You are on page 1of 6

Anestesia general complicaciones

RIESGOS DE LA ANESTESIA GENERAL

Existe un mito de que la anestesia general es un procedimiento


peligroso. Complicaciones exclusivas de la anestesia general son raras,
sobre todo en pacientes sanos. En la mayoría de los casos, las
complicaciones se derivan de enfermedades graves que el paciente ya
tenía, como enfermedades cardíacas, renales, hepáticas o pulmonares
en una etapa avanzada, o por complicaciones de la cirugía en sí, como
sangrado o lesión / fallos de los órganos vitales.

A modo de ejemplo, un trabajo canadiense de 1997 solamente con


cirugía dental bajo anestesia general, o sea, cirugías de bajo riesgo
realizadas en pacientes sanos, encontró una tasa de mortalidad de
solamente 1,4 a cada 1 millón de procedimientos. Esto demuestra que la
anestesia, en sí, es muy segura.

Es importante destacar que muchas cirugías bajo anestesia general son


realizadas en pacientes con enfermedades graves o en cirugías
complejas de alto riesgo. Sin embargo, en la gran mayoría de los casos,
cuando el resultado es trágico, raramente la culpa es solamente de la
anestesia general.

También es importante señalar que la anestesia general es un


procedimiento complejo, debiendo ser ejecutada solamente por
profesionales calificados y en ambientes con amplia estructura para esto.

Riesgos y complicaciones de la anestesia general

Los efectos secundarios graves de la anestesia general son poco comunes en personas que por lo demás

están sanas. Pero dado que la anestesia general afecta a todo el cuerpo, es más probable que provoque

efectos secundarios que la anestesia local o regional. Afortunadamente, la mayoría de los efectos

secundarios de la anestesia general son menores y pueden manejarse con facilidad.

Usted recibirá instrucciones sobre cuándo dejar de comer o beber antes de la anestesia a fin de que

tenga el estómago vacío. Esto ayudará a evitar que inhale (aspire) alimentos en sus pulmones. Asegúrese

de seguir cuidadosamente las instrucciones que le hayan dado. El tubo de respiración que se introduce

durante la anestesia general también puede evitar que el contenido del estómago le entre en los

pulmones.

Después de la cirugía con anestesia general, un efecto secundario común es tener náuseas y vómitos. La

mayor parte del tiempo, esto se puede tratar y dura poco tiempo. Además, algunas personas tienen dolor
de garganta o ronquera causadas por el tubo de respiración que se introdujo mientras la persona estaba
inconsciente. La introducción del tubo de respiración en ocasiones puede causar daños en la boca o en

los dientes, aunque esto es poco común.

Los riesgos poco frecuentes pero graves de la anestesia general incluyen:


 Ataque cardíaco, insuficiencia cardíaca o ataque cerebral.
 Aumento o disminución de la presión arterial.
 Neumonía u otros problemas respiratorios.
 Reacciones a los medicamentos utilizados en la anestesia.
 Daño muscular y un aumento rápido de la temperatura corporal.
 Muerte.
Algunas personas que van a someterse a anestesia general dicen estar preocupadas de que no lleguen a

estar totalmente inconscientes y de que en cambio se "despierten" y estén parcialmente conscientes

durante el procedimiento quirúrgico. Pero estar consciente durante la anestesia general es muy poco

común. Los especialistas en anestesia prestan atención cuidadosa y utilizan muchos métodos para evitar

esto.
Posibles efectos secundarios
 Náuseas y vómitos. Es un efecto secundario común, que puede ocurrir dentro de los
primeros días del postoperatorio
 Dolor de garganta. Motivado por la colocación de un tubo en la tráquea para permitir
la ventilación. Los cuerpos extraños en la tráquea son muy molestos, como todos
hemos experimentado alguna vez, y el haber tenido un tubo con un manguito inflado a
presión puede ocasionar dolor de garganta.
 Confusión. El paciente puede estar desorientado y confuso al despertar de la cirugía,
Sucede especialmente en pacientes de avanzada edad, y suele durar unos días.
 Dolores musculares. Si se han utilizado fármacos para relajar los músculos.
 Escalofríos e hipotermia: La anestesia produce bajada de temperatura en el paciente,
y puede presentar estos efectos en el postoperatorio.

