You are on page 1of 15

Unidad 3. La filosofía hoy.

La crisis de la razón:
la maladie du siècle
Apunte de Cátedra

El sueño de la razón produce monstruos
Francisco Goya

En este texto comenzamos la unidad con el quiebre de la razón que se produce entre fines del
s.XIX e inicios del XX al constatar que los objetivos iluministas y positivistas, en definitiva,
racionalistas, no sólo no se habían cumplido sino que no habían hecho más que complejizar –por
ser benévolo, y no querer ser pesimista- la situación del hombre en el mundo: nuestro ser/estar
en el mundo. Por eso el tema central es el anuncio nietzscheano de la “muerte de Dios”, que no
es más que la caída de los distintos dioses/fundamentos creados por los hombres para ordenar y
dar sentido a la vida, es decir, la muerte de nuestros fundamentos morales para actuar en la vida.
Y si entre la Ilustración y el Positivismo ya habían “matado” al los dioses religiosos y metafísicos,
hacia fines del s.XIX se constata la puesta en crisis de un nuevo dios: la ciencia. La llamada
racionalidad científico-tecnológica, si bien había traído algunas ventajas para la vida vivida –
nuevas y mejores medicinas, medios de comunicación, etc.- también había traído nuevas y
“mejores” armas con las que dominar al hombre. Muerta la fe en el dios religioso y en el dios
filosófico, ahora llegaba a su fin al fe en el dios de la ciencia.

Fines del siglo XIX e inicios del XX es una época de desilusión, de hastío, de decadencia, de
malestar. En definitiva, es la época del nihilismo. La época en que los hombres se dan cuenta en
que la confianza desmedida en la razón había hecho aguas. Esta crisis desata un estado de
desazón que se convertirá en un tema obligado de tratamiento filosófico y que conducirá a
repensar la filosofía, y al mismo tiempo el mundo y la vida. ¿Y entonces qué? ¿Y ahora quién será
nuestra/o guía? Si no hay nada en el mundo que nos oriente y que nos brinde una respuesta a
para qué vivimos –ni Dios, ni la razón ni la ciencia-, ¿qué hacemos ahora? ¿Cómo vivimos ahora?
¿Cómo seguir con nuestras miserables y mundanas vidas, si no hay nada que nos diga cómo
hacerlo? Éste es el síntoma de una época: el mal del siglo, la crisis de la razón.

como hoy diríamos. mirándole con asombro. en las -bancarrota de la ciencia nuove scienze. de modo que se apagó y se hizo pedazos. ¿Quién borrará esa mancha de sangre? ¿Qué agua servirá para purificarnos? ¿Qué expiaciones. ni tan oculta que no se la pueda descubrir” XX: fin de la fe Estas palabras son el canto de gallo del racionalismo. 1984. las gentes de Europa habían perdido la fe en Dios. positivista. como una preocupación generalizada. nihilismo o tragedia. y los que nazcan después de nosotros Se apaga la pertenecerán. me habían dado ocasión para imaginarme que todas las cosas. enfermedad. por eso. vemos que culmina en las siguientes frases: “Las largas cadenas de razones. todas sencillas y fáciles. de crisis. que ha sido el programa clásico del tiempo nuevo. Ésta ha sido enmarcada en gran medida por las categorías de decadencia. de que acostumbran los geómetras a servirse para llegar a sus más difíciles demostraciones. […] -decadencia -enfermedad El XV y el XVI son. que puedan caer bajo el conocimiento de los hombres se siguen las unas a las otras en esta misma manera. UBA XXI – Filosofía – Apunte de Cátedra: La crisis de la razón 1. 2015. eso que llamamos la Edad Moderna. 156) La crisis de la razón: […] En el siglo XVI. dos siglos de enorme desazón.4 […] Este hombre [Descartes] nos asegura que en el Universo no hay arcanos. y aterrorizada e inerme. ¿En qué consiste esta fe? Occidente Si abrimos el Discurso del Método.3 -nihilismo […] La generación que florecía hacia 1900 ha sido la última de un -malestar -ocaso de Occidente amplísimo ciclo. Vanidad de no hay secretos irremediables ante los cuales la humanidad tenga que detenerse vanidades. Le hemos matado. la emoción de alborada en la ciencia que inició toda una edad. lo que da en llamarse la crisis de fin de siglo o crisis de la razón. a saber la verdad sobre todo. por fin. Esa Edad Moderna de la cual muchos piensan que hoy asistimos nada menos que a su agonía. qué ceremonias sagradas tendremos que inventar? […] Jamás hubo acción más grandiosa. vosotros y yo. llegar a ella. asesinos entre los asesinos? Lo más ¡Dios ha muerto! sagrado. nosotros. 109-110) La crisis de la razón (iluminista.” Al llegar a este punto. a su canto del cisne. La muerte de Dios El loco: -“¿Dónde se ha ido Dios? Os lo voy a decir. a una historia más elevada que lo que fue nunca luz de la historia alguna. Fines del S. no puede haber ninguna tan remota que no quepa. lo más poderoso que había hasta ahora en el mundo ha teñido con su sangre nuestro cuchillo. a causa de ella. De ellas salva al hombre -mal del siglo occidental una nueva fe. calló el loco y volvió a mirar a sus oyentes. iniciado a fines del siglo XVI y que se caracterizó porque -agonía de sus hombres vivieron de la fe en la razón. científica. Luego tiró al suelo la linterna. razón también ellos callaron. cientificista) Hacia finales del siglo XIX e inicios del XX se presenta a la intelectualidad. de atroz -tragedia inquietud. una nueva creencia: la fe en la razón. […] 2 . va a hacerse transparente a la mente humana hasta sus últimos entresijos.XIX e inicios del a la postre. El hombre va. todos nosotros somos sus asesinos […] ¡Dios ha muerto!1 ¡Dios permanece muerto! ¡Y nosotros le dimos muerte! ¿Cómo consolarnos. y el ¡todo vanidad! existir dentro del cual consiste su vida. (Beraldi. El mundo que rodea por todas partes al hombre.2 (Nietzsche. y que sólo con cuidar de no recibir como verdadera ninguna que no lo sea y de guardar siempre el orden en que es preciso deducirlas unas de las otras.

