You are on page 1of 5

DETERMINANTES DE SALUD

Henrick Blum (1971), planteó que la salud es la resultante de un gran número de fuerza
o variables, las cuales él agrupa en cuatro categorías de factores: ambiente,
comportamiento humano, herencia y servicios de salud.

HERENCIA GENÉTICA.

En el proceso de salud, la genética entra en tres formas, en primer lugar, determina el


sustrato anatómico y fisiológico sobre el cual ocurre el fenómeno salud, ya que en gran
parte la capacidad de reacción del organismo, su fortaleza o debilidad, su resistencia o
susceptibilidad ante las noxas ambientales se establecen genéticamente; en segundo
lugar, la genética puede actuar asociada con el ambiente, originando problemas de
génesis multifactorial; en tercer lugar, la genética puede de por sí generar noxas que
desencadenan procesos de salud, en esta última encajan el grupo de problemas causados
por aberraciones cromosómicas (Blanco, Maya, 2013).

AMBIENTE.

El ambiente, el medio, son las circunstancias en las que vive el ser humano y a las que
debe adaptarse del mejor modo posible para estar sano, el factor ambiente entra en
juego en el fenómeno salud a través de elementos o componentes ambientales
específicos, los cuales actúan como desencadenantes de los microprocesos de salud. El
ambiente no puede concebirse como una unidad sino como varios componentes que
actúan simultáneamente: sociales y laborales (estructuras de la sociedad, su
organización, sus instituciones), físicos (temperatura, humedad, radiaciones,
vibraciones, contaminación, presión atmosférica, etc.), biológicos (humano, animal y
vegetal), nutricionales, etc. (Blanco, Maya, 2013).

La magnitud de la influencia de los componentes ambientales es una función de la


duración y la extensión del contacto; estos elementos están presentes en cualquier
relación entre el ser humano y su ambiente, la comprensión del proceso salud
enfermedad parte de la premisa que todo ser humano responde a las influencias del
ambiente como un todo, de una manera integrada: en estado de salud óptimo , el
individuo no cuenta sólo con toda su capacidad vital sino con la resistencia necesaria
para hacer frente a los riesgos del medio ambiente físico y biológico y con una vida de
relación y adaptación adecuada al ambiente social; la adaptación supondría una
situación de equilibrio que cuando se presiona demasiado produce un síndrome general
de adaptación y cuando se ha superado la resistencia biológica, aparece el cambio de
forma o función, que puede llevar a la enfermedad, puede haber potencialidades en el
individuo que lleven al sujeto a la recuperación o por el contrario, al deterioro o la
muerte; como la variabilidad individual es grande (herencia), igualmente serán variables
las reacciones y los cambios.
El medio ambiente es modificable en muchos casos, en favor de la salud, aunque en
algunos casos su costo puede ser tan considerable que obliga al individuo a adaptarse
con lo que ello implica (Blanco, Maya, 2013).

COMPORTAMIENTO (ESTILO DE VIDA).

El estilo de vida es el conjunto de directrices para la conducta, tales como tradiciones,


creencias, valores y pautas de conducta desarrolladas y reestructuradas en la
socialización, depende mucho de las motivaciones, personalidad del sujeto, estilos de
vida y pautas de conducta de los grupos sociales a los que se pertenece y se integra; hay
pautas de conducta que influyen de forma importante en la salud: consumo de cigarrillo,
licor o sustancias psicoactivas, sedentarismo, patrones de consumo de alimentos
(Blanco, Maya, 2013).

El comportamiento, que es la expresión del estilo de vida, actúa en estrecha


combinación con los otros factores determinantes del fenómeno salud; mediante la
educación pueden lograrse avances importantes en los rasgos más simples, pero las
desviaciones más marcadas sólo serán modificables a largo plazo con acciones
reiteradas y a un costo muy elevado; los resultados de algunas acciones que promueven
un estilo de vida saludable a veces tardan décadas en lograr sus resultados y por ello es
importante iniciarlas desde la familia y la escuela como organizaciones responsables de
la socialización primaria del individuo (Blanco, Maya, 2013).

