You are on page 1of 5

Bioética Médica

BIOÉÉ TICA
BIOÉTICA: Puente al Futuro Van Rensselaer POTTER

Consultado el 24 de julio de 2012 8:04 a.m. en http://www.aceb.org/bioet.htm

¿Qué es la bioética y cuáles son sus contenidos? ¿Es lo mismo “bioética” y “ética médica”? En un antiguo
editorial, ACEB respondía a estos interrogantes. En estas líneas respondemos de nuevo a la cuestión.

Delimitando el concepto

El término “bioética” fue utilizado por primera vez por V. R. Potter hace poco más de treinta años (Potter,
1970). Con este término aludía Potter a los problemas que el inaudito desarrollo de la tecnología plantea a un
mundo en plena crisis de valores. Urgía así a superar la actual ruptura entre la Ciencia y la Tecnología de una
parte y las Humanidades de otra. Ésta fisura hunde sus raíces en la asimetría existente entre el enorme
desarrollo tecnológico actual que otorga al hombre el poder de manipular la intimidad del ser humano y
alterar el medio, y la ausencia de un aumento correlativo en su sentido de responsabilidad por el que habría
de obligarse a sí mismo a orientar este nuevo poder en beneficio del propio hombre y de su entorno natural.
La bioética surge por tanto como un intento de establecer un puente entre ciencia experimental y
humanidades (Potter, 1971). De ella se espera una formulación de principios que permita afrontar con
responsabilidad –también a nivel global- las posibilidades enormes, impensables hace solo unos años, que hoy
nos ofrece la tecnología.
Bioética y ética médica

¿Acaso esta nueva disciplina viene a sustituir a la ética médica, disciplina que hasta hace poco ha venido
guiando al profesional de la salud? En absoluto. Por el contrario, la ética médica permanece como matriz
rectora y a la vez parte principal de la bioética. Así se deduce de la definición de bioética de la
“Encyclopaedia of Bioethics”: estudio sistemático de la conducta humana en el ámbito de las ciencias de la
vida y de la salud, analizada a la luz de los valores y principios morales" (Reich, 1978).
La ética médica no es sólo una parte de la bioética, sino que goza además de especial relevancia en el
conjunto de la nueva disciplina. Por la riqueza de su tradición científica y humana - ausente en el resto de la
bioética- posee un especial valor que no puede ser ignorado. La pretensión ilusoria de construir una “ética
nueva” que habría de romper con la ética tradicional no sólo carece de fundamento sino que deja traslucir una
notable ignorancia. Ciertamente la bioética – y con ella la ética médica- afronta hoy problemas nuevos, pero
cuenta con los mismos medios de siempre para resolverlos: el uso juicioso de la razón y la luz de los
valores y principios coherentes con la específica forma de ser del hombre. No puede ser de otra forma.
Por el contrario, sí resulta nuevo el talante dialogante, tolerante y respetuoso que preside el ejercicio
bioético. Así lo exige la diversidad cultural e ideológica del mundo actual. Sin embargo, ser tolerante no
significa rebajar las exigencias de la realidad, ni el reconocimiento de sus auténticas implicaciones éticas.
Traduce en cambio la conciencia de que sólo una actitud de diálogo abierto y honesto, respetuoso con la
legítima libertad de las conciencias, puede permitirnos avanzar juntos hacia el reconocimiento de los valores y
principios auténticos.

Formación en bioética

Los motivos que empujan a perfeccionar la preparación personal son múltiples. Muchos profesionales
sanitarios desean encontrar una solución adecuada a los frecuentes dilemas éticos que se plantean en la
Bioética Médica

