You are on page 1of 3

La extensión de la conciencia sindical entre la clase obrera española es un

hecho. Entendiendo por ello la conciencia de la necesidad de la acción sindical


organizada y por tanto de un sindicato obrero auténtico.

Para la consecusión de este sindicato se afirma cada vez mús una linea táctica
que combina la lucha legal con la extralegal. El desarrollo de las actuales
elecciones sindicales confirma la aplicación de esta táctica. De un lado, el
aprovechamiento de los medios legales que la CNS va concediendo en su
actual proceso de « horizontalización ». De otro, la creación y extensión de las
« Comisiones Obreras » que al margen de la legalidad pero eti w-za lucha cada
vez más abierta, menos clandestina, se presentan como un órgano unitario de
clase que apoya y coordina la lucha legal y sirven de necesario contrapeso a
las tendencias integradoras del « tinglado vertical ».

Se plantea de esta forma la lucha dentro de la CNS protagonizada por una


fuerza sindical obrera que se propone conquistar un sindicato propio,
unitario y autónomo. Se afirma de hecho UM poder sindical que lucha por
desbordar la CNS actual y desbaratar sus maniobras evolucionistas. Plan-
tearse la lucha en este marco significa darse cuenta de la importancia que
tiene el futuro de la CNS con su inmenso potencial financiado por los traba-
jadores. Significa considerar que éste es el mejor modo de condicionar su
futuro, viendo que la táctica inversa, es decir, el abstencionismo purista,
deja las puertas abiertas al oportunismo y a las maniobros falsificadoras del
capitalismo. Significa dar desde ahora un marco unitario de lucha a la clase
obrera.

En esta linea está la declaraciótl que a medidados de junio hicieron las


« Comisiones Obreras » de Vizcaya :

« Conscientes de la ineficacia del sindicato actual, de sus estructuras


caducas, de su falta absoluta de representación y de su incapacidad para
resolver los problemas de la clase obrera, los trabajadores de Vizcaya han
decidido participar en las elecciones sindicales con el único fin de constituir
un sindicato auténticamente obrero, representativo y libre. »

En la fase que se abre actualmente nos encontramos, pues ante ana linea
móvil que separa lo que es organización sindical propia, germen de la futura
sindical democrática, de lo que es CNS burocrática y represiva. En el
desarrollo del proceso, la primera tenderá a ganar y afianzar posiciones hasta
el logro total de sus objetivos.
3
El sindicalismo en España

Las a Comisiones Obreras x de Madrid en su documento Ante el futuro del


sindicalismo, elaborado a principios de este affo, definen así su linea táctica
en uno de sus apartados :
« Acepta la necesidad de unidad del movimiento obrero y de su indepen-
dencia, consideramos que el instrumento eficaz ha de ser la central sindical
única cuyas bases de construcción deberán ser libre y democráticamente
acordadas por las asambleas de trabajadores realizadas con la colaboración de
las organizaciones sindicales y obreras representadas en las empresas.
Estas asambleas deberán ser debidamente reglamentadas desde el escalón
de empresa. Podrá acordarse la constitución de una Federación de Sindicatos
de la misma rama de producción, un sindicato único, una Cámara sindical
o cualquier otra fórmula que se acuerde y que responda mejor a la voluntad
de los trabajadores. Consideramos que las actuales organizaciones de encua-
dramiento real y los movimientos de representación de los trabajadores
deberán colaborar siempre y por encima de todo, en esta aspiración unánime
de los trabajadores. »
A consolidar y ampliar la lucha por un sindicato unitario y democrático
hemos de dirigir nuestros esfuerzos. Para ello hemos de tener en cuenta que
la consecución de este objetivo va ligada al planteamiento de los problemas
que hoy se le presentan a la clase obrera española. Ello hará ver con más
claridad la necesidad urgente de un sindicato obrero capaz de plantearse
estos problemas y luchar por su solución.
Los problemas que al movimiento sindical se le presentan desde ahora, son
múltiples y cada vez más complejos. Su estudio ayudará, sin duda, a perfilar
y clarificar su futuro. Podemos considerar una serie de cuestiones que
creemos merecedoras de trn profundo estudio y abierta discusión. Estas
cuestiones no agotan, ni con mucho, la problemática sindical.
-Los cambios históricos sucedidos recientemente eti nuestro psis (estructu-
rales, tecnológicos, regionales, etc.).
-Los temas de unidad, autonomía y democracia sindicales.
-La estrategia de la lucha reivindicativa (política salarial, convenios colec-
tivos, primas, valoración de puestos de trabajo. seguridad social, formación
profesional, etc.).
-El planteamiento de aquellas necesidades sociales que no cubren la mera
reivindicación salarial (vivienda, transporte, ertseñanza, sanidad, etc.), y cuyo
planteamiento nos llevará a exigir determinadas c<reformas revolucionarias »
de estructuras.
-La estrategia sindical a escala de rama industrial o escala regional en
aquellas zonas que pasan actualmente por un proceso de crisis, reconversión
y concentración capitalistas (textil, minería, siderurgia...). Necesidad, en
estas zonas, de una estrategia ofensiva que supere la simple defensa de los
niveles de empleo y que tienda a porter en contradicción la actual politica neo-
capitalista a estos níveles.
-La estrategia patronal y su evolución.

