You are on page 1of 10

EXPEDIENTE:

ESPECIALISTA:
ESCRITO: 01
CUADERNO: Principal
SUMILLA: DEMANDA

SEÑOR JUEZ DE PAZ LETRADO DE LIMA:

LURGIO CABRERA LOAYZA, con DNI N° 43289093, con domicilio real en


Av. Las Gaviotas N° 333, Distrito de Chorrillos, Lima, señalando domicilio procesal en
la Casilla de Notificaciones N° 13091 de la Corte Superior de Justicia de Lima (sede en
edificio Alzamora Valdez), a Usted atentamente digo:

I) NOMBRE Y DIRECCION DEL DEMANDADO:

La presente demanda la dirijo contra la ASOCIACION AUXILIO


COOPERATIVO MILITAR DE RETIRO, con domicilio en Jr. Cervantes N°
197- Cercado, Lima.

II) PETITORIO:

Invocando legitimidad e interés para obrar, acudo a su Despacho en busca de


tutela jurisdiccional efectiva con el objeto de interponer DEMANDA de CESE
DE USURPACION DE NOMBRE, con el objeto que la parte demandada retire
de su libro de padrón de asociados el nombre del recurrente como asociado de la
misma.

Asimismo, como pretensión objetiva originaria accesoria, demando el pago de


TREINTA Y OCHO MIL Y 00/100 NUEVOS SOLES (S/. 38,000.00), más
intereses legales, en calidad de INDEMNIZACION POR DAÑOS Y
PERJUICIOS por haber usado la demandada mi nombre atribuyéndome la
condición de asociado y así cobrar de mi planilla de haberes sus aportes sociales,
abarcando dicha indemnización los siguientes conceptos:

DAÑO EMERGENTE: S/. 1,843.15

1
DAÑO MORAL: S/. 36,156.85

Hacemos extensiva la presente demanda al pago de costas y costos.

III) FUNDAMENTOS DE HECHO:

Los fundamentos de hecho por los cuales pido se declare FUNDADA mi


demanda son los siguientes:

1. El demandante es un Oficial Superior en retiro del Ejército del Perú, a quien


desde el mes de setiembre del año 2008 hasta el mes de diciembre del año
2012, se vio afectado con descuentos de sus haberes mensuales por un
monto que variaba entre S/ 33.00 nuevos soles a S/.67.00 nuevos soles por
concepto de aportes a favor de la demandada, en virtud al convenio suscrito
entre mi ex empleador Ejercito del Perú y la demandada, quien de manera
automática y sin consentimiento expreso del demandante me presento ante
mi ex empleador como su socio y por tanto afecto a los descuentos por
aportes sociales mensuales.

2. Durante el tiempo referido en el acápite anterior, el recurrente se vio


intimidado de reclamar a la demandada sobre la condición de asociado que
se venía atribuyendo (sin que antes hubiera expresado mi voluntad de
asociarme), debido a que me encontraba en situación de actividad y existía
el temor a represalias laborales por parte de los Oficiales Superiores de
mayor grado que el recurrente, quienes conforman el directorio de la
demandada (entre Generales y Coroneles).

3. En tal sentido, una vez que el recurrente paso a la situación de retiro con
fecha 01 de enero del 2013, conforme a Resolución Ministerial N° 1534-
2012 DE/EP de fecha 19 de diciembre del 2012, curse a la demandada una
carta de fecha 20 de febrero del año 2013, por la cual solicite la devolución
del dinero cobrado en calidad de aportes, habiendo obtenido una respuesta
oscura de la demandada a través del oficio N° 098/CD/ACMR/2013 de
fecha 17 de mayo del 2013, del cual se infiere que me deniegan la

2
devolución de los aportes dado que estos solo proceden por renuncia y/o
exclusión como asociado, lo cual no ocurre en mi caso debido a que nunca
manifesté de manera expresa mi voluntad de asociarme, es decir, que la
demandada insiste de manera arbitraria en considerarme como su asociado.

4. Por consiguiente, dado que la demandada insiste en sostener que el


recurrente tiene la condición de asociado, es que acudo a su Despacho a fin
que se ordene el cese de la usurpación de mi nombre del libro de padrón de
asociados de la demandada, y en virtud a ello, se me indemnice conforme a
los fundamentos que expondré a continuación.

SOBRE LOS DAÑOS Y PERJUICIOS OCASIONADOS POR LA


USURPACION DE NOMBRE:

1) Es conocido en doctrina que para que exista responsabilidad civil y


obligación de indemnizar los daños ocasionados, deben de concurrir los
siguientes presupuestos: El daño, conducta antijurídica y nexo causal.

