You are on page 1of 9

LOS MÉTODOS DE DEPRECIACIÓN MÁS COMÚNMENTE ACEPTADOS

POR LAS NIIF,

Como si se tratara de una labor mecanizada, la depreciación y determinación


de la vida útil de un bien es una actividad a la que poca atención se le presta.

Lo primero que se debe tener claro es que significa el término “depreciación”:

La depreciación es la distribución sistemática del desgaste por tiempo y por el


uso a que están sometidos los activos durante su vida útil. Los tres métodos
más comúnmente reconocidos por las NIIF son línea recta, decreciente y
unidades de producción. A los activos se les conoce económicamente como
Propiedades, Planta y Equipos (PPE).

También se dice que la depreciación es la disminución o pérdida del valor


material o funcional de un Activo tangible causada por la obsolescencia o
decadencia física, por el deterioro o merma en la vida de servicios de los
Bienes, cuyo desgaste no se ha cubierto con las reparaciones o con los
reemplazos adecuados. Es decir, la pérdida de valor que experimenta un Activo
como consecuencia de su uso, del paso del tiempo o por obsolescencia
tecnológica. Debido a la depreciación los activos van perdiendo su capacidad
de generar Ingresos.

Para poder depreciar un activo se necesita disponer de algunos de sus datos


básicos:

1. El costo del activo, compuesto por:

a. El precio de adquisición incluye los honorarios legales y de intermediación,


aranceles de importación e impuestos no recuperables, deducidos los
descuentos comerciales y las rebajas.

b. Todos los costos directamente atribuibles a la ubicación del activo en el lugar


y en las condiciones necesarias para que pueda operar de la forma prevista.
Incluye los costos de preparación por instalación, los costos de entrega y
manipulación inicial, los de instalación y montaje y los de comprobación de que
el activo funciona adecuadamente.

c. La estimación inicial de los costos de desmantelamiento o retiro del


elemento, así como la rehabilitación del lugar sobre el que se asienta
2. El valor residual, (valor de salvamento o de rescate) que se define como: ”El
importe estimado que una entidad podría obtener en el momento presente por
la disposición de un activo, después de deducir los costos de disposición
estimados, si el activo hubiera alcanzado ya su antigüedad y las demás
condiciones esperadas al término de su vida útil”.

3. Por ser el valor residual una estimación debe evaluarse periódicamente


especialmente cuando se considere que ha habido algún cambio significativo y
si es del caso modificarla, para ello utilizará la Sección 10 (NIIF para las
Pymes) o NIC 8 (NIIF Plenas) de Cambios en Estimaciones

4. El valor o importe depreciable (ó base de depreciación) definido como: “el


costo de un activo o el importe que lo sustituya (en los estados financieros)
menos su valor residual”.
Como se puede observar, al costo de adquisición se le debe restar el valor que
podrá ser recuperado. Por ejemplo, Una bodega posee un valor residual igual o
superior a su precio de adquisición, por lo cual su depreciación puede ser muy
baja y en muchas ocasiones nula.

 La vida útil no puede ser igual a la vida física del bien

En algunas ocasiones se confunde la vida útil como la duración del bien o vida
física del bien. Eso puede ser una opción pero no aplica para todos los casos

La vida útil es una estimación definida como:”El periodo durante el cual se


espera que un activo esté disponible para su uso por una entidad o el número
de unidades de producción o similares que se espera obtener del mismo por
parte de la entidad”.

Nótese que la vida útil se planea, se establece, se proyecta, por eso para
determinar la vida útil de un activo, una entidad deberá considerar todos los
factores siguientes:

a. La utilización prevista del activo. El uso se evalúa por referencia a la


capacidad o al producto físico que se espere del mismo

b. El desgaste físico esperado, que dependerá de factores operativos tales


como el número de turnos de trabajo en los que se utilizará el activo, el
programa de reparaciones y mantenimiento, y el grado de cuidado y
conservación mientras el activo no está siendo utilizado

c. La obsolescencia técnica o comercial procedente de los cambios o mejoras


en la producción, o de los cambios en la demanda del mercado de los
productos o servicios que se obtienen con el activo.

d. Los límites legales o restricciones similares sobre el uso del activo, tales
como las fechas de caducidad de los contratos de arrendamiento relacionados
Por ser la vida útil una estimación debe evaluarse con periodicidad
especialmente cuando se considere que ha habido algún cambio significativo y
si es del caso modificarla, para ello utilizará la Sección 10 (NIIF para las
Pymes) o NIC 8 (NIIF Plenas) de Cambios en Estimaciones.

