You are on page 1of 11

LOS CANTOS DE LA MISA: SU LUGAR Y SU SENTIDO

Guillermo Rosas ss.cc.

Ofrezco a los coros y equipos de liturgia este documento que quiere ayudar a tomar
conciencia de la importancia que tiene la calidad, pertinencia y belleza de la música y el canto
en nuestra liturgia.

Motiva este escrito la constatación de que no es raro encontrar miembros de nuestros
coros que tienen poca formación litúrgica, lo que se refleja sobre todo en la elección de los
cantos para la misa, que se hace con motivaciones más emocionales y personales, que pasto-
rales y litúrgicas. No hay que olvidar que de todas las celebraciones que hay, la misa es la más
sujeta a los criterios de comunión universal, expresada en algunas normas para la música y el
canto en la misa. En cambio, en una oración comunitaria, una vigilia juvenil o una liturgia de la
Palabra hay mucho más libertad para elegir los cantos adecuados. Sensibilizar sobre el valor de
la comunión eclesial en lo referente a los cantos y conocer los criterios para la pertinencia de
los repertorios es uno de los objetivo principales de este escrito.

Una segunda motivación para escribir estas líneas me viene de la convicción de que no
hay nada más determinante en una buena liturgia que la buena elección de sus cantos. Cuan-
do una asamblea ha podido cantar, es decir, expresar y celebrar su fe por medio de cantos co-
nocidos y hermosos, que son oración cantada, queda con una sensación de alegría y satisfac-
ción muy especial. Por eso hablo de calidad, pertinencia y belleza de la música y el canto
litúrgico. Calidad: no contentarse con el mínimo, sino aspirar a un canto que sea lo mejor de
nuestra cultura musical; pertinencia: buscar siempre el mejor canto para cada asamblea, oca-
sión y parte de la liturgia; y belleza: no acostumbrarnos a lo feo, chabacano o superficial, sino
aspirar a un canto litúrgico que nos ayude a alabar a Dios, que es Belleza suma, por medio de
creaciones hermosas. Espero que este documento contribuya a mejorar nuestra formación,
nuestros criterios de elección y nuestro amor por la música y los cantos propios de nuestra
cultura y de nuestras comunidades para celebrar al Señor de la Vida.

EL CANTO Y LA MÚSICA EN UNA BUENA CELEBRACIÓN

La música y el canto, expresión del genio cultural de cada pueblo, son esenciales en la
vida social y en fiesta humana y, por eso, también en las celebraciones litúrgicas de la Iglesia,
que son fiestas de la fe. El canto y la música no son un mero adorno, “para que la celebración

1

para estar lleno de vida. Una celebración. siguen una serie de criterios para iluminar su buen des- empeño. triángulos y otros instrumentos sencillos. un texto que conecte la vida con el ser cristiano de la asamblea litúrgica. que los textos que se cantan sean de contenido reli- gioso. bombos. la música llevará una letra con contenido religioso. sobre todo. es bueno que toda comunidad cuente con un “coro”. pero le falta algo para ser alegre.salga bonita”. si se habla sólo de música instrumental. es un encuentro con Jesucristo vivo y presente en nues- tra vida personal y comunitaria. escucha. el servicio que pre- stan los guitarristas. y es respetable. Para que pueda ser ejercido de la mejor manera posible. Pero no cualquier música o canto son adecuados para las celebraciones. Esto puede admitir alguna excepción. En cambio. Para que el canto y la música adquieran en la celebración de la comunidad el valor que les corresponde. dice con sabi- duría una conocida frase de la tradición de la Iglesia. las culturas tienen percepciones diversas sobre esto. CRITERIOS PARA EL BUEN DESEMPEÑO DEL CORO 2 . como a las características de la asamblea que celebra. Es lo que se quiere expresar cuando se dice que es “oración hecha canto”. vivo y presente en medio de su pueblo. es decir. pertinencia y belleza de su música y sus cantos. es decir. bongós. Por eso. es difícil decir cuál música es religiosa y cuál no lo es. según el gusto y las posibilidades de cada comunidad) acompañen a la asamblea en su oración hecha música. es decir con varias personas que con sus voces e instrumentos (guitarras y/o teclado como base. súplica y recepción de la gracia divina. también pide que en su celebración la música y el canto sean adecuados tanto al sentido de cada parte. evitando el uso de cantos de moda o del gusto de la asamblea que no sean cantos compuestos para la liturgia. En algún tiempo. pero en general es un crite- rio sensato porque nos recuerda permanentemente que la eucaristía es una celebración que brota de la fe y alimenta la fe. hoy sólo se pide que la música litúrgica exprese lo que es esencial en la celebración de la fe cristiana: que la asamblea se una al Señor. Si lo que se ce- lebra es la fe. “Cantar es orar dos veces”. La Iglesia no obliga a determinado tipo de música para la liturgia. el “canto gregoriano” fue “el” canto de la Iglesia occidental. La misa exige una especial atención a la calidad. vocalistas y otros instrumentistas es uno de los más importantes y hermo- sos de la liturgia y puede ser considerado un verdadero “ministerio”. Y. Por eso. en un diálogo de alaban- za. pero también panderetas. sino oración hecha música y canto. es como un día nublado: igual es día. La celebración que más valora y cuida la Iglesia es el sacramento principal: la eucaristía. especialmente una eucaristía sin canto.

