You are on page 1of 22

FUNDAMENTOS DEL

Bruce L. Petersen
Publicado por
Casa Nazarena de Publicationes
17001 Praire Star Parkway
Lenexa, KS 66220 E.U.A.

informacion@editorialcnp.com • www.editorialcnp.com

Título original en inglés:


Foundations of Pastoral Care
Por Bruce L. Petersen
Copyright © 2007
Published by Beacon Hill Press of Kansas City
A division of Nazarene Publishing House
Kansas City,Missouri 64109 USA

This edition published by arrangement


with Nazarene Publishing House
All rights reserved

Publicado en español con permiso de


Nazarene Publishing House de Kansas City

Copyright © 201 Todos los derechos reservados.

ISBN

Traducción: Fredi Arreola


Diseño de portada: Brandon Hill
Diseño de interior: Sharon Page

Categoría: Ministerio cristiano / Pastoral / Consejería

Todas las citas de la Escritura son de la Santa Biblia, Nueva Versión Internacional. Copyright 1973, 1978, 1984 por
International Bible Society. Usada con permiso de Zondervan Puslishing House. Todos los derechos reservados.

%*(*5"-13*/5*/(
SFW

D E D I C AT O R I A
A mi esposa, Jackie, quien estuvo dispuesta a
sacrificar algunos de nuestros tiempos personales
y vacacionales como pareja para que este libro
pudiera completarse.

A mis estudiantes, pasados y presentes.


Ustedes constantemente me inspiraron para
hacer lo mejor en el salón de clases.
Conociendo que ustedes me daban confianza
en la iglesia cercana y del futuro distante, cuando
ustedes tomen el liderazgo en el ministerio.
Sobre todo lo demás, aspiren ser pastores
de vuestro rebaño.
CONTENIDO

Reconocimientos 7

Unidad 1: Los fundamentos del cuidado pastoral 9

1. Una introducción al cuidado pastoral 11

2. Proveyendo el cuidado pastoral del alma 23

3. Desatando al laicado 37

4. El cuidado pastoral dirigido por los laicos 51

5. El cuidado a través de grupos pequeños 69

Unidad 2: Las funciones del cuidado pastoral 85

6. El cuidado pastoral como pastoreo 87

7. El cuidado pastoral como consejería 103

8. El cuidado pastoral como colaboración 117

9. El cuidado pastoral y los medios de gracia 133

Unidad 3: La presencia pastoral 155

10. La presencia del pastor para resolver conflictos 157

11. La presencia del pastor en las crisis 177

12. La presencia del pastor en la celebración 195

13. La presencia del pastor en el sufrimiento humano 217

14. La presencia del pastor en medio de la muerte y los moribundos 239

Unidad 4: El pastor es una persona 261

15. El carácter y conducta del pastor 263

16. La vida personal del pastor 287

Notas 313

Bibliografía 329
R ECONO CI M I ENTOS
Estoy muy agradecido con las muchas personas que me ayudaron a terminar
este proyecto. Gracias, Tim Pusey, Jeren Rowell, Judith Schwanz, Eddie Estep y
Tim Swanson, por leer el manuscrito y hacer tantas sugerencias de ayuda. Bonnie
Perry y Richard Buckner de Beacon Hill Press of Kansas City, ustedes me han
animado a través del proceso. He apreciado especialmente la dirección de mi
colega y amigo, Alex Varughese, editor encargado de la Iniciativa del Centena-
rio. El decano de la Escuela de Teología y Filosofía, Jeanne Serrão, y mis amigos
de la facultad en la Universidad Nazarena de Mount Vernon continuamente
me han ofrecido palabras de ánimo. Sentí el apoyo del Presidente LeBron Fair-
banks en cada etapa del proyecto. Sin tan buenos amigos este libro no hubiera
sido terminado.
Siento una gratitud especial por las iglesias de las que fui pastor. Gracias por
su paciencia mientras me enseñaban lo que significa vivir en comunidad. Les
pido perdón por las veces que no puse totalmente en práctica los principios de
los que escribo aquí. Ustedes han enriquecido mi vida.
UNI DAD 1
Los fundamentos del Cuidado Pastoral
UNO

Una Intr od ucció n


A l C ui dad o Pa stor a l

Bi l l y De n i s e Re y n o l d s n o p o d í a n e s t a r m á s f e l i c e s . Un a i g l e s i a l o s h a -
b í a s e l ecci on a d o p ara ser su familia pastoral. Ahora, allí viene el camión
d e m u d a n za s , con ducido por un antiguo amigo, llegando con todas sus
p e r t e nen ci a s t errenales. Media docena de personas de su nueva iglesia les
a y u da ron a b a j a r s us muebles y ropa a la casa pastoral al lado del templo.
Lu e go l l eva ron ca j as de libros al pequeño estudio de Bill.
De sp u és d e u n a lar ga tarde de duro trabajo, Bill les agradeció a todos
l o s a y ud a n t es . Lu ego se paró por unos cuantos minutos mirando el piso de
l a o fi ci n a . Al l í a la altura de los ojos colgaba una placa, anunciando a
t o do el m u n d o q u e él era PA STOR .
L a rea l i d a d l e pegó con tanta fuer za que Bill caminó alrededor del
v i e j o e s cri t ori o d e metal y se dejó caer en una antigua silla giratoria de
m a de ra . Des d e q u e tenía quince años y sintió el llamado de Dios, sabía
q u e e s t e t i em p o l l e gar ía. Había ter minado su preparación académica y
u n a vez h u b i era cumplido su exper iencia práctica requerida aquí en la
i gl e si a , s erí a ord enado para toda una vida de ministerio en la iglesia de
Je s u c r i s t o. Pero a h o ra, sentado en su pr imera oficina, Bill se sintió abr u-
m a do p or u n s en t i miento de pánico. ¿Qué ha go ahora?
Sa bí a q u e t en í a que preparar a lo menos un ser món cada semana. Ese
p e n sa mi en t o l e h a cía feliz. Siempre había disfr utado dejar que un pasaje
de la Biblia cobrara vida en su corazón mientras se preparaba para pre-
d i c a r. ¿ Pero q u é voy a hacer el resto de la se mana, pensaba? La gente en
e s t a c o n grega ci ón estará dependiendo de él para ayudarles a enfrentar las
s i t u a c i on es d i f í ci l es. ¿Y qué de aquella gente necesitada en las calles y en
l a s c a sa s cerca d e l a iglesia? Ellos también requerían su atención.
Al g u n o s d e l o s m i e m b r o s q u e l e h a b í a n a y u d a d o a d e s e m p a c a r l e h a -
b í a n l l a m a d o Pa s t o r Bi l l o Pa s t o r Re y n o l d s . L e d i j o a D e n i s e m á s t a rd e
q u e s e s e n t í a u n p o c o i n c ó m o d o c o n e l t í t u l o. S o n a b a d e m a s i a d o p re t e n -
c i o s o. No s e s e n t í a m á s i m p o r t a n t e q u e n a d i e m á s . En l o m á s p r o f u n d o
no estaba seguro si entendía lo que significaba ser pastor de todas ma-
n e ra s .
L a p ri m era cos a que le vino a la mente a Bill cuando había escuchado
e l t í t ul o p a s t or era la imagen de un pastor que descansa sobre un cayado
m i e n t ra s l a s ovej a s pastan en gr upos pequeños sobre alguna colina verde.
Es o c ier t a m en t e n o encajaba con un contexto suburbano. Su nueva iglesia
e s t a b a rod ea d a p or dos millones de per sonas. Incluso la idea de oveja le

