You are on page 1of 5

La valija

Paraíso y goce. Goce y paraíso.

Vivencia las palabras; una especie de misterioso bienestar derivado del propio pensamiento.
Al fin ha llegado la gran ocasión, el momento esperado durante tanto tiempo. Comprende que
ni siquiera todas las mejores palabras de vida serán suficientes para agradecerle a los
dirigentes de la organización, haber sido el elegido.

Uno entre centenares. Todos querían tener el honor de la gran misión.

Primero, participando del gran robo prodigiosamente preparado y ejecutado por los propios
dirigentes. Luego, el largo viaje con la valija, transportando en su interior la maravillosa
riqueza mineral, luminosa como un sol.

Paraíso y goce. Goce y paraíso.

Es consciente que después de entregar la valija, sus mayores deseos se harán realidad : un
nuevo poder ; riquezas espirituales inimaginables ; las más hermosas mujeres - incluso las que
quisiera tener de acuerdo a sus necesidades o deseos -: para la cama, para el servicio personal,
para charlas de carácter espiritual...

Mientras viaja en el Tube , cierra los ojos dejando que su imaginación se atreva a más. Las
mujeres son su obsesión. Le gustan todas: altas y delgadas; bajas y rechonchas, morenas y
blancas, de cabello rubio, negro, o enrojecido; con pecas o sin pecas; de culo grande o culo
chico; lo mismo daba; le agrada la mujer por la mujer misma; Dios se la había ofrecido a los
hombres en premio a su consagración religiosa.

Paraíso y goce. Goce y paraíso.

Abre los ojos. Sentado frente a él, un hombre lo mira. Siente la mirada del desconocido como
una aplanadora. Mira a sus dos compañeros de ruta: sus casi imperceptibles sonrisas le hacen
pensar en que ellos comparten la complicidad de su pensamiento. Sabe que la misión es
demasiado riesgosa y extremadamente importante para uno sólo; por eso han impuesto esa
especie de guardaespaldas; sabe que ante cualquier contingencia negativa, sus compañeros
tratarán de entregar la valija. Ellos le han dicho que tenga cuidado; que ya ha sido denunciado
el valioso robo a las autoridades. Pero no tiene temor. Por otra parte, carece del perfil de un
sospechoso ( todo ha sido minuciosamente preparado); incluso puede pasar por un perfecto
caballero inglés: alto, de cuidadas facciones; ojos celestes de contacto y traje de impecable
alpaca. Tal vez eso es lo que llama la atención del hombre que continúa observándolo.

Es el momento de demostrar todo lo asimilado durante el largo aprendizaje: sostener la
mirada; seguridad interior que deberá trasuntar el rostro, gestos firmes, movimientos
naturales.

De todos modos, si el desconocido fuere policía, no podrá evitar el seguimiento.

1

Además. Ellos le habían prometido también que su familia sería recompensada con una importante suma de dinero para acabar con la miseria ancestral de los suyos. luego de bajar la mirada. pero ante cualquier eventualidad de requisa. Mujeres de impecable belleza. Pero que importa eso ahora. Goce y paraíso. Pero que importa ahora. niños sin hambre. sin dudar un sólo instante. Paraíso y goce. Luego escaleras arriba. Trafalguar Square. Él sabe que hacer con la valija. Traje negro. Citas históricas de sus estudios secundarios. Tan cerca pero tan lejos de la gente de su pueblo. Buena ropa. Tres estaciones más. Ahora es un hombre de delicados modales que lo mira con la barbilla levantada. Goce y paraíso. En la esquina opuesta lo estaría esperando el enlace. otro de sus sueños postergados por la miseria crónica.Pero el desconocido. los manjares exquisitos y las mujeres más hermosas sólo a condición de entregar la valija en el punto preciso. De todos modos tiene en claro que no es un pueblo de maricas. Dios que es justo y todopoderoso no permitirá que eso pase. Cierra los ojos invocando la protección divina. Atildados gentleman s. Cree percibir cierta inquietud en aquellos ojos celestes. Él lo sigue con el rabillo del ojo mientras siente el caño del silenciador de su propia arma. De nada habían servido. El corazón del mismísimo imperio británico. No lo sigas. Le parece demasiado. Nunca fueron suficientes para ingresar a la Universidad. Paraíso y goce. Cruzaría la calle. Debe concentrarse. Instintivamente lo sigue con la vista hasta que se pierde entre el resto de los pasajeros. algunos obreros. el famoso duque de Wellington? ¡Estos ingleses mal paridos siempre han tenido suerte! De no haber sido por Blücher. Paraíso y goce. La frase se libera desde algún recodo de su cerebro generando un imperceptible temblor en su cuerpo. se pone de pie y avanza hacia la puerta de salida del vagón. Observa a la gente del vagón. Ve que el hombre de la mirada aplanadora desciende en la estación. Sabe que tendrá el paraíso prometido. enteramente negro. Goce y paraíso. empleados de oficina. ¿Será cierto lo que se dice? Uno de cada cuatro ingleses es gay. sobre el codo izquierdo. el monumento a Nelson ¿O sería el de Lord Wesseley. 2 . Napoleón los hubiera derrotado en Waterloo. se deberá aplicar el plan B". inmediatamente. "La valija debe ser entregada en el lugar prefijado. La avenida bulliciosa.

