You are on page 1of 6

Psicopatología de la violencia y la agresividad.

El comportamiento humano, aquel ejercicio a través del cual los seres humanos median
con la realidad y su entorno, ha sido un asunto de constante interés a lo largo de la historia.
Ya desde las sociedades más primitivas se generaban cuestiones en torno a este quehacer
de las personas y se buscaba definir, en teoría, la línea comportamental aceptada.
Ha sido así como a través de las épocas se han configurado distintas formas de pensar el
comportamiento humano, su génesis y sus límites, ya sea a través de concepciones que
ligan el comportamiento anormal a planteamientos de índole sobrenatural -o divino-,
entrelazando aquel razonamiento al animismo o al pensamiento mágico, hasta las
complejas estructuras teóricas que actualmente se han construido para dar una explicación
en torno a la conducta desviada o anormal, donde destacan vertientes como la
psicoanalítica, la conductista o la fenomenológica, cada una entendiendo y observando
desde su vereda el mismo fenómeno de manera tan detallada, al punto de generar modelos
y estructuras particulares para la comprensión del mismo.

Fue así como poco a poco se ha ido configurando un posicionamiento en torno a la
desviación o la anormalidad de la conducta, fomentando la construcción de sistemas para
el estudio, la explicación y comprensión de éstas conductas diferentes. Bajo una premisa
como esta se fue desarrollando lo que con el tiempo llegaría a ser lo que hoy conocemos
bajo el concepto de Psicopatología. Etimológicamente el concepto de psicopatología se
descompone en psyché, pathos y logos; alma, padecimiento, y lo que en este caso
podríamos traducir como razonamiento, así el concepto de psicopatología se podría
explicar cómo el pensamiento en torno a los padecimientos del alma. Yendo un poco más
allá y en relación a la revisión de la última edición del manual DSM V Ortiz-Tallo (2013) nos
explica la Psicopatología como “La ciencia que estudia la etiología y las características
de los trastornos psicológicos.” (p. 19), por lo tanto, la Psicopatología se encargaría
de buscar las causas de aquella anormalidad del comportamiento en que se
enmarcan los trastornos psicológicos. Para esto se nutre de diversas áreas de la
ciencia en pos de obtener una visión cada vez más amplia de su objeto de estudio,
es así como distintas disciplinas diferentes como la psicología, la sociología, la
antropología, la biología, la neurología, la genética y la fisiología, entre otras han ido
aportando a la configuración del escenario actual en Psicopatología.

En este sentido y siguiendo la línea respecto al origen del comportamiento anómalo,
es importante esclarecer qué es lo que se comprende como comportamiento
anómalo y como se determina, para esto en psicopatología se utilizan una serie de
criterios en un intento para para esclarecer, delimitar y explicar la emergencia de lo
anómalo.

El primero de estos criterios es el criterio biológico, a través de éste se explica aquella
anormalidad del comportamiento bajo la premisa según la cual las “Manifestaciones
psicopatológicas se deberían a disfunciones de estructuras o procesos biológicos” (Ortiz-
Tallo, 2013, p. 23). Según este criterio los trastornos psicopatológicos tienen un origen de
índole orgánica, este criterio ha sido impulsor de grandes avances en el estudio y definición
de diversos trastornos mentales, pero bajo el dominio de este criterio se presenta el
inconveniente de no considerar una diversidad de factores, principalmente psicológicos y