11
12 Unidad 1 Fundamentos del Cuidado Pastoral

p a re c í a r i d í cu l a . Bi l l s onr ió mientras pensaba. Una oveja perdida en estas


p a r t e s se r í a a corra l a d a por el depar tamento de c ontrol de animales si es
q u e p r i m e ro n o era a t ropellada por un gran camión en la autopista.
Qu i z á el p a s t or s i mplemente era una aber rac ión de la época agraria.
Qu i z á Bi l l n eces i t a b a ver se a sí mismo más como el jefe ejecutivo sobre
u n a o r ga ni za ci ón cri stiana o un trabajador social espiritual tratando
d e a y u d a r a l a gen t e a través de sus circunstancias difíciles. Al punto
d e i n i c i a r s u ca rrera minister ial se dio cuenta que pronto aprendería a
re s p o n d e r a es t a p regu nta: ¿Qué significa ser un verdadero pastor para la
g e n t e d e l s i gl o vei n t i u no?

L os M odelos de Ho y
E s s e g uro asu mi r que la m ayoría de los pastore s quie re n te ne r una
c o ng re g a ci ó n ef ect i va , creciente. Uno puede pe nsa r que la for ma má s
f á c i l d e l o g rar esa meta es encontrar un pas tor o igle sia e xitosa y lue go
c o p i a r l a met o d o l o g í a. En realidad hay m uchas imá ge ne s pode rosa s de
m i ni s t e r i o q u e est á f orm ando el pens am iento ta nto de la pe r sona que
d e s e a s e r vi r a l a i g l esia com o la congregación que quie re se r se r vida .
¿ Cu á l es so n eso s m odelos populares ?

LA PERSONALIDAD DE TELEVISIÓN

Qu i z á l a i nf l u enci a m ás s ignificativa en la a c tua lida d se a la te le vi-


s i ó n . Ha c e u n si g l o un m inis tro pudiera haber obte nido popula r ida d
n a c i on a l al p u b l i car un libro o es cribir una columna e n e l pe r iódic o.
L a g e n t e d e h oy est á utiliz ando s us ojos m enos pa r a le e r y má s pa r a
ve r. Pa r a al g u n o s p astores , la televis ión ha lle ga do a se r una he r r a -
m i e n t a p a ra ed i f i car una igles ia con un reconoc imie nto inte r na c iona l.
L o s l oc u to res rel i g i o sos ya no tratan de com pra r tie mpo e ste la r e n una
re d t e l e v isi va. La t el evis ión s atelital, con s u ca pa c ida d pa r a c ubr ir e l
g l ob o , h a d ad o l u g ar a una gran cantidad de igle sia s que se ma na lme n-
t e t r a n s mi t en su s cu l tos de adoración a una audie nc ia mundia l. Ta le s
iglesias tienden a cultivar un seguimiento de espectadores que par ti-
c i p a n e n ai sl ami en t o. Los televidentes vicariame nte sie nte n se r pa r te
d e u n a c e l eb raci ó n sem anal. Sin em bargo, no re c ibe n á nimo pe r sona l,
c o m p a ñ e r i smo o co m pas ión de una igles ia de te le visión que pudie r a
e s t a r l o c a l i zad a a mi l e s de kilóm etros .

E L PA S T O R V I S I O N A R I O D E L A M E G A I G L E S I A

Mu c h o s p ast o res j óvenes llegan a s er adicto s a la s c onfe re nc ia s, e s-


p e r a n d o f i nal ment e des cubrir el ingrediente se c re to que oc a siona r á
q u e s u s c o n g reg aci o n e s exploten en crecim iento.
No h a y d u d a q u e a lgunos pas tores de las m e ga igle sia s ha n a lte r a do
Una Introdución al Cuidado Pastoral 13

e l h o ri zo n t e d e l a igles ia evangélica en Nor te a mé r ic a . Pe ro la ma yor ía


d e p a s t o res f al l an al no reconocer el im pact o pe r sona l que e stos líde re s
v i s i on ari o s ej ercen s obre una com unidad espe c ífic a a tr a vé s de su pe r -
s o n a l i d ad p ast o ral única. E s im pos ible clona r la Igle sia Willow Cre e k
e n Pr ai ri e C i t y, Nebras ka, o la Igles ia Saddle ba c k e n Ple a sa ntville ,
Ve r mo nt . Au n co n s us grandes equipos pas t or a le s y sus va stos re c ur sos,
e s t a s su p eri g l esi as enfrentan la continua luc ha de e nc ontr a r ma ne r a s
e f e c t i vas p ara p roveer el cuidado pas toral pa r a la ge nte que e s pa r te de
s u s c o ng reg aci o nes .

