Santiago de Cali, 2 de agosto de 2018

Doctor
Oscar Armando Dimaté Cárdenas
Magistrado Sección Primera
Tribunal Administrativo de Cundinamarca
Avenida La Esperanza Calle 24 No. 53-28
Bogotá, D. C.

Referencia: SOLICITUD DE MEDIDAS DE URGENCIA
ACCIÓN POPULAR No. 25000234100020180054000. DEMANDANTE:
CÉSAR AUGUSTO DUARTE ACOSTA. DEMANDADOS: LA NACIÓN –
MINISTERIO DE CULTURA E INSTITUTO COLOMBIANO DE
ANTROPOLOGÍA E HISTORIA –ICANH.

Respetado señor Magistrado:

Francisco Hernando Muñoz Atuesta, identificado con la cédula de ciudadanía
que se indica debajo de la firma, en nombre y representación de la Veeduría
Nacional para el control social del patrimonio cultural sumergido -VNPCS-,
identificado con la matrícula mercantil 09-383541-30 y NIT 901118973-8,
ubicada en la calle 62 No. 2-27 del barrio Crespo, de la ciudad de Cartagena de
Indias, en calidad de coadyuvante, acudo de manera respetuosa a su dignidad
para que, de conformidad con el artículo 234 del Código Contencioso
Administrativo y de Procedimiento Administrativo, en armonía con el inciso
final del artículo 233 de la misma obra, se decreten las medidas cautelares de
urgencia que al final se concretan, previas las siguientes:

1. Consideraciones:

1.1. Marco jurídico

Los citados dispositivos regulan el tema, así:

Artículo 233. Procedimiento para la adopción de las medidas cautelares. La
medida cautelar podrá ser solicitada desde la presentación de la demanda y en
cualquier estado del proceso.

El Juez o Magistrado Ponente al admitir la demanda, en auto separado, ordenará
correr traslado de la solicitud de medida cautelar para que el demandado se
pronuncie sobre ella en escrito separado dentro del término de cinco (5) días,
plazo que correrá en forma independiente al de la contestación de la demanda.

1
Esta decisión, que se notificará simultáneamente con el auto admisorio de la
demanda, no será objeto de recursos. De la solicitud presentada en el curso del
proceso, se dará traslado a la otra parte al día siguiente de su recepción en la
forma establecida en el artículo 108 del Código de Procedimiento Civil.

El auto que decida las medidas cautelares deberá proferirse dentro de los diez
(10) días siguientes al vencimiento del término de que dispone el demandado
para pronunciarse sobre ella. En este mismo auto el Juez o Magistrado Ponente
deberá fijar la caución. La medida cautelar solo podrá hacerse efectiva a partir de
la ejecutoria del auto que acepte la caución prestada.

Con todo, si la medida cautelar se solicita en audiencia se correrá traslado durante
la misma a la otra parte para que se pronuncie sobre ella y una vez evaluada por
el Juez o Magistrado Ponente podrá ser decretada en la misma audiencia.

Cuando la medida haya sido negada, podrá solicitarse nuevamente si se han
presentado hechos sobrevinientes y en virtud de ellos se cumplen las condiciones
requeridas para su decreto. Contra el auto que resuelva esta solicitud no procederá
ningún recurso.

Artículo 234. Medidas cautelares de urgencia. Desde la presentación de la
solicitud y sin previa notificación a la otra parte, el Juez o Magistrado Ponente
podrá adoptar una medida cautelar, cuando cumplidos los requisitos para su
adopción, se evidencie que por su urgencia, no es posible agotar el trámite
previsto en el artículo anterior. Esta decisión será susceptible de los recursos a
que haya lugar.

1.2. Hechos sobrevinientes:

a. Criterio técnico emitido con posterioridad a la demanda, sin que, por tanto,
fuera objeto de análisis en su decisión del 27 de julio de 2018.

El 19 de julio de 2018, con posterioridad a la presentación de la demanda
señalada en la referencia (mayo de 2018), el señor Jorge Alberto Becerra León,
Presidente del Consejo de Fundadores de la Fundación Numismáticos
Colombianos, a solicitud del suscrito emitió concepto sobre el rescate del
galeón San José, referente a la remuneración prevista para el originador de la
APP que adelanta el Ministerio de Cultura, para pagarse con un porcentaje del
navío, que contempla repartirse “al peso” monedas, barras y barretones de plata
y oro, atendiendo únicamente a la composición y calidad de los metales
preciosos. (Se adjunta).

