You are on page 1of 32

 

  TRIBUNAL DE DEFENSA DE LA COMPETENCIA 
Y DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL 
Sala Especializada en Protección al Consumidor 
 
RESOLUCIÓN 3255­2015/SPC­INDECOPI 
 
EXPEDIENTE 325­2014/ILN­CPC  
 
 
PROCEDENCIA : COMISIÓN  DE  PROTECCIÓN  AL  CONSUMIDOR  – 
SEDE LIMA NORTE 
PROCEDIMIENTO :  DE PARTE 
DENUNCIANTES : JULIO CÉSAR LAVALLE SOTILLO 
JOUSTIN DALTTON RODRÍGUEZ SALAZAR 
DENUNCIADA : MALL  SERVICE  S.A.C.  ­  CENTRO  COMERCIAL 
PLAZA SAN MIGUEL 
MATERIA : DISCRIMINACIÓN EN EL CONSUMO 
ACTIVIDAD : ACTIVIDADES DE CONSULTORÍA DE GESTIÓN 
 
 
SUMILLA:  Se  confirma  la  resolución  venida  en  grado  en  el  extremo  que 
declaró  fundada  la  denuncia  interpuesta  contra  Mall  Service  S.A.C.,  por 
infracción  del  artículo  38°.1  del  Código  de  Protección  y  Defensa  del 
Consumidor,  al  haber quedado acreditado que discriminó a los denunciantes 
por su orientación sexual.  
 
SANCIÓN: 8 UIT 
 
Lima, 19 de octubre de 2015 
 
ANTECEDENTES 
 
1. En  el  marco  de  la  investigación  95­2014/ILN­CPC,  mediante  Carta 
77­2014/ILN­CPC­INDECOPI  del  10  de  abril  de  2014,  la  Secretaría  Técnica 
de la Comisión de Protección al Consumidor – Sede Lima Norte (en adelante, 
la  Secretaría  Técnica),  requirió  a  Mall  Service  S.A.C.   (en  adelante,  Mall 1

Service),  titular  del  centro  comercial  Plaza  San  Miguel,  que  cumpla  con 
brindar  información  sobre  los  hechos  ocurridos  el  7  de  abril  de  2014  con  los 
señores  Julio  César  Lavalle  Sotillo  y  Joustin  Daltton  Rodríguez  Salazar  (en 
adelante,  los  señores  Lavalle  y  Rodríguez),  quienes  habrían  sido  instados  a 
retirarse  del centro comercial por un miembro del personal de seguridad de la 
denunciada,  el  señor  Richard  Rojas  (en adelante, el señor Rojas). Asimismo, 
la  Secretaría  Técnica  solicitó  a  Mall  Service  que  presente  copia  del  video 
registrado  por  las  cámaras  de  vigilancia  ubicadas  en  el  centro  comercial, 
correspondiente a los hechos antes referidos. 
 
2. El  16  de  abril  de  2014,  Mall  Service  absolvió  el  requerimiento  efectuado  por 
Carta 77­2014/ILN­CPC­INDECOPI, señalando que: 
 

1
  RUC  20113126087​ .  Domicilio Fiscal: Av. La Marina 2000, Urbanización Pando (centro comercial Plaza San Miguel), 
Distrito de San Miguel, Provincia y Departamento de Lima. 
 
M­SPC­13/1B 
1/32 
 

  TRIBUNAL DE DEFENSA DE LA COMPETENCIA 
Y DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL 
Sala Especializada en Protección al Consumidor 
 
RESOLUCIÓN 3255­2015/SPC­INDECOPI 
 
EXPEDIENTE 325­2014/ILN­CPC  
 
 
(i)  El  incidente  ocurrió  en  la  plaza principal del centro comercial Plaza San 
Miguel,  donde  los  señores  Lavalle  y Rodríguez fueron abordados por el 
señor  Rojas,  debido  a  las  expresiones  afectivas  que  desarrollaban 
públicamente y a solicitud de otros clientes; 
(ii)  el  supervisor  de  seguridad  les  extendió  las  disculpas  del  caso  por  la 
forma  empleada  por  el  señor  Rojas  al  dirigirse  a  los  señores  Lavalle  y 
Rodríguez; 
(iii) los  denunciantes  nunca  fueron  retirados  ni  impedidos  de  continuar 
permaneciendo en el centro comercial; y, 
(iv)  el  incidente  ocurrido  con  los  señores  Lavalle  y  Rodríguez  fue  un hecho 
aislado  contrario  a  la  política  de  la  administración  del  centro  comercial, 
que  siempre  había  sido  y  sería  de  respeto  y  tolerancia,  por  lo  que  no 
había  existido  algún  acto  tendiente  a  menoscabar  o  discriminar,  lo cual 
acreditaba con su historia al no haber tenido ningún antecedente de esa 
naturaleza. 
 
3. Conjuntamente  con  su  respuesta  al  requerimiento  de  la  Secretaría  Técnica, 
Mall  Service  presentó  los  siguientes  medios  probatorios: (i) CD que contenía 
videos  de  las  cámaras  de seguridad ubicadas en la plaza principal del centro 
comercial  Plaza  San  Miguel,  tomados  el  día  7  de  abril  de 2014; (ii) copia del 
documento  dirigido a Mall Service, que contenía las disculpas de la  empresa 
que  les  prestaba  el  servicio  de  seguridad,  por  el  incidente  ocurrido;  y,  (iii) 
constancias  de  la  participación  de  su  personal  de  atención  al  público,  en  el 
“Programa de Inducción de Atención al Cliente”.  
 
4. El  5  de  agosto  de  2014,  los  señores  Lavalle  y  Rodríguez denunciaron a Mall 
Service,  por  presunta  infracción  del  Código  de  Protección  y  Defensa  del 
Consumidor  (en adelante, el Código), indicando lo siguiente: 
2

 
(i) El  7  de  abril  de  2014,  pasadas  las  14:00  horas,  luego  de  haber 
almorzado  en  un  restaurante  ubicado  en  una  zona  aledaña,  se 
encontraban  en  la  zona  central  del  centro  comercial  Plaza  San  Miguel 
donde  se  ubicaba  una  pileta,  conversaban  y  se  demostraban  afecto 
mutuo, como lo hacían otras parejas en el lugar; 
(ii) aproximadamente  a  las  14:30  horas,  el  señor  Rojas,  miembro  del 
equipo  de  seguridad  del  establecimiento,  se  acercó  con  actitud  de 
molestia  y  les  dijo  que  debían  retirarse  del  lugar  puesto  que  no  podían 
hacer “anomalías”; 
(iii) dada  la  discusión  que  se  originó,  uno  de  ellos,  el  señor  Rodríguez, 
empezó a grabar la misma con la cámara de su teléfono celular; 

2
           Publicado el 2 de setiembre de 2010 en el diario oficial ​ . Entró en vigencia a los 30 días calendario. 
El Peruano​
2/32 
 

  TRIBUNAL DE DEFENSA DE LA COMPETENCIA 
Y DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL 
Sala Especializada en Protección al Consumidor 
 
RESOLUCIÓN 3255­2015/SPC­INDECOPI 
 
EXPEDIENTE 325­2014/ILN­CPC  
 
 
(iv) el  señor  Rojas  insistió  en  que  debían  retirarse  puesto  que  había  visto 
las  muestras  de  afecto  que  se  demostraban,  ante  lo  cual  le  replicaron 
que  habían  otras  parejas  haciendo lo mismo que ellos, recibiendo como 
respuesta  de  parte  del  señor  Rojas,  que  era  diferente  por  tratarse  de 
dama  y  caballero;  luego, tras preguntarle si no habría problema en caso 
los denunciantes fueran varón y mujer, el señor Rojas respondió “claro”; 
(v) en  vista  que  dijeron  que  no  se  iban  a  retirar,  el  señor  Rojas  intentó 
amedrentarlos  manifestando  que  llamaría  a la Policía Nacional del Perú 
(en  adelante,  PNP)  y  efectivamente así lo hizo; no obstante, el miembro 
de  la  mencionada  institución  se  limitó  a  pasar  frente  a  ello  sin  decirles 
nada; y, 
(vi) luego  de  negarse  a  brindar  el  dato  de  su  identificación,  el  señor  Rojas 
les  indicó  que el supervisor de seguridad hablaría con ellos, siendo que, 
este  apareció  a  los  pocos  minutos,  pidiéndoles  disculpas  por  el  hecho 
ocurrido.  
 
5. A  efectos  de  sustentar  su  denuncia,  los  denunciantes  presentaron:  (i)  un CD 
que  contenía  dos  (2)  videos  de  los  hechos  ocurridos  el  7  de  abril  de  2014, 
correspondientes  a  la  conversación  sostenida  con  el  señor  Rojas  (en 
adelante,  video  1)  y  con  el  supervisor  de  seguridad  de  Plaza  San  Miguel;  y, 
(ii)  notas  periodísticas  publicadas  en  periódicos  y  en  un  portal  web,  que 
informaban  sobre  el  hecho  denunciado.  Asimismo,  en  calidad  de  medidas 
correctivas,  solicitaron  que  se  ordene  a  Mall  Service  que:  (i)  ofrezca 
disculpas  públicas;  (ii)  capacite  al  personal  en  el  trato  a  las  personas  con 
diversa  orientación  sexual/identidad  de  género;  y,  (iii)  exhiba  carteles  en  el 
local  y  en  sus  redes  sociales  señalando  que  en  su  establecimiento  no  se 
discriminaba por motivo de orientación sexual/identidad de género. 
  
6. Mediante  Resolución  1  del  6  de  octubre  de  2014,  la  Secretaría  Técnica 
admitió  a  trámite  la  denuncia  interpuesta  contra  Mall  Service,  imputando 
como  presunta  infracción  del  artículo  38°.1, el que se habría incurrido en una 
presunta  práctica  discriminatoria  al  haber  intentado  retirar  de  su 
establecimiento  a  los  señores  Lavalle  y  Rodríguez,  sin  que  hayan  mediado 
causas  de  seguridad  del  establecimiento  o  tranquilidad  de  sus  clientes  u 
otros motivos similares. 
 
7. En sus descargos, Mall Service indicó lo siguiente: 
 
(i) Los  denunciantes  no  entablaron  una  relación  de  consumo  con  su 
empresa,  siendo  que  ni  siquiera  podían  ser  considerados  como 
consumidores  “equiparados”,  en  tanto  que  ellos  mismos  afirmaron  que 
habían  almorzado  fuera  del  centro  comercial  Plaza  San  Miguel  y  que 
únicamente se encontraban sentados en la pileta central del mismo; 

3/32 
 

  TRIBUNAL DE DEFENSA DE LA COMPETENCIA 
Y DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL 
Sala Especializada en Protección al Consumidor 
 
RESOLUCIÓN 3255­2015/SPC­INDECOPI 
 
EXPEDIENTE 325­2014/ILN­CPC  
 
 
(ii) del  video  1  se  desprendía  claramente  que  los  señores  Lavalle  y 
Rodríguez,  en  todo  momento,  direccionaron  las  declaraciones  del 
señor Rojas hacia lo que ellos buscaban obtener, dado que asediaron al 
vigilante e incluso trataron de forzar respuestas del mismo; 
(iii) fueron  los  padres  de  familia  que  se  encontraban  en  Plaza  San  Miguel, 
quienes  insistentemente  solicitaron  al  señor  Rojas  que  invite  a  los 
denunciantes  a  que  dejaran  de  demostrarse  afecto  de  forma  efusiva, 
pues  había  menores  de  edad  y dicha conducta afectaba el pudor de las 
familias y su derecho a desenvolverse con tranquilidad en dicho espacio 
público recreativo; 
(iv) el  señor  Rojas  precisó  a  los  señores  Lavalle  y  Rodríguez  que  de 
haberse  tratado  de  una  pareja  heterosexual,  igualmente  los  hubiera 
invitado a comportarse adecuadamente;  
(v) los señores Lavalle y Rodríguez señalaron que seguirían mostrando sus 
afectos  amorosos  en público, sin interesarles el reclamo del resto de los 
visitantes del centro comercial; 
(vi) si  existían  conductas  que  incomodaban  el  pudor  del  resto  de 
consumidores  debía  primar  el interés general sobre el interés individual, 
más  aún  si  a  dichas  personas  se  les  había  indicado  que  moderen  su 
comportamiento,  dado  que  generaba  un  malestar  en  los  demás, 
proceder  que  hubiera  sido  el  mismo  en  caso  se  haya  tratado  de  una 
pareja  heterosexual,  dado  que  había parámetros y códigos de conducta 
que  las  parejas  debían  respetar,  pues  existían  manifestaciones  de 
afecto  que  podían  convertirse  en  exhibicionismo  o  generar  un  malestar 
a los demás;  
(vii) el  señor  Rojas  no  usó  la  fuerza,  limitándose  a  manifestarles  una 
recomendación;  
(viii) el  supervisor  de  seguridad  les pidió disculpas en caso de haber existido 
una  mala  interpretación  por  parte  del  señor  Rojas,  señalando  los 
denunciantes que no los habían tratado mal; 
(ix) los  denunciantes  no  fueron  retirados  de  Plaza  San  Miguel,  por  el 
contrario,  en  los  videos  se  apreciaba  que,  luego  del  incidente, 
estuvieron caminando por el establecimiento agarrados de la mano; 
(x) su  empresa  cumplió con: (a) emitir un comunicado donde expresaba las 
disculpas  pertinentes  por  los  hechos  y  reiterando  que  su  política  era 
combatir  todo  tipo  de  discriminación;  (b)  capacitar  a  las  personas  que 
trabajaban  en  el  centro  comercial,  incluso  el  señor  Rojas  había  sido 
removido  de  sus  funciones  explicándole  y  enseñándole  el  mejor  trato  a 
favor  de  los  consumidores;  (c)  colocar  diversos  anuncios  en  las 
instalaciones  del  centro  comercial  indicando  que  se  encontraban  en 
contra de todo tipo de discriminación; y, 
(xi) pese  a  que  desde  mucho  antes  de  la  denuncia,  había  cumplido  con  lo 
solicitado  por  los  denunciantes  (medidas  correctivas),  estos  acudieron 
4/32 
 

  TRIBUNAL DE DEFENSA DE LA COMPETENCIA 
Y DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL 
Sala Especializada en Protección al Consumidor 
 
RESOLUCIÓN 3255­2015/SPC­INDECOPI 
 
EXPEDIENTE 325­2014/ILN­CPC  
 
 
al  Indecopi,  manifestando  así  una  conducta  no  acorde  con  la  buena  fe 
que exigía el Código. 
 
