You are on page 1of 6

CO GNICIÓN

La inteligencia en el siglo xxi


La inteligencia humana ha sido objeto de numerosas definiciones científicas
a lo largo de los años. Ninguna definitiva. En el actual milenio se está configurando
una visión integrada del intelecto que plantea nuevos retos para la educación

JOSÉ ANTONIO M ARINA

E
n un mundo tecnológicamente avan­ niveles, que corresponden a los dos ámbitos fun­
EN SÍNTESIS
zado, la inteligencia despierta gran in­ cionales que la neurología, la psicología cognitiva
A dos bandas terés, incluso desde el punto de vista y las ciencias de la computación identifican: por

1 Los conocimientos económico. La revista Forbes anuncia un lado, las operaciones mentales que nuestro ce­
psicológicos y neuro- que el «cociente intelectual» va a ser el rebro realiza sin que seamos conscientes de ellas;
científicos apuntan a una próximo negocio del billón de dólares; las empre­ por otro, las funciones ejecutivas que controlan,
inteligencia que integra dos sas farmacéuticas trabajan para producir «poten­ hasta cierto punto, esas operaciones.
niveles operativos. ciadores cerebrales» y se contempla la posibilidad
de mejorar genéticamente la inteligencia.
El componente inconsciente
2 En concreto se compone
de una inteligencia com-
putacional (inconsciente) y
Algunas voces incluso apuntan que en un futu­
ro próximo se producirá una suerte de simbiosis
La inteligencia computacional constituye el «nue­
vo inconsciente» estudiado por la neurología. En­
otra ejecutiva (consciente). entre inteligencia individual y artificial, porque globa el conjunto de operaciones mentales que el
las conexiones entre cerebro y ordenador serán sujeto lleva a cabo sin tener consciencia de cómo

3 La educación debe fa-


vorecer el desarrollo de
ambos niveles de inteligen-
más fáciles. Ray Kurzweil, director de ingeniería
de Google, habla del advenimiento de la era de las
las realiza, pero que el cerebro es capaz de ejecu­
tarlas en paralelo, lo que proporciona gran eficien­
cia, con especial atención en máquinas «espirituales». Según esta corriente de cia. De esa manera se genera información: ideas,
el ejecutivo, y favorecer la pensamiento, pronto hablaremos de una «inteli­ imágenes, recuerdos, emociones, deseos, etcétera.
colaboración mutua. gencia aumentada», correlato subjetivo de la «rea­ Muchos autores han reconocido la existencia
lidad aumentada» que actualmente manejamos. de un «generador de ideas»: el psicólogo Jerome
La tecnología de los macrodatos (big data) aspira Bruner habla de un generador de hipótesis; el
a un conocimiento de la realidad sin necesidad lingüista y filósofo Noam Chomsky, de estruc­
de teorías, mediante la utilización de poderosos turas generativas en el lenguaje, y el psicólogo
algoritmos capaces de encontrar patrones en in­ clínico Paul Salkovskis, de la Universidad de Bath,
formación masiva y heterogénea. considera que las intrusiones cognitivas reflejan
En definitiva, la innovación continua produce las actuales preocupaciones de una persona que
un cambio acelerado al que la población tiene que brotan desde un generador de ideas en el cerebro.
adaptarse. Ello lleva a que se configure una nueva Basta intentar mantener la mente en blanco para
visión del intelecto, según la cual la función pri­ comprobar el trabajo incesante de esa máquina
mordial de la inteligencia humana consiste en diri­ de ocurrencias.
gir la acción para conseguir la homeostasis interna, La capacidad de la inteligencia computacional
la satisfacción de las necesidades y la adaptación para llevar a cabo complejas operaciones de forma
al entorno. Así, pues, la capacidad de aprender con no consciente es uno de los más asombrosos ha­
rapidez, de elaborar información, de resolver pro­ llazgos de la neurociencia actual. Sin embargo, el
blemas y gestionar emociones son competencias fenómeno se conoce desde hace tiempo. Numero­
que colaboran a la función principal. sos matemáticos han apelado a un «pensamiento
En este nuevo modelo que se está configuran­ no consciente» para explicar sus descubrimientos.
do, la inteligencia humana se organiza en dos Carl Friedrich Gauss (1777­1855) contó en una car­