SERVICIOS DE SALUD.

La disponibilidad, calidad, seguridad y oportunidad de los servicios de salud tienen


influencia en la salud pero no tanta como tradicionalmente se ha creído, el resultado de
la influencia de los servicios de salud, cuando éstos intentan modificar el curso de la
enfermedad, es diferente del resultado que tales servicios logran si lo que pretenden es
modificar el fenómeno salud en su totalidad (Blanco, Maya, 2013).

Modificar la enfermedad no es lo mismo que modificar la salud, la medicina y en


general las ciencias de la salud, han mejorado sustancialmente su efectividad en la lucha
contra la enfermedad con el perfeccionamiento de los medios de diagnóstico y
tratamiento, esta efectividad no puede extenderse a 1a noción integral de salud que
escapa a la acción exc1usivamente del sector y de las disciplinas de salud (Blanco,
Maya, 2013).

El efecto de los servicios de salud sobre la salud y la calidad de vida depende de su


grado de desarrollo, de las posibilidades de acceso geográfico, cultural y económico de
todos los ciudadanos a los servicios requeridos, de manera oportuna, de su calidad y de
la posibilidad de responder a las necesidades de los usuarios; unos buenos servicios de
salud, al alcance de todos de forma oportuna, contribuyen a la salud de una población
pero no explican en forma importante los cambios que en el fenómeno salud se dan en
una sociedad determinada. El desarrollo de los recursos humanos y tecnológicos en
salud, su eficiencia y eficacia a través de su organización en sistemas de servicios de
salud y la universalidad y oportunidad de acceso a los mismos, permitirá aumentar la
esperanza de vida, disminuir la mortalidad prevenible y mejorar la calidad de vida, lo
cual constituye a los servicios de salud en una herramienta para aumentar el status de
salud, pero la salud como fenómeno global escapa a la acción sectorial, de ahí que sea
tan importante la coordinación intersectorial para lograr mejoramientos importantes en
la salud y la calidad de vida de las comunidades (Blanco, Maya, 2013).

Existen variables que inciden en forma importante en la salud y no dependen de


acciones sectoriales tales como: saneamiento básico, vivienda, educación y
alimentación, un factor global que determina de manera crucial los niveles alcanzados
por una sociedad determinada en estas variables es el grado de desarrollo económico y
la distribución del ingreso, en tanto determinan los niveles de vida alcanzados por sus
integrantes (Blanco, Maya, 2013).

DETERMINANTES DE SALUD (MANUAL DEL MODELO DE ATENCIÓN


INTEGRAL DE SALUD – MAIS)

DETERMINANTES DE SALUD.

Se denomina al conjunto de procesos que tienen el potencial para generar protección o


daño, para la salud individual y colectiva. Factores complejos que al actuar de manera
combinada determinan los niveles de salud de los individuos y comunidades.

Los determinantes de salud que el MAIS-FCI lo asume es el modelo elaborado por la


Comisión de Determinantes Sociales de la OMS son: APS-R, Atención Primaria en
Salud-Renovada.

CONTEXTO SOCIOECONÓMICO Y POLÍTICO.

Se refiere a factores estructurales del sistema social que afectan de forma significativa a
la estructura social. Se incluyen los siguientes aspectos: a) gobierno en su aspecto
amplio, b) políticas macroeconómicas como, por ejemplo, las políticas fiscales o las
políticas que regulan el mercado de trabajo; c) políticas sociales que afectan al mercado
de trabajo, al estado del bienestar y a la distribución de la tierra y la vivienda; d) otras
políticas públicas (educación, atención sanitaria, etc.), y e) valores sociales y culturales,
como el valor que la salud y los servicios de salud tienen para la sociedad. Aún se
dispone de pocos estudios que relacionen el contexto político con la salud y las
desigualdades en salud de la población, aunque ya hay algunos que demuestran la
influencia de la tradición política en la salud, en el sentido de que los países con
tradición socialdemócrata potencian un estado del bienestar más extenso, con menos
desigualdades de renta y políticas de pleno empleo, y logran mejores resultados en
algunos indicadores de salud (sobre todo, se ha estudiado la mortalidad infantil) y
menores desigualdades de salud (Krieger Et al, 2005).

