You are on page 1of 145

Sistema Circulatorio (1-45)

Sistema Linfático (46-70)


Sistema Endocrino (71-101)
Sistema Nervioso
Sistema Digestivo
Sistema Respiratorio
Sistema Tegumentario
Sentidos
Órganos reproductores
Sistema Circulatorio
Estructura
Clasificación
Función
Enfermedades que atacan al sistema
Como contrarrestar de manera natural la enfermedad

Componentes: sangre, corazón y vasos sanguíneos.

Funciones: el corazón bombea sangre a través de los vasos sanguíneos; la sangre


transporta oxígeno y nutrientes a las células, y elimina dióxido de carbono y
desechos de las células, y ayuda a regular el equilibrio ácido-básicoase, la
temperatura y el contenido de agua de los líquidos corporales; los componentes
de la sangre ayudan a defenderse contra la enfermedad y a reparar vasos
sanguíneos dañados.

APARATO CIRCULATORIO

El sistema circulatorio está compuesto a su vez por el sistema cardiovascular y el


linfático. Incluyendo entonces entre sus estructuras un órgano central, al corazón,
y un sistema de conductos vasculares que se ramifican por todo el organismo: las
arterias, las venas, la sangre, los capilares sanguíneos, la medula ósea, los
órganos linfáticos, entre otros. Por lo tanto es el único encargado de la circulación
y distribución de la sangre por todos los tejidos del organismo, llevando el aporte
de oxígeno y nutrientes a los tejidos y recogiendo dióxido de carbono y los
productos derivados del metabolismo.

Cavidades del corazón y circuitos vasculares.


La circulación de la sangre se lleva a cabo gracias al trabajo del corazón y a un
gradiente de presiones en cuyo mantenimiento participan el propio corazón, los
vasos sanguíneos, la mecánica respiratoria y el tono contráctil de los músculos
esqueléticos. Para realizar un circuito complejo, la sangre pasa dos veces por el
corazón, una por las cavidades derechas y otra por las cavidades izquierdas. Por
tanto, el aparato circulatorio se compone de dos circuitos vasculares conectados
en serie: uno situado entre el corazón y los pulmones, que corresponde con la
llamada circulación menor o pulmonar, y otro que conecta del corazón con los
tejidos periféricos y que constituye la circulación mayor o sistémica.

ANATOMÍA DEL CORAZÓN


Generalidades
El corazón es un órgano hueco, eminentemente muscular, que actúa como una
bomba aspirante e impelente, impulsando la sangre a través de los vasos
sanguíneos. Está situado en el mediastino, envuelto en un saco serofibroso, el
pericardio, que lo separa de las estructuras adyacentes y le permite libertad de
movimientos.
Pesa alrededor de 275 gramos en el hombre y algo menos en la mujer. Consta
de cuatro cavidades, dos posterosuperior, las aurículas o atrios, derecha e
izquierda da, y dos anteroinferiores, los ventrículos derecho e izquierdo. Cada
aurícula comunica con el ventrículo del mismo lado a través del orificio auriculo
ventricular, ocupado por un sistema valvular.
Un tabique medio separa las cavidades derechas o corazón derecho que
contiene sangre venosa y las cavidades izquierdas o corazón izquierdo con sangre
arterial.
Las aurículas son las cavidades que reciben la sangre que llega al corazón y los
ventrículos la expulsan. La aurícula derecha recibe sangre sin oxígeno procedente
de todo el cuerpo y la envía al ventrículo derecho, que a través del tronco de la
arteria pulmonar la proyecta hacia los pulmones. Una vez oxigenada la sangre
regresa al corazón mediante las venas pulmonares que desembocan en la
aurícula izquierda. El ventrículo izquierdo recibe la sangre oxigenada desde la
aurícula izquierda y la impulsa hacia todos los tejidos a través de la arteria aorta.
Situación, forma y posición

Subdivisiones del mediastino.


El corazón y el saco pericárdico están situados en la parte central del tórax, en
un espacio denominado mediastino medio.
La hoja fibrosa externa del pericardio, pericardio fibroso, establece los límites de
esta región. Detrás de ellos se encuentra el mediastino posterior, por delante una
región muy pequeña llamada mediastino anterior y por arriba el mediastino
superior.
La forma del corazón varia continuamente durante los movimientos de
contracción o sístole y relajación o diástole, pero para su descripción lo
consideramos como una pirámide formada por cuatro caras, una base y un vértice.
La base está orientada hacia arriba, atrás y a la derecha, y el vértice o punta del
corazón hacia abajo, a la izquierda y adelante.
El eje del corazón, línea que lo atraviesa desde la mitad de la base al vértice, es
oblicuo hacia abajo, adelante y a la izquierda.
1. Vena cava superior
2. Arco aórtico
3. Tronco pulmonar
4. Base del corazón
5. Borde derecho
6. Pulmón derecho
7. Pleura (cortada para revelar el
pulmón en su interior).
8. Cara inferior
9. Diafragma
10. Pulmón izquierdo
11. Borde izquierdo
12. Vértice cardiaco (apex).

El vértice o punta del corazón corresponde al ventrículo izquierdo y se localiza a


nivel del 5.o espacio intercostal izquierdo. La base es el lugar de entrada de los
troncos venosos, y está formada principalmente por la aurícula izquierda con
menor contribución de la aurícula derecha.
Cavidades cardíacas.
Las caras del corazón se nombran según las estructuras con las que se
relacionan:
 Cara anterior o esternocostal está formada principalmente por el ventrículo
derecho, con una pequeña representación de las otras tres cavidades del
corazón.
 Cara inferior o diafragmática constituida por los ventrículos, principalmente por
el izquierdo.
 Cara pulmonar derecha, formada principalmente por la aurícula derecha.
 Cara pulmonar izquierda, compuesta en su mayor parte por el ventrículo
izquierdo.
CONFIGURACIÓN EXTERNA
En la superficie externa del corazón la separación entre las cuatro cámaras
queda reflejada mediante surcos. Estos surcos están cubiertos de grasa
epicardica y por ellos discurren las arterias coronarias y sus ramas mayores.
El límite entre ambos ventrículos queda marcado por los surcos
interventriculares, anteriores y posteriores.
El surco auriculoventricular o coronario separa las aurículas de los ventrículos,
está situado en un plano perpendicular al eje cardiaco y es visible en todas las
caras del corazón.
Las separaciones entre las aurículas están señaladas por los surcos
interauriculares, anterior, mal definido, y posterior, oculto en parte por las venas
pulmonares.
La proyección del corazón sobre la pared torácica denominada área cardíaca,
forma un cuadrilátero delimitado por cuatro bordes:
Borde derecho formado por la aurícula derecha, se extiende desde el tercer
cartílago costal derecho al sexto.
Borde inferior representa la unión entre la cara esternocostal y la diafragmática,
está formado en su mayor parte por el ventrículo derecho y una pequeña
proporción del izquierdo.
Situado entre el extremo inferior del borde derecho hasta el vértice (situado en
el 5.o espacio intercostal izquierdo).
Proyección superficial del corazón y sus válvulas
Cara esternocostal del corazón.
Borde izquierdo corresponde a la unión de las caras esternocostal e izquierda
del corazón, está formado por el ventrículo y la aurícula izquierda, se extiende
desde el vértice hasta el segundo espacio intercostal izquierdo.
Borde superior está formado por las aurículas y orejuelas derechas e
izquierdas. De él surgen la aorta ascendente, el tronco pulmonar y la vena cava
superior.
CAVIDADES CARDÍACAS
Cada cavidad del corazón tiene sus propias características y vasos asociados.
AURÍCULAS
Son las cavidades que reciben la sangre que llega al corazón y la envían al
ventrículo correspondiente a través de un orificio auriculoventricular.
Las aurículas forman la base del corazón. Sus paredes son delgadas y
elásticas, su interior es liso salvo en algunas zonas que presentan pequeñas
columnas musculares llamadas músculos pectíneos.
El tabique interauricular separa ambas aurículas, se sitúa oblicuamente, de
modo que la aurícula derecha ocupa una posición más anterior que la aurícula
izquierda. En el centro presenta una depresión oval poco profunda, la fosa oval de
la aurícula derecha, que marca la posición del agujero oval fetal, orificio
embrionario que permanece abierto hasta el nacimiento permitiendo el paso de la
sangre de la aurícula derecha hacia el interior de la aurícula izquierda, esta sangre
evita los pulmones que en el feto no son funcionales.
Después del nacimiento el agujero oval se cierra y se convierte en fosa oval.
Aurícula derecha
Recibe la sangre venosa procedente de todo el cuerpo. Está formada por una
cavidad principal y un divertículo, la orejuela, que se prolonga hacia delante. La
pared interna de la aurícula es lisa en su parte posterior, el seno venoso, donde
desembocan las venas cavas, y rugosa en su parte anterior debido a la presencia
de músculos pectíneos. El límite entre ambas zonas lo marca un reborde muscular
llamado cresta terminal.
En la aurícula derecha se abren los orificios de las venas cavas superior e
inferior, del seno coronario y de las venas cardiacas mínimas.
La vena cava superior, desemboca en la parte superior de la aurícula, su aguje
ro carece de válvula. Recoge la sangre de la mitad superior del cuerpo y gran
parte del dorso.

La vena cava inferior, drena la sangre de la mitad inferior del cuerpo,


desemboca en la parte inferior de la aurícula derecha, su orificio está provisto de
un pliegue delgado, insuficiente para impedir el reflujo de sangre venosa, la
válvula de la vena cava inferior (válvula de Eustaquio) que durante el periodo fetal
dirige la sangre hacia el agujero oval.
El seno coronario, vena que se sitúa en la parte posterior del surco coronario,
vierte la mayor parte de la sangre venosa procedente del corazón, su orificio
situado delante del orificio de la vena cava inferior, está protegido por una válvula
rudimentaria sin función, la válvula del seno coronario (válvula de Thebesio).
Las venas cardiacas mínimas llevan sangre de la pared cardiaca, vierten
mediante pequeños orificios dispersos. Desde la aurícula derecha la sangre pasa
al ventrículo derecho a través del orificio auriculoventricular derecho ocupado por
la válvula tricúspide.
Aurícula izquierda
Es la cavidad cardiaca más posterior, forma la mayor parte de la base del
corazón, por detrás se relaciona con el esófago.
Tiene una forma irregularmente redondeada, se continua hacia fuera con la
orejuela izquierda, única zona de la aurícula que tiene músculos pectíneos. En su
cara posterior desembocan sin válvulas cuatro venas pulmonares, dos
procedentes de cada pulmón.
El tabique interauricular muestra una depresión ovalada que se corresponde por
su posición con la fosa oval de la aurícula derecha.
Comunica con el ventrículo izquierdo por el agujero auriculoventricular izquierdo
protegido por la válvula mitral o bicúspide.

VENTRÍCULOS
Los ventrículos se sitúan delante de las aurículas, tienen forma piramidal con el
vértice orientado hacia la punta del corazón. Sus paredes son más gruesas que
las de las aurículas y en su cara interna presentan salientes musculares
denominados trabéculas carnosas.
Los músculos papilares son trabéculas de forma cónica en cuyo vértice se fijan
pequeñas cuerdas tendinosas de las válvulas auriculoventriculares.
El tabique interventricular separa ambos ventrículos. En un corte transversal su
cara izquierda es cóncava y completa la forma circular del ventrículo izquierdo,
mientras su cara derecha convexa determina la forma de medialuna del ventrículo
derecho. La parte superior del tabique, porción membranosa, está formada por
tejido conjuntivo; la parte inferior, porción muscular, es musculo cardiaco,
representa las nueve décimas partes del tabique y su espesor aumenta de arriba
hacia abajo. La porción membranosa del tabique no es totalmente interventricular,
su parte más alta se encuentra entre el ventrículo izquierdo y la aurícula derecha.
La base de cada ventrículo presenta dos orificios provistos de válvulas, un
orificio de entrada, el auriculoventricular, a través del cual el ventrículo recibe la
sangre desde la aurícula correspondiente y un orificio de salida, el orificio arterial,
que comunica con el tronco pulmonar en el ventrículo derecho y con la arteria
aorta en el izquierdo.
Se distinguen dos zonas en las cavidades ventriculares, un tracto de entrada,
trabeculado, que recibe sangre de la aurícula y un tracto de salida, de paredes
lisas, que dirige la sangre hacia el orificio arterial.
Ventrículo derecho
En su base se encuentran los orificios atrioventricular derecho, ocupado por la
válvula tricúspide, que comunica con la aurícula derecha y el orificio del tronco
pulmonar.
El interior del ventrículo tiene en su tracto de entrada numerosas trabéculas
carnosas y tres músculos papilares, anterior, posterior y septal.
La trabécula septomarginal es una cresta muscular que marca el límite inferior
de la cámara de entrada y contiene una rama del sistema de conducción del
corazón.
La cámara de salida, infundíbulo o cono arterial, que conduce hacia el orificio
del tronco pulmonar es de paredes lisas, lo que facilita la eyección sistólica.
Ventrículo derecho Ventrículo izquierdo.

Ventrículo izquierdo
Las paredes del ventrículo izquierdo son las más gruesas del corazón debido a
que impulsa la sangre a las arterias sistémicas de presión elevada. Presenta dos
músculos papilares, anterior y posterior.
Es una estructura cónica, con su vértice hacia abajo, la base está formada por
el orificio auriculoventricular y aórtico, ambos provistos de sus correspondientes
válvulas.
Al igual que en el ventrículo derecho, en el izquierdo consideramos una cámara
de entrada trabeculada que recibe sangre de la aurícula izquierda y una cámara
de salida o vestíbulo aórtico, de paredes lisas, situada entre el tabique y la valva
anterior de la válvula mitral que dirige la sangre hacia el orificio aórtico.
DISPOSITIVO VALVULAR DEL CORAZÓN
Las válvulas cardiacas se sitúan en los orificios auriculoventriculares y arteriales
de la base de los ventrículos. Solo permiten el flujo de sangre en una dirección. Se
diferencian:
Dos válvulas auriculoventriculares, la izquierda llamada bicúspide o mitral y
la derecha o tricúspide.
Dos válvulas arteriales o semilunares, situadas en los orificios de salida de
los ventrículos, la válvula aortica y la válvula del tronco pulmonar.
Las válvulas auriculoventriculares evitan el retorno del flujo sanguíneo a las
aurículas durante la sístole ventricular. Constan de un anillo fibroso, valvas,
cuerdas tendinosas y músculos papilares.
El anillo fibroso ocupa el contorno del orificio, le da rigidez para que no se
deforme durante las contracciones cardiacas y sirve de soporte a la válvula.
Las valvas o velos valvulares son láminas membranosas unidas por sus bases
al anillo fibroso.
Las cuerdas tendinosas se sitúan entre las valvas y los músculos papilares de
los ventrículos. Se unen a los bordes libres y a las caras ventriculares de las
valvas, evitando que sean empujadas al interior de las aurículas durante la sístole
ventricular.
La válvula tricúspide está formada por 3 valvas o cúspides, anterior, posterior
y septal. Se originan en el anillo fibroso y su borde libre se une a través de las
cuerdas tendinosas a los músculos papilares.
La válvula mitral o bicúspide está formada por 2 valvas, una anterior y otra
posterior, sujetas sobre el anillo fibroso y unidas a los músculos papilares del
ventrículo izquierdo por medio de cuerdas tendinosas.
Las válvulas arteriales están situadas al inicio del tronco pulmonar y de la
aorta. Están formadas por tres pliegues membranosos con forma de bolsa,
denominados valvas semilunares. Durante la sístole ventricular las valvas son
empujadas contra las paredes de las arterias respectivas Permitiendo el paso de
la sangre; en la diástole ventricular se llenan las valvas de forma que entran en
contacto por sus bordes formando una barrera que impide el retorno de la sangre
hacia el ventrículo.

A: posición de las válvulas tricúspide y pulmonar; B: valvas mitrales con la


válvula abierta; C: valvas mitrales con la válvula cerrada; D: valvas semilunares de
la válvula aórtica; E: corte transversal de los ventrículos del corazón.

La válvula del tronco pulmonar consta de tres valvas semilunares, anterior,


derecha e izquierda.
La válvula aórtica tiene tres valvas: derecha, izquierda y posterior sobre las
que se encuentran tres pequeñas cavidades, los senos aórticos. Las aberturas de
las arterias coronarias se localizan en los senos aórticos derecho e izquierdo, no
se origina ninguna arteria del seno aórtico posterior.

ESQUELETO CARDÍACO
Los anillos fibrosos de las válvulas auriculoventriculares y vasculares y la
porción membranosa del tabique interventricular forman el esqueleto cardíaco,
estructura del tejido conjuntivo situado en la base ventricular y que se marca en la
superficie externa del corazón por el surco coronario.
Los anillos auriculoventriculares se sitúan posteriores, en el centro se encuentra
el anillo aórtico y el más anterior es el de la válvula pulmonar.
Esta capa de tejido conjuntivo proporciona inserciones para las fibras
musculares y establece un aislamiento electrofisiológico entre el miocardio
auricular y el ventricular, por tanto la excitación no puede propagarse de manera
difusa de las aurículas a los ventrículos, sino solamente a través del sistema de
conducción del estímulo.
Esqueleto cardíaco Válvulas cardíacas, visión superior.

SISTEMA DE CONDUCCIÓN DEL IMPULSO CARDÍACO


Sistema especializado de conducción del impulso cardíaco. El sistema de
conducción del corazón está formado por células musculares cardiacas
especializadas que inician y propagan el impulso cardiaco. Se agrupan en varias
formaciones:
Nódulo sinoauricular o sinusal. Situado en la desembocadura de la vena
cava superior. Es el marca pasos del corazón, inicia el impulso cardiaco. El
impulso se extiende por las dos aurículas hacia el nódulo auriculoventricular.
Nódulo auriculoventricular (nódulo de Aschoff Tawara). Situado también en
la aurícula derecha, por debajo de la fosa oval. Transmite el impulso al fascículo
auriculoventricular.
El fascículo auriculoventricular es la única vía por la cual los impulsos
pueden llegar desde las aurículas a los ventrículos. Se extiende desde el nódulo
auriculoventricular hasta los músculos papilares. Está formado por los siguientes
elementos:
Tronco (fascículo de His): es la primera parte del fascículo auriculoventricular,
está situado en el interior del tabique donde se divide en las ramas derecha
izquierda.
Rama derecha: se extiende por la trabécula septomarginal hacia la base de los
músculos papilares.
Rama izquierda: desciende por la cara izquierda del septo y se dirige hacia los
músculos papilares del ventrículo izquierdo.
Red subendocardica (ramificaciones de Purkinje): son las numerosas
ramificaciones en las paredes de los ventrículos de las fibras procedentes de las
ramas derecha e izquierda. Están distribuidos de forma que primero se contraen
los músculos papilares tensando las cuerdas tendinosas y a continuación se
produce la contracción simultánea de ambos ventrículos desde el vértice a la
base.

INERVACIÓN DEL CORAZÓN


Los nervios que llegan al corazón regulan la frecuencia de generación y la
conducción del impulso cardiaco, pero no lo inician, ya que el corazón genera su
propio impulso. Asimismo, la inervación del corazón afecta la contracción y
relajación cardiacas.
La inervación del corazón procede del plexo cardiaco que pertenece al sistema
nervioso autónomo. El plexo cardiaco está formado por ramas de ambas cadenas
simpáticas y de ambos nervios vagos. Desde los plexos cardiacos las fibras
penetran en el corazón y terminan en los nódulos sinoauricular y auriculo
ventricular, en el musculo cardiaco y en las arterias coronarias.
Los nervios simpáticos aumentan la frecuencia cardiaca y la fuerza de las
contracciones. Los nervios parasimpáticos producen disminución de la frecuencia
cardiaca y de la fuerza de contracción.

Vascularización del corazón


La irrigación del corazón procede de las arterias coronarias derecha e izquierda,
y su drenaje lo realizan las venas cardiacas. Estos vasos rodean al corazón en
círculo, de ahí su nombre de vasos coronarios.
Arterias coronarias
En general cada arteria coronaria riega el lado del corazón correspondiente, y
contribuye a la vascularización de alguna zona del lado opuesto. El tabique del
corazón recibe ramas de ambas coronarias.
La arteria coronaria izquierda se origina en el seno aórtico izquierdo de la aorta
ascendente y se dirige hacia delante entre el tronco pulmonar y la aurícula
izquierda para llegar al surco coronario. Después de un corto trayecto se bifurca
en una arteria interventricular anterior y una arteria circunflejo.
Riega gran parte de la aurícula y ventrículo izquierdos, la parte anterior del
tabique interventricular, las dos ramas del fascículo auriculoventricular (de His) y la
red subendocardica izquierda.

Arterias y venas del corazón.


La arteria interventricular anterior desciende por el surco interventricular
anterior, llega al vértice del corazón y pasa hacia el surco interventricular posterior
donde puede anastomosarse con la arteria interventricular posterior. Da ramas
para ambos ventrículos y para la parte anterior del tabique interventricular.

Cara posterior del corazón. Reflexiones del pericardio seroso


La arteria circunfleja es continuación de la arteria coronaria izquierda, discurre
por el surco coronario, da la vuelta al borde izquierdo y llega a la superficie
diafragmática.
Da ramas para la aurícula y el ventrículo izquierdos.
La arteria coronaria derecha nace del seno aórtico derecho de la aorta
ascendente. Discurre por el surco coronario, donde emite ramas auriculares y
ventriculares.
La rama ventricular de mayor calibre se denomina arteria marginal derecha.
Finaliza en la superficie diafragmática a nivel del surco interventricular posterior
como arteria interventricular posterior, que da ramas para el tabique
interventricular.
En resumen, la arteria coronaria derecha vasculariza la aurícula derecha, el
ventrículo derecho, la parte posterior de tabique interventricular, el nódulo sinusal,
el nódulo auriculoventricular, el tronco del fascículo auriculoventricular (de His) y la
red subendocardica derecha.
Venas cardíacas
En el drenaje venoso del corazón participan el seno coronario, las venas
cardiacas anteriores y las venas cardiacas mínimas.
La mayoría de las venas cardiacas drenan en la aurícula derecha a través del
seno coronario, un conducto venoso ensanchado situado en la parte posterior del
surco coronario.
Las venas cardíacas anteriores proceden de la parte anterior del ventrículo
derecho y se abren directa mente en la aurícula derecha.
Las venas cardíacas mínimas son pequeñas vénulas que drenan directamente
en las cavidades cardiacas y se localizan principalmente en las paredes de las
aurículas.
Pericardio
Es un saco serofibroso que rodea al corazón y a la raíz de los grandes vasos,
contribuye a mantener la posición del corazón y permite las contracciones de sus
cavidades en una superficie libre de fricciones.
Está formado por dos capas, una externa, el pericardio fibroso, y otra interna, el
pericardio seroso.
El pericardio fibroso es una membrana fibrosa gruesa que rodea al corazón, se
une a la adventicia de los grandes vasos situados en su base. En su parte inferior
presenta adherencias con el centro tendinoso del diafragma. Además está unido al
esqueleto y a los órganos vecinos por medio de bandas fibrosas, los ligamentos
del pericardio, que contribuyen a mantener la posición del corazón en la cavidad
torácica.
El pericardio seroso consta de una capa parietal y otra visceral.
La capa parietal está en contacto con el pericardio fibroso y se refleja alrededor
de las raíces de los grandes vasos para continuarse con la capa visceral o
epicardio que está en contacto con la superficie externa del corazón.
Estos reflejos del pericardio seroso forman en la superficie posterior del corazón
dos pequeñas subdivisiones, los senos pericárdicos transverso y oblicuo. El seno
transverso, de forma alarga da, se sitúa detrás de la aorta ascendente y del tronco
pulmonar, y se continua a los lados con la cavidad pericárdica general. El seno
oblicuo, formado por la reflexión del pericardio seroso sobre las venas pulmonares
está situado detrás de la aurícula izquierda.
La cavidad pericárdica es el espacio comprendido entre las capas parietal y
visceral, en condiciones normales contiene una pequeña cantidad de líquido
pericárdico que sirve como lubricante.
La inervación del pericardio procede de los nervios frénicos, del nervio vago (X
par) y de los troncos simpáticos.
Estructura histológica del corazón
Las paredes del corazón están formadas por tres capas, interna o endocardio,
media o miocardio, y externa o epicardio.
El endocardio consta de un endotelio (epitelio pavimentoso simple) y una capa
subendotelial de tejido conjuntivo
Tapiza todo el interior del corazón, tanto las cavidades como las válvulas y las
cuerdas tendinosas. Se continúa con el endotelio de revestimiento de los vasos.
El miocardio es la capa principal de la pared cardiaca, está formado por células
musculares cardiacas y tejido conjuntivo.
Las células musculares cardiacas son de tres tipos, comunes o cardiomiocitos,
mioendocrinas y cardionectrices.
Cardiomiocitos, células miocárdicas contráctiles, con forma de cilindro
bifurcado. Las uniones intercelulares se realizan mediante estrías escaleriformes o
discos intercalares, que contienen desmosomas y uniones estrechas (gap
junction). Las miofibrillas del citoplasma son idénticas a las miofibrillas del musculo
estriado esquelético (rabdomiocitos).
Células mioendocrinas, son cardiomiocitos pobres en miofibrillas, segregan en
respuesta a un estiramiento excesivo el péptido natriuretico auricular o
cardionatrina, una hormona que disminuye la presión arterial.
Células cardionectrices. Son cardiomiocitos modificados que forman el sistema
de conducción del corazón.
En el modelo de corazón de Torrent Guasp el miocardio ventricular esta
representa do por una banda muscular que retorcida sobre si misma describe
desde la raíz de la arteria pulmonar a la raíz de la aorta una helicoide con una sola
vuelta que origina el ventrículo derecho y una doble vuelta que da lugar al
ventrículo izquierdo.
El tejido conjuntivo anexo al corazón se dispone en dos formaciones
conjuntivas:
Red de tejido conjuntivo laxo que rodea a las células musculares cardiacas y
contiene una red capilar y linfática, y fibras nerviosas vegetativas.
≪Esqueleto fibroso del corazón≫ que sirve de inserción al miocardio y a los
velos valvulares.
El epicardio es la capa visceral del pericardio seroso. Tapiza el exterior del
corazón.