EL GIGANTE DEL PÚLPITO

A l gu no s p ast o re s e igles ias creen que la c la ve pa r a una igle sia c re -


c i e n t e es u n p ú l p i to fuer te. E s tán convencidos que si un ministro pue -
d e p re d i car d e al guna m anera dinám ica, la ge nte lle ga r á a la igle sia .
L o s p a st o res escu chan s erm ones grabados de Chuc k Swindoll, Thoma s
L o n g o Had d o n Robins on y s e dicen a s í mismos: Si tan sólo pudiera
p re di ca r com o…
E s i nt eresant e, a los pas tores s e les lla ma ba Pre dic a dor por los
mi e mb ro s d e l a congregación. No hace m uc hos a ños la ge nte pudie r a
h a b e r se p reg u n t ado cuando s e m ovía a una nue va c omunida d: “ ¿En
d ó n d e est á el mejor predicador del pueblo?” Hoy pre gunta n ¿quié n
t i e n e l a mej o r mú s ica de adoración o quién ofre c e los me jore s progr a -
ma s p ara l o s n i ño s y los jóvenes ? Muchas igle sia s e stá n mur ié ndose de
h a m b re esp i ri t u al m ente porque les hace falta la pre dic a c ión bíblic a .
C a d a p ast o r n ecesita es tar dis pues to a inve r tir e l tie mpo ne c e sa r io
c a d a s emana en l a preparación para s er el me jor pre dic a dor posible .
Y s i n emb arg o , l a predicación s ola no creará una c ongre ga c ión fue r te ,
s a l u d ab l e y cari ños a.
Y fi n al men t e, pero no m enos …

E L PA S T O R

L a i mag en d el pas tor com o un m odelo vá lido pa r a e l ministe r io,


d e n u evo est á g an ando aceptación des pué s de un pe r íodo donde la
i g l e s i a en f at i zó l a adm inis tración y la efi c ie nc ia sobre e l c uida do y
l a c omp asi ó n. La gente de hoy, tanto dentro c omo fue r a de la igle sia ,
e s t á l leg an d o a estar m ás interes ada en la impor ta nc ia de re la c iona r se
c on ot ro s. Lo s p as tores inician y ayudan a fa c ilita r a que lla s re la c ione s
d e n t ro d e l a i g l esi a.
L a p al ab ra p a s t or com o título no es gran c osa c omo pa pe l, e l pa pe l
d e s e r p ast o r d e un rebaño de pers onas . De he c ho, la pa la br a pastor
v i e n e d e l a p al ab ra latina pascere o pastor . Signific a “a lime nta r” . Su-
g i e re u n acercami ento holís tico a un m iniste r io que e s ta nto a ntiguo
c omo co n t emp o ráneo.
14 Unidad 1 Fundamentos del Cuidado Pastoral

El t é r mi no p a s t or s ólo s e encuentra una ve z e n la s e sc r itur a s de l


Nu e vo Te st ament o p ara identificar a la pers ona que toma la re sponsa -
b i l i d a d d el liderazgo espiritual de un Cuerpo de Creyentes nivel local.
Efesios 4:11-12 dice: “Él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros,
profetas; a otros, evangelistas; y a otros, pastores y maestros, a fin de ca-
pacitar al pueblo de Dios para la obra de ser vicio, para edificar el Cuer-
po de Cristo” (itálicas añadidas). Sin embargo, la metáfora del líder es-
piritual como pastor se encuentra muchas veces a través de la Escritura.
En ninguna otra parte se establece más claramente el modelo para el
ministerio que en la imagen que Pedro crea para nosotros en 1 Pedro 5:1-4:
A los ancianos que están entre ustedes, yo, que soy anciano
como ellos, testigo de los sufrimientos de Cristo y par tícipe con
e l l o s d e l a g l o ri a que s e ha de revelar, les r ue go e sto: cuiden como
p a s tores el reb a ño de D ios que está a su cargo , no por obliga c ión
n i po r amb i ci ó n de dinero, s ino con afán de se r vir, c omo Dios
q u i e re. No sean tiranos con los que es tán a su c uida do, sino se a n
e j e m p l o s p a r a e l re b a ñ o. A s í , c u a n d o a p a re zc a e l Pa s t o r s u p re m o ,
u s t ed es reci b i rán la inm arces ible corona de glor ia ( itálicas aña-
d i d a s).
Aq u í s e o b s e r va c ó m o Pe d ro n o l o s l l a m a a s e r s u p e r v i s o re s , m a e s -
t ro s , p ro f et as o evan g elis tas . Su m etáfora prim ar ia pa r a los a nc ia nos de
l a i g l e s i a l o cal f u e “p a s tores del rebaño de Dios” .
Ot r a s rel i g i o n es m undiales no utiliz an la pa la br a pastor. Aun la fe
j u d í a , q u e t i ene u n a r ica herencia edificada alre de dor de los te ma s de l
p a s t o r, n o se ref i ere a s us rabinos de es ta m a ne r a . El té r mino pastor
h a l l e g a d o a ser u n t í tulo s ingular cris tiano par a uno e n e l ministe r io
p ro f e s i o nal . Y si n embargo ha s ido ignorado por muc hos que e stá n
b u s c a n d o i co n o s co ntem poráneos . Se han ut iliza do va r ios títulos a
t r a vé s d e l o s si g l o s p ara aquellos en el m inis ter io c r istia no, ta le s c omo
a n c i a n o, p á rroco, p redicador, ministro, evange lista, clérigo, sacerdote,
re ve re n d o o ca p el l á n . Pero ningún nom bre o título de sc r ibe me jor e l
p a p e l y resp o n sab i l i d ad del m inis tro que el término pastor.
El p a s t o r E. Gl en n Wagner argum enta que se re tor ne a un é nfa sis
s o b re l a preo cu p aci ó n pas toral del clérigo.
Co mo Esaú , nos otros los pas tores vendimos nue str a pr imoge -
n i t u r a c o m o p a s t o re s l l a m a d o s p o r Di o s p o r e l p o t a j e d e h a b i l i -
d a des y t r u co s dis eñados por los hum anos. He mos ma l e nte ndido
e l pap el d el p astor y lo hem os definido inc or re c ta me nte . He mos
d e j ad o n u est ro fundam ento bíblico y teo lógic o. 1
Ot ro past o r, Dav i d Wiers be, concuerda con e ste nue vo é nfa sis sobre
l a p re o c up aci ó n p ast oral. “Los pas tores neces ita n e sta r c on la ge nte .
Cu a l q u i e r acercami ento al m inis terio que redu c e o e limina e l c onta c to
d e l p a s t or co n u n a am plia s ección de la congre ga c ión e stá fue r a de l
Una Introducción al Cuidado Pastoral 15