sus preferencias y su sensibilidad musical. 3. y debe evitar transformarse en el centro de aten- ción. pero en general el coro es y debería ser un servidor y guía del canto de la asamblea. Puede haber momen- tos en la celebración en que el coro o un miembro del coro interprete solo un canto o una pieza musical. y si no es el caso. no suplantar el canto de la asamblea En la liturgia. evitando la búsqueda y elección de los cantos durante la misma misa. A menos que hayan sido ya elegidos por otro equipo. lo que algunos llaman el “coro show” o “coro espectáculo”. del canto de meditación después de la comunión. Especialmente para quie- nes escogen los cantos de una misa. hay que considerar las preferencias y características de la asam- blea. etc. 2. cada canto tiene su sentido y su lugar. es importante saber nociones básicas de liturgia. 5. Es muy útil que un miembro del coro haga de conductor del canto del coro y de la asamblea. hay que tener en cuenta el sentido propio de cada parte de la misa para la adecuada elección del canto co- rrespondiente. y no simplemente el gusto de quienes escogen los cantos. Formarse en música y en repertorios de canto litúrgico Tratándose de coros. Luego. es importante conocer el sentido de los diversos tiem- pos del año litúrgico de la Iglesia. del bautismo. Eso distrae a la asamblea e impi- de “meterse” en la eucaristía a los propios integrantes del coro. Cuidar el repertorio y la elección de los cantos En la misa y en los demás sacramentos. su cultura. Asimismo. como es el caso. porque la liturgia pasa por momentos muy diversos y característicos a lo largo del año litúrgico. es evidente que la formación propiamente musical es importante: vo- ces e instrumentos. hay que procurar que todos tengan una formación 3 . No se puede cantar cualquier canto en cualquier momento de la misa. conducir y realzar el canto de todos. el sujeto que canta es la asamblea entera. Ni en cualquier tiempo del año. Es bueno que en todo coro haya al menos un miembro que sepa teoría musical y leer música. el coro debería hacerlo siempre con suficiente anticipación. a veces. Elegir y preparar los cantos anticipadamente En la elección de los cantos no hay que improvisar. del matrimonio. Formarse en liturgia y conocer el año litúrgico Para los integrantes de un coro. de las exequias. ya que su servicio se realiza precisamente en ese ámbito de la vida de la Iglesia: conocer la liturgia de la eucaristía. Ni en cualquier asamblea. Conforme a eso se eligen los cantos más adecuados a cada momento del año y a cada ocasión. 4. El coro tiene la función de acompa- ñar.1. Servir. porque cada comunidad tiene su edad predominante.