ASPECTOS ESTRUCTURALES DEL SISTEMA VASCULAR


El sistema vascular está formado por un sistema cerrado de conductos que
comienza y acaba en el corazón, lo que permite que toda la sangre que sale del
corazón retorne a él. El movimiento de la sangre se genera por la capacidad del
corazón para actuar como bomba, que establece un gradiente de presión entre los
lados arterial y venoso del sistema circulatorio. La circulación está formada por
dos circuitos conectados en serie: el circuito sistémico y el circuito pulmonar. El
diseño en serie permite que la oxigenación de la sangre se realice de manera
eficaz, ya que toda la sangre tiene que pasar obligatoriamente por los pulmones.
El f lujo de sangre es constante en cada una de las secciones del sistema, por
ejemplo, el f lujo es igual en la aorta que en la suma de los f lujos de todos los
capilares o de todas las venas. Asimismo, el f lujo de sangre es el mismo en la
circulación sistémica que en la pulmonar.
Los vasos sanguíneos (arterias, venas y capilares) son los conductos
encargados del transporte de la sangre. Su diámetro y estructura son variables
dependiendo de la localización y la función que desarrollan. Los vasos no son
tubos rígidos y pasivos, son estructuras elásticas y dinámicas que se contraen, se
relajan y proliferan (angiogénesis) en función de las necesidades cambiantes del
organismo.
A excepción de los capilares, que solo tienen la túnica intima, todos los vasos
tienen tres capas: intima, media y adventicia.
Estructura de la pared vascular
La estructura de la pared vascular está determinada por la función del vaso.
Hay tres tipos principales de vasos sanguíneos: arterias, venas y capilares.
Las arterias son vasos que transportan la sangre que se aleja del corazón, su
diámetro disminuye a medida que se ramifican, hasta llegar a formar arteriolas,
arterias de pequeño calibre que controlan el flujo en los capilares.
Los capilares son vasos microscópicos a través de cuyas paredes se produce el
intercambio metabólico entre la sangre y los tejidos.
Las venas resultan de la fusión de los capilares y su calibre aumenta a medida
que se aproximan al corazón, al que llevan la sangre.
Los capilares están constituidos exclusivamente por un endotelio que descansa
sobre una membrana basal y una fina adventicia.
La pared de las arterias y venas tienen tres capas concéntricas denominadas
intima, media y adventicia (por orden desde el interior hasta el exterior; las
diferencias entre la pared de las venas y de las arterias no son cualitativas, sino
cuantitativas, siendo diferentes la proporción y la organización de los componentes
elementales.
La capa íntima delimita la luz vascular. Está formada por un endotelio. En las
venas de mediano calibre la íntima se pliega hacia la luz del vaso formando
válvulas venosas que evitan el flujo retrogrado. Son más abundantes en
extremidades inferiores, donde el retorno venoso se efectúa contra la gravedad.
La capa media está formada por tejido conectivo, a veces muy rico en fibras
elásticas y fibras musculares lisas. La cantidad de estos componentes está
determinada por la función del vaso.
El tejido elástico es el principal componente de los vasos de mayor calibre y el
responsable de la capacidad de distensión y recuperación de su forma original. En
las arterias de calibre mediano y pequeño, el musculo liso es el componente más
importante; es sensible a la inervación vegetativa y a sustancias vaso activas. En
las venas, la capa media es mucho más delgada que en las arterias y tiene pocas
fibras musculares.
La capa adventicia consta de tejido conectivo con fibras colágenas y elásticas.
La capa adventicia es seguida gradualmente por el tejido conjuntivo de los
órganos vecinos. En las venas está muy desarrollada y su grosor puede ser mayor
que el de la media.
Características funcionales de los vasos sanguíneos
Desde el punto de vista funcional, los vasos sanguíneos se pueden clasificar
en:
Vasos de conducción, que corresponden a las grandes arterias. Tienen una
gran capacidad elástica por lo que contribuyen al mantenimiento de las presiones
y amortiguan el flujo pulsátil generado por la contracción cardiaca.
Vasos de distribución o arterias de calibre mediano, en cuya pared predomina el
tejido muscular, que permite regular la distribución regional del flujo sanguíneo.
Vasos de resistencia, que corresponden a las arterias más pequeñas o
arteriolas, en las que también predomina el componente muscular. Se encargan
de la regulación local de la circulación, y de ellas dependen las llamadas
resistencias periféricas.
Vasos de intercambio, que corresponden a los capilares o vasos de menor
calibre. En ellos se produce el intercambio que justifica la existencia del aparato
circulatorio: paso de nutrientes hacia los tejidos y paso de productos de desecho
o procedentes del metabolismo hacia la sangre, para ser eliminados o reutilizados.
En algunos órganos, como el hígado, el bazo y la medula ósea, los capilares
tienen una luz más amplia e irregular y reciben el nombre de sinusoides.
Vasos de volumen o retorno, que corresponden a las venas y cuyo cometido es
devolver la sangre al corazón. En ellas se encuentran aproximadamente dos
tercios de la sangre circulante.
Circulación sistémica
Circulación mayor. La sangre oxigenada es impulsada
desde la aurícula izquierda hacia el ventrículo izquierdo, y
de allí pasa a la arteria aorta. Esta se bifurca en arterias
de menor calibre, arteriolas y capilares: así, la sangre
recorre toda la superficie corporal y deja, a su paso, el
oxígeno en las células. A su vez, la sangre se carga de
dióxido de carbono producido en las células, por lo que
se transforma en carboxigenada. los capilares arteriales
se prolongan con los venosos, los cuales se reúnen en
vasos de cada vez mayor calibre hasta formar las venas
cavas superior e inferior. Estas venas llevan la sangre
carboxigenada hasta la aurícula derecha. Allí termina la
circulación mayor y comienza la circulación menor.

La circulación sistémica o mayor se encarga de llevar la sangre oxigenada


desde el corazón a los tejidos a través de un sistema arterial y de devolver al
corazón la sangre pobre en oxigeno mediante un sistema venoso.
Comienza en el ventrículo izquierdo del que parte la arteria aorta que se
ramifica distribuyendo la sangre oxigenada a todos los tejidos del organismo y
finaliza en la aurícula derecha donde desembocan las venas cavas superior e
inferior y el seno coronario.
Sistema arterial de la circulación mayor
La sangre oxigenada que se encuentra en el ventrículo izquierdo es lanzada
durante la sístole ventricular a la arteria aorta que por sus numerosas ramas
alcanzara todos los puntos del organismo.
En la primera parte de su trayecto la aorta se dirige hacia arriba, después se
incurva pasando sobre el bronquio izquierdo para descender. Se distinguen en ella
tres porciones: aorta ascendente, arco de la aorta y aorta descendente.
Aorta ascendente: se encuentra rodeada por el pericardio y en su comienzo se
originan las arterias coronarias que se distribuyen por el corazón.
La segunda porción de la aorta forma un arco hacia atrás y a la izquierda por
encima del pedículo del pulmón izquierdo, es el arco o cayado de la aorta de cuya
parte más elevada se originan de derecha a izquierda los siguientes grandes
troncos arteriales:
Tronco arterial braquiocefálico, que se divide a su vez en las:

Principales arterias de la circulación sistémica.


Arteria carótida común derecha que se distribuye por la mitad derecha de la
cabeza y el cuello.
Arteria subclavia derecha, que irriga la extremidad superior derecha.
Arteria carótida común izquierda para la mitad izquierda de la cabeza y el
cuello.
Arteria subclavia izquierda que lleva sangre a la extremidad superior izquierda.
La aorta descendente tiene una parte torácica y otra abdominal; pasa del tórax
al abdomen atravesando el diafragma por un orificio situado detrás del hiato
esofágico.
De la aorta torácica surgen ramas bronquiales, esofágicas, pericárdicas e
intercostales.
La aorta abdominal también da origen a ramas viscerales y parietales. Se
extiende desde el diafragma hasta la región lumbar donde se bifurca en las dos
arterias iliacas comunes. Sus principales troncos arteriales son:
Tronco celiaco destinado a estómago, hígado, páncreas y bazo.
Arteria mesentérica superior: para el tramo de intestino comprendido desde el
duodeno hasta el ángulo izquierdo del colon.
Arteria mesentérica inferior, para el colon descendente, sigmoideo y recto.
Arterias renales, arterias suprarrenales y de las gónadas. Las ramas terminales
de la aorta abdominal son las arterias ilíacas comunes derecha e izquierda, cada
una de las cuales se divide en una arteria iliaca interna o hipogástrica que se
distribuye por la pelvis y en una arteria iliaca externa que se dirige hacia el muslo,
donde toma el nombre de arteria femoral e irriga la extremidad inferior.
Principales venas de la circulación sistémica.
Sistema venoso de retorno de la circulación mayor
La vía de retorno de esta circulación mayor se hace por medio de las venas
que confluyen en tres vasos, el seno coronario y las venas cavas superior e
inferior, que llevan la sangre desoxigenada a la aurícula derecha.
La vena cava superior (VCS) recibe sangre de la cabeza, el cuello, el tórax y las
extremidades superiores. Se origina por la unión de dos grandes troncos venosos
braquiocefálicos izquierdo y derecho y recibe una importante tributaria, la vena
ácigos.
Los troncos venosos braquiocefálicos (TVBC) se originan por la confluencia de
las venas yugular interna y subclavia del lado correspondiente. En ellos
desembocan los grandes troncos linfáticos, conducto torácico, en el lado izquierdo,
conducto linfático derecho, en el lado derecho.
La vena ácigos asciende verticalmente por el mediastino posterior y se curva en
cayado hacia delante para terminar en la vena cava superior. Recibe la sangre de
las venas intercostales y tiene conexiones con la vena cava inferior por lo que
constituye una vía de comunicación entre los territorios de las venas cavas inferior
y superior.
La vena cava inferior (VCI) se forma por la confluencia de las dos venas iliacas
comunes y cada uno de los troncos de las venas iliacas comunes resulta de la
unión de las venas iliacas externa e interna (hipogástrica). La VCI asciende
atravesando el abdomen hasta la aurícula derecha. Son sus tributarias las venas
renales, las venas testiculares y ováricas, las venas suprarrenales y las venas
hepáticas.
La sangre venosa procedente de las vísceras abdominales no drena
directamente a la VCI, sino que se dirige a un sistema colector venoso especial del
aparato digestivo, la vena porta. En la vena porta confluye la sangre procedente
de la vena esplénica, la vena mesentérica superior y la vena mesentérica inferior.
Entra en el hígado donde se ramifica, y la sangre una vez filtrada a nivel de los
lobulillos hepáticos es recogida por un árbol venoso invertido que la devuelve a la
circulación mayor a través de las venas hepáticas que drenan en la vena cava
inferior.
Circulación pulmonar

Esquema de las circulaciones sistémica


y pulmonar.
La circulación pulmonar o menor es la encargada de transportar la sangre
venosa desde el corazón hasta los pulmones y de devolverla una vez oxigenada al
corazón). Comienza en el ventrículo derecho, del que sale el tronco pulmonar que
se divide en dos arterias pulmonares, derecha e izquierda, una para cada pulmón.
Estas arterias se ramifican en los pulmones y una vez oxigena da la sangre
vuelve al corazón a través de cuatro venas pulmonares que desembocan en la
aurícula izquierda.

1. Circulación menor. La sangre carboxigenada pasa de la aurícula derecha al ventrículo


derecho. Y de allí es impulsada hacia la arteria pulmonar. Esta arteria lleva la sangre
directamente a los pulmones. En los alveolos pulmonares, tiene lugar el intercambio
gaseoso o hematosis, y la sangre oxigenada vuelve a la aurícula izquierda a través de las
venas pulmonares, donde finaliza la circulación menor.
1. Facial
2. Carótida primitiva derecha
3. Tronco braquiocefálico
4. Torácica inferior(mamaria
externa)
5. Coronaria derecha
6. Axilar
7. Humeral
8. Mesentérica superior
9. Aorta abdominal
10. Iliaca primitiva
11. Iliaca interna (hipogástrica)
12. Iliaca externa
13. Circunfleja interna
14. Femoral profunda
15. Femoral
16. Poplítea
17. Tibial anterior
18. Peronea
19. Tibial posterior
20. Dorsal de metatarso
21. Interóseas dorsales
22. Occipital
23. Carótida interna
24. Carótida externa
25. Carótida primitiva izquierda
26. Subclavia izquierda
27. Cayado de la aorta
28. Pulmonar
29. Coronaria izquierda
30. Aorta
31. Tronco celiaco
32. Esplénica
33. Renal
34. Mesentérica inferior
35. Radial
36. Cubital
37. Arco palmar: profundo
38. Arco palmar: superficial
39. Digital
40. Dorsal del pie (pedía)
1. Seno longitudinal
inferior
2. Angular
3. Facial anterior
4. Tronco venoso
braquiocefálico
derecho
5. Subclavia derecha
6. Vena cava superior
7. Pulmonar
8. Coronaria derecha
9. Vena cava inferior
10. Hepática
11. Porta hepática
12. Mediana de codo
13. Mesentérica superior
14. Iliaca primitiva
15. Iliaca externa
16. Femoral
17. Safena interna
18. Arco venoso dorsal
19. Seno longitudinal
superior
20. Seno recto
21. Seno transverso de
la duramadre
22. Yugular externa
23. Plexo cervical
24. Yugular interna
25. Tronco venoso
braquiocefálico
izquierdo.
26. Subclavia izquierda
27. Cefálica
28. Axilar
29. Coronaria izquierda
30. Basílica
31. Mamaria externa
32. Esplénica
33. Mediana basílica
34. Mesentérica inferior
35. Iliaca primitiva
36. Iliaca
interna(hipogástrica)
37. Digital palmar
38. Femoral
39. Poplítea
40. Peronea
41. Tibial posterior
42. Tibial anterior
Las venas pulmonares son las únicas que transportan sangre oxigenada (de los
pulmones al corazón). Las arterias pulmonares son las únicas que llevan sangre
carboxigenada (del corazón a los pulmones).

FUNCIONES DE LOS VASOS Y EL CORAZÓN


 Transporte de oxígeno hasta todas nuestras células vivas para que realicen
las funciones metabólicas necesarias para la obtención de energía;
 Transporte del dióxido de carbono (subproducto de la oxidación de
azúcares, lípidos y proteínas).
 Transporte de los desechos metabólicos que se eliminarán después por los
riñones (orina).
 Transporte de sustancias necesarias para la vida como sales, vitaminas,
azúcares, hormonas...
 Transporte de energía calorífica desde las regiones internas del cuerpo
hasta la piel.
 transportar nutrientes y oxígeno a cada célula del cuerpo, y recoger
sustancias de desecho para eliminarlas por diferentes vías.
La circulación del ser humano se define como vascular, cerrada, doble y
completa.
Vascular: porque la sangre circula por vasos sanguíneos.
Cerrada: porque la sangre no sale de los vasos sanguíneos.
Doble: porque la sangre recorre dos circuitos, el pulmonar o menor, y el corporal
o mayor.
Completa: porque la sangre carboxigenada no se mezcla con la oxigenada.
El doble circuito de la sangre
La sangre recorre dos circuitos: circulación mayor, sistémica o corporal, y
circulación menor o pulmonar.

El funcionamiento del corazón


Para impulsar la sangre a través del sistema circulatorio, el corazón realiza un
ciclo cardíaco, al cual se lo define como la sucesión de fenómenos químicos,
eléctricos, mecánicos y sonoros que suceden desde una sístole auricular hasta la
siguiente. Todo el ciclo cardíaco dura 0,8 segundos.
La actividad eléctrica del corazón se mide por medio del electrocardiógrafo, que
registra las variaciones de las ondas eléctricas y las transcribe en el
electrocardiograma.
Intercambio Fenómenos químicos
de iones de Ca El sistema nervioso y todos los músculos del cuerpo humano
++ y Na+ se excitan a causa de los intercambios químicos de los iones
que entran y salen de cada una de las células que los
componen.
En las fibras cardiacas se produce un intercambio de iones de
calcio (Ca++) y sodio (Na+) entre las fibras del miocardio y la
sangre de los vasos que las irrigan. Este intercambio da origen a
una excitación que produce los movimientos mecánicos.
Excitación fenómenos eléctricos
del miocardio Todo órgano que trabaja produce electricidad. El
funcionamiento del corazón es posible porque posee un sistema
que propaga un impulso eléctrico a todo el musculo cardiaco.
Este impulso se origina cuando los intercambios iónicos
provocan la excitación de un conjunto de fibras cardiacas
modificadas, ubicadas en el miocardio de la aurícula derecha,
que constituyen el nódulo sinusal o de Keith y flack.
El impulso eléctrico se propaga por el resto del sistema
automático: el nódulo auriculo ventricular o de Aschoff Tawara y
el haz de His, con sus ramas izquierda y derecha y las fibras de
Purkinje.
Movimientos fenómenos mecánicos
mecánicos El corazón, como todo musculo, tiene la propiedad de
contraerse. Cuando lo hace, sus cavidades se reducen. Esta
reducción se denomina sístole. Cuando el corazón se relaja,
recobra su forma primitiva y las cavidades se dilatan. Esta
dilatación se llama diástole.
Durante las diástoles, las aurículas y los ventrículos están
relajados y se llenan de sangre mientras que, durante las
sístoles, la sangre es arrojada de la cavidad. La sucesión de
sístoles y diástoles los movimientos que permiten al corazón
actuar como una bomba forman el ciclo cardiaco.

El nódulo sinusal o de Keith y Flackes considerado un verdadero marcapasos


del corazón, ya que su frecuencia de descarga determina la frecuencia del latido
cardíaco.

Descripción de cada sístole y diástole


Las aurículas están en diástole, llenas con sangre proveniente de las venas
pulmonares (VP) y cava (VC). Las válvulas auriculoventriculares están cerradas y
aumenta la presión sanguínea
Intraauricular. Los ventrículos están en diástole y las válvulas sigmoideas están
cerradas.

Se produce la sístole auricular por contracción de las aurículas. Las válvulas


auriculoventriculares se abren. La diástole ventricular continúa y los ventrículos se
llenan con sangre. Las válvulas sigmoideas se mantienen cerradas.
Las válvulas auriculoventriculares se cierran y producen un sonido (primer ruido
cardíaco).
Los ventrículos se llenan completamente, pero las válvulas sigmoideas están
cerradas.
La presión sanguínea intraventricular aumenta. Se produce una nueva diástole
auricular.
Las válvulas auriculoventriculares se mantienen cerradas. Se produce una
sístole ventricular Y se abren las válvulas sigmoideas, por lo que comienza el
pasaje de sangre hacia las arterias pulmonares (AP) y la arteria aorta (AA).
Continúa la diástole auricular y las aurículas comienzan a llenarse.
Los ventrículos, ya vacíos, inician una diástole ventricular. Las válvulas
sigmoideas se cierran y producen el segundo ruido cardíaco.
Continúa la diástole auricular y las aurículas completan su llenado, mientras las
válvulas auriculoventriculares siguen cerradas.

El trabajo auricular y el ventricular son simultáneos, y el ciclo dura 0.8


segundos, durante el cual la diástole auricular y la diástole ventricular coinciden
durante 0.4 segundos.
Este proceso se repite sucesivamente durante toda la vida.

La composición de la sangre
 90% agua
 9% sustancias orgánicas (por
ej., fibrinógeno).
 1% sustancias minerales

Todas las células de un organismo dependen del sistema circulatorio, por


cuanto la sangre es la que distribuye las sustancias nutritivas y recoge las
sustancias tóxicas que provienen del metabolismo celular.
La sangre está compuesta, en un 55 % por una sustancia líquida: el plasma; y
en un 45 % por los elementos celulares.
El plasma es un líquido de color amarillento que actúa como una sustancia
intercelular líquida.
En él se mueven las células sanguíneas.
Sus funciones son las siguientes:
 Conducir las células sanguíneas;
 Transportar sustancias alimenticias;
 Conducir sustancias nocivas desde las células hacia los riñones y las
glándulas sudoríparas (donde son eliminadas al exterior), y dióxido de
carbono hacia los pulmones.
El plasma sanguíneo está constituido por dos tipos de sustancias, unas de
concentración variable (urea, hormonas) y otras de concentración constante.
Las células sanguíneas o elementos figurados de la sangre pertenecen a tres
clases: hematíes, eritrocitos o glóbulos rojos; leucocitos o glóbulos blancos; y
trombocitos o plaquetas.
Glóbulos rojos Glóbulos plaquetas
blancos
característi Con forma de disco Son células con Son fragmentos
cas bicóncavo, en su núcleo. de células a
origen son nucleados Se diferencian menudo sin
pero luego pierden el en leucocitos y núcleo.
núcleo. linfocitos.
Contienen
hemoglobina para
transportar los gases
respiratorios.
origen Se originan en la Los leucocitos Se originan en
medula ósea y se se originan en la la medula ósea.
almacenan en el bazo. medula ósea y los
linfocitos se
forman en los
ganglios linfáticos.
destrucción Hígado y bazo Hígado y bazo Hígado y bazo
cantidad 5 000 000/ mm3 de 6 000 a 8 150 000 a 300
sangre 000/mm3 de 000/mm3 de
sangre sangre
función Transportan los Defensa del Intervienen en
gases respiratorios organismo, para lo la coagulación.
cual engloban y
digieren las
partículas extrañas

¿Por qué se coagula la sangre?


Dentro del organismo, la sangre fluye en estado líquido y no se coagula debido
a la acción de una proteína: la heparina. En cambio, fuera de los vasos, sí se
coagula.
Cuando la piel sufre una herida y se rompe un vaso sanguíneo, después de un
tiempo, la sangre deja de fluir y se empieza a formar una cascarita que obstruye
por completo su salida, fenómeno conocido como coagulación sanguínea.
Las plaquetas se adhieren a los bordes irregulares de la herida y forman un
tapón plaqueta rio, liberando una enzima, la tromboquinasa. En presencia de ésta
y de los iones de calcio, se activa el primer factor de coagulación: la protrombina.
Otro mecanismo libera del interior de las plaquetas otra sustancia, la
tromboplastina, que favorece la transformación de protrombina en trombina.
Bajo la influencia de la trombina, el fibrinógeno, una de las proteínas disuelta en
el plasma,
Se transforma en fibrina insoluble. Esta sustancia forma una red en la que
quedan atrapados los glóbulos blancos y rojos, constituyendo así el coágulo
sanguíneo.

Los grupos sanguíneos


El grupo sanguíneo es un carácter hereditario de gran importancia. Se pueden
distinguir cuatro grupos básicos: A, B, AB y 0. Que una persona pertenezca a uno
u otro grupo depende de los aglutinógenos o antígenos, proteínas específicas
presentes en las membranas plasmáticas de los glóbulos rojos. Hay dos clases de
aglutinógenos: A y B.
Las personas que poseen el aglutinógeno A pertenecen al grupo sanguíneo A;
las que poseen el B pertenecen al grupo B. Las personas que poseen los dos
aglutinógenos integran el grupo AB. En cambio, las que carecen de estas
proteínas pertenecen al grupo 0.
Cuando algunos de los mecanismos mencionados faltan o resultan inactivos
(por ejemplo, ausencia de calcio, insuficiente o nula producción de plaquetas, falta
de fibrinógeno), una herida leve puede resultar muy peligrosa porque la sangre no
se coagula.

Las aglutininas, sustancias que contienen el suero, se denominan según el


aglutinógeno al que hacen aglutinar:
Anti A Aglutina al aglutinógeno A
Anti B Aglutina al aglutinógeno B
Anti Aglutina ambos
AB aglutinógenos

Los grupos sanguíneos


Otro aglutinógeno presente en los glóbulos rojos de algunas personas se
denomina factor Rhesus o Rh. Las personas que lo poseen pertenecen al factor
Rh+ (positivo) y en su plasma circula una aglutinina anti Rh, incompatible con el
factor Rhesus.
También el factor Rh debe tenerse en cuenta cuando se va a realizar una
transfusión, para evitar que el plasma del receptor provoque la aglutinación de los
glóbulos rojos del dador dentro del torrente sanguíneo de aquél.

San Aglutinógeno (en la Aglutinina (en el


gre pared del glóbulo rojo) plasma)
grupo
A A antiB
B B antiA
AB AB Carece de
aglutinina
0 Carece de
aglutinógeno

Cuando se realiza una transfusión de sangre, debe haber compatibilidad entre


la sangre del receptor y la del donante; en caso contrario, los glóbulos rojos del
dador se aglutinan y hemolizan en la sangre del receptor, poniendo en peligro su
vida.

Grupo aglutinóg aglutinina Es dador Es


eno para el grupo receptor el
grupo
A A antiB o β A AB OA
B B antiA o α B AB OB
AB AB AB AB A B O
O αyβ A B AB O O

En este cuadro podemos observar la relación entre los grupos y su


compatibilidad:
Gr fac Es dador Es receptor
upo tor para de
A Rh A+ A+ A
+ AB+ O+ O
Rh A+ A A
AB+ AB O
B Rh B+ B+ B
+ AB+ O+ O
Rh B+ B B
AB+ AB O
AB Rh AB+ A+ A AB+ AB
+ B+ B O+ O
Rh AB+ AB A- AB
B- O
O Rh A+ AB+ O+ O
+ B+ O+
Rh A+ A AB+ O
AB
B+ B+ O+ O

Cada persona posee en su sangre una combinación de aglutinógenos y


aglutininas que no desencadenan aglutinación.
Los aglutinógenos se llaman así porque, puestos en presencia de otras
proteínas que circulan en el plasma sanguíneo (las aglutininas), pueden originar
una reacción de aglutinación, por la cual los glóbulos rojos se adhieren entre sí y
se destruyen. Este fenómeno se conoce como hemólisis.
Frecuencia cardiaca
Consiste en el número de ciclos cardiacos
que se producen en un minuto. En
condiciones normales, oscila entre 60 y 90
ciclos cardiacos por minuto, en el adulto.
Estos valores se modifican a lo largo de la
vida, ya que disminuyen a medida que
aumenta la edad.
 Recién nacido: 140 cc/min.
 Niño: 90 cc/min.
 Adulto: 75 cc/min.

En algunas situaciones, la frecuencia


cardiaca se altera por causas funcionales
(cuando son de carácter adaptativo del
organismo) o disfuncionales (una
enfermedad).
 Bradicardia: menos de 60 cc/min.
 Normocardia: entre 60 y 90 cc/min.
 Taquicardia: más de 90 cc/min.

Frecuencia cardíaca
La frecuencia cardíaca (FC; número de latidos por minuto) se evalúa tomando
el pulso en distintos puntos (p. ej., pulso radial, carotideo) mediante un
estetoscopio para escuchar el corazón, o bien registrando el electrocardiograma.
El pulso es una onda de presión percibida sobre la pared de una arteria cuando
el corazón late y desplaza la sangre por la arteria. La frecuencia del pulso suele
ser la misma que la frecuencia cardíaca. Es más fácil percibir el pulso en las
arterias que se encuentran cerca de la piel.
Aunque hay varias arterias que se pueden emplear para palpar el pulso, las
arterias radial y carótida son las más usadas
La arteria radial es de fácil acceso cuando se comprueba la frecuencia cardíaca
durante o después del ejercicio. Los clientes suelen aprender con facilidad la
técnica correcta. Los pasos expuestos en «Localización del pulso y determinación
de la frecuencia cardíaca» ayudarán a los clientes a palpar el pulso radial o
carotideo con facilidad.

Localización del pulso y determinación de la frecuencia cardíaca


Pulso radial
• Doblar el brazo junto al costado. La palma de la mano debe mirar hacia
arriba.
• La arteria radial se localiza en la cara interna de la muñeca, cerca de la
base del pulgar.
• Usando los dedos corazón e índice, se palpa suavemente la arteria radial.

Pulso carotideo

• Usando los dedos corazón e índice, se palpa suavemente la arteria carótida


a ambos lados del cuello, en el espacio entre la tráquea y el músculo
esternocleidomastoideo derecho o izquierdo, debajo de la mandíbula.
• Precaución: Debe aplicarse algo de presión para poder sentir el pulso,
aunque, si ésta es excesiva, reducirá el riego sanguíneo de la cabeza. Por
tanto, el cliente debe tener cuidado de no ejercer
demasiada presión sobre la arteria ni presionar sobre
ambas arterias al mismo tiempo.