s e n d e ro b í b l i co”. 2 ¿Pudiera s er que el m ejor mode lo o ima ge n pa r a e l


mi n i s t eri o h oy t o davía s e encuentra en la pa la br a bíblic a pastor?
No p u ed es ent e nder el papel del m inis tro c r istia no sin e xa mina r la
v i d a d e Jesú s. T h om as Oden dice:
Del mi ni st eri o terrenal de Jes ús de Naza re t a pre nde mos los r udi-
me n t os d el mi n i sterio cris tiano. La vis ión y pr á c tic a de l ministe r io
de Jesús es significativo para toda visión y práctica cristiana del mi-
n i s t e ri o. Si el mi n is terio no puede s er clarame nte e sta ble c ido c omo la
c on t i nu aci ó n d e l a intención y práctica propia de Je sús, pe rde mos su
p re m i sa t eo l ó g i ca central. 3
De l a p ro p i a i dentificación de Jes ús como “e l bue n pa stor” ( Jua n
1 0 : 1 1) , h ast a su ejem plo de com pas ión y pre oc upa c ión por la ge nte e n
l a s h i st o ri as d e l os evangelios , nos provee un e je mplo inspir a dor de l
c u i d a do p ast o ral . El as unto de pas torear s er á disc utido e n má s de ta lle s
en capítulo 6.

El Des a rr ollo Histórico del C uidad o Pa stor al


A l i n i ci o d el d e s arrollo de la igles ia primitiva e n He c hos, los a pós-
t o l e s esco g i ero n g ente que s ería apar tada pa r a dir igir la s c ongre ga c io-
n e s l o cal es. Pab l o enlis ta los dones es piritua le s da dos a a que llos que
d a r í a n l i d erazg o y dirección a la igles ia en Efe sios 4:11- 12: “ Él mismo
c on s t i t u yó a u n o s, após toles ; a otros , profeta s; a otros, e va nge lista s; y
a o t ro s, p ast o res y m aes tros , a fin de capacita r a l pue blo de Dios pa r a
l a o b ra d e ser v i ci o, para edificar el Cuerpo de Cr isto” . Robb Re dma n
d i c e : “ L o s m o d o s p r i m a r i o s d e l c u i d a d o p a s t o r a l e n e l Nu e vo Te s t a -
me n t o co n si st e en la m utua edificación (oikodomē ) , á nimo (paraklēsis)
y mu t u a d i sci p l i na (Mateo 18:15-17). El tr a ba jo de l c uida do pa stor a l
a q u í e s reco n o ci d o com o el trabajo de todo e l pue blo de Dios… Por
e l o t ro l ad o , el Nuevo Tes tam ento tam bién re c onoc e e l lla ma do únic o
d e p a s t o res, anci anos y obis pos , que es tán e ntre ga dos a l ministe r io de
v i g i l ar y su p er v i sa r”. 4 El após tol Pablo es cr ibió los libros de 1 y 2 Ti-
mo t e o y Ti t o esp ec íficam ente para ins tr uir a pa store s y supe r visore s de
c ómo cu i d ar a l a gente en la igles ia.
En l a med i d a que los s iglos pas aron, la igle sia c ontinuó ponie ndo
u n é n f asi s so b re el m inis terio pas toral. Los e sc r itore s de l se gundo siglo
c o m o C l e m e n t e d e Ro m a , Ig n a c i o y He r m a s , d e f i n e n e l o f i c i o p a s t o -
r a l . Te r t u l i an o , Or ígenes , Bas ilio, Gregorio de Nisa y Jua n Cr isóstomo
a ñ a d i e ro n i nst r u cc iones a los pas tores de los siguie nte s 200 a ños. Pa r a
e l q u i n t o si g l o l a igles ia s e había expandido a tr a vé s de toda Europa
d e l n o r t e y e n f re n t a b a e l d e s a f í o d e c r i s t i a n i z a r a l o s b á r b a ro s . L o s p a s -
t o re s i n st r u yero n a s us congregaciones a vivir sus vida s c r istia na s c on
c omp asi ó n u n o s a otros en com unidad, como e je mplos a sus ve c inos
n o c r ist i an o s. El Papa Gregorio el Grande, e n e l se xto siglo, e sc r ibió
16 Unidad 1 Fundamentos del Cuidado Pastoral

u n d o c u m ent o t i t u l ado “Cuidado Pas toral”, donde de sc r ibe e l tr a ba jo