Si en el coro hay personas que tengan el don de crear música. 7. el canto de presentación de ofrendas. de modo que el canto debe durar sólo el tiempo que dure esa acción. hasta que termina de comulgar la asamblea. Es sabido que los cantos se de- forman o se aprenden mal si no se enseñan sistemáticamente. hay que estar atentos a la permanente producción. que acompaña la procesión. Respetar la melodía y el ritmo originales de los cantos Muchos cantos se encuentran fácilmente en sus versiones originales en CDs. etc. Eso supone enseñarlos explícitamente. Sólo probando nuevos cantos van decantando los que son mejores y los que a cada asamblea le gustan más. hasta que el sa- cerdote termina de disponer el pan y vino sobre el altar y pronuncia sobre ellos las palabras de ofrecimiento. Internet. hasta que el sacerdote besa el altar. musical básica. hay que estimular- los y formarlos en canto litúrgico. 9. que acompañan esa acción culminante de la misa. Si no se hace así. no esperar que la asamblea los aprenda por el sólo hecho de cantarlos. el “Cordero de Dios. Al mismo tiempo. ¿Por qué? Cuando un cantoral contiene pocos cantos para determinado tiempo litúrgico o fies- ta. Equilibrar la repetición y el cambio Hay coros de poco repertorio que se mueven largos períodos dentro del mismo puñado de cantos. no importa repetir el mismo canto varias misas seguidas o cantarlo con cierta frecuencia. que acompaña la fracción del pan: si ésta dura más de lo común. Si hay creadores. los cantos de comunión. de música litúrgica. Así se aprenden mal y muy lentamente. con tal que no se descuide la enseñanza de 4 . que quitas el pecado del mundo”. Estar atentos a la duración de los cantos En la misa hay algunas acciones que son acompañadas por un canto. o bien la asamblea conoce aún pocos cantos. y sólo la última “danos la paz”. Otros se imponen cambiar cada domingo todos los cantos de la eucaristía. Son: el canto de entrada. sobre todo chilena. y no prolongarse hasta que se terminen las estrofas. que acompaña dicha acción. Enseñar cantos… y crearlos si hay gente con el don Todo coro debería regularmente introducir y enseñar cantos desconocidos o nuevos. se pide que se cante todo el tiempo “ten piedad de nosotros”. ellas tienen que utilizar ese talento enriqueciendo el repertorio con nuevas creaciones. se confunde a quien llega a cantar a nuestra comunidad. Pero es bueno que ello ocurra sin cambiar el canto en lo esencial por respeto al autor y a la comunión eclesial: su línea melódica y su ritmo deberían permanecer fieles al original. 8. y se en- seña a la comunidad un canto distinto al original. Es normal que cada asamblea y coro “se apropie” de un canto cuando lo adopta en su repertorio. 6.

5 . Veamos ahora los cantos uno por uno. pre- sidida por el obispo. desconocidos para la asamblea. alguna pieza para la comunión. varones/mujeres. por no repetir. del día o de la fiesta que se celebra. La música y las palabras crean el ambiente espiritual propicio que ayuda a los participantes a entrar en comunión con el misterio del tiempo litúrgico. Piensen en lo distinta que es una misa juvenil. Convida a la asamblea a entrar en la acción común y la dispone a la liturgia que está por comenzar. espe- cialmente a las más importantes del año litúrgico. Por eso es importan- te conocer la estructura y. Asimismo. Es decir: la misa tiene que reconocerse como un rito común de la Iglesia. el sentido de cada parte de la misa. CANTO DE ENTRADA. el repertorio. en la ciudad. Enriquecer el canto con diversos recursos Ayuda mucho a una asamblea el uso de diversas alternancias en el canto. 10. la eucaristía es la más sujeta a normas universales. En general. A na- die se le ocurriría cantar como canto de entrada un “Señor ten piedad…”. Acompaña la apertura de la celebración. A veces los coros. por ejemplo. acompaña el ingreso en procesión del sacerdote que preside y de los demás ministros y acóli- tos/as. de todas las celebraciones litúrgicas de la Iglesia. Pero en cambio no es raro que en la comunión o como entrada se cante cualquier canto…. la entrada y el final…). de una misa de confirmación en una parroquia campesina. una mitad de la asamblea/la otra mitad. sobre todo. poco a poco. o en el Tiempo de Adviento se cante el “Gloria”. o por un solista instrumental acompañado de otros instru- mentos (la presentación de ofrendas. en un grupo reducido. aunque sea celebrada por asambleas muy diversas. terminan cantando cantos inadecuados o. impidiéndole unirse al canto. en el peor de los casos. LOS CANTOS DE LA EUCARISTÍA: SU SENTIDO Como dije más arriba. o no se conozcan los cantos del Tiempo pascual. Estos u otros recursos pueden dar variedad y ambiente festivo a las celebraciones. como por ejem- plo: coro/asamblea. solista/asamblea. cantos nuevos para enriquecer. porque los cantos serán adecuados o no de acuerdo a ese sentido y al lugar que ocupan dentro de la misa. que buscan mantener la comunión celebrativa en todo el mundo. o de una misa en un estadio coreano con el Papa…. Luego viene un párrafo con indicaciones más prácticas. Todo eso hay que conocerlo para elegir los cantos de la misa con propiedad. el primer párrafo se refiere al sentido que el canto tiene y su lugar dentro de la eucaristía. hay “cantos” que pueden ser sustituidos por piezas musicales tocadas sólo por instrumentos del coro. En una misa más festiva.