Determinación de la frecuencia cardíaca

• Se cuenta la frecuencia del pulso radial o carotideo


durante 10 segundos y se multiplica por 6 para
obtener la frecuencia cardíaca por minuto.
La frecuencia cardíaca en reposo suele oscilar entre 60
y 100 latidos por minuto. Cuando la frecuencia es inferior a 60 latidos por
minuto, se denomina bradicardia, mientras que cuando es superior a 100
latidos hablamos de taquicardia.
Clasificación de la frecuencia cardíaca en reposo
<60 latidos/minuto = bradicardia
60 a 100 latidos/minuto = frecuencia cardíaca normal
>100 latidos/minuto = taquicardia

ENFERMEDADES DEL SISTEMA CIRCULATORIO Y DE LA SANGRE


PATOLOGÍAS MÁS FRECUENTES
Arritmias: se denominan así las alteraciones del ritmo, la conducción del
impulso y la frecuencia cardiaca debidas a trastornos en la generación o
transmisión del impulso eléctrico. Significa que el corazón palpita demasiado
rápido, demasiado lento o con un patrón irregular. Normalmente, las 4 cámaras
cardíacas (2 aurículas y 2 ventrículos) se contraen de una manera muy específica
y coordinada gracias al impulso eléctrico que los atraviesa.
Cuando aumenta la frecuencia, se denomina taquicardia y cuando esta
disminuye, bradicardia.
Algunas de ellas son muy peligrosas, como la fibrilación ventricular, en la que el
miocardio ventricular se contrae de forma irregular y con poca fuerza, por lo que
no es capaz de expulsar la sangre de su interior
Soplos: son sonidos anormales que se pueden escuchar por auscultación
cardiaca. La sangre fluye silenciosamente mientras el flujo es uniforme, pero si
golpea una obstrucción o pasa a través de un orificio estrecho, se crean
turbulencias que pueden originar sonidos silbantes, denominados soplos. Las
principales causas de los soplos son las alteraciones valvulares.
Cardiopatía isquémica: Se produce por una obstrucción de las arterias
coronarias o sus ramas, más frecuentemente por acumulo de grasas, provocando
una deficiente oxigenación del miocardio con isquemia (angina de pecho o ángor),
que puede ir acompañada de necrosis (infarto de miocardio o muerte súbita). En
ambos casos cursa con dolor precordial. La causa más frecuente es la oclusión
parcial de las arterias coronarias por un proceso aterotrombotico o por
vasoconstricción.
Angina de pecho: dolor cardiaco, consecuencia de un proceso isquémico
miocárdico, generalmente cuando el trabajo que ha de realizar el corazón resulta
demasiado intenso en proporción al flujo sanguíneo que recibe.
La angina de pecho también conocida como Angor o Angor Pectoris, es un
dolor localizado en el área retroesternal, generalmente de carácter opresivo que
se produce cuando las arterias coronarias se obstruyen y el miocardio (músculo
del corazón) recibe menos oxígeno del que necesita,
La causa más frecuentemente de una isquemia miocárdica o angina de pecho
es la arteriosclerosis, pero también puede ocurrir después de una comida copiosa,
un fuerte disgusto o el estrés de un viaje con tráfico intenso.
Infarto de miocardio: cuando la irrigación de una parte del miocardio se
interrumpe por un proceso oclusivo permanente de origen aterotrombotico, se
producen cambios morfológicos y metabólicos que pueden acabar en muerte
celular (infarto de miocardio).
El infarto de miocardio se presenta cuando el bajo flujo sanguíneo hace que el
corazón sufra por la falta de oxígeno. El músculo cardíaco muere o resulta dañado
en forma permanente. Suele ocurrir cuando un coágulo bloquea una de las
arterias coronarias, las cuales llevan sangre y oxígeno al corazón.
Aterosclerosis: se produce por la acumulación de lípidos (colesterol y
lipoproteínas) debajo de la capa intima en diversas zonas del árbol arterial. Los
macrófagos se infiltran en estas zonas y van aumentando el tamaño y la
complejidad de la lesión con componentes fibrosos, que acaban complicándose,
siendo susceptibles de rotura o erosión y dando lugar a la aparición de un
accidente trombotico.
Arteriosclerosis: este proceso degenerativo se agrava y produce el
endurecimiento de las arterias. Causado principalmente por el colesterol que va
acumulando grasa en las paredes de las mismas produciendo estrechamientos,
pérdida de elasticidad, y obstrucción de tal forma que impida el paso de la sangre.
Las lesiones más peligrosas son las que se producen en los vasos sanguíneos
que irrigan el cerebro y provocan accidentes cerebrovasculares, una de las
principales causas de muerte en los Países desarrollados.
Edema: es la acumulación excesiva de líquido en el espacio intersticial; se
produce cuando la cantidad de líquido filtrado es mucho mayor que el drenaje
linfático. Esta situación se da en circunstancias de baja presión oncotica capilar
(desnutrición, perdida de proteínas plasmáticas por el riñón), aumento anormal de
la permeabilidad capilar, aumento de la presión hidrostática capilar en el extremo
venoso (insuficiencia cardiaca, varices) o drenaje linfático insuficiente.
La insuficiencia cardíaca
Consiste en la incapacidad del corazón para garantizar la distribución de la
sangre que el organismo necesita en diferentes estados. Implica, por lo tanto, un
reparto desequilibrado de la masa sanguínea en circulación y una anoxia
(privación de oxígeno) a nivel de los tejidos.
Se producen por lesiones en la parte izquierda del corazón (IVI: insuficiencia
ventricular izquierda da), la parte derecha (IVD: insuficiencia ventricular derecha) o
todo el músculo cardíaco (ICG: insuficiencia cardíaca global).
Las personas con IVD tienen sensación de pesadez (dolores hepáticos sordos),
que se presentan con la marcha y aumentan si continúan andando.
Otros signos son la turgencia de las venas yugulares y el aumento de la presión
venosa. General mente, al final de una jornada, un enfermo de IVI tendrá edemas
en los tobillos.
La ICG aparece, la mayor parte de las veces, como consecuencia de otras
cardiopatías. Su signo funcional mayor es la disnea. Otras manifestaciones son:
tos, expectoración, dolores hepáticos permanentes, palpitaciones frecuentes y, a
veces, crisis anginosas.
Hemofilia: es un trastorno congénito hereditario de la coagulación. Se transmite
por el cromosoma sexual X y se manifiesta únicamente en los varones, mientras
que las mujeres son solamente portadoras.
El síntoma más general es la aparición de hemorragias por causas
injustificadas.
Fiebre reumática: Es autoinmune. Tras una infección generalmente localizada
(como una amigdalitis), el organismo produce anticuerpos contra los antígenos del
estreptococo que atacan al tejido conectivo, por lo que pueden afectarse muchos
órganos, siendo frecuente la inflamación cardiaca (carditis), con dolor pericárdico,
insuficiencia cardiaca y alteraciones valvulares.
Enfermedad valvular: Insuficiencia valvular o estenosis valvular.
Taquicardia: Es la aceleración del ritmo cardiaco. Es una forma de arritmia
cardíaca que se diferencia de la " arritmia verdadera" en la que se producen
latidos irregulares y de la braquicardia que es cuando se produce un ritmo más
lento de lo normal. La taquicardia es la aceleración de los latidos cardíacos, que
puede ser fisiológica, por ejemplo, cuando se realiza una actividad física intensa, o
bien estar asociada a procesos patológicos, como la anemia, las hemorragias, el
shock o la fibrilación articular.

PATOLOGÍA VASCULAR: AFECTA A ARTERIAS, VENAS O AMBAS


Trombosis venosa o flebitis: Consiste en la inflamación de un vaso
sanguíneo o del corazón por la formación de un coágulo sanguíneo que produce
una obstrucción vascular. Una causa muy frecuente es el depósito de lípidos en
las paredes vasculares que forman un ateroma, que puede obstruir parcial o
totalmente el flujo de sangre provocando isquemia o infarto, independientemente
del órgano de que se trate. Otra causa es la formación de un coagulo de sangre, lo
que sucede más frecuentemente en las venas (tromboflebitis), que dificulta el
retorno venoso y cursa con edema.
Se manifiesta, generalmente, por dolor, fiebre sin causa aparente y una
aceleración del pulso. Se presenta, en ocasiones, en personas inmovilizadas en la
cama por enfermedades, en operados recientes y en embarazadas.
Este trombo puede desprenderse y viajar a través del torrente sanguíneo
bloqueando total o parcialmente cualquier vaso sanguíneo en el cerebro, los
pulmones, el corazón o en otra área, causando daño grave a ese órgano. Se
denomina trombosis pulmonar, renal, cerebral, etc., dependiendo del órgano
donde se aloje.

Flebitis: es la inflamación de una vena ocasionada por la obstrucción causada


por un trombo adherido a la pared de la misma, por eso también se le denomina
tromboflebitis. Existen dos tipos de flebitis: la superficial y la profunda, esta última
como su nombre indica es la que ocurre en las venas profundas y es mucho más
peligrosa que la superficial.
Se puede producir por inmovilización prolongada en caso de enfermedad grave
o cirugía, personas que por su trabajo están mucho tiempo de pie o sentados,
personas que padecen varices
Embolia: Si la obstrucción vascular se produce distancia, es decir, lejos del
punto en el que se formó el trombo o del punto en el que se introdujo cualquier
sustancia que obstruya el vaso sanguíneo (grasa, aire, etc.), se habla de embolia.
Un fragmento de ateroma o de un coagulo puede soltarse (pasa a denominarse
embolo) y quedar libre en la sangre. Viaja por los vasos sanguíneos hasta que
llega a uno con un calibre que no permite el paso del embolo, produciéndose la
obstrucción. Cuando se produce un trombo, una embolia o una rotura de un vaso
sanguíneo cerebral, aparece un complejo sintomático (síndrome) llamado
accidente cerebrovascular (ACV) o ictus.
Hipertensión arterial (HTA): El aumento de la presión arterial con cifras
superiores a 140/90 mmHg. puede tener numerosas causas (como enfermedades
del riñón o del sistema endocrino). En otras ocasiones se debe a una pérdida de la
elasticidad arterial. La rigidez provoca el aumento de las resistencias periféricas y
de la presión. Puede comenzar con manifestaciones leves, como cefalea,
sangrado nasal (epistaxis) o mareos, pero si se mantiene la presión alta se alteran
los vasos sanguíneos, que se engrosan y pierden elasticidad, por lo que puede
aparecer arteriosclerosis, cardiopatía, enfermedad renal y/o un accidente
cerebrovascular (ACV), con lesiones cerebrales permanentes.
Como consecuencia del aumento mantenido de la poscarga, el ventrículo
izquierdo puede hipertrofiarse para intentar compensar dicho aumento.
Aneurisma: Los grandes vasos, en especial la aorta, pueden sufrir dilataciones
anormales, producidas generalmente por placas de ateroma, depósitos de
colesterol que aumentan el grosor de sus paredes. Los aneurismas provocan
remolinos sanguíneos que facilitan la coagulación y la formación de trombos y
émbolos; además, la debilidad vascular puede provocar la rotura de la arteria.
Venas varicosas: Se originan cuando la presión venosa se mantiene elevada
durante periodos prolongados de tiempo, lo que provoca un aumento del volumen
de sangre, en las venas superficiales y una dilatación permanente de la pared que
provoca a largo plazo una incompetencia valvular e insuficiencia venosa. Afectan
con más frecuencia a mujeres, sobre todo en las venas de los miembros inferiores.
Entre los factores predisponentes están la obesidad, el sedentarismo y el
tratamiento con anticonceptivos.

SÍNDROME DE RAYNAUD

En medicina, el fenómeno de Raynaud es un desorden vaso espástico que causa


la decoloración de los dedos de las manos y pies, y ocasionalmente de otras
áreas.
Esta condición puede también causar que las uñas se pongan quebradizas
longitudinalmente. Recibe su nombre del médico francés Maurice Raynaud (1814–
1881), se cree que el fenómeno es el resultado de vaso espasmos que reducen el
suministro de sangre a la respectiva región. El estrés y el frio son disparadores
clásicos del fenómeno.
Conflicto: Conflicto de desvalorización. Perdida de territorio, tocar, retener, tomar,
atrapar.
Guardar la sangre fria. A menudo conflicto de pericardio (miedo por el aparato
cardiovascular).
Perdida de territorio con tonalidad de miedo.
Resentir: “No puedo hacer pasar la información destinada a hacer circular la
sangre oxigenada (no puedo ser competente, eficaz)". Soy incapaz de hacer algo.

Biodescodificación – Trombosis
¿Qué conflicto emocional estoy viviendo?

Para comprender la trombosis, necesitamos analizar los principales elementos que


la conforman, así como los principales órganos que afecta:

 Sangre: Familia, Amor Familiar


 Venas o Arterias: Relaciones Familiares
 Pulmón: Territorio
 Corazón: Amor, Amor Familiar
 Cerebro: Lo que yo soy, lo que yo pienso
 Ojo: Lo que no quiero ver, lo que quiero ver y no puedo.

Con esto, y dado que una trombosis es básicamente la creación de un coágulo de


sangre para detener una hemorragia, tomaremos como significado simbólico
general:

“ME SIENTO INCAPAZ DE RETENER EL AMOR”

Una vez teniendo en claro además, los significados simbólicos generales,


analicemos las emociones mal gestionadas que pueden ocasionarme una
trombosis.

 No cuento con mi hijos, no existo para ellos


 No cuento con mis padres, no existo para ellos
 Mi familia me impide hacer cambios que yo deseo, me impide lograr mis
sueños, me limita.
 Mi familia me pone condiciones para perdonarme por aquello que hice.
 Mi familia se niega a perdonarme por aquello que hice.
 Mi vida corre peligro.
 Deseo ser reconocido por mi familia
 Mi familia, me desvaloriza constantemente
 Mi familia tiene la sangre sucia (historias familiares de crímenes,
violaciones, asesinatos, etc)
 Le he fallado a mi familia, perdí los valores que me inculcaron
 No soy digno de pertenecer a ésta familia, hice algo muy malo.

En todos los síntomas en que exista “sangre”, deberemos irnos inmediatamente a


revisar a la familia, las relaciones familiares, comunicación familiar, estabilidad
familiar, todo.

Una trombosis puede ser tomada básicamente en Biodescodificación, como una


manera de rendirse, de no querer ir más allá, ya sea porque yo he fallado a la
familia o la familia me ha fallado a mí.

Claramente, todo esto dependerá de mi fortaleza de carácter, de mis creencias y


de mis pensamientos.

En el Transgeneracional, deberé buscar historias de trombosis, así como analizar


las relaciones familiares de mis dobles en el árbol genealógico.

Debo tener claro, que cada familia es un mundo y que mi vida no depende de la
opinión o el trato que tenga o me ofrezca mi familia y viceversa.

Debo ser capaz de ver más allá, de verme a mí como protagonista de mi historia y
no rendirme por lo que los demás hagan u opinen.

Una carta de duelo puede ayudarme a liberar mi dolor, mi frustración y salir adelante
cambiando mi perspectiva.

Causas Emocionales de la Tensión Arterial

HIPERTENSIÓN

Conocida comúnmente como PRESIÓN ALTA, la hipertensión arterial corresponde


al aumento por arriba del promedio de la tensión sanguínea en las arterias. Esta
enfermedad puede ocasionar lesiones vasculares en el corazón, el cerebro, los
riñones y los ojos.

El nombre de la enfermedad explica bien lo que sucede, es decir, que la persona


afectada se crea una fuerte presión a causa de su hiperemotividad.

Revive sin césar situaciones que le recuerdan heridas afectivas no sanadas ni


resueltas.

También tiene tendencia a dramatizar las situaciones debido a su gran actividad


mental, que le hace sentir muchas emociones.
Es una persona muy sensible, que quisiera ver felices a todos los que la rodean y
se crea muchísima tensión y se presiona mucho para encontrar la forma de
lograrlo.

Esta hipertensión significa que es el momento de que pienses en ti sin creer que
estás en este planeta para arreglar la vida de todos los que quieres.

Esto no quiere decir que no te ocupes de ellos, pero de ahí a sentirte responsable
de su felicidad hay una gran distancia.

Te ayudaría mucho cambiar tu concepto de responsabilidad para que le pongas


“un poco de sal” a tu vida.

Esto te descargará de una gran presión inútil que, además, te impide vivir con
alegría el momento presente.

HIPERTENSIÓN (Demasiado alta)

La imagen representando a una persona padeciendo hipertensión es el presto


(olla cerrando herméticamente, con un control de vapor y sirviendo a cocer los
alimentos bajo presión.).

Soy esta persona que acumula, durante largos períodos, pensamientos y


emociones que no están expresadas; frecuentemente soy hipersensible y me
controlo mal.

Mis iras y contrariedades son reprimidas, haciendo hervir así mi interior.

También puedo tener tendencia a la procrastinación o a aplazar a más tarde las


cosas que debo decir o hacer por miedo o falta de confianza en mí, y acabo por
vivir una tensión nerviosa intensa, porque veo todo esto como una montaña y no
sé si seré capaz de realizar todos mis proyectos.

Así puedo hacer fábulas, aumentar mis problemas y mi culpabilidad aumentará


rápidamente la “presión”.

Mi deseo de controlarlo todo y resolver las situaciones de mi aumenta mi presión


que puede hacerse insostenible.

Viviendo un miedo profundo de estar rechazado, me siento en peligro y me


mantengo en guardia.

La hipertensión que vivo puede también hallar su fuente en mi miedo de la muerte,


conscientemente o inconscientemente, y en mi deseo de sacar partido al máximo
de mi vida, porque quiero realizar los múltiples objetivos que me he fijado.
Debo aprender a dejar salir el vapor suavemente.

Evito la acumulación que provoca la explosión.

Aprendo a tenerme confianza.

HIPOTENSIÓN

También llamada presión baja, la HIPOTENSIÓN es una disminución, por debajo


de lo normal, de la tensión sanguínea. Se caracteriza por una tendencia a los
síncopes, una mala vascularización de las extremidades y gran fatiga o tendencia
a sufrir vértigos.

Si la presión es baja pero no ocasiona ningún problema físico, es posible que sea
la adecuada para dicha persona.

La persona que sufre de hipotensión suele ser del tipo que se desanima fácilmente
y se siente derrotada por anticipado.

Hace que su energía vital disminuya rápidamente porque no soporta el peso de los
acontecimientos.

Le falta valor y no quisiera hacerse responsable de su vida.

Se da por vencida con mucha facilidad.

El hecho de que tengas la presión baja indica que eres poco consciente de tu
capacidad para dirigir tu vida.

Escuchas demasiado tu propia actividad mental, la cual te hace creer que no eres
bueno en nada y que estás derrotado antes de empezar.

Sería interesante que tuvieras una meta, algo concreto a lo cual aspirar y a lo que
te permitas llegar en el momento y el tiempo adecuado.

El hecho de creer que no puedes hacer frente a cierta presión en la vida te impide
realizar tus sueños.

HIPOTENSIÓN (Demasiado baja)

Contrariamente a la hipertensión, la hipotensión se halla en una persona cuya


presión es demasiado baja (observar que una persona puede tener una presión
por debajo de la normal y hallarse en plena forma. Su presión es pues adecuada
para ella ya que su calidad de vida no está afectada).
Si soy una persona que tiene la presión baja, esto puede indicar que mi deseo de
vivir está ausente.

Tengo la sensación que nada funciona, que para mí es inútil hacer esfuerzos
porque de todos modos, tengo el sentimiento de que las cosas no funcionarán.

Me siento vacío de energía y no consigo llevar el peso de los acontecimientos.

Me abandono al desánimo.

El alma ya no está en mis acciones.

Vivo en víctima y tengo la sensación de que mi vida se parece a un callejón sin


salida.

La hipotensión puede llevar a una pérdida de consciencia.

Es el signo de que quiero huir de mis responsabilidades, de ciertas situaciones o


ciertas personas porque el hecho de hacer frente me llevará a situarme y a hacer
acciones que quizás no me apetece hacer.

El mensaje que me da mi cuerpo es hacerme confianza y apresurarme.

Elijo dejarme guiar por mi fuerza interior.

Infarto.

Conflicto de territorio.

Es la suma de todos los ataques no lanzados, la represión de la rabia.

Puede aparecer cuando hemos retirado la alegría de la vida para conseguir objetivos que
nos manda la razón.

Arritmias.

Manifiestan una perturbación del orden y el desfase respecto al esquema normal, falta de
capacidad de aceptar y adaptarse a lo diferente.

Cardiofobia o neurosis cardiaca.


Es una angustia sin fundamento físico, se presenta en personas que sólo quieren escuchar a
su cerebro dejando un mínimo espacio a su corazón. El corazón se va endureciendo a nivel
mental en forma de ansiedad.

Angína de pecho.

Es el mismo sentir que una neurosis cardiaca pasada al plano físico en el que se endurecen
las arterias.

Trombosis.

La sangre, que simboliza la vida, debe ser fluida. En este caso se espesa, se coagula y no
fluye diciéndonos que nuestra vida está estancada y hemos perdido la capacidad de
transformación, la inmovilidad exterior provoca inmovilidad interior.

También podemos mirar que pasa con nuestra familia, si hay un sentimiento de ahogo en
ella o pensamos que hay mucho que limpiar, aunque aquí si ahondamos un poco más
deberíamos hacernos las preguntas de por qué no me muevo y salgo de ella (inmovilidad) y
por qué la juzgo (no fluir en la aceptación).

Presión sanguínea.

La presión sanguínea es la expresión de la dinámica del ser humano. Se deriva de la


interacción del fluido sanguíneo y las paredes de los vasos que lo contienen. La sangre
refleja el ser y las paredes de los vasos las fronteras a las que se orienta el desarrollo de la
personalidad, y las resistencias que encontramos par lograrlo.

Hipotensión.

La persona hipotensa si tropieza con un conflicto se retira, al tiempo que se va retirando de


la vida hasta llegar a desmayarse. Se desentiende de los problemas por falta de ánimo y
valor dejando que los demás lo sostengan. Cede todo su poder y energía.

Hipertensión.

La persona hipertensa se mantiene al borde del conflicto pero no lo afronta.

Es un indicio de agresividad reprimida.

Sangre.
Desvalorización en el seno familiar.

Pérdida de la alegría sobre todo por sentirse carente de algo.

Dramatizar demasiado las situaciones ” hacerse mala sangre”, con una mente cerrada a
ideas nuevas y a flexibilizar su punto de vista.

Se siente víctima.

Taquicardia.

Sensación de no recibir amor suficiente.

Varices.

Deseos de darte más libertad o tiempo libre. Se impone muchas tareas y no es capaz de
realizarlas con alegría.

Puede obligarse a permanecer en un sitio o situación que odia.

Sistema Linfático
Estructura
Clasificación
Función
Enfermedades que atacan al sistema
Como contrarrestar de manera natural la enfermedad

DISTRIBUCIÓN ANATÓMICA DEL SISTEMA LINFÁTICO


Los capilares linfáticos (cerrados en un extremo) se unen formando vasos
linfáticos de mayor calibre, para terminar en dos grandes conductos colectores, el
conducto torácico y el conducto linfático derecho, que desembocan en la
circulación venosa.
La pared de los capilares linfáticos está constituida por el endotelio y una
membrana basal discontinua, pero a medida que aumenta el calibre de los vasos,
también existe tejido conectivo con fibras elásticas y colágenas y células
musculares lisas. En la luz de los vasos linfáticos se forman una serie de pliegues
del endotelio, que forman válvulas cuya misión es evitar el flujo retrogrado.
Los ganglios linfáticos se encuentran intercalados formando cadenas a lo largo
del recorrido de los vasos. La forma y el tamaño de los ganglios dependen de la
zona del organismo, con un diámetro entre 1 y 15 mm. Su cara convexa recibe los
vasos linfáticos aferentes y la cóncava o hilio sirve de entrada a los vasos
sanguíneos, nervios y vasos linfáticos eferentes. Externamente, los ganglios están
rodea dos de una capsula fibrosa. El tejido linfoide está constituido por células
reticulares, linfocitos y macrófagos agrupados en nódulos. La linfa que penetra en
el ganglio por los vasos aferentes, se encuentra con unos conductos denominados
senos linfáticos, que se comunican entre sí hasta que confluyen en los vasos
linfáticos eferentes.
Los principales grupos ganglionares se extienden por la cabeza, el cuello, el
tórax, el abdomen y las extremidades superiores e inferiores. Hay grupos
ganglionares en las regiones occipitales, mastoidea, submandibular y
submentoniana, que conducen la linfa hacia el colector principal de la cabeza y el
cuello, que es el tronco yugular. En las extremidades superiores, el principal grupo
ganglionar es el axilar. Estos ganglios reciben la linfa de casi toda la extremidad
superior, de las regiones deltoidea y escapular y de la pared anterolateral del
tórax, confluyendo en el tronco subclavio.
En el tórax existen grupos ganglionares intercostales, paraesternales y
diafragma ticos, que se dirigen hacia los grandes conductos linfáticos derecho e
izquierdo o se unen al tronco broncomediastinico. Dicho tronco recibe también la
linfa de los ganglios viscerales situados alrededor de la tráquea, los bronquios y el
esófago. En el abdomen son los ganglios periaorticos o lumbares los que reciben
la linfa procedente de la pared posterior del abdomen, riñones, uréteres, genitales
y algunos aferentes de los ganglios iliacos. Las vísceras abdominales vierten su
linfa hacia ganglios cercanos que terminan en los grupos periaorticos o
mesentéricos.
En conjunto, todo este sistema de drenaje abdominal desemboca en los troncos
lumbares derecho e izquierdo y en el tronco intestinal, cuya confluencia es el
comienzo del conducto torácico.
El área pelviana drena hacia los grupos ganglionares iliacos y sacros, que
terminan a su vez conectando con ganglios lumbares.
En las extremidades inferiores, la linfa llega a los ganglios inguinales que
reciben eferentes de los genitales y del abdomen.
De los ganglios inguinales salen eferentes que siguen la cadena iliaca externa.
Los grandes colectores linfáticos son el conducto torácico y el conducto linfático
derecho o gran vena linfática. El primero es el mayor vaso linfático del organismo y
nace de la cisterna del quilo, que es un ensanchamiento formado por la
confluencia de los troncos lumbares e intestinales. El conducto torácico se dirige
en sentido ascendente hacia el tórax en un trayecto situado entre la aorta y la
columna vertebral, atravesando el diafragma para desembocar en el confluente
yugulosublavio izquierdo. El conducto linfático derecho se forma por la confluencia
de los troncos yugular subclavio y broncomediastinico derecho.

