You are on page 1of 4

Valor de la Honestidad

Honestidad (del latín honestĭtas, -ātis)1 u honradez2 es la virtud que consiste en


decir la verdad, ser decente, recatado, razonable y justo. Desde un punto de vista
filosófico, es una cualidad humana que consiste en actuar de acuerdo como se
piensa y se siente (coherencia). Se refiere a la cualidad con la cual se designa a
aquella persona que se muestra, tanto en su obrar como en su manera de pensar,
como justa, recta e íntegra. Quien obra con honradez se caracterizará por la rectitud
de ánimo, integridad con la cual procede en todo en lo que actúa, respetando por
sobre todas las cosas las normas que se consideran como correctas y adecuadas
en la comunidad en la cual vive.
En su sentido más evidente, la honestidad puede entenderse como el simple
respeto a la verdad en relación con el mundo exterior, los hechos y las personas;
en otros sentidos la honestidad también implica la relación entre el sujeto y los
demás, y del sujeto consigo mismo.
Honestidad y honradez, términos originariamente distintos, se han aproximado con
el lapso del tiempo y la influencia del idioma inglés; de tal modo que se está
produciendo una suerte de refundición de ambos para aludir a la definición de
honradez, siendo ésta sólo una de las acepciones del vocablo "honestidad".

El vocablo Honestidad proviene del latín honestitas (honor, dignidad, consideración


de que uno goza); es la virtud que caracteriza a las personas por el respeto a
las buenas costumbres, a los principios morales y a los bienes ajenos. Es la
acción constante de evitar apropiarse de lo que nos pertenece.

De igual manera la honestidad es armonizar las palabras con los hechos, es


tener identidad y coherencia para estar orgulloso de sí mismo. La honestidad
es una forma de vivir congruente entre lo que se piensa y lo que se hace, conducta
que se observa hacia los demás y se exige a cada quien lo que es debido.

La honestidad es un valor, vital y medular para poder convivir en sociedad,


orienta todas las acciones y estrategias de nuestra actividad, se trata de ser
honrado en las palabras, en la intención y en los actos. Ser honestos nos
convierte en seres de honor; aspirar a la honestidad es buscar la grandeza.

Cuando alguien miente, roba, engaña o hace trampa, su espíritu entra en conflicto, la paz
interior desaparece y esto es algo que los demás perciben porque no es fácil de ocultar. Las
personas deshonestas se pueden reconocer fácilmente porque engañan a los otros para
conseguir de manera abusiva un beneficio, generando así desconfianza.

Se puede concluir que cuando un ser humano es honesto se comporta de manera


transparente con sus semejantes; es decir, no oculta nada, y eso le da
tranquilidad. Quien es honesto no toma nada ajeno, ni espiritual ni material: es una
persona honrada.

Cuando se está entre personas honestas cualquier proyecto humano se puede realizar
y la confianza colectiva se transforma en una fuerza de gran valor. Ser honesto exige
coraje para decir siempre la verdad y obrar en forma recta y clara.