Hay algunos “Gloria” que tienen textos más cortos. *SALMO RESPONSORIAL. Señor ten piedad”. y la antífona toda la asamblea junta. En ciertas comunidades se abre paso la costumbre de iniciar la Liturgia de la Palabra con un canto especial.Puede ser un canto entonado por todos juntos. Lamentablemente existen aún pocas musicalizaciones buenas. En último caso. y en la historia del cristianismo ha sido una aclamación de alegría por la resurrección de Cristo. por eso a menudo se reemplaza por otros cantos similares. El “Gloria” no se canta ni en el tiempo de Adviento. Se puede musicalizar ese texto o bien componer otro. Si se compone uno nuevo. asimismo. Espíritu Santo): también son adecuados. pero es bueno para ocasiones especiales. Hijo. Si no se cuenta con un salmo musica- lizado. el texto que tienen en el misal o el lec- cionario. hallarle música. El texto. inicia con las palabras tomadas del Evangelio en la escena del nacimiento de Jesús. No es necesario cantarlo entero si ya ha terminado la procesión de ingreso. ni en el de Cuaresma. en lo esencial. que nos ayuda a reconocernos pecadores y necesitados de la misericordia del Señor para celebrar y para vivir consecuentemente nuestra vida cristiana. o fáciles. de tipo “trinitario” (Padre. Este salmo es parte de las “lecturas” de la misa. “Señor. El “Gloria” cierra el acto penitencial. cuando los ángeles glorifican a Dios por ese nacimiento: “Gloria a Dios en el cielo. Es el “canto del perdón”. Sale muy bien (y es conforme a una antigua tradición de la Iglesia) cuando las estrofas las canta un solis- ta hombre o mujer. tranquilo. No es necesario. Es bueno. Hay que estimular la creación de nuevas melodías para el “Gloria” con el texto completo del mi- sal. Cristo. Es importante que este canto termine lo antes posible después que el sacerdote ha besado el altar. que celebra- 1 Los cantos precedidos de un asterisco * deberían respetar. CANTO ANTES DE LA LITURGIA DE LA PALABRA. ACTO PENITENCIAL. se puede sustituir por otro salmo de nuestro cantoral o bien por un canto de tipo meditativo. *ACLAMACION ANTES DEL EVANGELIO. es bueno no cambiarlo por otro canto. ten piedad. El Gloria puede ser rezado o cantado. o juveniles. hay que cuidar el sentido del canto: es para pedir perdón por nuestros pecados. 6 . o un diálogo entre el coro y la asamblea. se pueden leer las estrofas y cantar una antífona adecuada (por ejemplo algún canto breve de Taizé). faltas. y no se sustituye por ningún otro canto. y en la tie- rra paz a los hombres que ama el Señor”. limitaciones. y confiar en el perdón y la fuerza que nos regala el Señor. cuyo tema sea la Palabra de Dios. muy antiguo y de gran riqueza te- ológica. ten piedad. es el texto que apa- rece en el misal. Aleluya significa “Alaben a Yahvé”. *1GLORIA. aprender a cantarlo. o nuestra apertura a ella.