2) El daño es uno de los presupuestos necesarios para la configuración de la


responsabilidad civil. Consiste en toda lesión a un interés jurídicamente
protegido, ya se trate de un derecho patrimonial o extrapatrimonial. En tal
sentido, la usurpación de mi nombre por parte de la demandada me ha
generado daño patrimonial, ya que al atribuirme la condición de asociado,
ha venido afectando mis haberes mensuales – vía descuento en planillas –
para hacerse cobro de sus aportes sociales sin consentimiento del recurrente.

3) Asimismo, se me ha causado un daño moral al haberse vulnerado mi


capacidad de decisión e independencia, ya que de manera coercionada, y
solo por tener la condición de militar, se avasallo mi autonomía de la
voluntad asociándome a la demandada sin antes requerirme mi
consentimiento expreso a tal afiliación.

4) La conducta antijurídica, es una categoría en la que se ubica el


comportamiento humano que causa daño a otro, a través de acciones u

3
omisiones no amparadas por el derecho, por contravenir una norma, el orden
público, la moral y las buenas costumbres. Acciones que pueden consistir en
conductas típicas (las que se encuentran previstas en supuestos de hecho
normativos), o atípicas (aquellas que no se encuentran reguladas en el
ordenamiento jurídico). Siendo ello así, se requiere para el nacimiento de la
obligación de indemnizar que la conducta del agente provocador del daño
(acción u omisión) sea antijurídica, es decir, contraria a los principios
básicos del derecho.

5) En el presente caso la demandada ha actuado en contra de mi derecho


constitucional a la libertad de asociación previsto en el artículo 2 inciso 13
de nuestra Constitución Política, al habérseme impuesto la condición de
asociado, usurpando mi nombre, sin requerirme previamente mi
consentimiento de pertenecer o no a dicha asociación. Asimismo, la
demandada ha contravenido mi derecho constitucional a la intangibilidad de
mi remuneración prevista en los artículos 23 y 24 de nuestra Carta Magna,
al haberse cobrado de mi remuneración – vía descuento por planilla – sus
aportes sociales sin que exista consentimiento expreso para tal fin.

6) El nexo causal, quiere decir que el daño ocasionado debe ser consecuencia
de la conducta antijurídica del autor para que se configure el supuesto de
responsabilidad civil.

7) Efectivamente, la demandada no habría podido descontar de mis haberes sus


aportes sin que antes usurpe mi nombre para atribuirme la condición de
asociado, ya que los descuentos efectuados por mi empleador -Ejercito del
Perú- son a favor de la demandada debido a mi supuesta condición de
asociado que esta habría demostrado.

Sobre el quantum indemnizatorio:

8) Conforme a lo establecido por diversa doctrina, los daños pueden ser de dos
tipos, patrimoniales y extrapatrimoniales. El primer tipo de daño lo
subdividimos en: Daño emergente y lucro cesante; mientras que en el
segundo tipo de daños lo subdividimos en: Daño moral y daño a la persona.

4
9) Por otro lado, respecto de la probanza del daño, resulta necesario que el
Juzgado tenga en consideración al momento de resolver la APRECIACION
“PRUDENCIAL” DEL DAÑO, fijando un monto en atención a las
circunstancias y a la equidad, ya que si bien por regla general el daño debe
ser probado, conforme lo expone el jurista DE TRAZEGNIES, el juez,
invirtiendo la carga de prueba, puede aplicar la apreciación prudencial del
daño al momento de estimar el monto a indemnizar, así dicho jurista glosa
lo siguiente: “Sin embargo, dada las dificultades que implica usualmente la
probanza precisa de los daños, los Tribunales han aliviado esta carga al
demandante exigiendo solo que se acredite de una manera genérica la
existencia del daño; acreditado este hecho, el monto indemnizatorio es
apreciado prudencialmente por el Juez”.

10) El daño patrimonial es aquel que incide en los bienes o intereses de la


víctima que son cuantificables en dinero, es decir, que pueden ser
perfectamente valorizados en términos económicos. Así, en el presente caso,
la demandada deberá indemnizarme solo por daño emergente1 la suma de
UN MIL OCHOCIENTOS CUARENTA Y TRES CON 15/100
NUEVOS SOLES (S/. 1,843.15), equivalente al total de los descuentos
cobrados por la demandada como aportes del recurrente en calidad de
asociado.

11) El daño extrapatrimonial y moral, son aquellos que inciden en el ámbito


interior del ser humano y que no pueden ser valorizados económicamente.
Esto ocurre cuando se lesionan bienes jurídicos como los sentimientos, el
honor, la salud, la vida, etc., que producen en la victima un gran dolor o

1
Se produce cuando la lesión conlleva un empobrecimiento patrimonial
efectivo a quien la sufre o también es la pérdida patrimonial efectivamente
sufrida. Nuevamente, en palabras del jurista TRAZEGNIES: “El daño
emergente es siempre un empobrecimiento. Esta pérdida puede presentarse
como consecuencia directa y súbita del daño (…)”.

