You are on page 1of 4

FACULTAD DE INGENIERÍA

ESCUELA PROFESIONAL DE INGENIERÍA INDUSTRIAL

TEMA:
ARTICULO DE OPINION SOBRE LA EUTANASIA

ALUMNOS:
GARCIA ALVITES MIGUEL ANGEL
VASQUES VINATEA RAUL DAVID

DOCENTE:

ARNALDO JUSTO CASTILLO GARCIA

CURSO:

CONSTITUCIÓN Y DERECHOS HUMANOS

HUARAZ – PERÚ

2018
FACULTAD: INGENIERIA
ESCUELA: ING INDUSTRIAL
CICLO: VI

La eutanasia: ¿Vida o Muerte?

Según el artículo N°2 de nuestra Constitución Política de Perú: toda persona tiene El derecho a la
vida, a su identidad, a su integridad moral, psíquica y física y a su libre desarrollo y bienestar. El
concebido es sujeto de derecho en todo cuanto le favorece.

Se considera moralmente aceptable la eutanasia voluntaria en personas que están sufriendo a


causa de una enfermedad incurable, no parece que existan buenas razones para limitar ese
“derecho” a personas que sufren un dolor insoportable o que simplemente desean morir porque
consideran que su estado de salud hace que su vida no merezca la pena de ser vivida. La decisión
de la aplicación de la eutanasia ha sido un problema persistente en la historia de la humanidad,
ideologías diversas se enfrentan defendiendo sus argumentos de si debe o no practicarse. La ley
de muerte digna de Oregón entró en vigor en 1997. Desde entonces hasta enero de este año, casi
1.200 personas han recibido los medicamentos para quitarse la vida. De ellas, los han utilizado
más de 750.

“¿La mano del hombre o el designio de Dios? “

El siguiente artículo es realizado porque quiero dar a conocer a la gente de que trata la eutanasia,
porque no se debe poner la vida de un ser vivo en las manos del hombre, también para explicar su
evolución con el tiempo, sus riesgos.

Hacer de conocimiento que la eutanasia es una decisión muy importante que se debe tomar para
el bien de una persona.

“Mejor vida es morir, que vivir muerto” - Francisco Quevedo

La eutanasia es un crimen porque atenta contra la vida de las personas, la eutanasia nunca puede
ser considerado un acto médico, porque no persigue ni la curación ni la reducción del dolor; es un
acto anti-médico: persigue la muerte.

Es una práctica contraria al mandamiento de Dios: “NO MATARAS”, y de hacerlo es un pecado


grave arrebatar, por mucho que las personas crean que este acto de quitarle la vida a las personas
es noble, la verdad es un pecado por ser homicidio. Ya sea que el paciente no tenga esperanza de
vida no significa que la debamos y un delito aunque en algunos países este permitido.
FACULTAD: INGENIERIA
ESCUELA: ING INDUSTRIAL
CICLO: VI

Mi postura sobre la eutanasia es negativa ya que nadie puede tomar la decisión de quitarle la vida
a alguien, eso sería injusto y atenta contra los valores religiosos en los cuales se ha sostenido
durante siglos.

Miguel Ángel Fuentes, la eutanasia activa es sin lugar a dudas ilícita porque lo que se busca es la
eliminación directa del paciente; en cambio la cura paliativa es aceptable según el llamado
“principio del doble efecto”, que consiste en buscar intencionalmente el efecto bueno y solamente
tolerar el efecto malo en cuanto inseparable del primero.

El Magisterio de la Iglesia Católica, sin pretender tener competencia específica en medicina, pero
consciente de ser la intérprete verdadera de la Verdad revelada, se ha pronunciado desde siempre
en manera negativa respecto de la eutanasia. Son muchísimos los lugares del Magisterio donde es
declarada la condena a la eutanasia; solamente queremos señalar una de las más recientes, dada
por el Santo Padre Juan Pablo II: “...la eutanasia es una grave violación de la ley de Dios, en cuanto
muerte deliberada moralmente inaceptable de una persona humana”.

Catecismo de la iglesia católica, sostiene siempre esta perspectiva: poner fin a la vida en manera
directa e intencional es siempre malo y “moralmente inaceptable”, y por ello no puede jamás ser
un acto querido en sí mismo. Se trata de un acto intrínsecamente perverso.

Estamos en un mundo en donde elegir el destino de la vida de otra persona ya no es extraño, la


eutanasia es un suicidio asistido, aunque también, es lamentable que para parientes de personas
con enfermedades complicadas o terminales (en las que no pueden expresar su decisión), se
considere como una opción sin importarles que es una grave ofensa a Dios en cuanto viola su ley.
Pero… ¿No podrá ser utilizada también por delincuentes o familiares desinteresados para resolver
rápidamente la necesidad de obtener una herencia, o para eliminar un gasto por la atención
prolongada a un enfermo terminal? ¿No será más evidente hoy en día que los ancianos y
moribundos, están “sobrando en este mundo”, y que al verlos así piensan en donar sus órganos?
Estas son cuestiones que las personas deberían tener en cuenta al apoyar ésta práctica. No se
puede decir que una vida es más o menos plena dependiendo del estado de la salud o si es útil o
no la persona.

Con base a estas cuestiones plantearé una pregunta, ¿por qué la eutanasia no debería ser una
opción para los enfermos terminales?

En este texto pretendo argumentar porque nadie tiene derecho de quitarle la vida a otra persona,
Dios es el único que dispone de ella.
FACULTAD: INGENIERIA
ESCUELA: ING INDUSTRIAL
CICLO: VI

Para iniciar la controversia, empezare tomando como base el artículo “La eutanasia no es un acto
médico” del Dr. Jorge Merchán Price (2008), en el que plantea que para el Estado, los individuos
no pueden ser forzados a continuar viviendo cuando, por las circunstancias extremas en que se
encuentran, no lo estiman deseable ni compatible con su propia dignidad.

Por otra parte para la iglesia, toda vida merece ser vivida. Todo ser humano tiene el deber de vivir
su vida conforme al designio de Dios. Ésta le ha sido otorgada para dar frutos en la tierra, y no
para ser destruida a su antojo.

La religión católica afirma, respecto a la eutanasia, que dar muerte a una persona enferma o
moribunda es inaceptable, pues constituye un homicidio gravemente contrario a la dignidad
humana y moralmente inadmisible, pero principalmente se basa en el hecho de la creencia en un
Dios superior, al cual debemos nuestra vida, es decir, aunque podamos emplear la vida en lo que
queramos, nuestra vida le pertenece y la voluntad de quitarla es única y exclusiva de él. EFE (2014)

Conforme a la ley de Dios señalada anteriormente, se puede decir que una persona católica no
está siendo coherente al estar de acuerdo con la práctica de la eutanasia desobedeciendo así las
leyes de Dios.

Para finalizar, además de un problema médico, político o social, la eutanasia es un grave problema
moral para cualquier persona, sea o no creyente; para los que creemos en Dios que no sólo nos ha
creado sino que nos ama a cada uno en particular y nos espera para un encuentro cuando nuestra
vida concluya, los católicos estamos convencidos de que la eutanasia implica matar a un ser
querido por Dios que protege su vida y dispone de su muerte. La eutanasia es así un grave pecado
que atenta contra el hombre y, por lo tanto, contra Dios, ya que dejó como mandamiento "no
matarás" como exigencia para todo el que quiera estar de acuerdo con Él.

Terminaré mi artículo con una cuestión para que reflexione,

¿NO CREE USTED QUE HAY QUE ELIMINAR EL SUFRIMIENTO HUMANO Y NO AL SER HUMANO QUE
SUFRE?