PADRE NUESTRO.”. en misas más sencillas no es necesario cantar. es mejor eliminarlo: ¡tan importante se consi- dera cantarlo! El leccionario contiene. Santo…. para cada Evangelio. En el 7 . Él es quien se ofrece. Se puede interpretar música instrumental adecuada al momento. sobre todo si hay proce- sión. que se ofrece a sí mismo al Padre. PRESENTACION DE LAS OFRENDAS. El “Santo” es el único canto que en el misal se anuncia como canto: “Por eso. y algunas contemporáneas. prepara a la escucha de la Palabra de Jesucristo y acompaña. Es bueno cantarlo siempre. la asamblea se dispone a acoger el don por excelen- cia: Cristo. Mientras se prepara el altar y se llevan a él los dones del pan y del vino. Solamente en los cuarenta días del tiempo de Cuaresma no se canta el Aleluya.. Es bueno que sean realmente breves y ojalá con textos que estén en armonía con la Plegaria eucarística. Nosotros sólo presentamos al Padre nuestros dones... La presentación de las ofrendas se puede acompañar con un canto. En algunas comunidades se canta también el Aleluya u otro canto breve al final de la lectura del Evangelio.”.mos cada domingo: ¡Alaben a Yahvé porque Jesucristo está vivo! La alegre aclamación del Ale- luya antes del Evangelio.. lo que exige que inmediatamente la asamblea cante “Santo. El Aleluya se vuelve a cantar solamente en la Pascua. un versículo propio que puede ser leído o cantado entre los Aleluya. pero seria bueno componer nuevos. * “SANTO”. para anunciar la resurrección de Cristo. sin tener que esperar por una introducción instru- mental. sino que se sustituye por otro canto breve de aclamación al Evangelio. y las ofrendas de los fieles. que hoy no tienen muy buena acogida. pero que no contenga la palabra “aleluya”.”. Santo. Importante es no interponer una introducción melódica entre las palabras del sacerdote y el inicio del “Santo”. ANTÍFONAS DURANTE LA PLEGARIA EUCARÍSTICA. existen melodías clásicas. El sacerdote dice: “Por eso. una verdadera profesión de fe. Para cantarla. y no cambiar en lo esencial el hermoso texto bíblico de Isaías de su texto tradicional. con los ángeles y arcángeles te alabamos cantando…. Sirven muchos de los cantos de Taizé. La oración del Padrenuestro se puede rezar o cantar. Se le pueden inventar diversas melodías. en las misas festivas. ya que se corta la continuidad del rito.. la procesión del diácono o sacerdote que lo proclamará. con los ángeles y los arcángeles te alabamos cantando. En las normas del Misal dice que de no cantarse. En muchas comunidades se interrumpe la Plegaria eucarística varias veces con antífonas breves. Es un canto vivo y alegre.

*CORDERO DE DIOS. debe ser con el mismo texto de la oración. Sin embargo. una misa de fin de jornada o retiro. de modo que no es adecuado usar cantos demasiado movidos o con aplausos.. que no forma parte de la tradición de la Iglesia universal. Una vez finalizado el rito. es muy querido en las comunidades de nuestro continente. Si se canta es bueno considerar atentamente su duración. es bueno dejar un momento de silencio después de la comunión. Ese canto solamente acompaña la acción del saludo de la paz. de modo que debe terminar cuando se acaben los saludos de la asamblea. pero ayuda a dar valor a ese momento y a la oración personal que despierta el encuentro con Jesús. CANTOS DE COMUNION. La función del coro es particularmente importante en estos cantos. de acción de gracias. En muchas comunidades se usa cantar un canto meditativo. Por eso. En cualquier caso. puede ser un momento acompañado sólo de músi- ca instrumental. CANTO FINAL. La comunión. de modo que coincida con la acción del sacerdote.misal. El Cordero de Dios puede cantarse o recitarse. antes de comenzar con el canto del Cordero de Dios. conviene cantar un canto de paz apropiado. Acompañarlo con música instrumental y cantos ayuda a vivirlo en el ambiente festivo. Este canto. etc. ya que la asamblea está moviéndose para la comunión. se puede convidar a todos a cantar un canto meditativo. por ejemplo en misas con jóvenes o en misas especiales como una confirmación. Si el Padre- nuestro se canta. cuando es más largo. tranquilo. RITO DE LA PAZ. Si se canta. No es obligación. generalmente con un sentido mariano 8 . La comunión es el rito cumbre de la eucaristía. la asamblea confiesa el sentido del rito que está por celebrar tomando las palabras de Juan Bautista: Cristo es el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo. después de finalizado el rito de la comunión. en la misa deben evitarse los cantos que ponen el Padrenuestro recitado entre dos textos cantados que repiten la introducción y la conclusión previstas en el misal. reflexivo y fraterno que lo caracteriza. El rito del saludo de la paz (que no es obligatorio en la misa) normalmente es tan breve. el Padrenuestro cuenta con una introducción y una conclusión dicha por el sacerdote. Los cantos expresan la unidad de quienes se acercan al mismo altar y el gozo de participar en el anticipo del banquete del Reinado de Dios. los cantos o la música de comunión son para acompañar la comunión de la asamblea. CANTO MEDITATIVO POSTCOMUNIÓN. Felices los que están invitados a comulgar de ese pan como un solo cuerpo. Los cantos pueden aludir a la comunión misma o a los motivos particulares de la eucaristía que se celebra o del tiempo litúrgico que se está viviendo. sobre todo en misas diarias. Mientras el sacerdote parte el pan y prepara el momento de la comu- nión. que no necesita ser acompañado de un canto.