Sobre el particular sostuvo que la diferencia entre el valor del metal por peso y
el valor numismático, es sustancialmente mayor. Cita, por vía de ejemplo, una
moneda de dos escudos (oro), por peso de metal, que es de 6 gramos, cuyo costo
en el mercado de metales es inferior a $600.000 pesos colombianos, mientras
que su valor numismático y dependiendo de su clasificación, según estándares
internacionales, podría estar (léase bien), entre 1200 y 1500 dólares

2
estadounidenses (Si el dólar está en $2.896.00, significa que los 1500 equivalen
a $4.344.000.00, es decir, más del 500%).

Agrega el mencionado Presidente que en el pecio del galeón San José es muy
factible que se encuentren monedas de oro acuñadas en la ceca de Lima, que
son muy apreciadas por los coleccionistas; por tanto, su precio puede llegar a
ser mucho mayor.

Concluye que de llevarse a cabo el referido acuerdo de pago, dejando de lado
los valores numismáticos de las piezas, aparte de ser una práctica nada ortodoxa
para ser aplicada por un estado o nación, “traerá inquietantes e insensatas
consecuencias a cualquiera de las partes, y es injustificable a todas luces, que el
estado colombiano participe en tan lamentable praxis, arriesgando a la ligera el
patrimonio de la nación”.

De cara a dicho concepto, procede mencionar que fue emitido por un organismo
de derecho privado, sin ánimo de lucro con la autoridad y solvencia técnica en
la materia que nos interesa, creado desde 1997. Es una organización respetada,
dedicada al desarrollo y la divulgación de la numismática. Su objetivo principal,
como aparece en su página web, es el estudio histórico, científico y cultural de
la numismática colombiana, de sus monedas, medallas, condecoraciones,
fichas, señas, billetes, bonos y en general de todos los valores impresos que se
han emitido en el país.

En esa medida, los autorizados conceptos de la mencionada fundación merecen
toda la credibilidad y respeto, pudiendo ser utilizados como prueba documental
en cualquier actuación administrativa o judicial.

Si bien es verdad que se trata de un concepto de una entidad de derecho privado,
y en esa medida no es vinculante u obligatorio, debe tenerse en cuenta que
también es un ente técnico dedicado, se repite, al estudio histórico, científico y
cultural de la numismática nacional, motivo por el cual sus criterios, en el
ámbito nacional, constituyen un referente especializado obligatorio, y elemento
de juicio con fuerza demostrativa a tener en consideración en asuntos técnicos
como el que revisa.

Adviértase que, en este hecho nuevo, materializado en el concepto en mención,
es enfático en señalar que es injustificable a todas luces, que el Estado
Colombiano participe en tan lamentable práctica de la APP que tramita el
Ministerio de Cultura en cuanto a la remuneración del originador, proceder con
el que categóricamente se está exponiendo con ligereza el patrimonio de la
Nación.

3
Este experto criterio, no por capricho o por azar sino por su solidez técnica,
coincide de manera plena con los documentos emitidos por la Organización de
las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y Cultura, conocida como
UNESCO, enviados al gobierno nacional, registrados en la demanda de acción
popular, por lo que resulta imposible que no se le otorgue credibilidad y validez
a las advertencias hechas, voz en cuello, de distintas instituciones, dentro y fuera
del territorio colombiano, y que ponen en inminente riesgo el patrimonio
cultural colombiano, entre otros derechos colectivos.

Con el fin de ilustrar en mayor medida el valor numismático de las piezas de la
ceca de Lima, tomando como referencia 3 piezas acuñadas en 1697de diferente
denominación (que podrían fácilmente encontrarse en el pecio del galeón San
José), me permito adjuntar una imagen, con monedas de oro de 8,4 y 2 escudos,
tomada del reconocido catálogo numismático de DANIEL FRANK SEDWICK.
LLC, donde podemos ver los precios base de inicio para la subasta que tuvo
ocasión el pasado 6 de noviembre de 2017 en Estados Unidos, hace escasos 9
meses. En este ejemplo podemos apreciar que el valor del oro de las piezas “por
peso” y el valor numismático de las mismas, llega a alcanzar valor superior en
proporción cercana de 1 a 20 veces.

Valor
Precio USD base para
Monedas de Año Peso en USD oro
subasta
oro ley 900 acuñación gramos por
(Valor numismático)
peso(*)
8 escudos 1697 26,85 $1.078,56 $20.000
4 escudos 1697 13,32 $535,06 $10.000
2 escudos 1697 6,69 $268,74 Entre $6.000 y $9.000

(*) A la fecha, el precio internacional del gramo de oro “al peso” se encuentra
$40,17 USD.