26 MENTE Y CEREBRO 66 - 2014


THINKSTOCK

NUEVAS ESTRATEGIAS
ta su descubrimiento de un complejo teorema de matemático Srivanasa Ramanujan es paradigmá­
En un escenario de simbiosis
la teoría de números: «Hace dos días, lo logré, no tico. Afirmaba que sus teoremas le eran inspirados entre inteligencia personal
por mis penosos esfuerzos, sino por la gracia de directamente por la diosa Namagiri, durante sus y artificial será necesario un
Dios. Como tras un repentino resplandor de re­ sueños. Wolfgang Amadeus Mozart (1756­1791), fortalecimiento de las funcio-
lámpago, el enigma apareció resuelto. Yo mismo por su lado, afirmaba que las composiciones se nes ejecutivas a fin de dejar a
no puedo decir cuál fue el hilo conductor que co­ le aparecían de una vez. salvo la libertad individual.
nectó lo que yo sabía previamente con lo que Una parte de los resultados de esa «inspiración»
hizo mi éxito posible». La misma sensación ex­ (imágenes, ideas, emociones, recuerdos, melodías)
perimentó William Rowan Hamilton (1805­1865) pasa al estado consciente. Esta es otra de las ca­
cuando descubrió los cuaternios: «Vinieron a la racterísticas fundamentales del nuevo modelo de
vida completamente maduros, el 16 de octubre inteligencia ejecutiva: la importancia que conce­
de 1843, cuando paseaba con la señora Hamilton de a la consciencia y a la información en estado
hacia Dublín, al llegar al puente de Brougham. Allí consciente. Pero no siempre ha sido así.
saltaron en mi interior, como chispas, las ecuacio­ Investigadores como Ray Jackendorff o Marvin
nes que buscaba». El científico polifacético Henri Minsky, uno de los padres de la inteligencia artifi­
Poincaré (1854­1912) recuerda que la solución al cial, han negado la relevancia de la consciencia en
complicado problema de las funciones fuchsianas el comportamiento humano. En opinión de Mins­
apareció de repente en su cabeza en el momento ky, la consciencia va siempre un poco retrasada
de subir a un autobús para iniciar una excursión. respecto de los acontecimientos neuronales que la
Sacó la conclusión obvia: él no estaba pensando producen y, por tanto, es inútil. Los experimentos
en esas funciones, pero su cerebro, sí. La creación del neurólogo Benjamin Libet (1916-2007) demos­
matemática, concluyó, es inconsciente. El caso del traron que unos doscientos milisegundos antes de

MENTE Y CEREBRO 66 - 2014 27


CO GNICIÓN

que decidamos ejecutar un movimiento, ya se han contaminada. Si el impulso dirigiera su acción,