”10 (Unamuno. la superstición cientificista. 1987. 1941. 273) Cientificismo vs.7 (Horkheimer y Adorno. disolver los mitos y confutar la imaginación. (Unamuno.9 constituye un dato de nuestra situación histórica del que distintivo de “lo no podemos olvidarnos si queremos ser fieles a nosotros mismos. […] Poder y conocer son sinónimos. racionalizado e intelectualizado y. Se proponía. que hizo mucho bien y mucho mal. 6 es el de que precisamente los El desencantamiento valores últimos y más sublimes han desaparecido de la vida pública y se del mundo han retirado.8 y lo que obtenemos son no más que productos de su composición. 133-134) La El hecho de que la ciencia es hoy una «vocación» que se realiza a través de la especialización como signo especialización […]. vivos. Y nos hablan de la sacrosanta Ciencia los que se pretenden sus sacerdotes Anticientificismo y nos la han erigido en ídolo creando la religión de la ciencia. (Weber. (Weber. No la considero ya más que como narcótico. o bien a la fraternidad de las relaciones inmediatas de los individuos entre sí. cada La ciencia como día siento por ella más desvío. UBA XXI – Filosofía – Apunte de Cátedra: La crisis de la razón (Ortega y Gasset. fue el de traernos un género tal de análisis que los hechos se pulverizaban con él. 1987. poder Ninguna otra cosa cuenta. 224) […] Aunque cada vez más convencido del valor y virtualidad de la ciencia. 15-16) Anduvo no ha mucho por el mundo una cierta doctrina que llamábamos positivismo. Y entre otros males que hizo. científico” 1979. 1979. Y luego la ciencia se está convirtiendo en superstición. 1958 XVI.5 (Horkheimer y Adorno. La desventura ha perseguido siempre el objetivo de quitar el miedo a los hombres y de de la razón convertirlos en amos. reduciéndose a polvo de hechos. […] Lo que los hombres quieren aprender de la naturaleza es la forma de Conocimiento = utilizarla para lograr el dominio integral de la naturaleza y de los hombres. en el sentido más amplio de pensamiento en continuo progreso. sobre todo. o bien al reino ultratetreno de la vida mística. […] Les sucedió lo que dicen sucede con frecuencia al examinar y ensayar ciertos complicados compuestos químicos orgánicos. Y esta a su 3 . Pero la tierra enteramente iluminada resplandece bajo el signo de una triunfal desventura. 1972. 15) El destino de nuestro tiempo. un “opio de los pueblos” opio para ahogar los dolores del ansia de eternidad afectiva. 13-17) El iluminismo. y es que los reactivos destruyen el cuerpo mismo que se trata de examinar. y como a toda religión acompañan supersticiones. etc. “La ciencia dice…”. 229) El programa del iluminismo consistía en liberar al mundo de la magia. mediante la ciencia. el microbio va a ser una entidad teológica. desmitificador [desencantador] del mundo. = dominio […] El mito perece en el iluminismo y la naturaleza en la pura objetividad. Los hombres pagan el acrecentamiento de poder con el extrañamiento de aquello sobre lo cual lo ejercitan. etc.

no existen en torno a nuestra vida poderes ocultos e imprevisibles. 2017.12 pensamiento más tiránico y más absorbente. Y admite muchas -enfermedad formas. 2017. progreso Son tan bienaventurados como los librepensadores profesionales. 1979. sino que. un creciente conocimiento general de las condiciones generales de nuestra vida. desde hace milenios. 230) ‘¡El cientificismo!’ ¡Ésta sí que es plaga de la inteligencia! El cientificismo castra la inteligencia. por de pronto. por el contrario. nos priva de la vista. 2011. -Es natural: a menos pensamiento. para quien tales poderes existen. en la clase media de la -estrecho -ignorante cultura. el significado de la intelectualización. -miope pero que hace presa en la mesocracia intelectual. en la burguesía del intelectualismo. 2007 VIII. desprovistos de toda cultura filosófica. UBA XXI – Filosofía – Apunte de Cátedra: La crisis de la razón vez provoca el antificientificismo de los que han proclamado la bancarrota de la ciencia. Esto es cosa que se logra merced a los medios técnicos y a la previsión. 11 (Unamuno. 834) El progreso científico constituye una parte. la hace estéril. Los felices mortales que viven bajo el signos materiales del encanto de esa enfermedad no conocen ni la duda ni la desesperación. 57) […] Este intolerante cientificismo prende mejor y arraiga más donde la ciencia arrastra más lánguida vida. quizás. desde el culto a la locomotora o al telégrafo hasta el culto a la -especialización -creencia en los astronomía flammarionesca. qué es lo que significa desde el punto de vista práctico esta racionalización intelectualista operada a través de la ciencia y de la técnica científicamente orientada. de ese proceso de intelectualización al que. es la que ha producido el cientificismo. que no es sino una semiignorancia. 1958. esencialmente. por lo demás. nosotros no tenemos que recurrir ya a medios mágicos para controlar los espíritus o moverlos a piedad. significan que se sabe o se cree que en cualquier momento en que se quiera se puede llegar a saber que. sobre todo si ésta es muy especializada. 236) [El cientificismo es] una enfermedad de que no están libres ni aun los Cientificismo: hombres de verdadera ciencia. Tratemos de ver claramente. A diferencia del salvaje. (Weber. pues. Su significado es muy distinto. 642) La semiciencia. Esto quiere decir simplemente que se ha excluido lo mágico del mundo. (Unamuno. (Unamuno. se adopta hoy frecuentemente una actitud extraordinariamente ¿Qué es la intelectualización? negativa. la más importante. (Unamuno. todo puede ser dominado mediante el cálculo y la previsión. a fuerza de gafas. […] La intelectualización y racionalización crecientes no significan. por tanto. que hoy cada uno de los que estamos en esta sala tiene un conocimiento de sus propias condiciones de vida más claro que el que de las suyas tenía un indio o un hotentote? Difícilmente será eso verdad. El cientificismo. Es muy frecuente en médicos -semicientífico y en ingenieros. (Unamuno. 198-200) 4 . ¿Significa. estamos sometidos y frente al cual. Tal es.