8. Asimismo,  con  sus  descargos,  la  denunciada  presentó  dos  (2)  comunicados 
de  prensa  de  fechas  9  y  11  de  abril  de  2014,  emitidos  por  la  Oficina  de 
Relaciones  Públicas  y  Comunicaciones  del  centro  comercial  Plaza  San 
Miguel. 
 
9. Mediante  Resolución  2  del  15  de  setiembre  de  2014,  la  Secretaría  Técnica 
agregó  los  actuados  en  el  marco  de  la  investigación  95­2014/ILN­CPC,  al 
expediente  generado  por  la  denuncia  interpuesta  por  los  señores  Lavalle  y 
Rodríguez contra Mall Service, y los puso en conocimiento de las partes. 
 
10. El  18  de  febrero  de  2015,  con  la  asistencia  de  los  representantes  de  ambas 
partes  del  procedimiento,  se  llevó  a  cabo  la  audiencia  de  informe  oral  que 
había sido solicitada por la denunciada. 
 
11. Mediante  Resolución  241­2015/ILN­CPC  del  25  de  febrero  de  2015,  la 
Comisión  de  Protección  al  Consumidor  –  Sede  Lima  Norte  (en  adelante,  la 
Comisión), emitió el siguiente pronunciamiento: 
 
(i) Declaró  fundada  la  denuncia  interpuesta  contra  Mall  Service,  por 
infracción  del  artículo  38°.1  del  Código,  ​ al  haber  quedado  acreditado 
que discriminó a los denunciantes por su orientación sexual; 
(ii) ordenó  como  medida  correctiva  complementaria  que,  en  un  plazo  de 
quince  (15)  días hábiles de notificada la resolución, Mall Service cumpla 
con  capacitar  al  personal  que  brindaba  atención  al  público  en  el  centro 
comercial,  sobre  tópicos  relacionados  a  discriminación  e  igualdad  de 
condiciones en las relaciones de consumo; 
(iii) ordenó  como  medida  correctiva  complementaria  que,  en  un  plazo  de 
cinco  (5)  días  hábiles  de  notificada  la  resolución,  Mall  Service  cumpla 
con  colocar  carteles  en  las  distintas  entradas  del  centro  comercial,  de 
forma  visible  y  destacable,  con  el  mensaje: “En este establecimiento no 
se discrimina por motivos de raza, religión, orientación sexual, condición 
física o económicas ni por ningún otro motivo”; 
(iv) sancionó a Mall Service con una multa de 10 UIT; 
(v) ordenó  a  la  denunciada  que  cumpla  con  el  pago  de  las  costas  y  de  los 
costos del procedimiento; y, 
(vi) dispuso  la  inscripción  de  Mall  Service  en  el  Registro  de  Infracciones  y 
Sanciones del Indecopi, una vez que la resolución quedara consentida. 
 
12. El  13  de  marzo  de  2015,  Mall  Service  apeló  la  Resolución 
241­2015/ILN­CPC, reiterando lo expuesto en sus descargos. Agregó que: 

5/32 
 

  TRIBUNAL DE DEFENSA DE LA COMPETENCIA 
Y DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL 
Sala Especializada en Protección al Consumidor 
 
RESOLUCIÓN 3255­2015/SPC­INDECOPI 
 
EXPEDIENTE 325­2014/ILN­CPC  
 
 
 
(i) La  Comisión  erróneamente  consideró  como  consumidores 
“equiparados”  a  personas  que  jamás  realizaron  ni  tuvieron  la  intención 
de  realizar  una  transacción  comercial,  pues  los  propios  denunciantes 
señalaron  que  fueron  al  centro  comercial  a  conversar  y  a  darse 
muestras de afecto, siendo que habían almorzado fuera del mismo; 
(ii) en  el  video  1  (minuto  1,  segundos  15  a  20)  se  apreciaba  claramente 
que  el  señor  Rojas  pidió  a  los  denunciantes  que  tuvieran  una conducta 
adecuada,  en  tanto  ello  debía  observar  tanto  una  pareja  heterosexual 
como una homosexual;  
(iii) la  primera  instancia  basó  su  decisión  únicamente  en  el  video  1, 
indicando  que  su  empresa  merecía  sanción  solo  por  el  comentario  del 
señor  Rojas  de  que  sería  distinto  si hubieran sido dama y caballero, sin 
considerar  que  la  grabación  daba  cuenta  de una discusión en la que se 
observaba  la  calma  del  vigilante  y  la  preparada  arremetida  y 
conveniente desesperación de los denunciantes, quienes con preguntas 
claramente  intencionadas  y  dirigidas  con  agresividad,  buscaron 
respuestas que deseaban obtener del señor Rojas; 
(iv) en  un  extracto  del  video  (minuto  1,  segundos  20  a  23)  se  apreciaba 
una  clara  manipulación  de  los  denunciantes  para  buscar  palabras  del 
vigilante  que  este  no  pudo  aclarar  con  seguridad,  utilizando  un  método 
de arremeter al contrario; 
(v) solo  se  trató  de un llamado de atención dirigido a los denunciantes para 
que  se  comportaran  adecuadamente,  en  defensa  del  pudor  de  los 
demás clientes; 
(vi) debía  ser  tomado  en  cuenta  que  el  vigilante  se  limitó  a  atender  la 
solicitud de otros consumidores, sin utilizar la fuerza; 
(vii) la  Comisión  concluyó  que los actos excesivos de muestras de cariño de 
la  pareja  denunciante,  eran  adecuados  y  que  el  llamarles  la  atención 
constituía  una  discriminación  agravada,  sin  considerar  que  el  llamar  la 
atención  a  las  parejas  homosexuales  por  exhibirse  no  era  discriminar, 
pues  se  les  exigía  lo  mismo  a  las  parejas  heterosexuales  y  no  debía 
victimizarse  a  las  minorías  en  general  cuando  se  les exigía cumplir con 
ciertas reglas de conducta; 
(viii) el  hecho  que  en  el  video  1  no  se  apreciaba  que  el  señor  Rojas 
justificara  su  intervención  en  los  pedidos  efectuados  por  los  padres  de 
familia,  no  quería  decir  que  estos  no  existieron,  pues  dicho  video  fue 
grabado de manera que beneficiara a los denunciantes; 
(ix) los  denunciantes  jamás  grabaron las inmediaciones de donde ocurrió el 
incidente,  pues  sabían  que  estaban  los  padres  de  familia  indignados 
por su actuar; 
(x) las  cámaras  de  seguridad  no  captaron  las  caricias  efusivas  de  los 
denunciantes  ni  el  reclamo  de  los  padres  de  familia,  toda  vez  que eran 
6/32 
 

  TRIBUNAL DE DEFENSA DE LA COMPETENCIA 
Y DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL 
Sala Especializada en Protección al Consumidor 
 
RESOLUCIÓN 3255­2015/SPC­INDECOPI 
 
EXPEDIENTE 325­2014/ILN­CPC  
 
 
giratorias,  siendo  que  para  ver  de  un  punto  a  otro  debía  pasar  un 
tiempo  prudencial;  en  todo  caso,  la  carga  probatoria  recaía  en  los 
denunciantes; 
(xi) la  Comisión  no  exigió  a  los  denunciantes  que  presenten  la  grabación 
del  momento  anterior  a  la  intervención  del  señor  Rojas,  lo  que 
demostraba que su fallo era parcializado; 
(xii) no  era  cierto  que  existió  una  amenaza  potencial para los denunciantes, 
más  aún  se  apreciaba  que  estos  continuaron  paseando  en  las 
instalaciones de Plaza San Miguel; 
(xiii) la  primera  instancia  incurrió  en  una  contradicción  al  primero  descartar 
las  notas  periodísticas  como  medios  probatorios  de  la  conducta 
denunciada  y  luego  valorar  los  comunicados  de  prensa  de  fechas  9  y 
11 de abril de 2014 presentados por su empresa; 
(xiv) la  afirmación  de  que  en el centro comercial Plaza San Miguel se habían 
instalado  anuncios  indicando que se encontraban en contra de todo tipo 
de  discriminación,  no  debió  ser  cuestionada  por  la  Comisión  en  virtud 
del Principio de Presunción de Veracidad; 
(xv) en  relación  con  la  medida  correctiva  ordenada  por  la  Comisión, 
consistente  en  que  cumpla  con  capacitar  al  personal  que  brindaba 
atención  al  público  en  el  centro  comercial,  debía tenerse en cuenta que 
había  presentado  constancias  de  la  participación  de  su  personal  de 
atención  al  público,  en  el  “Programa  de  Inducción  de  Atención  al 
Cliente”; 
(xvi) en  relación  con  la  medida  correctiva  ordenada  por  la  Comisión, 
consistente  en  que  cumpla  con  colocar  carteles  en  las  distintas 
entradas  del  centro  comercial,  de  forma  visible  y  destacable,  con  el 
mensaje:  “En  este  establecimiento  no  se  discrimina  por  motivos  de 
raza,  religión,  orientación  sexual,  condición  física  o  económicas  ni  por 
ningún  otro  motivo”;  debía  considerarse  que,  con  anterioridad  al  hecho 
denunciado,  había  colocado  diversos  anuncios  en  las  instalaciones  del 
centro  comercial  donde  se  señalaba  que  se  encontraban  en  contra  de 
todo tipo de discriminación; 
(xvii) no  debió  imponérsele  una  sanción, ni ordenársele el pago de las costas 
y  de  los  costos  del  procedimiento,  toda  vez  que  lo  actuado  en  primera 
instancia  no  había  tenido  un  razonamiento  correcto  y  había  sido 
parcializado,  siendo  que,  al  no  haber  existido  una  conducta  infractora, 
no  se  produjo  un  daño,  ni  una  probabilidad  de  detección,  ni  debía 
aplicarse el Principio de Razonabilidad; y, 
(xviii)la  graduación de la sanción resultó inequívoca, pues no se evaluó en un 
cuadro  comparativo  o  estadístico la afectación a los consumidores en el 
mercado, de allí que la multa de 10 UIT era arbitraria y subjetiva. 
 

7/32 
 

  TRIBUNAL DE DEFENSA DE LA COMPETENCIA 
Y DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL 
Sala Especializada en Protección al Consumidor 
 
RESOLUCIÓN 3255­2015/SPC­INDECOPI 
 
EXPEDIENTE 325­2014/ILN­CPC  
 
 
13. Asimismo,  en  su  escrito  de  apelación,  la  denunciada  solicitó  que  se  le 
conceda el uso de la palabra. 
 
14. La  Sala  convocó  a  una  audiencia de informe oral para el día 23 de setiembre 
de  2015.  Posteriormente,  se  citó  de  nuevo  a  las  partes  del  procedimiento 
para  el  día  19  de  octubre  de  2015,  llevándose  a  cabo  el  informe  oral  con  la 
participación de los representantes de ambas partes del procedimiento. 
 
ANÁLISIS 
 
Cuestión previa: sobre la noción amplia de consumidor y la relación de consumo 
 
15. El  Código  establece  las  normas  de  protección  y  defensa  de  los 
consumidores,  instituyendo  como  un  principio  rector  de  la  política  social  y 
económica  del  Estado  la  protección  de  sus  derechos,  dentro  de  un  régimen 
de  economía  social  de  mercado  en  el  marco  del  artículo  65º  de  la 
Constitución Política del Perú .  3

 
16. En  aras  de  cumplir  con  tal  objetivo,  el  artículo  III  del  Título  Preliminar  del 
Código  establece  que  el  ámbito  de  aplicación  de  dicho  cuerpo  normativo  es 
el siguiente: 
 
“​
Artículo III.­ Ámbito de aplicación 
1.  El  presente  Código  protege  al  consumidor,  se  encuentre  directa  o 
indirectamente  expuesto  o  comprendido  por  una  relación  de  consumo  o  en 
una etapa preliminar a ésta. 
2.  Las  disposiciones  del  presente  Código  se  aplican  a  las  relaciones  de 
consumo  que  se  celebran  en  el  territorio  nacional  o  cuando  sus  efectos  se 
producen en éste. 
3.  Están  también  comprendidas  en  el  presente  Código  las  operaciones  a 
título  gratuito  cuando  tengan  un  propósito  comercial  dirigido  a  motivar  o 
fomentar el consumo.” 
 
17. De  la  norma  en  mención  se  desprende  que  la  calidad  de  consumidor 
constituye  una  condición  de  procedencia  de  las  denuncias  que  se  presenten 

3
CONSTITUCIÓN  POLÍTICA  DEL   PERÚ.  Artículo   65º.­   Defensa del consumidor. El Estado defiende el interés 
de  los  consumidores  y  usuarios.  Para  tal  efecto  garantiza  el  derecho  a  la  información  sobre  los  bienes  y  servicios 
que  se  encuentran  a  su  disposición  en  el  mercado.  Asimismo  vela,  en  particular,  por   la  salud  y  la  seguridad  de  la 
población. 
 
LEY  29571.  CÓDIGO  DE  PROTECCIÓN Y DEFENSA DEL  CONSUMIDOR.  Artículo  I.­  Contenido. El presente 
Código  establece  las  normas  de protección y defensa de los consumidores, instituyendo como un principio rector  de 
la  política  social  y  económica  del  Estado  la  protección  de  los  derechos  de  los  consumidores,  dentro  del  marco  del 
artículo  65  de  la  Constitución  Política  del  Perú  y  en  un  régimen  de  economía  social  de mercado, establecido en el 
Capítulo I del Título III, Del Régimen Económico, de la Constitución Política del Perú. 
 
8/32 
 

  TRIBUNAL DE DEFENSA DE LA COMPETENCIA 
Y DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL 
Sala Especializada en Protección al Consumidor 
 
RESOLUCIÓN 3255­2015/SPC­INDECOPI 
 
EXPEDIENTE 325­2014/ILN­CPC  
 
 
ante  el  Indecopi,  pues  dicha  autoridad  administrativa  sólo  será  competente 
para  avocarse  a  conocer  las  infracciones  cometidas  en  perjuicio  de  los 
consumidores,  estén  directa  o  indirectamente  expuestos o comprendidos por 
una  relación  de  consumo  o  en  una  etapa  preliminar  a ésta, siendo necesario 
determinar tal condición preliminarmente. 
 