d e l p a s t o r co mo o f rec iendo dirección m oral y espir itua l a la igle sia a sí
c o m o t a mb i én a l o s q ue nos as is ten a la igles ia. 5
Durante la Edad Media el cuidado pastoral con frecuencia fue limi-
t a d o a t r a t ar co n l a penitencia propia por los pe c a dos c ome tidos. La
Ig l e s i a Ro mana enf o có las energías del clero a administr a r los sie te sa -
c r a me n t os co mo med ios de s alud es piritual. Aunque Fr a nc isc o de A sís
y Be r n a rdo d e C l araval m odelaron un m inis terio ta nto e spir itua l c omo
f í s i c o d e n t ro d e l a i g les ia, es te período de la histor ia de la igle sia se
c a r a c t e r i zó p o r u na f alta de énfas is s obre el cuida do pa stor a l.
L a Re f o rma t raj o una renovación de interés e n e l c uida do pa stor a l
c o n e l n u evo d esarrollo del m ovim iento prote sta nte . Ma r tín Lute ro
e n f a t i zó fu er t emen t e el s acerdocio de todos los c re ye nte s, que hizo de l
c u i d a d o p ast o ral l a re s pons abilidad de la iglesia c omple ta . Dos libros
i m p o r t a nt es sal i ero n de inicios del s iglo dieci sé is: El Pastor de Zwin-
g l i o ( 1 5 2 4 ) y S ob re el Verdadero Cuidado de las Almas de Bucero (1538) .
Ju a n C a l v i n o y Ju an Knox enfatiz aron la im por ta nc ia de l c uida do pa s-
t o r a l p a r a l as n ecesi d a des es pirituales de la congre ga c ión.
El l i b ro d e R i ch ard Baxter, El Pastor Refor mado (1656) lle gó a se r
e l d e s a r rol l o más si g n ificativo del s iglo diecisie te . Su propue sta de l
c u i d a d o past o ral p u ritano llegó a s er el es tánda r pa r a los ministros
d e l a t r a d i ci ó n ref o rmada en los s ubs ecuentes siglos. Esta tr a dic ión
e n f a t i zó la i nt ro sp ección de la conciencia y la adhe re nc ia e str ic ta a la s
a c c i o n e s mo ral es p ro pias . Baxter m is m o dividió e l c uida do pa stor a l e n
s i e t e f u n ci o nes: “co nver tir a los inconvers os , da r c onse jos a los que lo
p i d e n , e di f i car a l o s creyentes , pas torear a las fa milia s de la pa r roquia ,
v i s i t a r a l o s enf ermo s y m oribundos , reprobar a los impe nite nte s y
a p l i c a r d i sci p l i n a”. 6
Ju a n Wesl ey sacó e l evangelio de las paredes de la igle sia y lo lle vó
a las calles y campos de la Inglaterra del siglo dieciocho. Llegó a con-
ve n c e r s e q u e l o s l ai cos podían cum plir un pape l ma yor e n prove e r e l
c u i d a d o p ast o ral . Est o era im por tante porque el ministerio itinerante
de Wesley no le permitía hacer el cuidado personal con sus conver tidos.
A t r a vé s de l o s g r u p o s pequeños o reuniones de c la se s de l me todismo
d e We s l e y, l a g en t e recibió el apoyo y ánim o ne c e sa r io pa r a vivir c omo
c re ye n t e s . D. Mi ch ael Henders on declara en s u libro John Wesley’s Class
Mee t i n g: A Mo d el f o r Making Dis ciples (La re unión de la s c la se s de
We s l e y : Un mo d el o p ara hacer dis cípulos ): “ We sle y… movilizó a toda
l a me m b resí a met o d i s ta que cas i cada m iem bro te nía a lguna pa r tic i-
p a c i ó n e n el mi ni st e rio de la congregación”. 7 Tom A lbin re sume e l
i m p a c t o d e Wesl ey d e es ta m anera: “De hecho pue de s de c ir que todo
e l a v i va m i en t o d e We s ley en realidad fue un a viva mie nto de l c uida do
y d i re c c i ón p ast o ral”. 8
Una Introducción al Cuidado Pastoral 17

Cu and o el mov im iento de Wes ley vino al Nue vo Mundo, e l c uida do


p a s t oral l ai co l l eg ó a s er un elem ento im por ta nte e n la e xpa nsión de
l a i g l e s i a s a l i e n d o a l a s f ro n t e r a s d e l o s E s t a d o s Un i d o s re c i é n c re a -
d o. L o s p red i cad o res de los circuitos s ólo podía n visita r pe que ña s c o-
mu n i dad es p eri ó dicam ente, de tal m anera que la ta re a de l c uida do y
á n i mo caí a so b re los m iem bros de aquellas pe que ñita s c ongre ga c ione s
me t od i st as y b au t is tas . Cuando el m ovim iento de los a viva mie ntos de l
s i g l o di eci nu eve i nvadió todo el horizonte a me r ic a no e n e xpa nsión, los
c re ye nt es reci én evangeliz ados aprendían e l c uida do uno de l otro por
n e c e s id ad , y a q u e no había s uficientes pas tore s pa r a lle na r e l púlpito
d e l a i g l esi a en cada villa y aldea.
El si g l o vei nt e trajo un entrenam iento má s for ma l pa r a a que llos que
e n t r a n al mi n i st erio. Muchos m inis tros pote nc ia le s a sistie ron a c ole -
g i o s e i ncl u so seminarios antes de pas torear su pr ime r a igle sia . Esta s
e s c u e las d e al t a educación ens eñaron curs os sobre te ología pa stor a l y
h o mi lét i ca p ara com plem entar el es tudio de te ología , Biblia e histor ia
d e l a i g l esi a.
El i n i ci o d el siglo veinte m arcó el inic io de un nue vo c a mpo de
e s t u d io : p si q u i at ría. Sigm und Freud es gene r a lme nte c onside r a do la
i n f l u enci a más si g nificativa tem prana de es ta nue va disc iplina , que in-
t e n t ó est u d i ar l a m ente de la m is m a m anera que la me dic ina e studia ba
e l c u e rp o. No t o mó m ucho tiem po antes que a que llos que e sta ba n e n
l a p re p araci ó n mi nis terial fueran introducidos a c onc e ptos de psic olo-
g í a y sal u d ment al. La educación clínica pa stor a l lle gó a se r pa r te de
l a mayo rí a d e l o s program as de los s em ina r ios pa r a los me dia dos de l
s i g l o vei nt e. El l i bro de Carl Rogers , Client- Centered Therapy ( Te r a pia
c e n t r ad a en el cl i e nte) ins tr uyó a los s em ina r ista s e n e l a c e rc a mie nto a
l a c o nsej erí a n o d irectiva.
En l a ú l t i ma cuar ta par te del s iglo los c onse je ros c r istia nos ha bía n
p r i n c i p i ad o a est ablecer s u m arca en el campo de la c onse je r ía . Esc r i-
t o re s co mo Gar y Collins , H. Norm an Wrig ht y A rc hiba ld Ha r t ha bía n
e s c r i t o l i b ro s l eí d os por los pas tores y laicos por igua l. Los psic ólogos
c r i s t i a no s o f recen s em inarios en igles ias s obre ma te r ia s que va n de s-
d e c ó mo ed u car a los niños y tener una ma tr imonio fe liz ha sta c ómo
ve n c e r l a d ep resi ó n o las adicciones . Mucha s unive r sida de s c r istia na s y
s e m i n ari o s ah o ra ofrecen títulos para pers o na s que busc a n se r c onse je -
ro s c r i st i ano s. Hoy no es raro que igles ias gr a nde s e mple e n c onse je ros
c r i s t i a no s o p ast o rales com o m iem bros del e quipo pa stor a l pa r a se r vir
a l a s necesi d ad es tanto de los m iem bros de la s igle sia s c omo de a que -
l l a s p erso nas en n e ces idad de las com unida de s c irc unve c ina s.
L os g r u p o s p equeños fueron des cubier tos de spué s de la Se gunda
Gu e r r a Mu n d i al p or las organiz aciones parae c le siá stic a s ta le s c omo In-
t e r Va rsi t y C h ri st i a n Fellows hip, los Navega nte s y Cr uza da Estudia ntil
18 Unidad 1 Fundamentos del Cuidado Pastoral