como serían los síntomas o signos cuya presencia supone una disfunción” (Ortiz- Tallo. Así. en parte por lo difícil que se vuelve delimitar lo anómalo. De esta manera lo que diferencia lo normal de lo patológico pasa a ser de orden cuantitativo. bajo el cual se considera patológico todo aquello que “Se desvía de las normas sociales establecidas.sociales. la psicopatología se guía bajo un criterio de orden estadístico el cual supone que en la población general las características de las personas están distribuidas de manera normal. la vida familiar –y de pareja-. existiría anormalidad en torno al sufrimiento anímico y su expresión dolorosa. lo anómalo seria aquello que no cumple con la norma. 2013. p. Y finalmente existe un criterio que fija la atención en la interferencia en el funcionamiento el cual “Se refiere a que el problema esté causando algún deterioro que interfiera en el desarrollo de la vida cotidiana de la persona que lo sufre” (Ortiz-Tallo. como por ejemplo alteraciones observables o el relato de la persona en cuestión. 24). 23). es por eso que es de suma importancia comprender que a través de estos criterios no se obtiene siempre como resultado la verdad absoluta en torno a aquello que denominamos anómalo en el comportamiento. Además. 24). en este caso la conducta anómala. por lo tanto “Se considera patológico lo infrecuente. Bajo el prisma de este criterio lo anormal estaría determinado por la cultura. Esta interferencia se expresaría en diversas áreas importantes de la vida de las personas como por ejemplo en el trabajo. p. p. cada uno poniendo atención en aristas distintas de lo anómalo y su origen. Por lo tanto. el cual pone énfasis en la presencia –o ausencia. Estos síntomas pueden ser objetivos o subjetivos. 23). lo que se encuentra fuera de los límites de la distribución normal” (Ortiz-Tallo. a través de cada uno de estos criterios vamos conociendo distintos aspectos de una misma realidad. p. p. Por lo tanto. Este criterio destaca como uno de los más utilizados para considerar la presencia de un trastorno mental (Ortiz-Tallo. “Este criterio implica que la anormalidad psicológica debe concretarse en una vivencia subjetiva dolorosa” (Ortiz-Tallo. y variaría de una época a otra. así como también en actividades de ocio. sino que permiten develar una parte de aquel origen o emergencia de lo estudiado. los cuales traen consigo un gran e importante aporte descriptivo y explicativo para los esfuerzos de la psicopatología. Es importante detenernos en este punto para reflexionar acerca de estos criterios y como cada uno permite una aproximación diferente al objeto. 2013). 2013. estos criterios ayudan a esclarecer una .de dolor psíquico. 24). lo que se aparta de las normas dominantes en una determinada sociedad o en un momento histórico” (Ortiz-Tallo. puesto que ésta puede ser comprendida y entendida de distintas formas según el criterio utilizado. Otro criterio importante está ligado al sufrimiento.en distintas direcciones al momento de comenzar el análisis de esta anormalidad. Un cuarto criterio es el denominado criterio social. Estos criterios marcan un camino –o enfocan la mirada. puesto que éste es el encargado de reconocer una serie de “Alteraciones objetivas. y en su conjunto. 2013. Si bien no es arriesgado suponer que es imposible la comprensión total del origen de aquella anormalidad. 2013. 2013. estos criterios permiten el abordaje sistemático al cuestionamiento. Existe también un criterio denominado clínico bajo el cual el rol del evaluador toma el centro de la acción.

Si bien la violencia puede ser una cuestión de apreciación.está profundamente relacionada con la cultura en la que se presenta y estará.4). su origen y emergencia. Herder . participando día a día y tal vez sin darnos cuenta. y cada vez se hace más presente en la vida de todos nosotros. se torna imperante establecer el dialogo entre los conceptos. a lo menos. Una característica comportamental que ha estado presente tal vez desde el origen de la humanidad es la violencia y la agresividad. de maneras directas o indirectas. La violencia ha sido una característica que crea y destruye. Es importante destacar que la violencia es un fenómeno ubicuo muy complejo. Arlington. ya sea en cuanto a la crianza o al estilo de vida competitivo en el cual nos vemos sumergidos. no es debido a que su utilización sea incorrecta sino más bien a las características de su objeto de estudio. dejando atrás la difusa comprensión de la violencia como mero acto o problema cotidiano. Bibliografía Asociación Americana de Psiquiatría (2013). ya sea en grado de amenaza o efectivo. B (2012) La sociedad del cansancio. por lo que se hace necesario mantener en constante revisión estos y otros criterios de análisis teniendo siempre en cuenta que la Psicopatología debe estar preparada para modificarse según sea necesario. daños psicológicos. otra persona o un grupo o comunidad. Han. muerte. puesto que en la realidad todo está sometido a un cambio permanente que obliga a la adaptación constante de las herramientas que buscan su comprensión. cuya noción -así como aquella sobre los comportamientos aceptables e inaceptables. VA. Guía de consulta de los criterios diagnósticos del DSM 5. dando la oportunidad de problematizar en torno al fenómeno y permitiendo establecer una actitud preventiva antes que reactiva al momento de pensar la violencia.no se le presta la atención debida y que nos acompaña a lo largo de todo nuestro paso por el mundo. La violencia es un asunto al cual -tal vez. Sobre la violencia (en términos de salud pública) A la hora de comenzar a pensar los alcances de la psicopatología en el ámbito de la violencia. a través de la definición anterior es posible delimitar la existencia de la violencia como fenómeno presente. según la Organización Mundial de la Salud (2002) la violencia es definida como “El uso deliberado de la fuerza física o el poder. ambas unidas por sus consecuencias. contra uno mismo. trastornos del desarrollo o privaciones” (p. Para eso una definición de violencia es el fundamento bajo el cual éste dialogo se construye.situación más compleja y difícil de abordar en el ámbito psicopatológico. con el paso del tiempo. lo queramos o no. que cause o tenga muchas probabilidades de causar lesiones. Es por esa ilusoria imperceptibilidad de la violencia que se hace imperativo su estudio y reflexión para obtener. Y si bien estos criterios no sean suficientes si la intención es la comprensión total de lo anómalo. permitiendo así clarificar sus características. sometida a una “revisión” en la medida que todos los valores y normas sociales van evolucionando. un punto de partida desde el cual enfocar la mirada.