18. Ahora  bien,  el  artículo  IV  del  Título Preliminar del Código recoge la definición 
legal de consumidor de acuerdo con lo siguiente: 
 
“​Artículo IV.­ Definiciones 
Para los efectos del presente Código, se entiende por: 
 
1. Consumidores o usuarios 
1.1  Las  personas  naturales  o  jurídicas  que  adquieren,  utilizan  o  disfrutan 
como destinatarios finales productos o servicios materiales e inmateriales, en 
beneficio  propio  o  de  su  grupo  familiar  o  social,  actuando  así  en  un  ámbito 
ajeno a una actividad empresarial o profesional. No se considera consumidor 
para  efectos  de  este  Código  a  quien  adquiere,  utiliza  o  disfruta  de  un 
producto  o  servicio  normalmente  destinado  para  los  fines  de  su  actividad 
como proveedor. 
1.2  Los  microempresarios  que  evidencien  una  situación  de  asimetría 
informativa  con  el  proveedor  respecto  de  aquellos  productos o servicios que 
no formen parte del giro propio del negocio. 
1.3  En  caso  de  duda  sobre  el  destino  final  de  determinado  producto  o 
servicio, se califica como consumidor a quien lo adquiere, usa o disfruta”. 
 
19. De  lo  anterior  podría  inferirse  que  únicamente  aquellas  personas  que 
adquieran, utilicen o disfruten el producto o servicio ofrecido por el proveedor, 
esto  es,  que  se  encuentren  inmersas  en  una  efectiva  relación  de  consumo, 
calificarían como consumidores en los términos de la normativa de protección 
al  consumidor.  Siguiendo  tal  razonamiento,  la  denuncia  de  una  persona  que 
no  cumpla  las  características  antes  mencionadas,  debería  ser  declarada 
improcedente en todos los casos. 
 
20. Sin  embargo,  y  conforme  ya  ha  sido  expuesto  en  anteriores 
pronunciamientos ,  debe  tenerse  en  cuenta  que  la  lógica  de  las  normas  de 
4

protección al consumidor no coincide necesariamente con aquellas que guían 
el  derecho  civil  contractual  o  el  sistema  de  responsabilidad  civil,  sino  que 
tiene  un  cariz  distinto,  una  significación  más  amplia  de  sus  conceptos,  como 
es  la  noción  de  consumidor,  debido  a  la  vocación  de  dichas  normas  de 
otorgar  una  “especial  protección”  a  los  consumidores,  en  fiel  cumplimiento 

4
  Véase la Resolución 2213­2013/SPC­INDECOPI del 19 de agosto de 2013. 
 
9/32 
 

  TRIBUNAL DE DEFENSA DE LA COMPETENCIA 
Y DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL 
Sala Especializada en Protección al Consumidor 
 
RESOLUCIÓN 3255­2015/SPC­INDECOPI 
 
EXPEDIENTE 325­2014/ILN­CPC  
 
 
del  artículo  65º  de  la  Constitución  citado precedentemente . En tal sentido, el  5

artículo  II  del  Título  Preliminar  del  Código  establece  que  las  normas  de 
protección al consumidor deben ser interpretadas en el sentido más favorable 
al consumidor .  6

 
21. En  virtud  de  lo  anterior,  la  Sala  ha  reconocido  que  existen  supuestos 
excepcionales  en  los  que  el  proveedor  denunciado  no  ha  prestado 
efectivamente  un  servicio  al  denunciante,  es  decir,  no  se  configura 
propiamente  una  relación  de  consumo,  y,  pese  a  ello,  en  virtud  de  una 
interpretación  ​pro  consumidor​ ,  se  considera  como  consumidores  a  tales 
denunciantes  teniendo  en  cuenta  que  se  han  visto  expuestos  o 
comprendidos indirectamente a los efectos de una relación de consumo .  7

 
22. En  el  presente  caso,  los  señores  Lavalle  y  Rodríguez  denunciaron  a  Mall 
Service  por  un  presunto  trato  discriminatorio  debido  a  su  orientación  sexual, 
ocurrido  en  el  centro  comercial  Plaza  San  Miguel,  donde  se  encontraban 
luego de haber almorzado en un restaurante ubicado en una zona aledaña. 
 
23. En  sus  descargos,  la  denunciada  indicó  que  los  denunciantes  no  habían 
entablado  una  relación  de  consumo  con  su  empresa,  siendo  que  ni  siquiera 
podían  ser  considerados  como  consumidores  “equiparados”,  en  tanto  que 
ellos  mismos  afirmaron  que  habían  almorzado  fuera  del  centro  comercial 
Plaza  San  Miguel  y  que  únicamente  se  encontraban  sentados  en  la  pileta 
central  del  mismo.  Asimismo,  en  su  apelación,  la  denunciada  señaló  que  los 

5
En  tal  sentido,  la  doctrina  ha  señalado  que:  “Indudablemente  el  derecho  del  consumidor   utiliza,  en  su  favor,  toda 
evolución  del  derecho  clásico.  Pero  lo  hace  sólo  como  materia  prima,  a  partir   de  la  cual,  con  la  adición  de  otros 
ingredientes,  produce  su  sistema  particular.  Claro  que,  tras  el  surgimiento  de  todo  un  esfuerzo  de  manifestación 
pública  de  ciertos  institutos  de  derecho  civil  y  comercial  y  de  modernización  de  los  mecanismos  de  acceso  a  la 
justicia.  Dentro  de  este  esfuerzo  publicista,  categorías  jurídicas  que  permanecían  jurídicamente  relegadas  a 
voluntad  de  los  sujetos,  como  por   ejemplo  las  cláusulas  generales  de  contratación,  pasan  a  verse  interferidas, 
cuando  no  regladas  con  carácter   absoluto,  por   el  Estado  (…)”   (​STIGLITZ,  GABRIEL   (Director).  Defensa  de  los 
consumidores de productos y servicios. Buenos Aires: Ediciones La Rocca, 2001. Pág, 109. 
 
6
LEY  29571,  CÓDIGO  DE  PROTECCIÓN  Y  DEFENSA DEL  CONSUMIDOR. TÍTULO PRELIMINAR. Artículo  II.­  
Finalidad.­  El presente Código tiene la finalidad de que los consumidores accedan a productos y servicios idóneos y 
que  gocen  de  los  derechos  y  los  mecanismos  efectivos  para  su  protección,  reduciendo  la  asimetría  informativa, 
corrigiendo,  previniendo  o  eliminando  las  conductas  y  prácticas  que  afecten  sus  legítimos  intereses.  En el régimen 
de  economía  social  de  mercado  establecido  por   la  Constitución,  la  protección  se  interpreta  en  el  sentido  más 
favorable al consumidor, de acuerdo a lo establecido en el presente Código. 
 
7
Esto  se  advierte,  por   ejemplo,  en  las  denuncias  por   actos  de  discriminación  o negativa injustificada de contratar  en 
las  que  no  se logra configurar  una relación de consumo, precisamente porque el proveedor  se niega a contratar  y a 
permitir   el  ingreso  a  un  establecimiento  o  a  prestar   el  servicio solicitado, sin acreditar  causas objetivas y justificadas 
(Resolución  2713­2010/SC2­INDECOPI).  Lo  mismo  sucede  en  los  casos  en  que los consumidores son compelidos 
por   instituciones  financieras  con  las  que  no  mantienen  ningún  vínculo,  a  efectuar   pagos  por   bienes  o  servicios  no 
contratados  por   ellos,  ya  sea  por   el empleo de métodos comerciales coercitivos o mediante reportes indebidos ante 
las  centrales  de  riesgo,  como  consecuencia  de  un  error   en  los  sistemas  de  la  entidad  o  de  un  eventual  error   por  
homonimia (Resolución 1846­2010/SC2­INDECOPI). 
 
10/32 
 

  TRIBUNAL DE DEFENSA DE LA COMPETENCIA 
Y DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL 
Sala Especializada en Protección al Consumidor 
 
RESOLUCIÓN 3255­2015/SPC­INDECOPI 
 
EXPEDIENTE 325­2014/ILN­CPC  
 
 
denunciantes  jamás  realizaron  ni  tuvieron  la  intención  de  realizar  una 
transacción comercial. 
 
24. No  obstante,  en  atención  a  la  posición  de  la  Sala  desarrollada 
precedentemente,  corresponde  desestimar  la  alegada  inexistencia  de  una 
relación  de  consumo  entablada  por  los señores Lavalle y Rodríguez con Mall 
Service,  toda  vez  que  si  bien  la  denunciada  no  llegó  a  prestar  un  servicio  a 
los  denunciantes,  al  encontrarse  estos  ubicados  en  el  interior  del  centro 
comercial  Plaza  San Miguel, que era un establecimiento abierto al público, se 
hallaron  expuestos  a  una  relación  de  consumo  que  pudo  entablarse  de  no 
haberse  producido  el  incidente  denunciado  y  analizado  en  el  presente 
procedimiento.  
 
25. Un  razonamiento  contrario,  implicaría  concluir  que  el  Indecopi  no  debió 
avocarse  a  conocer  las  infracciones  por  trato  discriminatorio  que  fueron 
materia  de  pronunciamiento  en  las  resoluciones  que  se  citarán  a 
continuación,  en  tanto  que  en  ninguno  de  esos  casos  los  denunciantes 
llegaron  a  contratar  los  servicios  del  proveedor:  (i)  Resolución 
1507­2013/SPC­INDECOPI  emitida  el  12  de  junio  de  2013  ​ ,  en  el  marco  del 
procedimiento  iniciado  por  los  señores  José  Enrique  Sánchez  Canales  y 
Patrick  Michael  Finn  contra  Plaza  Hotel  E.  I.  R.  Ltda.;  (ii)  Resolución 
1197­2014/SPC­INDECOPI  emitida  el  10  de  abril  de  2014,  en  el  marco  del 
procedimiento  iniciado  de  oficio  y  por  el  señor  Godfrey  Arbulú  Grippa  contra 
Gothic  Entertainment  S.A.;  y,  (iii)  Resolución  1879­2014/SPC­INDECOPI 
emitida  el 9 de junio de 2014, en el marco del procedimiento iniciado de oficio 
contra Asia Rok S.A.C.   
 
El  deber  de  no  someter a los consumidores a discriminación o tratos diferenciados 
ilícitos 
 
26. El  artículo 1°.1 literal d) del Código establece el derecho de los consumidores 
a  un  trato  justo  y  equitativo  en  toda  transacción  comercial  y  a  no  ser 
discriminados  por  motivo  de  origen,  raza,  sexo,  idioma,  religión  o  de 
cualquier  otra  índole .  Por  su  parte, los artículos 38º.1, 38°.2 y 38°.3 de dicho 
8

cuerpo  legal   ​
contemplan  el  tipo  infractor  de  discriminación  en  el  consumo, 
9

8
  LEY  29571.  CÓDIGO  DE  PROTECCIÓN  Y  DEFENSA  DEL   CONSUMIDOR​ .  Artículo   1º.­   Derechos  de  los 
consumidores. 
1.1 En los términos establecidos por el presente Código, los consumidores tienen los siguientes derechos: 
(…) 
d.  Derecho  a  un  trato  justo  y  equitativo  en  toda  transacción  comercial  y  a  no ser  discriminados por  motivo de 
origen, raza, sexo, idioma, religión, opinión, condición económica o de cualquier otra índole. 
(…). 
 
9
  LEY  29571.  CÓDIGO  DE  PROTECCIÓN  Y  DEFENSA  DEL   CONSUMIDOR​
.  Artículo   38º.­   Prohibición   de 
discriminación de consumidores. 
11/32 
 

  TRIBUNAL DE DEFENSA DE LA COMPETENCIA 
Y DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL 
Sala Especializada en Protección al Consumidor 
 
RESOLUCIÓN 3255­2015/SPC­INDECOPI 
 
EXPEDIENTE 325­2014/ILN­CPC  
 
 
estableciendo  que  los  proveedores  se  encuentran  prohibidos  de  establecer 
discriminación  alguna  respecto  a  los  solicitantes  de  los  productos  y servicios 
que  ofrecen  y  de  realizar  selección  de  clientela,  excluir  a  personas o realizar 
otras  prácticas  similares,  sin  que  medien  causas  de  seguridad  del 
establecimiento  o  tranquilidad  de  sus  clientes  u  otras  razones  objetivas  y 
justificadas. 
 
27. Las  normas  antes  expuestas  establecen  un  deber  de  no  discriminación  para 
los  proveedores  y la prohibición de exclusión de las personas sin que medien 
causas  objetivas  y  razonables.  Una  conducta  es  discriminatoria  cuando  no 
se  aplican  las  mismas  condiciones  comerciales  a  consumidores  que  se 
encuentren  en  situación  de  igualdad  y  cuando  la  conducta  infractora  está 
motivada por la pertenencia del consumidor a un grupo humano determinado, 
lo cual se sustenta en prejuicios que afectan la dignidad de las personas. 
 
28. Cabe  resaltar  que  el  tipo  infractor  de  discriminación  en  el  consumo  no  se 
restringe  a  supuestos  de  negativa  de  contratar,  pudiendo  comprender 
también  restricciones  arbitrarias  o  interrupciones  del  servicio  verificadas  una 
vez entablada la relación de consumo .  10

 
29. Respecto  a  la  carga  de  la  prueba,  de  conformidad  con  el  artículo  39°  del 
Código ,  para  que  se  configure  una  infracción,  el  consumidor  deberá,  en 
11

38.1  Los  proveedores  no  pueden  establecer   discriminación  alguna  por   motivo  de  origen,  raza,  sexo,  idioma, 
religión,  opinión,  condición  económica  o  de  cualquier   otra  índole,  respecto  de  los  consumidores,  se 
encuentren estos dentro o expuestos a una relación de consumo. 
38.2 Está  prohibida  la  exclusión  de  personas  sin  que  medien  causas  de  seguridad  del  establecimiento  o 
tranquilidad de sus clientes u otros motivos similares. 
38.3 El  trato  diferente  de  los  consumidores  debe  obedecer   a  causas  objetivas  y  razonables.  La  atención 
preferente  en  un  establecimiento  debe  responder   a  situaciones  de  hecho  distintas  que  justifiquen  un  trato 
diferente y existir una proporcionalidad entre el fin perseguido y el trato diferente que se otorga. 
 
10
  Cfr.  la  Resolución  665­2006/TDC­INDECOPI  del  17  de  mayo  de  2006,  en  el  procedimiento  seguido  por   el  señor  
Chrisstian  Manuel  Olivera  Fuentes  contra  Supermercados  Peruanos  S.A.,  por   impedirle  a  él  y  a  su pareja realizar  
muestras  de  afecto  en  público  al  interior   del  establecimiento  de  la  denunciada,  por   tratarse  de  una  pareja 
homosexual.  Cfr.  Resolución  854­2014/SPC­INDECOPI  del  13  de  marzo  de  2014,  en  el procedimiento iniciado de 
oficio  por   la  Comisión  de  Protección  al  Consumidor   –  Sede  Lima Norte contra Peruvian Air  Line S.A., toda vez que 
condicionaba  el  acceso de cinco personas sordomudas a un vuelo a que estuvieran acompañadas por  una persona, 
por   considerar   que  su  discapacidad  en  sí  misma  constituía  un  riesgo  potencial  para  el  desencadenamiento  de 
cualquier hecho que afectara su seguridad.  
 