Complicaciones
A continuación, detallamos complicaciones que son posibles, pero como se ha
mencionado, muy poco probables.

 Para asegurar la ventilación se suele colocar un tubo en la tráquea, y en ocasiones


puede ser difícil, dependiendo de las características físicas del paciente. En estos
casos se podrían producir lesiones por traumatismo en dientes, esófago o tráquea y
en casos extremos se puede necesitar hacer una traqueotomía.
 Aun estando en ayuno, podría haber paso del contenido digestivo a los pulmones,
produciendo complicaciones respiratorias que pueden ser severas.
 Otra complicación infrecuente, más relacionada con el mal estado previo del paciente
son las alteraciones cardíacas (arritmia, infarto…).
 La hipertemia maligna es una subida de temperatura difícil de controlar.
 Al canalizar las venas se podrían producir hematomas o lesión de estructuras
cercanas. Las sustancias administradas podrían producir reacciones alérgicas,
aunque cada vez es más infrecuente.
Anestesia regional
Posibles efectos secundarios
 Dolor de cabeza. En la Anestesia raquídea se perfora la duramadre y por ese agujero
puede salir el líquido céfalo raquídeo, que al estar en conexión con el cerebro, su falta
puede producir dolor de cabeza. Se minimiza el riesgo con agujas finas (agujero más
pequeño).
 Dolor de espalda en el sitio donde se ha insertado la aguja.
 Dificultad para orinar, ya que también se afectan los nervios que controlan la micción.

Complicaciones
 Algunas posibles complicaciones de la anestesia regional son debidas a las agujas
(hematomas, desgarro de estructuras vecinas).
 Una rara complicación, más relacionada con factores personales puede ser la
infección en el lugar de la inyección.
Complicaciones más severas, pero más raras serían:

 Lesión de los nervios. Puede haber una afectación nerviosa por toxicidad de los
anestésicos locales
 Inyección del anestésico en un vaso sanguíneo: El fármaco produce un efecto más
acentuado de hipotensión y bradicardia y podría en casos graves llegar a producir
arritmias y excitación o depresión del sistema nervioso central.
Ante la presencia de una complicación es necesario a veces dormir al paciente y hacer
una anestesia general.

El riesgo de muerte por una anestesia general es extraordinariamente bajo, estimado


aproximadamente en 5 de cada 100.000 intervenciones (el gordo de Navidad toca a 1 de
cada 100.000).

Existen algunos problemas que pueden considerarse más graves después de


haber estado sometido a la anestesia general, estos son:
-Confusión

-Dificultad para orinar

-Problemas intestinales

-Dificultad para respirar por sí mismo

-Neumonía

-Coágulos de sangre
También pueden haber otras condiciones que son extremadamente graves
como la hipertermia maligna. Esta es una condición extremadamente
grave que es genética, una reacción heredada a algunos medicamentos
que se usan durante la anestesia y que pueden ser potencialmente
mortales. La afección causa una fiebre alta y contracciones musculares
que pueden provocar insuficiencia orgánica si no se diagnostica y trata
rápidamente. Un paciente que tiene un familiar con antecedentes de
hipertermia maligna puede someterse a prueba antes de recibir los
anestésicos.
Otra consecuencia es la conciencia durante la anestesia. Esta es una
condición rara que resulta que la anestesia no es complemente efectiva y
no causa toda la pérdida del conocimiento. Hay pacientes que relatan
sus experiencias y recuerdan las conversaciones mantenidas por los
profesionales dentro del quirófano. Incluso algunos fueron capaces de
ver, oír y sentir todo lo que sucedía durante la cirugía. Aunque que esto
ocurra es extremadamente raro cuando se administra la anestesia a las
personas.
Igualmente, antes de someterte a una operación con anestesia general,
lo habitual es que tu médico te informe de todos los posibles efectos
secundarios e incluso, que te hagan firmar un papel para que des tu
consentimiento y seas conocedor de las posibles complicaciones.
Riesgos de la anestesia general que aparecen en menos del 1% de los casos

