:nl;r tlc rccu_

Per¿rción, cn ltinguna fo¡ma ni por ningrin rncrlio, sirr cl pcrmiso

expreso por escriro de la edirori;rl.

lmprcso en Argenrin;r Printed in Argentirrrr

lndice

Ce¡Íru¡-o 1

/ Los chakras y la cncr¡¡ía cor¡roral Por qué y para qué dcsa¡roll:rl los chakras Un poco dc historia

Chal<ras, cuerpos ellcrgéricos y aur:r Los siete cucrpos energéticos del scr hrlmano Los chakras y el arlra

L.a constitución dcl aura

Sushumna nadi: el conducto central .

La energía Kundalini y los chakras El despertar cspont¿ineo dc la Kundrlini

Síntomas del dcspcrtar cle la Ktrndalirti

C¡pírur.o 2 / El Yoga, la respiración y la visualización al servicio de los chakras El Hatlra Yoga .

Las as¿nas Prana y pranavan'ra

  • - Le respiración consciente

  • - Itespiración costodi¿fragmática .

*

Respiración dc limpiez"a

  • - Rcspiración kapalabhati -Respiracióncircular

  • - Res¡:irircirln cornpleta

  • - Rcspiracitin dc rccarga

Las visualizacioncs

mcditativ¡s

.

.

Equilibraciórr con genras y crisrales

C¡pÍru¡-o 3 / Los chakras y sus corresPondencias

Los chakras y los colorcs

Loschakrasylosmandalas ...

 

13

11+

r5

17

t7

l()

20

)4

24

')\

26

29

29

30

31

32

34

35

36

...

'.'.

36

 

36

37

37

38

41

4l

42

_1

@

:

6

(,

c

;

,-(

.Y

T

[,os chakras y los elemenros Corlcs¡rondcr-rcias animalcs

(llnkr:rs y cdad evoluriv:r

. .

.

44

45

+>

(lnt'l'¡ ut.<t 4 / La alinre¡rtación al servicio de los chakras

l{cglrrs

cscncialcs. . .

.

lil cr¡uilibrio yin-yang

Al i nrcnración y chakras

47

47

49

50

Cnpiruro 5 / El primer chakra: Muladhara

El primcr chakra: Muladhara

Edadevolutiva ....

Potcncializando el primcr chakra Ilrsrurrrs de yoga para annonizar el chakra Muladhara E.jeLcicios para !.1 senrido del olfato Visualizació¡r medirativa dcl chakra Muladhara

Equilibración con gemas y crisralcs

Orras .sugercncias para trabajar con el primer chakra

Cn¡'Ír'ul.o 6 / lil sc¡¡undo chaftra: Svadistana

Irl scgrrrrrlo clral<¡.1: Sv¡rdistana

Itlldcvolurivrl ..

.

Potencializando cl scgundo chakra

P<;stu¡as de yoga para armonizar

cl ch:rkra Svadi.stana

lijcrcicios para cl sentido del gusto

Visrrr¡ I izrrcir'r n rnccl i rat iva dcl chakra Svadistana

Ec¡u il i br-irci<irr

r ( )ll llcnlirs y cr.isralcs

Otras sugercnciu.s pru,:r rr.:rbrrj:rl

con el scgundo chakra

C¡pfruro 7 I El tercer chak¡a¡ Manipura

El tercer chakra: Manipura

Edadevoluriva ....

Potencializando el terce¡ chakra

Posturas dc yoga para arnroniz.ar cl cll,rl<r.a Manipura

Ejercicio para el senrido dc la vi.sra

.

53

53

56

57

6t

62

64

65

67

67

69

71

74

76

77

78

81

8t

83

85

88

Visualizacir'rn nlcclitutiva rlcl cllal<r':¡ Mirrri¡rurl

Equilibracitin

c()n gcnl:rs y clistalcs

. . . . .

..

Otras sugclcrrci:rs ¡xrra trabajar con el tercer chak¡a

. .

.

89

90

()l

C¡¡ÍtruroS/Elcuartocl¡¿kr¿r:Anal¡atha

El cuarto chakr':r: Arrlll:rtlrir

Edadcvolutiv:t-.

......

,

93

93

.......

96

Itotencializando cl cu¡rto clrrlir':r Posturas de Yoga p¿¡r¡ anlr()nizirl cl clrrrl<ra Anahatha

.

.

98

Ejcrciciosparaeltacto

......