sinsentido de toda esta existencia humana […] (Husserl. en particular después de la guerra. El cambio de valoración pública fue inevitable. 1941. La ciencia podrá satisfacer. y no creo que haya ninguna donde. […] hoy hay ya naciones donde ese recurso provocaría sólo sonrisas. Han bastado no más de veinte años –es decir. 2005. Para nuestra indigencia vital -oímos decir. por su sentimiento hostil. tal como lo sabemos. en la generación joven se transformó en un excluye. debería causarnos un saludable pavor. y La ciencia ella. las preguntas por el que. sólo un trozo de La pérdida la vida de un hombre. 72) […] Tomamos nuestro punto de partida en el ingreso de un cambio en la valoración general respecto de las ciencias. son candentes para los seres humanos sentido de la abandonados a perturbaciones fatales: las preguntas por el sentido o el vida. la total visión del mundo de los seres humanos modernos se deja para la vida determinar y cegar por las ciencias positivas y por la “prosperity” de que son humana deudores. en la confrontación con la ciudadanía burguesa de la era Occidente guillermina. en cuanto la vida sustitutiva de la religión. en nuestros desdichados tiempos. ella excluye por principio las preguntas metafísico. han fracasado siempre. el cuerpo social se estremeciese ante la apelación. […]. y la razón en cuanto sustitutiva de la fe. (Ortega y Gasset. a la fecha en que hablo. 19-21) La razón No sé por qué tanta gente se escandalizó o hizo que se La verdad no es como escandalizaba cuando Brunetiére volvió a proclamar la la vida enemiga de bancarrota de la ciencia. 231) El malestar [En] El Ocaso de Occidente13 [de Oswald Spengler. La exclusividad con que en la segunda mitad del de la ciencia. significó un alejamiento indiferente de las preguntas que son decisivas para una auténtica humanidad. en cualquier parte de Europa. pero la ciencia no satisface nuestras necesidades afectivas y volitivas. la visión positivista del mundo y la confianza optimista en el progreso que caracterizaron la Belle Époque. el punto de que mientras entonces. siglo XIX. 49-50) 5 . que muy pronto se tradujo en del ocaso de una abierta reacción. 1958 XVI. naciones que hace unos años eran precisamente consideradas como las grandes maestras de la ciencia. la advertencia del cambio. 2008. Meras ciencias de hechos hacen meros humanos de hechos. podía recurrirse a la fe en la ciencia y en los derechos de la ciencia como máximo valor humano.esta ciencia no carácter tiene nada que decirnos. UBA XXI – Filosofía – Apunte de Cátedra: La crisis de la razón Si. (Unamuno. y de hecho satisface en una medida creciente. editada en dos partes en como síntoma 1918 y 1922] había emergido un difuso malestar. de la mutación sobrevenida. a fines del último siglo. No concierne a su carácter científico sino a lo que la ciencia en general había significado y puede significar La pérdida de significación para la existencia humana. que es ya de suyo tan breve– para trastocar las cosas hasta de la fe en la ciencia. (Volpi. Justamente. nuestro anhelo de saber y conocer la verdad. nuestras crecientes necesidades lógicas o mentales. […] comparamos la situación en que hacia 1910 los europeos se encontraban y la de ahora. La verdad racional y la vida están en contraposición. Porque la ciencia.

tiene que decir hoy con alguna precisión sobre ese hecho tan urgente. aunque con menos razón. UBA XXI – Filosofía – Apunte de Cátedra: La crisis de la razón […] ¿Qué es lo que ha pasado para que tal situación se produzca? La ciencia sabe hoy muchas cosas con fabulosa precisión sobre lo que está aconteciendo en remotísimas estrellas y galaxias. No porque este hecho no haya acontecido en Sirio. la ciencia biológica. lo que se llama la ciencia o razón naturalista. deja de tener alguna importancia – ¡pienso! La ciencia no puede ser sólo la ciencia sobre sirio. sino en la Tierra. Olvidamos que a la hora de su nacimiento en Grecia y de su renacimiento en el siglo XVI. la naturaleza cósmica disparaba dentro del hombre su. La ciencia. sino […] que. La ciencia no sabe nada claro sobre este asunto. reduccionismo la razón a que puso su fe social el hombre moderno. Pero entre Del apogeo al “ocaso” de la tanto ha ocurrido que esa misma ciencia ha pasado de ser fe viva social a ser ciencia casi despreciada por la colectividad. que naufragan en el vacío. reuniendo ambas. Y estos del suelo donde afirmarnos pueblos de Occidente han experimentado de súbito la impresión de que perdían pie. la razón. nos descubre su porqué. En suma. ¿No se advierte la enormidad del caso? ¿No es esto Razón vergonzoso? Resulta que sobre los grandes cambios humanos. pánico y les parece que se hunden. formidable secreto trascendente. política–. la han esterilizado. […] De aquí que al primer empellón sufrido por la armazón superficial de nuestra civilización –ciencia. hablando rigorosamente. la razón no era juego de ideas. dándole un sentido cada día más degradado. Decadencia de la fe en la razón[…] Y aquí tienen ustedes el motivo por el cual la fe en la razón ha entrado en deplorable decadencia. El hombre no puede esperar más. posiciones claras y firmes sobre nada importante. Necesita que la ciencia le aclare los problemas humanos. Pues ello nos hace reparar en que la ciencia. sólo la ciencia físico-matemática. a través de la razón física. y por ello. La razón era. amputándole o embotando su dimensión decisiva. pues. = sin más. Lo único en que creía era en la razón física. más débil. […] Todas las definiciones de la razón. una fe. […] Desde hace más de un siglo usamos el vocablo «razón». es. la ciencia naturalista propiamente tal no tiene nada preciso que decir. […] El progresismo que colocaba la verdad en un vago mañana ha sido el opio entontecedor de la humanidad. sino que pretende ser también la ciencia sobre el hombre. hasta venir de hecho a significar el mero juego de ideas. La cosa es tan enorme que. que carecían de punto de apoyo. moral. con razón. y apoyada inmediatamente en ella. pero beneficiando de su prestigio. 6 . hecho que tan a su carne le va? ¡Ah!. ¿qué es lo que la ciencia. en sus reuniones académicas hace la rueda con su cola de pavo real. que hacían consistir lo esencial de ésta en ciertos modos particulares de operar con el intelecto. pues nada. Pues bien. el hombre se ha encontrado con que no tenía verdades propias. al hacerse urgente su Desmoronamiento verdad sobre los problemas más humanos. y han sentido terror. y ésta. no ha sabido qué decir. está orgullosa de ello. economía. Por eso aparece la fe como lo opuesto a la razón. además de ser estrechas.

