You are on page 1of 3

Lección 1.1 ¿Encubrimiento o Descubrimiento?

En esta primera lección, examinaremos desde una visión crítica, las


interpretaciones oficiales que rodean el descubrimiento de América,
analizando los mitos y el encubrimiento de la verdad que, a menudo presenta
la historia, sobre este hecho fundamental, para comprender el presente de
nuestro continente. Te invitamos, entonces, a revisar la videoclase del
Profesor Claudio Millacura.

El descubrimiento de América en 1492, fue uno de los hechos más


importantes de la historia Europea y condicionó la evolución política, social y
económica de los siglos venideros.

La historia oficial la hemos aprendido a través de la escuela y sus textos


obligatorios de estudio. Pero, en esta oportunidad, es necesario que
conozcamos una nueva versión de este evento histórico que sitúa a Europa
como el centro de la acción y, a América y sus habitantes, como su periferia.

En esta primera lección, reflexionaremos sobre la imagen que tenemos


actualmente de esta Europa moderna y de su proceso de descubrimiento y
conquista de América. Y buscaremos analizar cómo estas imágenes han ido
construyendo mitos y encubriendo verdades, que conforman nuestra historia
y nuestra propia identidad.

Con la ayuda de autores como Dusell, O´Gorman o Aura Cumes entonces es


que los invito a conocer nuestra versión de este proceso de descubrimiento o
encubrimiento.

De acuerdo a la historia que nos han enseñado, existiría una supuesta


continuidad Grecia Roma – Europa pero esto es un invento ideológico de
fines del siglo XVIII y que consagra el modelo ario y racista.

En realidad, durante gran parte de la historia europea, la verdadera Europa


se ubicaba al norte de la magna Grecia e Italia y esta era ocupada por los
bárbaros; mientras que lo civilizado era patrimonio por excelencia de Asia y
Egipto.
En la versión que conocemos, Europa aparece como el centro de una historia
mundial, que comienza en el año 1492 y que sitúa a España como la primera
nación moderna. De acuerdo a esta visión eurocéntrica, la "razón moderna"
justificaría la violenta conquista de América; porque supone la supremacía de
un pensamiento ilustrado, por sobre un pensamiento bárbaro, propio de las
colonias y sus habitantes.

Al respecto, la historia nos enseña que las ideas acerca de la superioridad


europea, surgen recién en los siglos XVIII y XIX. Antes de ello, si a excepción
de la América conquistada y colonizada, Europa no tenía la fuerza para
transformarse en dominador.

Es entonces, el dominio de América y la conquista de sus territorios y sus


habitantes, lo que le permite a Europa obtener ventajas comparativas, frente
a otras regiones del mundo, La historia oficial nos habla del impacto que
produce el descubrimiento de América en Europa, pero oculta los
antecedentes que nos muestran que tanto Colón, como los europeos se
resistían a la idea de aceptar la irrupción de un nuevo mundo.

La causa de esta resistencia se debe a que ponía en cuestionamiento todo un


sistema de pensamiento. Por ello, la insistencia de Colón en afirmar que
había llegado a las Indias Orientales, no lo debemos entender como un error;
sino como el inicio de un proceso de transformación de un ser a otro, en las
indias orientales a la américa que conocemos.

La aparición de América en la cartografía mental de Europa fue un proceso


complejo, que remeció la concepción misma del ser humano en el siglo XVI.
Hasta ese entonces, el género humano era entendido como algo constante
en el espacio y en el tiempo.

Las diferencias culturales se explicaban a través de los ritmos de desarrollo


histórico. Las diferencias culturales entre indios y europeos no es el resultado
de distintas disposiciones psicológicas o modelos de sociedad; síno el lugar
que sus culturas habían alcanzado en una escala temporal histórica.

De acuerdo a estas teorías, los indios americanos debido a su educación


escasa y bárbara, estaban incapacitados temporalmente para crear
sociedades civiles. Por lo tanto, la Corona Española tenía el deber cristiano de
cuidar estos pueblos que todavía se encontraban en una condición de
ignorancia infantil.

Sin embargo, las crónicas de la época muestran que, a medida que avanzaba
en América, el expansionismo europeo, también lo hacía la práctica de la
esclavitud como forma de dominación aceptada. Estos esclavos indígenas
eran utilizados como guías, cargadores, constructores, y, muchas veces,
como leales aliados en su lucha en contra de pueblos históricamente rivales
de los esclavos indígenas.
Ello dió origen a un largo debate acerca de la condición del indio americano,
entre aquellos que lo consideraban esclavo y quienes abogaban por que
fueran tratados con hombres libres, súbditos de la Corona. Si bien ya, en
1501, los reyes católicos dieron instrucciones en la que se insistía que los
indios no fueran tratados como esclavos, debieron transcurrir varios decenios
para que el cambio de relaciones entre indígenas y europeos, fuese
respetado y se reconociera la igualdad jurídica entre colonos y nativos
americanos, dada su condición de cristianos.

En suma, la invención y conquista de América, fue uno de los más intensos


procesos de confrontación entre identidades e historias que nos habla, en
definitiva, de la incapacidad del hombre en aceptar a un otro distinto, cuya
existencia equivalía a romper con la concepción unitaria de un mundo
construido sobre el dogma de la unidad fundamental del género humano.