You are on page 1of 4

TEMA 18

OCKEGHEM
VIDA

Uno de los compositores más importantes del Renacimiento junto a Josquin


Desprez. Ockeghem nace hacia 1410, aunque no está totalmente establecido, y
fallece en 1497. Estuvo una gran parte de su trayectoria profesional vinculado a
la corte real francesa. Junto a Binchois, Du Fay, Busnoys y Josquin, con quien
su nombre está vinculado en documentos de la época, es considerado uno de
los más grandes compositores del siglo XV.

La fecha del nacimiento de Ockeghem todavía no ha sido establecida y, a falta


de documentación inequívoca, las estimaciones han variado desde 1410 (o
antes) hasta 1430. Una clara preferencia hacia 1420

La primera documentación de la actividad de Ockeghem como músico es para el


año que comienza el 24 de junio de 1443, cuando fue numerado entre los
vicaires-chanteurs en la iglesia de Nuestra Señora, Amberes. La naturaleza de
esa designación indica que su formación ya estaba completa. Al mismo tiempo,
su irregularidad en asistir a los servicios en los que el coro estuvo involucrado y
la falta de pruebas para el contacto posterior con la ciudad o cualquiera de sus
iglesias sugieren que sus lazos con Amberes no eran ni estrechas ni duraderas.

En 1423 aparece como cantor en la catedral de Amberes. Entre 1446-1448


aparece como miembro de la capilla de Carlos I, duque de Borbón. A partir de
1451 aproximadamente fue cantor en la corte francesa. figura entre los siete
cantores de la capilla ducal, precedidos sólo por la primera capilla y tres
sacerdotes. Fue nombrado tesorero de la iglesia por el rey.

También estuvo vinculado con Cambrai, donde conoció a Dufay. Se sabe que
viajó a España. La claridad sobre la vida de los músicos nos la dan los registros
de pago a músicos en las capillas. Era un compositor de los más famosos de la
época.

SERVICIO ANTE LA CORTE FRANCESA

Ockeghem es mencionado por primera vez entre los cantores de la capilla de la


corte francesa en los registros de pago para el año fiscal que terminó el 30 de
septiembre de 1453, lo que implica que había estado allí por lo menos desde el
octubre anterior. Las cuentas de 1452 no enumeran individualmente a los
cantores de la capilla, pero el número total de capellanes permaneció inalterado,
y una copia del siglo XVIII de los documentos originales especifica que
Ockeghem era "nuevo en 1451". En enero de 1454, Ockeghem presentó a su
patrón real con un libro de música como regalo de Año Nuevo y recibió a
cambio cuatro toneles de tela escarlata por un valor de 44 libras.

El rey nombró a Ockeghem al alto y ricamente remunerado cargo de tesorero


de la iglesia, lo que quizás suscitó el don del compositor. En 1464 volvió a
Cambrai, viajando al norte con la corte de Luis XI, y entre el 20 de febrero y el
5 de marzo fue huésped en la casa de Du Fay. En enero de 1470, el tesoro del
rey pagó a Ockeghem 275 livres tournois para cubrir los gastos de un viaje a
España. Parece probable que este desembolso fue autorizado en relación con
una o ambas embajadas diplomáticas enviadas por Luis XI a la corte de Enrique
IV de Castilla bajo la dirección del cardenal Jean Jouffroy, obispo de Albi.

La misión de la primera, que llegó a Córdoba a finales de mayo o principios de


junio de 1469, era disuadir a los castellanos de unirse a una alianza con
Inglaterra y Borgoña contra Francia. Las relaciones amistosas debían ser
cementadas por medio de un matrimonio entre el hermano de Luis, Carlos,
duque de Guyenne, y la hermana de Enrique, Isabel, que acababa de ser
declarada heredera de su trono. Isabea, que prefería una unión con Fernando
de Aragón, era más que reacia.

Después de la muerte de Luis XI en 1483, el lugar de Ockeghem y el papel en


la capilla real son difíciles de determinar; los registros de pago para los músicos
de la capilla están faltando de 1476 hasta bien después de la muerte de
Ockeghem.