 Opcionalmente un bien puede dividirse en componentes o partes.

Ciertos componentes de algunos (no todos) elementos de propiedades, planta


y equipo pueden requerir su reemplazo a intervalos regulares, lo cual implica
que no se debe manejar como un todo. Si los principales componentes de un
elemento de propiedades, planta y equipo tienen patrones significativamente
diferentes de consumo de beneficios económicos, una entidad distribuirá el
costo inicial del activo entre sus componentes principales y depreciará cada
uno de estos componentes por separado a lo largo de su vida útil.

 No siempre se debe usar el método de línea recta al depreciar.

Una entidad debe seleccionar el método de depreciación que refleje el patrón


con el cual espera consumir los beneficios económicos futuros del activo. Los
métodos posibles de depreciación incluyen el método lineal, el método de
depreciación decreciente y los métodos basados en el uso, como por ejemplo
el método de las unidades de producción.

Si existe algún indicio de que se ha producido un cambio significativo en el


consumo de los beneficios económicos futuros de un activo, implicará que
se revisará el método de depreciación presente y, si las expectativas actuales
son diferentes, cambiará dicho método de depreciación para reflejar el nuevo
patrón. La entidad contabilizará este cambio como un cambio de estimación
contable, de acuerdo con la Sección 10 (NIIF para las Pymes) o NIC 8 (NIIF
Plenas) de Cambios en Estimaciones.

Por todo lo anterior, el manejo de bienes depreciables amerita un análisis


previo, de tal manera que la implementación de las NIIF (IFRS) genere
información útil para la toma de decisiones.

De acuerdo con la Norma Internacional de Contabilidad 16 – NIC 16


Inmovilizado Material, la depreciación es la distribución sistemática del costo
de un activo a lo largo de su vida útil y para ello existen diferentes métodos de
depreciación que no necesariamente coinciden con la utilizada para fines
tributarios, que es generalmente el de línea recta, y lo cual genera
diferencias entre uno y otro tratamiento

El presente trabajo está enfocado a describir el tratamiento tributario de la


depreciación de los diferentes bienes del activo fijo, en el cual también
veremos algunos casos prácticos.
DEPRECIACIÓN
Como se ha mencionado antes, es la reducción del valor histórico de las
Propiedades, Planta y Equipos por su uso o caída en desuso.

La contribución de estos activos a la generación de ingresos del ente


económico debe reconocerse periódicamente a través de la depreciación de
su valor histórico ajustado.

Con el fin de calcular la depreciación de las Propiedades, Planta y Equipos es


necesario estimar su vida útil y, cuando sea significativo, su valor residual.

Se entiende por vida útil el lapso durante el cual se espera que estos activos
contribuyan a la generación de ingresos de la empresa. Para ello se hace
necesario conocer ciertos factores como las especificaciones de la fábrica, el
deterioro que sufren por el uso, la obsolescencia por avances tecnológicos,
la acción de algunos factores naturales y los cambios en la demanda de
bienes y servicios a cuya producción o servicio contribuyen. El valor residual
o valor de salvamento es aquel valor económico que la empresa estima
tendrá el activo una vez terminada su vida económicamente útil. Para los
bienes inmueble, la depreciación debe calcularse excluyendo el valor del
terreno respectivo.

La depreciación periódica se debe determinar en forma sistemática y por


métodos de reconocido valor técnico como el de línea recta, suma de los
dígitos de los años, unidades de producción o aquel que mejor cumpla con la
norma básica de asociación.