102

Visualiz,acii¡n rneditativa para el chakm An;¡lrrrtha

. . . .

103

Equilibracióncongcmasycristalcs ...

105

Otras sugerencias para trabajar con el cuarto chakra

. . .

106

CapÍrulo9 /El

El

quinto chakra:Vishudda

quinto chakra: Vishudda

Edadevolutiva

.......

ll0

.

.

1 10

......

111

Potencializ:rndtt cl q rr it'rto clral<r'a

Posturas dc Yoga fxra arnroniz.ar cl chakra Vishudda

Ejercicios para el senticlo dcl oído

.

.

. .

.

.

ll2

I 16

Visualizaciirn meditativa para el chakraVishudda

'

. . .

116

Equilibracióncongemasycristales '

..

118

Otras sugcrencias para trabaiar con el quinto chakra

. .

119

C¡.pÍr'ur¡10/Elsextochakra:Ajíra.

Elsexr¡chakra:Ajira.

....

121

."

...

121

Potencializando el sexto chakra

Postu¡as de Yoga para armonizar el chakra Alñ^ '

. . .

Visualizaciónmeditativaparael

chakraAjña ' ' ' '

Equilibración con sem¿rs y cristrlcs

...

"

'

'

'

'

Otras suscrencias

plra trlbajrrr cotl cl scxto chakra ' ' ' '

124

128

129

130

CnptTuro ff /Elséptimochak¡a¡sahasrara

El.séptimochakraSahasrara ...

Itotencializ-ando el séptimo chakra

'

"

"

133

""'133

o

.Y

E

c

Postltras de Y<lga para armoniz:tr cl c:lt:tl<lit Slthasrara ' ' 135

Visualizaci(rn meditariva para cl ch:tl<rrt Sohasrara

'

'

'

'

'

140

10

Equilibración con gcmas y cristales

141

Otr:rs sugerencias para trabajar

@

con cl .srrptimo chakra

142

6

:

.1

DOssl¡rr. EJEIrct(:tos

145

o

o

lisri¡rrrrl¡cirin cromática de los chakras

145

c

 

I ).rrrz-a para los chakras

146

  • 6 (iinrnasia suave con pranayama

e

  • - Visrralización cromática Ejercicio con Élcmas chakras Agnisara: la purificacir'rn dcl fircgo Dcspertar a la scr¡ricntc

t47

r48

ri0

r51

l5l

lntroducción

t1

-o c

a

T o

"¿Para qué he venido a este muuclo?"' "¿Cud es mi

"¿Quién soy?",

.n la

tierra?" y "¿Cómo puedo desarrollar toc{o mi potencial

-iriOr,

humano"?, son algunas d. l"' p"guntas que todo ser humano se ha he-

vez (si no, varias) en su vida' En rigor de verdad' el hom-

fbrmulado esos interrogantes desde los albores mismos de la

cho alguna

lrr. ,.*h"

hurnar¡i<lad y Parece ser que no f.,.,o,] sitlt¡ csls trascendentales dudas

las que, en sutúsqued" á"

abanico cle conocimiento y

"'ptt"stas'

creaciólr

tliet'ott .ri¡icl.t a todo el-enorme

lrttnratra: las filosofías, las cien-

cias,lasreligiones,lasdiversasmanifestacionesartísticas'etcétera'

Hoy.nií", por

XXI que

fortuna para quienes nos

p"r.,

tocavivir en este siglo

recién comie nza, la tecnología en sentido amplio (Internet'

t".,rbién los libros y la tan vapuleada televisión) pone a nuesüo

frl.,"t' de infbrmación que nos ofiecen la inesdma- ¿. tener acceso a l¿ sabiduría y las enseñanzas del pa-

ol."n." mírltiples

ble oportuni¿"¿

.",1o p"r"

abrevar en esas fttentes con el fin de ettcontrar resPuestas'

este volumen: el rescate de una milena-

Pos de colocarh al scrvicio del hombre

Y eso es lo que se ProPone

ria tradición d. ,"bidt"í" en

coutemporáneo. Esa t'ecuperación

a lo largo .f. todo

co¡rsta de d<¡s e nf<lqtres básicos que se distribuyen

el libro' Por un lado' una suerte de mir:rcla teórica

son, dónde se ubican, qué significa tY 1:*-

aceÍc de los chakras: qué

bre,

cómo se vinculan

con el aura' etc' Por otro' ullil tratcría de ideas

prácticas acerca de cómo oPerar sobre ellos !1 rrr'lncras !l::t:::if:

logr"rruplenodesarrolloyarmonía:utilizacit'rrrclcgemasycrlstales'

lr

3

E s

ry

F'

ü

u

t É I

efr,lr lr lrtt rlr' t torlolt.r.;tl)i:t,

l)rrcsta

etr pfáctica cle

tcrcnicas 1róguicas

l,ttriltrtr, l rr,l l,[.,r r r,r ), vi ru;r l izl¡c.iones meditativas, etcétera.