Discute a menudo con la autoridad o con los adultos. contra uno mismo. Madrid. En los niños de menos de cinco años el comportamiento debe aparecer casi todos los días durante un periodo de seis meses por lo menos. Enfado/irritabilidad 1. 6. a menos que se observe otra cosa (Criterio A8). Ha sido rencoroso o vengativo por lo menos dos veces en los últimos seis meses. Washington. Nota: Se debe considerar la persistencia y la frecuencia de estos comportamientos para distinguir los que se consideren dentro de los límites normales. Violencia y Trastornos de Personalidad. o tenga muchas probabilidades de causar desarrollo o privaciones. Psicopatología clínica adaptado al DSM V. A menudo molesta a los demás deliberadamente. 5. OMS (2002). Vengativo 8. Editorial Pirámide. A menudo pierde la calma. DC: OPS Definición de la violencia La Organización poder físico. España. política y económica) Trastornos destructivos del control de los impulsos y de la conducta Trastorno negativista desafiante A. Ortiz-Tallo.Jara Peñacoba. Informe mundial sobre la violencia y la salud. divide la violencia en tres tipos generales. n°4. el comportamiento debe aparecer por lo menos una vez por semana durante al menos seis meses. M (2013). A menudo está susceptible o se molesta con facilidad. A menudo está enfadado y resentido. Un patrón de enfado/ irritabilidad. pareja y ancianos. Vol 3. M (2013). de los sintomáticos. En los niños de cinco años o más. 7. discusiones/actitud desafiante o vengativa que dura por lo menos seis meses. Revista digital de Medicina Psicosomática y Psicoterapia. cause Mundial de la Salud define de hecho o como amenaza. a menos que se observe otra . 2. que incluye menores. 3. Sociedad española de Medicina Psicosomática y Psicoterapia. según las características de los que cometen el acto de violencia:  Violencia autoinfligida (Comportamiento suicida y autolesiones)  Violencia interpersonal (violencia familiar. Discusiones/actitud desafiante 4. Tipos de violencia La clasificación de la OMS. A menudo desafía activamente o rechaza satisfacer la petición por parte de figuras de autoridad o normas. A menudo culpa a los demás por sus errores o su mal comportamiento. así como también violencia entre personas sin parentesco)  Violencia colectiva (social. que se manifiesta por lo menos con cuatro síntomas de cualquiera de las categorías siguientes y que se exhibe durante la interacción por lo menos con un individuo que no sea un hermano. en el caso de los niños y los adolescentes.