Al  margen  del  sentido  de  las  resoluciones  citadas  (en  el  primer   caso,  la  denuncia  fue  declarada  infundada  y  en el 
segundo  caso,  se  encontró  responsable  a  la  aerolínea),  lo  cierto  es  que  en  ninguno  de  dichos procedimientos fue 
materia  controvertida  que el tipo infractor  de discriminación podía comprender  supuestos de restricciones arbitrarias 
o interrupciones de servicios verificadas una vez entablada la relación de consumo.  
 
11
  LEY  29571.  CÓDIGO  DE  PROTECCIÓN Y DEFENSA DEL  CONSUMIDOR​ . Artículo  39º.­  Carga de la prueba. 
La  carga  de  la  prueba  sobre  la  existencia  de  un  trato  desigual  corresponde  al  consumidor   afectado  cuando  el 
procedimiento  se  inicia  por   denuncia  de  este  o  a  la  administración  cuando  se  inicia  por   iniciativa  de  ella.  Para 
acreditar   tal  circunstancia,  no  es  necesario  que  el  afectado  pertenezca  a  un  grupo  determinado.  Corresponde  al 
proveedor   del  producto  o  servicio  acreditar   la  existencia  de  una  causa  objetiva  y  justificada.  Si  el  proveedor  
demuestra  la  existencia  de  una  causa  objetiva  y  razonable,  le  corresponde  a  la  otra  parte  probar   que  esta  es  en 
12/32 
 

  TRIBUNAL DE DEFENSA DE LA COMPETENCIA 
Y DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL 
Sala Especializada en Protección al Consumidor 
 
RESOLUCIÓN 3255­2015/SPC­INDECOPI 
 
EXPEDIENTE 325­2014/ILN­CPC  
 
 
primer  lugar,  acreditar  la  existencia  de  un  trato  desigual.  Solo  superada esta 
valla,  en  un  segundo  momento,  la  Administración  exigirá  al  proveedor  que 
demuestre  la  existencia  de  una  causa  objetiva  y  justificada  para  tal  trato 
desigual.  De  no  acreditarse  esta  última,  corresponderá  determinar  si  el  trato 
desigual  injustificado  configura  una  práctica  discriminatoria,  para  lo  cual 
podrá  recurrirse  a  la  utilización  de  indicios  y otros sucedáneos de los medios 
probatorios, conforme a lo señalado en el artículo 39° citado previamente. 
 
30. Así,  en  lo  que  concierne  al  ámbito  específico  de  los  procedimientos  por 
infracción  a  las  normas  de  protección  al  consumidor  y,  en  especial,  en  los 
procedimientos  que  versen  sobre  prácticas  discriminatorias,  los  indicios 
resultan  ser  una  herramienta  particularmente  importante,  puesto  que  los 
proveedores  suelen  tener  más  y  mejor  posibilidad  de  generar  medios 
probatorios  que  el  consumidor,  originándose  algunas  veces  dificultad  en  la 
atribución  de responsabilidades por los hechos denunciados, debido a la falta 
de pruebas directas para acreditar las alegaciones efectuadas por las partes. 
 
31. En  este  orden  de  ideas,  la  comprobación  de  la  existencia  de  infracciones  a 
las  normas  de  protección  al  consumidor  puede  producirse  sobre  la  base  de 
pruebas  circunstanciales  e  indicios  contingentes,  que  deben  ser  apreciados 
en  conjunto  por  el  juzgador  para  poder  extraer  presunciones  que  lo  lleven  a 
formar  una  convicción  respecto de los hechos investigados. Así, por ejemplo, 
puede  darse  el  caso  que  un  indicio,  apreciado  de  manera  aislada,  no 
convenza  al  juzgador,  pero  que  éste,  apreciado  al  lado  de  otros  indicios,  lo 
lleven a formarse una auténtica convicción. 
 
32. Cabe  indicar  que  el  indicio  es un hecho que se acredita por cualquiera de los 
medios  probatorios  que  la  ley  autoriza  a  la  administración  a  utilizar  (un 
documento,  una  declaración,  etc.).  Probada  la  existencia del indicio (o hecho 
indicador),  la  autoridad  encargada  de  resolver  podrá  utilizar  el  razonamiento 
lógico  para  derivar  del  indicio  o  de  un  conjunto  de  ellos  la  certeza  de  la 
ocurrencia  de  lo que es objeto del procedimiento (esto es, el hecho indicado). 
Negar  la  utilización  de  estos  sucedáneos  es  negarle  a  la  autoridad 
administrativa  la  posibilidad  de  efectuar  un  razonamiento  lógico,  posibilidad 
que  está  claramente  admitida  en  el  artículo  39°  del  Código  citado 
precedentemente,  el  mismo  que  se  alinea  con  el  señalado  en  el  Código 
Procesal  Civil,  de  aplicación  supletoria  a  los  procedimientos  administrativos 
en materia de protección al consumidor. 
 
33. Lo  anteriormente  expuesto  ha  sido  aplicado  en  el  procedimiento  iniciado  de 
oficio  por  la  Comisión  de  Protección  al  Consumidor  contra  Gersur  S.A.C. 

realidad  un  pretexto  o  una  simulación  para  incurrir   en  prácticas  discriminatorias.  Para  estos  efectos,  es  válida  la 
utilización de indicios y otros sucedáneos de los medios probatorios​ . (Subrayado añadido)  
13/32 
 

  TRIBUNAL DE DEFENSA DE LA COMPETENCIA 
Y DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL 
Sala Especializada en Protección al Consumidor 
 
RESOLUCIÓN 3255­2015/SPC­INDECOPI 
 
EXPEDIENTE 325­2014/ILN­CPC  
 
 
(Discoteca  “Café  del  Mar”),  en  cuyo  marco  se  emitió  la  Resolución 
1415­2006/TDC  del  13  de  setiembre  de  2006,  donde  a  partir  de  la 
constatación  de  un  impedimento  de  ingreso  al  local  de  una  pareja de rasgos 
mestizos  y  el efectivo ingreso de una pareja de rasgos caucásicos, se abordó 
a  la  conclusión  de  que  se  había  incurrido  en  una  práctica  discriminatoria por 
motivo  de  raza.  Como  puede  apreciarse,  no  existió  una  prueba  directa  y 
expresa  — ​​como  un  reconocimiento  por  parte  del  proveedor —    que  diera  12

cuenta  de  que  las  características  físicas  de  la  pareja  de  rasgos  mestizos 
hayan sido los motivos para impedirles el ingreso al establecimiento. 
 
34. Esta  flexibilización  legal  de  la  carga  de  la  prueba  se  alinea  a  lo  señalado  en 
anteriores  pronunciamientos  emitidos  en  el  marco  de  procedimientos  que 
versan  sobre  servicios  médicos   ​ y  en  donde  se  aplica la teoría de las cargas 
13

dinámicas  que  tiene  por  finalidad  el  asegurar  el  cumplimiento  del  deber 
especial  de  protección  de  los  derechos  de  los  consumidores  y  usuarios 
conforme  a  lo  estipulado  en  la  Constitución  Política  del  Perú ,  de  modo  que  14

dicha  carga  recaiga  en  aquél  sujeto  de  la  relación  de  consumo  que  se 
encuentra en mejor posición o condición para satisfacerla .  15

12
  Reconocimiento que se verificó en el procedimiento iniciado por  los señores José Enrique Sánchez Canales y Patrick 
Michael Finn  contra Plaza Hotel E. I. R. Ltda. (Resolución 1507­2013/SPC­INDECOPI del 12 de junio de 2013). 
 
13
  Cfr.  la  Resolución  283­2011/SC2­INDECOPI  del  15  de febrero de 2011, en el procedimiento seguido por  la señora 
Rosa  Estrada  Aranda  contra  el  señor  Giovanni Núñez Muñoz. Cfr. Resolución 445­2014/SPC­INDECOPI del 10 de 
febrero  de  2014,  en  el  procedimiento  seguido  por   la  señora  Lourdes  Lizbeth  Ruck  Puerta  contra  Asociación  Civil 
Selva Amazónica. 
 
14
  En  relación  con  el  "deber   especial  de  protección"  del  Estado  respecto  de  los  derechos  fundamentales,  el  Tribunal 
Constitucional señaló lo siguiente: 
 
“6.(...)   en  su  versión  moderna,  el  Estado  ha  sido  instituido al servicio de los derechos fundamentales. El Estado, en 
efecto, tiene, en relación con los derechos fundamentales, un “deber especial de protección”. 
(...)  
Lo  que  significa,  en  primer   lugar,  que  en el ordenamiento constitucional peruano todas las leyes, reglamentos y sus 
actos  de  aplicación,  deben  interpretarse  y  aplicarse  de  conformidad  con  los  derechos  fundamentales  (STC 
2409­2002­AA/TC).  En  ese  sentido,  los  derechos  constitucionales,  en  cuanto  valores materiales del ordenamiento, 
tienen  una  pretensión  de  validez,  de  modo  que  tienen  la  propiedad  de  “irradiarse”   y  expandirse  por   todo  el 
ordenamiento jurídico. 
   
(...)   si  sobre  los derechos constitucionales, en su dimensión objetiva, sólo se proclamara un efecto de irradiación por  
el  ordenamiento  jurídico,  pero  no  se  obligara  a  los  órganos  estatales  a protegerlos de las acechanzas de terceros, 
entonces  su  condición  de  valores  materiales  del  ordenamiento  quedaría  desprovista  de  significado​ .”   (Subrayado 
añadido)  
 
15
  BULLARD,  Alfredo​ .  Cuando  las  Cosas  Hablan:  El  “res  ipsa  loquitur”   y  la  Carga  de  la  Prueba  en  la 
Responsabilidad Civil.​  En: Themis, No.50, 2005.   
“Debe  considerarse  que  el  principio  de  la  carga  de  la  prueba  sólo  opera  en  defecto  de  normas  que  precisen  una 
carga  de  prueba  diferente,  y  debe  ser   aplicado  razonablemente  para  no  conducirnos  a  resultados  absurdos  o 
contrarios  a  la  lógica,  tal  como  reconoce  la  doctrina.  Así,  de  determinarse  que  existe  una  imposibilidad  o  seria 
limitación  de  que  una  de  las  partes  pueda  probar   cómo  ocurrió  el  accidente,  debe  evaluarse  si  existen  reglas que 
invierten la carga de la prueba sobre aquella de las partes que está en control de la actividad causante del daño.”  
 
14/32 
 

  TRIBUNAL DE DEFENSA DE LA COMPETENCIA 
Y DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL 
Sala Especializada en Protección al Consumidor 
 
RESOLUCIÓN 3255­2015/SPC­INDECOPI 
 
EXPEDIENTE 325­2014/ILN­CPC  
 
 
35. En  resumen,  ante  la  denuncia  de  un  trato  discriminatorio  corresponde que el 
consumidor  acredite  la  existencia  de  un  trato  desigual;  luego,  que  el 
proveedor  demuestre la existencia de una causa objetiva y justificada para tal 
trato  desigual;  finalmente,  de  no  cumplirse  con  esto  último,  corresponderá 
determinar  si  el  trato  desigual  injustificado  configura  una  práctica 
discriminatoria,  para  lo cual podrá recurrirse a la utilización de indicios y otros 
sucedáneos de los medios probatorios. 
 
Aplicación al caso concreto 
 
36. En  el  presente  caso,  los  señores  Lavalle  y  Rodríguez  denunciaron  a  Mall 
Service,  por  haber  sido  discriminados  dada  su  orientación  sexual,  en  tanto 
que  un  miembro  del  personal  de  seguridad de la denunciada (en adelante, el 
señor  Rojas),  les  exigió  que  se  retirasen  del  centro  comercial  Plaza  San 
Miguel,  debido  a  sus  manifestaciones  de  afecto,  pese  a  que  alrededor  de 
donde  se  encontraban  (zona  central)  habían  otras  parejas  que  hacían  lo 
mismo, solo que se trataban de parejas heterosexuales.  
 
37. Ahora  bien,  la  Comisión  declaró  fundada  la  denuncia  interpuesta  contra  Mall 
Service,  por  infracción  del  artículo  38°.1  del  Código,  sobre  la  base  de  los 
siguientes argumentos: 
 
(i) Las  notas  periodísticas  presentadas  con  la  denuncia,  carecían  de 
eficacia  probatoria  para  el  presente  procedimiento,  toda  vez  que 
únicamente  recogían  la  narración  de  los  hechos  ocurridos  el  7  de  abril 
de 2014, efectuada por los denunciantes; 
(ii) del  análisis  del  video  1  que  contenía  la  conversación  sostenida entre el 
señor  Rojas  y  los  denunciantes,  se  desprendía  que  el  primero  de  los 
mencionados  abordó  a  los  segundos  con  motivo  de  sus 
manifestaciones  de  afecto  y  con  la  intención  de  lograr  que  estos  se 
retiren  del  centro  comercial  Plaza  San  Miguel,  siendo  que  al  replicarle 
los  denunciantes  que  habían  otras  parejas  haciendo  lo  mismo,  la 
respuesta  del  señor  Rojas  fue  que  era  diferente  por  tratarse  de dama y 
caballero,  hecho  que  constituía  una  prueba  directa  de  la  existencia  de 
una discriminación por orientación sexual; 
(iii) Mall  Service  no  acreditó  que  la  intervención  del  señor  Rojas 
efectivamente  respondió  a  los  reclamos  de  padres  de  familia  que  se 
encontraban  en  el  lugar,  ni  tampoco  el  supuesto  comportamiento 
“efusivo”  o  “impropio”  de  los  denunciantes,  pese  a  que  se  encontraba 
en  mejor  posición  para  presentar  las  grabaciones  de  seguridad  que 
dieran cuenta de tales afirmaciones; 

15/32 
 

  TRIBUNAL DE DEFENSA DE LA COMPETENCIA 
Y DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL 
Sala Especializada en Protección al Consumidor 
 