,'

'rl¡i"

lrrrr,l,'','rr,rrr r()

|'r.'|

'|

lrr ¡'''¡''

lr¡'/i' 'r r''r¡,r

('s 'ccesario tener dotes o poderes especia_

rrabajar solrre

e,los.

sólo

hace farta em-

nombr;;u.

r rr', r rr,rrrl,r'y

-l rr,rrr'r'trr: rr superior (cualquiera sea er

r',t't;r rl,r',r lr. l

It,rlr,r¡l r lrr

)trq, cl C,srnos, Ia Divi'idaá) y ser capaz d. ;;

¡r¡j54

pero

sin pausa y con disciplina.

..

;"

1,., rrrr

lfc ,'r,. rrr,,rl', rrrejorará su

salud y se sentirá.á, pl.no, felizy ar-

chakras es encarada con verdadera se_

que encuenrre

Ia respuesta a las

rrrr¡¡¡7.¡¡1,¡. \', si ra labor sobre los

r r.r l'rr I !' r r ¡¡lst.rcia, también es posibre

¡rr'lirrrt,rs (luc aparecen al principio de esra i¡rtroducción.

clpf ru Lo t

Los chakras y la energía

corporal

¿Qué son los chakras? A manera de grar síntesis podríarnos decir

que la nrayoría de los libros de esoterismo clásico los describen (con le-

ves variaciones) como una antigua forma hindú de tratar con las co-

rrientes de energía que circulan en el cuerpo humano. Existen, por su-

puesto, orras formas complementar y ampliar esta definición para

con'¡enzar a adentrarnos en el complejo y rico utriverso de los chakras.

Son las siguientes:

.

Todos poseemos siete vórtices de energía concentrada y cada

uno de ellos se relaciona con distintos aspectos de nuestra vida

y maneja una energía particular que transmite al resto del cuer-

po físico, mental y espiritual. Son los chakras.

Hay siete centros energéticos ubicados en el cuerpo, desde el

perineo hasta la zona del aura que se encuentra por encima de

la coronilla. Son los chakras.

En todo individuo, existen siete focos magnéticos vitales que

constituyen su esencia energética. Son los chakras.

Todo ser humano posee siete núcleos que control:rn el flujo

energético corporal, desde aquel que se relaci<)rl:l coll kr rllís bá-

sico, primitivo y material hasta la cncr¡¡ín Irt:is :tlta y tr,tscctttlctr-

te. Son los chakras.

Cada persona posee siete ruedas de potcncillitl:rtl y cot¡oci-

miento <¡ue conforman la consciencia clcl intlivitltro y <¡ue de-

ben ser desarrolladas v armonizadas ¡rara llcg:rr' ;r su lnáximo es-

plendor. Son los chakras.

g

F

E

ñ F'

ü

. '

I

'

'fi1k', h'r¡¡l'r. y rrxh rrruicr

poseen un rnapa de su consciencia

y espiriruar de siete esraciones.

rrrrr rrr'r' rrr vi,rj.' cvorurivo

:lrrr, rrrlrt ltr¡t rl,. rll.rs, c.r r¡n chakra,

(

i

r'

l

'r

"' 'r*rrr r*r¿r,ru

r'tr r'r'|

.*irr.n-riete rorbetinos de energía

gira-

'r,{'r(rrs trcr i'rercambio de

energí;;:.1; or**,r".,un

lun, r,r,rl

,lcl .r.¡¡anisrno. Son los chakras.

H

5

fr

(

rrrr¡r rrr'

rrc cros

funciona como una suerte de várvura interconec-

permire *0r", y canalizarde manera ade_

uo

,tr,.,,ra armónico. cuando se pro_

utoqu.o

en

una

parte

der ér,

l'trl't r¡tlc sc rtl¡re ¡ror sí sola y

''rrlil lir crergía. Ar tratarse i.

rl'r

c rrrir

Frr'

|

disfunción, d.ro.morri"a.Jn o

gc'cfa

necesaria e inevitabremente un impacto en er resto.

lil r'orivo de

que se produzcan esros fu'cionamien¡os defecruosos

d.

n.*nn{:

n cx¡rlicaclo de

r

r,¡lftrs

^igu,,,

virales

rr.r'ir¡r,

|',r, r,rs . r.

r ic r r''¡'¡ i r r r

vivirl'r

Irr.t\,t\,(,il(

,,,,r,.