Las dos causas principales de depreciación son el deterioro físico y la


obsolescencia del activo. El deterioro físico del activo resulta de su uso, de su
falta de mantenimiento y también a su exposición a factores climáticos. La
obsolescencia por su parte (volverse desactualizado u obsoleto) resulta de la
oportunidad de su uso económico y eficiente.

LA DEPRECIACIÓN SEGÚN EL IMPUESTO SOBRE LA RENTA.


Para efectos tributarios, la depreciación es el desgaste o agotamiento que
experimentan los bienes del activo fijo que los contribuyentes utilizan en sus
negocios, industria, profesión u otras actividades productoras de rentas
gravables de tercera categoría. Estos gastos se compensan mediante la
deducción de la depreciación para determinar la renta neta sobre la que se
pagará el Impuesto a la Renta; se debe computar anualmente y sin que en
ningún caso se haga incidir en un ejercicio gravable depreciaciones
correspondientes a ejercicios anteriores, en ese sentido no se debe deducir
en un determinado ejercicio la depreciación no deducida en ejercicios
anteriores.
Estos porcentajes serán utilizados según:

Formulas:

MÉTODOS Y TIPOS DE DEPRECIACION DE DEPRECIACIÓN

METODOS DE DEPRECIACION DE LOS ACTIVOS FIJOS SEGÚN LA NIC -


16

La NIC 16 en su párrafo 62 señala que pueden utilizarse diversos métodos de


depreciación para distribuir el importe depreciable de un activo fijo de forma
sistemática a lo largo de su vida útil.

Entre estos métodos de depreciación se incluyen

a) El método lineal.- que da lugar a un cargo constante a lo largo de la vida


útil del activo fijo, siempre que su valor residual no cambie. Esto se aplica en
los casos de economías estables con bajas tasas de inflación.

b) El método de depreciación decreciente.- que dará lugar a un cargo que


ira disminuyendo a lo largo de su vida útil. Esto también aplica en los casos de
economías estables con bajas tasas de inflación.

c) El método de las unidades de producción.- que dará lugar a un cargo


basado en la utilización o producción física esperada.

La empresa elegirá el método más apropiado a su situación económico-


financiera y lo aplicará uniformemente en todos los ejercicios.

1 - Método de depreciación de la línea recta.

En este método, la depreciación es considerada como función del tiempo y no


de la utilización de los activos. Resulta un método simple que viene siendo muy
utilizado y que se basa en considerar la obsolescencia progresiva como la
causa primera de una vida de servicio limitada, y considerar por tanto la
disminución de tal utilidad de de uso en forma constante en el tiempo. El cargo
por depreciación será igual al costo menos el valor de desecho.

Costo – valor residual monto de la depreciación para cada


= año de vida del activo o gasto de
/ Años de vida útil estimado depreciación anual
Ejemplo 1:

Para calcular el costo de depreciación de una cosechadora de 22.000 um que


aproximadamente se utilizará durante 5 años, y cuyo valor de residuo es de
2.000 um, usando este método de línea recta obtenemos:
22.000 - 2.000
= Gasto de depreciación anual de 4.000
(/) 5 años

Este método distribuye el gasto de una manera equitativa de modo que el


importe de la depreciación resulta el mismo para cada periodo fiscal

EJEMPLO 2

Torres e Hijos adquirieron el 2 de enero del presente año un activo “xxx”


por $12.600.00. se estima que este activo tendrá una vida útil de 5 años y
un valor residual no significativo. El cálculo de la depreciación anual es el
siguiente:

Depreciación anual = $

La depreciación anual, la depreciación acumulada y el valor en libros del


activo al final de cada uno de los 5 años de vida útil, se pueden apreciar en
la siguiente tabla:

Año Depreciación anual Depreciación acumulada Valor en libros


1 $2520 $2520 $10080

2 $2520 $5040 $7560

3 $2520 $7560 $5040

4 $2520 $10080 $2520

5 $2520 $12600 0

Con el fin de calcular la depreciación periódica de las propiedades, planta y


equipo, se requiere estimar, como se mencionó, su vida útil probable o el
porcentaje que SENIAT indique. Aunque estas estimaciones no siempre son
precisas ni reflejan con exactitud la realidad del activo.