RESOLUCIÓN 3255­2015/SPC­INDECOPI 
 
EXPEDIENTE 325­2014/ILN­CPC  
 
 
(iv) en  ninguno  de  los videos se apreciaba al señor Rojas o al supervisor de 
seguridad,  justificando  su  intervención  en  la  existencia  de  un  reclamo 
de los padres de familia que se encontraban en el lugar; 
(v) en  los  dos  (2)  comunicados  de  prensa  de  fechas  9  y  11  de  abril  de 
2014,  emitidos  por  la  Oficina de Relaciones Públicas y Comunicaciones 
del  centro  comercial  Plaza  San  Miguel,  lejos  de  dar  a  conocer  a  la 
opinión  pública  que  los  motivos  por los cuales el señor Rojas instó a los 
denunciantes  a  que  se  retirasen  del  establecimiento,  eran  la  existencia 
de  actos  reñidos  con  el  pudor  público  y  el  reclamo de padres de familia 
que  se  encontraban  en  el  lugar;  la  denunciada  se  limitó  a  reconocer 
que existió un incidente y se pidieron las disculpas del caso; 
(vi) Mall  Service  no  acreditó  que  requirió  la  intervención  de  un  efectivo 
policial,  conforme  a  lo  dicho  por  el  señor  Rojas  a  los  denunciantes,  lo 
cual  hubiera  correspondido  de  haberse  efectivamente  producido  algún 
acto contra el pudor público; 
(vii) el  alegato  de  la  denunciada  referido  a  que  los  denunciantes,  en  todo 
momento,  habían  direccionado  las  declaraciones  del  señor  Rojas  a  lo 
que  ellos  buscaban  obtener,  carecía  de  sustento,  toda  vez  que  en  el 
inicio  de  la  conversación  sostenida  entre  los  denunciantes  y  el  señor 
Rojas,  se  reveló  claramente  el  trato  discriminatorio  por  la  orientación 
sexual  de  los  denunciantes;  así,  las  explicaciones  solicitadas  por  los 
denunciantes  al  señor  Rojas  con  posterioridad  a  dicho  momento, 
únicamente  buscaban  poner  en  mayor  evidencia  dicha  actitud 
discriminatoria;  
(viii) el hecho que los señores Lavalle y Rodríguez no hubieran sido retirados 
de  Plaza  San  Miguel  y,  luego  del  incidente,  hubieran  continuado 
desplazándose  en  el  interior  del  centro  comercial,  no  desvirtuaba  la 
existencia  de  un trato discriminatorio, en tanto que se les brindó un trato 
desigual  por  su  orientación  sexual  y  con  la  conducta  del  personal  de 
seguridad  de  la  denunciada  no  solo  se  perturbó  su  tranquilidad  y  el 
normal  desarrollo  de  sus  actividades,  sino  que  les  significó  una 
amenaza  potencial  a  su  permanencia  en  un  espacio  abierto  al  público; 
y, 
(ix) si  bien  la  denunciada  manifestó  que  colocó  diversos  anuncios  en  las 
instalaciones  de  Plaza  San  Miguel,  indicando  que  se  encontraba  en 
contra  de  todo  tipo  de  discriminación,  no  obraba  en  el  expediente 
prueba alguna de que había cumplido con ello. 
 
38. Dicho  lo  anterior,  corresponde  transcribir  el  contenido  de  la  conversación 
contenida  en  el  video  1,  que  fue  sostenida  por los denunciantes con el señor 
Rojas: 
 

16/32 
 

  TRIBUNAL DE DEFENSA DE LA COMPETENCIA 
Y DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL 
Sala Especializada en Protección al Consumidor 
 
RESOLUCIÓN 3255­2015/SPC­INDECOPI 
 
EXPEDIENTE 325­2014/ILN­CPC  
 
 
“Señor  Richard  Rojas:  Acá  no  pueden  hacer  esas  cosas.  No  es un parque, 
es un centro comercial. 
Señor Julio Lavalle: ​ ¿Qué estoy haciendo?. 
Señor  Richard  Rojas:​ ¿Qué  están  haciendo?.  Estoy  viendo,  por  eso,  estoy 
viendo. 
Señor Julio Lavalle: ​  Ya… 
Señor Joustin Rodríguez: ​ ¿Y tiene algo de malo acaso?. 
Señor Richard Rojas:​  Por favor tienen que avanzar. 
Señor  Julio  Lavalle:   No  me  voy…no  me  voy  a  retirar  por eso. No me voy a 
retirar por eso. 
Señor Richard Rojas:​  Entonces los van a sacar. 
Señor Julio Lavalle: ​  No me voy a retirar por eso. 
Señor Richard Rojas:​ (ininteligible) 
Señor  Julio  Lavalle:   Llame  todo  lo  que  quiera,  no  me  voy a retirar por eso. 
No me parece. No me parece. 
Señor Richard Rojas:​  ¿No te parece? No. Lo que estás haciendo no es. 
Señor Julio Lavalle: ​ No estoy haciendo nada malo. 
Señor Richard Rojas:​  Yo te estoy viendo. 
Señor Julio Lavalle: ​  No estoy haciendo nada malo ¿ok? 
Señor Richard Rojas:​ (ininteligible) 
Señor  Julio  Lavalle:   Lo  que  vio  es lo que estoy haciendo y no es nada malo 
así que… 
Señor  Richard  Rojas:  Esto  no  es  un  parque,  por  eso  te  estoy  explicando, 
estamos en un centro comercial. 
Señor  Julio  Lavalle:    Hay  parejas,  hay  otras  parejas  en  las  otras  bancas  y 
están  haciendo  lo  mismo  que  yo.  Yo  no  estoy  haciendo  nada  diferente  a  los 
demás. 
Señor Richard Rojas:​  Son dama y caballero, es otra cosa. 
Señor Julio Lavalle: ​ Ah perdón, si usted tiene sus prejuicios, no es mi culpa. 
Señor  Joustin  Rodríguez:    O  sea,  o  sea  señor  ¿usted  me  está 
discriminando por ser gay?. 
Señor  Richard  Rojas:  No,  no,  sino  que  yo  le  estoy  indicando  que  no  es  un 
parque, no es un parque. 
Señor  Julio  Lavalle:  Ya…a  ver…a  ver.  Entonces  ya,  yo  entiendo,  no  es  un 
parque. 
Señor Richard Rojas:​  Si estarías en un parque, con gusto, eres libre.  
Señor  Julio  Lavalle:  Yo  lo  entiendo,  no  es  un  parque. Ya bacán. Pero usted 
me  está  diciendo  que,  o  sea,  si  fuéramos  hombre  y  mujer  no  habría  ningún 
problema ¿cierto?. 
Señor Richard Rojas: ​ Por eso, acá hay niños. 
Señor  Julio  Lavalle:  Pero  me  está  diciendo  que  si  es  hombre  y  mujer  no 
habría ningún problema ¿cierto?. 
Señor Richard Rojas: ​ Claro. 
Señor Julio Lavalle: ​ Ah ve, ¿entonces no es discriminar?. 

17/32 
 

  TRIBUNAL DE DEFENSA DE LA COMPETENCIA 
Y DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL 
Sala Especializada en Protección al Consumidor 
 
RESOLUCIÓN 3255­2015/SPC­INDECOPI 
 
EXPEDIENTE 325­2014/ILN­CPC  
 
 
Señor  Richard  Rojas:  Escucha,  escucha…tampoco  no  pueden  hacer  eso 
¿entiendes?. 
Señor  Julio  Lavalle:  No  me  puede  decir  que  no  puedo  hacer  eso  señor,  no 
me puede decir eso. 
Señor Richard Rojas:​  Igualito a como te estoy indicando ¿entiendes? 
Señor  Julio  Lavalle:    Señor,  si  fuéramos  hombre  y  mujer,  me  está  diciendo 
que no habría ningún problema. 
Señor  Richard  Rojas:  Eso  es  lo  que  te estoy indicando. Igualito va a venir el 
señor policía y te va a indicar. 
Señor  Julio  Lavalle:   Ni  siquiera  usted  sabe  lo  que  está diciendo, ni siquiera 
se decide, ni siquiera se decide. 
Señor  Richard  Rojas:  Por  eso  le  estoy  indicando.  El  policía  te  va  a  indicar 
¿ya?. 
Señor Julio Lavalle: ​ Ya está bien, llame a la policía. 
Señor Joustin Rodríguez: ​ Está loco.” 
 
39. En  este  punto,  esta  Sala  considera  necesario  señalar  que,  si  bien  rechaza 
cualquier  acto  de  discriminación  incurrido  por  el  proveedor  a  través  de  sus 
dependientes  o subordinados, no avala de modo alguno que, en respuesta al 
trato  brindado, el consumidor agraviado se dirija a dichas personas utilizando 
calificativos ofensivos. 
 
40. Ahora  bien,  de  la  conversación  anteriormente  citada  se  desprende 
claramente  que  el  señor  Rojas,  de  manera  directa,  firme,  insistente  y  bajo la 
amenaza  de  llamar  a  un  miembro  de  la  PNP,  solicitó  a  los señores Lavalle y 
Rodríguez que se retirasen del centro comercial Plaza San Miguel. 
 
41. En  efecto,  la  Sala  aprecia  que  las  expresiones  del  señor  Rojas y la forma en 
que  se  dirigió  a  los  denunciantes,  amenazándolos  con  que  iban  a  ser 
retirados  (“​Entonces  los  van  a  sacar”​ )  y  la  advertencia  de  llamar  a  la  policía 
(“​El policía te va a indicar ¿ya?”​ ), conllevaron a desincentivar su permanencia 
en  el  citado  centro  comercial.  Cabe  indicar,  como  ha  sido  señalado  antes, 
que  el  trato  diferenciado  en  el  consumo  ­  presupuesto  básico  para  un  caso 
de  discriminación  ­  no  se  restringe  a  supuestos  de  negativa  a  contratar  o  de 
ingreso  a  un  establecimiento,  sino  también  a  restricciones  arbitrarias  o 
interrupciones del servicio, como las mencionadas precedentemente. 
 
42. Ahora  bien,  en  tanto  no  se  aprecia  en  el  expediente  elementos  que  aporten 
indicios  de  que  se  desincentivó  la  permanencia  de  otras  personas  en  los 
mismos  términos  que  a  los  denunciantes,  esta  Sala  considera  que  ha 
quedado  acreditado  que  el  7  de  abril  de  2014,  Mall  Service  brindó  un  trato 
desigual a los denunciantes. 
 

18/32 
 

  TRIBUNAL DE DEFENSA DE LA COMPETENCIA 
Y DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL 
Sala Especializada en Protección al Consumidor 
 
RESOLUCIÓN 3255­2015/SPC­INDECOPI 
 
EXPEDIENTE 325­2014/ILN­CPC  
 
 
43. Dicho  lo  anterior,  corresponde  evaluar  si  existía  una  causa  objetiva  y 
justificada para que los denunciantes fueran conminados por el señor Rojas a 
retirarse del centro comercial Plaza San Miguel 
 
44. Durante  la  tramitación  del  procedimiento,  Mall  Service  indicó  que  fueron  los 
padres  de  familia  que  se  encontraban  en  Plaza  San  Miguel,  quienes 
insistentemente  solicitaron  al  señor  Rojas que inste a los denunciantes a que 
dejaran  de  demostrarse  afecto  de  forma  efusiva,  pues  había  menores  de 
edad  y  dicha  conducta  afectaba  el  pudor  de  las  familias  y  su  derecho  a 
desenvolverse con tranquilidad en dicho espacio público recreativo.  
 
45. En  ese sentido, se aprecia que las causas alegadas por la denunciada fueron 
la  existencia  de  supuestos  actos  contra  el  pudor  incurridos  por  los 
denunciantes,  de  reclamos  de  los  padres  de  familia  y  la  presencia  de  niños 
en  el  lugar.  No  obstante,  efectuada  la  revisión  de  los  actuados  en  el 
procedimiento,  esta  Sala  no  aprecia  que  Mall  Service  haya  acreditado,  ni 
siquiera  mediante  indicios,  la  veracidad  de  dichos  motivos,  de  allí  que  no 
demostró  una  causa objetiva y justificada para brindar un trato desigual a los 
denunciantes. 
 
46. En  su apelación, Mall Service indicó que: (i) los denunciantes jamás grabaron 
las  inmediaciones de donde ocurrió el incidente, pues sabían que estaban los 
padres  de  familia  indignados  por  su  actuar;  (ii)  las  cámaras  de  seguridad  no 
captaron las caricias efusivas de los denunciantes ni el reclamo de los padres 
de  familia,  toda  vez  que  eran  giratorias,  siendo  que  para  ver  de  un  punto  a 
otro  debía  pasar  un  tiempo  prudencial;  en  todo  caso,  la  carga  probatoria 
recaía  en  los  denunciantes;  (iii) la Comisión no exigió a los denunciantes que 
presenten  la  grabación  del  momento  anterior  a  la  intervención  del  señor 
Rojas,  lo  que  demostraba  que  su  fallo  era  parcializado;  y,  (iv)  el  hecho  que 
en  el  video  1  no  se  apreciaba  que  el  señor  Rojas  justificara  su  intervención 
en  los  pedidos  efectuados  por  los  padres  de  familia,  no  quería  decir  que 
estos  no  existieron,  pues  dicho video fue grabado de manera que beneficiara 
a los denunciantes. 
 
47. Sobre  el  particular, cabe indicar a la denunciada que, conforme a lo señalado 
en  anteriores  acápites  de  la  presente  resolución,  el  artículo  39°  del  Código 
establece  reglas  probatorias,  en  virtud  de  las  cuales  primero  deberá 
acreditarse,  siquiera  indiciariamente,  la  existencia de un trato desigual, carga 
probatoria  que  recae  en  el  consumidor  afectado,  siendo  que  una  vez 
superada  esa  valla,  el  proveedor  debe  acreditar  una  causa  objetiva  y 
justificada;  en  tal  sentido,  recaía  en  Mall  Service  la  carga  de  acreditar que el 
trato  desigual  brindado  a  los  señores  Lavalle  y  Rodríguez  efectivamente 
respondió a las causas que fueron alegadas como justificación.  
19/32 
 

  TRIBUNAL DE DEFENSA DE LA COMPETENCIA 
Y DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL 
Sala Especializada en Protección al Consumidor 
 
RESOLUCIÓN 3255­2015/SPC­INDECOPI 
 
EXPEDIENTE 325­2014/ILN­CPC  
 
 
 
48. A  mayor  abundamiento, la carga de la prueba debe recaer en aquél sujeto de 
la  relación  de  consumo  que  se  encuentra  en mejor posición o condición para 
satisfacerla ,  encontrándose  la  denunciada  en  dicha  posición  dada  la 
16

existencia  de  equipos  o  cámaras  de  seguridad  que  se  encontraban 


instalados  en  el  centro  comercial  Plaza  San  Miguel,  con  las  cuales  pudo 
haber  registrado  las  supuestas  conductas  efusivas  de  los  denunciantes,  los 
reclamos de los padres de familia y la presencia de niños en el lugar. 
 
49. En  este  punto,  corresponde  atender  a  que  los  afectados  indicaron  que  el 
trato  que  recibieron  de  parte  del  señor  Rojas,  constituyó  una  conducta 
discriminatoria debido a su orientación sexual.  
 