.,",,:'ilril:ffi n:i'*:Tr:x

en

n

cor¡di.ron,uttttot chakras; y esto' a ¡nodo dt p,ogr"*"ru., *-

corrienr., .r

..

n

que las

"n.roi"'¡,lrl,i'll:.'.j:::rorras

:r'

ri

rcs. r-im iriares

r

Jil:r:;ffi;l:,:Jr':jH:;

r,'rrr¡,r.,,rrrrr¡r(.sc confunde con las necesidades básicas de su-

t,t y, rll. I

.r,.,",,,11"'il':1,;::::T::il::iil:f3Til:L#;

"" "rir trciorrc n'.,1"'

"

;i n

,li' .,lii,':' ::,i,1':;: ;,

rr,,rrr,r \, ,r,. ,.r,,

., po,iir. *"u"-

",,'1,.,go,

su

,,':'l:':i,:il;r's:rri t):rr:r krgrar

pLno d.r".roilo yar-

,::TffIara qué desarouar

Clrla uno de estos centros

11r

energéricos

a

los

rrr.

c¡¡¡l;ramos, puede hararse d.r"r.oni-d"'r"r-i",rado,

rr¡

' desrrloqueado, cerracro o abierto,

zrr¡:r <le irracliación " ;d""

a. ru

etc. En ros primeros

..

ornpon"í*,

fr

que

aludimos,

tal co_

bro_

casos,

que ca_

rrrr("r(l()

r,rl¡r

cla chakra influye sobre t¡na rlcrcr'¡¡rir¡atl¡ :irc:r r'or¡roml y psíquica)

15

funcionará de manera deficie¡lte. De manera c<¡rrrruri:¡, cuando un

chakra se encuentra amronizado y libre de bloqueos, todo aquello que

cae bajo su influjo (órganos, aspecros psíquicos) funciona de manera

plena y sin problemas. Por ejemplo: e¡r el área de irradiación del pri-

rner chakra (denominado "Chakra Muladhara") se encuenrra el intes-

tino. Por lo tanto, cuando este núcleo crrcr¡¡érico .sc e rrcr¡entra desar-

¡nonizado, bloqueado o sufre algúrr otro tipo rlc inconvenienre

energético aparecerán problenras inrcsri¡ralcs: corrstipaci<in, diarreas,

erc. Contrariamente, un bucn ft¡nciollarrlic¡rfo intcstinrl es signo de

un buen funcionamiento del chakra Muladhara.

Cuando evoluci<¡namos, maduramos, crecemos y vamos arribando

lenta y trabajosarnente a la sabiduría con el paso de los años y las ex-

periencias que éstos traen, ios chakras cambian y responden, incluso,

o

o

o

o

o

a

6

J

G

E

o

J

-

o

f

o

o

sin accionar con ellos intencionalmente. Sin embargo, si se trabaja so-

bre ellos de manera consciente y directa, los cambios se lograrán con

mayor eficiencia, rapidez, economía y eficacia.

Si bien el trabajo con los chakras no sustituye ningún otro tipo de

terapia mucho rnenos, la medicina tradicional) sí constituye, en

carnbio, una importante h.erramienta de ayuda. Por ello, en caso de al-

guna enfermedad, el trabajo con los chakras acorta y refuerza otras in-

tervenciones terapéuticas y es, además, de gran ayuda en el manteni-

miento de cualquier progreso que se haya realizado.

En el caso de no sufrir ninguna dolencia en particular, trabaiar so-

bre los chakras para lograr su armonía y pleno desarrollo, redunda en

un ma)'or bienestar psico-físico-energérico ya que permite el despertar

cle todas nuestras potencias.