Métodos de depreciación acelerada.

Estos consisten en distribuir el valor depreciable de un activo en forma


descendente, es decir, una mayor proporción de su valor en los primeros
años de vida de algunos activos son más productivos y requieren menos
gastos de reparación y mantenimiento. Al equilibrar los gastos periódicos de
depreciación y mantenimiento de los activos a lo largo de su vida útil, en los
primeros años se presentaran altos montos de depreciación y bajos gastos
de mantenimiento, mientras que los últimos años la relación será inversa.
Con el avance tecnológico, algunos activos tienden a hacerse obsoletos
rápidamente, lo cual justifica también la necesidad de depreciarlos en forma
más acelerada.

a) Método de la suma de los dígitos de los años.

Este método aplica sobre el valor por depreciar una fracción cuyo
denominador corresponde a la suma de los dígitos de los años de vida útil y
el numerador es el número de años que le resta de vida útil al activo.

Para el caso del activo de Torres e Hijos, cuya vida útil es de cinco años, la
suma de los dígitos de los años es:

5+4+3+2+1 = 15

La fracción que se aplicara sobre el valor por depreciar para el primer año
será entonces 5/15, para el segundo año será 4/15 y así sucesivamente. Las
depreciaciones para cada uno de los 5 años de vida útil, en el caso del activo
de Torres e Hijos. Serán:

primer año 5/15 x 12.600.000 = $4.200.000


segundo año 4/15 x 12.600.000 = $ 3.360.000
tercer año 3/15 x 12.600.000 = $ 2.520.000
cuarto año 2/15 x 12.600.000 = $ 1.680.000
quinto año 1/15 x 12.600.000 = $ 840.000
En la siguiente tabla se presentan la depreciación anual, la depreciación
acumulada y el valor en libros del activo para cada uno de sus 5 años de
vida útil.

Año Depreciación anual Depreciación acumulada Valor en libros


1 4.200.00 4.200.00 8.400.00

2 3.360.00 7.560.00 5.040.00

3 2.520.00 10.080.00 2.520.00

4 1.680.00 11.760.00 840.00

5 840.00 12.600.00 0

Como se puede observar, por este método se deprecian los activos en


mayores montos en los primeros años de vida, que bajo el método de línea
recta, mientras que en los últimos años sucede lo contrario.

Método de unidades de producción.

Para algunos activos como máquinas, equipos y vehículos, su vida útil está
estrechamente relacionada con su capacidad de producción, la cual se
expresa en horas de trabajo, kilómetros recorridos, unidades producidas, etc.
Para estos activos se utiliza este método de depreciación que consiste en
calcular el monto de depreciación periódica, de acuerdo con el volumen de
actividad alcanzada.

El activo de Torres e Hijos tiene una capacidad de producción de 100.000


unidades, al final de las cuales se espera que quede totalmente depreciado.
La producción por año a lo largo de su vida útil fue la siguiente:

Año Unidades producidas


1 20.000
2 40.000
3 25.000
4 15.000

La depreciación por unidad se calcula de la siguiente manera:


Depreciación por unidad = Valor histórico = ($12.600.000 /Capacidad de
producción 100.000 unid) = $0.126 por unidad.

El gasto por depreciación para cada uno de los 4 años se calcula de la


siguiente manera:

Primer año 20.000unid x 0.126/unid = 2.520.000


Segundo año 40.000unid x 0.126/unid = 5.040.000
Tercer año 25.000unid x 0.126/unid = 3.150.000
Cuarto año 15.000unid x 0.126/unid = 1.890.000

Año Depreciación anual Depreciación acumulada Valor en libros


1 2.520.00 2.520.00 $10.080.00
2 5.040.00 7.560.00 5.040.00
3 3.150.00 10.710.00 1.890.00
4 1.890.00 12.600.00 0