que es el ambiente que nos permite estar atentos a la Pala- bra. Tiene sentido sólo si es un canto con la asamblea presente. CUARESMA. que se pueden tomar al inicio de la eucaristía. los pueblos y las comunidades. para la comunión y como canto final. de meditación. Son días de escucha atenta de la Palabra de Dios que nos vuelve a llamar a un cambio de vida según el Evangelio de Jesús. No hay ninguna fiesta cristiana que haya inspirado tantos cantos como ésta. Su ritmo se lo dan cuatro domingos. Es como si todos los pueblos de la tierra hubiesen ido esa noche a ver y a llevar rega- los al Niño Dios. los cuarenta días de conversión y puri- ficación interior que nos preparan a la mayor fiesta cristiana del año.(dedicado a la Virgen María). de expectativa confiada. lo reservamos para la noche de Pascua. Si se está disolviendo. Desde el miércoles de cenizas hasta la vigilia pascual no cantamos el Aleluya. cuando vendrá a instaurar para siempre el Reina- do de Dios que ya está en medio nuestro desde que vivió entre nosotros (histórica). excepto en la misa del Jueves Santo. LOS TIEMPOS LITÚRGICOS Y SUS CANTOS ADVIENTO. En el pasado el Adviento era más penitencial. de acción de gracias (por la liturgia vivida o por la vida) o de mi- sión (ya que al salir de la misa volvemos a retomar nuestro compromiso por el Reino). En esta hermosa fiesta y en su octava. El Gloria tampoco se reza ni canta en todo ese tiempo. reflexionar sobre nuestra vida y dar pasos de conversión. El animador debe motivarla a permane- cer en la iglesia. En el Adviento se vive una doble espera. sino más bien un tiempo recogido. Es el gran tiempo penitencial de la Iglesia. Es la fiesta del nacimiento de Jesús y el tiempo que sigue hasta la fiesta de su bau- tismo. el primero de los cuales es el “año nuevo” de la Iglesia. porque ese canto es la expresión del gozo de la resurrección. gozo. más vale acompañar el momento con música instru- mental. Es un tiempo de esperanza. de lo cual quedan dos sig- nos: el color morado y la supresión del canto del Gloria hasta la Navidad. en cambio. Los villancicos son himnos a Dios encarnado en la historia concreta de las culturas. NAVIDAD. y ése es el carácter que prevalece en los cantos. que celebra la manifestación del Niño Jesús a todas las naciones por la visita de los magos de Oriente. Comienza el Miércoles de cenizas. algunas semanas después. Los cantos de la eucaristía de- 9 . se acentúa la conversión. es bueno cantar nuestros villancicos. necesaria antes de todo momento fuerte de la fe. Es un tiempo de esperanza y de alegría. Pero la Cuaresma no es un tiempo triste. una memorial y otra histórica: esperamos el nacimiento de Jesús en Belén (memorial) y esperamos su venida definitiva. En medio al tiempo de Navidad está la fiesta de la Epifanía. la Pascua. esperando a Jesús que nace y que viene al final de la historia. Hoy.