Un poco de historia

Si bie¡r la noción específica de ch'rl<r,r pluvicttc rlc tn:rttcra indiscu-

ticla de la tradición hindú, lo cierto cs quc, :r lo largo dc la historia, di-

versas civilizaciones han tenido conscicttci¡ rlc ccnt¡'os energéticos cor-

l6

ü ;
ü
;

,=

.3 o

(:

v;

-t

E

r,rirl('.s o áuricos, amé¡r de que los

nombraran de otra manera. Los an-

mayas vros incas, entre otros

rnagnéticos

corporales

ti¡¡urs egi¡rci<¡s' l's chinns, ro.s sufis, ros

¡rtrclrl.s,

rerría' crrr'ci'licrlr. de estos focos

(l.e ol)crirr

('()rr(' .rr rt.flej<l tlc la.s lcy.-s narurales del cosmos y a. u

c¡¡clgÍ;¡ rrrt ir,<'t slrl.

l'cro cl

c,¡roci¡¡rienro.de.los chakras pr.piame'te clicho y con esa

algunos de los t.xro, rrincrúes que'son, a su

mundor el Hathaprat/ipiho, J yoga

ellos, ya

"p

,ronrbr"-

..

rf"

..

-

r,

.....

iu.

,,o, o

rlc''r¡ri'ación ¡rroviene de

vcz., unos de los ¡nás antiguos del

srttrtr de Pataniali y el Bhagauad Gita. En

tl.'s y descrip¡os los siete núcleos energérico.s d. ro, nros en el presenre volumen.

Duranre la antigüedad y ra edad media, multipricidad de firósofos y pensadores reflexionaro¡r y dejaron tesrimonio escriro de ello, acerca

;]:.*:T.r

llu

nlat'¡o.

focos energéricos ubicados en diferenres zonas del cuerpo

Ya en la edad moderla' concreramenre en er

siglo

XWI,

er

escritor

;rl.rrrin J' G' Gitchel en su obra Theosolthica practica,vincula la ener-

¡¡f;r ¡rl:rrrerarin con el cuerpo humano

i.

ur., -odo muy similar a los

.o.r.'i*.

.;;;;;,

;"_

clr¡rkr,rs. ,\<'¡¡rir c.sta perspectiva, la Luna

r.

lir'r' Mcnrrir <'¡r cl segrr'<r., I\'l.r¡t<,t,rr cl r¡rrinro, f ri¡rircr cr¡

Venus en er tercero, el sol en er cuarto,

cl .sexro 1, Sarurno en el séptimo.

XX, c.r r:r cre'o¡ninadr'rrl*Age, ra

scr colrocirlir, clivulgada y puaá'an

A ¡r'rrrrr''lc fir¡,¡lcs tlcr sigr,

tr'or j.r rh' l,rs ,lr.rkl,,¡s t.o¡rriclrz;r rl

¡r';it tir lr cr¡ r.l rrrrrr¡rlo ( )rt.irlc¡¡t:¡1.

La uisión de k existencia del ser huntano ¿le k teoría de

los chahat es nmphtu, lrt que inugra

los aspectos flsico,

ntet¿tal, apirinal, emocional 1t eneigético.

(lhakras, crrcrl)()s crrcrgéticos

y aura

Si bien la materia exclusiva de este libro la constituyen los chakras

y todo lo que a ellos refiere (formas de estimularlos, correspondencias

cle ír'rdole diversa, etc.) antes de adentrarnos clc ¡n¡nera es¡recífica en el

cstudio de estos centros energiticos clcbc¡rlos, ll<-'ccs;ui:¡ ¡, brcvernenre,

recalar en otros conceptos: los.sictc cucllx).\ cnclgiticos,lcl scr llu¡na-

no y el ¿ura. El pritnero al cluc aluclirrros, tlt:lri<l<¡ :l (luc cs cn uno de

ellos donde se ubican los chaklas. l)or o(Lo l'¡rlo, la rrcccsithcl de rela-

cionar los chakras con el aura, reside en que ambos estados energéti-

cos está¡r en estrecha relación, influenciá¡rdose mutuamente y retroali-

nrentándose.

17

o

o

o.

o

o

6

q

o

o

c

o

¿

-

o

o

Los siete cuerpos energéticos del

ser humano

Gran parte de las tradiciones esotéricas consideran que el ser huma-

r1o posee siete cuerpos que se completan y complementan entre sí. Es-

tos siete cuerpos se relacionan a su vez y

en uno de sus niveles con los

siete chakras conformando un sutil pero potente entramado de co-

rrientes energéticas.