SISTEMA LINFÁTICO
Formado por una serie de fluidos que circulan por unos vasos. Este fluido se
denomina LINFA. Es de color transparente y está compuesto de sustancias
similares a la sangre con la excepción de que no contiene glóbulos rojos ni
proteínas de medio y alto peso molecular. Nace en los tejidos.
Adquiere un color lechoso después de las comidas, esto se debe a que se
carga de grasas que son absorbidas desde nuestro sistema digestivo. Esta linfa de
color lechoso se denomina QUILO.
Ya vimos que la sangre posee células que se encargan de protegernos de las
infecciones del medio.
Este sistema se complementa con conductos, ganglios y órganos que también
producen una amplia variedad de células defensivas, forman anticuerpos, filtran y
transportan materiales de desecho.
La piel, las lágrimas, el sistema mucociliar respiratorio, las secreciones de las
glándulas sebáceas y salivales, las enzimas, las secreciones digestivas y el PH
detienen el paso de los agentes patógenos, al tiempo que se movilizan los meca
nismos específicos de protección, que constituyen un verdadero sistema de
inmunidad: el sistema linfático.
Este sistema está constituido por vasos linfáticos, por donde circula la linfa, y
por los órganos linfoides primarios y secundarios, que producen células
especializadas, encargadas de la defensa y la inmunidad del organismo.
Los vasos linfáticos Integran un sistema circulatorio abierto, conformado por
vasos capilares muy pequeños, en contacto con casi todos los órganos y los
tejidos del cuerpo, que se unen y forman vasos de mayor calibre hasta
desembocar en dos grandes troncos colectores de linfa: el conducto torácico y el
linfático derecho.
El conducto torácico vacía la linfa en una vena localizada en el hombro
izquierdo.
El conducto linfático derecho lleva la linfa del miembro superior derecho, y las
regiones derechas de la cabeza, el cuello y el tórax a la confluencia de las venas
subclavia y yugular interna de ese lado del cuerpo.
La linfa o líquido tisular circula en una única dirección, ya que los vasos
linfáticos poseen válvulas internas escalonadas, y los movimientos musculares la
impulsan hacia el corazón. Es decir, el sistema circulatorio de la linfa actúa como
un sistema venoso.
Los conductos pasan por los ganglios linfáticos, masas de tejidos, muy
numerosos en el cuello, las axilas, alrededor de las orejas y en la ingle.
La linfa Llamada también líquido tisular, la linfa se mueve por los intersticios de
los tejidos. Es parte del sistema circulatorio, porque lleva oxígeno y nutrientes a
las células que quedan distantes de los capilares. También transporta los
desechos producidos por las células a la sangre, y los microorganismos que han
quedado atrapados en el sistema de inmunidad.
Su apariencia es la de un líquido incoloro y viscoso. Contiene menor cantidad
de proteínas e hidratos de carbono que el plasma, pero es más rica en grasas.
Posee unos 8 000 linfocitos por milímetro cúbico.
Las enfermedades infecciosas, como la gripe, producen la inflamación de los
ganglios. La linfa cumple funciones de nutrición, drenaje y desintoxicación del
organismo.
Cada celula del cuerpo trae
consigo moleculas que son
reconocidas por los agentes de
defensa como”lo propio”
Todo agente patogeno
tambien porta una
identificación. Que constituye”lo
extraño”.estos marcadores se
denominan epitopes

DISTRIBUCIÓN ANATÓMICA DEL SISTEMA LINFÁTICO


Los capilares linfáticos (cerrados en un extremo) se unen formando vasos
linfáticos de mayor calibre, para terminar en dos grandes conductos colectores, el
conducto torácico y el conducto linfático derecho, que desembocan en la
circulación venosa.
La pared de los capilares linfáticos está constituida por el endotelio y una
membrana basal discontinua, pero a medida que aumenta el calibre de los vasos,
también existe tejido conectivo con fibras elásticas y colágenas y células
musculares lisas.
En la luz de los vasos linfáticos se forman una serie de pliegues del endotelio,
que forman válvulas cuya misión es evitar el flujo retrogrado.
Los ganglios linfáticos se encuentran intercalados formando cadenas a lo largo
del recorrido de los vasos. La forma y el tamaño de los ganglios dependen de la
zona del organismo, con un diámetro entre 1 y 15 mm. Su cara convexa recibe los
vasos linfáticos aferentes y la cóncava o hilio sirve de entrada a los vasos
sanguíneos, nervios y vasos linfáticos eferentes. Externamente, los ganglios están
rodeados de una capsula fibrosa. El tejido linfoide está constituido por células
reticulares, linfocitos y macrófagos agrupados en nódulos. La linfa que penetra en
el ganglio por los vasos aferentes, se encuentra con unos conductos denominados
senos linfáticos, que se comunican entre sí hasta que confluyen en los vasos
linfáticos eferentes.
Los principales grupos ganglionares se extienden por la cabeza, el cuello, el
tórax, el abdomen y las extremidades superiores e inferiores. Hay grupos
ganglionares en las regiones occipital, mastoidea, submandibular y
submentoniana, que conducen la linfa hacia el colector principal de la cabeza y el
cuello, que es el tronco yugular. En las extremidades superiores, el principal grupo
ganglionar es el axilar. Estos ganglios reciben la linfa de casi toda la extremidad
superior, de las regiones deltoidea y escapular y de la pared antero lateral del
tórax, confluyendo en el tronco subclavio.
En el tórax existen grupos ganglionares intercostales, para esternales y
diafragmáticos, que se dirigen hacia los grandes conductos linfáticos derecho e
izquierdo o se unen al tronco broncomediastinico. Dicho tronco recibe también la
linfa de los ganglios viscerales situados alrededor de la tráquea, los bronquios y el
esófago. En el abdomen son los ganglios peri aórtica o lumbar los que reciben la
linfa procedente de la pared posterior del abdomen, riñones, uréteres, genitales y
algunos aferentes de los ganglios iliacos. Las vísceras abdominales vierten su linfa
hacia ganglios cercanos que terminan en los grupos peri aórtica o mesentérica. En
conjunto, todo este sistema de drenaje abdominal desemboca en los troncos
lumbares derecho e izquierdo en el tronco intestinal, cuya confluencia es el
comienzo del conducto torácico. El área pelviana drena hacia los grupos
ganglionares iliacos y sacros, que terminan a su vez conectando con ganglios
lumbares.
En las extremidades inferiores, la linfa llega a los ganglios inguinales que
reciben eferentes de los genitales y del abdomen.
De los ganglios inguinales salen eferentes que siguen la cadena iliaca externa.
Los grandes colectores linfáticos son el conducto torácico y el conducto linfático
derecho o gran vena linfática. El primero es el mayor vaso linfático del organismo y
nace de la cisterna del quilo, que es un ensanchamiento formado por la
confluencia de los troncos lumbares e intestinales. El conducto torácico se dirige
en sentido ascendente hacia el tórax en un trayecto situado entre la aorta y la
columna vertebral, atravesando el diafragma para desembocar en el confluente
yugulosubclavio izquierdo. El conducto linfático derecho se forma por la
confluencia de los troncos yugular subclavio y broncomediastinico derecho.
Es generalmente un líquido claro, similar al plasma, que contiene mucha agua
y proteínas, rico en grasas que contienen linfocitos y también muchos leucocitos, y
circula por el sistema linfático. Aunque parte de la linfa se produce en el hígado, la
mayor parte de deriva de la sangre.
Estructuralmente, los vasos linfáticos son, en cierto modo, semejantes a las
venas. Al igual que ellas, tienen un endotelio que emite prolongaciones hacia el
interior de la luz linfática formando válvulas que facilitan el avance de la linfa.
También tienen una pared media de músculo liso, pero en este caso sus células
pueden contraer se rítmicamente para favorecer el avance de la linfa.
Los vasos linfáticos se distribuyen por todos los tejidos y se van juntando unos
con otros para formar vasos de mayor diámetro que finalmente confluyen en el
tórax en dos grandes conductos llamados vaso linfático derecho y conducto
torácico.
El vaso linfático derecho recoge la linfa del miembro superior derecho y parte
del hemitórax derecho, drenando en la vena cava superior.
El conducto torácico recoge la linfa del resto del cuerpo y drena en la vena
subclavia izquierda.

PARTES DEL SISTEMA LINFÁTICO


El sistema linfático está formado por:
o Linfa, los ganglios linfáticos, los vasos linfáticos
Además de los vasos linfáticos, el sistema linfático está constituido por
diferentes estructuras que desarrollan funciones de defensa, ya que en ellas se
forman los linfocitos Vasos y órganos linfáticos.

1) Ganglios linfáticos: intercalados entre los vasos


linfáticos hay unos engrosamientos que sirven de
filtro de la linfa. En ellos también se forman
linfocitos.
2) Timo: su función es identificar las células propias
impidiendo que se formen linfocitos contra ellas.
este mecanismo de (inhibición linfocitaria) impide
que nuestro sistema de defensa reconozca a
nuestras propias células como extrañas
3) Medula ósea: en su interior hay islotes linfáticos
productores de linfocitos.
4) Bazo: es un órgano situado en la parte superior
izquierda del abdomen (en el hipocondrio
izquierdo), que tiene funciones linfoides además de
otras funciones relacionadas con la eliminación de
células sanguíneas viejas o deterioradas.
5) Placas de Peyer: son acúmulos de tejido linfático
en el espesor de las paredes del intestino delgado y
de los bronquios, posibles vías de entrada de
patógenos.

VASOS LINFÁTICOS:
El sistema vascular linfático, es un “sistema de drenaje” cuyos vasos más
pequeños, los capilares linfáticos, terminan en extremos ciegos y conduce
líquido claro, llamado linfa, desde los espacios extracelulares periféricos a
través de vasos linfáticos cada vez mayores. Estos por último, convergen en
grandes conductos linfáticos (conducto torácico y gran vena linfática derecha),
que vienen a desembocar a las grandes venas de la base del cuello. A lo largo
del curso de los vasos linfáticos se sitúan acúmulos encapsulados de tejido
linfoide que constituyen pequeños órganos llamados ganglios linfáticos. La linfa
que entra en los ganglios a través de los vasos linfáticos aferentes se reparten
dentro de ellos para ser filtrada a través de los vasos linfáticos eferentes.

La linfa, que ha pasado entre un enorme número de células fagocitarías,


queda limpiada de material extraño a medida que se filtra por los ganglios
linfáticos.
Muchos linfocitos, que desde la sangre habían entrado en los ganglios
linfáticos, pasan a la linfa eferente y de esta manera son devueltos a la
circulación sanguínea.
El sistema linfático propiamente consiste de linfa, vasos linfáticos y los
ganglios linfáticos. Sin embargo, muchos otros órganos están íntimamente
relacionados con el sistema linfático. En esta sección se detallara la estructura
y función de los órganos linfoides, el bazo, el timo y las amígdalas.

AMÍGDALAS
Son órganos linfoides de las cavidades oral y nasal que
contribuyen a la producción de linfocitos. Las dos amígdalas
más grandes son las palatinas, una a cada lado de la parte
dorsal de la garganta. La amígdala faríngea se encuentra
detrás de la cavidad nasal, arriba del paladar blando. Un tercer
tipo de tejido tonsilar está incorporado en la base de la lengua y
se llama amígdala lingual. Estas amígdalas forman un anillo
protector alrededor de la entrada a las vías respiratoria y
digestiva, con sus linfocitos fagocíticos listos para atacar a las
bacterias.

Los órganos linfoides primarios


ʘ En la médula ósea, se originan los linfocitos, B, que se especializan en la
producción de anticuerpos y son responsables de las respuestas de
anticuerpos frente a los estímulos antigénicos. Además, la médula ósea
actúa como órgano linfoide secundario (diferenciación final de células B a
células plasmáticas).

ʘ El timo es un órgano bilobulado, situado en el mediastino anterior, sobre el


pericardio. El parénquima tímico está formado por una malla de células
epiteliales, rellenas de células linfoides en desarrollo (timocitos) y se
organiza en lobulillos, en cada uno de los cuales hay una zona externa o
corteza, donde está la mayoría de los timocitos, y una zona interna o
médula, con escasos timocitos. El tamaño del timo aumenta durante la vida
fetal y posnatal hasta la pubertad, momento en el cual empieza a
involucionar.

Se localiza en la parte alta del tórax, entre el esternón y la aorta,


exactamente debajo de la glándula tiroides. Este órgano es relativamente
grande al nacer y continua creciendo hasta la adolescencia.
El timo es un productor excelente de linfocitos, estos parecen sobrevivir más
tiempo que otros.
Otros componentes del timo son células linfáticas idénticas a las que
podemos hallar en un ganglio. El principal aporte vascular del timo proviene de
la sangre, de ahí que no pueda considerarse estrictamente al timo como un
gran ganglio.
El complejo de linfocitos y células reticuloendoteliales del timo es el
responsable del desarrollo de la llamada competencia inmunológica. El timo
tiene solamente vasos linfáticos eferentes pues no tiene la función de filtrar.
Puede ser considerado como el regulador maestro de las propiedades
inmunológicas del organismo.

En el timo se originan los linfocitos T, los cuales se especializan en la expresión


del receptor antigénico de las células T y son responsables de las respuestas
inmunes mediadas por células.
Los órganos linfoides secundarios
ʘ Los ganglios tienen forma reniforme, y su longitud y grosor son siempre
inferiores a 1 y 0,5 cm respectivamente, excepto si se hallan estimulados.

ʘ Ganglios. Son estructuras ovales (125 mm) que están distribuidos


heterogéneamente a lo largo de nuestro organismo. Su distribución puede ser
superficial o profunda. Su misión es producir LINFOCITOS T y LINFOCITOS B y
fagocitar sustancias malignas extrañas o propias para evitar daños a nuestro
organismo.

Están distribuidos por todo el organismo en las ramificaciones de los vasos


linfáticos, formando una red que drena y filtra la linfa procedente de los vasos
tisulares. Se agrupan constituyendo cadenas estratégicamente situadas (en zonas
como el cuello, las axilas, las ingles, el mediastino y la cavidad peritoneal) para
drenar tanto los territorios superficiales como las vísceras profundas. Los vasos
sanguíneos ganglionares entran y salen por el hilio. La linfa entra en el ganglio por
varios vasos linfáticos aferentes y sale purificada por un solo vaso linfático
eferente, situado en el hilio. A medida que la linfa pasa por los ganglios, se
remueven los microbios muertos.
Histológicamente, presenta la corteza o zona de las células B, la para corteza o
zona de las células T (en su mayoría CD 4+) y una médula central con cordones
medulares, donde se encuentran linfocitos B y T, células plasmáticas y abundantes
macrófagos. La mayoría de los linfocitos se hallan en la corteza y la para corteza.
Las células B de la corteza se agrupan formando folículos linfoides.
En las mucosas
 El tejido linfoide, asociado con las mucosas, se localiza en los tractos
gastrointestinal, respiratorio y genitourinario, en forma de acumulaciones
nodulares no encapsuladas, como las amígdalas y las adenoides en la
nasofaringe, o placas de Peyer, en el intestino; se organizan en áreas T y B,
en forma semejante a la de los ganglios, con predominio de los linfocitos B
sobre los T.

Microfotografía del
tejido del ganglio linfático

GANGLIOS LINFÁTICOS
Son masas circunscritas de tejido linfoide de color grisáceo, situadas en el
trayecto de los vasos linfáticos. Varían tanto en forma como en tamaño,
teniendo a ser ovoides o arriñonados y fluctuando entre 1 a 20 mm o aún más
de longitud.

1) Cápsula
2) Zona Cortical
3) Zona Medular
4) Vasos Linfáticos Aferentes
5) Vasos Linfáticos Eferentes
El diagrama siguiente muestra los grupos principales de ganglios linfáticos
Está formado por una capsula fibrosa, por senos linfáticos y por tejido
linfoide, junto con los vasos sanguíneos y un estroma de tejido linfoide. La
estructura total del ganglio linfático proporciona un sistema ideal para purificar
la linfa de partículas extrañas como bacterias, proteínas o productos de
inflamación. El ganglio también está habilitado para producir anticuerpos contra
antígenos extraños que llegan hasta esta trama reticulada.
Los ganglios linfáticos participan en dos mecanismos protectores diferentes,
llamados reacciones inmunes contra las bacterias y las proteínas extrañas del
medio externo. Estas dos reacciones inmunes se denominan: la respuesta
humoral (mediada por los anticuerpos producidos por las células plasmáticas) y
la respuesta mediada por células (mediada por los linfocitos pequeños).

 El bazo es el mayor de los órganos linfoides. Se encuentra por debajo del


diafragma, en el costado izquierdo del cuerpo. Histológicamente, presenta
una pulpa roja, cuyos macrófagos destruyen los hematíes envejecidos, y
una pulpa blanca, integrada por tejido linfoide, organizado alrededor de las
arteriolas como si fueran manguitos.
Está irrigado por la arteria y la vena esplénica. Interviene en la linfopoyesis o
formación de tejido linfático y en la destrucción de los eritrocitos.
Inmunológicamente, la principal diferencia del bazo con los ganglios es que el
bazo está especializado en las respuestas contra antígenos que llegan por la
sangre.
Se localiza en la parte superior
izquierda del abdomen y detrás del
estómago. Es una estructura blanda y
ovoide de unos 12 por 7 cm. cuando está
en reposo. Las sinusoides esplénicas del
bazo están revestidas por células
reticulares y llenos de sangre. Estas
células reticulares del bazo se encargan
de la destrucción de los eritrocitos viejos.
El bazo madura monocitos que se
transforman en macrófagos, filtra sangre
y linfa, reserva sangre. Un componente
importante del bazo es la pulpa blanca, constituida por nódulos de tejido linfático (semejantes a
los ganglios) con linfocitos grandes y pequeños, células plasmáticas, macrófagos y células
reticulares. En contraste con la pulpa blanca del bazo, los espacios sinusoidales llanos de sangre
se conocen como pulpa roja.
Un cordón esplénico incluye células reticulares, macrófagos, monocitos, linfocitos y eritrocitos
en proceso de destrucción. Cuerpos extraños (antígenos) que llegan al bazo provocan la
producción de anticuerpos.

COMPOSICIÓN: Compuesto por capilares, vasos, conductos y ganglios.


ʘ Capilares. Son similares a los del sistema circulatorio. Tienen una fina capa
de endotelio y están distribuidos prácticamente en la totalidad del
organismo. En los capilares penetra la linfa.
ʘ Vasos. Son similares a las venas, los vasos grandes presentan válvulas.
Estos vasos confluyen en los llamados conductos.
ʘ Conductos. Son dos:

1) LA GRAN VENA LINFÁTICA. Mide 1,5 cm de longitud. Este conducto


termina en el sistema circulatorio a la altura de la unión de la yugular interna
derecha y de la subclavia derecha. Toda la linfa que procede de la zona de
la hemicabeza derecha, hemitórax derecho y brazo derecho llegan a la gran
vena linfática y al sistema circulatorio.
2) EL CONDUCTO TORÁCICO. Es donde confluye el resto de la linfa. Nace en
el abdomen, penetra en el tórax y libera la linfa al sistema circulatorio a la
altura de la yugular interna izquierda de la subclavia izquierda.
CIRCULACIÓN DE LA LINFA.

El sistema linfático no necesita de una bomba para que la linfa circule, como sí
existe en el sistema cardiovascular. La velocidad de circulación es muy lenta y
sigue una sola dirección. La propiedad de la linfa de circular despacio hace posible
un filtrado y una eliminación de partículas extrañas más eficientes. La circulación
linfática se ve favorecida por las diferencias de presión entre el intersticio y los
capilares linfáticos, las válvulas linfáticas y los movimientos que ejercen los
músculos. Además, cualquier situación que provoque dilatación de los capilares
sanguíneos, como los esfuerzos musculares, dan por resultado un aumento de la
filtración en los capilares sanguíneos y una consecuente formación de linfa que
ingresa a la circulación.
La linfa procedente de las extremidades inferiores y de los órganos situados en
las cavidades abdominal y pelviana circula por los vasos linfáticos y desembocan
en la cisterna de Pecket o cisterna del quilo. Ahí se origina el conducto torácico,
que asciende cercano a la arteria aorta.
Al llegar al tórax recibe la linfa procedente de los ganglios linfáticos
intercostales, pectorales y bronquiales. Por último, recoge la linfa del lado
izquierdo de la cabeza, del cuello y del brazo izquierdo. Toda la linfa de esos
órganos desemboca en la vena subclavia izquierda y entran en contacto con la
sangre, para llegar a la aurícula derecha del corazón a través de la vena cava
superior.
La linfa procedente del tórax derecho, de la parte izquierda de la cabeza, del
cuello y del brazo derecho desemboca en un corto canal, el conducto linfático
derecho, que termina en la vena subclavia derecha. Aquí la linfa llega a la sangre y
juntas arriban a la vena cava superior y al corazón.
Los mecanismos que utiliza son:

1) Formación de nueva linfa. Por el incremento de presión de la nueva linfa.


2) Pulsiones arteriales. Los vasos linfáticos, discurren al lado de las arterias
provocando un efecto masaje para que la linfa se mueva.
3) Por medio de los músculos esqueléticos. Cuando se mueven obligan al
movimiento de la linfa porque masajean los vasos linfáticos.
4) Por su composición. Tiene tejido liso en sus paredes que producen un efecto
masaje que ayuda a desplazar la linfa.
5) Por medio de los movimientos peristálticos del sistema digestivo. Los
movimientos del intestino en la cavidad abdominal también participan en el
desplazamiento de la linfa.
6) Por medio de la bomba abdominotorácica. Por la diferencia de presión entre
la cavidad torácica y la cavidad abdominal.
DIAGRAMA DE CIRCULACIÓN LINFÁTICA.

FUNCIONES:
El sistema linfático es una parte fundamental del aparato cardiocirculatorio, por
las importantes funciones que desarrolla:
1. Recupera las proteínas y el líquido extravasado a nivel capilar.
2. Participa en los mecanismos de defensa. En el sistema linfático se
producen los linfocitos. Además, cuando los macrófagos tisulares detectan
y destruyen células invasoras, los restos celulares son recogidos por la
linfa, limpiando así los tejidos.
3. Transporta grasas. Las grasas absorbidas en el aparato digestivo se
incorporan a la circulación por medio de los vasos linfáticos.
4. Función defensiva. En los ganglios linfáticos, los linfocitos se reproducen
para dar respuesta a los agentes extraños. Encontramos macrófagos
capaces de fagocitar sustancias dañinas a nuestro organismo.
5. Función de absorción de grasas. La mayor parte de las grasas son
absorbidas por el sistema linfático y transportadas al sistema circulatorio.
6. Función de intercambio capilar. En el intercambio capilar las sustancias del
tramo venoso son recuperadas por el sistema linfático. Recupera
sustancias que el sistema circulatorio ha perdido en el intercambio capilar.
7. La función del sistema linfático es el transporte de materiales por todo el
cuerpo, también en el mantenimiento del equilibrio hídrico del cuerpo, en la
absorción y transporte de substancias especialmente leucocitos.
8. Otra función de este líquido, es limpiar la sangre de restos celulares,
partículas extrañas y bacterias patógenas.
9. transportar grasas cuyas moléculas son muy grandes, desde el intestino
delgado hacia la sangre.
Las células defensoras del organismo

Los glóbulos blancos (leucocitos) maduros, de sangre periférica, comprenden


los granulocitos (neutrófilos, eosinófilos y basófilos), y los monocitos y los
linfocitos, distinguibles entre sí por sus caracteres morfológicos. En conjunto,
constituyen un grupo de células diferentes en morfología y origen, que utiliza la
sangre para dirigirse a los tejidos, donde cada uno cumple su rol en la defensa del
organismo contra una agresión.
Los granulocitos (polimorfonucleares) Son los elementos más abundantes de la
serie blanca en sangre periférica. Su denominación se debe a que presentan un
gran número de granulaciones citoplasmáticas con caracteres morfológicos
distintivos. Estas células constituyen elementos de fase final, altamente
diferenciados, en tránsito hacia los tejidos, con capacidad de fagocitosis y
digestión de diversas sustancias.
Los monocitos: Los monocitos de sangre periférica constituyen entre el 1 al 6%
de los glóbulos blancos circulantes.
Poseen un núcleo pleomórfico, a menudo con forma de herradura. Permanecen
en la sangre entre 1 y 4 días, abandonan el torrente sanguíneo hacia los tejidos al
a zar, y en respuesta a factores quimiotácticos.
Todas estas funciones son reguladas por señales externas que, luego del
contacto con el macrófago, pueden desencadenar respuestas celulares, o
aumentar o disminuir ciertas funciones de los macrófagos.
En base a las señales que los estimulan, y según la respuesta que provocan, se
distinguen tres poblaciones de macrófagos: en reposo (poseen quimiotaxis,
fagocitosis y proliferación sin actividad tumoricida), los macrófagos sensibilizados
(son capaces de proliferar, presentan antígenos a células inmunocompetentes y se
unen a células tumorales), y los macrófagos activados (no proliferan, exponen
menor cantidad de determinantes antigénicos y adquieren actividad tumoricida).
Los linfocitos: Son los responsables de la respuesta inmune. En la sangre
periférica se encuentran en una concentración relativa de entre 35 y 45%. Son
células relativamente monomorfas. Se originan en los órganos linfoides y
completan su maduración en el timo y en la médula ósea. Existen linfocitos T y B.

Granulocito basófilo. Monocito

Procesos de los granulocitos neutrófilos


Locomoción
Es la propiedad por la cual los neutrófilos atraviesan el endotelio vascular y la
membrana basal y migran a los tejidos. Ocurre con gasto de energía .para la
locomoción. El neutrófilo emite un gran pseudópodo. Comportamiento similar al de
una ameba.
Quimiotactismo
Los neutrófilos abandonan el torrente sanguíneo al azar y también en forma
altamente direccional hacia los sitios de invasión microbiana y/o inflamación. Este
último mecanismo depende de la atracción que ejercen sobre los neutrófilos
ciertas sustancias (factores quimiotácticos) producidas por las bacterias o daño
tisular. Se crea así un gradiente capaz de orientar a los neutrófilos hacia los sitios
de mayor concentración de factores quimiotácticos.
Reconocimiento y fagocitosis.
El reconocimiento de la partícula a englobar depende de las propiedades
específicas de esta. La fagocitosis consiste en la emisión de pseudópodos que
rodean totalmente el elemento a fagocitar y se fusionan en sus extremos. La
vesícula así formada (fagosoma) recibe la descarga del contenido de los gránulos
del neutrófilo (degranulación).
Digestión y actividad microbicida
Al iniciarse la fagocitosis, los gránulos se fusionan a la membrana y liberan su
contenido al interior del fagosoma. Casi al mismo tiempo. Ocurre la “explosión
respiratoria “del neutrófilo: los agentes fagocitados quedan atrapados en un medio
de distintas especies toxicas de oxígeno y componentes granulares digestivos. La
actividad digestiva y bactericida ocurre por dos mecanismos diferentes: oxigeno
independientes y oxigeno dependientes
1. Granulocitos basófilos. Desempeñan, a través de la histamina que contiene, un
rol importante en estado de alergia e hipersensibilidad. La liberación de
histamina ocurre en presencia del alérgeno para el cual existe sensibilidad, y
parece depender de la inmunoglobulina E, unida a la membrana del basófilo.

2. Granulocitos neutrófilos. La función última de los neutrófilos ocurre en los


tejidos y está dirigida a la destrucción de bacterias y otras partículas por acción
digestiva. La acción microbicida de los neutrófilos es la consecuencia de una
serie de procesos: locomoción, reconocimiento, Quimiotactismo, y fagocitosis.

3. Granulocitos eosinofilos. Presentan una semejanza funcional con los


neutrofilos. Asi , responden a factores quimiotacticos, reconocen e ingieren el
mismo tipo de particulas, degranulan y producen los mismos metabolitos. La
actividad microbicida es algo menor que la de los neutrofilos. Es caracteristico
el aumento de eosinofilos en procesos parasitarios y alergicos, fenomeno en el
que parece involucrado el sistema inmune a traves de los linfocitos T.

4. Linfocito B maduro. No es una celula productora de anticuerpos, sino que,


convenientemente estimulada por el antigeno.sufre un proceso de
diferenciación a plasmocito, celula que finalmente segrega inmunoglobulina
con actividad de anticuerpo.

5. Monocitos. Una vez en los tejidos, se transforman en macrofagos e intervienen


en la defensa del huesped contra germenes y tumores,remoción de detritus
celulares y otras particulas, almacenamiento,interacción con linfocitos
involucrados en la respuesta inmune, sintesis y secreción de mediadores de la
inflamación, control de la granulopoyesis. Carcinogenesis y aterogenesis.
6. Mastocitos. Localizados en el tejido conjuntivo, funcionan como centinelas.

Sistema T. interviene en la respuesta inmunologica celular, distinguiendose


linfocitos T cooperadores (amplifican la respuesta inmune por reclutamiento de
otras poblaciones linfoides y no linfoides). Supresores (inhiben la respuesta
inmune), y linfocitos citotoxicos (atacan celulas infectadas con virus, y tumorales).
El linfocito B es responsable de la respuesta inmunologica humoral, es decir, la
mediada por anticuerpos.