activado las zonas premotoras correspondientes bebería a pesar del peligro. Sin embargo, detiene
[véase «Tras el libre albedrío», por Cristoph Her­ la acción. Esta es la tarea de la inteligencia ejecu­
man; Mente y cerebro n.o 53, 2012]. tiva: bloquea el impulso, compara la información
No obstante, parece confirmarse que la cons­ consciente con un criterio de evaluación, la acep­
ciencia mejora la capacidad de la inteligencia para ta, rechaza o pide a la inteligencia computacional
Desde un dirigir la acción. «La mente humana consciente que la reelabore. El criterio de evaluación puede
punto de vista ha hecho que la evolución tome un rumbo nue­ ser variado: estético, racional, emocional, ético.
vo, precisamente porque nos ha facilitado la po­ El proyecto vigente, o la meta buscada, funciona
estructural,
sibilidad de elegir», indica el neurólogo Antonio también como criterio de evaluación del proceso.
la inteligencia Damasio. Cuando nos levantamos para buscar un libro
humana es de la biblioteca, activamos esquemas muscula­
Conversación a dos bandas res que funcionan de manera automática, pero
lingüística
Rastreemos la génesis de un deseo, por ejemplo, de forma consciente sorteamos los obstáculos y
la sed. Conocemos los mecanismos neuronales evaluamos si alcanzamos el volumen o debemos
que detectan un nivel elevado de cloruro sódi­ buscar una escalera.
co en la sangre y producen el impulso a beber. El diálogo entre los dos niveles de la inteligen­
Asistimos aquí al momento en que una operación cia se manifiesta en las actividades creativas. Los
de la inteligencia computacional (la necesidad de artistas reconocen que la primera idea les viene
disminuir el nivel de sodio) se transforma en una a la cabeza sin saber por qué. Procede de la inteli­
experiencia consciente (la sed). Imaginemos que gencia computacional. Al artista puede resultarle
el sujeto que la siente solo tiene a su alcance agua interesante: el novelista Henry James explicaba
que «veía posibilidades» y entonces centraba la
atención y construía sobre ella un proyecto. El
Habilidades de la inteligencia ejecutiva poeta Paul Valéry señalaba: «El primer verso de
un poema lo proporciona la Musa; a partir de ahí
Las funciones ejecutivas del cerebro representan uno de los temas más inves- debemos continuar voluntariamente».
tigados por la neurociencia en los últimos años. Se las relaciona con los lóbulos Lo que caracteriza al creador —sea en el cam­
frontales, que trabajan como un director de orquesta del resto de la actividad po del arte, de la ciencia o de la tecnología— es
cerebral. En torno a la inteligencia ejecutiva se han identificado nueve funciones ver posibilidades donde otros no ven nada. Jeff
principales: activación cerebral intencionada, inhibición del impulso, control de la Hawkin, investigador que ha pasado de la infor­
atención, selección de metas, mantenimiento del flujo de energía dirigido a una mática a la neurología, considera que el intelecto
meta, memoria operativa, flexibilidad, regulación emocional y metacognición. está siempre a la caza de patrones. Cuando la in­
teligencia ejecutiva acepta un proyecto, activa la
Inhibición memoria correspondiente a esa tarea (memoria
de la operativa o de trabajo), la cual actúa como ana­
impulsividad
Activación Dirección lizadora de la información. Evalúa todo a partir
cognitiva de la atención del proyecto. Esa actitud permanece mientras el
propósito se halla vigente; desaparece cuando se
ha cumplido. Se trata del efecto Zeigarnik, es decir,
Control la tendencia a recordar mejor las tareas inacaba­
Metacognición
FUNCIONES emocional
das que las acabadas según publicó la psicóloga
EJECUTIVAS Bluma Zeigarnik en 1927.
La relación de la memoria operativa con las
Planifica­
actividades creativas está confirmada. John Joni­
Memoria ción y
operativa organización des, de la Universidad de Michigan, explica: «La
de metas
memoria operativa se halla causalmente relacio­
Mante­ nada con el éxito del pensamiento de alto nivel.
Flexibilidad
nimiento
cognitiva Constituye un excelente predictor de la capacidad
de la acción
de resolver problemas». Philip Merikle, de la Uni­
versidad de Waterloo, reveló a través de un me­

