You are on page 1of 3

Pensamiento y Cultura

ISSN: 0123-0999
pensamiento.cultura@unisabana.edu.co
Universidad de La Sabana
Colombia

Reseña de "Geopolítica del caos" de Le monde diplomatique (compilador)


Pensamiento y Cultura, núm. 4, octubre, 2001, pp. 253-254
Universidad de La Sabana
Cundinamarca, Colombia

Disponible en: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=70100426

Cómo citar el artículo


Número completo
Sistema de Información Científica
Más información del artículo Red de Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal
Página de la revista en redalyc.org Proyecto académico sin fines de lucro, desarrollado bajo la iniciativa de acceso abierto
Aspects of greek history 750-323 B.C. a Source Based Approach

GEOPOLÍTICA DEL CAOS

LE MONDE DIPLOMATIQUE (COMPILADOR)


Editorial Temas de Debate, Madrid, 1999, 397 págs.

E star parado en el mundo hace quince años


era infinitamente más fácil que hoy, en tér-
minos de análisis de las relaciones internacio-
Mucho se ha hablado, desde principios de
la década pasada, de lo que enfrentamos como
ciudadanos del tercer milenio: la multipo-
nales. Como en las películas del Oeste, existían laridad, en primer lugar; la pérdida de lo políti-
básicamente los buenos y los malos, adjetivos co por lo económico, la cultura global garanti-
que se alternaban de lugar al cambiar de meri- zada por el poder mediático, la hegemonía del
diano. Era un juego de mesa en el que los países liberalismo, la diversidad de actores en la arena
tercermundistas no representaban más que ad- internacional y una agenda que borró las fron-
quisiciones para uno u otro bando. La Posgue- teras, porque problemas como el tráfico de dro-
rra Fría, en cambio, no es tan sencilla de enten- gas y de armas, las migraciones y el recalenta-
der. Es alucinante y explosiva y le impide al pro- miento de la Tierra son todo menos locales.
fesor seguir un camino confiable o, por lo me-
nos, esquematizado. Geopolítica del caos no analiza en forma ge-
neral estos eventos, lo que, como decía, se ha
Si uno se empina un poco hacia el pasado, intentado por muchos medios. No se adentra
puede explicar con claridad el idealismo de la en paradigmas ni se enreda en cuadros estadís-
Sociedad de las Naciones o la teoría de la de- ticos. Por el contrario, acerca al lector a los he-
pendencia, de la que tanto se alimentaron las chos y al análisis de conflictos puntuales, con-
guerrillas latinoamericanas. Pero el presente se tribuyendo enormemente al dicernimiento del
muestra desbordado y, en cierto modo, por fue- panorama mundial. De su mano camina uno por
ra de cualquier intento académico de domarlo. el Magreb y sus herederos de la esclavitud, pue-
En este sentido, quisiera rescatar Geopolítica del de viajar a la China, un país de dos sistemas en
caos, de Le Monde Diplomatique, una compilación términos de Deng Xiaoping, y saltar de allí al
interesante sobre buena parte de las situaciones fundamentalismo suní. Se tocan creativamente
conflictivas coyunturales del mundo de hoy. los temas –por ejemplo, “El Mediterráneo ¿fron-

Pensamiento y Cultura 253 Número 4 • 2001


Francisco José Casas Restrepo

tera o lazo de unión?”– y se ofrecen ópticas va- cación más honda sobre los talibanes, digamos,
riadas, más históricas y pegadas a los hechos se debe acudir a otro tipo de fuente.
unas, más analíticas las otras, fruto de la canti-
dad de autores que pueblan sus páginas. Lo que Geopolítica del caos ofrece es una se-
rie de artículos académicos y periodísticos, que
Para aquellos lectores que, como a mí, les toman el pulso en diferentes latitudes –“Japón,
apasionan estos tópicos, la obra tiene el gran peligro inminente”, verbigracia– y exploran
acierto de mostrarnos el planeta en una horas variadas situaciones e instancias – “¿Hacia dón-
de lectura, y el gran desacierto de que cada uno de va la ONU?”
de sus capítulos se acaba demasiado rápido y
con muchos interrogantes no resueltos. Adicionalmente, en el centro del libro se
encuentra uno con varios mapas en policromía,
Sin embargo, y para intentar la justicia, este que ayudan a dibujar en la mente los conflic-
tipo de esfuerzo editorial no está destinado a la tos. En últimas, lo que queda es un sabor agra-
profundización de un solo asunto, sino a la ilus- dable y una libreta de apuntes personales enri-
tración de muchos de ellos para sacar una con- quecida con datos frescos y perspectivas
clusión global. Si lo que se busca es una expli- novedosas. ■

BEATRÍZ EUGENIA VALLEJO

Pensamiento y Cultura 254 Número 4 • 2001

Related Interests