el enigma de todos los enigmas. La ingenuidad […] Ahora estamos seguros de que el racionalismo del siglo XVIII. como “lucha por la […] Cada vez más. asume el existencia” carácter de una lucha por la existencia. ¿Por qué? Si todas las cosas han rendido grandes porciones de disolviéndolo su secreto á la razón física. (seiendes). a la cual estaba puesto. (Husserl. vale decir su referencia razón misma La Razón ya normativa respecto a aquello que desde el comienzo de la filosofía no es dadora de designa la palabra verdad -verdad en sí. la historia de la filosofía. era una racionalismo ingenuidad. significa precisamente el desmoronamiento de La disolución racional la creencia en la “razón” entendida tal como los antiguos oponían la episteme termina por frente a la doxa. óntos ón. la creencia en el sentido de la historia. (Ortega y Gasset. ¿por qué se resiste está sola tan denodadamente? La causa tiene que ser profunda y radical. Con esto cae también la creencia en una razón “absoluta” a partir de la cual el mundo adquiere su sentido. obligado a ocuparse de su pasado. en principio inagotables. esto es como La historia de capacidad disposicional del ser humano de conferir sentido racional a su la filosofía existencia humana individual y general. del lugar donde afirmarnos”. el sentido de la humanidad. hace que pase a primer plano y se descubra la realidad de lo que le queda y en la que no había reparado. obligado a de la fe en Dios a la atenerse a él. Así. hacer pie en lo único que le queda y que es su desilusionado vivir. uno mismo y con el mundo” 1941. la pérdida de la fe en Dios deja al hombre sólo con su naturaleza. Y. como historia. no por curiosidad ni para encontrar desencuentro con ejemplos normativos. perdida pérdida de la también –en la forma descrita– la fe en esa razón. con lo que De la pérdida tiene. tal vez. 2008. se ve el hombre forzado a fe en la Razón. UBA XXI – Filosofía – Apunte de Cátedra: La crisis de la razón […] Toda desilusión. 56-57 y 59) Las primeras generaciones racionalistas creyeron poder aclarar con su ciencia La ciencia física el destino humano. Descartes mismo escribió ya un Tratado del hombre. ¿Qué queda? Nada. mi vivir. […] El problema universal de la más profunda relación esencial entre la razón y lo existente en general. y el hombre. mi desilusionado vivir? ¿Cómo he llegado a Enajenación: “pérdida no ser sino esto? […] El hombre enajenado de sí mismo se encuentra del suelo. consigo mismo como realidad. fines. pretendía Pero hoy sabemos que todos los portentos. nada menos que esto: que el 7 . vista desde dentro. en su libertad. Ella es la que en última instancia da sentido a todo ser disolver la mentado. 23-80) El mal del siglo: la pérdida de sentido […] El escepticismo respecto […] de la fe en una filosofía universal como conductora del hombre nuevo. Ahora.y correlativamente la palabra existente sentido. […] El hombre se pregunta: ¿qué es esta única cosa que me queda. sino porque no tiene otra cosa. de las aclarar el ciencias naturales se detendrán siempre ante la extraña realidad que es la destino humano y culminó vida humana. al quitar al hombre la fe en una realidad. su modo de del querer de ganar la sustentabilidad exigida a la humanidad europea. De esta naturaleza forma parte el intelecto. a todas las cosas. se convierte en el auténtico tema. por vez primera. se forja la fe en la razón físico-matemática. valores. se ve “Descentramiento.

[…] El existir mismo no le es dado «hecho» y regalado como a la Hacer algo piedra. la fatiga del racionalismo. sino acontecimiento. […] […] El hombre no tiene naturaleza. en que a los espíritus cultos desorientados sumergen en la XIX: la fatiga del racionalismo tristeza de su cultura misma una gran fatiga. paz ni justicia. a su dejar de existir. inician. sino un drama –su vida. “anonadamiento”. psique. cual produce el anonadamiento. 300 años de fracaso de la Razón sino que lo más grave que tiene que hacer es determinar lo que va a ser. Formose un culto idolátrico al progreso. lo único dar sentido a que encuentra o le acontece es no tener más remedio que hacer algo para no su ser. a su vez. que es una cosa. sino que –rizando el rizo que las primeras palabras de este artículo para no perder la existencia. conciencia o espíritu. que es también una cosa. cuya realidad se conceptualizó. y como síntoma. que es falso hablar de la naturaleza humana. EI hambre no es cosa ninguna. […] El avance de progreso de nuestro siglo trajo consigo la embriaguez progresista. UBA XXI – Filosofía – Apunte de Cátedra: La crisis de la razón hombre no es una cosa. […] 8 . que el hombre no tiene naturaleza. […] Podrán los físicos sentir ante él enojo o dolor –aunque ambos sean en éste caso un poco pueriles–. sino que las pone o supone. 1941. pero esa convicción es el precipitado histórico de trescientos años de fracaso. el […] Hoy la ciencia nos ha descubierto un nuevo universo y tras la muerte nihilismo nos ha mostrado la nada. […] El hombre no encuentra cosas. diremos– al encontrarse con que existe. la […] Siguiendo por este camino se ha llegado a predicar el suicidio universal. El hombre no es su cuerpo. y ha aparecido con carácter social el nihilismo teórico. existir […] Pero el hombre no sólo tiene que hacerse a sí mismo. […] La Ciencia nos muestra la nada. 31-54 y 79-80) Sentido desde cierto punto de sentimiento pocos ocasos más tristes que el de Fin del siglo este nuestro siglo. […] Del Dios abstracto y lógico del intelectualismo de la Razón Suprema. un puro y universal acontecimiento que acontece a cada cual y en que cada cual no es. (Ortega y Gasset. y un aún más idolátrico culto a la humanidad abstracta. no se saca vida. […]. embriaguez que enajenó los espíritus llevándolos a olvidar su propio progreso personal. ni es su alma. al acontecerle existir. distraídos como andaban con el del ambiente en que vivían.