5
aflicción. En ese sentido, en el presente caso vengo a reclamar un daño
moral y un daño a la persona (proyecto de vida). En el presente caso, con las
conducta antijurídica ejercida por la demanda se ha lesionado mis
sentimientos y honor como Oficial Superior del Ejercito del Perú, así como
mi dignidad como trabajador del Ejercito del Perú, por lo que la demandada
deberá pagarme por concepto de indemnización por daño moral la suma de
TREINTA Y SEIS MIL CIENTO CINCUENTA Y SEIS CON 85/100
NUEVOS SOLES (S/. 36,156.85).

12) Por lo expuesto, la presente demanda deberá ser declarada FUNDADA en


todos sus extremos, conforme a derecho.

IV) FUNDAMENTACIÓN JURÍDICA DE LA DEMANDA

1) Según nuestra doctrina y jurisprudencia, la usurpación de nombre se


clasifica en usurpación directa e indirecta. El primer tipo se presenta cuando
existe un apoderamiento del nombre, es decir, cuando una persona se
identifica con el nombre de otra; mientras que el segundo tipo, la
usurpación indirecta, se da cuando se usa el nombre ajeno no para
identificarse sino para CONSIGNARLO EN DOCUMENTOS O
CITARLO PARA ATRIBUIRLE UNA MANIFESTACION DE
VOLUNTAD O UNA SITUACION JURIDICA INEXISTENTE O
INCLUSO NO DETERMINADA (Véase, CAS N° 750-97-JUNIN, CAS N°
1061-98-JUNIN, CAS N° 2747-98-JUNIN, CAS N° 299-00-
HUANCAVELICA).

2) En el presente caso, está acreditado con los medios probatorios que ofrezco,
que nos encontramos frente a un tipo de usurpación de nombre indirecta,
dado que la demandada me atribuye una situación jurídica (asociado)
inexistente por cuanto el recurrente nunca manifestó su voluntad de
pertenecer a la asociación demandada, no siendo esta una asociación de tipo
compulsiva como ya se ha determinado en la vía constitucional en las
SENTENCIAS expedidas en los Exp. N°s. 59915-2008 (1er Juzgado

6
Constitucional de Lima) y 1584-2007 (Sexta Sala Civil de la Corte Superior
de Justicia de Lima).

3) Cabe referir al respecto, que uno de los principios que rige el derecho de
asociación, es la autodeterminación o autonomía de la voluntad, por el cual
una persona tiene el derecho de ingresar o no ingresar a una asociación,
salvo las excepciones establecidas en la Constitución y en la ley, así lo
establece también el artículo 2º inciso 2 de la Declaración Universal de los
Derechos Humanos, disposición que precisa que “nadie podrá ser obligado
a pertenecer a una asociación”.

4) En ese sentido, habiéndose atribuido de manera compulsiva la condición de


asociado sin antes requerir mi consentimiento expreso, existe una
usurpación de nombre de tipo indirecto que su Juzgado debe de ordenar su
cese, ya que lo contrario, seria convalidar las obligaciones (pagos de
aportes) que se me habrían originado con dicha situación jurídica contraria
al derecho constitucional de libre asociación. Asimismo, al haber actuado la
demandada contraria a la constitución, la conducta antijurídica que ha
efectuado me ha ocasionado daños patrimoniales y extrapatrimoniales que
deberán ser resarcidos conforme a lo dispuesto en los artículos 28 y 1969
del Código Civil.

5) Por último, resulta necesario resaltar que aun cuando el recurrente durante
años vino consintiendo los descuentos en su planillas de haberes por aportes
a la demandada, ello no significa un consentimiento tácito que legitimaría el
actuar de la demandada, tal como ya lo ha sostenido el Tribunal
Constitucional en diversas sentencias (Véase: STC N° 7704-2005-AA/TC,
4938-2006-AA/TC, entre otras), para lo cual me permito transcribir un
extracto de una de ellas: “Por otra parte, aunque el recurrente vino
consintiendo por años su calidad de asociado, ello no significa que existe
una suerte de consentimiento tácito que legitimaría el comportamiento de
la asociación, puesto que las violaciones a los atributos fundamentales no
se convalidan ni por el transcurso del tiempo, ni por el consentimiento de
los agraviados. O la decisión de asociarse es libre y voluntaria, o

7
simplemente es un hecho unilateral y forzoso, inadmisible en términos
constitucionales” (STC N° 7953-2006-PA/TC, fund. 9).