En marzo de 1487 preparó su testamento, legando sus bienes e ingresos al


capítulo de la colegiata. Su muerte el 6 de febrero de 1497 sólo se conoce por
el nombramiento del rey de su sucesor como tesorero de San Martín, Evrard de
la Chapelle, quien también sirvió en la Corte Real.

REPUTACIÓN

El duelo de Ockeghem fue lamentado por algunos de los más célebres poetas y
músicos de la época. Su reputación como cantante de extraordinaria habilidad
(Milsom,1997) y un maestro entre compositores fue bien establecido durante su
vida. Johannes Tinctoris le dedicó (y Busnoys) su Liber de natura et proprietate
tonorum de 1476, y al año siguiente, en su Liber de arte contrapuncti, enumeró
a Ockeghem primero entre los más excelentes compositores de su generación,
aquellos cuyas obras fueron distinguidas por dulzura y belleza excepcionales.

A medida que la música de Ockeghem desapareció de las fuentes prácticas de


uso cotidiano, el conocimiento de su existencia y de sus extraordinarias
habilidades contrapuntales llegó a ser transmitido únicamente por los teóricos
del siglo XVI.

Esta perspectiva distorsionada hizo que la música de Ockeghem fuera vista de


manera bastante negativa por eruditos del siglo XVIII como Charles Burney y
Nicolaus Forkel. A pesar de que apreciaban el genio contrapunto de Ockeghem,
estaban claramente desanimados por lo que parecía ser un énfasis excesivo en
el "artificio" contrapunto.

MISAS

Aunque el número de obras conocidas atribuidas a Ockeghem es


sorprendentemente pequeño en vista de la duración de su vida y de la estima
en que se encontraba, sus misas constituyen un repertorio imponente. Además
del réquiem polifónico que sobrevive más temprano y un Credo aislado, hay 13
Ordinarios cíclicos, de los cuales tres parecen ser ajustes parciales.

Desafortunadamente, rara vez es posible fechar las composiciones de


Ockeghem con precisión, ya sea a partir de detalles biográficos o de la
evidencia de las fuentes. Una de las dos misas para tres voces puede, sin
embargo, estar entre las primeras; la estructura cíclica producida por rangos de
voz similares, finales modales y patrones mensurales que se repiten de una
sección a la siguiente es reforzada por un motivo de cabeza en lugar del tenor
cantus firmus que tendió a dominar la composición de masa continental a partir
de la década de 1440.

Tal vez su tratamiento más directo de un cantus firmus se despliega en la Missa


'L'homme armé'. El Requiem polifónico de Ockeghem tiene un significado
histórico especial como el más antiguo escenario de supervivencia. Cada
sección se basa en el canto llano correspondiente, y las melodías, que se llevan
en el superius y sólo ligeramente embellecido, se tratan de la manera que se
había convertido convencional a principios del siglo XV para la polifonía litúrgica
como himnos, Magnificats y psalm.
OBRAS SECULARES

Se ha añadido más coherentemente a la tradición en sus obras seculares,


quizás en parte porque las convenciones de composición se establecieron más
firmemente para la canción que para la misa del motete. Sin embargo, incluso
en este campo bien trazado, su imaginación creativa se afirmaba.

La textura predominante de los chansons de Ockeghem deriva de la canción en


solitario de los agudos dominada por el género en el siglo XV.

Obras:
 Las misas: dos de ellas son muy interesantes y particulares:
 Prolationum a cuatro voces. Se escriben dos voces y en cada
pentagrama se escribe dos compases diferentes, con ello se forma
un canon de proporciones. Con la colocación de los compases a
distancia de tercera se ve que quiere un canon a la tercera.
 Misa Cuiusvis toni a cuatro voces que se podía interpretar en todos
los tonos.
 Deo gratias a 32 voces.
 Primer Requiem polifónico de la Historia de la Música.
 Obras profanas como la chanson

*Examen: una partitura suya para que identifiquemos de quién es. Ordenar
cronológicamente compositores. Partituras en el powert point.