de la muerte de Dios. de la razón que envuelve a todo en vaciedad abrumadora. más grata y en Dios produjo más placentera es. 2007 VIII. haciéndola más amable. 28) 9 . suponía la participación activa en un sentido unitario de la realidad que Caída de los inducía a todas las manifestaciones de la vida. Su meditación se va centrando cada vez más en una sola cuestión. 123-128) sentimental”. tiene La lucha por dar sentido a algún sentido que trascienda de lo puramente práctico y nuestra existencia. posteriormente. y la idolatría progresista se desploma. el mal del siglo que denuncia Max Nordau. Así llegaríamos a aprender a manejar máquinas. ¿Y [desencantamiento del mundo]. de la apropiación de la realidad y de la manipulación técnica. 1987. aparece en el pensamiento occidental la La denuncia denuncia -a cargo de Nietzsche. no es otra cosa que la obsesión de la muerte total. (Unamuno. de la muerte Muerte de Dios: de Dios ¿Qué implicaba la existencia de Dios y. 200) […] Hay que predicar de continuo contra esa barbarie de la supremacía de los conocimientos de aplicación y contra esa otra barbarie del especialismo a toda costa […]. 419) El nihilismo Paralelamente al crecimiento del positivismo materialista. fundamentos absolutos. (Jalfen. Descorazona el luchar por el bienestar de seres que volverán un día a la nada La pérdida de la fe de que salieron y se columbra que el hacer la vida más fácil. quien llega a él por un camino peculiar. aumentar el pesar de tener un una “desesperación día que perderla […]. 1979. y sobre todo a perder el apetito de vida y a no tener motivo de vivir. “Ha muerto Dios” quiere decir que asistimos a la ruptura y la participación infinita del mundo en fragmentos. prolongado durante milenios en la cultura entonces? Ni Dios occidental. cabe preguntarse si todo este proceso de desmagificación un “escepticismo racional”. La vanidad […] Se paraliza la energía espiritual ante el espectro de la venidera nada eterna. la de si la muerte constituye o no un fenómeno con sentido. UBA XXI – Filosofía – Apunte de Cátedra: La crisis de la razón […] Lo que más o menos disfrazado entristece a tantos espíritus modernos. Este problema está planteado de manera ejemplar en la muerte la obra de León Tolstoi. el sentido de la vida y técnico. Tocase la vanidad del progresismo en el caso de no haber otra vida. (Unamuno. qué el fin de los relatos de significó la denuncia de su muerte? La presencia de Dios sentido unitario. lo que perturba a las almas. (Weber. produjo […] Ahora bien. 1999. si todo este «progreso» en el que la ciencia se ni la Razón pueden inserta como elemento integrante y fuerza propulsora. y la pérdida de la fe en la Razón. Es el fin de esa unidad lo que Nietzsche anuncia. pero no a saber hacerlas.

el hombre se atreve a una crítica de los valores en general. por lo tanto. 350) ¿Para qué vivimos? ¿Hay alguna El nihilismo es. Su condición es similar a la de un viajero que por largo tiempo ha valores caminado sobre una superficie helada. he aquí el pathos. historia occidental presente 10 . Al final. En otro importante fragmento escrito tenemos las en el invierno de 1887-1888 Nietzsche ilustra posteriormente la dinámica herramientas que instiga la desvalorización de los valores supremos y provoca la llegada para saberlo. hay nada y no tengo de donde […] La muerte de Dios. suministrar un diagnóstico crítico del presente. Y ha creído poder detectar la causa esencial de todo esto en el “nihilismo”. y que como tales Ya no lo sabemos ni iluminaban el actuar del hombre. ¿qué significa nihilismo? Que los valores supremos se desvalorizaron. para después dejarlo caer. conoce bastante como para no creer más Caída en el vacío en ningún valor. Nietzsche responde: Nihilismo: falta el fin. la situación de desorientación que aparece finalidad? una vez que fallan las referencias tradicionales. falta la respuesta al “¿para qué?”. ya en aquél. el primer gran profeta y teórico del nihilismo. del nihilismo: El hombre moderno cree de manera experimental ya en este valor. el movimiento es imparable. se convierte en el hilo conductor concepto para será la historia para interpretar la historia occidental como decadencia y interpretar la del siglo XX y XXI. haciéndose él mismo la pregunta. pues. se advierte siempre más el vacío y la pobreza de valores. 56-57) […] No es. y la viviendo? prosecución del camino resulta difícil. Pero ¿qué es el nihilismo? […] Encontramos la respuesta a nuestro interrogante en Nietzsche. 1988: XIII. 14 en el otoño de 1887. ¿cómo banco de hielo comienza a moverse y se va despedazando en miles de placas. por más que haya habido intentos grandiosos por desacelerarlo. el círculo de los valores superados y abandonados es cada vez más amplio. UBA XXI – Filosofía – Apunte de Cátedra: La crisis de la razón El hombre contemporáneo se encuentra en una situación de incertidumbre y Caídos los precariedad. el nuevo escalofrío… La que cuento es la existencial historia de los próximos dos siglos… (Nietzsche. Esta de los valores tradicionales. una exageración considerar a Nietzsche como […] el que El pathos. continuar La superficie de los valores y los conceptos tradicionales está hecha añicos. de los males que afligen al hombre contemporáneo y de los peligros que lo amenazan. El pensamiento filosófico ha intentado ofrecer un diagnóstico de El mal del siglo: el nihilismo tal situación. o sea. los ideales y los ¿Algún motivo? valores que representaban la respuesta al “¿para qué?”. imagen que simboliza la venida a menos Nihilismo: asirme. En un fragmento escrito en los últimos destellos de lucidez. el diagnostica a tiempo la “enfermedad” que afligirá al siglo y para el cual ofrece sentimiento de la época: no una terapia. (Nietzsche. 1988: XII. no reconoce su origen. pero que con el deshielo advierte que el tradicionales.