Una locura. Oye el mecanismo del aire comprimido. Los indescriptibles placeres. Aceptará trabajar para la organización.Pero entiende el acto de preservación de toda madre.Paraíso y goce. Paraíso y goce. Y eso debe repartirse para alimentar 7 bocas. Es su madre. Todos ponen lo que pueden. El tren ha partido de la última estación. sólo dos estaciones. no. adiós al colchón flaco. Su padre no gana ni la cuarta parte en el mes. Hay un sólo remedio. hacen la conversión: apenas ciento treinta y un dólares con cincuenta. Los guardaespaldas aparentan mirar distraídamente. Dicen que roban y matan. Su padre lo bendice. rostro semita y cabellos grises. No le importará robar. Sabe que algunos padres prohíben a sus hijos acercarse a Ellos. Nombre raro. Goce y paraíso. No. Neumonía. Se organiza una colecta. Menos gente. Una nueva vida. Su madre continúa reclamándolo a través del recuerdo. Imposible. Pero no puede evitarlo. El recuerdo vuelve una y otra vez entronizado en la imagen de ese cuerpo doblado. Paraíso y goce. Unos minutos más y estará frente a la parte más difícil del recorrido. Sabe que siempre andan buscando jóvenes como él.. Dios le impone ese recuerdo y Dios sabe porque lo hace. que roban. el padre cuenta los billetes arrugados y las monedas de todo tipo. La pequeña e ignota comunidad de 456 vecinos se moviliza. a la ropa raída y las comidas salteadas. Toma una decisión. Prefiere ascender por la escalera manual. Se había prometido que evitaría los pensamientos que lo ligaba a los afectos. Adiós a la pobreza. Doscientos treinta dólares. no le importará matar si se lo ordenan. Esa noche. Su madre se muere. no. no podrá entender jamás porque pertenece a una generación incorporada al sometimiento. matan y todas esas cosas. Ellos no son como nosotros. Dicen que andan armados. Está escrito en el libro sagrado de sus ancestros. sabe que lo fortalecerá en los momentos decisivos que se acercan vertiginosamente. No le interesan los comentarios maliciosos. próximo a cumplir los diecinueve.. y más también. Goce y paraíso. Y un sólo laboratorio que lo hace. Ha oído hablar de Ellos. Debe acercar su oído para escucharla. Varias veces ha tratado de quitar la imagen de ella parada frente a él mientras el tren subterráneo continúa raptando por el túnel. No. Dos estaciones más. Dos años atrás. Llora en un abrazo interminable. Las ruedas comienzan a girar nuevamente sobre los rieles. El conductor ha liberado el freno. 3 . una imagen angustiosa que grita en silencio en su interior. Hace el juramento de rigor. La droga milagrosa llega tres horas después. Está enferma. Tres minutos de tiempo y entonces habrá comenzado la cuenta regresiva. debe terminar con el recuerdo. Necesita la droga para sobrevivir. Piensa en su madre. La puerta se abre. Se pone de pie. no es momento para pensar en eso.Piensa que su madre no entiende.

Goce y paraíso. Mira el monumento. el transporte público. En el corazón mismo del imperio. Nelson. Una llovizna pertinaz ha mojado los escalones. Paraíso y goce. Sabe que ellos van a cumplir. los pubs. Veinticinco. Goce y paraíso. Su imagen impecable le devuelve parte de la seguridad que siente esfumarse. Por unos momentos se confunde. Uno de los tradicionales transportes de dos pisos detiene su marcha al borde de la calzada. Goce y paraíso. Goce y paraíso. Los tradicionales pubs están atestados de bebedores de cerveza. dieciocho. No ve el momento de que se haga realidad el premio prometido. diecisiete. Mira hacia su izquierda: el hombre de negro. Sale a la calle. Paraíso y goce. Debe caminar unas cuadras hasta el monumento. Cuenta los escalones. Mira hacia su derecha: nada. Enseñanzas del manual. Cambia de mano. Los quince quilos de la valija se hacen sentir sobre su hombro derecho. no puede evitar detenerse ante la vidriera de una lujosa tienda. Cruza la calle. Ahora lo ve con claridad. No recuerda si debe caminar hacia la derecha o hacia la izquierda.Paraíso y goce. No tiene duda. No es el tradicional duque. a tono con la tradición del viejo imperio. De pronto. bien made in england. Treinta y cuatro. El reloj. Sus hombres lo siguen a prudente distancia. Paraíso y goce. Le entrega la valija. guarecido debajo de una ochava. Ve su cara sudada. Goce y paraíso. Es mejor pensar en cualquier cosa para liberar la tensión que se torna extrema. 4 . El corazón ha comenzado a latir de manera incontrolada. Camina erguido. Sus guadaespaldas se mimetizan con el resto del pasaje. el tradicional y gran almirante de la flota. veintiséis. No hay palabras entre ellos. treinta y cinco. padre. Tiene la sensación que la valija pesa mucho más de los doce quilos declarados. Se lo hemos robado a ellos. todo muy tradicional. La niebla londinense se ha metido en el último tramo de la escalera a cielo abierto. La niebla no le impide ver el tradicional reloj de la torre que está por marcar las seis de la tarde. Es el manco Nelson. Trafalgar Square. bien británico. Paraíso y goce.

Sigue con la vista al hombre de negro que se dirige a la columna de Nelson. Paraíso y goce. Goce y paraíso. cuándo el hombre de negro accione el percutor de la valija. la siente como una lija fina. La boca se ha ido resecando lentamente. ____________________ 5 . Ahora el corazón parece un avestruz dando potentes patadas. las caricias serán detenidas en el aire y que miles de mujeres penetradas no podrán evacuar ni escuchar el grito liberador del orgasmo. Goce y paraíso. Piccadilly Circus.Paraíso y goce. Sabe que en contados segundos. las voces cesarán. Ahora lo comprende todo. Trafalgar Square. todo Londres será pronto un intenso sol.

Related Interests