ni provoca lesiones físicas a los animales ni a otros individuos. . educativa. sucedidas en los últimos doce meses. profesional u otras importantes.. trastorno psicótico. trastornos de conducta. los animales u otros individuos. trastorno de la personalidad antisocial. tienen consecuencias económicas o legales. E. ni se pueden atribuir a otra afección médica (p. ej. Los comportamientos no aparecen exclusivamente en el transcurso de un trastorno psicótico. La agresión física no provoca daños ni destrucción de la propiedad. durante un periodo de tres meses. ej. familia. diatribas. El individuo tiene una edad cronológica de seis años por lo menos (o un grado de desarrollo equivalente). no se cumplen los criterios de un trastorno de desregulación perturbador del estado de ánimo. un trastorno por consumo de sustancias. un trastorno depresivo o uno bipolar. Especificar la gravedad actual: Leve: Los síntomas se limitan a un entorno (p. trastorno de desregulación perturbador del estado de ánimo. en la escuela. Trastorno explosivo intermitente A. disputas verbales o peleas) o agresión física contra la propiedad. ej. manifestada por una de las siguientes: 1. en casa. Los arrebatos agresivos recurrentes no son premeditados (es decir. enfermedad de Alzheimer) ni a los efectos fisiológicos de alguna sustancia (p. trastorno depresivo mayor. alteran su rendimiento laboral o sus relaciones interpersonales. en el trabajo. cuando los arrebatos agresivos impulsivos recurrentes superen a los que habitualmente se observan en estos trastornos y requieran atención clínica independiente. ej. traumatismo craneoencefálico. B. F. Si bien estos criterios de frecuencia se consideran el grado mínimo orientativo para definir los síntomas. poder. dinero. trastorno de personalidad límite). con los compañeros). medicación). compañeros de trabajo) o tiene un impacto negativo en las áreas social. ej. grupo de amigos.. por ejemplo. Los arrebatos agresivos recurrentes provocan un marcado malestar en el individuo. Nota: Este diagnóstico se puede establecer además del diagnóstico de trastorno de déficit de atención con hiperactividad. ej. berrinches. C.. intimidación). Arrebatos recurrentes en el comportamiento que reflejan una falta de control de los impulsos de agresividad. Este trastorno del comportamiento va asociado a un malestar en el individuo o en otras personas de su entorno social inmediato (es decir. son impulsivos o provocados por la ira) ni persiguen ningún objetivo tangible (p.. si la frecuencia y la intensidad de los comportamientos rebasan los límites de lo normal para el grado de desarrollo del individuo. 2. Moderado: Algunos síntomas aparecen en dos entornos por lo menos. Los arrebatos agresivos recurrentes no se explican mejor por otro trastorno mental (p. su sexo y su cultura. también se deben tener en cuenta otros factores. Agresión verbal (p. B.. En los niños de edades comprendidas entre 6 y 18 años. D.. C. Grave: Algunos síntomas aparecen en tres o más entornos.cosa (Criterio A8). Además. a un comportamiento agresivo que forme parte de un trastorno de adaptación no se le debe asignar este diagnóstico. drogadicción. en promedio dos veces por semana. trastorno bipolar. La magnitud de la agresividad expresada durante los arrebatos recurrentes es bastante desproporcionada con respecto a la provocación o cualquier factor estresante psicosocial desencadenante. trastorno negativista desafiante o trastorno del espectro del autismo. Tres arrebatos en el comportamiento que provoquen daños o destrucción de la propiedad o agresión física con lesiones a animales u otros individuos.

ej. Ha ejercido la crueldad física contra animales. Ha destruido deliberadamente la propiedad de alguien (pero no por medio del fuego). 7. un arma). edificio o automóvil de alguien.Trastorno de la conducta A. un ladrillo. Ha prendido fuego deliberadamente con la intención de provocar daños graves. 5.. ej. una botella rota. Destrucción de la propiedad 8. Ha violado sexualmente a alguien. un bastón. o para evitar obligaciones (p. atraco a mano armada). Ha robado objetos de valor no triviales sin enfrentarse a la víctima (p. existiendo por lo menos uno en los últimos seis meses: Agresión a personas y animales 1. A menudo miente para obtener objetos o favores. ej.. atraco. Ha ejercido la crueldad física contra personas. robo de un monedero. 11. ej. extorsión. Incumplimiento grave de las normas 13. un cuchillo.. 6. . Ha robado enfrentándose a una víctima (p. “engaña” a otros). falsificación). Engaño o robo 10. A menudo acosa. amenaza o intimada a otros. Un patrón repetitivo y persistente de comportamiento en el que no se respetan los derechos básicos de otros. las normas o reglas sociales propias de la edad. 9. 4. A menudo sale por la noche a pesar de la prohibición de sus padres. A menudo inicia peleas. Ha usado un arma que puede provocar serios daños a terceros (p. 3. 12. 2. hurto en una tienda sin violencia ni invasión. Ha invadido la casa. empezando antes de los 13 años. lo que se manifiesta por la presencia en los doce últimos meses de por lo menos tres de los quince criterios siguientes en cualquier de las categorías siguientes.