50. Al  respecto,  del  video  1  anteriormente  citado,  se  desprende  una 
desvaloración  a  la  orientación  sexual  de  los  denunciantes  respecto  de  la 
orientación  sexual  de otras parejas que se encontraban en la misma zona del 
centro  comercial  Plaza  San  Miguel.  Ello,  se  evidencia  claramente  en  el 
siguiente extracto de la conversación: 
 
“(...) 
Señor  Julio  Lavalle:    Hay  parejas,  hay  otras  parejas  en  las  otras  bancas  y 
están  haciendo  lo  mismo  que  yo.  Yo  no  estoy  haciendo  nada  diferente  a  los 
demás. 
Señor Richard Rojas:​  Son dama y caballero, es otra cosa. 
(...)” 
 
51. Cabe reiterar que Mall Service no demostró la existencia de  causas objetivas 
y  justificadas,  distintas  de  la  discriminación,  para  desincentivar  la 
permanencia  de  los  denunciantes en su centro comercial, pues como ha sido 
señalado,  no  se  encuentran  acreditadas  la  existencia  de  supuestos  actos 
contra  el  pudor  incurridos  por  los  denunciantes,  de  reclamos  de  los  padres 
de familia y la presencia de niños en la lugar. 
 
52. A  ello  debe  agregarse  que  las  declaraciones  de  Mall  Service  vertidas  en  su 
escrito  del  16  de  abril  de  2014,  mediante  el  cual  absolvió  el  requerimiento 
efectuado  por  Carta  77­2014/ILN­CPC­INDECOPI   ​ y  el  contenido  de  los dos 
17

(2)  comunicados  de  prensa de fecha 9 y 11 de abril de 2014 , emitidos por la  18

Oficina  de  Relaciones  Públicas y Comunicaciones del centro comercial Plaza 

16
  Ver Resolución 2291­2012/SC2­INDECOPI del 23 de julio de 2012. 
 
17
          En las fojas 77 y 78 del expediente. 
 
18
          En las fojas 34 y 35 del expediente. 
20/32 
 

  TRIBUNAL DE DEFENSA DE LA COMPETENCIA 
Y DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL 
Sala Especializada en Protección al Consumidor 
 
RESOLUCIÓN 3255­2015/SPC­INDECOPI 
 
EXPEDIENTE 325­2014/ILN­CPC  
 
 
San  Miguel,  resultan  reveladores de que se efectivamente se verificó un trato 
discriminatorio: 
 
­ Escrito del 16 de abril de 2014 
“(...)  este  hecho  aislado  es  totalmente  contrario  a  la  política  de  la 
administración  del  Centro  Comercial,  que  siempre  ha  sido  y  será  de 
respeto  y  tolerancia,  por  lo  que  no  existe  ningún  acto  tendiente  a 
menoscabar ni discriminar a nadie, como lo acredita nuestra historia sin ningún 
tipo de antecedentes de esta naturaleza. 
(...)”. ​
(Subrayado y resaltado agregado). 
 
­ Comunicados de prensa 
“(...) 
El  Centro  Comercial  Plaza  San  Miguel  lamenta profundamente los hechos 
ocurridos  el  pasado  7  de  abril  en  nuestras  instalaciones,  que  fueron 
denunciados por los señores Joustin Rodríguez y Julio Lavalle. 
Nuestra  organización,  desde  su  fundación,  hace  más  de  38  años, 
promueve  la  integración  y  unión  de  los  peruanos  sin discriminación de 
raza,  credo  o  sexo.  Lo  que  muestra  el  video  difundido  en  diversos 
medios  de  comunicación  es  un  hecho  aislado  opuesto  a  la  política  de 
nuestra organización. 
Debemos  señalar  que,  debido  a  estos  hechos,  el  agente  de  vigilancia privado 
de  la  empresa  de  seguridad  G­4S,  que  se  desempeñaba  en  nuestra 
institución,  fue  removido  de  sus  servicios  en  nuestro  establecimiento,  ya  que 
consideramos  que  actuó  en  contra  de  las  políticas  y  los  principios  que 
alentamos  e  instruimos  constantemente  en  todos  nuestro  trabajadores  y 
colaboradores. 
Reiteramos  las  disculpas  del  caso  y  nos  comprometemos  a  seguir 
promoviendo valores de integración entre los peruanos​ . 
(...)” ​
(Subrayado y resaltado agregado). 
 
53. Como  se  aprecia,  en  dichas  comunicaciones  Mall  Service  hizo  hincapié  en 
que su empresa manejaba una política contraria a la discriminación (de unión 
e  integración  de  los  peruanos)  y  frente  a  ello  indicó  que  lo  sucedido  con  los 
señores  Lavalle  y  Rodríguez  fue  un hecho aislado y opuesto a dicha política. 
En ese sentido, se desprende un reconocimiento de que el 7 de abril de 2014 
existió una práctica discriminatoria dentro de su establecimiento. 
 
54. Lo  anteriormente  expuesto  sobre  la  existencia  de  un  trato discriminatorio por 
orientación  sexual,  en  perjuicio  de  los  denunciantes,  resulta  pertinente  a 
efectos  de  desestimar  los  alegatos  formulados  por  Mall  Service  en  su 
apelación  referidos  a  que:  (i)  solo  se  trató  de  un llamado de atención dirigido 
a  los  denunciantes para que se comportaran adecuadamente, en defensa del 
pudor  de  los  demás  clientes;  (ii)  el  vigilante  se  limitó a atender la solicitud de 

21/32 
 

  TRIBUNAL DE DEFENSA DE LA COMPETENCIA 
Y DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL 
Sala Especializada en Protección al Consumidor 
 
RESOLUCIÓN 3255­2015/SPC­INDECOPI 
 
EXPEDIENTE 325­2014/ILN­CPC  
 
 
otros  consumidores,  sin  utilizar  la  fuerza;  y,  (iii)  no  era  cierto  que  existió  una 
amenaza  potencial  para  los  denunciantes,  más  aún  se  apreciaba  que  estos 
continuaron paseando en las instalaciones de Plaza San Miguel.  
 
55. Esta  Sala  coincide  con  la  Comisión  en que, el hecho que los señores Lavalle 
y  Rodríguez  no  hubieran  sido  retirados  de  Plaza  San  Miguel  y,  luego  del 
incidente,  hubieran  continuado  desplazándose  en  el  interior  del  centro 
comercial,  no  desvirtuaba  la  existencia  de  un  trato  discriminatorio,  en  tanto 
que  se  les  brindó  un  trato  desigual  por  su  orientación  sexual  y  con  la 
conducta  del  personal  de  seguridad  de  la  denunciada  no  solo se perturbó su 
tranquilidad  y  el  normal  desarrollo  de  sus  actividades,  sino  que  les  significó 
una amenaza potencial a su permanencia en un espacio abierto al público. 
 
56. En  su  apelación,  Mall  Service  señaló:  (i)  que  la  primera  instancia  basó  su 
decisión  únicamente  en  el  video  1  indicando  que  su  empresa  merecía 
sanción  solo  por  el  comentario  del  señor  Rojas  de  que  sería  distinto  si 
hubieran  sido  dama  y  caballero,  sin considerar que la grabación daba cuenta 
de  una discusión en la que se observaba la calma del vigilante y la preparada 
arremetida  y  conveniente  desesperación  de  los  denunciantes,  quienes  con 
preguntas  claramente  intencionadas  y  dirigidas  con  agresividad,  buscaron 
respuestas  que  deseaban  obtener  del  señor  Rojas;  y,  (ii)  en  un  extracto  del 
video  1  (minuto  1,  segundos  20  a  23)   se  apreciaba una clara manipulación 
19

de  los  denunciantes  para  buscar  palabras  del  vigilante  que  este  no  pudo 
aclarar con seguridad, utilizando un método de arremeter al contrario. 
 
57. Al  respecto,  contrariamente  a  lo  alegado  por  Mall  Service,  no se aprecia una 
intención  de  los denunciantes de manipular y direccionar las afirmaciones del 
señor  Rojas,  sino  que  se  observan  expresiones que reflejaban la indignación 
de  los  consumidores,  que  fueron  emitidas  en  reacción  a  un  trato 
discriminatorio  previamente  verificado  cuando  el  señor  Rojas, 
espontáneamente,  en  un  inicio  y  antes  de  ser  puesto  en  sobre  aviso  de  que 
había  incurrido  en  un  trato  discriminatorio,  señaló  que  el  trato  era  distinto 
para ellos dado que no se trataban de un varón y una mujer.  
 
58. En  este  punto,  resulta  pertinente  citar  el  siguiente  extracto  de  la 
conversación: 
 
“(...) 

19
  ​
         “(...) 
              Señor Julio Lavalle: ​ Señor, si fuéramos hombre y mujer, me está diciendo que no habría ningún problema. 
Señor Richard Rojas: ​ Eso es lo que te estoy indicando. Igualito va a venir el señor policía y te va a indicar. 
Señor Julio Lavalle: ​
 Ni siquiera usted sabe lo que está diciendo, ni siquiera se decide, ni siquiera se decide. 
(...)” 
 
22/32 
 

  TRIBUNAL DE DEFENSA DE LA COMPETENCIA 
Y DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL 
Sala Especializada en Protección al Consumidor 
 
RESOLUCIÓN 3255­2015/SPC­INDECOPI 
 
EXPEDIENTE 325­2014/ILN­CPC  
 
 
Señor  Joustin  Rodríguez:    O  sea,  o  sea  señor  ¿usted  me  está 
discriminando por ser gay?. 
Señor  Richard  Rojas:  No,  no,  sino  que  yo  le  estoy  indicando  que  no  es  un 
parque, no es un parque. 
Señor  Julio  Lavalle:  Ya…a  ver…a  ver.  Entonces  ya,  yo  entiendo,  no  es  un 
parque. 
Señor Richard Rojas:​  Si estarías en un parque, con gusto, eres libre  
Señor  Julio  Lavalle:  Yo  lo  entiendo,  no  es  un  parque. Ya bacán. Pero usted 
me  está  diciendo  que,  o  sea,  si  fuéramos  hombre  y  mujer  no  habría  ningún 
problema ¿cierto?. 
Señor Richard Rojas: ​ Por eso, acá hay niños. 
(...)” 
 
59. Así,  una  vez  que  el  señor  Rojas  cayó  en  cuenta  de  que  su  actitud 
evidenciaba  una  conducta  discriminatoria,  para  justificar  su  conducta  se 
apoyó  en  la  supuesta  presencia  de  niños  en  la  zona  donde  se  encontraban 
los  denunciantes,  circunstancia  que  como  ha  sido  señalado,  no  ha  sido 
acreditada. 
 
60. En  su  apelación,  Mall  Service  señaló  que  en  el  video  1  (minuto  1,  segundos 
15  a  20)  se  apreciaba  claramente  que  el  señor  Rojas  pidió  a  los 
denunciantes  que  tuvieran  una  conducta  adecuada,  en  tanto  ello  debía 
observar  tanto  una  pareja  heterosexual  como  una  homosexual.  Cabe  indicar 
que,  la  denunciada  sustentó  su  alegato  en  la  utilización  de  la  expresión 
“igualito”  por  parte  del  señor  Rojas,  no  obstante,  se  ha  verificado  que  la 
conversación se llevó a cabo de la siguiente manera: 
 
“(...) 
Señor  Julio  Lavalle:    Señor,  si  fuéramos  hombre  y  mujer,  me  está  diciendo 
que no habría ningún problema. 
Señor  Richard  Rojas:  Eso  es  lo  que  te  estoy  indicando.  Igualito  va a venir 
el señor policía y te va a indicar. 
(...)”. ​
(Resaltado agregado) 
 
61. Como  se  puede  apreciar,  el  señor  Rojas  no  señaló  que  “igualito”  hubiera 
tratado  a  una  pareja  heterosexual,  por  lo  cual  la afirmación de la denunciada 
carece  de  sustento.  Sin  perjuicio  de  ello,  se  debe resaltar que dicha parte de 
la  conversación  sostenida entre los denunciantes y el señor Rojas, se verificó 
luego  de  que  el  propio  miembro  de  seguridad, de manera espontánea, había 
puesto  en  evidencia  su  actitud  discriminatoria  ante  los  señores  Lavalle  y 
Rodríguez e intentaba subsanar la situación. 
 
62. Mall  Service  indicó  que  la  Comisión  había  concluido  que  los actos excesivos 
de  muestras  de  cariño  de  la  pareja  denunciante,  eran  adecuados  y  que  el 
23/32 
 

  TRIBUNAL DE DEFENSA DE LA COMPETENCIA 
Y DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL 
Sala Especializada en Protección al Consumidor 
 
RESOLUCIÓN 3255­2015/SPC­INDECOPI 
 
EXPEDIENTE 325­2014/ILN­CPC  
 
 
llamarles  la  atención  constituía  una  discriminación  agravada,  sin  considerar 
que  el  llamar  la  atención  a  las  parejas  homosexuales  por  exhibirse  no  era 
discriminar,  pues  se  les  exigía  lo  mismo  a  las  parejas  heterosexuales  y  no 
debía  victimizarse  a  las minorías en general cuando se les exigía cumplir con 
ciertas reglas de conducta.  
 
63. Al  respecto,  corresponde  desestimar  dichos  alegatos,  en  tanto  se  ha 
verificado  que  lo  señalado  por  Mall  Service  respecto  de  la  supuesta 
conclusión  a  la  que  habría  arribado  la  Comisión,  resulta  inexacto  dado  que 
no  se  acreditó  la  existencia  de  muestras  de  cariño  efusivas  por  parte  de  los 
denunciantes .   20

 
64. En  efecto,  conforme  a  lo  expuesto  claramente  en  numerales  anteriores,  Mall 
Service  no  ha desvirtuado lo denunciado por los señores Lavalle y Rodríguez 
respecto  a  un  trato  discriminatorio  por  su  orientación  sexual, dado que no ha 
acreditado  que  existieron  causas  objetivas  y  justificadas  para  conminar  a los 
denunciantes  a  retirarse  del  centro  comercial  Plaza  San  Miguel,  entre  ellas, 
las supuestas muestras de cariño efusivas alegadas.  
 