práctica clínica. Estos dilemas se plantean también a otros niveles: en los comités de bioética, en la
docencia de pre o postgrado en ciencias de la salud o en disciplinas como el derecho, la política, la gestión,
periodismo sanitario, etc., o en el contexto de trabajos de investigación con seres humanos. Por otro lado es
cada vez mayor el número de los que sienten la urgencia de afrontar con eficacia los problemas bioéticos y
desean colaborar en su resolución. Se plantea así por una u otra vía la necesidad de adquirir una formación
bioética sólida, a nivel de un postgrado universitario.
Se comprende que sólo una formación pluridisciplinar a la vez teórica y práctica permitirá adentrarse en
esta disciplina si se quiere evitar la frivolidad de confundir el diálogo bioético con un mercado de opiniones
livianas. Es éste un punto importante y si en algunos ambientes la bioética no ha conseguido la reputación y
autoridad que merece se debe quizás a la falta de preparación y de prestigio de quienes indebidamente se
constituyen en "expertos" y maestros de bioética.
Por la importancia de sus fines, es necesario que quien pretenda formarse opiniones sólidas es este campo
profundice en el conocimiento del ser humano y de los dilemas científicos y tecnológicos actuales,
especialmente en los propios de la medicina asistencial y de la investigación clínica y biológica.
Esta preparación deberá ser exigente y continua y habrá de atender a aspectos tanto teóricos (ética,
antropología, historia del desarrollo tecnológico, filosofía de la ciencia) como prácticos (pensamiento crítico
[1], adquisición del hábito de la honestidad intelectual [2] y la capacidad de comunicación y diálogo,
incluyendo el aprendizaje de algún idioma y cierta familiaridad con los medios informáticos de comunicación
virtual).
La bioética nace además con pretensiones de globalidad. Desea ayudar a resolver un conflicto que existe
dentro de cualquier cultura moderna: el conflicto entre las posibilidades que ofrece el desarrollo tecnológico y
las exigencias de una vida auténticamente humana. Aunque el problema es universal, los actores se mueven
en diversos entornos culturales. Por ello, se requiere de los protagonistas de la bioética que se hallen abiertos
al diálogo intercultural con el fin de fijar valores y principios de actuación universalmente válidos. Para ello
resulta de gran utilidad el poder acceder a los recursos de internet (disponibles en buena parte en inglés), así
como la posibilidad de utilizar el correo electrónico.
División de la bioética

Podemos dividir la bioética en una parte general o fundamental y una parte especial o aplicada. La bioética
general se ocupa de los fundamentos éticos, de los valores y principios que deben dirigir el juicio ético y de
las fuentes documentales de la bioética (códigos médicos, derecho nacional e internacional, normas
deontológicas y otras fuentes que enriquecen e iluminan la discusión, como las biográficas, literarias o
religiosas). La bioética especial se ocupa de dilemas específicos, tanto del terreno médico y biomédico como
referentes al ámbito político y social: modelos de asistencia sanitaria y distribución de recursos, la relación
entre el profesional de la salud y el enfermo, prácticas de medicina prenatal, el aborto, la ingeniería genética,
eugenesia, eutanasia, trasplantes, experimentos con seres humanos, etc.
Es claro que el enfoque que se dé a la fundamentación (bioética general) condicionará las posibles
soluciones que se ofrezcan a los dilemas (bioética especial). Así ocurre con el rechazo de la eutanasia en un
modelo bioético basado en la búsqueda de la verdad sobre el hombre y en el reconocimiento y respeto de su
especial dignidad, o –por el contrario- la entusiasta aceptación de la eutanasia en los modelos relativistas
basados en la autonomía absoluta de la libertad individual.
En ocasiones se habla de bioética clínica o toma de decisiones. En ella se examinan dilemas nacidos en el
ejercicio asistencial de la medicina, analizándose los valores éticos en juego y los medios concretos
disponibles para resolver el conflicto de la mejor manera. Si bien el caso particular presenta matices a
considerar y priorizar, la conducta no debería entrar en contradicción con los valores utilizados en la bioética
en general.
REFERENCIAS
 Potter V.R. Bioethics: the science of survival, "Perspectives in Biology and Medicine" New York, 1970.

 Potter V.R. Bridge to the Future, Prentice-Hall Pub, Englewood Cliffs, NJ, 1971.
Bioética Médica

 Reich W.T. (coord): “Encyclopedia of Bioethics”, New York 1978.