Por tanto, el riesgo se materializa en que, por virtud de la APP, será un error
absoluto, que el gobierno colombiano se desprenda de un bien, cuyo valor de
mercado puede llegar a ser 20 veces superior, comparado con su valor “al peso”
y, totalmente inconveniente para los intereses de la nación, liberar al mercado
mundial una cantidad de piezas (hasta un 50%), que derrumbarán el valor de
mercado.

Caso contrario sucedería, si el gobierno preserva la totalidad del hallazgo, pues
el valor de mercado se mantiene y el patrimonio de la nación se incrementa en
proporción enorme y se honrará el derecho colectivo del patrimonio público y
cultural y en consecuencia, el interés colectivo de la moralidad administrativa,
previendo el inminente daño o perjuicio de los derechos enunciados.

4
En realidad de verdad, señor Magistrado, con el debido respeto que merece la
majestad de la justicia, ante la experticia del clamor nacional e internacional
reflejado en los mencionados documentos, no resultaría entendible cómo se
podrían hacer ojos ciegos y oídos sordos frente a una cercana muerte anunciada
del patrimonio cultural del mencionado galeón, protegido en su integridad, no
solo en alguna de sus partes, por el artículo 72 de la Carta Política, norma que,
como es bien sabido, por mandato del su mismo artículo 4, está por encima de
cualquier ley que la contravenga o desconozca.

No puede ser que dos instituciones, una de nuestro país, cuyo concepto, sin
duda, constituye un hecho sobreviniente; y otra internacional, como la
UNESCO (recordando que, por mandato de la Corte Constitucional en la
sentencia C-264 de 2014, aunque Colombia no ha ratificado la convención
UNESCO 2001 y por ello no es obligatoria, esta sí constituye una fuente auxiliar
de interpretación), tengan idéntico criterio sobre el peligro inminente que se
cierne sobre el galeón San José y sus bienes, sin que se les tome en cuenta, para
permitir el sacrilegio del patrimonio cultural.

De esta forma la violación del derecho colectivo al patrimonio cultural, junto
con el patrimonio público y la moralidad administrativa, con el alcance fijado
por el Consejo de Estado, enmarcado en la acción que originó este proceso,
resulta con negrillas y letra mayúscula subrayada, INMINENTE, circunstancia
que se potencializa y conjuga con el siguiente hecho sobreviniente.

1.2. Fecha límite del 10 de agosto de 2018 para presentar manifestaciones de
interés y sus consecuencias.

Según comunicado del Ministerio de Cultura, publicado el 30 de julio de 2018
en varios medios (se anexa), el nuevo plazo para la manifestación de los
interesados en la APP vence, en breves días, el próximo diez (10) de agosto,
fecha en que pueden existir dos posibilidades, a saber:

Primera, que acuda algún interesado, cosa poco probable por cuanto que se sepa
nadie consultó el proyecto. Segundo, que nadie concurra, caso en el cual el
originador de la APP sería el único participante, lo que, en ambos escenarios,
por una parte, sin remedio alguno, conduce a que el pago de la extracción del
pecio se haría con los elementos repetidos que este contiene, según el proyecto
de aquel, con desprecio del patrimonio cultural; y, por otra, a que, dada esta
condición solitaria, en el segundo escenario, en el muy probable evento de que
a posteriori, por la evidente infracción de los derechos colectivos invocados, se
revoque o aborte el proceso en sede administrativa o judicial, MAC, aduciendo

5
derechos adquiridos, reclame daños y perjuicios, en detrimento del patrimonio
público.

No está demás mencionar que las definiciones que pueda adoptar el Consejo
Nacional de Patrimonio Cultural, conforme a la Ley 1675 de 2013 resultan
utópicas o simbólicas, por cuanto, sí o sí, el originador se cobrará con los
elementos del galeón, lo que, necesariamente, obliga a que muchas de las piezas
repetidas deberán ser declaradas como no patrimonio cultural, con evidente
menoscabo de este derecho colectivo. La presunta protección de dicho ente, es
en plata blanca, un falacia porque, por lo anotado, se impondrán las condiciones
pactadas del proceso contractual.