que Hegel utiliza ya como evidente de suyo. es decir. 265) [Una] gran categoría que cae con el nihilismo es la de la verdad: dado que en el devenir no hay ni fin ni unidad. 15-18. y la idea de la simultaneidad cronológica de evoluciones históricamente a simultáneas. El fin de la Historia (o de “una” forma de entender la historia) El colectivo singular “historia”. el Bien. una de las expresiones nuevas que inspiran a Hegel. se muestra inalcanzable […] La visible. caracteriza a la actualidad como un momento de tránsito que se consume en la conciencia de la aceleración del presente y en la expectativa de la heterogeneidad del futuro: “No es difícil ver”. El espíritu ha roto con el mundo de su existencia y el mundo de ideas vigentes hasta aquí y está en trance de hundirlo en el pasado y anda entregado al trabajo de su transformación… La 11 . como mundo aparente 15. en cambio. en el curso del cual los supremos valores tradicionales se daban como respuesta a aquel “¿para qué?” –Dios. 47-66) 2. que es. ni con el concepto de «verdad». UBA XXI – Filosofía – Apunte de Cátedra: La crisis de la razón […] El nihilismo es. generando la condición de “insensatez” en la que se encuentra la humanidad contemporánea. Es entonces cuando se constituye la idea de historia como un proceso unitario generador de problemas. El acto que origina la […] Según Nietzsche. es decir. por lo tanto. en la postulación de un mundo ideal. vale decir. la inalcanzabilidad. “no se soporta este mundo […]” (Nietzsche. 1988: XIII. conduce a hacer de su mundo […] El mundo suprasensible. a la vez que el tiempo es vivido como recurso escaso para la solución de problemas que apremian. la “falta de sentido” que aparece cuando se debilita la fuerza vinculante de las respuestas tradicionales al “¿para qué?” de la vida y del ser. El “espíritu de la época”. considerado. por consiguiente. 48) (Volpi. II. el proceso de desvalorización de los valores es el rasgo decadencia estámás profundo que caracteriza el desarrollo de la historia del pensamiento en la teoría europeo. en sí. A esto responde la nueva “historia” experiencia del progreso y de la aceleración de los acontecimientos históricos. la historia de una platónica de los dos “mundos” decadencia: el acto originario de tal decadencia está ya Si sólo el mundo presente en la fundación de la doctrina de los dos mundos en inteligible es el la obra de Sócrates y Platón. que en cuanto mundo verdadero está puesto por encima el hombre. una nada. idealidad. ni con el No hay unidad muerte de la No hay verdad Verdad concepto de «unidad». como presión del tiempo. La muerte de Dios también[…] Cuando se hace claro que “no es lícito interpretar el carácter No hay fin significa la general de la existencia ni con el concepto de «fin». y es inalcanzable para trascendente. es una acuñación del siglo XVIII: “La ‘Edad Moderna’ presta a la totalidad del pasado la cualidad de una historia universal… El diagnóstico de la Edad Moderna y el análisis de las épocas pasadas La noción de guardan una recíproca y cabal correspondencia”. eso del mundo sensible. la Verdad. dice Hegel en el prefacio a la Fenomenología del espíritu. “que nuestro tiempo es un tiempo de nacimiento y de tránsito a un nuevo período. verdadero. y por admitir como única realidad el mundo en este mundo no se soporta así! su eterno fluir y devenir: el problema es que este último se muestra privado de sentido y de valor.” Por lo tanto. es una “fuerza calumniadora del mundo y del hombre”.pierden su valor y perecen. se como ideal termina por inhibir todo principio organizador y toda ¡No hay nada! ¡Y regulador trascendencia. y esto sucede a lo largo del proceso histórico. en cuanto ideal. 2005. […] “la gran seducción que lleva a la nada” (VIII.