I. Cuerpo físico

Es el más denso de toclos ¡ como consecuencia de ello, e.s visible a

Ios ojos. Está constituido por la materialidad misma del cuerpo. Abar-

ca los huesos, la piel, los diferentes órganos, la sangre, cl c,rbcllo, las

ruilas, etc. Para decirlo de manera simple, se tratíl clcl cttt'r¡ro (lttc se

ptrcde ver y tocar. Es una creación verdaderarrlelrtt' ltcrf .'ctl ctlyo csta-

clo Iratural es la salud, la armonía y la f)cxiIrilicl:rtl. l.arrrt'ntrtl;lcrrtctrte,

los malos hábitos, el sufii¡niento ta¡lt() f ísic.r ct,lttr¡ ¡rsít¡tricrl (ll'lc tnu-

chas persotras deben atravesar, los pcltsrtltlicltl¡rs t'stririetls y la poca

lpertura al ca¡nbio y al dejarsc flt¡ir li[.lrcnlc¡rtc l¡rtcct¡ c¡trc el cuerpo fí-

.sico (en la mayoría de los indivirluos) s.',r :rl¡¡r' rí¡¡itlo y que se enferma

1B

.; 6

.! ó

(:l

,;i

-t

(r:

:f,

l)()1. lrtlril de cuidado y pasa a cotrvertirse de algo perfecto a una suerte

.lc llstrc t¡trc tlebc llc.',rrsc por la vida.

2. ( )trcrgro

t'ttct gt(t tt o

srr frrlrt.i<in lr¡isir-;r t.()rrsisr(.cn ntiUlrct)ct'al cuerpo físico pleno de

ltrrrrtrt (<trcrgírr vital) y, pata lograrlo, absortre prana y ttPrt'la (energia

sollr y energía terrestre).

l',n cste cuerpo, se ubican los 72.000 conductos energéticos o me-

rirliarros, denominados na¿is. De igual manera en que la sangre fluye

por cl cuerpo físico a través de las venas, la energía recorre el cuerpo

cncrgético por los naclis.

liste segundo cuerPo o estadio corporal es la sede de los chakras'

.). Cuerpcl emocional o astral

En este cuerpo, prirna lo etnocional: es asiento de sentimientos,

scrtsaciones, etcétera.

  • 4. Cuerpo mental

Acluí se encuentran el intelecto, las ideas, los pensamientos, las

cfccncias, las proyecci<lnes a futuro y los recuerdos. Muchas veces' sue-

l(. ctrrl.ut cn contradicción con el cuerpo físico y con el cuerpo emocio-

rr,rl. l\rr cicnrplo: ntlestro cuerPo ffsico nos pide alimentarnos con al-

¡i,,,lrrl 'lx't'() ..

nu('strrl c()ltrral)erte mental desaprueba el deseo en Pos

tlr' rr,r:ru¡rrt'rrtlu'tlt'l)cso; rltlcstro cuerPo erllocional nos acerca a una

l)(.ts()n:r \ l)(.tr) nu('su() (ttcrlx) tlletttal lo irn¡lide a través de un prejui-

t ir¡. lrst:rs ,.,rtttt:rtlit t iotl('s ctttrc cttlocioncs y selltimientos, por un la-

tlr,, ¡,postrrr',rs rtt.'rtl,tl,'r, lx)l ()tt(), strclctt lttuy a nrenudo ser el origen

clc cnfbltred:rrlcs t¡ttc sc t¡lr¡llificsrltll ctr cl cuerpo físico.

5. Oucrpo espiritu:rl

Se trata de algo verdaderamente intangible, compuesto Por finas

pe rcepciolles y facultades. Ilstá vinculado al alma ¡ muchas veces, se

encuentta "tapado" por los requerimientos de la mente o por los con-

flicros entre el sentir y el Pensar a los que aludíamos

t crior.

(r. Ouerpo cósmico

en el punto an-

'l'it'nc l¡ sagrada misión de fusionar al individuo con la divinidad

y, r ()n ('ll(), ¡rcrrr.ritirle la entrada al universo holístico donde desapare-

cen la fro¡rtera enrre el aquí y el allí, y¿ quc lu c<l¡r.scicncia lo capra mo un todo.

co-

7. Cuerpo nirvánico

Es la iluminación del enrendimienro absoluto, la desaparición del

1'o ordinario en la consciencia infinita, la fusión del uno con el Cosmos.

i19

i

o

o

o

o

:G

.o

o

o c

o

Los siete chahras siubttli:utr/os por lctnrs *íttst'riüts ilustran

el recorrirlo seguido ¡tor el ¡smtta tt ertogíu uital d dupk-

zarse de arriba bacin abajo rt tutu¿s de los canales energé- ticos del cuerpo.