28 MENTE Y CEREBRO 66 - 2014


taanálisis de 77 estudios la alta correlación entre nivel como procesamiento distribuido en paralelo En el ámbito de las
la memoria de trabajo y la capacidad de compren­ (PDP) y al superior como control consciente y de­ psicopatologías
sión lingüística. Art Markman, de la Universidad liberado (CCD). Las alucinaciones, los trastor-
nos obsesivos compulsivos o
de Texas, ha correlacionado esta capacidad me­ También habría que considerar las aportacio­
las depresiones son producto
morística con la creatividad. nes de los psicólogos preocupados por el tema del de la inteligencia computa-
control de la conducta, concepto que pasó de la cional, que funciona de forma
Desde el consciente y el lenguaje cibernética a la psicología a través de la teoría de autónoma. También se han
identificado alteraciones
El modelo ejecutivo de la inteligencia no ha surgi­ la agencia (estudia el autocontrol de la conducta ejecutivas: la incapacidad de
do de repente; antes bien, ha requerido un largo humana). Todos ellos admiten algún proceso que inhibir la respuesta, de iniciar
período de elaboración. Cabe recordar como pre­ dirige el comportamiento. la acción, tomar decisiones,
mantener las metas o de
cursores a Alexander Luria (1902­1977) desde la En este contexto, Anette Karmiloff-Smith, de la
cambiar los objetivos. James
neurociencia, y a Ulric Neisser (1928­2012), Tim Universidad de Londres, ha elaborado en fecha re­ Russell, de la Universidad
Shallice, Donald Norman, y Robert Sternberg des­ ciente una versión de la obra de Piaget que repara de Oxford, ha estudiado el
de la psicología cognitiva. Luria estudió los lóbu­ en los fenómenos de control. Divide la evolución autismo como desorden
ejecutivo. Russell A. Barkley,
los frontales, sus funciones y patologías a través infantil en tres etapas: el niño aprende a llevar a uno de los más reputados
de la expresión del cerebro ejecutivo. Asimismo cabo una actividad; se centra en controlar la ma­ investigadores en trastorno
investigó, siguiendo la huella de su maestro Lev nera de ejecutarla, y vuelve a centrarse en reali­ por déficit de atención e hipe-
ractividad, considera que esta
Vigotsky, el «habla interna», como herramienta zarla, pero de otra manera. Desde la arqueología
psicopatología forma parte de
para que el cerebro lleve a cabo sus funciones cognitiva, Merlin Donald, de la Universidad Case una alteración de las funcio-
ejecutivas. Desde un punto de vista estructural, Western, revela que el primer desarrollo que dife­ nes ejecutivas más amplia.
la inteligencia humana es lingüística, ya que las renció a Homo sapiens de otras especies consistió
personas necesitamos del lenguaje para pensar en la capacidad de recuperar de manera voluntaria
y comunicarnos con los demás y con nosotros las entradas de memoria. Y William Powers (1928-
mismos, y gestionar el propio cerebro. 2013), padre de la teoría del control, sostuvo que
Neisser apuntó la necesidad de admitir un la conducta intencional y el control son la misma
«agente que seleccione y emplee la información cosa. Definió este último como «la producción de
almacenada, aunque nos parezca desagradable». resultados estables frente a factores que deberían
Le atribuía el adjetivo «desagradable» porque ha­ producir inestabilidad».
blar de un elemento que selecciona o toma deci­ En resumidas cuentas, controlamos la conducta
siones resucitaba el fantasma del «alma» o del cuando mantenemos estable nuestro plan, aun­
«homúnculo» que se hacía cargo de los mandos. que las circunstancias exteriores cambien.
No le parecía aceptable la idea de un yo que to­
mase decisiones, porque este debería tener den­
Formulaciones actuales
tro otro yo que tomara las decisiones, y así hasta El modelo de los dos niveles ha sido propuesto
el infinito. A pesar de esta dificultad, afirmaba: también por el premio nobel Daniel Kahneman en
«Es difícil imaginar un sistema explicativo que su obra Pensar rápido, pensar lento (2012). «El sis­
no distinga entre una memoria que guarda los tema 1 opera de manera rápida y automática, con
conocimientos y un agente o procesador que, de poco o ningún esfuerzo y sin sensación de control
alguna manera, la utilice». voluntario. El sistema 2 centra la atención en las
Tim Shallice y Donald Norman, director del Ins­ actividades mentales esforzadas que lo deman­
EN BREVE
tituto de Neurociencia Cognitiva de la Universi­ dan; sus operaciones están a menudo asociadas
dad de Londres y de la Universidad Noroccidental, a la experiencia subjetiva de actuar, elegir y con­ Tipos de inteligencia
respectivamente, presentaron en 1986 un modelo centrarse.» Esta es una operación que consume n Computacional: Conforma la
en el que distinguían un procesamiento automá­ gran cantidad de energía. [véase «Psicología de parte inconsciente del inte-
lecto; se la relaciona con los
tico y otro controlado. Frente a las conductas auto­ las preferencias», por Daniel Kahneman y Amos
automatismos adquiridos,
máticas e involuntarias se encuentran aquellas Tversky, en Investigación y Ciencia, mayo de también con la creatividad.
que requieren un control deliberado y consciente 1982.] n Ejecutiva: Pertenece al nivel
(planear y tomar decisiones, buscar soluciones a Los experimentos de Roy Baumeister, de la consciente; se la considera
un problema o enfrentarse a situaciones de alta Universidad estatal de Florida en Tallahassee, han sede de la capacidad de
decisión, el autocontrol y,
complejidad y que precisan superar un hábito so­ demostrado que todas las variantes del esfuerzo en último término, de la
breaprendido, entre otras). Bautizaron el primer voluntario (cognitivo, emocional o físico) se sir­ libertad individual.