Del mismo modo, tampoco es cierta la versión de que “Colombia no pagará
nada” por la extracción del galeón, su preservación y el museo, porque la verdad
es que se quedaría sin buena parte de los bienes repetidos de la nave, y, como si
fuera poco, el país va a asumir, por el innegable contenido cultural de estos, un
precio mucho más alto que si lo hiciera en pesos u otra moneda por los servicios
prestados, los cuales, por cierto, en determinado tiempo podrían recuperarse con
las entradas al museo. Falta que, después del despojo, se diga que quedamos
debiendo. Gratis, enseñan las reglas de la experiencia, no dan nada, menos en
un proyecto de tanta envergadura.

En estas palpables condiciones, señor Magistrado, el daño los intereses
colectivos en cuestión está encima, a la vuelta de la esquina, angustiosamente
INMINENTE, carácter que su Despacho echa de menos en su providencia del
27 de julio de 2018, pero que en este momento emerge de manera protuberante.

Por otra parte, debo mencionar que formulé el día 27 de junio de 2018, solicitud
de coadyuvancia ante su despacho (Anexo), enviada el 29 de junio de 2018, por
SERVIENTREGA, con número de guía 978823277 (Anexo), la cual presumo
admitida, y en caso contrario, pido de manera respetuosa que se proceda de una
vez a ello.

2. Medidas cautelares de urgencia:

Con fundamento en lo expuesto, y otros elementos de juicio que encuentre su
despacho, atendiendo a que se trata de una acción constitucional en aras de
proteger derechos colectivos, por lo que al juez le asiste una mayor actividad y
despliegue de su función, en forma respetuosa y comedida le solicito decretar
las siguientes medidas cautelares de urgencia:

a. Ordenar a los demandados abstenerse de continuar el trámite del proceso
contractual número MC APP 001 2018.

6
b. Disponer a los accionados evaluar científicamente, a cargo de arqueólogos
idóneos con otros profesionales que se requieran, en el contexto arqueológico
del galeón San José, su valor cultural a priori, así como la aplicación a este del
principio de indivisibilidad o unidad, para que no sea desmembrado como se
pretende con la APP mencionada.

c. Mandar a la NACIÓN – MINISTERIO DE CULTURA y al INSTITUTO
COLOMBIANO DE ANTROPOLOGÍA E HISTORIA –ICANH, planear,
desarrollar y ejecutar las acciones y disposición de medios necesarios para que
el Estado tenga la primera opción de llevar a cabo las actividades de
exploración, intervención, aprovechamiento económico y preservación del
patrimonio cultural sumergido del Galeón San José, como lo ordena el inciso
segundo del artículo 10 de la Ley 1675 de 2013.

d. Ordenar a los accionados excluir cualquier posibilidad de celebrar contrato
con un privado bajo la modalidad de asociaciones público privadas, con el cual
se acuerde el pago con un porcentaje de bienes extraídos del contexto
arqueológico correspondiente al Galeón San José o según criterios financieros
sobre su valor.

e. Ordenar a la NACIÓN – MINISTERIO DE CULTURA E INSTITUTO
COLOMBIANO DE ANTROPOLOGÍA E HISTORIA-ICANH, proceder, en
los casos en los cuales el Estado no pueda por sus propios medios adelantar las
actividades relacionadas con la preservación del patrimonio cultural sumergido,
obedecer los artículos 10 y 11 de la Ley 1675 de 2013, en cuanto determinan la
contratación mediante la modalidad de licitación pública de operaciones
específicas de orden técnico que requiera la extracción de este tipo de bienes.

f. Prohibir a los demandados realizar el pago con un porcentaje de bienes
extraídos del contexto arqueológico correspondiente al galeón San José o según
criterios financieros sobre su valor, y.

g. Ordenar a la Procuraduría General de la Nación que diseñe y ejecute un
programa permanente de vigilancia preventiva y control, según lo dispuesto en
los artículos 277, numerales 4, 5 y 7, de la Constitución Política, y 24 del
Decreto Ley 262 de 2000.

Cordialmente,

Francisco Hernando Muñoz Atuesta
C.C. No. 73096907 de Cartagena de Indias
Dirección electrónica: vnpsumergido@gmail.com

7
Anexos:
1. Copia solicitud de coadyuvancia
2. Copia comprobante de envío al Tribunal de la solicitud de coadyuvancia
3. Solicitud de concepto a la Fundación Numismáticos Colombianos.
4. Concepto emitido por la Fundación Numismáticos Colombianos.
5. Comunicado de prensa de Mincultura. Anuncia el día 10 de agosto de 2018 como
fecha límite para recibir propuestas.
6. Portada del catálogo de DANIEL FRANK SEDWICK. LLC. Subasta 6 de noviembre
de 2017.
7. Página N° 21 del catálogo de DANIEL FRANK SEDWICK. LLC.

8