Los chakras y el aura

6

E

o

J

-

=

a.

G

(J

Alrededor de todo ser humanc, existe un canrpo de energía deno-

minado nurfl y que puede percibirse, ya sea mediante clarividencia,

acliestrando la percepción o con la tecnología adecuada. Se trara de

una forma de vibración energética que se extiende más allá de nuestro

cuerpo fisico, de una emanació¡r de luz que proviene de nuestra cuer-

po espiritual a modo de "atmósfera personal" y que suele tener un es-

pesoj que va de los l0 a los 15 cm.

Puede ser visualizado en colores o como una luz; puede percibirse

como un espacio delimitado, o bien, como una suerte de hormigueo

sutil en torno a la persona. En ella, algunos colores permanecen cons-

tantes lnientras que otros cambian según el estado físico, el humor o

la salud mental y espirirual del individuo.

Tal como lo adelantamos, quienes poseen clotes clrriviclclltcs o se

han adiestrado en la percepción increrne¡rtancl<¡ sr¡ scttsibiliclad sutil,

pueden describir los colores completarne ntc rrrrlirrntcs que constituyen

el denominado campo áurico.

20

o

o

.;

.o

o

c

tn

É

V

-

¡\lr.r'a l¡ie.r, ¿cuál

es eJ ví'culo enrre los chakras y el aura o sisrema

rrarr de un enrramacro de rel".ion.s un tanro

¡,rrrrc

tlcl color y

de la

energía

del

campo

usina,,

¡iurict¡? Ilrl realicl;r<{, sc

c'nr¡rlcj ..

l\r' rrr l,r,l.r, gr';rr

:í.ric. c's srrrririsrrrr,lrr ¡l,r l.s clr.l<r¡s q.e operan a moclo d.e

..

pt.rcc.s:rrrtlt, crer¡¡í:r y lucg<l e'viá.clola hacia el co'torno del

Prrr':r c.'stituir el aura. por otro lado, la e'crgía clcl co'ocimienro flu-

cuerpo

yc clesde el cosmos ¡

a través del aura, llega a los chakras;

también

vuelve hacia el cosrnos desde los chakras y " t."ué, clel aura.

Debido a ello, toda acción arnonizadora sobre los chakras

repercu-

tirá en el aura y, por supuesro, en la integralidad clel ser hu*"rro.

La constitución del aura

Si bien los colores del aura casi siempre se

enrremezclan y confun-

disponerse en franjas

de los mo_

cle', también es cierto que asimismo tienden a

rnás o menos regulares que aparecen y desaparecen a causa

vimienros de las parrículas de la materia qu. forn.,* el aura.

l'.'s

l¡l( nl()s:

r'srr¡rli.'so's reconoce' cinco de estas materias, estados o ele-

'

.

l ''r ¡r¡ l¡¡¡1'r;r r's l,r

(rrrc c()rfesrxlrrcrc al cuerpo fisico. A veces se la

r:r.sr¡r'cr" r)or(ruc s'aspecto varía de acuer_

lis ilrc<¡rora

y

flrrmada por estrías.

¡

s.gú,-, la forma

tl.rr.r¡irr.r ",rr¡r',r tl.r

tlr :rl t''r rrl, rl.'l .rgrrri.srrr ..

l't'r .l,rr ivitlclrrcs l;r rlisrirrgrrr'r cr' firciricra.l

cr¡ (l.c sc l)r.(.scr(c' lrrs cstr.ías, cliagnostican el estado de salud,

pucs aparcce' errlicsras colno cerdas o racias

canridad de prana o fuerzavital que conrenga.

y caídas, según Ia

La segunda es el aura pránica, íntimamente ligada

y a veces con-

fundida con la anrerior. El prana es la energía viral absorbida

por el hombre y el bazo es el órgano encargado de realizar la ra_

rea de absorberlo para ruego transformar ese caud.al

energérico

de modo tal que pueda manifesrarse en pequeñas parrículas te_

nues de color rosado e intensa actividad. Ai ir."di"rr. el

t'n e l ar¡ra, pierde su color rosado y se presenra con madces de

prana

azul muy pálido, por lo cual ofiece urr ir.sl)ccr() t.r¡ cierta medi-

.

da similar a la cle chis¡ras elécrricas.