MENTE Y CEREBRO 66 - 2014 29


CO GNICIÓN

directrices operativas que deben seguirse para


Un término con numerosas versiones que el organismo alcance sus metas.
La esencia de esas líneas directrices se antoja
El concepto de inteligencia ha sido vivamente debatido a lo largo de la historia.
bastante sencilla: «Si sucede A, entonces hacer B».
En el año 1921, The Journal of Educational Psychology convocó un simposio sobre
Para que cierta acción se lleve a cabo de manera
el significado de esta palabra. Catorce expertos propusieron definiciones varia-
expeditiva y correcta debe existir un incentivo
das: «el poder de dar buenas respuestas desde el punto de vista de la verdad»
que favorezca un tipo de reacciones sobre las
(Edward L. Thorndike, 1874-1949); «la capacidad de pensar abstractamente»
otras. Las recompensas y los castigos se admi­
(Lewis M. Terman, 1877-1956); «la capacidad de adaptarse a situaciones relativa-
nistran basándose en el diseño de sistemas de
mente nuevas» (Rudolph Pintner, 1884-1942); «la capacidad para adquirir capa-
criterios de reacción. La consciencia y, en espe­
cidad» (Herbert Woodrow, 1883-1974). Ninguna de las definiciones presentadas
cial, la de sí mismo, supuso para los humanos un
contentó a la totalidad de los investigadores. En un famoso artículo publicado
aumento de la eficiencia en la conducta. «Antes
en New Republic, Edwin Boring, historiador de la psicología, concluyó que habría
de su aparición, la regulación de la vida era to­
que definir la inteligencia como «lo que miden los test de inteligencia». Setenta
talmente automática. Después de la aparición de
y cinco años más tarde, Robert Sternberg y la redacción de la revista Intelligence
la consciencia, la regulación de la vida conservó
plantearon la misma cuestión a otro grupo de especialistas. El desacuerdo con-
automatismos, pero de manera paulatina quedó
tinuó, hasta tal punto que Hans Eysenck, una de las personalidades consultadas,
bajo el influjo de deliberaciones orientadas por el
respondió a la pregunta con un artículo titulado: «¿Existe la inteligencia?». San-
sí mismo [...] La consciencia es una recién llegada
dra Scarr y Louise Carter-Saltzman afirmarían con contundencia: «Nadie sabe
en la gestión de la vida», señala Damasio. En otras
lo que es la inteligencia». En los años noventa aparecieron nuevos enfoques,
palabras, evolutivamente, la inteligencia ejecutiva
como la «inteligencia emocional» (Daniel Goleman), la «inteligencia práctica»
ha emergido de la inteligencia computacional.
(Sternberg) o las «inteligencias múltiples» (Gardner), que no fueron capaces de
La capacidad de autocontrol es una creación
presentar un modelo completo del funcionamiento de la inteligencia humana.
cultural, que se transmite por la educación. «La
Allen Newell, padre de la inteligencia artificial, anunció en su libro Unified
infancia y la adolescencia del ser humano duran
theories of cognition la necesidad de crear una teoría unificada de la cogni-
el desmedido tiempo que duran porque se tarda
ción, que integrase los conocimientos psicológicos y los relacionados con la
mucho en formar y capacitar los procesos incons­
inteligencia artificial. Aunque él mismo pretendió elaborarla, solo se ocupó del
cientes de nuestro cerebro y en crear, dentro de
conocimiento, por lo que dejó de lado el mundo de las emociones.
ese espacio cerebral inconsciente, una forma
WIKIMEDIA COMMONS / WORLD ECONOMIC FORUM / CC-BY-SA 2.0