6) Por lo expuesto, existe el derecho que ampara las pretensiones demandadas,


por lo que las mismas deberán ser declaradas FUNDADAS en todos sus
extremos.

V) MONTO DEL PETITORIO:

El monto de nuestro petitorio a la fecha de interposición de la demanda asciende a


TREINTA Y OCHO MIL CON 00/100 NUEVOS SOLES (S/. 38,000.00).

VI) VÍA PROCEDIMENTAL:

De conformidad con el artículo 486 inciso 7 y Cuarta Disposición


Complementaria y Final del Código Procesal Civil, corresponde que la presente
demanda sea tramitada por la vía del PROCESO ABREVIADO.

VII) MEDIOS PROBATORIOS:

Ofrezco los siguientes medios probatorios:

1. El mérito de la solicitud de fecha 20 de febrero del 2013 dirigida a la


demandada Asociación Auxilio Cooperativo Militar de Retiro; con la
cual acredito que solicite a la demandada la devolución de los aportes que se
descontó de manera mensual de mi planilla de haberes correspondiente a
los meses de setiembre 2008 a diciembre del 2013.

2. El mérito del Oficio Nº 098/CD/ACMR/2013 de fecha 17 de mayo del


2013; con el cual pruebo que la demandada me niega la devolución de los
aportes descontados de mis planillas de haberes, por cuanto me considera
socio de la misma y que en caso de renuncia o exclusión no se podrá exigir
el reembolso de los aportes.

3. El mérito de la Resolución Ministerial de fecha 19 de diciembre del


2012; con la cual acredito la situación militar de retiro que ostento desde el
mes de enero del 2013.

8
4. El mérito del oficio Nº 133506 – E.9.C.19.04 de fecha 23 de agosto del
2013; con el cual se acredita los descuentos mensuales que se efectuaban en
mi planilla de haberes desde el mes de setiembre del 2008 hasta noviembre
del 2012, siendo un total de S/ 1,843.15 nuevo soles. Asimismo, se acredita
la usurpación de mi nombre al atribuirme la demandada la condición de
asociado ante mi empleador.

5. El mérito de las diez (10) boletas de liquidaciones de pago de haberes


del recurrente; con las cuales acredito los descuentos mensuales que se han
venido realizando en mis remuneraciones, así como la condición de
asociado que se me atribuyo desde octubre del 2008 hasta la actualidad,
usurpando mi nombre.

VIII) ANEXOS:

ANEXO 1-A: Copia legalizada de la solicitud de fecha 20 de febrero del


2013 dirigida a la demandada Asociación Auxilio
Cooperativo Militar de Retiro.

ANEXO 1-B: Copia legalizada del Oficio Nº 098/CD/ACMR/2013 de


fecha 17 de mayo del 2013.

ANEXO 1-C: Copia fedateada de la Resolución Ministerial de fecha 19 de


diciembre del 2012.

ANEXO 1-D: Copia fedateada del oficio Nº 133506 – E.9.C.19.04 de


fecha 23 de Agosto del 2013.

ANEXO 1-E: Copia fedateada de las diez (10) boletas de liquidaciones de


pago del recurrente.

ANEXO 1-F: Copia certificada del Acta de Conciliación Nº 273-2013 de


fecha 17 de octubre del 2013, en la cual se invita a conciliar
al AUXILIO COOPERATIVO MILITAR DE RETIRO.

ANEXO 1-G: Copia de la sentencia expedida a través de la Resolución Nº


Cuatro de fecha 25 de marzo del 2009, emitido por el Primer
Juzgado Especializado en lo Constitucional de Lima, en el
Exp. N° 59915-2008.

9
ANEXO 1-H: Copia de la sentencia ejecutoriada expedida con fecha 16 de
abril del 2008 por la Sexta Sala Civil de la Corte Superior de
Justicia de Lima (Expediente 1584-2007).

ANEXO 1-I: Copia del DNI del recurrente.

POR TANTO:

A Ud., Señor Juez, solicitamos admitir a trámite la presente demanda y en su


oportunidad declararla fundada en todos sus extremos.

OTROSI DIGO: Que, de conformidad con el artículo 80 del Código Procesal


Civil, delego facultades de representación a favor de los letrados Dra. Diana Rosy
Huanca Gonzales con CAC Nº 7484 y/o Dr. Luis Carlos Huaylla Oliva con CALS Nº
122, para que puedan ejercer la defensa de la recurrente con las facultades generales que
su profesión amerita, declarando encontrarme instruido de la delegación otorgada,
señalando como domicilio de los letrados el fijado en el exordio de la demanda.

Lima, 24 de octubre del 2013.

------------------------------------------
LURGIO CABRERA LOAYZA

10