NOTAS
[1] El pensamiento crítico (“critical thinking”) examina el curso del pensamiento para asegurar argumentaciones correctas y detectar las
falacias.
[2] La honestidad o humildad intelectual evita los prejuicios nacidos del amor propio, el egoísmo y la prepotencia, permitiendo en cambio
la búsqueda exclusiva de lo recto y bueno para el ser humano y su entorno

Qué es la bioética médica


Consultado el 23 de julio de 2012 7:14 p.m. en http://www.dilemata.net/index.php?
option=com_content&view=article&id=58:qus-la-bioca-mca&catid=23:actualidad-de-la-bioca-
mca&Itemid=38

Escrito por David Rodríguez-Arias


Miércoles, 26 de Marzo de 2008 16:46

Si aceptamos definir la ética como la disciplina que estudia los comportamientos


humanos desde el punto de vista moral (desde el punto de vista de su acercamiento al
“bien” o al “mal”) la bioética se correspondería entonces con la parte de la ética
relacionada con las ciencias de la vida. La bioética es un campo amplio, en el que
intervienen disciplinas tan diferentes como la filosofía, la biología, la medicina, el
derecho, la ecología, la antropología, la psicología, las ciencias sociales… Más aún, la
interdisciplinariedad da carta de naturaleza a la bioética. Sólo en el diálogo entre las
ciencias humanas, las jurídicas, las sociales y las de la vida se pueden formular y comprender de manera no
sesgada ni parcial los problemas éticos surgidos a raíz de los progresos científicos y tecnológicos.

El término “bioética” fue propuesto por primera vez para designar una disciplina que debía ocuparse de
reflexionar sobre los procedimientos necesarios para asegurar la supervivencia de la vida (Potter). Hoy, la
bioética tiende a disgregarse en dos sub-disciplinas: la bioética ecológica (o medioambiental) y la bioética
médica, a pesar de que a menudo ambas compartan metodología y contenidos. Piénsese, por ejemplo, en las
implicaciones sanitarias producidas por el recalentamiento global de la Tierra.

La presente sección aspira a ofrecer un espacio para la discusión de temas actuales e imperecederos de la
bioética médica. Algunas de las cuestiones que se tratarán son las relativas al principio y al final de la vida,
las relacionadas con el genoma, la experimentación biomédica, los trasplantes de órganos, el consentimiento
informado, la confidencialidad, el empleo y la conservación de productos y partes del cuerpo humano, la
distribución de los recursos sanitarios... Pero los casos prácticos también suelen brindar la oportunidad de
repensar el significado de ciertos conceptos importante en bioética, como los de autonomía, respeto, dignidad
o vulnerabilidad.

Toda propuesta para la discusión de estas cuestiones, más o menos aplicadas, será bienvenida. Lo será con
independencia del enfoque disciplinar que se adopte como prioritario. Lo será con independencia del sesgo
ideológico que se asuma y reconozca como propio. Porque la bioética, además de interdisciplinar es, por
vocación, pluralista. Por último, y esto no constituye ningún obstáculo a lo anterior, la bioética es una
disciplina racional, pues sus herramientas son el argumento y la deliberación.

La bioéé tica méé dica én Vénézuéla


Consultado el 23 de julio de 2012, 7:24 p.m. en http://lasaludylamedicina.blogspot.com/2009/08/la-bioetica-
medica-en-venezuela.html
Bioética Médica

El Juramento de Hipócrates es el testimonio más antiguo de ética en la práctica médica, en


los años 70 surgió el concepto de Bioética, impulsado por el avance tecnológico, y planteó la
necesidad de interrelacionar la ética, la moral y los principios. En Venezuela la Bioética
surgió en 1977, para cumplir con pautas internacionales. En 1999 se introduce la bioética a la
Carta Magna, y es la Ley del Ministerio de Ciencia y Tecnología la que establece un código
de bioética y bioseguridad que rige a todos los sectores científicos del país. Cómo se violan los principios
éticos en la medicina. Cuando en una biopsia se diagnostica un carcinoma y el médico tratante le pide al
patólogo que en lugar de "carcinoma" escriba "lesión benigna" para mantener al paciente en la consulta
privada. Hay que distinguir entre la amistad el dinero y la responsabilidad ética. También es común que las
personas se acerquen al médico para pedir una constancia o reposo y así no ir al trabajo. Estos son reportes
falsos que causan problemas jurídicos y las leyes castigan estos actos. El gremio médico es disciplinado y
estos actos son denunciables, sólo hay que acudir al Colegio de Médicos y hacer la denuncia con pruebas en
mano para que se corrijan esas fallas. Es inocultable el comercio que hay alrededor de los medicamentos, hay
laboratorios transnacionales que pagan a los Médicos Cursos, Congresos etc., para que prescriban sus
productos farmacéuticos, aun cuando el médico sabe que no son efectivos o son muy costosos. Y así hay una
cantidad de problemas terribles, hoy en día, en los cuales los médicos sin ética son protagonistas y que se
deben cambiar por el bien del gremio y de la Humanidad.