Linfocito Inmunidad
mediada por anticuerpos
Los anticuerpos son glicoproteínas sintetizadas por los linfocitos B (globulinas)
que tienen la propiedad de unirse en forma específica a otras proteínas extrañas e
invasoras, a las que se denomina antígena, para neutralizarlas.
También se llaman inmunoglobulinas o Ig, y muestran una gran heterogeneidad,
debido sobre todo a la enorme diversidad de las regiones que forman el sitio de
unión con el antígeno, y determinan la especificidad antigénica de cada una de
ellas. Es decir, las moléculas de los anticuerpos se adhieren a las moléculas de
antígenos invasores y las vuelven inactivas, inhibiendo la penetración de ciertos
antígenos virales, por ejemplo, dentro de las células. También causan la
aglutinación de células invasoras para que se desintegren, o hacen que sea más
fácil rodearlas y fagocitarlas.
Clasificación de las inmunoglobulinas Hay cinco clase distintas de
inmunoglobulinas: IgG, IgA, IgM, IgD e IgE (según el orden de mayor a menor
concentración sérica).
ʘ IgG: predomina en el suero y el espacio extravascular.
ʘ Difunde bien a través de las membranas y predomina en las secreciones
internas (sinovial, pleural, líquido cefalorraquídeo, humor acuoso del ojo), y
es la única inmunoglobulina que atraviesa la placenta. Los anticuerpos IgG
son los que predominan en la respuesta secundaria de anticuerpos.
ʘ IgA: sigue a la IgG en cuanto a la concentración sérica. Es la
inmunoglobulina mayormente producida por el tejido linfoide, asociado a las
mucosas (MALT), y la que predomina en las secreciones externas (calostro
y leche materna, saliva, árbol tráqueoronquial, tubo digestivo, bilis, flujo
vaginal).
ʘ IgM: es la que se produce durante la respuesta primaria de anticuerpos.
Sigue a la IgA en cuanto a concentración sérica: es especialmente
aglutinante de las partí culas portadoras del antígeno (gérmenes, hematíes).
Las “aglutininas naturales” (anticuerpos presentes en el suero, sin mediar
inmunización previa conocida), como las isoaglutininas contra los grupos
sanguíneos, son de clase IgM.

Cuerpo humano Las defensas del organismo


ʘ IgD: representa menos del 1% del total de inmunoglobulinas plasmáticas,
así como también es mínima la proporción de células plasmáticas que la
producen.
Aunque sus niveles séricos pueden aumentar en infecciones crónicas y es
posible detectar anticuerpos IgD contra diversos antígenos, se desconoce cuál es
su función.
ʘ IgE: su concentración sérica y su vida media son las más bajas de todas las
inmunoglobulinas, pero se halla unida a los receptores Fc de alta afinidad,
presentes en basófilos y mastocitos, lo que constituye la base celular y
molecular de las reacciones alérgicas por hipersensibilidad inmediata.
Representación de una inmunoglobulina o anticuerpo

El valor del porcentaje normal de los linfocitos en la sangre es de 20 al 40%. Si


supera ese valor, significa que existe una infección causada por un virus, como el
de la gripe.
Inmunitaria celular
La inmunidad celular es un proceso iniciado por los linfocitos T, que se
caracteriza por una reacción inflamatoria donde abundan los macrófagos
activados. Los fenómenos en los que está involucrada la inmunidad celular
incluyen:
ʘ Defensa contra infecciones bacterianas, virales, micóticas y de protozoarios
y resistencia a ellas;
ʘ Desarrollo de inmunidad contra antígenos solubles;
ʘ Inmunidad antitumoral;
ʘ rechazo de trasplantes y reacción injerto contra huésped;
ʘ Autoinmunidad.
El conjunto de fenómenos involucrados en el proceso depende de ciertas
moléculas activas, llamadas linfoquinas.
El macrófago presenta el determinante antigénico al linfocito T inductor o
cooperador, que es el encargado de regular toda la acción. Éstos estimulan a los
linfocitos citotóxicos, vulgarmente llamados asesinos, para que se unan al
antígeno de los agentes patógenos y los destruyan.
También estimulan a los linfocitos B a reconocer los antígenos. Por último,
están los linfocitos T supresores, que tienen la capacidad de inhibir la respuesta
inmune.
Por lo tanto, los blancos de los supresores pueden ser los cooperadores, los
linfocitos B y, probablemente, los macrófagos. Con los supresores se da por
finalizada la respuesta inmunitaria celular.
La acción de las inmunoglobulinas que son fabricadas por los linfocitos B
constituye la respuesta inmunitaria humoral, la cual comienza con el ingreso de
microorganismos (antígenos) al cuerpo.
La IgA se concentra en los fluidos del cuerpo y protege, por lo tanto, las
entradas del cuerpo.
La IgM permanece en el torrente sanguíneo, donde destruye bacterias.
La memoria inmunológica consiste en la capacidad funcional de los linfocitos T
de responder más rápida y específicamente a un estímulo antigénico, cuando el
antígeno involucrado ha sido reconocido por el sistema inmune debido a un
contacto previo.
El término inmunidad se refiere a la capacidad de resistencia de los organismos
vivos frente a la virulencia de los diferentes tipos de microorganismos que alteran
el estado general de la salud.
Clases de inmunidad
La inmunidad puede ser activa o pasiva.

ʘ Inmunidad activa: cuando se adquiere por contacto con un antígeno; por


ejemplo, al padecer una enfermedad (inmunidad natural), o cuando se aplica
una vacuna (inmunidad artificial).
ʘ Inmunidad pasiva: es la que se adquiere a través de los anticuerpos
maternos durante el proceso de gestación o de lactancia (natural), o por la
administración de sueros o de inmunoglobulinas (artificial). Respecto de la
inmunidad pasiva artificial, el material utilizado para inducirla es el suero que
contiene antígenos, es decir, el antisuero o antitoxina.

Las vacunas
Son preparados que se elaboran con gérmenes, generalmente muertos, o con
las toxinas de estos, de virulencia atenuada. Al aplicarlas, los linfocitos producen
anticuerpos. Cuando la persona se pone en contacto con el agente patógeno de la
enfermedad para la que fue vacunada, gracias a la memoria inmunológica de los
linfocitos, la enfermedad no se desarrolla. Esta respuesta inmune demora de dos a
cuatro semanas en establecerse, pero su demoración es prolongada.
Las vacunas se emplean como medida preventiva para proteger a la persona
contra futuros ataques de agentes patógenos.
TRASTORNOS LINFÁTICOS E INMUNOLÓGICOS

Patología linfática: afecta al sistema linfático


denominación características
 Linfangitis Es inflamatoria y dificulta las funciones de drenaje
linfático.
Acumulo de líquidos en los tejidos
 Linfedema

 Linfadenopatía Es una linfangitis que afecta a los ganglios


Es un tipo de neoplasia que suele iniciarse en los
 Linfoma ganglios linfáticos, donde se produce un tumor
formador de linfocitos anómalos que pasan a la linfa,
y de ella a cualquier otro lugar del cuerpo, donde se
producen(metástasis)
Se llama así al aumento del tamaño del bazo.
 Esplenomegalia Generalmente se debe a infecciones, pero en otras
ocasiones es un signo de neoplasia.

El sistema linfático, si bien está especializado en la defensa del organismo,


puede presentar problemas, como cualquier otro sistema del cuerpo humano. Las
consecuencias son afecciones de mayor o menor complejidad.
La inflamación
Es la respuesta de los tejidos cuando se producen en ellos irritación o lesión.
Por medio de este mecanismo, las células de defensa que circulan en la sangre
pueden llegar a las zonas donde hay invasión microbiana o daño tisular.
Cuando se produce un daño como los mencionados, las arteriolas se contraen
para evitar pérdida de sangre, los vasos sanguíneos pequeños se dilatan para
aumentar el flujo de sangre y aumenta la permeabilidad del tejido vascular para
que salgan más fácilmente los factores de defensa. Al llegar a los tejidos, los
macrófagos eliminan bacterias invasoras y destruyen las células lesionadas.
También liberan una sustancia que atrae los fibroblastos, necesarios para
remodelar el tejido perdido en una lesión.
Si este proceso no se cumple hasta la eliminación total de los elementos
nocivos, se produce una inflamación crónica.
Síndromes linfáticos de las extremidades
Estos síndromes pueden adquirir una distribución más o menos circunscripta,
como acontece en los distintos tipos de linfangitis, o universal, como sucede en el
linfedema.
Las linfangitis agudas pueden tener carácter superficial (reticular o troncular) o
profundo. El síndrome infeccioso y la “puerta de entrada” cercana son comunes a
las dos formas.
El aspecto de la piel permite individualizarlas fácilmente.
En la linfangitis reticular, la zona afectada adquiere el aspecto de placas rojizas
calientes. En la linfangitis troncular, la rubicundez es lineal en el trayecto de los
troncos linfáticos hacia sus estaciones ganglionares.
El edema linfático tiene consistencia mediana, es indoloro, bien delimitado, no
modifica la coloración de la piel y disminuye inicialmente en forma parcial durante
el reposo. Se acentúa en forma progresiva y, finalmente, le otorga a la extremidad
(por ejemplo, la pierna) un aspecto grosero.
El linfedema consiste en una hinchazón de los miembros inferiores, o de uno de
los superiores por la acumulación de linfa en los tejidos blandos, como
consecuencia de una estasis linfática.

Respuestas no deseadas
Las inflamaciones que tienen su origen en los mecanismos inmunitarios se
denominan reacciones de hipersensibilidad.
Algunas respuestas son muy veloces y no dan tiempo a los mecanismos
reguladores. Tal es el caso de las reacciones alérgicas agudas y el shock
anafiláctico, que se caracterizan por la contracción severa de los bronquios y
excesiva secreción de mucosidad, lo que reduce el paso del aire a los pulmones,
lagrimeo, salivación, enrojecimiento de la piel.
El rechazo por trasplantes y por transfusiones también se debe a una reacción
de hipersensibilidad.

El uso de vendas elásticas, el masaje (fisioterapia) para producir el drenaje


linfático y el ejercicio pueden aliviar, prevenir o reducir el edema linfático.
Clínicamente, el linfedema se caracteriza por un proceso que infiltra y
edematiza globalmente la extremidad afectada y la deforma, y el volumen del
miembro llega a duplicar su dimensión original.
El elevado contenido proteico de la linfa en los linfedema no inflamatorios
provoca un endurecimiento de los tejidos y le confieren al linfedema un carácter
irreversible.
La deformación del miembro se acentúa en forma progresiva, aquél aumenta su
volumen ostensiblemente, y la piel se torna acartonada, con la apariencia de
cáscara de naranja. Estas características son propias de la llamada elefantiasis.
El linfedema puede ser congénito o adquirido.
El primero se presenta en forma aislada o familiar (enfermedad de Milroy) y
apare ce desde el nacimiento o durante la infancia. Otro tipo de linfedema no
inflamatorio, calificado también primario, idiopático o precoz, se observa
generalmente en mujeres en épocas vecinas a la pubertad.
El linfedema adquirido de los miembros inferiores suele ser secundario a
procesos inflamatorios o tumorales que obstruyen los vasos linfáticos o engloban
los ganglios de los que son tributarios.
Leucemia
Es la formación de una cantidad excesiva de glóbulos blancos o leucocitos.
Estos leucocitos son inmaduros: no sirven para defender el organismo de las
infecciones. Por esa razón, el sistema de defensa de las personas que sufren
leucemia se altera y es importante evitar infecciones. Al mismo tiempo, estos
glóbulos blancos inútiles invaden los tejidos de la mayoría de los órganos y
provocan su mal funcionamiento.
El sida (síndrome de inmunodeficiencia adquirida). Es un conjunto de
manifestaciones que responden a la destrucción del sistema inmunológico a causa
del virus llamado HIV o virus de la inmunodeficiencia humana. Como
consecuencia, ciertos gérmenes que colonizan habitualmente el organismo se
vuelven patógenos, ya que no posee los medios para neutralizarlos.
El virus se aloja en todos los líquidos orgánicos, pero solamente es infectante
cuando se encuentra en las secreciones sexuales, en la sangre y, en menor pro
porción, en la leche materna. Durante la primera fase, pueden aparecer fiebre, do
lores musculares y articulares, adenopatías, erupciones cutáneas y dolores
abdominales. En una segunda fase, los síntomas se agravan y aparecen
adenopatías generalizadas y tumefacción persistente de los ganglios linfáticos. En
su fase crónica, se presentan infecciones oportunistas, como neumonía y sarcoma
de Kaposi, tumores, desnutrición y trastornos neurológicos.
Aún no existe tratamiento definitivo ni vacuna para prevenirlo, pero los enfermos
logran una mejor calidad de vida con los medicamentos adecuados.
La mejor forma de evitar el contagio es estar bien informados y actualizados
sobre su contagio.
El uso de preservativos, la consulta precoz con el facultativo, los exámenes
obliga torios prenupciales en ambos contrayentes y los prenatales en el embarazo
incipiente pueden ayudarnos a combatir la enfermedad.
Actualmente, se utilizan técnicas médicas para asistir a las mamás con sida
durante el embarazo y en el momento del parto, y evitar así que los bebés se
contagien.
El edema es la acumulación anormal de líquido en el espacio intersticial.
Se denomina edema común al compuesto por agua y sal, y linfedema, a la
acumulación de linfa.
Se denomina linfadenopatía al aumento de tamaño, consistencia o número de
los ganglios linfáticos. Algunos ganglios pequeños son palpables en niños y
jóvenes sanos.
Sistema Endocrino
Estructura
Clasificación
Función
Enfermedades que atacan al sistema
Como contrarrestar de manera natural la enfermedad

¿Que es el Sistema Endocrino?

Es uno de los sistemas principales que tiene el cuerpo para comunicar, controlar y
coordinar el funcionamiento del organismo.
El cuerpo humano posee dos mecanismos de control: el sistema nervioso y el
sistema endocrino.
Es el encargado de mantener el equilibrio del organismo, a través de la acción de
las glándulas endocrinas, que secretan unas sustancias químicas denominadas
hormonas.
El sistema endocrino, es un conjunto de órganos y tejidos encargados de
mantener el equilibrio químico del organismo, controlando su normal
funcionamiento.
Los principales componentes son las glándulas endocrinas, las que liberan
hormonas al torrente sanguíneo; estas sustancias regulan el crecimiento, el
desarrollo y las funciones de varios tejidos, así como también la reproducción
sexual.

Las principales funciones del sistema endocrino son :

 Homeostasis. Estimula o inhibe los procesos químicos celulares,


garantizando la estabilidad del organismo (El equilibrio interno de los sistemas
del cuerpo).
 Reproducción. Estimula la producción de células sexuales femeninas
(óvulos) y masculinas (espermatozoides), que participan en la reproducción
humana. Además, en las mujeres prepara el cuerpo para el embarazo. Por
ejemplo, después de la fecundación mantiene las paredes del útero en
condiciones para el desarrollo del bebé, prepara las glándulas mamarias para
que produzcan leche y propicia el nacimiento. Desarrollo corporal. Comienza y
controla los cambios que llevan a la madurez física y sexual del individuo,
como el aumento de estatura, de peso y contextura.
 Desarrollo corporal. Comienza y controla los cambios que llevan a la
madurez física y sexual del individuo, como el aumento de estatura, de peso y
contextura.
 Regula las actividades corporales liberando hormonas (mensajeros
químicos transportados por la sangre de la glándula endocrina al órgano
diana).
 Los niveles de energía del cuerpo
 Las reacciones a las condiciones del ambiente (por ejemplo, la
temperatura), al estrés y a las lesiones.
Función nerviosa: el sistema endocrino está regulado por el sistema
nervioso, aunque trabajen de forma diferente. Esto quiere decir que las glándulas
endocrinas están sometidas al control nervioso, como, por ejemplo, la médula
suprarrenal y el lóbulo posterior de la hipófisis, que son glándulas que poseen
varias inervaciones. La corteza suprarrenal, la tiroides y las gónadas también
responden a estímulos nerviosos.

Glándulas endocrinas
Son verdaderas fabricantes de hormonas, las que secretan a la sangre. Las
glándulas endocrinas están ubicadas en la cabeza, cuello y tronco. Componentes:
glándulas productoras de hormonas (epífisis o glándula pineal), hipotálamo,
hipófisis o glándula pituitaria, glándula tiroides, glándulas paratiroides, timo,
páncreas, glándulas suprarrenales, páncreas y gónadas (ovarios y testículos) y
células productoras de hormonas de varios otros órganos. Todas producen
sustancias que apoyan el funcionamiento de los órganos del cuerpo, como el
corazón, los riñones y los intestinos, entre otros.

¿Que es una Hormona?


Como definición, las hormonas mensajeros químicos secretados a la sangre que
viajan a otras partes del organismo donde ejercen sus efectos. Las hormonas se
producen y secretan en diferentes glándulas del cuerpo humano.
Hasta el momento se han caracterizado cerca de 60 hormonas con funciones muy
diversas, como la regulación de la reproducción, el metabolismo, el crecimiento y
el desarrollo. Algunas son unas completas desconocidas en la vida diaria, mientras
que otras son más nombradas. La insulina, la oxitócina, la testosterona o el
estradiol son hormonas con las que estamos más familiarizados. Sin embargo,
todas son igualmente importantes.
Las hormonas son moléculas de diversa naturaleza química. Algunas son
proteínas o aminoácidos, mientras que otras son de la familia de los lípidos
(esteroides, eicosanoides). Eso sí, todas son de tamaño fuera del alcance de
nuestros ojos e incluso los microscopios más avanzados tienen difícil mostrarnos
una imagen de moléculas. A modo de ejemplo la insulina: habría que poner
350.000 insulinas en fila para ir de un extremo a otro de la cabeza de un alfiler.

CARACTERISTICAS
Se producen en pequeñas cantidades.
Se liberan al espacio extracelular.
Viajan a través de la sangre.
Afectan tejidos que pueden encontrarse lejos del punto de origen de la hormona.
Su efecto es directamente proporcional a su concentración.

EFECTOS
Estimulante: promueve actividad en un tejido.

Ej.: prolactina
Inhibitorio: disminuye actividad en un tejido.

Ej.: somatostatina
Antagonista: cuando un par de hormonas tiene efectos opuestos entre sí. Ej.:
insulina y glucagón

Sinergista: cuando dos hormonas en conjunto tienen un efecto más potente que
cuando se encuentran separadas. Ej.: hGH y T3/T4

Trópica: esta es una hormona que altera el metabolismo de otro tejido endocrino.

Ej.: gonadotropina sirven de mensajeros químicos

CLASIFICACIÓN DE LAS HORMONAS

Esteroideas:

Solubles en lípidos, se difunden fácilmente hacia dentro de la célula diana. Se une


a un receptor dentro de la célula y viaja hacia algún gen del núcleo al que estimula
su trascripción.

No esteroideas:

Derivadas de aminoácidos. Se adhieren a un receptor en la membrana, en la parte


externa de la célula.
El receptor tiene en su parte interna de la célula un sitio activo que inicia una
cascada de reacciones que inducen cambios en la célula.
La hormona actúa como un primer mensajero y los cambios bioquímicos
producidos, que inducen los cambios en la célula, son los segundos mensajeros.

SEGÚN SU NATURALEZA QUÍMICA


1- Esteroideas

 Glucocorticoides
 Aldosterona
 Andrógenos
 Estrógenos
 Progesterona
 Testosterona
 1-25 Di (OH) D3

2-Derivadas de Aminoácidos
 Adrenalina
 Noradrenalina
 T4 o Tiroxina
 T3
 Melatonina

3-Derivadas de Ácidos Grasos


 Prostaglandinas
 Tromboxanos
 Leucotrienos

4-Peptídicas
 Factores reguladores
 Vasopresina
 Oxitocina
 ACTH
 MSH
 Glucagón
 Gastrina, Secretina, Pancreozimina
 Calcitonina

5-Protéicas
 Parathormona
 Insulina
 PRL
 Foliculoestimulante
 Luteinizante
 GH
 TSH

MECANISMO DE ACCIÓN
CONTROL HORMONAL

Por la acción de control e integración que poseen las hormonas, están sujetas a
un sistema de control en su producción y eliminación.
Esto es gracias a un mecanismo llamado Feedback o retroalimentación
Aumento de la concentración hormonal = disminución de su liberación
¿Que es un Órgano Diana?

Célula diana o célula blanco (del inglés target cell) es un término aplicado a
cualquier célula en la cual una hormona se une a su receptor, se haya
determinado o no una respuesta bioquímica o fisiológica. En endocrinología, las
células en donde las hormonas ejercen su efecto son capaces de reaccionar con
las hormonas porque contienen receptores específicos con los que éstas pueden
unirse; las hormonas nadan en el torrente sanguíneo hasta encontrar una célula
diana apropiada; cuando esto sucede, la hormona encaja en la célula diana como
una llave en su cerradura, y la célula es impulsada a realizar una acción
específica. Un ejemplo es la insulina, hormona secretada por las células beta de
los islotes de Langerhans del páncreas, que actúa en las células musculares del
organismo.
importancia Hay alrededor de 200 tipos de células diferenciadas en los seres
humanos. Sólo algunas producen hormonas, pero la mayor parte de los 75
billones de células en un ser humano son blancos para una o más de las más de
50 hormonas conocidas. El concepto de la célula blanco es un modo útil de
analizar la acción hormonal.
Se creía que las hormonas afectaban a un solo tipo de célula —o tan sólo a
algunos tipos de células— y que una hormona desencadenaba una acción
bioquímica o fisiológica singular. Ahora se sabe que una hormona dada puede
afectar diferentes tipos de células, que más de una hormona puede afectar a un
tipo dado de célula, y que las hormonas pueden ejercer muchos efectos distintos
en una célula o en diferentes células. Con el descubrimiento de receptores
hormonales de superficie celular e intracelulares específicos, la definición de un
blanco se ha expandido.

Como las Hormonas actúan sobre el Organismo.

En términos generales, las hormonas se encargan de mantener constante el


medio interno regulando los procesos bioquímicos que se llevan a cabo en el
organismo, pero es tal la diversidad de sus funciones que los científicos han
aislado algunas sin haber podido averiguar todavía el papel que desempeñan.
Mencionaremos aquí sólo unos cuantos ejemplos de las funciones hormonales.
La hormona de crecimiento o somatotropina, secretada por la hipófisis, es
responsable ?muchas veces a través de otras hormonas? del desarrollo de los
huesos, los músculos y diversos órganos. Las hormonas formadas por las
glándulas suprarrenales tienen a su cargo un cúmulo de funciones, entre otras
mantener estable la presión sanguínea y ayudar al organismo a defenderse del
estrés. El glucagón producido por el páncreas eleva el nivel de azúcar en la
sangre cuando se encuentra bajo; ésta es una función de gran importancia, sobre
todo porque el cerebro se vería amenazado si le faltara su principal nutriente, que
es la glucosa, durante el tiempo que pasamos sin comer.
La vasopresina de la hipófisis ayuda al organismo a conservar el agua
(aparentemente también tiene algo que ver con la memoria y el aprendizaje). La
razón por la cual la cerveza, el vino y los licores aumentan la frecuencia con que
se orina es porque el alcohol reduce la secreción de vasopresina. La hormona de
las glándulas paratiroides (incrustadas en la tiroides) hace que aumente la
cantidad de calcio en la sangre cuando se encuentra por debajo del nivel normal.
Esto lo consigue inhibiendo la excreción de ese elemento, estimulando su
absorción en el tracto digestivo y facilitando la extracción del que hay en los
huesos porque entre ellos y la sangre se establece un continuo intercambio de
calcio. Si la dieta no aporta suficiente para reponer el que se extrae de los huesos,
éstos se van debilitando y se fracturan espontáneamente; pero el calcio no sólo es
indispensable para el esqueleto, también interviene en funciones vitales como la
transmisión del impulso nervioso, la contracción muscular, la coagulación de la
sangre y la secreción glandular. Si la cantidad que hay en la sangre es alta, puede
debilitar el tono muscular y favorecer la formación de cálculos renales; si es
demasiado baja, llega a causar calambres, espasmos, convulsiones e incluso la
muerte.
¿Que son las Glándulas Endocrinas?

Las glándulas endocrinas segregan hormonas (mensajeros químicos) en el


torrente sanguíneo, para que éste las transporte a diversos órganos y tejidos en
todo el cuerpo. Por ejemplo, el páncreas segrega insulina, que le permite al cuerpo
regular los niveles de azúcar en la sangre. La glándula tiroides recibe
instrucciones de la pituitaria para segregar hormonas que determinan el ritmo de la
actividad química en el cuerpo (a más hormonas en la sangre, más rápida es la
actividad química y, a menos hormonas, más lenta es ésta).

Glándula rodeada de capilares sanguíneos.


Las secreciones que fabrica (hormonas)
difunden y atraviesan los capilares , siendo
transportadas por el torrente sanguíneo.

Ej.: hormonas sexuales y de crecimiento

¿Que son las Glándulas Exocrinas?

Las glándulas exocrinas son glándulas que secretan sus productos (enzimas) en
ductos (glándulas de ducto). Son la contrapartida de las glándulas endocrinas, que
secretan sus productos (hormonas) directamente en la corriente sanguínea
(glándulas endocrinas). Las glándulas exocrinas típicas son las glándulas
sudoríparas, glándulas salivales, glándulas mamarias, estómago, hígado y
páncreas.
Tipos de glándulas exocrinas
Hay diversas formas de clasificar las glándulas exocrinas: Según su estructura
Las glándulas exocrinas contienen una parte glandular y una parte de ducto, cuyas
estructuras pueden usarse para clasificar la glándula: * La parte del ducto puede
ser ramificada (glándula compuesta), o no ramificada (glándula simple). * La parte
glandular puede ser tubular, acinar, o una mezcla de las dos (túbulo-acinar). Si la
parte glandular se bifurca, entonces la glándula se llama bifurcada.
Las secreciones salen de la glándula a través de un conducto , vertiéndolas a
cavidades, a otros órganos del cuerpo o a la superficie externa.
Ej.: sudoríparas y salivales

Según el método de secreción Las glándulas exocrinas se clasifican en apocrinas,


holocrinas o merocrinas, según el producto que secretan: * Apocrinas: una parte
de la membrana plasmática sale de la célula, conteniendo la secreción. *
Holocrinas: la célula entera se desintegra para secretar la sustancia que contiene.
* Merocrinas: las células secretan las sustancias por exocitosis. También se las
llama "ecrinas". Según el producto secretado * Las células serosas secretan
proteínas, a menudo enzimas. Ejemplos: las células principales y las células de
Paneth. * Las células mucosas secretan mucosidad. Ejemplos: glándulas de
Brunner, glándulas esofágicas y glándulas pilóricas. * Las glándulas mixtas
secretan tanto proteínas como mucosidad. Ejemplos: glándulas salivales (aunque
la glándula parótida sea una glándula predominantemente serosa y la sublingual
es predominantemente mucosa).

Lista de glándulas exocrinas

Las glándulas normalmente son nombradas de dos o más formas alternativas.


Suele usarse el nombre de los científicos que las describieron.
Glándulas Endocrinas

El hipotálamo: produce las hormonas que controlan la temperatura del cuerpo, el


hambre, los estados de ánimo, la liberación de hormonas a partir de muchas
glándulas (especialmente la pituitaria), la libido, el sueño y la sed

Secreta principalmente factores liberadores de otras hormonas

GRH-TRH-CRH –GnRH-Dopamina-Somatostatina-MSRH.
El pineal (tálamo): produce la melatonina derivada de la serotonina, una hormona
que afecta a los patrones de sueño.