65. En  este  punto,  aun  cuando  no  nos  encontramos  frente  a  un  supuesto 
acreditado  de  actos  contra  el  pudor,  esta  Sala  considera  pertinente 
manifestar  su  rechazo  a  las  conductas  de  índole  obscena  realizadas  en  un 
lugar  público  por  cualquier  persona,  independientemente  de  su  orientación 
sexual,  ya  que  tanto  las  personas  heterosexuales  como  las  personas 
homosexuales  deben  contribuir  con  mantener  una  convivencia  social 
armónica  y  con  el  orden  público.  Cabe  indicar  que  el  Código  Penal  peruano 
reprime  con  pena  privativa  de  libertad  no  menor  de  dos  (2)  ni  mayor  de 
cuatro  (4)  años  al  que,  en  lugar  público,  realiza  exhibiciones,  gestos, 
tocamientos  u  otra  conducta  de  índole  obscena .  Sin  embargo,  debe  21

reiterarse  que  la  carga  de  acreditar  dichos  eventos  al  punto  de  justificar  un 
trato  diferenciado  corresponde  al  proveedor,  conforme  al  marco  legal 
desarrollado  precedentemente,  siendo  que  dicha  carga  no  ha  sido  cumplida 
en el presente caso. 
 

20
  R​especto  del  trato que deben recibir  por  parte del proveedor  tanto parejas homosexuales como heterosexuales, en 
cuanto  a  manifestaciones  de  afecto,  en  la  Resolución  0665­2006/TDC­INDECOPI  del  17  de  mayo  de  2006,  se 
indicó  que,  en  tanto  la  simple  proximidad  física  y  el  intercambio  de  miradas  entre  parejas  heterosexuales  no  se 
consideraban  conductas  que  perturbaran  la  tranquilidad,  seguridad  o  un  adecuado  uso  de  las  instalaciones de un 
establecimiento,  no  existía  justificación  para  que  las  mismas  se  prohíban  a  parejas  homosexuales,  dado  que  la 
igualdad  de trato exigía los mismos niveles de tolerancia con las parejas homosexuales, resultando discriminatorio el 
requerirles alguna modificación de conducta.  
 
21
          Artículo 183° del Código Penal. 
 
24/32 
 

  TRIBUNAL DE DEFENSA DE LA COMPETENCIA 
Y DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL 
Sala Especializada en Protección al Consumidor 
 
RESOLUCIÓN 3255­2015/SPC­INDECOPI 
 
EXPEDIENTE 325­2014/ILN­CPC  
 
 
66. De  otro  lado,  la  denunciada  señaló  que  la  primera  instancia  había  incurrido 
en  una  contradicción  al  primero  descartar  las  notas  periodísticas  como 
medios  probatorios  de  la  conducta  denunciada  y  luego  valorar  los 
comunicados  de  prensa  de  fechas  9  y  11  de  abril  de  2014  presentados  por 
su  empresa.  Sin  embargo,  no  se  aprecia  contradicción  alguna  en  tanto  que 
las  notas  periodísticas  y  los  comunicados  de  prensa,  se  diferenciaban  en  el 
tipo  de  contenido;  mientras  que  en  las  primeras  únicamente  se  reiteraba  la 
narración  efectuada  en  la  denuncia  sobre  los  hechos  ocurridos  el  7  de  abril 
de  2014;  las  segundas,  daban  cuenta  de  acciones  adoptadas  por  la 
denunciada  con  posterioridad  a  los  hechos  ocurridos,  resultando  por  ello 
necesaria su valoración en el procedimiento. 
 
67. Asimismo,  Mall  Service  manifestó  que  la  afirmación  de  que  en  Plaza  San 
Miguel  se  habían instalado anuncios indicando que se encontraban en contra 
de  todo  tipo  de  discriminación,  no  debió  ser  cuestionada  por  la  Comisión  en 
virtud del Principio de Presunción de Veracidad. 
 
68. Al  respecto,  cabe  indicar  a  la  denunciada  que  el  artículo  162°  de  la  Ley 
27444,  Ley  del  Procedimiento  Administrativo  General ,  establece  que  22

corresponde  a  los  administrados  aportar  pruebas  que  sustenten la veracidad 


de  sus  afirmaciones,  de  allí  que  correspondía  a  la  denunciada  acreditar  la 
efectiva  colocación  de  los  referidos anuncios, dado que se encontraban en la 
posibilidad  de  hacerlo;  no  resultando  pertinente  el  considerar  el  Principio  de 
Presunción  de  Veracidad  en  el  análisis  de  dicho  supuesto  (colocación  de 
anuncios),  en  tanto  dicho  principio  se  aplica  a  declaraciones  formuladas  por 
los  administrados  que  cumplan  con  la  forma  prescrita  que  haya  sido 
previamente establecida por la Ley del Procedimiento Administrativo General. 
 
69. Ahora  bien,  resulta  pertinente  resaltar  que,  si  bien  el  trato  discriminatorio 
hacia  los  señores  Lavalle  y  Rodríguez  se  verificó  por  parte  de  un 
dependiente  de  Mall  Service,  conforme  ha  sido  señalado  por  la  Sala  en  la 
Resolución  1507­2013/SPC­INDECOPI  del  12  de  junio  de  2013 ,  los  23

proveedores  no pueden invocar la actuación o conducta de sus dependientes 
como  hecho  determinante  de  tercero  para  eximirse  de  responsabilidad 
administrativa  por  la  conducta  infractora  detectada.  En  efecto,  el  sistema  de 

22
  LEY 27444. LEY DEL PROCEDIMIENTO ADMINISTRATIVO GENERAL​ .​
 Artículo 162º.­ Carga de la prueba. 
 (…) 
162.2  Corresponde  a  los  administrados  aportar   pruebas  mediante  la  presentación  de  documentos  e  informes, 
proponer pericias, testimonios, inspecciones y demás diligencias permitidas, o aducir alegaciones. 
 
23
  Emitida  en  el  marco  del  procedimiento  iniciado  por   los  señores  José  Enrique  Sánchez  Canales  y  Patrick  Michael 
Finn contra Plaza Hotel E. I. R. Ltda. 
 
25/32 
 

  TRIBUNAL DE DEFENSA DE LA COMPETENCIA 
Y DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL 
Sala Especializada en Protección al Consumidor 
 
RESOLUCIÓN 3255­2015/SPC­INDECOPI 
 
EXPEDIENTE 325­2014/ILN­CPC  
 
 
protección  al  consumidor  no  hace  distinción  alguna  dentro  de  la  estructura 
organizacional que recubre la actividad del proveedor.  
 
70. Cabe  destacar  que  similar  razonamiento  es  el  que  subyace  al  artículo  1981º 
del  Código  Civil   ​ —​ la  responsabilidad  vicaria​
24
—​,  en  virtud  del  cual  los 
principales  deben  resarcir  los  daños  causados  por  sus  dependientes  o 
subordinados  en  el  desarrollo  de  las  funciones  encomendadas,  siempre  y 
cuando estas se encuentren dentro de los actos ordinarios del negocio​ . 
 
71. Por  último,  cabe  destacar  que  la  mencionada  ausencia  de  pruebas por parte 
de  la  denunciada  sustenta  suficientemente la decisión de declarar fundada la 
denuncia  interpuesta  por  los  señores  Lavalle  y  Rodríguez  por  actos  de 
discriminación;  ello,  de  manera  similar  a  lo  resuelto  por  la  Corte 
Constitucional  de  Colombia  en  su  Sentencia  T909/11  del  16  de  octubre  de 
2015,  por  la  cual  decidió  conceder el amparo de los derechos fundamentales 
al  libre  desarrollo  de  la  personalidad,  a la igualdad, a la no discriminación y a 
la  intimidad,  en  favor  del  señor  Jimmy  Moreno,  quien  solicitó  a la Defensoría 
del  Pueblo  Regional  Valle  del  Cauca  que  ejerciera,  en  su  representación,  la 
acción  de  tutela,  por  haber  sido  instado  a  retirarse  del  centro  comercial 
Cosmocentro  dadas  las  muestras  de  afecto  realizadas  con  el  señor  Robbie 
Pérez. En efecto, en la referida  Sentencia se indicó lo siguiente: 
 
“(...) 
109.  En  fin,  como resultado de la condición de sujetos de especial protección de 
que  gozan  las  personas  de orientación sexual diversa, la violación de lo previsto 
en  el  artículo  13  C.P.  también  se  establece  como  quiera  que  la  carga  de  la 
prueba  se  ha  trasladado  en  cabeza  de  COSMOCENTRO  y  de  FORTOX, 
quienes  no  han  podido  desvirtuar  la  presunción  de  discriminación  que  por  lo 
demás  el  accionante  –Defensoría  del  Pueblo  del  Valle  del  Cauca–,  acreditó  no 
sólo  con  el  dicho  de  la  demanda,  sino  también  con  las  pruebas  gráficas  y 
visuales atrás señaladas. 
(...)”. 
 
72. En  atención  a  lo  expuesto,  corresponde  confirmar  la  resolución  venida  en 
grado  que  declaró  fundada  la  denuncia  interpuesta  contra  Mall  Service,  por 
infracción  del  artículo  38°.1  del  Código,  al  haber  quedado  acreditado  que 
discriminó a los denunciantes por su orientación sexual. 
 
Medidas correctivas 
 
24
  CÓDIGO  CIVIL.  Artículo   1981º.­   Aquél  que tenga a otro bajo sus órdenes responde por  el daño causado por  éste 
último,  si  ese  daño  se  realizó  en  el  ejercicio  del cargo o en cumplimiento del servicio respectivo. El autor  directo y el 
autor indirecto están sujetos a responsabilidad solidaria. 
 
26/32 
 

  TRIBUNAL DE DEFENSA DE LA COMPETENCIA 
Y DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL 
Sala Especializada en Protección al Consumidor 
 
RESOLUCIÓN 3255­2015/SPC­INDECOPI 
 
EXPEDIENTE 325­2014/ILN­CPC  
 
 
73. El  artículo  114º  del  Código  establece  que,  sin  perjuicio  de  la  sanción 
administrativa  que  corresponda  al  proveedor,  el  Indecopi  puede  dictar  a 
pedido  de  parte  o  de  oficio,  medidas  correctivas  reparadoras  o 
complementarias .   25

 
74. La  finalidad  de  las  medidas  correctivas  reparadoras  es  revertir  a  su  estado 
anterior  las  consecuencias  patrimoniales  directas  e  inmediatas  ocasionadas 
al  consumidor  por  la  infracción  administrativa ,  mientras  que  las  26

complementarias  tienen  por  objeto  revertir  los  efectos  de  la  conducta 
infractora o evitar que en el futuro, ésta se produzca nuevamente .   27

 
75. En  el presente caso, la Comisión declaró fundada la denuncia interpuesta por 
los  señores  Lavalle  y  Rodríguez,  ordenando  como  medidas  correctivas 
complemetarias  que:  (i)  en  un  plazo de quince (15) días hábiles de notificada 
la  resolución,  Mall  Service  cumpla  con  capacitar  al  personal  que  brindaba 
atención  al  público  en  el  centro  comercial,  sobre  tópicos  relacionados  a 
discriminación  e  igualdad  de  condiciones  en  las  relaciones  de  consumo;  y, 
(ii)  en  un  plazo  de  cinco  (5)  días  hábiles  de  notificada  la  resolución,  Mall 
Service  cumpla  con  colocar  carteles  en  las  distintas  entradas  del  centro 
comercial,  de  forma  visible  y  destacable,  con  el  mensaje:  “En  este 
establecimiento  no  se  discrimina  por  motivos  de  raza,  religión,  orientación 
sexual, condición física o económicas ni por ningún otro motivo”. 
 
76. En  relación  con  la  medida  correctiva  citada  en  el  acápite  (i)  del  numeral 
anterior,  la  denunciada  indicó  que  debía  tenerse  en  cuenta  que  había 
presentado  constancias  de  la  participación  de  su  personal  de  atención  al 
público, en el “Programa de Inducción de Atención al Cliente” .  28

25
  LEY  29571.  CÓDIGO  DE  PROTECCIÓN  AL   CONSUMIDOR.  Artículo   114°.­  Medidas correctivas. Sin perjuicio 
de  la  sanción  administrativa que corresponda al proveedor  por  una infracción al presente Código, el Indecopi puede 
dictar, en calidad de mandatos, medidas correctivas reparadoras y complementarias. 
Las  medidas  correctivas  reparadoras  pueden  dictarse  a  pedido  de  parte  o  de  oficio,  siempre  y  cuando  sean 
expresamente  informadas  sobre  esa  posibilidad en la notificación de cargo al proveedor  por  la autoridad encargada 
del procedimiento. Las medidas correctivas complementarias pueden dictarse de oficio o a pedido de parte. 
 
26
  LEY  29571.  CÓDIGO  DE  PROTECCIÓN  Y  DEFENSA  DEL   CONSUMIDOR.  Artículo   115º.­   Medidas 
correctivas  reparadoras.​ 115.1  Las  medidas  correctivas  reparadoras  tienen  el  objeto  de  resarcir   las 
consecuencias  patrimoniales  directas  e  inmediatas  ocasionadas  al  consumidor   por   la  infracción  administrativa a su 
estado anterior y pueden consistir en ordenar al proveedor lo siguiente: 
             (...). 
 
27
  LEY  29571.  CÓDIGO  DE  PROTECCIÓN  Y  DEFENSA  DEL   CONSUMIDOR.  Artículo   116º.­   Medidas 
correctivas complementarias. Las medidas correctivas complementarias tienen el objeto de revertir  los efectos de 
la conducta infractora o evitar que​
 ​
esta se produzca nuevamente en el futuro (...). 
 
28
           En las fojas 55 a 62 del expediente. 
27/32 
 

  TRIBUNAL DE DEFENSA DE LA COMPETENCIA 
Y DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL 
Sala Especializada en Protección al Consumidor 
 
RESOLUCIÓN 3255­2015/SPC­INDECOPI 
 
EXPEDIENTE 325­2014/ILN­CPC  
 
 
77. Al  respecto,  esta  Sala  coincide  con  la  Comisión  en  que  de  los  documentos 
presentados  por  la  denunciada  no  se  desprende  que  en  dicho  programa  se 
capacitó  a  su  personal  en  temas  de  discriminación  e  igualdad  de 
condiciones, por lo cual ordenar dicha medida correctiva resultaba pertinente. 
 
78. En  relación  con  la  medida  correctiva  citada  en  el  acápite  (ii)  del  numeral 
anterior,  la  denunciada  indicó  que  debía  considerar  que,  con  anterioridad  al 
hecho  denunciado, había colocado diversos anuncios en las instalaciones del 
centro  comercial  donde  se  señalaba  que  se  encontraban  en  contra  de  todo 
tipo de discriminación. 
 
79. Sobre  el  particular,  como  ha  sido  señalado  en  anteriores  acápites,  la 
colocación  de  dichos  anuncios  en  el  centro  comercial  Plaza  San  Miguel,  no 
fue  acreditada  por  la  denunciada,  conforme  a  lo  establecido  en  el  artículo 
162°  de  la  Ley  del  Procedimiento  Administrativo  General,  de  allí  que 
resultaba pertinente ordenar dicha medida correctiva.  
 