en el sofocante reconocimiento de la irreversibilidad del estado alcanzado. “en el último estadio de la historia. evidentemente. se distingue del antiguo por esta La continua novedad abierto al futuro. que el iluminista Kant avistaba como sentido final de la historia en el que culminaría el constante progreso de la humanidad hacia lo mejor. También Hegel entiende “nuestro tiempo” como “tiempo novísimo”. UBA XXI – Filosofía – Apunte de Cátedra: La crisis de la razón frivolidad y el aburrimiento que desgarran lo existente. llevando los estigmas que definen. entendida como decurso lineal y progresivo de los destinos […] Para confirmar este proceso hacen aparición reflexiones y convicciones crepusculares que incrementan la sensación de que se ha llegado a un estado final irreversible. en una mera “agonía del fin”. (Habermas. progreso según el curso imparable e irreversible del tiempo. el hombre presa del tiempo. Pone el comienzo de la actualidad en la cesura que la Ilustración y la Lo moderno Revolución francesa representaron para sus contemporáneos más reflexivos de como continua fines del siglo XVIII y principios del siglo XIX. 1989. a la vez. en el debate actual sobre la posthistoire y el fin de la historia. el concepto de historia […] Relativismo y escepticismo. son momentos del camino que lleva hacia el agotamiento de la historia. el deslinde entre “lo novísimo” y lo moderno: la actualidad como historia del presente dentro del horizonte de la Edad Moderna. pesimismo y nihilismo. de la Edad Moderna se entiende a sí misma como la actualidad del tiempo novísimo no tiene más remedio que vivir y reproducir la renovación continua la ruptura que la Edad Moderna significó con el pasado. Con este “glorioso amanecer” renovación de henos aquí. piensa todavía el anciano Hegel.ha sido puesto fuera de juego por el estancamiento al que los sucesos históricos han llegado. […] La El fin de la historia en expresión ha sido introducida y usada en función de un diagnóstico crítico del sentido lineal presente: que se quiere indicar la salida de la historia entendida como progreso y progresivo lineal y la entrada en una dimensión donde eso que era historia -evolución. A la conciencia histórica de la modernidad pertenece. el inicio que es la nueva época se repite y perpetúa con cada momento de la actualidad que produce de sí algo nuevo. 12 . depende de la idea de historia que se pretende haber dejado atrás. 2005. Pero ¿qué se entiende por posthistoire? El sentido de la expresión. pasa a ocupar un lugar prominente. Una actualidad que desde el horizonte el pasado. desarrollo. Este gradual desmoronamiento…queda interrumpido por otro que cual relámpago pinta de un golpe la imagen de un nuevo mundo” Como el mundo nuevo. 16-17) […] La neutralización nihilista de los valores ataca también la comprensión de la El nihilismo historia. el mundo moderno. en nuestros días…”. por tanto. la ruptura con en nuestro mundo. 137-138) El fin de la historia está inscrito en sus comienzos –la historia. abarcando el desarrollo progresivo de los sucesos. (Volpi. Se teoriza expresamente sobre la idea de un “fin de la historia” y de una posthistoire. son los mensajeros de que algo nuevo se aproxima. al tiempo y al hombre. se ha convertido. la añoranza indeterminada de algo desconocido. entendida como horizonte del actuar humano que se arquea entre pasado repercute en y futuro. El “fin de todas las cosas”.

una intensa dislocación del tiempo posthistoria mismo. así se hablará un día de las ventajas y desventajas de vivir en plena poshistoria. un hecho del cual. última posición a que llega la razón ejerciendo su análisis sobre sí misma. de nuestra época como de una época poscristiana. 146-148) Ni. pues no hay ningún fundamento para creer en el fundamento. ¿Y qué es en el fondo la El anuncio de la historia si no un desequilibrio. 13 . Manifiéstase así claramente que hay que buscar un camino diferente. de la novedad que envejece y es sustituida inmediatamente por una novedad más nueva. sobre su propia validez. UBA XXI – Filosofía – Apunte de Cátedra: La crisis de la razón Desequilibrio ininterrumpido. es el fundamento sobre que la desesperación del sentimiento vital ha de fundar su esperanza. entrañadamente amoroso. una rápida. de donde va a brotar manantial de vida. (Vattimo. 427) El ocaso como la ocasión para una nueva aurora Si la modernidad se define como la época de la superación. en un movimiento El concepto de incesante que desalienta toda creatividad al mismo tiempo que la exige y la superación se impone como única forma de vida. 1986. la incertidumbre. y es […] necesario abandonarloLa modernidad está constituida no sólo por la categoría de la superación temporal (el inevitable sucederse de los fenómenos históricos de los cuales el hombre moderno adquiere conciencia a causa del exceso de historiografía). Más he aquí que en el fondo del abismo se encuentran la desesperación sentimental y volitiva y el escepticismo racional frente a frente. si ello es así. de la modernidad no se saldrá en virtud de una superación crítica que sería un paso dado todavía en el interior de la modernidad misma. el anhelo vital de inmortalidad humana halla confirmación racional. es decir. y se abrazan como hermanos.. como consecuencia muy directa. ni por lo tanto creer en el hecho de que el pensamiento deba “fundar”. (Cioran. de una vida seria y terrible. no hemos todavía terminado de medir las significaciones y las consecuencias. Este es el momento que se puede llamar el nacimiento de la posmodernidad en filosofía. y con justa razón. una prisa hacia el porvenir donde ya nada ocurre? Así como los teólogos hablan. pues. así como de la muerte de Dios anunciada en el aforismo 125 de La gaya ciencia. entonces no se podrá salir corresponde de la modernidad pensando en superarla. sino también. 1976. ni tampoco la razón nos da aliciente y consuelo de vida y verdadera finalidad a esta. Y va a ser de este abrazo.16 El escepticismo. con la metafísica moderna. […] Puesto que la noción de verdad ya no subsiste y el fundamento ya no obra. por la categoría de la superación crítica. ser que no cesa de dislocarse. el tiempo es en sí un drama en el que la historia constituye el episodio más sobresaliente. un abrazo trágico..

