You are on page 1of 2

Declaración de LatinoJustice PRLDEF sobre la descolonización de Puerto Rico

18 de junio 2018

Hace cuarenta y seis años que el Fondo Puertorriqueño de Defensa y Educación Legal, hoy día
conocido como LatinoJustice PRLDEF, se fundó en medio de un ambiente de discriminación
sistematica, descuido y abuso contra los puertorriqueños por medio del gobierno y el sector
privado. En poco tiempo el legado de la organización en proteger derechos civiles surgió de el
ultraje colectivo que nuestra comunidad vivió al ser privado de su voz política y su capital social y
económica. Hoy ese ultraje rejuvenece de nuevo. Se ve en nuestra respuesta a la crisis económica
que Puerto Rico ha vivido en los últimos años y en la crisis política que ha enfrentado por 120
años como posesión territorial de Estados Unidos.

Somos una organización de derechos humanos y civiles. Defendemos los derechos de los latinos,
inclusive de puertorriqueños, a vivir una vida basada en dignidad, respeto y profundo sentido. Por
lo tanto, LatinoJustice PRLDEF cree que Puerto Rico tiene derecho a su autodeterminación y a un
proceso verdadero de descolonización inmediata. Nuestra organización depende de, y utiliza, los
principios garantizados en las leyes día tras día. Pero en el caso de Puerto Rico, es la ley a nivel
doméstico que tiránicamente ha creado y perpetuado una colonia de Estados Unidos. La clausula
territorial de la constitución americana, los dictamenes de la Corte Suprema que selectivamente
aplican las protecciones de la constitución a los territorios americanos, y la discriminación
auspiciada repetidamente por el congreso americano contra residentes de Puerto Rico hacen un
llamativo claro y profundo a la admonición de San Francis que la ley injusta, no es ley.

El camino hacia la descolonización empieza con la autodeterminación. Este principio, fundado
profundamente en el derecho público internacional y reconocido universalmente, le pertenece a los
pueblos y a las naciones. El derecho de un pueblo a la autodeterminación es una verdad universal
y fundamental, protegido por el derecho internacional y reconocido como una regla de jus cogens,
que es el deber de cada nacion y todos los miembros de las Naciones Unidas, incluso Estados
Unidos, de aplicar. Esta norma de autodeterminación dictamina que cada pueblo, para cumplir
con los principios de derechos equitativos y la igualdad de oportunidades, tiene el derecho de ser
soberano sin ninguna interferencia. La norma codificada en la Declaración Sobre la Concesión de
la Independencia a los Paises y Pueblos Coloniales1 dice, entre otras cosas, que “el colonialismo
tiene que acabar junto a la segregación y la discriminación con la cual se asocia.”

1Asamblea General de la ONU, Declaración sobre la concesión de la independencia a lo paises y pueblos colonials. 14
Diciembre 1960, A/RES/1514(XV).
1
La crisis economica que azota a Puerto Rico hoy día, junto a la crisis humanitaria creada por los
huracanes Irma y María en 2017, expone su condición colonial, incluyendo sus profundas
inigualdades estructurales que siguen empeorando con la represión gubernamental y la violación
de los derechos humanos fundamentales. La decisión de la Corte Suprema de Estados Unidos en el
caso, Puerto Rico v. Sánchez Valle2, esclarece que Puerto Rico es una posesión territorial de Estados
Unidos y, al no tener su propia fuente autónoma de soberanía, “el poder se mantiene en el
Congreso de Estados Unidos.” A unas semanas después del fallo, el Congreso aprobó la ley federal
conocida como PROMESA3que, entre otros derechos cercenados, impone una junta de control fiscal
que viola los derechos civiles y democráticos de millones de puertorriqueños a la vez que
promueve una austeridad cruel que cobra serias violaciones de derechos económicos y sociales. Un
informe global de Philip Alston, el Relator Especial Sobre la Extema Pobreza de la ONU, dice, “en
cuanto a la jurisprudencia de la Corte Suprema y la aprobación por el Congreso de la ley
PROMESA existe justificación apropriada para que el Comité Especial de Descolonización de las
Naciones Unidas podrá concluir que la isla ya no es un territorio que goza de su propia
gobernación.” 4 El mismo Comité ha emitido treinta y seis resoluciones desde 1972 reclamando la
descolonización para Puerto Rico – cada una ignorada por Estados Unidos. En 2017, el Comité de
nuevo especificó que los Estados Unidos debe asumir “su deber de acelerar un proceso que
permitirá al pueblo de Puerto Rico a ejecer su derecho inalienable a la auto-determinación e
independencia … y a tomar decisiones, de manera soberanista, a enfrentar sus necesidades
urgentes en las áreas económicas y sociales incluyendo el desempleo, la marginalización,
insolvencia, pobreza y temas relacionados de educación y salud.” 5

Como institución fundada en los principios de derecho e igualdad, LatinoJustice PRLDEF apoya el
ejercicio libre e independiente de derechos humandos fundamentales por todos los
puertorriqueños, y hacemos un llamado para una verdadera descolonización de Puerto Rico. La
soberanía tiene que ser una condición previa a cualquier decisión hecha y dirigida por el pueblo
puertorriqueño, la cual informará la relación con Estados Unidos, que los puertorriqueños
escogerán de acuerdo con la Resolución de la ONU Núm. 1541, 6 incluso su aparición como nación
independiente o una libre asociación entre estados soberanos.

2 Puerto Rico v. Sanchez Valle, 136 S. Ct. 1863 (2016).
3 Puerto Rico Oversight, Management, and Economic Stability Act, P.L. 114-187 (2016).
4 Informe del Relator especial sobre la pobreza extrema en su mission a Estados Unidos, A/HRC/38/33/Add.1, para. 24

(Mayo 4, 2018).
5 Comité especial en cuanto la implementación de la Declaración sobre la concesión de la independencia a los países y

pueblos coloniales, Decisión del Comité especial sobre Puerto Rico, A/AC.109/2017/L.12, para. 3 (Junio 16, 2017).
6
Asamblea General de la ONU, Principios que deben de guiar los miembros a determiner si existe o no, un deber para
transmitir la informción especificada en el Articulo 73e de la Carta de la ONU, A/RES/1541(XV) (15 dec 1960).