c u a n d o i ni ci aro n su minis terio en las ciudade s unive r sita r ia s. En los


s e t e n t a i nnovad o res c om o Lym an Colem an y Br uc e La r son volvie ron
a i nt ro d u ci r d e n u evo el concepto de los gr upos pe que ños a la s igle -
s i a s . Mu c h as i g l esi as hoy ofrecen gr upos pequeños e spe c ia liza dos pa r a
p rove e r co n t enci ó n a pers onas con s ituaciones c omune s, ta le s c omo la
a d i c c i ón o p érd i d as.
El c u i dad o p ast o ral dirigido por laicos ha lle ga do a se r una pa r te
e s e n c i a l del mi n i st erio en m uchas igles ias grande s de hoy. Ha y má s
g e n t e e n u n a i g l esi a de m iles que un pas tor y un e quipo pa stor a l pue -
d a n s e r v i r ef ect i vamente. El cuidado laico, ya se a a tr a vé s de los gr upos
p e q u e ñ o s o mi n i st eri os es pecíficos , vence el fac tor limita nte de te ne r
u n e q u i p o su f i ci ent emente pagado para s atis fa c e r la s ne c e sida de s de
t o d os e n l a i g l esi a. Uno de los beneficios del c uida do por los la ic os
e s e l s e n t i d o d e sat i sf acción cuando los m iem bros utiliza n sus done s y
h a b i l i d a des d ad as p o r Dios .

El C uidad o Pa stor al en el Siglo Veintiuno


En n u e st ra h i st o ri a al inicio, el pas tor Bill se se ntía a br uma do por
l a t a re a q u e l e esp eraba m ientras iniciaba s u se r vic io e n su pr ime r a
i g l e s i a . Qu i zá serí a d e ayuda identificar alguno s de los té r minos c one c -
t a d os c o n el p ap el p as toral.
• Mi n i s t e ri o p a s t ora l . Todo lo que un pas tor ha c e e n c one xión c on la
i g l e s i a s e rí a co nsi d erado el m inis terio del pas tor.
E s t o i ncl u i rí a co sas tan divers as com o co nduc ir una re unión de
j u n t a , l a p rep araci ó n y entrega del s erm ón, promove r e l progr a ma de
m i s i on e s , co n d u ci r a un vis itante a recibir la sa lva c ión o se r c hofe r
p a r a u n gr u p o d e ni ñ os en un cam pam ento de ve r a no e n la c a mione ta
d e l a i g l e si a. Ser p astor es m uy parecido com o e l c a mpe sino que sa le
a l p a t i o c ad a mañana y s e da cuenta, al ver s u tie r r a , que ha y 50 c osa s
q u e p u d i era h acer h oy, todas ellas urgentes . Como e l c a mpe sino, e l
t r a b a j o d el mi ni st eri o del pas tor nunca s e termina . Ca da pa stor tie ne
r u t i n a s s e manal es, p e ro exis ten s uficientes de sa fíos ine spe r a dos pa r a
e v it a r q u e el t rab aj o a lguna ve z s e vuelva aburr ido o pre de c ible .
• Cu i d a do p a s t ora l. Pa r te de la tarea del m inis te r io e s e l c uida do pa sto-
r a l . Tr a d i ci o n al men t e, el cuidado pas toral ha inc luido la s a c tivida de s
d e s a n i d a d , co mp asi ón, contención, dirección y re c onc ilia c ión de la
g e n t e e n tre sí y co n Dios .
T h o mas Od en , en s u libro Classical Pastoral Care ( Cuida do pa stor a l
c l á s i c o ) , vo l u men 1 , Llegando a ser un Ministro, da e sta de finic ión:
El cu i d ad o pas toral es es a ram a de la te ología c r istia na que
t r a t a c o n e l c u i d a d o d e l a s p e r s o n a s p o r l o s p a s t o re s . E s p a s -
t or al p o rq u e p e r tenece a los oficios , tare a s y re sponsa bilida de s
Una Introducción al Cuidado Pastoral 19