80. Por  lo  expuesto,  corresponde  confirmar  la  resolución  venida  en  grado  en los 
extremos  que  ordenó  como  medidas  correctivas  complementarias  que: (i) en 
un  plazo  de  quince  (15)  días  hábiles  de  notificada  la resolución, Mall Service 
cumpla  con  capacitar  al  personal  que  brindaba  atención  al  público  en  el 
centro  comercial,  sobre  tópicos  relacionados  a  discriminación  e  igualdad  de 
condiciones  en  las  relaciones  de  consumo;  y,  (ii)  en  un  plazo  de  cinco  (5) 
días  hábiles  de  notificada  la  resolución,  Mall  Service  cumpla  con  colocar 
carteles  en  las  distintas  entradas  del  centro  comercial,  de  forma  visible  y 
destacable,  con  el  mensaje:  “En  este  establecimiento  no  se  discrimina  por 
motivos  de  raza, religión, orientación sexual, condición física o económicas ni 
por ningún otro motivo”. 
 
Graduación de la sanción  
 
81. El  artículo  112º  del  Código  establece  que  para  determinar  la  sanción 
aplicable  al  infractor,  se  debe  atender  al  beneficio  ilícito esperado u obtenido 
por  la  realización  de  la  infracción,  la  probabilidad  de  su  detección,  el  daño 
resultante  de  la  infracción  y  los  efectos  que  se  pudiesen  ocasionar  en  el 
mercado,  la  naturaleza  del  perjuicio  causado  o  grado de afectación a la vida, 
salud,  integridad  o  patrimonio  de  los  consumidores  y  otros  criterios  que 
dependiendo del caso particular, considere adecuado adoptar la Comisión .  29

29
  LEY  29571.  CÓDIGO  DE  PROTECCIÓN  Y  DEFENSA  DEL   CONSUMIDOR.  Artículo   112º.­   Criterios  de 
graduación   de  las  sanciones  administrativas.  Al  graduar   la  sanción,  el  Indecopi puede tener  en consideración 
los siguientes criterios:  
 
1. El beneficio ilícito esperado u obtenido por la realización de la infracción. 
2. La probabilidad de detección de la infracción. 
28/32 
 

  TRIBUNAL DE DEFENSA DE LA COMPETENCIA 
Y DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL 
Sala Especializada en Protección al Consumidor 
 
RESOLUCIÓN 3255­2015/SPC­INDECOPI 
 
EXPEDIENTE 325­2014/ILN­CPC  
 
 
 
82. Las  sanciones  de  tipo  administrativo  tienen  por  principal  objeto  disuadir  o 
desincentivar  la  realización  de  infracciones por parte de los administrados. El 
fin  de  las  sanciones  es,  en  último  extremo,  adecuar  las  conductas  al 
cumplimiento de determinadas normas.  
 
83. En  el  presente  caso,  la  Comisión  sancionó  a  Mall  Service  con  una  multa  de 
10 UIT, basándose en los siguientes criterios: 
 
(i) Daño  resultante  de  la  infracción​ :  ​
El  hecho  que personal de seguridad del 
centro  comercial  Plaza  San  Miguel  haya brindado un trato discriminatorio 
al  señor  Lavalle  y  al  señor  Rodríguez,  afectó  no  solo  su  tranquilidad 
durante  su  permanencia  en  el  centro  comercial,  sino  que  también  atentó 
contra  su  derecho  a  ser  tratados  en igualdad de condiciones que el resto 
de  personas  que  acuden al establecimiento, derecho fundamental que se 
encuentra  reconocido  y  protegido  a  nivel  constitucional y que merece ser 
objeto  de  especial  tutela  por  las  instituciones  del  Estado.  Asimismo,  la 
conducta  del  personal  de  seguridad  del  centro  comercial  Plaza  San 
Miguel  puso  en  riesgo  la  permanencia  de  los  denunciantes  en  las 
instalaciones  del  centro  comercial,  hecho  que  no  llegó  a  materializarse 
debido  al  reclamo  que  los  propios  denunciantes  realizaron  tanto  al 
personal de seguridad como al supervisor de dicha área. 
(ii) Probabilidad de detección​ : Alta. 
(iii) Efectos  generados  en  el  mercado​ :  La  desconfianza  generada  en  los 
consumidores  quienes  ven  defraudadas  sus  expectativas  sobre  los 
centros  comerciales,  al  considerar  que  estos  brindarán  un  trato 
abiertamente  discriminatorio  a  personas  que  presentan  una  orientación 
sexual  distinta,  viéndose  afectada  de  esta  manera,  la  demanda  en  este 
sector del mercado. 
(iv) Otras  circunstancias​ :  ​
La  infracción  cometida  atentó  contra  la dignidad de 
los  denunciantes,  quienes  vieron  frustrado  el  desarrollo  de  las 
actividades que se encontraban realizando en las instalaciones del centro 
comercial. 
(v) Atenuante​ :  Luego  del  incidente  con  los  denunciantes  y  antes  de  la 
imputación  de  cargos,  Mall  Service  ofreció  disculpas  públicas  por  los 
hechos suscitados con su personal de seguridad. 
 

3.  El daño resultante de la infracción. 
4. Los efectos que la conducta infractora pueda haber generado en el mercado. 
5. La  naturaleza  del  perjuicio  causado  o  grado  de  afectación  a  la  vida,  salud,  integridad  o  patrimonio  de  los 
consumidores. 
6. Otros criterios que, dependiendo del caso particular, se considere adecuado adoptar. 
 (…). 
29/32 
 

  TRIBUNAL DE DEFENSA DE LA COMPETENCIA 
Y DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL 
Sala Especializada en Protección al Consumidor 
 
RESOLUCIÓN 3255­2015/SPC­INDECOPI 
 
EXPEDIENTE 325­2014/ILN­CPC  
 
 
84. En  su  apelación,  Mall  Service  señaló  que:  (i)  no  debió  imponérsele  una 
sanción,  toda  vez  que  lo  actuado  en  primera  instancia  no  había  tenido  un 
razonamiento  correcto  y  había  sido  parcializado,  siendo  que,  al  no  haber 
existido  una  conducta  infractora,  no  se  produjo  un  daño,  ni  una  probabilidad 
de  detección,  ni  debía  aplicarse  el  Principio  de  Razonabilidad;  y,  (ii)  la 
graduación  de  la sanción resultó inequívoca, pues no se evaluó en un cuadro 
comparativo  o estadístico la afectación a los consumidores en el mercado, de 
allí que la multa de 10 UIT era arbitraria y subjetiva. 
 
85. Al  respecto,  corresponde  desestimar  dichos  alegatos  de  la  denunciada,  toda 
vez  que,  conforme  a  lo  sostenido  en  la  Resolución 
1536­2009/SC2­INDECOPI  del  9  de  setiembre  de  2009  y  en  la  Resolución 
2660­2015/SPC­INDECOP  del  26  de agosto de 2015,  en la graduación de la 
sanción  la  Comisión,  sobre  la  base  de  lo  actuado  y  de  la  infracción 
detectada,  puede  efectuar  cálculos,  aproximaciones  o  valoraciones,  sobre  la 
base  de  información  que  se  desprende  del expediente. Lo anterior de ningún 
modo  implica  una  violación del Principio de Presunción de Licitud , pues éste  30

rige  en un primer momento del procedimiento por infracción de las normas de 
protección  al  consumidor,  esto  es,  cuando  se  determina  si  el  administrado 
incurrió  o  no en una conducta sancionable, siendo que en la graduación de la 
sanción  nos  encontramos  en  un  segundo  momento,  posterior  a  la  detección 
de la infracción. 
 
86. Esta  potestad  de  la  autoridad  administrativa  se  condice  con  el  debido 
procedimiento  administrativo  y  el  derecho  de  defensa  del  infractor   pues  en  31

vez  de  sancionarlo  en  virtud  de  criterios  meramente  subjetivos,  se  está 
sustentando  su  sanción  con  criterios  objetivos,  esto  es,  elementos  que 
pueden  ser cuestionados. Así, en el presente caso, Mall Service pudo aportar 
elementos  de  juicio  u  otros  criterios  que  desvirtúen  o  desplacen  el 
razonamiento  aplicado  por  la  Comisión  para  los  efectos  de  la  conducta 
infractora  en  el  mercado,  presentando  por ejemplo, (i) un cálculo aproximado 
de  la  magnitud  de  los  efectos  en  el  mercado  o  (ii)  datos  de  cómo  se  debió 
30
  LEY  DEL   PROCEDIMIENTO  ADMINISTRATIVO  GENERAL.  Artículo   230º.­   Principios  de  la  potestad  
sancionadora  administrativa.  La  potestad  sancionadora  de  todas  las  entidades  está  regida  adicionalmente  por  
los siguientes principios especiales: 
(…) 
9.  Presunción   de  licitud.­   Las  entidades  deben  presumir   que  los  administrados  han  actuado  apegados  a  sus 
deberes mientras no cuenten con evidencia en contrario. 
(...) 
 
31
  LEY  DEL   PROCEDIMIENTO  ADMINISTRATIVO  GENERAL.  Artículo   230º.­   Principios  de  la  potestad  
sancionadora administrativa.  La  potestad  sancionadora  de  todas  las  entidades  está  regida 
adicionalmente por los siguientes principios especiales: 
(…) 
2.  Debido   procedimiento.­   Las  entidades  aplicarán  sanciones  sujetándose  al  procedimiento  establecido 
respetando las garantías del debido proceso. 
  
30/32 
 

  TRIBUNAL DE DEFENSA DE LA COMPETENCIA 
Y DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL 
Sala Especializada en Protección al Consumidor 
 
RESOLUCIÓN 3255­2015/SPC­INDECOPI 
 
EXPEDIENTE 325­2014/ILN­CPC  
 
 
valorar  dicho  efecto;  sin  embargo,  la  denunciada  no  lo  hizo,  pese  a  que  la 
carga  probatoria  recaía  en  él,  dados  sus  conocimientos  especializados  y  la 
información por su condición de proveedor del servicio. 
 
87. A  ello  debe  agregarse  que,  Mall  Service  no  ha  fundamentado  su  apelación 
respecto  de  la  sanción  impuesta,  con  argumentos  adicionales  a  la  alegada 
ausencia de infracción administrativa, desvirtuada precedentemente. 
 
88. Dicho  lo  anterior,  esta  Sala  coincide  con  los  criterios  aplicados  por  la 
Comisión  al  momento  de  graduar  la  sanción;  sin  embargo,  discrepa  con  la 
cuantía  de  la  multa.  Si  bien  la  primera  instancia  sancionó  a  la  denunciada 
con  una  multa  de  10  UIT  considerando  como  un  atenuante  a  las  disculpas 
públicas  ofrecidas  inicialmente  por  Mall  Service  a  los  denunciantes,  se 
aprecia  que  la  valoración  de  dicha  circunstancia  justificaba  la  imposición  de 
una multa de 8 UIT. 
 
89. Por  lo anterior, corresponde revocar la resolución recurrida en el extremo que 
sancionó  a  Mall  Service  con  una  multa  de  10  UIT  y,  reformándola,  se  le 
sanciona con una multa de 8 UIT. 
 
El mandato de pago de las costas y de los costos del procedimiento 
 
90. Finalmente,  atendiendo  a  los  argumentos  anteriormente  expuestos  y 
considerando  que  la  denunciada  no  ha  fundamentado  su  apelación  respecto 
del  mandato  de  pago  de  las  costas  y  de  los  costos  del  procedimiento,  con 
argumentos  adicionales  a  la  alegada  ausencia  de  infracción  administrativa, 
desvirtuada  precedentemente;  este  Colegiado  asume  como  propias  las 
consideraciones  de  la  recurrida  sobre  dicho  extremo,  en  virtud  de  la facultad 
establecida  en  el  artículo  6º  de  la  Ley  del  Procedimiento  Administrativo 
General.  En  consecuencia,  corresponde  confirmar  dichos  extremos  de  la 
Resolución 241­2015/ILN­CPC. 
 
RESUELVE: 
 
PRIMERO:  Confirmar la Resolución 241­2015/ILN­CPC del 25 de febrero de 2015, 
emitida  por  la  Comisión  de  Protección  al  Consumidor  –  Sede  Lima  Norte,  que 
declaró  fundada  la  denuncia interpuesta por los señores Julio César Lavalle Sotillo 
y  Joustin  Daltton  Rodríguez  Salazar  contra  Mall  Service  S.A.C.,  por  infracción  del 
artículo  38°.1  del  Código  de  Protección  y  Defensa  del  Consumidor,  al  haber 
quedado acreditado que discriminó a los denunciantes por su orientación sexual. 
 
SEGUNDO:  Confirmar  la  Resolución  241­2015/ILN­CPC  en  los  extremos  que 
ordenó  como  medidas  correctivas  complementarias  que:  (i)  en  un plazo de quince 

31/32 
 

  TRIBUNAL DE DEFENSA DE LA COMPETENCIA 
Y DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL 
Sala Especializada en Protección al Consumidor 
 
RESOLUCIÓN 3255­2015/SPC­INDECOPI 
 
EXPEDIENTE 325­2014/ILN­CPC  
 
 
(15)  días  hábiles  de  notificada  la  resolución,  Mall  Service  S.A.C.  cumpla  con 
capacitar  al  personal  que  brindaba  atención  al  público  en  el  centro  comercial, 
sobre  tópicos  relacionados  a  discriminación  e  igualdad  de  condiciones  en  las 
relaciones  de  consumo;  y,  (ii) en un plazo de cinco (5) días hábiles de notificada la 
resolución,  Mall  Service  S.A.C.  cumpla  con  colocar  carteles  en  las  distintas 
entradas  del  centro  comercial,  de  forma  visible  y  destacable,  con  el  mensaje:  “En 
este  establecimiento  no  se  discrimina  por  motivos  de  raza,  religión,  orientación 
sexual, condición física o económicas ni por ningún otro motivo”. 
 
TERCERO: ​ Revocar la Resolución 241­2015/ILN­CPC en el extremo que sancionó 
a  Mall Service S.A.C. con una multa de 10 UIT y, reformándola, se le sanciona con 
una multa de 8 UIT. 
 
CUARTO:  Confirmar  la  Resolución  241­2015/ILN­CPC  en  el  extremo  ​ referido  al 
mandato de pago de las costas y los costos del procedimiento. 
 
Con  la  intervención  de  los señores vocales Alejandro José Rospigliosi Vega, 
Paola  Liliana  Lobatón  Fuchs,  Javier  Francisco  Zúñiga  Quevedo  y  ​Daniel 
Schmerler Vainstein. 
 
 
 
   
ALEJANDRO JOSÉ ROSPIGLIOSI VEGA 
Vicepresidente 

32/32