Publicado por el Dr. Jesús Gutiérrez Hora: 1:00 a.m.

Actualidad dé la bioéé tica méé dica


Consultado el 23 de julio de 2012, 7:24 p.m. en http://www.dilemata.net/index.php?
option=com_content&view=category&id=23:actualidad-de-la-bioca-mca&layout=blog&Itemid=38

La presente sección aspira ofrecer un espacio para la discusión de temas actuales e


imperecederos de la bioética médica. Algunas de las cuestiones que se tratarán son las
relativas al principio y al final de la vida, las relacionadas con el genoma, la
experimentación biomédica, los trasplantes de órganos, el consentimiento informado, la
confidencialidad, el empleo y la conservación de productos y partes del cuerpo humano, la
distribución de los recursos sanitarios... Los casos prácticos también suelen brindar la oportunidad de repensar
el significado de ciertos conceptos importante en bioética, como los de autonomía, respeto, dignidad o
vulnerabilidad. Toda propuesta para la discusión de estas cuestiones, más o menos aplicadas, será bienvenida.
El responsable de esta sección es David Rodríguez-Arias Vailhen, profesor ayudante de Filosofía Moral de la
Universidad de Salamanca e investigador predoctoral del /Laboratoire d'Éthique Médicale /de la Universidad
Paris-5 (www.ethique.inserm.fr)
 Alerta en la India por las consecuencias de la desregulación en la investigación clínica: Las
condiciones favorables para multiplicar beneficios en el sector farmacéutico han generado nuevos
abusos, según un reciente artículo aparecido en The Lancet.

 Donación de órganos tras eutanasia activa: ¿Es éticamente reprobable?: ¿Debe preocuparnos
que la donación de órganos se asocie a la práctica de la eutanasia?

 Patentes e investigación con células madre: Unión Europea prohíbe patentar tratamientos con
células embrionarias.
Bioética Médica

 El complejo médico-industrial y los ensayos clínicos: Este complejo sustenta un gran emporio
económico y además ejerce una influencia decisiva en aspectos tan transcendentales como la
investigación, la formación y la asistencia médica. Estaría integrado por la industria farmacéutica y
de tecnología médica, instituciones sanitarias, profesionales, directivos y otros agentes sanitarios.

 Dinero, trasplante de órganos y conflicto de intereses: Se reanuda un acalorado debate acerca de


la licitud de retribuir económicamente a los profesionales que participan en el proceso de donación,
con incentivos que se corresponden con el número de órganos extraídos y trasplantados.

 Los frutos del Jardinero Fiel: El Jardinero Fiel (2005), película con la que Fernando Meirelles
quiso denunciar los abusos de algunas empresas farmacéuticas al experimentar en países en vías de
desarrollo (escándalo durante la epidemia de meningitis en Nigeria por parte del laboratorio Pfizer).

 Actualidad bioética en el país galo (por Alberto Molina): Está siendo evaluada por el Senado
francés una proposición de ley que ampliará los requisitos de revisión ética de la investigación a
todos aquellos protocolos que implican personas, algo que ya existe en otros países europeos así
como en Brasil. El objetivo principal del texto es ofrecer un marco legal más sencillo y más
completo que aporte una mejor protección para las personas y facilite la publicación de resultados en
revistas internacionales que exigen la opinión favorable de un comité de ética. Pero varios problemas
podrían dificultar su aplicación y mermar la protección de las personas.

 El consentimiento presunto para la donación y los menores: Cada país ha adoptado un modelo de
consentimiento para la donación: consentimiento explícito ("opt-in" en inglés), donde cada individuo
debe haber señalado de forma expresa su voluntad de donar. Y el modelo de consentimiento presunto
(u "opt-out") donde basta con que no se haya expresado una negativa para poder ser donante. Cada
uno de estos modelos tiene, a su vez, dos versiones, una fuerte y una débil, así como algunas ventajas
e inconvenientes. Generalmente se considera que no hay ninguno óptimo, sino que cada modelo está
más adaptado a las circunstancias sociales y culturales de cada país.