d el p ast o r. Es cuidado porque es tá a c a r go y e s de libe r a da me nte


at enci ó n al c recim iento es piritual y de stino de la s pe r sona s. El
cu i d ad o p astoral es análogo al cuidado de l c ue r po por un mé dic o.
Si end o q u e es a es fera par ticular s obre la c ua l uno e je rc e c uida do
es l a p si q u e… el cuidado pas toral tambié n pue de lla ma r se a pro-
p i ad amen t e el cuidado de las alm as . 9
El t érmi no cu idado pastora l pudiera implic a r que e l pa stor e s e l
ú n i c o q u e d eb e h a cer es te trabajo. Aunque e l c uida do e s una re spon-
s a b i l i d ad i mp o r t ante para un pas tor, el cuida do pa stor a l ta mbié n se
p u e d e ref eri r al p a s toreo com pas ivo que cua lquie r c r istia no pue de da r
a o t r a p erso n a.
El p ast o r y au t or Michael Slaughter con inte nc ión de a yuda r a los
l a i c o s d escu b re t al m inis terio. E s cribe: “El lla ma do de Dios no sólo e s
p a r a a q u el l o s i n volucrados en el m inis terio profe siona l. Dios ha c re a -
d o a c ad a ser h u mano con un propós ito divino. El a sunto má s gr a nde
q u e p o d emo s h acer por otro s er hum ano es a yuda r le a de sc ubr ir e l lla -
ma d o d e Di o s”. 10 De hecho, los laicos con e l don e spir itua l de pa stor
p u e d e n ser mu ch o m ás efectivos com o persona s que da n c uida do que
u n m i ni st ro si n es e don es piritual.
• C o n s ej erí a p a s t oral. Dentro de la es fera má s gr a nde de l c uida do pa s-
t o r a l est á l a t area de la cons ejería pas toral. Howa rd Cline be ll, e n su
i m p o r t an t e l i b ro Basic Types of Pastoral Care and Counseling ( Tipos
b á s i c os d e cu i d ad o y cons ejería pas toral), de fine e l té r mino de e sta
ma n e ra: “La co nse jería pas toral, una dim ensión de l c uida do pa stor a l,
e s l a ut i l i zaci ó n de una variedad de m étodos de sa nida d ( te r a pé utic a )
p a r a a y u d ar a l a g ente a m anejar s us proble ma s y c r isis de ma ne r a que
c re zc a n y a s í e x p e r i m e n t e n s a n i d a d d e s u q u e b r a n t a m i e n t o” . 11
Co n est e amp l io cam po de cons ejería pa stor a l a hor a ha y muc ha s
e s p e c ial i d ad es, t ales com o el cuidado de conte nc ión, c uida do de c r isis,
c u i d a do d e d u el o , enriquecim iento m atrim onia l y e nr ique c imie nto fa -
mi l i a r, só l o p ara nom brar algunos .
L a s h ab i l i d ad es y técnicas de la cons ejería pa stor a l e fe c tiva son muy
e s p e c íf i cas y no s erán abordadas en es te libro. Sin e mba r go, e s útil
c ome nt ar so b re q ué tan penetrante es la pr á c tic a . Es na tur a l pa r a la
g e n t e veni r a u n pas tor bus cando as es oramie nto y c onse je r ía sobre
a s u n t os esp i ri t u al es . Pero es tos días la oficina pa stor a l c on fre c ue nc ia
e s l a p ri mera i nst ancia cuando hay problema s ma tr imonia le s, c onflic -
t o s f ami l i ares, d epres ión pers onal o decis ione s impor ta nte s. Na die le
p re g u nt a al mi ni stro s i es tá interes ado en ha c e r c onse je r ía . Se a sume
h oy q u e l o s p ast o res acons ejan.
L a co nsej erí a p as toral generalm ente s e hac e e n un c ua dro de tie mpo
l i mi t a d o , en f o cándos e s obre una s olución e spe c ífic a a una ne c e sida d.
Una razón que las personas buscan a los pastores es porque en general la
20 Unidad 1 Fundamentos del Cuidado Pastoral

consejería es gratis. También, los ministros no se re str inge n a sí mismos


a h o r a s d e o f i ci na d u rante el día y as í, generalme nte , e stá n disponible s
e n c u a l q ui er t i emp o que haya una cris is . Adem ás, la ge nte pudie r a se n-
t i r q u e u n p ast o r t i ene un dis cernim iento m ás gr a nde sobre la volunta d
d e Di os qu e u n l ai co.
• Ps i c o t e ra p i a p a s t ora l. E s ta es una form a m uy e spe c ífic a de la c onse -
j e r í a p a s t o ral , enf o cá ndos e s obre trabajo terapé utic o de la r go pla zo
h e c h o p or u n co n sej ero pas toral con un entrena mie nto e xte nso e n psi-
c o t e r a p i a . Po r razo nes de que es m uy técnica y re quie re e ntre na mie nto
y e x p e r i enci a, est á más allá del alcance de la ma yor ía de los pa store s.