TALLER DE VALORES: LA HONESTIDAD

LECTURA
LA FLOR MÁS BONITA

Se cuenta que allá para el año 250 A.C., en la China antigua, un príncipe de la región norte
del país estaba por ser coronado emperador, pero de acuerdo con la ley, él debía casarse.
Sabiendo esto, él decidió hacer una competencia entre las muchachas de la corte para ver
quién sería digna de su propuesta. Al día siguiente, el príncipe anunció que recibiría en una
celebración especial a todas las pretendientes y lanzaría un desafío.
Una anciana que servía en el palacio hacía muchos años, escuchó los comentarios sobre los
preparativos. Sintió una leve tristeza porque sabía que su joven hija tenía un sentimiento
profundo de amor por el príncipe. Al llegar a la casa y contar los hechos a la joven, se
asombró al saber que ella quería ir a la celebración. Sin poder creerlo le preguntó:
“¿Hija mía, que vas a hacer allá? Todas las muchachas más bellas y ricas de la corte estarán
allí. Sácate esa idea insensata de la cabeza. Sé que debes estar sufriendo, pero no hagas que
el sufrimiento se vuelva locura” Y la hija respondió:
“No, querida madre, no estoy sufriendo y tampoco estoy loca. Yo sé que jamás seré
escogida, pero es mi oportunidad de estar por lo menos por algunos momentos cerca del
príncipe. Esto me hará feliz” Por la noche la joven llegó al palacio. Allí estaban todas las
muchachas más bellas, con las más bellas ropas, con las más bellas joyas y con las más
determinadas intenciones.
Entonces, finalmente, el príncipe anunció el desafío: “Daré a cada una de ustedes una
semilla. Aquella que me traiga la flor más bella dentro de seis meses será escogida por mí,
esposa y futura emperatriz de China” La propuesta del príncipe seguía las tradiciones de
aquel pueblo, que valoraba mucho la especialidad de cultivar algo, sean: costumbres,
amistades, relaciones, etc. El tiempo pasó y la dulce joven, como no tenía mucha habilidad
en las artes de la jardinería, cuidaba con mucha paciencia y ternura de su semilla, pues
sabía que si la belleza de la flor surgía como su amor, no tendría que preocuparse con el
resultado.
Pasaron tres meses y nada brotó. La joven intentó todos los métodos que conocía pero nada
había nacido. Día tras día veía más lejos su sueño, pero su amor era más profundo. Por fin,
pasaron los seis meses y nada había brotado. Consciente de su esfuerzo y dedicación la
muchacha le comunicó a su madre que sin importar las circunstancias ella regresaría al
palacio en la fecha y hora acordadas sólo para estar cerca del príncipe por unos momentos.
En la hora señalada estaba allí, con su vaso vacío. Todas las otras pretendientes tenían una
flor, cada una más bella que la otra, de las más variadas formas y colores. Ella estaba
admirada. Nunca había visto una escena tan bella. Finalmente, llegó el momento esperado y
el príncipe observó a cada una de las pretendientes con mucho cuidado y atención. Después
de pasar por todas, una a una, anunció su resultado: Aquella bella joven con su vaso vacío
sería su futura esposa. Todos los presentes tuvieron las más inesperadas reacciones. Nadie
entendía por qué él había escogido justamente a aquella que no había cultivado nada.
Entonces, con calma el príncipe explicó:
“Ella fue la única que cultivó la flor que la hizo digna de convertirse en emperatriz: la flor
de la honestidad. Todas las semillas que entregué eran estériles.”
1. Genere una caricatura reconstruyendo la enseñanza fundamental que propone el cuento.
2. Realice una descripción ética de los valores que caracterizan a cada uno de los
personajes.
CASO 1:
Luis es un alumno de primero de Bachillerato. Hoy, como algún otro día en el que hay un
examen, se ha quedado estudiando en casa sin estar enfermo. Hasta ahora le ha salido bien.
Su madre le ha firmado los justificantes y los profe¬sores le han hecho el examen en otro
momento. Así, tiene algún día más para estudiar. Su madre, por afán de protección y por el
deseo de que sa¬que todo el curso bien, no ha dudado en justificar sus faltas. Pero al ver
que Luis ya lo está convir¬tiendo en una costumbre, se pregunta si no le es¬tará
perjudicando y si la conducta es injusta res¬pecto a sus compañeros.

¿Qué debe hacer la madre de Luis: firmar el justificante o no?


1.- ¿Es correcto mentir para proteger a alguien?
2.- ¿Cómo jerarquiza Usted la siguiente afirmación: la protección de un hijo para que no
sufra o que un hijo no cometa una injusticia aunque sufra?
3.- ¿El fin «aprobar» justifica todos los medios?
4.- ¿La intención de la madre de Luis era buena?
5.- ¿Podemos tener buenas intenciones y las consecuencias de lo que hacemos ser
perjudiciales? ¿Y al revés?
6.- ¿Qué consecuencias puede tener para la personalidad de Luis adquirir esa costumbre?
7. ¿Qué consecuencias puede tener para Luis el que su madre le proteja siempre?
8. ¿Es comparable la conducta de Luis a «copiar en los exámenes»? Si dices que no,
justifica tu respuesta y si dices que sí, piensa si sería más leve o más grave. ¿Qué es mejor,
aprobar con trampas o suspender con trampas?
9.- Si todos los alumnos hicieran lo que hace Luis, ¿qué pasaría?
10. Haga un dibujo donde represente el valor de la honestidad y escriba una frase apropiada
para él.

Related Interests