La hipófisis o pituitaria: La “glándula de control maestro” genera hormonas que


afectan el crecimiento y las funciones de otras glándulas.

• NEUROHIPÓFISIS:

Oxitocina (o): actúa sobre dos órganos blancos; en el útero provocando su


contracción durante el parto para la expulsión del feto; en las mamas contrae las
células mioepiteliales para la secreción de leche.

Hormona antidiurética o vasoprosina; antidiurética (ADN): determina la retención


de agua a nivel renal, aumentando así el volumen sanguíneo, y provoca la
contracción de los vasos sanguíneos, efectos que sumados incrementan la tensión
arterial.

• ADENOHIPÓFISIS:

Adenocorticotrofina ACTH: estimula a las células de la corteza suprarrenal a


secretar sus respectivas hormonas.

Luteinizante (lh): induce la ovulación y la secreción de hormonas sexuales


femeninas por los ovarios en la mujer y testosterona por los testículos en el
hombre.

Folículo estimulante (FSH): en la mujer induce el crecimiento de los


folículos ováricos antes de la ovulación, mientras que en el hombre
promueve la maduración de los espermatozoides.

Tirotrofina (TRH): estimula la glándula tiroides provocando la secreción de


T3 y t4.

Hormona de crecimiento (gh): como efecto general promueve el desarrollo


de todos los tejidos del organismo capaces de crecer. Como efecto
metabólico: aumente la síntesis de proteínas, la movilización de ácidos
grasos del tejido adiposo u su utilización como energía y disminuye la
utilización de glucosa en todo el organismo. por lo tanto aumente las
proteínas corporales, utiliza los depósitos de grasa y conserva los hidratos
de carbono. Lleva a cabo gran parte de sus efectos a través de sustancias
intermedias llamadas “somatomedinas”.
La insuficiencia de gh produce enanismo si el déficit se produce durante la
infancia, y por el contrario su exceso produce gigantismo en la edad infantil o
acromegalia en la edad adulta.

Prolactina (prl): promueve el desarrollo de las glándulas mamarias y la


secreción láctea.

La tiroides: produce las hormonas que controlan la velocidad a la que el cuerpo


quema calorías y la rapidez con la que el corazón late, entre otras importantes
funciones

Tiroxina (T 4) Y triyodotironina (T 3)

 T3 y t4: la t4 constituye el 93% de las hormonas tiroideas activas y la


T3 el 7% restante, sin embargo casi toda la t4 se convierte
finalmente a T3 en los tejidos. la función de ambas es
cualitativamente igual pero difieren en rapidez e intensidad ya que la
T3 es cuatro veces más potente y su acción dura menos tiempo.
Su función general se basa en incrementa la velocidad de las
reacciones químicas en todas las células del organismo, aumentando
así el metabolismo basal.
Su función específica puede resumirse de la siguiente manera:
 sobre el crecimiento fetal y primeros años de vida desarrolla el
cerebro;
 sobre los hidrato de carbono estimula su metabolismo;
 sobre las grasas acelera la oxidación de los ácidos grasos libres,
disminuye el colesterol, fosfolípidos y triglicéridos;
 sobre las proteínas acelera su catabolismo aumentando la
concentración de aminoácidos en sangre;
 sobre el peso corporal actúa de tal manera que en condiciones de
alta secreción hormonal, este disminuye, mientras que bajos niveles
hormonales lo aumentan;
 sobre el sistema cardiovascular provoca vaso dilatación con el
consiguiente aumento del flujo sanguíneo, gasto cardiaco, frecuencia
cardiaca, volumen sanguíneo y presión del pulso;
 sobre la respiración actúa aumentando la utilización de oxígeno y la
formación de dióxido de carbono;
 sobre el aparato digestivo aumenta el apetito;
 sobre el sistema nervioso central aumenta el ritmo de su
funcionamiento;
 sobre los músculos, en concentraciones medias, los hace reaccionar
con vigor, en exceso, los debilita y causa temblor;
 sobre el sueño provoca sensación de cansancio pero dificultad en la
conciliación del mismo;
 sobre la función sexual actúa, en la mujer, altera el ritmo del ciclo
sexual y disminuye la libido, mientras que en el hombre su déficit
disminuye la libido y su exceso provoca impotencia.

Calcitonina: favorece el depósito de calcio en tejido óseo y reduce por lo tanto la


concentración del mismo en el lec.

La paratiroides: controla la cantidad de calcio en la sangre y los huesos


• PARATHORMONA (PTH)

El timo: las células T (o linfocitos T), que son importantes para el sistema
inmunológico adaptativo, maduran en el timo

• TIMOSINA

El páncreas: produce la insulina, lo cual disminuye el azúcar en la sangre (la


glucemia).

• INSULINA
• GLUCAGÓN
• somatostatina

La suprarrenal: produce las hormonas sexuales y el cortisol, que le ayuda a


responder al estrés y tiene muchas otras funciones importantes

ALDOSTERONA
El cortisol: le ayuda a responder al estrés y tiene muchas otras funciones
importantes, en exceso, tiende a catabolizar la estructura muscular,
especialmente en presencia de estrés elevado.

El cortisol tiende a aumentar durante la sesión de entrenamiento, para elevarse


notablemente después de aproximadamente 80 90 minutos de entrenamiento. Es por
esto que vuestro entrenamiento de hipertrofia debe ser breve, recordadlo siempre.
* intentad mantened un estilo de vida relativamente tranquilo, buscad la calma en
cada situación, descansad adecuadamente. La duración del entrenamiento debe estar
comprendida entre los 40 45 y los 80 90 minutos, periodo en el cual la testosterona se
mantiene elevada y el cortisol no es excesivo.

ADRENALINA
NORADRENALINA

RIÑÓN

• ERITROPOYETINA

Los testículos (en los hombres): producen esperma y la testosterona, la hormona


sexual masculina

La testosterona: la principal hormona sexual en los hombres. Causa el aumento


(crecimiento) de masa y fuerza muscular, la mayor densidad ósea, la
profundización de la voz, el crecimiento de la barba, responsable de la adecuada
agresividad en el entrenamiento; es producido por los testículos en el hombre y en
pequeñas cantidades en las glándulas suprarrenales y los ovarios en las mujeres.

ANDRÓGENOS

Los ovarios (en las mujeres): secretan estrógeno, testosterona y progesterona,


las hormonas sexuales femeninas

El estrógeno (Estradiol): principal hormona sexual del cuerpo femenino. En las


mujeres, provoca la pubertad, el ciclo menstrual y prepara el útero para la
fecundación

La progesterona: hormona sexual no principal, pero similar al estrógeno. Ayuda a


mantener ciclo menstrual

RELAXINA
Trastornos de la función endocrina (trastornos glandulares)
Las alteraciones en la producción endocrina se pueden clasificar como de
hiperfunción (exceso de actividad) o hipofunción (actividad insuficiente). La
hiperfunción de una glándula puede estar causada por un tumor productor de
hormonas que es benigno o, con menos frecuencia, maligno. La hipofunción
puede deberse a defectos congénitos, cáncer, lesiones inflamatorias,
degeneración, trastornos de la hipófisis que afectan a los órganos diana,
traumatismos, o, en el caso de enfermedad tiroidea, déficit de yodo. La
hipofunción puede ser también resultado de la extirpación quirúrgica de una
glándula o de la destrucción por radioterapia.
Así como un semáforo roto o el mal estado de una vía de circulación
provocan accidentes automovilísticos, el mal funcionamiento de las glándulas
endocrinas produce una interrupción en la actividad de las hormonas,
perjudicando así al organismo.
Relacionados con la hormona de crecimiento el enanismo es un trastorno
del crecimiento originado por una cantidad insuficiente de hormona del
crecimiento. Sus consecuencias se hacen visibles desde los primeros años, ya
que los niños permanecen pequeños y luego conservan su aspecto infantil.
El aumento de esta hormona en niños y adolescentes lleva a un desarrollo
excesivo, en especial de los huesos largos, produciendo gigantismo.

Si la hipersecreción de la hormona se produce después de la adolescencia,


cuando ha finalizado el crecimiento, se produce acromegalia. Esta enfermedad se
caracteriza porque la talla de la persona no varía, pero se desarrollan en forma
anormal algunas partes de su cuerpo, como mentón, pómulos y nariz.
También aumentan de tamaño las manos y los pies, y las cuerdas vocales
se hacen más gruesas, lo que origina una voz más grave.

Bocio
Consiste en el aumento de volumen de una parte o de toda la tiroides. En
ocasiones, el bocio aumenta la producción de tiroxina, produciéndose el bocio
exoftálmico, que se caracteriza por ojos saltones, temblores, inestabilidad emotiva
y adelgazamiento.

El bocio hipotiroideo se produce por la falta de iodo en los alimentos.


Constituye una endemia en regiones con escasez de agua y suelos pobres.

Diabetes
Se produce por la insuficiencia parcial o total de insulina a raíz de
problemas que se presentan en el páncreas. Al no poder penetrar en las células, la
glucosa aumenta en la sangre y se produce hiperglucemia.
Cuando ocurre esto, el riñón no es capaz de retener glucosa y ésta pasa a
la orina, originando otro síntoma característico llamado glucosuria.
Como la cantidad de agua en la orina está en relación con la proporción de
glucosa, aumenta mucho la cantidad de orina y se produce poliuria.
Esto trae como consecuencia la deshidratación, el enfermo siente sed
exagerada (polidipsia) y necesita beber continuamente para compensar el agua
que ha perdido.

Trastornos de las suprarrenales


La secreción insuficiente de la corteza suprarrenal origina en el hombre la
enfermedad de Addison, llamada también enfermedad bronceada, que se
caracteriza por oscurecimiento de la piel, una gran fatiga muscular y nerviosa,
alteraciones digestivas y un enflaquecimiento progresivo.
Si no es tratada, causa la muerte.
La hiperfunción de la corteza origina trastornos diversos, entre ellos la
enfermedad de Cushing, en la que se produce una anormal distribución de tejido
adiposo. Los acúmulos que se forman en el tronco originan una especie de giba, y
los del rostro dan lugar a la llamada “cara de luna llena”; con ellos contrastan los
miembros, que se mantienen delgados.
Produce también otros trastornos que se localizan en la esfera sexual,
especialmente en la mujer, en la que aparecen algunos caracteres masculinos,
como pilosidad de la barba, aumento del volumen muscular y masculinización del
carácter.
Las personas con diabetes pueden llevar adelante una vida plena si siguen
las indicaciones de su especialista.
El hipertiroidismo es un trastorno causado por el mal funcionamiento de la
tiroides, que produce nerviosismo, palpitaciones, transpiración excesiva y temblor
en las manos, entre otras manifestaciones.
Para fabricar la tiroxina, la tiroides necesita yodo. Este elemento se
encuentra en el agua, el pescado y algunos vegetales. Nuestro organismo
requiere entre 8 y 20 microgramos diarios. Las personas que sufren trastornos por
déficit de yodo pueden optar por el consumo de sal yodada.
Sistema Nervioso
Estructura
Clasificación
Función
Enfermedades que atacan al sistema
Como contrarrestar de manera natural la enfermedad

El sistema nervioso
La totalidad de las funciones del cuerpo humano se lleva a cabo bajo la
coordinación y la supervisión del sistema nervioso, cuya unidad estructural es la
neurona. Gracias a él, se pueden percibir los cambios en el medio interno y el
externo, reaccionar ante los estímulos y realizar todos los trabajos que necesita el
organismo para funcionar.
Una parte del sistema nervioso —la parte central— se concentra dentro del
cráneo y de la columna vertebral, y otra parte —la periférica— se dispone por
fuera de ese estuche.
La parte central constituye el sistema nervioso central, al que nos referiremos,
en adelante, utilizando la sigla SNC. Está integrado por cerebro, cerebelo, istmo
del encéfalo y bulbo, que en conjunto se denominan encéfalo, y por la médula
espinal o raquis.
El encéfalo se aloja dentro de la cavidad craneana, y la médula, dentro de la
columna vertebral.
La parte periférica comprende dos sectores: el periférico y el autónomo.
El sector periférico se denomina sistema nervioso periférico o de la vida de
relación (SNP) y está formado por nervios que nacen del encéfalo y en la médula.
Los que nacen del encéfalo salen por los agujeros del cráneo y se llaman nervios
craneales.
El sector autónomo, llamado sistema nervioso autónomo (SNA) ha sido
denominado de la vida vegetativa, porque controla y regula el mecanismo de los
órganos que intervienen en las funciones de nutrición y reproducción. Está
formado por dos cordones nerviosos y un conjunto de ganglios.
Funciones del sistema nervioso
 Establecer la relación entre el individuo y el ambiente en que se encuentra.
 Presidir y regular el mecanismo funcional de los diversos aparatos y sistemas
que lo integran.
Para lo primero, cuenta con el SNC, cuyo funcionamiento es voluntario y
consciente; para lo segundo, con el SNP, de acción involuntaria e inconsciente,
que ha sido llamado de la vida de relación porque permite al individuo su relación
con el medio.
Esa vida de relación la realiza mediante la locomoción, la fonación y los
sentidos.
Las neuronas
Son las células que se han especializado en la transmisión de la información en
forma de impulsos nerviosos. Por lo tanto, son las unidades estructurales de
nuestro sistema nervioso.
Cada neurona se compone de:
 un cuerpo o soma, en el cual se localizan el núcleo y unos corpúsculos
(gránulos de Nissi);
 Unas prolongaciones llamadas dendritas, compuestas por fibras gruesas,
cortas y muy ramificadas, cuyo número varía según su función;
 una fibra única, el axón, larga y ramificada, en su extremo terminal.
Tanto los axones como las dendritas son fibras nerviosas, que forman los
nervios.
El punto del cuerpo celular desde el cual emerge cada fibra recibe el nombre de
polo.
Un ganglio nervioso es una agrupación de células nerviosas localizada en el
trayecto de un nervio.

Corte de cerebro. Microfotografía de neurona. Las


dendritas de las neuronas son las
conexiones de entrada, mientras que
los axones son las salidas, por donde
se envían impulsos o señales a otras
células.
1. cerebro
2. nervio facial
3. nervio frontal
4. bulbo raquideo
5. medula espinal
6. nervios intercostales
7. nervio musculo cutaneo
8. nervio radial
9. nervio cubital
10. nervio lumbo sacro
11. nervio crural
12. nervio safeno interno
13. nervio tiabial anterior
14. nervio femural
Las neuronas se clasifican según su forma y según su función.
• La forma de las neuronas está relacionada con la cantidad de polos que
tengan, considerando al polo el lugar por donde emerge una prolongación.
Por lo tanto, se diferencian en monopolares (un único polo), bipolares (dos
polos) y multipolares (más de dos polos).
En las neuronas monopolares, la prolongación que sale de un polo, luego de un
trayecto, se divide en dos prolongaciones, una de las cuales funciona como
dendrita y la otra como axón. Estas neuronas son de conducción sensitiva o
centrípeta y están relacionadas con el sentido del tacto y el ganglio espinal.
Las neuronas bipolares tienen dos polos por donde emergen el axón y la
dendrita respectivamente. Tienen conducción motora o centrífuga y están
asociadas a todos los sentidos excepto el tacto; también se las encuentra en la
corteza cerebral.
Las neuronas multipolares son las que tienen muchas prolongaciones
emergiendo por los distintos polos; las hay de axón corto (conectan una neurona
motora con una sensitiva, por eso se las llama de asociación o intercalar) y de
axón largo, que tienen conducción motora o centrífuga. Se las halla en la médula y
la corteza cerebral.
• Según su función, las neuronas se clasifican en sensitivas, motoras e
intercalares.
Las neuronas sensitivas tienen las dendritas conectadas a un órgano receptor, y
su axón conectado a otra célula nerviosa. Tienen conducción centrípeta, es decir,
conducen impulsos nerviosos desde afuera (el receptor) hacia adentro (centro
nervioso). En el cuerpo humano, se las encuentra en los ganglios raquídeos o
craneales, cerca de los órganos del sistema nervioso central pero nunca dentro de
ellos.
Las neuronas motoras transmiten impulsos nerviosos desde los centros
nerviosos a los órganos encargados de efectuar la respuesta (conducción
centrífuga). Tienen sus dendritas conectadas a otra célula nerviosa, y su axón, a
un órgano efector, como un músculo o una glándula.
A. Neurona sensitiva
B. Neurona intercalar o de
asociación
C. Neurona motora

1. Dendritas
2. Vaina de mielina
3. Prolongación dendrítica
4. Cuerpo de la neurona
5. Núcleo
6. Axón
7. Terminales de axón
8. Botón sináptico
9. efector

Se las encuentra dentro de los órganos del sistema nervioso central y del
sistema nervioso autónomo.
Por último, las neuronas intercalares o de asociación son las que unen una
neurona sensitiva con una motora.
Además de las neuronas, hay otras células que forman parte del sistema
nervioso y que cumplen la función de darles sostén a las neuronas. Poseen,
además, mecanismos de nutrición y defensa (que las neuronas no tienen).
Se denominan neuroglias o células glia, si están localizadas en el SNC, y
células de Schwann o células satélites si se encuentran en el SNP.
A partir de estas últimas, se origina la mielina, una sustancia proteica que logra
aumentar la velocidad de conducción del axón.
Las neuronas se vinculan entre sí mediante sinapsis, que es la relación entre el
axón de una neurona y el cuerpo o las dendritas de otra neurona.
Durante la sinopsis, las neuronas aparentemente se unen. Pero no es así, ya
que, si observamos esta relación a través de un microscopio electrónico, nos
daremos cuenta de que queda un pequeño espacio entre ambas neuronas.
El sistema nervioso central
Es el encargado de recibir y procesar toda la información recogida por las
terminaciones nerviosas y elaborar las respuestas correctas. Se denomina así por
su ubicación dentro del cuerpo. Está formado por el encéfalo y la médula espinal.
El sistema central se encuentra envuelto totalmente por tres membranas de
tejido conectivo, llamadas meninges. Entre ellas quedan espacios por los que
constantemente circula un fluido casi transparente, denominado líquido
cefalorraquídeo. Una de sus funciones es la nutrición, pero además impide que los
órganos mencionados se golpeen contra las paredes del conducto vertebral y de
la caja craneana.
Los órganos del sistema
El cerebro
• Es la parte más desarrollada y voluminosa del encéfalo. Ocupa la cavidad
craneal en casi su totalidad.
Limita hacia abajo y adelante con la protuberancia, unida por los pedúnculos
cerebrales, y hacia abajo y atrás, con el cerebelo, del cual está separado por la
tienda del cerebelo.
Está dividido en dos hemisferios, que tienen una estructura simétrica. Cada uno
presenta subregiones, delimitadas por las cisuras de Silvio y de Rolando, que se
denominan lóbulos: frontal, parietal, temporal, occipital y la ínsula (central e
interno). Se conectan entre sí por medio de una región denominada cuerpo
calloso.
• Presenta dos caras. La superior es convexa y está en relación con la bóveda
del cráneo. La superficie del cerebro es irregular: en ella sobresalen surcos y
repliegues. Los surcos reciben el nombre de cisuras. La más profunda divide al
cerebro en dos hemisferios (cisura interhemisférica). En ella se introduce una
prolongación de la duramadre llamada hoz del cerebro. Los repliegues
constituyen las circunvoluciones y se utilizan como referencias para ubicar las
regiones del cerebro consideradas centros de funciones conscientes.
La cara inferior constituye la base del cerebro y es plana. Descansa sobre las
órbitas.
• Internamente, está constituido por sustancia gris y sustancia blanca.
La sustancia gris se dispone externamente en la corteza y en núcleos grises.
La corteza o manto del cerebro se dispone en capas externas (con función
receptiva) y en capas internas (con función efectora).
Los núcleos grises están situados dentro de los hemisferios cerebrales,
envueltos por sustancia blanca.
Los núcleos optoestriados (grises) son el cuerpo estriado, el tálamo óptico, el
antemuro o claustro y el amigdalino.
La sustancia blanca forma el centro de los hemisferios, llamado el centro oval,
que está formado por:
• fibras de asociación, que unen distintas zonas de la corteza de un mismo
hemisferio;
• fibras interhemisférica o comisurales, que unen regiones de los dos
hemisferios;
• fibras de proyección, que unen la corteza cerebral con los núcleos centrales de
los hemisferios o con regiones de otros órganos del sistema nervioso central.
En algunas regiones del hemisferio, la sustancia blanca toma nombres
específicos:

El cerebro visto de arriba.


• cápsula interna, la porción de la sustancia blanca que separa el núcleo
lenticular del tálamo óptico y del núcleo caudal;
• cápsula externa, porción de la sustancia blanca que separa el núcleo lenticular
del núcleo antemuro;
• cápsula extrema, porción de la sustancia blanca que separa el núcleo
antemuro de la región del lóbulo de la ínsula.

Funciones cerebrales
 sensibilidad consciente
 motricidad voluntaria
 procesos intelectuales
 reacciones emocionales

Los hemisferios cerebrales


Los hemisferios cerebrales son los responsables de la inteligencia y el
raciocinio. Sin embargo, ciertas funciones intelectuales son desempeñadas por un
único hemisferio. Generalmente el hemisferio dominante de una persona se ocupa
del lenguaje y de las operaciones lógicas, mientras que el otro hemisferio controla
las emociones y las capacidades artísticas y especiales. En la mayoría de las
personas diestras y en muchas surdas, el hemisferio dominante es el izquierdo.

El cerebro mide aproximadamente 17 cm de largo, 14 cm de ancho y 13 cm de


altura. Su peso promedio es de 1 000 a 1 200 gramos.
El nervio óptico es un racimo de más de un millón de fibras nerviosas que
conectan la retina del ojo con el cerebro. Las fibras se separan en ambas mitades
del cerebro y llegan hasta el lóbulo occipital.

Cara lateral del hemisferio derecho del cerebro

Lóbulo frontal. Posee 4 circunvoluciones. Maneja la información relacionada con


el control fino de algunos movimientos, la adquisición del conocimiento y el
procesamiento del lenguaje.

Cara interna del hemisferio izquierdo del encéfalo


Fisiología cerebral
El funcionamiento del cerebro se realiza en dos niveles fundamentales.
Nivel Nucleos  Cuerpos estriados.
inferior grises de la
Función motora
base
 Tálamos ópticos.
Funsión sensitiva. por ellos pasan todos los mensajes
sensoriales, menos los provenientes de los receptores
del olfato. Retransmite los impulsos nerviosos a la
corteza cerebral.
 Hipotalamo.
Regula funciones vegetativas.
Nivel Corteza Responsable de la coordinación superior entre los
superior mensajes sensitivos que recibe y los motrices que
produce. Hace posible la actividad consciente y
voluntaria.
El cerebelo
• Está ubicado en la fosa occipital del cráneo.
Por arriba limita con el cerebro (del cual está separado por la tienda del
cerebelo paquimeninge) y por delante con el bulbo raquídeo y la protuberancia
(IV ventrículo).
• Su superficie está atravesada por dos tipos de surcos: los surcos profundos o
de primer orden, que lo dividen en lóbulos, y los surcos menos profundos, que
lo dividen en lobulillos, láminas y laminillas.
• Presenta tres caras. La cara anterior está ubicada encima del IV ventrículo y de
ella salen los pedúnculos cerebelosos. La cara superior está en relación con
los hemisferios cerebrales a través de la tienda del cerebro (fisura horizontal).
La cara inferior se encuentra sobre la fosa occipital.
• Internamente, el cerebelo está conformado por sustancia blanca y sustancia
gris.
La sustancia blanca se ubica internamente entre la corteza cerebelosa y los
núcleos grises.
La sustancia gris se ubica en la superficie de la corteza cerebelosa y,
profundamente, en los núcleos grises cerebelosos.

El cerebelo ejerce una actividad reguladora sobre la motilidad cinética y la


estática. Esto lo logra de las siguientes maneras:
• haciendo que el movimiento tenga la necesaria intensidad o fuerza y la medida
exacta que requiere la acción;
• asegurando la coordinación de los músculos cuando deben contraerse
simultáneamente o alternativamente;
• regulando el tono muscular;
• interviniendo en el mantenimiento de la postura y el equilibrio.
La protuberancia anular
Llamada también puente de Varolio, se ubica por arriba y por delante del bulbo,
y por debajo y por delante del cerebelo. Presenta una cara anterior, una posterior
y dos laterales. La cara anterior se apoya sobre los huesos de la base del cráneo y
presenta un surco medio y dos eminencias laterales, los rodetes piramidales, que
son la continuación de las pirámides anteriores del bulbo. La protuberancia es un
órgano conductor y centro de reflejos, como el del llanto y la risa, y el equilibrio.
• Los pedúnculos cerebrales son dos gruesos cilindros unidos, ubicados en la
cara anteroinferior del encéfalo, que conectan a la protuberancia con el
cerebro. La función de estos órganos es la conducción y ser centro de reflejos
del equilibrio.
• Los tubérculos cuadragésimos son cuatro eminencias redondeadas, dos
anteriores o nates y dos posteriores o testes, ubicadas en la cara postero
superior de los pedúnculos cerebrales.
Los dos anteriores están relacionados con la visión, y los dos posteriores, con la
audición y el equilibrio.
El bulbo raquídeo
Constituye la parte terminal del encéfalo. Hacia abajo está en relación con la
médula, con la cual continúa; hacia arriba con la protuberancia y hacia atrás con el
cerebelo, al cual está unido a través de los pedúnculos cerebelosos inferiores.
Tiene la forma de un cono truncado con su base mayor en posición superior y
presenta cuatro caras: una anterior, una posterior y dos laterales.
La estructura interna del bulbo es igual, en su mitad inferior, a la médula. En su
mitad superior, debido al entrecruzamiento de las fibras motoras y los haces
sensitivos, la sustancia gris queda dividida en cuatro columnas, que constituyen
los núcleos de origen de algunos nervios craneales.
El bulbo, al igual que la médula, es un órgano conductor de impulsos nerviosos,
sólo que, como en el bulbo se produce el entrecruzamiento de las fibras de
derecha a izquierda y viceversa, el impulso sensitivo que asciende por la
hemimédula izquierda pasará a la mitad derecha del bulbo, y el impulso que
desciende de la corteza cerebral pasará de la mitad izquierda del bulbo a la
hemimédula derecha.
El bulbo también es centro de reflejos como el de la deglución, el vómito, el
cardiorrespiratorio, el vasomotor, etc.
Las olivas bulbares se prolongan en los cordones laterales de la médula.
Los centros nerviosos del bulbo rigen, principalmente, los movimientos
respiratorios y regulan el ritmo cardíaco.
La médula espinal
Tiene el aspecto de un grueso cordón cilíndrico, ligeramente aplanado. Está
situada dentro del conducto raquídeo y se relaciona por delante con los cuerpos
vertebrales, por detrás con las apófisis espinosas y las láminas de las vértebras, y
por los lados con las apófisis articulares y los pedículos vertebrales.
La médula se mantiene en su posición dentro del conducto raquídeo por los
siguientes medios de fijación:
• su continuación con el bulbo;
• el ligamento coccígeo;
• las meninges, que la envuelven y la fijan lateralmente a la pared del
conducto raquídeo.
Como la médula es más corta que el conducto vertebral que la contiene, las
raíces espinales más caudales bajan paralelamente a la médula para encontrar el
agujero de conjunción correspondiente, rodeando al filum terminal y formando, en
conjunto, la cola de caballo.
La región superior de la médula se continúa con el bulbo raquídeo, y la región
inferior se adelgaza, adquiriendo el aspecto de un cono llamado cono terminal.
Todo el órgano medular está protegido por las meninges, pero a nivel de la
segunda vértebra lumbar hasta la segunda sacra sólo se continúa la duramadre,
formando el fondo de saco dural, que contiene líquido cefalorraquídeo.

