You are on page 1of 3

¿Es necesario el colesterol?

A estas alturas ya casi todos conocemos qué es el colesterol. La más sencilla de las definiciones
sería: uno de los diferentes tipos de grasa que tenemos en nuestro cuerpo. Y aunque el colesterol
lleve consigo mala fama, niveles muy bajos de colesterol en sangre se han relacionado con una
mayor mortalidad (estudio) . Si el colesterol es necesario y cabe destacar las diferentes funciones
que desarrolla en nuestro cuerpo:

 Hormonas sexuales: Es el precursor de las hormonas sexuales testosterona, progesterona,


o los estrógenos.
 Sistema nervioso: El colesterol participa en la mielinización de las neuronas. Las neuronas
se cubren de mielina (un tipo de grasa) para mejorar el impulso nervioso y la conexión entre
neuronas.
 Sales biliares y bilis: Aunque parezca paradójico en la bilis (sustancia producida por el
hígado para facilitar la digestión de las grasas, también conocida como hiel) podemos
encontrar colesterol.
 Vitamina D: Está vitamina es fundamental para administrar los niveles de calcio en nuestro
organismo. Una de las vías para obtener vitamina D es mediante la transformación de
derivados del colesterol gracias a la exposición solar. Por este motivo hay mayor
probabilidad de padecer déficit de vitamina D o problemas óseos (osteoporosis por ejemplo)
en países con climas que tengan pocas horas de sol.

Si nos ponemos un poco más técnicos podemos decir que el colesterol no es soluble en agua (a
todos nos viene a la cabeza la imagen del vaso lleno de agua con el aceite bien diferenciado en la
superficie) por lo que viaja por nuestro torrente sanguíneo unido a proteínas llamadas lipoproteínas.

Que un colesterol sea “del bueno” o “del malo” dependerá de su densidad. Entendemos por
densidad la relación entre el peso y el volumen, por ejemplo, una pelota de golf tiene alta densidad
ya que en un volumen relativamente pequeño tiene bastante peso, sin embargo, un balón hinchable
de playa tiene una densidad baja, ya que en mucho volumen tiene poco peso.

El “kit de la cuestión” es la densidad de esas lipoproteínas, cuanta más alta mejor y cuanto más baja
sea esa densidad peor. Por ejemplo, LDL o VLDL (siglas en inglés “low density lipoproteins” o “very
low density lipoproteins”), lipoproteínas de muy baja densidad son las que corresponden al
colesterol malo (balón de playa) y pueden obstruir nuestro aparato circulatorio provocando
diferentes problemas cardiovasculares.
Colesterol bueno o HDL y malo o LDL, triglicéridos y
El colesterol es un lípido (grasa) que forma parte de algunas hormonas y de las células de nuestro
cuerpo. El colesterol puede provenir de nuestro hígado y también de los alimentos que comemos en
nuestra dieta. El colesterol lleva a cabo varias funciones en nuestro organismo como la de digerir
las grasas (formando la bilis) o la formación de hormonas sexuales y tiroideas. No creas que el
colesterol alto está siempre asociado al sobrepeso. Hay personas que pueden estar en su peso ideal,
o incluso por debajo, y pueden tener el colesterol alto, y esto podría deberse a varios motivos como
podrás leer más abajo. Debemos vigilar el perfil lipídico. Como tener el colesterol “malo” alto es
asintomático, sólo podemos conocer sus niveles a través de un análisis de sangre y así también se
conocen los niveles de los triglicéridos. ¿Qué son los triglicéridos? Es la grasa que está viajando
por los vasos sanguíneos. Niveles altos de triglicéridos pueden provocar pancreatitis aguda o
inflamación del páncreas y también aumentan las probabilidades de sufrir enfermedades
cardiovasculares.

Diferencias entre colesterol bueno o HDL y colesterol malo o LDL


Nuestro propio hígado produce colesterol que durante la digestión pasa a través de la pared del
intestino para dirigirse al torrente sanguíneo. En este punto el colesterol se unirá a unas
macromoléculas que se encargarán de transportar el colesterol por la sangre: las lipoproteínas.

Si la lipoproteína a la que se ha unido el colesterol es de baja densidad o LDL se dirije a las células
y el excedente de colesterol se acumulará en los vasos sanguíneos, en concreto en las arterias. Este
cúmulo de colesterol en la arteria recibe el nombre de placa de ateroma y puede provocar graves
daños cardiovasculares. El LDL alto produce hipercolesterolemia, que aumenta las probabilidades
de sufrir infartos de miocardio. También el LDL alto puede provocar arterioesclerosis, que es el
estrechamiento de las arterias debido a la acumulación del colesterol malo.

Si el colesterol se une a una lipoproteína de alta densidad o HDL volverá al hígado, “limpiando”
las arterias de colesterol que haya en éstas, lo cual sería excelente para mejorar la circulación de la
sangre por nuestro organismo. El HDL recoge el exceso de colesterol LDL devolviéndolo al hígado
donde será reutilizado para formar hormonas, bilis, etc. o donde será eliminado en caso de que no
se necesite.

Lo más saludable es tener el LDL bajo y el HDL alto. Pero vamos a conocer más concretamente
sobre los valores del colesterol.
.

Cuáles son los valores de colesterol y triglicéridos normales

La recomendación que se hace desde las autoridades sanitarias son las siguientes:

 Los valores normales de colesterol (sumando colesterol bueno y malo) es inferior a 200 mg/dl
 Los valores normales a altos de colesterol (sumando el HDL y LDL) estaría entre 200 y 240
mg/dl
 Los valores altos de colesterol (sumando el HDL y LDL) se sitúan por encima de 240 mg/dl

Para el colesterol LDL o malo los valores normales están por debajo de 100 mg/dl, el valor normal-
alto entre 100 y 160 mg/dl y los valores altos a partir de 160 mg/dl.

Para el colesterol HDL o bueno los valores normales están por encima de 35 mg/dl en los hombres
y de 40 mg/dl en mujeres.

Para los triglicéridos se considera tener más de 500 mg/dl como valores altos, y entre 150 a 500
mg/dl como valores medios-altos, considerándose menos de 150 mg/dl como valores normales.

Puede existir cierta predisposición a tener el colesterol alto debido a la hipercolesterolemia familiar,
aunque se lleve un estilo de vida saludable.

Qué factores pueden provocar colesterol alto o hipercolesterolemia

Malos hábitos alimentarios (exceso de productos de origen animal, grasas trans, grasas saturadas,
etc que contienen altos índices de colesterol LDL o colesterol malo y un bajo consumo de frutas y
verduras, fibra y otros alimentos con HDL o colesterol bueno)

 Predisposición genética
 Efectos secundarios de medicamentos
 Sobrepeso y obesidad
 Fumar
 No hacer ejercicio, el sedentarismo.
 Diabetes tipo I y II
 Mal funcionamiento del hígado
 Hipotiroidismo
 Consumo de alcohol
 Enfermedad renal