entre otros. de superación del mal. La victoria de Cristo sobre el pecado y la muerte son la razón más honda de la gratitud y el gozo de los creyentes. es bueno escoger siempre aquel que pertenece al tiempo litúrgico en curso o a la fiesta que se celebra. como nos dice la Iglesia. las fiestas marianas y las de santos universales como san José y san Francisco. Cristo Rey del Universo. Estas dos últimas también deberían agregar cantos propios. Sagrado Corazón de Jesús y.berían favorecer la atmósfera de recogimiento y conversión personal y comunitaria que carac- terizan este tiempo litúrgico. El canto del Aleluya. Cuerpo y Sangre del Señor. hasta la fiesta de Pentecostés. el último domingo durante el año. sin grandes celebraciones. TIEMPO DURANTE EL AÑO. La Pascua es la cumbre de las celebraciones de nuestra fe cristiana y el fundamento de nuestra esperanza. ó locales como santa Teresa de los Andes y san Alberto Hurtado. B y C). será la Palabra de Dios leída en cada liturgia la que indicará los cantos más adecuados para la celebración. de modo que en él es importante cuidar la variedad de la música. de vida. Los tiempos litúrgicos ofrecen la posibilidad de variar los cantos de la eucaristía y. Pero también en el tiempo durante el año caen algunas fiestas importantes que es bueno ce- lebrar con cantos propios: La Santísima Trinidad. Es el tiempo más largo del año litúrgico. también en la As- censión y la venida del Espíritu Santo. Ante la opción entre dos cantos. sobre todo. rebrota en la vigilia y expresa ese sentido y ese gozo que se prolongan en la octava de Pascua y en todo el tiempo pascual. Su victoria es la nuestra. de la miseria y de la violencia. porque vive en medio nuestro y anima nuestro empeño de liberación. como un solo día de fiesta. sobre todo cantos al Espíritu Santo. En estas 33 ó 34 semanas la Iglesia vive un tiempo más normal. pasando por la fiesta de la Ascensión del Señor. Se lo llama también “tiempo ordinario” o “tiempo común”. de adecuarlos en su sentido al momento que vive la Igle- sia. Durante todo el tiempo pascual se deberían cantar cantos de resurrección. Como leccionario dominical se desarrolla en tres años (A. PASCUA Y PENTECOSTÉS. que no son fiestas separadas. que no hemos cantado durante la Cuares- ma. 10 . Esos 50 días son.

Nuestra Se- ñora de Guadalupe. y la Inmaculada Concepción (8 de diciem- bre). y le dedicamos un tiempo especial. Nuestra Señora de Caacupé. Discípula fiel. primera cristiana y por eso principal intercesora de los creyentes. y del Inmaculado Corazón de María (sábado de la tercera semana después de Pentecostés).MARÍA EN EL AÑO LITÚRGICO. del 8 de noviembre al 8 de diciembre. bajo diversas advocaciones: Nuestra Señora de Luján. modelo de docilidad y entrega a la voluntad de Dios. Dios la escogió como madre de Jesús. para nacer entre los humanos. el “Mes de María”. Cada país tiene a María como protectora o patrona. etc. Procesión el último do- mingo de septiembre). de Santa María Madre de Dios (1 de enero). mujer valiente. Patrona de Chile (16 de julio. y la conmemoración semanal de Santa María en la misa del sábado. pero hay muchas otras memorias. América Latina es un continente mariano. María es una figura esencial de la historia de la salvación. En la eucaristía dominical solemos recordar a María en el canto final. la Asunción (15 de agosto). En Chile sus fiestas princi- pales son: Nuestra Señora del Carmen. la Virgen María está hondamente arraigada en la fe católica.cc. es decir madre suya. / abril 2012 11 . Guillermo Rosas ss. Además están las fiestas de la Anunciación (25 de marzo). Las fiestas que la recuerdan se reparten en todo el año litúrgico. Nuestra Señora del Carmen.