COMPLICACIONES DE LA ANESTESIA GENERAL Un efecto secundario frecuente de la anestesia


general son las náuseas y los vómitos después de la cirugía. Algunas personas también pueden
padecer dolor de garganta y, muy ocasionalmente, lesiones en los dientes, labios, encías o
cuerdas vocales a raíz de la introducción de sondas respiratorias y dispositivos en las vías
respiratorias. Algunas de las complicaciones menos frecuentes y más graves son hipertermia
maligna (una enfermedad muscular hereditaria e infrecuente, que algunos anestésicos pueden
disparar), ataque cardíaco, accidente cerebrovascular o muerte; estos son más probables en
pacientes que tienen problemas cardíacos, hipertensión arterial, diabetes, nefropatía o
enfermedades pulmonares. Muy infrecuentemente, las personas pueden comenzar a estar
conscientes de los acontecimientos cuando se cree que están inconscientes por la anestesia
general; es más probable que esto ocurra durante una cirugía de emergencia si el paciente se
encuentra en estado de conmoción, durante cirugía a corazón abierto con una máquina de
circulación extracorporal, o debido a un error en la medicación o el funcionamiento
defectuoso del equipo de anestesia.

INTRODUCCIÓN La Sociedad Americana de Anestesiólogos (ASA), define a los cuidados en la


recuperación postanestésica como las actividades realizadas en el paciente después de la
ejecución de un procedimiento quirúrgico y el anestésico primario concomitante, centrándose
en el manejo postoperatorio de los pacientes.¹ La Unidad de Cuidados Postanestésicos (UCPA)
es un espacio físico en las salas de cirugía con la infraestructura y la dotación necesarias para la
recuperación del paciente que ha recibido anestesia general, regional o sedación.² En los
primeros días posteriores a la cirugía se pueden detectar complicaciones pulmonares, infarto
agudo de miocardio, sangrado, insuficiencia cardiaca aguda y delirio.3 Se ha reportado que el
19,3% de las admisiones no planeadas a las UCI tienen que ver con el proceso anestésico. De
éstas, el 52% podrían deberse exclusivamente a la anestesia y entre el 74 y el 92% serían
prevenibles.4 Un adecuado abordaje postoperatorio, aumenta significativamente la
supervivencia y disminuye los eventos adversos y las admisiones no planeadas a las UCI. La
implementación de protocolos de cuidado postanestésico contribuye a reducir la estancia
hospitalaria, las complicaciones, la mortalidad y el acceso no planeado a las unidades de
cuidado crítico.5

Complicaciones en la Unidad de Cuidados Postanestésicos Complicaciones Respiratorias


Obstrucción de la vía aérea: La obstrucción de la vía aérea puede producirse por múltiples
causas: obstrucción faríngea, laringoespasmo, broncoespasmo, etc.6 Hipoxemia: Las causas
más frecuentes de Hipoxemia durante el período postanestésicos son: baja Fi02 inspiratoria,
alteraciones en la relación ventilación/perfusión secundaria a: atelectasia, neumotórax,
colapso difuso de la vía aérea de fino calibre, edema pulmonar cardiogénico (secundario a
insuficiencia cardiaca) y no cardiogénico (distress respiratorio) o embolismo pulmonar (TEP).6
Hipoventilación: durante el período postanestésico, las causas más frecuentes son: depresión
del centro, disminución de la función de los músculos respiratorios, mala función respiratoria
secundaria a la cirugía, efecto residual de los relajantes muscular orotraqueal y conexión a
ventilación mecánica. Entre los factores de riesgo dependientes del paciente, los más
importantes son: edad, clase funcional de la ASA superior a II, dependencia funcional,
neumonía crónica e insuficiencia ventricular izquierda. Entre las cirugías generadoras de
complicaciones respiratorias, destacan las cirugías torácica, abdominal, vascular y
otorrinolaringológica, las realizadas de urgencia y la cirugía de larga duración.