Un Pa stor Pa r a L a A c t u alidad
Ca d a ép o ca t i en e que enfrentar un nuevo gr upo de c irc unsta nc ia s
q u e i n f l u yen l a cu l t u r a dentro y fuera de la iglesia . He mos sa lido de la s
fronteras de un milenio y entrado a uno nuevo. Y lo que hemos descu-
b i e r t o h a s t a a h o r a e n e s t e s i g l o ve i n t i u n o h a s i d o u n a m e zc l a d e p a z y
g u e r r a , h amb r u n a y pros peridad, s eguridad y te r ror ismo. La pre gunta
e n l a s m ent es d e mu chos en la igles ia es es ta: ¿Cómo pode mos “ ha c e r
i g l e s i a” d e manera q u e pueda tener im pacto es pir itua l e n la ge ne r a c ión
actual?
Má s e s p ecí f i camen te para es te libro, ¿cóm o pode mos pa store a r a la
g e n t e q u e enf rent a l as com plejidades de nues tra soc ie da d a fe c ta da por
e l e s t ré s ? Las p al ab ras de un him no es crito hac e c e rc a de 250 a ños por
C a r l o s Wesl ey si g u en res onando en m i m ente: “ Pa r a e ste gr a n de be r /
Mi Di os , p o d er l l en ar, / A tu s er vicio hoy m i s e r / Te quie ro c onsa gr a r”
( De “ Yo Ten g o q u e Guardar”).
Se r v i r a l a ép o ca pres ente es diferente que se r vir e n la pa sa da . Sin
e m b a r g o , mi ent ras l a s ociedad es tá cam biando r á pida me nte y nosotros
n o s i e m p re est amo s seguros a dónde nos llevará , la s ne c e sida de s huma -
n a s b á s i c a s si g u en si endo las m is m as .
Mi c h a el Sl au g h t er es cribe: “E s tados Unidos ha sido lla ma da la na -
c i ó n d e e x t ranj ero s. Una encues ta de Gallup re por tó que c ua tro de
d i e z n o r t e a m e r i c a n o s a d m i t e n f re c u e n t e s s e n t i m i e n t o s d e ‘ i n t e n s a s o -
l e d a d’ … Para el 2 0 1 0 m ás de uno en cuatro hoga re s se r á n hoga re s de
p a d re s s ol t ero s”. 12 Aun cuando los conflictos fa milia re s a bunda n, la
g e n t e e s t á b u scan d o relaciones auténticas , am able s c on ge nte a quie n
l e i m p o r t e. Hay u n creciente interés en la realida d e spir itua l, pe ro la
g e n t e n o se v u el ve a l a igles ia bus cando res puesta s. Con todos nue stros
a va n c e s t ecn o l ó g i co s, la gente tiene los m is m os a nhe los y de se os bá si-
c o s q u e Jesú s v i o cu ando es tuvo aquí en la tierr a .
L a i m ag en d el p astor s ir viendo en el siglo veintiuno no es irrelevante.
La gente hoy está desesperadamente buscando a alguien que sepa sus nom-
bres y le importe cuando sufre. La forma en que tú hagas eso hoy puede ser
Una Introducción al Cuidado Pastoral 21

de alguna manera diferente de alguien pastoreando hace 100 años. Servir


en la época presente signi f i c a c u i d a r a l a g e n t e d e m a n e r a s s i g n i f i c a t i -
va s , perso nal es, u s ando la m is m a com pas ión y a mor que Je sús mostró
d u r a n t e su mi n i st erio terrenal.

L os Pa stores Ha cen l a Diferencia


Un a d e l as ex p e riencias profes ionales tempr a na s que for mó mi mi-
n i s t e ri o t o mó l u gar durante m is años en e l se mina r io c omo pa stor
a s oc i ad o en l a Ig l e s ia del Naz areno College Churc h e n Ola the , Ka nsa s.
El p ast o r t i t u l a r, Paul Cunningham , recibió una lla ma da te le fónic a
q u e t o d o s l o s p astores tem en. Una pareja jove n y su he r mosa pe que ña
niña iban en un viaje de días feriados para visitar a sus parientes. Es-
t u v i e ro n i nvo l u crados en un accidente fatal e n la a utopista de Ka nsa s.
Mi en t ras Pau l y yo m anejam os en el ca mino a l hospita l ha bla mos
s o b re l a i mp o r t an c ia de que un pas tor es té allí c ua ndo la ge nte te ne c e -
s i t a . En t ramo s al cuar to del hos pital del esposo, Ron, c on la s notic ia s
q u e s u esp o sa y su pequeña niña no habían sobre vivido a l a c c ide nte .
Ob s e r vé có mo el pas tor Paul parecía s aber cuá ndo e r a a propia do de c ir
p a l a b r as d e áni mo y contención, y cuando simple me nte e sta r pa r a do
a l l a d o d e l a cama de Ron m ientras lloraba y la me nta ba la pé rdida de
s u f a mi l i a. Est a f ue m i prim era experiencia de c a mina r c on un hombre
y s u fami l i a ex t en dida a través del proces o de pla ne a r e l fune r a l y los
s i g u i e nt es meses de trabajo de duelo. Vi a Ron mie ntr a s de sc ubr ía que
s u f e p o d í a ay u d a rle a cr uz ar las m ás dura s e xpe r ie nc ia s que la vida
p o d í a arro j arl e.
Tales momentos nunca son fáciles para un pastor. Te condueles con
l a f a m i l i a. Tamb i é n es tá la res pons abilidad de ha bla r una Pa la br a de
Di os en el f u n eral que s e relacione con los se re s a ma dos por los que
s e h a c e d u el o y l a fam ilia m ás grande de la igle sia . Este pue de se r un
t i e mp o d e mu ch o es trés y profundas em ocione s. Sin e mba r go, de e sa
p r i m era ex p eri en cia de tragedia aprendí que e l pa stor pue de ha c e r una
d i f e ren ci a. Est amos hum ildem ente allí como pa store s re pre se nta nte s
d e e s e Gran Past or, Jes ucris to, y en es e mome nto lle ga mos a se r los
c on d u ct o res o d i spens adores de la gracia de Dios. Es a la misma ve z
h u mi ld e y emo ci o nante s er un pas tor que cuida a l pue blo e n e l nombre
d e Je s ú s.

Pre g u n ta s par a l a Refle xión


¿Po r q u é es tan im por tante entender que e l c uida do pa stor a l ha
si d o p ar t e d e los es critos bíblicos e histór ic os de la igle sia y no
si mp l ement e el invento de la igles ia en los últimos 100 a ños?
¿Por qué la gente viene primero a un pastor para el cuidado y c onse jo
e n l u g a r d e a l g u i e n f u e r a d e l c o n t e x t o d e l a i g l e s i a ? ¿ Qu é ve n t a -
j a s y d esven t aj as tienen los pas tores s obre otros profe siona le s de
s a n i d ad ?
¿ Cu ál es el asp ecto m ás difícil del cuidado pa stor a l pa r a e l minis-
t ro y p ara su f amilia?
¿ Cu ál es so n al g unos de los des afíos s ingula re s e n prove e r c uida do
p a s t o ral en el siglo veintiuno?

Related Interests