de control que, de manera más o menos fiable,


pueda actuar de acuerdo a metas e intenciones
conscientes.»
WIKIMEDIA COMMONS / SIRSWINDON / CC-BY-SA

Para la neurofilósofa Patricia Churchland, en


WIKIMEDIA COMMONS / DOMINIO PÚBLICO

la actualidad en la Universidad de California en


San Diego, esa lenta formación puede describir­
se como el proceso de transferencia de parte del
control consciente a un servidor inconsciente. Su
Edward L. afirmación nos conduce directamente al campo
Thorndike Hans Eysenck Daniel Goleman
de la educación.

Futura sociedad del aprendizaje


ven, al menos en parte, de un fondo compartido Los retos a los que se enfrenta la pedagogía en
de energía mental. La inteligencia ejecutiva se en­ este siglo xxi pueden resumirse en tres objeti­
cargaría de la administración de esa energía. vos esenciales: desarrollar la inteligencia com­
Con todo, la formulación más completa hasta el putacional, fomentar la ejecutiva y conseguir
La consciencia
presente del modelo ejecutivo de la inteligencia la una buena colaboración entre ambas. En este
del sí mismo encontramos en las investigaciones de Damasio. sentido, los estudios sobre neuroplasticidad
supuso un Comenzó estudiando la corteza prefrontal y su constatan nuestra capacidad de aprender más
enlace con las áreas límbicas y ha terminado ela­ de lo que creíamos, ya que podemos educar el
aumento de
borando un modelo general del funcionamiento inconsciente, es decir, el conjunto de operaciones
la eficacia de la mente. El diseño homeostático de todas las que desarrolla la inteligencia computacional. En
de la conducta criaturas vivas se conforma de una colección de ese primer nivel de la inteligencia se encuentran