POSICIÓN SOCIOECONÓMICA.
En este apartado también se incluyen determinantes estructurales de las desigualdades
en salud, como los distintos ejes de desigualdad de la estructura social, en concreto la
clase social, la posición socioeconómica, el género y la pertenencia étnica. Estos ejes
determinan las oportunidades de tener una buena salud y ponen de manifiesto la
existencia de desigualdades en salud debidas a las jerarquías de poder o de acceso a los
recursos, en las que resultan más beneficiadas las personas de clases sociales
privilegiadas (Krieger Et al, 2000), o grupos que detentan el poder en las relaciones
sociales. La desigualdad que se produce se define relacionalmente, en el sentido de que
el mayor poder y el mejor acceso a los recursos por parte de las personas más
privilegiadas están en relación con el menor poder y el peor acceso de las más
desfavorecidas. Estos ejes de desigualdad están relacionados con el concepto de
discriminación o de las relaciones de clase, género o etnia injustas basadas en prácticas
institucionales e interpersonales donde miembros de un grupo dominante adquieren
privilegios a base de subordinar a otras personas, y justifican estas prácticas mediante
ideologías de superioridad o diferencias, que se denominan clasismo, sexismo o
racismo. (Lynch Et al, 2000)

DETERMINANTES INTERMEDIOS O FACTORES INTERMEDIARIOS.

La estructura social determina desigualdades en los factores intermediarios, los cuales, a


su vez, determinan las desigualdades en salud. Estos factores son: a) las circunstancias
materiales, como la vivienda, el nivel de ingresos, las condiciones de trabajo o el barrio
de residencia; b) las circunstancias psicosociales, como la falta de apoyo social, las
situaciones de estrés (acontecimientos vitales negativos), el poco control, etc.; c) los
factores conductuales y biológicos, como los estilos de vida que dañan la salud, y d) el
sistema de salud, pues aunque los servicios sanitarios contribuyen muy poco a las
desigualdades en salud, el menor acceso a ellos y su menor calidad para las personas de
clases sociales menos favorecidas es una vulneración de los derechos humanos.
Además, el pago de los servicios de salud puede llevar a la pobreza a la población de
estas clases sociales.

DETERMINANTES AMBIENTALES.

La interacción entre elementos naturales y sociales contribuye a la generación de


condiciones de protección o riesgo para la salud. Según el informe Landone (1974), se
estima que un 20% de la mortalidad en los países puede ser atribuida a riesgos
ambientales.

La protección de la salud depende de la capacidad de la sociedad para mejorar la


interacción entre la actividad humana y el ambiente químico, físico y biológico. Esto
debe hacerse de manera que promocione la salud humana y prevenga la enfermedad,
manteniendo el equilibrio y la integridad de los ecosistemas, y evitando comprometer el
bienestar de las futuras generaciones. (Placeres Et al, 2007)

En el país, los determinantes ambientales tienen una gran relevancia en la exposición a


condiciones de riesgo, por ejemplo las limitaciones en el acceso a agua segura, servicios
básicos, a condiciones para la seguridad alimentaria, que afecta sobre todo a las
poblaciones de zonas rurales y barrios populares de las ciudades.

Bibliografía
Blanco, H., & Maya, J. (2013). Fundamentos de Salud Pública Tomo I. Medellín: Fondo Editorial.

ECUADOR, MSP. (2012). Determinantes de Salud. En Manual del Modelo de Atención Integral
del Sistema Nacional de Salud Familiar Comunitario e Intercultural (MAIS-FCI) (págs.
40, 41, 42). Ecuador.