Complicaciones Cardiovasculares Las más frecuentes son la hipotensión e hipertensión arterial


y las arritmias, que constituyen un problema de primer orden durante el acto anestésico. Un
estudio retrospectivo de 18.473 pacientes detectó un 23% de complicaciones: 6,9% de
problemas del tracto respiratorio superior; 2,7% de hipotensión; 1,4% de Disrritmias; 1,1% de
hipertensión; 0,6% de estatus mental alterado y 0,6% de eventos cardiacos mayores.7
Agitación Aproximadamente entre el 10 y el 15% de pacientes mayores de 65 años
experimentan un episodio de agitación/delirio agudo tras la anestesia general, si bien, esta
complicación suele ser más frecuente en pacientes que permanecen durante un periodo
prolongado.7 Náuseas y vómitos La náusea y el vómito postoperatorio (NVPO) son dos de los
efectos secundarios más comunes y desagradables posteriores a un evento anestésico y
quirúrgico. A nivel mundial, cerca de 75 millones de enfermos son sometidos a un
procedimiento anestésico anualmente, de los cuales, un 30% presenta NVPO.8 Temblor La
anestesia produce hipotermia que genera la aparición de temblor durante el periodo
postanestésico. El escalofrío constituye un método relativamente eficaz de generar calor
(produce un incremento de la termogénesis en un 200%) pero, al mismo tiempo, incrementa el
metabolismo, gasto cardíaco y ventilación minuto, pudiendo inducir complicaciones como:
Hipoxemia, hipercapnia, dolor en la herida quirúrgica, ángor, entre otros especialmente en
determinados pacientes (EPOC, isquemia miocárdica, etc.).8 Oliguria En la mayoría de los
casos, la oliguria es secundaria a retención urinaria por hipertonía del esfínter vesical
provocado por la anestesia. La retención puede producir dilatación vesical que produce dolor
intenso y agitación.8 Sangrado El sangrado quirúrgico moderado constituye un hecho habitual
en determinados tipos de cirugía (ortopédica de cadera, rodilla o columna, resección
transuretral de próstata o vejiga, cardiaca). Sin embargo, la presencia de un sangrado excesivo
en estos tipos de cirugía o su aparición en otros tipos donde no es habitual debe ser
considerada como una complicación de primer orden.8 Dolor Es la complicación
postoperatoria más frecuente y su tratamiento inadecuado, fuente de importantes
repercusiones clínicas. Dando lugar a complicaciones respiratorias, cardiovasculares,
digestivas, metabólicas, etc. El dolor varía según el tipo de intervención, la técnica quirúrgica,
la técnica anestésica, el umbral del dolor y las características cognitivas del paciente.8 Debido
a la alta incidencia de las complicaciones post operatorias, así como su significativa gravedad y
aumento de la morbimortalidad perioperatoria, consideramos importante realizar este trabajo
de investigación para conocer la frecuencia de éstas en nuestro hospital, con la finalidad de
tomar medidas preventivas que ayuden a disminuir o evitar su presentación.

Entre los principales miedos del paciente están el no despertar de la anestesia y el sentir dolor
estando dormidos, pero son muy raros. Otros riesgos específicos de la anestesia general son:
dolor de garganta o boca, roquera, lesión en la boca o los dientes y que los pulmones aspiren
el contenido del estómago. Todos ellos derivados de la manipulación de la vía respiratoria y
todos ellos evitables si optamos (en la medida que sea posible) por una técnica anestésica local
o regional. Las muertes relacionadas con complicaciones en el manejo de la vía respiratoria,
están en torno a 1 de cada 176.000 anestesias. Hasta una quinta parte de estas muertes se
deben a la aspiración del contenido gástrico durante el inicio de una anestesia general. De ahí
la importancia de acudir a la intervención siempre en ayunas.

El conocimiento anatómico, fisiológico y fisiopatológico del SN; las medidas para


mantener la PIC, el flujo sanguíneo y la presión de perfusión al SNC la práctica
correcta de la anestesia regional, así como la adecuada postura del paciente
anestesiado, contribuyen a la prevención de complicaciones y lesiones neurológicas
centrales y periféricas durante el perioperatorio.