30 MENTE Y CEREBRO 66 - 2014


Un bucle prodigioso en el cerebro
Una persona puede modificar los esquemas que ha configurado a partir del aprendizaje. ¿Cómo?
Mediante un entrenamiento desde la consciencia. Según expone el neurólogo Antonio Damasio,
desde un control consciente (inteligencia ejecutiva) puede guiarse la construcción de la maquinaria
inconsciente (inteligencia computacional), de la que a su vez procede. De esta manera se forma un
«bucle prodigioso». Como señaló Norman Doidge, experto en neuroplasticidad, el cerebro se construye Para saber más
a sí mismo. Ello abre un abanico de posibilidades en el ámbito de la educación. Handbook of self-regulation.
R. F. Baumeister y K. D. Vohs.
The Guildford Press, 2004.
INTELIGENCIA EJECUTIVA Entrenamiento
Think different: The merits of
unconscious thought in prefe-
rence development and deci-
sion making. A. Dijksterhuis
Umbral en Journal of Personality and
de la consciencia Adquisición Social Psychology, vol. 87,
de hábitos págs. 586-598, 2004.
Where creativity resides:
INTELIGENCIA GENERADORA The generative power of un-
O COMPUTACIONAL conscious thought. A. Dijks­
No consciencia terhuis, A. y T. Meurs en Cons­
ciousness and Cognition, vol. 15,
Sistema Sistema Sistema Automatismos págs. 135-146, 2006.
cognitivo motor afectivo
What is computational inte­
lligence and where is it going.
Challenges for computational
intelligence. W. Duch en Stu­
dies in Computational Intelli­
los esquemas que generan ideas, emociones o la relación entre la neurología y la ética: si las gence, vol. 63, págs. 1-13, 2007.
movimientos, que ya describiera el psicólogo funciones ejecutivas constituyen el fundamen­ Towards comprehensive
Frederic Bartlett (1886-1969). Según su teoría, to neurológico de la autonomía, el autocontrol foundations of computational
intelligence. W. Duch en Cha­
el «esquema» es una estructura neuronal con­ y, en último término, la libertad, nos estamos llenges for computional inte­
figurada por aprendizaje, que permite realizar moviendo en un terreno de trascendental im­ lligence, Springer, 2007.
operaciones cognitivas, emocionales o motoras. portancia para la evolución de la humanidad. Modelos de funciones y con-
trol ejecutivo (I y II). J. Tirapu-
Como describía Bartlett, cuando un tenista gol­ Daniel Dennet, filósofo que conoce bien las Ustárroz et al. en Revista de
pea la pelota, utiliza sus esquemas musculares. nuevas tecnologías y la neurociencia, asegura Neurología, vol. 46, n.o 11 y 12,
págs. 684-692 y 742-750, 2008.
Pero cuando llevamos a cabo una operación ma­ que la libertad es el final de un largo proceso de
The unconscious mind. J. Bargh
temática, usamos los cognitivos. Los esquemas «autodomesticación» de la especie humana. Es y E. Mosella en Perspectives on
pueden cambiarse, lo que abre a la educación decir, se trata de una creación cultural que es pre­ Psychological Science, vol. 3,
n.o 1, págs. 73-79, 2008.
insospechados horizontes. ciso mantener y transmitir. Por eso, una de las
The organisation of mind.
Los descubrimientos de la neurociencia, que grandes tareas que tenemos quienes trabajamos T. Shallice y R. Cooper. Oxford
ya se aplican en la clínica, deben emplearse en en el complejo transdisciplinar que engloba la University Press, Nueva York,
2011.
la escuela. Se han dado los primeros pasos. En neurociencia, la psicología y la pedagogía, con­
La inteligencia ejecutiva. J. A.
2004 se constituyó la Sociedad Internacional de siste en conocer bien y aprender a fortalecer las Marina. Ariel, Barcelona, 2012.
Mente, Cerebro y Educación (IMBES por sus siglas funciones ejecutivas. Es una tarea decisiva para Neuropsicología de la corteza
en inglés) para impulsar una ciencia transdisci­ mantener la humanización de nuestra especie. prefrontal y las funciones eje-
cutivas. J. Tirapu et al. Viguera,
plinar, construida sobre la neurociencia, la psi­ En palabras de Alain Caron, de la Universidad
Barcelona, 2012.
cología y la pedagogía. También se ha producido Laval: «Necesitamos elaborar una pedagogía de
una abundante bibliografía sobre neurodidáctica la atención, el autocontrol y el mantenimiento En nuestro archivo
o neuroeducación, es decir, sobre cómo enseñar del esfuerzo». La neurodidáctica a examen.
pensando en el cerebro. N. Westerhoff en MyC n.o 44,
2010.
Asimismo, el nuevo modelo de la inteligen­
José Antonio Marina es filósofo y di- Inteligencia 2.0. C. Wolf en
cia aviva el debate sobre la libertad individual. rector de la Cátedra sobre Inteligencia MyC n.o 48, 2011.
En 2011, Michael S. Gazzaniga, neurólogo que Ejecutiva de la Universidad Antonio de La inteligencia: ¿un eterno
Nebrija. Ha escrito numerosos libros debate? C. Wolf en MyC
se distinguió por sus estudios sobre el cerebro y artículos sobre la inteligencia y la n.o 65, 2014.
dividido, reflejaba en la obra Who’s in charge? creatividad.

MENTE Y CEREBRO 66 - 2014 31