La tercera arrra representa a hama, el deseo o deleite. No está

formada por un elemento estable, ya que su constirución se su-

pedita a las aspiraciones y pasiones del individuo y éstas nunca

son fijas o definitivas. Por ello, el aura l<rirrric:r cs escncialmente

ftrgitiva: su color, brillo y vibracirir¡ c,rrrrlri;ur .,r<l,r instarrte.

.

[,] cuarro estado se present:l íntinrrrrncrrtc vint r¡l:r.k¡ ul anterior.

Es el aura de rn¿tn:rs (lrrentc) irrfilir¡¡'y lcl¡istlrr la cvolución lnental del indivicluo. Es en estc arlril cloncle se ¡rueden leer el

carácter, las ideas y los pensamientos de las personas. También

en ella pueden visualizarse escenas de una e¡rcarnación anterior.

.

El quinto aura es el de manas superior o individualidad. Sólo

los ocultistas muy aventajados pueden verla y quienes lo han

21

10

o

o

o

.9

o

o

o

3

o

G

c

o

J

-

o

  • 5 Í o

6

hecho seí'ralan que presenta un aspecto de una belleza y delica-

deza indescriptiblcs. Representa un estado evolutivo nruy ade-

lantado )' está formada por una materia corres¡rotrdiente a los

planos superiores.

Para lt4adar¡e Blavatsk¡ ocultista y cofundadora de la Sociedad

'leológica, el aura tiene la capacidad de deshojarse en varias capas de

rlranera

similar a una cebolla; la capa de la vida, la del karma ¡

por úl-

rimo, la del carácter y la del mundo espiritual.

A principios del siglo XX, el doctor'Walter Kilner ideó una mam-

1.rara cubierta de productos químicos que permitía a cualquier Persona

c¡ue lo deseara, observar el aura. A este respecto, escribió: "No ptrecle

haber la menor duda de la veracidad de la existencia tle ull rltlra quc

cnvuelve al ser humano )¡, en un breve plazo cle tictttpo, cstc lrccllo sc-

lf un iversalmetrte aceptado".

En la primera mitad del mismo siglo' cl cicrrtífict' llrrrol<l Saxton

Burr esrudió el campo elécrrico clel cuergro y kr rlc'rrorrrirtri "Campo vi-

tal". Por esa misma época, e[ rnédico iyur.vú<lir.o l)itrslrillr Ghadiali in-

vestigó las frecuencias vibratorias dc los color'.,s y tlc los chakras y el di-

rcctot' de la Escuela Politécnica clc l)rrrís, cot'orlel f)e Rochas, realizó

11

;j

.;

.o

o

o

c

vl

.r.

E

*r

-

cxf )('llcllcllts

Para

conrprobar

la

existencia del aura humana. para ello

donde se puede apreciar una nube

r'rrv. fbrografíls e. ra o.scuridact

ovrtl y lrrrrrirr().\,r (l¡(.rt,,l<.,r <.1 (.¡(.rl)o.

Añrs rrr'ir r,r*1,', ,'r

rrr'rrr.,¡rsir¡rrir¡rr;r '!firrrem Reich,

investigó la

"i.r"_

t'rrt'rgfrr r'r'¡r1¡¡¡¡l (rr lrr t¡uc

rrcrlrr¡rirri'irrg.'") y lregó i¡rcluso

r.ra,r1lio

ttt'llrrr r¡rr irrstru¡'c'to se'rcjante " u,,,

..

Iranrado,,orgnosco_

l)io" l)ara observarla.

El es¡udio del aura

A lo largo de los sighs, mucbos estu¿iosos des*ibieton er

attta c/e acuerdo u stu propias

experiencias. Varios sighs

ru¿tes rle Cristo, el sabio griego Ernpédocles

habk airca de

hs cuerpos.

que la

u|M sastaTtcitt htminosa.que se dcsprendía de

Detnócrito lleuó más adelante su troría y aclaró

mareria lurninosa esubafonnada por ioryúsculos. Años

tnás tu¿rde, Aristtiteles

llamó ,,pnetnna,, a )sa sustancia y la

animales 1 hombres. as¡ecto iuminoro del ser huma_

descos,,y anibuyerott tt su

capacidar/ )e separarse del

ertortnes disfun-

astral,,.

rnol_

t'ousidrró parte esencial de

Lol ¡¡¡¡¡¿¡i¡1¡¡.¡ d()uieroa el

ttt) t o,tt(, "t.rrtr¡o ,t-¡tntl o

le

t't)tttftt,t¡t'iótt lt uttttoia suti/ l¿

t

l(tf,o f