[…] Del eterno e irresoluble Y hemos llegado al fondo del abismo. ni la de la fe ni la de la razón. La incertidumbre […] vital como punto de partida para Y ese escepticismo salvador de que ahora voy a hablaros. de una filosofía acción eficaz. su memoria. al irreconciliable conflicto entre la razón conflicto entre y el sentimiento vital. y de solidaridad […] El lector que siga leyéndome verá su justificación pragmática. 234-259) 14 . nuevos sentidos. una vaga sombra de sombra de incertidumbre. ¿puede decirse la creación de que sea la duda? Es la duda. La paz entre estas dos potencias se hace imposible. 1958 XVI. de una ética... […] Y el que me siga leyendo verá también cómo de este abismo de desesperación puede surgir esperanza. y obrar eficaz y moralmente. o la certeza absoluta. de que la muerte es un completo y definitivo e irrevocable anonadamiento de la conciencia personal. El lector verá cómo esa incertidumbre. La una riñe con nuestra razón. y cómo puede ser fuente de acción y de labor humana. ¿Cómo podríamos vivir. UBA XXI – Filosofía – Apunte de Cátedra: La crisis de la razón Tuvimos que abandonar. pretendiendo probar su racionalidad. Y en un repliegue también del alma del creyente que guarde más fe en la vida futura. la otra con nuestro sentimiento. Y verá cómo para obrar. La certeza absoluta completa. Cree acaso no oírlo. o por lo menos su no irracionalidad [catolicismo-cristianismo]. desengañados.». ¡a vivir esta vida pasajera. completa. […]. no hace falta ninguna de las dos opuestas certezas.. (Unamuno. Ahora me queda el exponeros cómo. que le cuchichea al oído espiritual: «¡quién sabe!. pero lo oye. Y llegado aquí os he dicho que hay que aceptar el conflicto razón y fe. el silencio de aquel escondrijo le dice: « ¡quién sabe!. la posición de los que quieren hacer verdad racional y lógica del consuelo. el más recóndito del espíritu. es decir. que no hay otra!». Y hacer de esta. una certeza de ello como estamos ciertos de que los tres ángulos de un triángulo valen dos rectos. hay una voz tapada. puede ser y es base de acción y cimiento de moral. condición de nuestra vida espiritual.». de la guerra misma. de que nuestra conciencia personal se prolonga más allá de la muerte en estas o las otras condiciones haciendo sobre todo entrar en ello la extraña y adventicia añadidura del premio o del castigo eternos. puede surgir como tal y vivir de él. de una estética. de una religión y hasta de una lógica. hipócritamente. hondamente humana. En un escondrijo.. sí. pero es mucho más que la duda. La lucha por el […] sentido. y hay que vivir de su guerra. Ni una ni otra de ambas posiciones nos satisfacían. sin saberlo acaso el mismo que cree estar convencido de que con la muerte acaba para siempre su conciencia personal. a mi sentir y hasta una nueva a mi pensar. ni menos aún -esto en ningún caso. ambas certezas nos harían igualmente imposible la vida. si no. y tuvimos también que abandonar la posición de los que querían hacer de la verdad racional consuelo y motivo de vida [racionalismo]. y el dolor de ella y la lucha infructuosa por salir de la misma. esa desesperación puede ser base de una vida vigorosa. en aquel escondrijo le queda una sombra. y mientras él se dice: «ea. sin esa incertidumbre? El « ¿y si hay?» y el « ¿y si no hay?» son las bases de nuestra vida íntima. voz de incertidumbre.esquivar el problema de la inmortalidad del alma o deformarlo idealísticamente.

UBA XXI – Filosofía – Apunte de Cátedra: La crisis de la razón […] La creencia en «certezas inmediatas» es una ingenuidad moral que nos honra a nosotros los filósofos. […]? necesario que que nos ¿Por qué el mundo que nos concierne en algo -no iba a ser vivan muchos gobiernan. las gramáticas. de mirar maliciosamente de reojo desde todos los abismos de la sospecha. ante el omnia vanitas!. 2007 VIII. y dioses. ¡plenitud de plenitudes y todo plenitud! (Unamuno. movido por la virtuosa exaltación y majadería de más de un filósofo. quisiera eliminar del todo el «mundo aparente».el filósofo tiene hoy el deber de desconfiar. 59-60) […] [Hay] una fuerte sentencia. suponiendo que vosotros pudierais hacerlo. entonces. de la apariencia. 15 . más claros y más Ahora es las lógicas. -qué nos impediría ser poco inteligentes y decir: el filósofo tiene ya derecho al «mal carácter». Confesémonos al menos una cosa: no existiría vida alguna a no ser sobre la base de apreciaciones y de apariencias perspectivistas. sombras y tonos generales. 1993. -valeurs (valores) diferentes. eso no es más que un como ficción prejuicio moral. y el conjuro es: ¡plenitudo plenitudinis et omnia puede oponer el espíritu de plenitudo!. es incluso la hipótesis peor demostrada que hay (creación) El perspectivismo en el mundo. una falta de inteligencia.. pero -¡nosotros no debemos ser hombres «sólo morales»! ¡Prescindiendo de la moral. esa creencia es una estupidez que nos honra poco! Aunque en la vida burguesa se considere que la desconfianza siempre a punto es signo de «mal carácter» y. no forma parte un autor?» -¿no sería lícito responderle francamente: por qué? ¿Acaso ese «forma parte» no forma parte de la ficción? ¿Es que no está permitido ser ya un poco irónico contra el sujeto. El mundo […] Que la verdad sea más valiosa que la apariencia. oscuros. en consecuencia. 658) creación. así como contra el predicado y el complemento? ¿No le sería lícito al filósofo elevarse por encima de la credulidad en la gramática? Todo nuestro respeto por los gobernantes: ¿mas no sería tiempo de que la filosofía abjurase de la fe en los gobernantes? (Nietzsche. por el respeto por ¡Dios ha muerto! así decirlo. más allá del mundo burgués. ¿qué es lo que nos fuerza a suponer que existe una antítesis esencial entre «verdadero» y Hay que perder «falso»? ¿No basta con suponer grados de apariencia y. y la sentencia es ésta: ¡vanitas vanitatum et Por eso. -¡tampoco quedaría ya nada de vuestra «verdad»! Sí. ¡vanidad de vanidades y todo vanidad! espíritu de disolución del Cuando esta tentación nos venga opongámosle un conjuro. en cuanto es el ser que hasta ahora ha sido más burlado siempre en la tierra. y si alguien. aquí entre nosotros. una ficción? Y a quien aquí pregunte: « ¿es que de la ficción crear otras nuevas. y de su sí y su no. que como agorero estribillo se hace resonar de vez en cuando sobre nuestras cabezas soñadoras. el conjuro del racionalismo se Espíritu de Creación.