© faximil edicions digitals, 2002 4


El sindicalismo en España

-El movimiento sindical a escala internacional. Posición del futuro movi-


miento sindical español ante las Centrales Internacionales (FSM, CIOSL,
CISC). El problema de la integración económica europea. Necesidad de la
coordinación sindical a escala de Mercado Común.
-La estrategia sindical a largo plazo en ana perspectiva socialista.
Somos conscientes de que a la problemática sindical aquí esbozada NO se le
puede dar soluciones de laboratorio. Los cuadros del n nuevo n movimiento
obrero, las actuales « Comisiones Obreras », el? expansión, los intelectuales
que estén directamente ligados a este movimiento real, irán perfilándolas
a medida que la estrecha relación entre práctica y teoría lo vaya permi-
tiendo.
En esta perspectiva se sitúa esta aportación de Cuadernos de Ruedo ibérico
en el terreno sindical. Los artículos que a continuación publicamos no han
de verse como soluciones o recetas mágicas a la problemática planteada,
sino como aportación teórica a ese movimiento real germen de la futura
sindical del movimiento obrero espafiol. Aportación que sometemos a abierta
discusidn.

Octubre de 1966 RAMON BULNES

Balance Este artículo ha sido publicado en la revista


clandestina Cuaderno Blanco (Revista de
orientación sindical, número 1, julio de 1966).
La publicación pretente simplemente apoyar la
y perspectiva creación del sindicato unitario y democrático
por el que lucha el movimiento obrero español.
« Toda la aportación de C.B. a esta lucha
-dice su editorial- se orientará en una doble
del dirección. De un lado intentará constituirse en
continua llamada a la unidad, por cuanto ~610
un sindicato unitario podrá hacer posible la

s3ndCcaI3smo plena satisfacción de las necesidades elemen-


tales e históricas de los trabaiadores esoañoles.
De otro lado abordará los” problemk que
plantea en nuestra sociedad la necesaria poten-
español ciación de un sindicalismo de ofensiva, de un
sindicalismo revolucionario. n

1. La época azul 1951 (por las importantes acciones de masas


que tienen lugar durante este año, así corno
Durante una larga etapa, el ajuste de intereses por la necesidad de retirar los aspectos más
entre el capitalismo español y la burocracia chillones del decorado fascista de cara a la
falangista de los sindicatos verticales ha sido opinión internacional), los jerarcas verticales
pleno. Aun cuando el protagonismo político de sabían firmes sus posiciones. La CNS, como
la Falange comienza a eclipsarse a partir de órgano de encuadramiento de las clases traba-
5