Corte sagital de la médula


1. nervio glosofaríngeo
2. nervio vago
3. nervio hipogloso
4. nervio coccígeo (1 par)
5. filum terminal

El fondo del saco dural es el lugar usado por los médicos para aplicar anestesia
peridural y para extraer el líquido cefalorraquídeo a fin de buscar agentes causales
de enfermedades.
La médula espinal elabora respuestas simples para ciertos estímulos, denomina
das actos reflejos.
Gracias a ellos, el organismo puede actuar rápidamente en situaciones de
emergencia.
El número de nervios espinales cervicales (8) varía en número de las vértebras
cervicales (7).
El número de segmentos vertebrales y nervios espinales son iguales en las
regiones dorsal, lumbar y sacra.

Longitud: 45 cm.
Peso: de 25 a 30 g.
Diámetro transversal: 10mm.
Diámetro anteroposterior: 8mm.

Se observan en la médula cuatro caras, una anterior, una posterior y dos


laterales.
Cara anterior: es recorrida en toda su longitud por un surco, el surco medio
anterior (mide 3 mm de profundidad y sus labios son fáciles de separar).
A la derecha y a la izquierda de este surco, se observa el surco colateral
anterior, donde nacen las raíces motoras de los nervios raquídeos.
Cara posterior: es recorrida por el surco medio posterior (5 mm de profundidad,
de labios unidos).
A derecha e izquierda de él, se observan los surcos colaterales posteriores,
adonde llegan las raíces sensitivas del nervio raquídeo.
Caras laterales: están representadas por la superficie medular comprendida
entre las ramas motoras y sensitivas de cada hemimédula.
Si se corta transversalmente la médula, se observa que está formada por dos
surcos de distinto color, la sustancia gris (interna) y la sustancia blanca (externa).
Sustancia gris. Forma una columna dentro de la sustancia blanca. Su sección
transversal presenta la forma de una H, formada por ramas de dirección
anteroposterior, unidas por una rama transversal.
Sustancia blanca. Está fundamentalmente constituida por numerosas fibras,
que son los axones de las neuronas motoras (del cerebro o del asta anterior y
lateral medular), sensitivas (provienen del ganglio espinal y de las neuronas
cordonales) y neuronas de asociación (provienen de neuronas cordonales de la
sustancia gris de la médula). Las fibras que realizan una misma función se
agrupan constituyen do un haz o fascículo.
Los haces se agrupan y constituyen cordones. En cada hemimédula hay tres
cordones: anterior, lateral y posterior.
En cada rama se consideran tres regiones: el asta anterior, el asta posterior y el
asta lateral. La rama anterior. Es gruesa, de contorno irregular.
En ella se localizan las neuronas radiculares, neuronas motoras cuyos axones
forman las raíces anteriores o motoras de los nervios raquídeos.
La rama posterior. Es delgada, de contorno regular. El asta lateral es una
saliente gris presente sólo en el corte de médula dorsal; no se encuentra ni en la
porción cervical ni en la porción lumbar de este órgano.
La rama transversal de la H que forma la sustancia gris. Une las bases de las
astas anteriores y las posteriores de cada hemimédula. En el centro de ella, se
observa el conducto del epéndimo.
Fisiología de la medula espinal
La medula actúa como órgano conductor y como centro de reflejos.
a) Como órgano conductor, la medula conduce, en sentido ascendente, sensitivo
o centrípeto, Información desde los receptores hacia los centros nerviosos
superiores. También conduce, en sentido descendente, motor o centrifugo,
respuestas consientes y voluntarias desde los órganos centrales hacia los
efectores.
b) Como centro elaborador de respuestas reflejas, la médula ordena respuestas
rápidas e involuntarias ante determinados estímulos del medio. Estos actos
reflejos se elaboran en los cuerpos neuronales de las astas anteriores de la
sustancia gris. La medula es centro de reflejo de la vida vegetativa y de la vida
de relación.
Corte de médula

El sistema periférico
Del encéfalo y la médula salen los nervios que transmiten la información
necesaria del exterior y el interior del organismo. El sistema se completa con dos
cordones nerviosos y con engrosamientos que constituyen los ganglios.
Los nervios están constituidos por fibras nerviosas (prolongaciones de las
neuronas) que se encuentran reunidas en haces, rodeados exteriormente por
tejido conjuntivo.
De acuerdo con las fibras nerviosas que los forman, se clasifican en:
• sensitivos, que llevan la información del exterior a los centros nerviosos
(médula y encéfalo);
• motores, que conducen las respuestas elaboradas en los centros nerviosos
hasta los músculos o las glándulas;
• mixtos, formados por fibras sensitivas y motoras. Según el lugar de origen, los
nervios se clasifican en craneales y raquídeos.
Los nervios craneales son doce. Tienen un origen real, que es el núcleo gris o
región donde se encuentran las neuronas cuyos axones los forman, y un origen
aparente, que es el lugar en el que se los ve aparecer.

Encéfalo : vista inferior


1. nervio olfativo
2. nervio óptico
3. nervio motor
ocular común
4. nervio patético
5. nervio trigémino
6. nervio motor
ocular externo
7. nervio facial
8. nervio auditivo
9. nervio
glosofaríngeo
10. nervio
neumogástrico
11. nervio espinal
12. nervio hipogloso

El sistema nervioso periférico está formado por todos los nervios del cuerpo
(pares craneales y nervios periféricos o raquídeos) y los ganglios.
Los nervios raquídeos son 31 pares: 8 cervicales, 12 dorsales, 5 lumbares, 5
sacros y 1 coccígeo.
Están formados por dos raíces: sensitiva y motora. La raíz sensitiva nace en los
ganglios espinales. Está formada por los axones de neuronas monopolares
ubicadas en ellos, que penetran por el cordón posterior de la médula espinal y
terminan en las astas posteriores de ésta.
La raíz motora nace en las astas anteriores de la sustancia gris de la médula
espinal y está constituida por los axones de neuronas radiculares.
Ambas raíces forman el nervio raquídeo, que sale del conducto vertebral por el
agujero de conjunción correspondiente. Algunas ramas se unen, o anastomosan,
formando plexos de los que se desprenden otros nervios.
NERVIOS CRANEALES
par nombre Origen real Origen aparente función
I Olfatorio Mucosa Bulbo olfatorio.
pituitaria
amarilla
II Óptico Células Quiasma óptico.
bipolares parte
media de la
retina
III Motor ocular Tubérculos Parte interna de
común cuadrigéminos los pedúnculos
superiores cerebrales.

IV patético Tubérculos Debajo de los


cuadrigéminos tubérculos
inferiores cuadrigéminos.

V Trigémino protuberanc Cara anterior de


ia la protuberancia.

VI Motor ocular Protuberanc Surco


externo ia bulboprotuberancial
, fuera del VII.

VII facial protuberanc Fosita


ia supraolivar
VIII Auditivo Bulbo Por detrás de la
protuberancia. fosita supraolivar

IX Glosofaríngeo Bulbo Surco retrolivar


por arriba del X

X Neurogástrico Bulbo Surco retrolivar.


o vago

XI Espinal Bulbo Surco retrolivar

XII Hipogloso Bulbo Surco preolivar.


mayor

Arco reflejo
Es una respuesta rápida e involuntaria que sucede frente a un estímulo. Por
ejemplo, cuando tocamos algo muy caliente, retiramos rápidamente la mano.
El camino que recorre el impulso nervioso para generar el acto reflejo se
denomina arco reflejo.
En él intervienen:

• un receptor, que capta el estímulo;


• una neurona sensitiva, que transmite la información sensitiva hacia el centro
nervioso;
• un órgano central, que interpreta el estímulo y elabora una respuesta
adecuada;
• una neurona motora, que transmite la respuesta elaborada hacia el efector;
• un efector, que efectúa la respuesta.

Clasificación de los reflejos


Los reflejos se clasifican según distintos criterios:
Medulares
Son los reflejos de la vida vegetativa como el cilio
Según la
espinal, y reflejos como el plantar, el equileo, el
ubicación
rotuliano, el orgásmico, el pupilar, etc.
de las
neuronas
motoras
Encefálicos
El reflejo de la sudoración, el vasomotor, la
salivación, etc.

Un reflejo es una respuesta involuntaria de tipo muscular (contráctil) o glandular


(secretorio) ante determinados estímulos (estiramiento, dolor, luz, etc.).
Sistema nervioso autónomo
También es conocido como sistema nervioso vegetativo, neurovegetativo o
involuntario.
Es vegetativo o neurovegetativo porque su actividad se realiza sobre los
órganos y los músculos lisos, que no provocan sensaciones conscientes.
Es involuntario porque su acción no depende de los centros nerviosos.
Sistema nervioso autónomo simpático
Está constituido por dos cordones nerviosos paravertebrales, que se extienden
desde el atlas (primera vértebra cervical) hasta la última vértebra sacra.
Los ganglios son centrales o periféricos.
• Los ganglios centrales son engrosamientos de cordones nerviosos, de color
grisáceo y en forma de huso, como si fueran las cuentas de un rosario.
Están en comunicación con el sistema nervioso central mediante ramas
comunicantes que salen de ellos.
Ramas comunicantes blancas: son fibras de mielina que provienen de las
neuronas simpáticas de las astas laterales de la médula. Estas fibras penetran en
la raíz anterior del nervio raquídeo y pasan al ganglio por la rama comunicante,
estableciendo sinapsis con neuronas de este ganglio.
Ramas comunicantes grises: provienen de neuronas del ganglio. Estas fibras se
dirigen por la rama comunicante hasta el nervio raquídeo.
Allí pueden seguir dos direcciones: hacia la médula, por la raíz sensitiva del
nervio, o hacia la periferia, continuando con la dirección del nervio en el que se
introducen.
Los ganglios periféricos se encuentran en el trayecto de las ramificaciones
nerviosas que salen de los ganglios centrales y se dirigen a las vísceras, vasos
sanguíneos, etc., anastomándose y formando los siguientes plexos:
 plexo cardíaco, que inerva el corazón y está formado por las ramas de los
ganglios cervicales.
 plexo solar o celíaco, que inerva todas las vísceras del abdomen y está
formado por las ramas de los ganglios torácicos.
 plexo lumboaórtico, que inerva los vasos sanguíneos de abdomen y miembros
inferiores, formado por las ramas de los ganglios lumbares.
 plexo hipogástrico, que inerva las vísceras localizadas en la cavidad pelviana y
está formado por las ramas de los nervios sacros.

Sistema nervioso Parasimpático


No todas las fibras de las neuronas de los centros de la vida vegetativa van por
las ramas comunicantes a los ganglios centrales del sistema nervioso autónomo
simpático. Las fibras de las neuronas de los centros de la vida vegetativa ubicados
en el encéfalo y en la última porción medular hacen sinapsis con neuronas de
ganglios parasimpáticos, situados cerca de las vísceras o en sus paredes.
Estas fibras del sistema nervioso autónomo que van a las vísceras sin pasar por
los ganglios centrales forman el sistema nervioso parasimpático.
El sistema parasimpático está constituido por dos porciones:
Morfología
 Porción central: serie de centros de la vida vegetativa, localizados en los
órganos del sistema nervioso central (por ejemplo, hipotálamo).
 Porción periférica
 Sistema nervioso simpático.
 Sistema nervioso parasimpático.
• porción craneal, cuyas fibras se distribuyen por los nervios craneales III
(motorocular común), VII (facial), IX (glosofaríngeo) y X (neumoesofágico);
• porción sacra: se distribuye por los nervios sacros (pares II, III y IV), que la
conducen a los órganos de la pelvis.
El sistema nervioso autónomo regula el ambiente interno del cuerpo y controla
la actividad de los sistemas digestivo, cardiovascular, excretor y endocrino.
Contiene fibras nerviosas que conducen impulsos del sistema nervioso central a
los músculos lisos de las vísceras y a la musculatura del corazón.
La acción del simpático dilata la pupila y permite mayor ingreso de luz.

A. encéfalo
B. ganglios
cervicales
C. nervio vago
D. medula
espinal
1. S. pupila
dilatada
1. P. pupila
contraída
2. S. inhibición
de la salivación
2. P.
estimulación de la
salivación
3. S.
aceleración de la
frecuencia
cardiaca
3. P.
desaceleración de
la frecuencia
cardiaca
4. S. dilatación
bronquial
4. P.
constricción
bronquial
5. S. Actividad
inhibitoria del
estómago y del
páncreas.
5. P. actividad
excitatoria
6. S.
conversión de
glicógeno a
glucosa en el
hígado
6. P.
conversión de
glucosa a
glicógeno
7. S. liberación
de epinefrina y
norepinefrina
7. P. inhibición
de epinefrina y
norepinefrina
8. S. inhibición
de la Peristalsis
(motilidad
intestinal)
8. P.
estimulación de
la Peristalsis
9. S. relajación
de la vejiga
9. P.
contracción de la
vejiga

Fisiología del sistema nervioso autónomo

El sistema nervioso autónomo es coordinador y regulador de las funciones de la


vida vegetativa. Esto se logra por la acción combinada del sistema nervioso
autónomo simpático y el parasimpático, que ejercen una acción antagónica sobre
las vísceras. Por ejemplo, sobre el corazón, el sistema nervioso autónomo
simpático actúa como acelerador de la frecuencia cardiaca (taquicardia) y, como
moderador, el sistema autónomo parasimpático la retarda (bradicardia).
La actividad del sistema nervioso autónomo se debe a la actividad de
sustancias químicas liberadas en sus terminaciones posganglionares. El
parasimpático libera acetilcolina, y el simpático, noradrenalina.

TRASTORNOS DEL SISTEMA NERVIOSO


El cerebro y la médula espinal ordenan y coordinan las sensaciones y los
movimientos; por eso, las fallas en su funcionamiento pueden provocar
alteraciones mentales o de motricidad.

La coordinación de las funciones


Las epilepsias pueden deberse a tumores, cuadros febriles, traumas, sustancias
tóxicas (arsénico, alcohol, etc.), infecciones, trastornos metabólicos (hipoglucemia,
hipocalcemia, etc.), problemas vasculares (arteriosclerosis, hemorragias,
aneurismas), etcétera.

Enfermedades nerviosas degenerativas

• El mal de Alzheimer se considera la causa principal de demencia en la vejez.


Esta enfermedad se caracteriza por la atrofia de las neuronas asociadas al
área cognitiva y por la aparición de proteínas anómalas. También se observa
una disminución de la cantidad de acetilcolina, un neurotransmisor ligado a los
procesos de la memoria.
Los pacientes con esta enfermedad presentan, además de trastornos de la
memoria (se olvidan de los nombres de los objetos o de las personas, no
recuerdan lo que hicieron durante el día), una disminución de la atención, afasia —
y, en consecuencia, problemas en el habla—, apraxia (fallas psicomotrices) y
desorientación temporoespacial (no saben en qué año viven, ni en qué lugar se
hallan, ni recuerdan datos personales).
Aún no existe una cura para esta enfermedad pero, gracias a los tratamientos
disponibles, la expectativa de vida de los pacientes se extendió a 15 años o más.

 El mal de Parkinson, que afecta principalmente a los varones, es producto de


la degeneración de las neuronas que se encuentran en la base del cerebro.
Como esta área está asociada a la motricidad, los enfermos presentan
temblores, rigidez muscular y falta de coordinación.
Para tratar el mal de Parkinson, se utiliza una droga que se transforma en
dopamina, un neurotransmisor relacionado con la función motora que está
notablemente disminuido en las personas afectadas por esta enfermedad.

ENFERMEDADES NERVIOSAS DESMIELINIZANTES

Este tipo de enfermedades provoca la desmielinización en la placa de las fibras


nerviosas del SNC. En algunos casos, dicha desmielinización es provocada por
enfermedades virales (sarampión, varicela, etc.); en otros casos, el origen es una
reacción de autoinmunidad, como en la esclerosis múltiple. En esta enfermedad,
que afecta a personas de entre 20 y 45 años, los linfocitos atacan la vaina de
mielina, la capa que recubre los axones de las neuronas. El resultado es
dramático: los enfermos pierden la visión y la motricidad. La zona que sufre
desmielinización es variable, y de ella dependerán los síntomas.
Parálisis

La parálisis es la anulación funcional de las fibras nerviosas. Cuando se


produce una pérdida del tono muscular (es decir, del estado permanente de
contracción del músculo), la parálisis se llama fláccida. En cambio, si la parálisis
incrementa el tono muscular y los reflejos, y provoca espasmos, se denomina
espástica. Generalmente, este tipo de parálisis se debe, durante la primera y la
segunda infancia, a traumatismos de parto o enfermedades genéticas o
infecciosas.

Epilepsias o síndromes convulsivos


Las epilepsias son alteraciones funcionales de la actividad neuronal, de
comienzo brusco, y que tienden a repetirse. Se caracterizan por su evolución
crónica, con una descarga excesiva e hipersincrónica de las neuronas cerebrales.
Cabe destacar que una crisis epiléptica no significa una epilepsia.
Existen dos grandes tipos de epilepsia: aquella en la que las descargas afectan
todo el cerebro, con pérdida de conciencia y convulsiones en todo el cuerpo
(epilepsia generalizada), y la que afecta sólo una parte de los hemisferios
cerebrales, y cuyos síntomas dependen de la zona y el hemisferio afectado
(epilepsia parcial).
1. LOS RECEPTORES
Un receptor es una estructura capaz de detectar los cambios que se producen
tanto en el medio externo como en el interno. Su finalidad es captar los cambios
no valores absolutos. Detectan todo cambio que supere un 2% de la cantidad
original.
Por ejemplo la mano es capaz de distinguir una carta que pese 50 gr de otra
que pese 45gr, pero si estuviésemos soportando un peso de 5 kg, no notaríamos
la adicción de un peso de 30 gr, es necesario, por lo menos un cambio de 100 gr
para que se perciba la diferencia.
En algunos casos las células receptoras se acompañan de otras estructuras
secundarias, formando un órgano sensorial. Por ejemplo el ojo humano, las
células receptoras son los conos y los bastones de la retina, y las estructuras
secundarias son el cristalino, la córnea, el iris, etc. las estructuras secundarias
generalmente incrementan la eficacia de los receptores.
Los receptores transforman los diferentes tipos de energía (lumínica, mecánica,
química, etc.) en energía eléctrica (impulso nervioso). Cuando un receptor es
excitado por un estímulo transforma esta información en un impulso nervioso que
es transmitido a una neurona. Esta después lo transmite a un centro nervioso a
través de los nervios.
Existen dos tipos de receptores:
a) Externos: se encuentran en la superficie del cuerpo y captan la información del
medio externo. Normalmente se agrupan formando órganos de los sentidos.
b) Internos: están repartidos por todo el cuerpo, en los músculos y en los órganos
e informan sobre el funcionamiento de los órganos internos.
Adaptación.
Cuando te pones ropa muy ajustada, habrás observado que al cabo de un cierto
tiempo ya no la notas, esto es debido a que existen receptores, como los de la
presión y el olor que dejan de mandar impulsos cuando sobre ellos actúa un
estímulo constante y uniforme. A éste fenómeno se le denomina adaptación.
Codificación sensorial y percepción.
La acción última de los estímulos es originar potenciales de acción, que son
idénticos. El encéfalo distingue los diferentes tipos de estímulos en función de la
zona a donde llegan los potenciales de acción. (Ejm. Todos los que llegan al lóbulo
occipital serán interpretados como estímulos lumínicos, los que llegan al lóbulo
temporal, como sonoros, etc...).
Pero no siempre somos conscientes de los estímulos que recibimos. Para que
los mensajes transmitidos por los receptores produzcan sensaciones conscientes
(percepción), es necesario que los potenciales de acción alcancen la corteza
cerebral. Somos conscientes de cualquier estímulo que afecta a los órganos de los
sentidos (vista, oído, tacto, etc.) pero no sabemos si aumenta nuestra presión
sanguínea, a pesar de que en el cayado de la aorta hay receptores muy sensibles
a las variaciones de presión de la sangre. Esto se debe a que los impulsos
nerviosos que generan no alcanzan la corteza cerebral.

Corteza cerebral Cortex gustativo. Talamo


Contribuye a integrar Es el centro de Recibe señales
las sensaciones olfativas recepción y analisis de gustativas desde el bulbo
y táctiles con la memoria las señales nerviosas raquideo y las envia hacia
y las emociones. gustativas. el córtex gustativo.
Bulbo olfatorio. Bulbo raquideo. Nervio trigémino.
Expansión del tejido Las señales gustativas Sus ramas recogen los
cerebral que clasifica e de los nervios craneales impulsos sensoriales de
integra los mensajes llegan hasta el bulbo y los tercios anteriores de la
olfativos antes de éste las transmite al lengua.
enviarlos al cerebro. talamo.

Los receptores sensoriales están formados por células modificadas que


responden a diversos tipos de estimulos, mediante la producción de potenciales
de acción que conducen al sistema nervioso donde se interpretan.

Clasificación de los receptores


Según el origen del estimulo Según el tipo de estimulo
 Exteroceptores.  Mecanoreceptores.
Reciben estímulos del medio externo Reciben estímulos de naturaleza
 Interceptores. mecánica
Reciben estímulos del medio interno  Quimiorreceptores.
ʘ Propioceptores. Reciben estímulos de naturaleza
Permiten conocer la posición del química
cuerpo y de determinadas estructuras  Fotoreceptores.
del mismo. Reciben estímulos de naturaleza
ʘ Visceroceptores. luminosa.
Informan de la actividad visceral y de  Termoreceptores.
los cambios del medio interno. Capaces de detectar cambios de
temperatura.

Tanto las percepciones olfativas como las gustativas se transmiten por los
nervios craneales directamente hasta el cerebro. Las señales olfatorias de los
bulbos olfatorios pasan por el nervio olfatorio y llegan a una parte de la corteza
situada en el lóbulo temporal.
EL PAPEL DEL CEREBRO: LA PERCEPCIÓN
En la corteza cerebral existen zonas
específicas que integran la información
que se recibe desde los receptores
sensoriales.
Será el cerebro quien interprete estas
sensaciones.
En esta interpretación o percepción
influyen también las experiencias
previas, la combinación simultanea de
diversos estímulos. etc.

TACTO
El sentido del tacto se debe a receptores sensoriales microscópicos situados en
la piel o en tejidos más profundos. Son receptores de distintos tamaños y formas
que detectan distintos estímulos como contactos suaves, calor frío, presión y dolor
y transmiten sus señales a través de la médula espinal y del encéfalo inferior hasta
una tira curvada en torno a la corteza cerebral, denominado córtex somato
sensorial.
La piel posee receptores que reciben el nombre general de sentido del tacto.
Existen cinco tipos responsables de la sensación de contacto (roce ligero y
momentáneo), presión (contacto sostenido y de mayor intensidad), dolor, calor y
frío.
Los de contacto y presión se denominan mecanoreceptores y se encuentran
principalmente en las yemas de los dedos, labios y piel de la espalda.
Los de dolor, nociceptores, responden a estímulos mecánicos, químicos y
térmicos de gran intensidad que pueden provocar daños en los tejidos. Esto quiere
decir que responden a sensaciones extremas de presión, temperatura y
sustancias químicas liberadas al dañarse las células. Transmiten al cerebro la
sensación e intensidad del dolor. El dolor procedente de la piel es de fácil
localización pero el de las vísceras se siente en lugares alejados del órgano
afectado.
En cuanto a los de calor y frío, termo receptores, son más abundantes los de
frío que los de calor.
En el mapa están representadas todas las partes del cuerpo en función de su
importancia relativa para nuestro sentido del tacto. Así, dedicamos muchos más
recursos cerebrales a la cara (especialmente a los labios y la lengua) y las manos
que a otras zonas del cuerpo como la espalda o los pies. Si reconstruyésemos
nuestro cuerpo en función del territorio cortical que ocupa cada parte el resultado
sería ciertamente grotesco.
Además, estos mapas son plásticos, es decir, pueden cambiar a lo largo de la
vida dependiendo de la experiencia y el aprendizaje; y sus bordes son difusos, por
ejemplo, en la frontera entre la representación de la cara y la de las manos, las
células cerebrales reciben información de ambos sitios.
La existencia y estructura de estos mapas condiciona de forma clara nuestra
percepción de nosotros mismos y del mundo que nos rodea.
El tacto es el sentido que nos permite percibir presión, temperatura, aspereza,
suavidad o dureza.
Se halla principalmente en la piel, y funciona a través de unas terminaciones
nerviosas que se encargan de transformar los estímulos exteriores, recibidos en
forma de presión, en sensaciones que se mandan al cerebro.

La piel cubre todo el cuerpo y además regula la temperatura corporal, almacena


agua y grasa. Es un órgano sensorial y defensivo: evita la pérdida de agua y
previene la entrada de bacterias.
La piel tiene tres capas: epidermis, dermis y capa de grasa subcutánea. Nuestro
cuerpo no tiene la misma sensibilidad en todas sus partes. Por ejemplo, en la
punta de los dedos, las yemas, notaríamos con gran precisión si una superficie es
fina o rugosa, pero con el codo apenas lo podríamos notar.
Si con las punta de dos alfileres nos tocamos las yemas de los dedos vernos
que es muy fácil distinguir cuando nos tocas con una punta de cuando nos tocan
con dos puntas, pero si hacemos esta misma experiencia en nuestras espaldas,
comprobaremos que hay que separar mucho más las dos puntas de los alfileres
para que podamos distinguir si nos están tocando con una sola punta o con dos.

1. Hipodermis
2. Dermis
3. Epidermis
4. Receptor del frio
5. Terminaciones
nerviosas
profundas
6. Terminaciones
nerviosas
sensibles al dolor
7. Vaso sanguíneo
8. Papilas
9. Capa de Malpighi
10. Glándula
sudorípara
11. Receptor del tacto
12. Glóbulo adiposo
13. Raíz de pelo
14. Vena
15. Arteria
16. pelo

Esto se debe a que en las yemas de los dedos tenemos más terminaciones
nerviosas sensibles al tacto, que en la espalda.
GUSTO.
El gusto funciona de un modo similar al olfato. Sus células receptoras,
agrupadas en las denominadas papilas gustativas, detectan sustancias
específicas disueltas en la saliva. Un niño tiene unas 10.000 papilas gustativas,
pero con la edad su número se reduce a menos de 5.000. Estas papilas se sitúan
en y entre las protuberancias que tapizan la superficie superior de la lengua,
aunque también hay en el paladar, la garganta y la epiglotis.
Los receptores del gusto se encuentran en las papilas gustativas de la lengua,
aunque también están en el paladar y en la faringe. Sólo existen receptores para
cuatro tipos de sabores: dulce, salado, ácido (agrio) y amargo, que se localizan en
lugares concretos de la lengua. La combinación de estos cuatro sabores da lugar
a la gama de gustos que se detectan al comer. El sentido del gusto es útil porque
estimula las glándulas del estómago a fabricar jugo gástrico y prepararse para la
digestión del alimento. Además, muchas sustancias venenosas y comidas en mal
estado tienen un sabor desagradable, amargo o ácido, que nos previene y nos
evita su ingestión.
El sentido del gusto se localiza en la lengua, que, como todos sabéis, está en la
boca.

Superficie de la lengua
El gusto
La lengua contiene multitud de
papilas u órganos receptores del gusto.
En las papilas existen células
especializadas que detectan moléculas
disueltas. La información se transmite a
la corteza cerebral. La distribución de
papilas (y de sabores)no es
homogénea en la lengua

La superficie de la lengua está cubierta por pequeñas papilas gustativas, que


procesan las sensaciones: dulce, ácida, salada y amarga, las transforma en
respuestas nerviosas y las envía al cerebro.
No todas las partes de la lengua perciben todos los sabores: la zona de la punta
es más sensible al sabor dulce, a continuación, por los dos lados, se percibe el
sabor salado, a los dos lados, en el fondo, se percibe el sabor ácido o agrio y, en
el centro, al fondo, el sabor amargo.
Esto lo podéis comprobar poniendo un granito de sal en la punta de la lengua,
veréis que hasta que no lo disolváis con la lengua y se extienda por los lados, no
notaréis el sabor.
También lo podéis hacer con azúcar, colocándola al fondo o a los lados de la
lengua. Comprobaréis que hasta que no llegue a la punta no notareis su sabor.
En esta figura podéis ver en qué sabor está especializado cada parte de la
lengua.
El olfato
En parte superior de las fosas nasales se encuentra la pituitaria, que contiene
células receptoras que detectan las moléculas del aire. Se conectan con centros
de la corteza cerebral.

OLFATO.
Al igual que el gusto, el olfato es un sentido químico, es decir, detecta
sustancias químicas. Se encuentra en el epitelio olfatorio, un tejido especializado
situado en el techo de la cavidad nasal, que detecta moléculas que flotan en el
aire. En el ser humano el olfato es mucho más sensible que el tacto y se pueden
distinguir más de 10.000 olores. Además de avisar sobre peligros como el humo o
los gases tóxicos, el olfato contribuye de un modo importante a apreciar comidas y
bebidas.
El sentido del olfato tiende a deteriorarse con la edad y de ahí que los niños y
los adultos jóvenes sean capaces de distinguir una gama más extensa de olores y
de percibirlos con más intensidad.

La sensación del olor se produce cuando determinadas sustancias que están en


suspensión estimulan receptores específicos, asociados tanto a la alimentación
como a estímulos ligados al comportamiento (reproducción, marcaje del territorio,
caza…).
Los receptores del olfato se localizan en la cavidad nasal y sólo se estimulan
por partículas volátiles en estado gaseoso.
La cavidad nasal tiene doble función: respiratoria y órgano olfativo. Las fosas
nasales presentan dos orificios para la entrada de aire y se comunican con la
cavidad bucal. En ellas están los cornetes nasales que producen invaginaciones
tapizadas por una mucosa que tiene la función de filtrar, humedecer y calentar el
aire. En la parte superior de esta mucosa se localizan los receptores, por eso se le
llama Mucosa olfatoria. Las moléculas transportadas por el aire contactan con la
mucosa olfatoria. El mucus difunde estas moléculas hasta los cilios de las células
receptoras.
Los estímulos son recogidos por el bulbo olfatorio y transmitidos a los centros
nerviosos.
En la degustación de los alimentos intervienen ambos sentidos ya que, al
masticar la comida, millones de moléculas volátiles se desprenden y pasan a la
cavidad nasal donde excitan las células olfativas.
La nariz, además de ser parte del órgano de la respiración, es la encargada de
detectar y procesar los olores, a través de las mucosas olfativas que transforman
las señales químicas de los distintos aromas en sensaciones nerviosas para ser
enviadas al cerebro a través del nervio olfativo.

La mucosa olfativa tiene dos glándulas pituitarias: la pituitaria roja y la pituitaria


amarilla.
La pituitaria roja se encarga de calentar, filtrar y purificar el aire que respiramos
y está formada por muchos vasos sanguíneos. Por este motivo, es importante que
respiremos principalmente por la nariz.
La pituitaria amarilla está llena de terminaciones nerviosas en las que los
agentes químicos, que llevan el olor, producen unas reacciones químicas que se
transforman en las sensaciones nerviosas que serán llevadas a nuestro cerebro.
VISTA
La vista proporciona al cerebro más información que todos los demás sentidos
juntos. Cada nervio óptico contiene un millón de fibras nerviosas, y se estima que
más de la mitad de la información de la mente consciente entra a través de los
ojos.
El ojo es el órgano que permite el sentido de la vista. Se trata de un globo
esférico que contiene líquidos (humor acuoso y vítreo) que le dan forma al ojo.
Está formado por:
 globo ocular
 órganos anejos: cejas, párpados, glándulas lacrimales y pestañas
En la estructura del globo ocular se distinguen tres membranas:
 Esclerótica: capa más externa blanca y opaca, excepto en la parte anterior,
que es donde se encuentra la córnea transparente.
 Coroides: capa oscura situada debajo de la esclerótica. Por detrás de la
córnea, la coroides es sustituida por el iris, un disco muscular que controla la
apertura del orificio de la pupila. El iris tiene un color característico en cada
persona y está formado por fibras musculares cuya contracción permite la
apertura o cierre de la pupila. Detrás de ésta está el cristalino, un órgano
transparente con forma de lente.
 Retina: capa donde se encuentran foto receptores (receptores que captan
la luz) que pueden ser de dos tipos: conos y bastones. Los conos se
estimulan por las diferentes longitudes de onda, es decir, por los colores, y
constituyen lo que llamamos la "visión diurna" (los colores sólo los
distinguimos de día y durante la noche vemos en blanco y negro). Los
bastones se estimulan por las distintas intensidades de luz, es decir, los
brillos, y constituyen la "visión nocturna", la que permite ver algo por la
noche. Los axones de las células de la retina forman el nervio óptico que
parte del punto ciego de la retina (zona donde no hay receptores de la luz).

La visión se produce de la siguiente manera:


La luz atraviesa la córnea transparente y entra por la pupila; el iris actúa como
un diafragma, regulando la cantidad de luz que entra. En la retina se forman las
imágenes, gracias al cristalino, que actúa como una lente que enfoca los objetos.
La imagen que se forma en la retina es idéntica a la que se forma sobre la
película del interior de una cámara fotográfica, es más pequeña que el objeto real
y está invertida. Ésta contiene más de 120 millones de conos y 7 millones de
bastones, células que convierten la energía luminosa incidente en señales
nerviosas.
La mayor o menor nitidez con que veamos un objeto depende de cómo enfoque
nuestro cristalino la imagen sobre la retina, abombándose más o menos. La
córnea proporciona la mayor parte de la potencia del enfoque del ojo al hacer que
converjan las ondas luminosas, lo que permite un enfoque más preciso en la
retina. El ajuste fino lo realiza el cristalino, que cambia de forma por la acción del
músculo ciliar, cuando el músculo se contrae el cristalino se abomba, lo que añade
potencia de enfoque para que converjan las ondas luminosas de los objetos
próximos, cuando se relaja, el cristalino se aplana.
La información recibida es llevada a través del nervio óptico al cerebro. Las
señales nerviosas de los nervios ópticos derecho e izquierdo convergen en la base
del cerebro en un cruzamiento denominado quiasma óptico antes de dirigirse
hacia el córtex visual. En el quiasma óptico, las fibras que transportan señales del
lado izquierdo de cada retina se unen y prosiguen por el cordón óptico izquierdo
hasta el córtex visual izquierdo, análogamente ocurre con las fibras del lado
derecho, y por tanto al estar separados, cada uno tiene una visión algo diferente
de un objeto. En los córtex visuales se comparan ambas imágenes para evaluar la
distancia del objeto. La combinación de las imágenes de ambos ojos se llama
visión binocular.
El sentido de la vista es el que nos permite percibir sensaciones luminosas y
captar el tamaño, la forma y el color de los objetos, así como la distancia a la que
se encuentran.
Estas sensaciones nos llegan a través de los ojos, órganos encargados de la
visión. Dentro del ojo se encuentran células receptoras que se encargan de formar
las imágenes de los objetos y trasmitirlas al cerebro.
El ojo es un órgano muy delicado. Su parte posterior está protegida por los
huesos del cráneo y la cara. Su parte delantera es protegida del polvo y otros
cuerpos extraños por las cejas, las pestañas, los párpados y las glándulas
lagrimales.

Para estudiar cómo funciona el ojo, nos vamos a fijar en tres partes
fundamentales del ojo: la pupila, el cristalino y la retina.
La pupila:
La pupila es ese redondelito negro que tenemos todos en el centro de nuestros
ojos. Unas veces es más grande, cuando estamos en un sitio oscuro y
necesitamos que entre más luz para poder ver las cosas, y otras veces es más
pequeño, cuando estamos en un sitio con mucha luz, para evitar que tanta luz
dañe nuestra vista.
La membrana encargada de hacer más grande o más pequeña a la pupila se
llama iris. El iris es ese redondelito que todos tenemos en el centro de nuestro ojo
y cada uno lo tenemos de un color. Si un niño tiene los ojos azules es porque su
iris es de color azul.

La sensibilidad a los colores

Existen distintos tipos de conos que


son más o menos sensibles a distintas
longitudes de onda o colores. A veces
puede fallar algún tipo, lo que se deriva
en patologías que afectan a la
sensibilidad hacia los colores.

El cristalino
El cristalino es una lente que tiene la misión de concentrar, de forma coherente,
los rayos luminosos que pasan a través de la pupila para que se forme la imagen
en la retina.
La retina
La retina es una membrana muy sensible a los rayos luminosos. Sobre ella se
forma la imagen, concentrada por el cristalino, y en ella se forma la sensación
nerviosa que es transmitida, a través del nervio óptico, hasta el cerebro.
El “fondo” del ojo
La retina puede ser observada desde la pupila
con un instrumento especial: se aprecia la salida
del nervio óptico (o punto ciego porque carece de
receptores sensoriales), la fóvea o lugar donde se
produce el máximo enfoque, y la riqueza de vasos
sanguíneos (que le proporcionan el color rojizo)

La retina se encuentra en el fondo del globo ocular.


La deformación del cristalino es la causa de las enfermedades visuales más
frecuentes:
MIOPÍA: es la incapacidad de enfocar objetos lejanos porque el cristalino está
demasiado abombado y no se puede estirar para enfocar.

HIPERMETROPÍA:
Incapacidad de enfocar objetos cercanos porque, al revés que en la miopía, el
cristalino está demasiado estirado y no se puede abombar

PRESBICIA, o vista cansada: pérdida de agudeza visual. Impide ver objetos


cercanos porque el cristalino se endurece y tampoco se puede estirar.
ASTIGMATISMO: se ven deformadas las líneas verticales porque el cristalino
se abomba de forma desigual por su superficie.
CATARATAS: el cristalino se hace opaco y no deja pasar la luz.
DALTONISMO: es la ceguera para los colores; se confunden ciertos colores
como el verde y el rojo. Es la única enfermedad que no tiene que ver con el
cristalino, sino con los conos.
OÍDO
Además de proporcionar el sentido del oído, los oídos detectan la posición y el
movimiento de la cabeza y son esenciales para el equilibrio. Aunque los elementos
del equilibrio y auditivos se sitúan en zonas distintas, sus funciones se basan en
células pilosas receptoras.
El oído se divide en 3 partes:
a) Oído externo: formado por el pabellón auditivo u oreja y el conducto auditivo
recubierto de cilios y glándulas secretoras de cera.
En su extremo interno se encuentra una membrana llamada TÍMPANO.
b) Oído medio: está alojado en una cavidad de un hueso del cráneo, se
comunica con la faringe por un conducto, la trompa de Eustaquio, que es la
responsable de que oigamos nuestra voz desde dentro y no por los oídos.

Contiene una cadena de huesecillos (martillo, yunque y estribo) en contacto,


por un lado, con el tímpano y, por otro, con una membrana que lo separa del
oído interno.
c) Oído interno: Es un conjunto de conductos integrados por el caracol y los
canales semicirculares. Su interior está relleno de unos líquidos llamados peri
linfa y endolinfa.
Dentro del oído se encuentra el laberinto, formado por tres canales
semicirculares, que son los encargados de que mantengamos el equilibrio.
¿Cómo oímos?
Los oídos hacen de convertidores de energía al transformar las diferencias de
presión del aire en impulsos nerviosos electromagnéticos. Las ondas sonoras que
tienen una compleja variedad de frecuencias hacen que el tímpano vibre. Las
vibraciones se transmiten por la cadena de huesecillos y hacen que la plataforma
del estribo actúe como un pistón, empujando y tirando de la flexible ventana oval
del caracol.
Estos movimientos crean dentro de la perilinfa o liquido del caracol ondas que
transmiten su energía de vibración al órgano de Corti, que está enroscado en
espiral dentro del caracol, aquí se encuentran las células sensibles a la vibración
sonora (los receptores). Los impulsos nerviosos generados llegan al cerebro por el
nervio auditivo.
Los oídos humanos responden a frecuencias de sonido que varían entre unos
20 y más de 16.000 Hz. Las ondas de presión que caen fuera de este intervalo
(infrasonidos y ultrasonidos son inaudibles). El intervalo de audición varía
individualmente y se reduce con la edad, especialmente en el tramo final.

El proceso de Equilibrio.
El equilibrio no es un sentido único sino un proceso en el que intervienen
entradas sensoriales, análisis en el encéfalo y salidas motoras. Las entradas
proceden de los ojos, de los microreceptores de músculos y tendones y de los
sensores de presión de la piel, como los de las plantas de los pies.
El vestíbulo y canales semicirculares del oído interno también tienen un papel
clave. El vestíbulo responde sobre todo a la posición de la cabeza con respecto a
la gravedad, mientras que los canales responden a la velocidad y dirección de
movimientos de la cabeza. Los canales semicirculares son tres tubos llenos de
endolinfa que se mueve cuando nosotros nos movemos. Los receptores situados
en los tubos envían información de estos movimientos al cerebro.
Unos se encargan de detectar nuestra posición en el espacio cuando estamos
quietos, es decir, si estamos de pie, sentados o agachados, rectos o inclinados,
boca arriba o boca abajo, pero quietos.
Es lo que llamamos el equilibrio estático. Otros nos permiten desplazarnos por
el espacio sin caernos, andar o bailar, montar en bicicleta, correr o nadar. Forman
el equilibrio dinámico, que se encuentra en los canales semicirculares del
laberinto.
ENFERMEDADES DE LOS SENTIDOS
Algunas personas han perdido alguno o varios de sus sentidos, debido a una
enfermedad o algún accidente. Estas personas disminuidas en su capacidad de
percibir, suplen esta carencia desarrollando mucho más el resto de sus sentidos.
CEGUERA
Las personas ciegas suelen suplir la falta de vista con el tacto y con el oído.
Para leer, los ciegos utilizan en lenguaje Braille que es un código a base de seis
de puntitos que según estén dispuestos representarán una letra u otra. Los textos
escritos a base de estos puntitos los leen utilizando las yemas de sus dedos: han
sustituido la visión por el tacto.
Para andar por la calle utilizan un bastón, con el que van haciendo ruido, y por
como reciben el sonido del bastón sobre el suelo saben si hay algún objeto cerca
o lejos.
SORDOS
Las personas sordas, que han perdido el sentido de la audición, desarrollan
más el sentido de la vista. Si bien es cierto que ven como todas las demás
personas, desarrollan una especial habilidad para poder leer los labios de quien
habla y, así, saber lo que les están diciendo.
FALTA DE OLFATO O ANOSMIA
Algunas personas que han perdido el olfato, debido a trabar en ambientes
corrosivos, pestilentes o de olores muy intensos, suelen suplir la falta de olfato
haciendo uso del gusto.
Desarrollan una mayor sensibilidad en el gusto, que es capaz de percibir más
matices gustativos que vayan asociados a las cualidades del olfato: es decir,
desarrollan mucho más un sentido debido a la carencia de otro sentido.
Trastornos de la audición
Las alteraciones del aparato auditivo traen como consecuencia la sordera. Ésta
puede ser transitoria o permanente, total o parcial, congénita o adquirida.
Sordera transitoria
La sordera transitoria es provocada por la acumulación de cera en el conducto
auditivo externo, por catarros que afectan la mucosa nasofaríngea y, por ende, la
trompa de Eustaquio, o por supuración del oído medio a causa de infecciones
como el sarampión, la difteria, etc. Estas afecciones, comúnmente llamadas otitis,
a veces no acarrean sordera sino una inflamación que se traduce en zumbidos
molestos.
Sordera permanente
La sordera permanente es producida por malformaciones o por lesiones en los
órganos encargados de transmitir los sonidos. Este tipo de sordera puede ser
parcial o total. Cuando se produce un sonido muy violento, la presión de aire
puede llegar a romper el tímpano. Por eso, ante explosiones violentas, es
recomendable mantener la boca abierta.
Las lesiones producidas en el vestíbulo o en los conductos semicirculares
ocasionan alteraciones del equilibrio que dan lugar a movimientos oscilatorios de
la cabeza o del cuerpo.
Sordera adquirida
La sordera adquirida se puede dar a consecuencia de infecciones auditivas que
afecten el tímpano o los huesecillos del oído medio.
Cuando la sordera es congénita o se produce a temprana edad, suele ir
acompañada por la pérdida del habla. Se llama sordomudos a las personas
privadas del oído y de la palabra, porque han nacido sordas o porque padecen
sordera total desde su primera infancia. En el primer caso son mudos porque, al
ser sordos, no oyeron nunca la voz y no aprendieron a hablar. En el segundo caso,
son mudos porque fueron olvidando lo aprendido al no poder ejercitarlo. En una
cuarta parte de los sordomudos, también está afectado el equilibrio.
La sordera que progresa gradualmente con la edad se conoce con el nombre de
presbiacusia e indica afectación de los receptores cocleares con degeneración de
las células ciliadas.
Trastornos de la visión
Los ojos pueden sufrir accidentes, enfermedades y problemas que ocasionen
una disminución o pérdida de la visión en forma temporaria o permanente. Algunas
enfermedades son de carácter hereditario; otras son producto de la edad.
Miopía
Las imágenes se forman por delante de la retina, porque el diámetro
anteroposterior del globo ocular es demasiado largo (ojo largo), o porque la cara
anterior del cristalino es demasiado convexa. La persona miope no ve claramente
los objetos lejanos, por eso los acerca a sus ojos. La miopía se corrige colocando
lentes bicóncavas o divergentes, que logran la correcta ubicación de la imagen en
la retina.
Hipermetropía
Las imágenes se forman por detrás de la retina porque el diámetro
anteroposterior del globo ocular es corto (ojo corto), o porque la cara anterior del
cristalino es casi plana. La persona hipermétrope no ve claramente los objetos
cercanos, por eso los aleja de sus ojos. La hipermetropía se corrige colocando
lentes biconvexas o convergentes, que logran la correcta ubicación de la imagen
en la retina.
Presbicia
Esta anomalía puede presentarse hacia los 40 ó 50 años en individuos con ojos
normales en los que ha disminuido la capacidad de acomodación por parte del
cristalino.
Los individuos con presbicia ven claramente los objetos lejanos, pero no tienen
nitidez para la visión cercana. La presbicia se corrige con lentes convergentes.
Estrabismo
Es un defecto de las contracciones de los músculos del ojo, a causa de lo cual
la visión no es perfecta.
Acromatopsia
Es la ceguera completa para los colores. Se debe a que ninguna de las fibras
nerviosas es excitable por éstos.
Catarata
Es una enfermedad característica de la vejez y consiste en la opacidad del
cristalino como consecuencia de una coagulación.
Daltonismo
Consiste en la confusión de los colores rojo y verde, y es un trastorno
hereditario.
Astigmatismo
La córnea presenta una desigual curvatura en los distintos planos, deformando
las imágenes; por ejemplo, la cifra 43 se convierte en 34. Esta anomalía se corrige
con lentes cilíndricas pulidas en forma despareja para compensar los desniveles
de la córnea.
Trastornos de la piel
Nuestra piel merece un cuidado especial, ya que es la capa protectora del
cuerpo más expuesta.
A veces, es agredida por factores externos, como los rayos del sol, el calor y
objetos romos, puntiagudos o filosos. Pero también puede sufrir alteraciones
provocadas por diversas enfermedades.
El acné
Se produce por el bloqueo y la infección de los folículos pilosos, y se presenta
especialmente en los adolescentes, ya que la actividad hormonal aumenta la
producción de la grasa natural de la piel (sebo), lo que la hace mucho más
sensible. El sebo sobrante no encuentra una vía suficiente de salida a través de
los poros de las glándulas, por lo que dilata los canículos y se acumula en ellos
formando los comedones.
Éstos se solidifican y adquieren un color negro, por el polvo que se deposita o
por procesos químicos superficiales: puntos negros o espinillas.
También aparecen pústulas, que tienen la apariencia de granos inflamados con
el centro blanco y son producidas por la acción de bacterias en el sebo
almacenado.
Los quistes o bultos blandos inflamados que se producen por la cicatrización del
tejido alrededor de un área inflamada pueden dejar cicatrices permanentes.
Las personas de cutis graso son más proclives al acné.
Acné rosácea Afecta la nariz, las mejillas y el mentón. Se caracteriza por
manchas rojas, pústulas e hinchazón de los capilares en la zona afectada.
Se manifiesta mediante un enrojecimiento intermitente hasta que se intensifica,
tomando una coloración violácea. Luego se produce una dilatación serpiginosa de
los vasos sanguíneos, las glándulas sebáceas se atrofian, y la piel se pone más
gruesa y se endurece, especialmente en la nariz y las mejillas.
El acné rosáceo tiene una evolución muy larga y es de difícil curación.
Puede originarse por una mala alimentación, el abuso del alcohol, una
prolongada exposición al aire libre y la intemperie, o al calor artificial.
Dermatitis o eccema
Esta denominación reúne una serie de afecciones de la piel que se manifiestan
provocando prurito, inflamación, formación de vesículas, pústulas y costras.
Algunas son provocadas por causas externas, como la ingestión de ciertos
fármacos, las quemaduras por radiación o por contacto con sustancias químicas.
Otras tienen origen en alteraciones del organismo, como alergias,
intoxicaciones, enfermedades endocrinas, un mal funcionamiento de los riñones,
el hígado o el aparato digestivo.
 Dermatitis seborreica Se localiza en el cuero cabelludo y en las zonas en
que se asientan pliegues cutáneos. Se caracteriza por la aparición de manchas
escamosas y rojas no pruriginosas en las zonas donde se concentran las
glándulas sebáceas, y es la causa más frecuente de la caspa. Afecta
generalmente a personas que tienen una piel excesivamente grasa.
 Eccema infantil o atópico
Es común en los bebés a partir de los 3 meses de edad o cuando
comienzan a ingerir alimentos sólidos, y desaparece alrededor de los 3 años.
Se manifiesta como una reacción alérgica de la piel que produce una erupción
eritemosa, muy pruriginosa y seca en la cara, el cuello, las manos y los
pliegues de los miembros. Se considera que este eccema es producido por
algunos alimentos, como huevo, leche y trigo; y también por algunos irritantes
de la piel, como los pelos de las mascotas, la lana o algunos jabones.
 Eccema irritante
Es un tipo de erupción producida por el contacto con sustancias químicas
industriales o de uso hogareño. La piel se reseca, se vuelve roja y áspera.
La persona siente una picazón intensa. Ante la aparición de un tipo de
dermatitis, se debe consultar al médico. Generalmente, el tratamiento se basa en
la desensibilización del factor que la desencadenó. Cuando no se conoce la
causa, se indican antihistamínicos, peptonas, etc.
También se trata localmente la afección con pomadas antihistamínicas y
ungüentos bóricos.
Para las dermatitis de origen alérgico, se recomiendan dietas especiales y otras
medidas, como eliminar el contacto con las sustancias sospechosas de ser las
causantes de la afección.
Una dieta alimentaria equilibrada, desprovista de grasas y azúcares, así como
de sustancias irritantes (alcohol, café, chocolate, etc.), es la más adecuada para
las personas que tienen acné.
Trastornos del gusto y del olfato
Estos problemas están referidos a la pérdida de la percepción de sabores y
olores.
Algunos son alteraciones temporarias, provocadas por enfermedades que
afectan los nervios transmisores.
Problemas que afectan el gusto
 Disminución del gusto o hipoageusia, que puede ser general o selectiva (para
algún sabor).
 Ageusia o pérdida total del gusto.
 Parageusia: es la percepción de sabores distintos de los que debieran
percibirse normalmente.
 Sudor gustativo: este curioso síndrome consiste en la aparición de sudor
acompañado de enrojecimiento en la cara y el cuello, en relación con
estimulaciones gustativas.
Los alimentos ácidos o picantes y, especialmente, el chocolate constituyen los
excitantes principales. Aparece inmediatamente cuando se empieza a comer y
desaparece al terminar; puede ser difuso o limitado a una parte de la cara. Los
sujetos sanos lo presentan sólo excepcionalmente; en cambio, se pone de
manifiesto en la encefalitis y también se lo ha notado como secuela de
traumatismo o enfermedades locales que han actuado sobre el nervio facial, y
después de la extirpación del ganglio simpático cervical superior. El sudor
gustativo es conocido también como síndrome de Lucie Fray.
Trastornos olfativos
Las alteraciones del sentido del olfato consisten en su pérdida, lo que se
denomina anosmia en su disminución, hiposmia en su exageración e hiperosmia
en su perversión, que consiste en percibir olores distintos de los reales (parosmia)
o en la percepción permanente de malos olores (cacosmia). La parosmia y la
cacosmia se asocian comúnmente.
La pérdida del olfato puede depender de causas nerviosas o bien de causas
locales, como obstrucciones nasales, rinitis, sinusitis, lo que se designa con el
nombre de anosmia respiratoria.
Puede también producirse congénitamente, como ocurre en los albinos.
Tiene más importancia, desde el punto de vista neurológico, la anosmia
unilateral que la bilateral.
Esta última se debe a causas psíquicas; frecuentemente es de naturaleza
histérica. La anosmia unilateral, en cambio, se observa con alguna frecuencia en
los tumores de la cara inferior del lóbulo frontal —que comprimen el bulbo y las
cintillas olfatorias—; también en tumores de la hipófisis y del tercer ventrículo, en
la meningitis de la base (como la tuberculosa), en la lepra, en los traumatismos
craneanos que pueden herir el bulbo olfatorio. También en la atrofia tabática de los
nervios olfatorios, en la parálisis general y en la hemiplejia histérica puede
producirse anosmia unilateral.
La hiposmia y la anosmia que podrían llamarse profesionales son las que
afectan a los trabajadores en la fabricación de acumuladores por la acción de
cadmio. La parosmia o perversión del olfato y la cacosmia se ven en la rinitis
atrófica.
La hiperosmia puede deberse al inicio de una crisis migrañosa, a intoxicación
por cocaína o a histeria. Existen las llamadas alucinaciones olfatorias en ciertos
enfermos mentales y en la epilepsia. Consisten en la percepción de olores sin que
haya estímulos olorosos.
Sistema Digestivo
Estructura
Clasificación
Función
Enfermedades que atacan al sistema
Como contrarrestar de manera natural la enfermedad
Sistema Respiratorio
Estructura
Clasificación
Función
Enfermedades que atacan al sistema
Como contrarrestar de manera natural la enfermedad
Sistema Tegumentario
Estructura
Clasificación
Función
Enfermedades que atacan al sistema
Como contrarrestar de manera natural la enfermedad
Sentidos
Estructura
Clasificación
Función
Enfermedades que atacan al sistema
Como contrarrestar de manera natural la enfermedad
Órganos Reproductores
Estructura
Clasificación
Función
Enfermedades que atacan al sistema
Como contrarrestar de manera natural la enfermedad