You are on page 1of 8

ANTECEDENTES HISTORICOS.

En sus inicios, el cristianismo reforzó el principio de sujeción forzosa de la mujer.


Según san Pablo debía estar subordinada, y temer al marido. En uno de los
documentos más antiguos de la iglesia católica, el decretum (1140), prevalecía el
derecho del marido de controlar a la esposa a pesar del principio de igualdad de
todas las almas de Dios. El relato bíblico de que Eva tentada por el demonio,
indujo a Adán a pecar, proclamó la inocencia del varón y la culpabilidad de la
mujer, quien por ello fue condenada a estar sujeta eternamente al poder del
marido.

En el mundo tres de cada cuatro mujeres sufren diversos tipos de


agresiones dentro del hogar, principalmente a manos de hombres de la familia. En
México, cada año miles de niños son atendidos en hospitales por que han sido
víctimas de maltrato por parte de sus padres o algún otro familiar.

Los tipos de violencia muchas veces no se consideran como tal, por que
hombres y mujeres ya sea como hijos, esposas, esposos, pareja o padres y
madres de familia, creen que los golpes, los gritos y las amenazas son una forma
"natural" de "corregir" o "educar".

¿Por qué la violencia?, ¿Por qué los padres violentos?, ¿Por qué los abusos
sexuales en la familia?, ¿Por qué tantos traumas y cicatrices psicológicas?, etc.
Estas son solo algunas de las preguntas que quizás nos planteemos para saber el
origen de la violencia en cada una de las familias, cuales son los factores que la
originan, en que tipos de familias se dan, etc.

El Nuevo Testamento no varió mucho tal situación. Pretendía la pureza del


espíritu en contraposición a los deseos de la carne, representados por el sexo y
matrimonio. Por este motivo, el matrimonio era considerado como un estado
indeseable en el que caían solamente aquellos que no podían controlar sus
apetitos sexuales.
Debió transcurrir un tiempo antes de que la Iglesia santificara, el matrimonio
y el amor marital y lo convirtiera en sacramento. Al predicar el confinamiento de la
mujer en el hogar, la religión se encargó de reforzar el orden del patriarcado.

Durante la Edad Media, la mujer adquirió el carácter de símbolo de poder y


honor del hombre. Era canjeada para estrechar vínculos o servía como
instrumento de paz.

Una vez casada ella y sus bienes pasaban a ser propiedad del marido y de
la familia de éste.

La castidad previa al matrimonio y la fidelidad al esposo eran aspectos


importantes de los derechos de propiedad masculina. El adulterio de la mujer
merecía severo castigo por constituir una grave ofensa a los derechos de su
dueño.

El cambio de actitud se inició en Inglaterra, donde en 1929 se eliminó del


Libro de los Estatutos el acta que daba derecho al marido a castigar a su mujer

En 1853, se aprobó el Acta para la mejor Prevención y Castigo de los


Asaltos Agravados sobre Mujeres y Niños, que extendió a estos seres algunas de
las medidas de protección existentes para evitar la crueldad hacia los animales.

Fue hasta 1891 que se abolió de forma absoluta el derecho legal de que
había disfrutado el marido inglés para emplear la fuerza física contra la esposa.

En 1851 se pronunciaron en los Estados Unidos las Cortes de


Massachusetts y en 1894 fue la de Mississippi donde además se concedió a la
mujer golpeada y maltratada el derecho a divorciarse.

Y en 1910 en once Estados de la Unión Americana no se admitía el divorcio


por la causal de crueldad extrema.

El libro llamado tortura de la esposa en Inglaterra escrito por Frances Power


Cobbe en 1878 tuvo gran influencia jurídica en el que recopiló más de 6,000 casos
de mujeres mutiladas, cegadas, pisoteadas, quemadas y asesinadas en el periodo
de 1875 a 1878.

En 1900 en el Código Penal Alemán se estableció la igualdad ante la ley de


hombres y mujeres.

En Escocia en un fallo judicial de 1977 se estableció y reconoció que el


marido puede golpear a la mujer en el trasero pero no en el rostro.

En cada época, el modelo de familia ha ido cambiando, adecuándose a las


dinámicas históricas, los cambios de organización social influyendo en ellos.

Fue hasta el siglo XX donde se da un cambio familiar y social y toma de


conciencia personal en las mujeres y que el poder no sea una forma de opresión
dentro y fuera de la familia y de relacionarnos entre nosotros no como objetos de
posesión sino como sujetos.

Sin embargo, los estudios e investigaciones han demostrado que la


violencia intrafamiliar es un problema de salud pública y de violación a los
derechos humanos.

Los Organismos No Gubernamentales han demandado programas y


servicios para resolver la problemática, incluyendo la responsabilidad y el
compromiso del Estado.

ORIGEN DE INSTANCIAS QUE AMPARAN A VICTIMAS DE VIOLENCIA


INTRAFAMILIAR.

1996: Se aprueba la Ley de Asistencia y Prevención de la Violencia


Intrafamiliar y su reglamento.

1997: Se crea el primer “Albergue Temporal Alianza” a favor de la mujer en


el D.F., a cargo de la extinta Dirección de Protección Social y el Sistema para el
Desarrollo Integral de la Familia – D.F.
1998: El Albergue se integra al Sistema para el Desarrollo Integral de la
Familia del D.F.; como parte del Programa de Prevención a la Violencia Familiar.

1998: Se reforma la Ley de Asistencia y Prevención de la Violencia Familiar


en el mes de abril. Se elimina el prefijo intra.

2001: (Abril) El Albergue se integra a la Dirección de Prevención a la


Violencia Familiar (ahora Dirección de Atención y Prevención de la Violencia
Familiar, DAPVIF), depende de la Dirección General de Equidad y Desarrollo
Social.

CONCEPTOS DE VIOLENCIA INTRAFAMILIAR LA SUPREMA CORTE DE


JUSTICIA DE LA NACION ESTABLECE:

La palabra violencia deriva del latín violentia, y entre sus acepciones se


encuentran las de “cualidad de violento” y “acción y efecto de violentar o
violentarse”.

Por violento se entiende “que está fuera de su natural estado, situación o


modo”, “que obra con ímpetu y fuerza”, “que se hace bruscamente, con ímpetu e
intensidad extraordinarias” y “que se ejecuta contra el modo regular o fuera de
razón y justicia”; mientras que violentar significa “aplicar medios violentos a cosas
o personas para vencer su resistencia”6

Ahora bien, la violencia familiar que también se le identifica como violencia


intrafamiliar o violencia doméstica ha sido objeto de análisis tanto doctrinal, como
legal y jurisprudencial, motivo por el cual en los referidos ámbitos se han
ormulado conceptos o definiciones al respecto.

Puede hacerse referencia a lo dicho por Adato Green, para quien la


violencia familiar “se expresa como una manifestación de poder que se concreta
en actos u omisiones de un miembro de familia hacia otro, tendiente a causar
daño y subordinación como mecanismo de control”.

A su vez De la Mata Pizaña y Garzón Jiménez la define como “La conducta


constituida por el o los actos dolosos, de contenido positivo o negativo, que
efectivamente maltratan a los miembros de un grupo social de convivencia íntima
y permanente, unidos por lazo de matrimonio, concubinato, parentesco, filiación o
cualquier otra circunstancia, y cuyo sujeto activo es otro de los miembros de grupo
Social”.

DEFINICION LEGAL DE VIOLENCIA INTRAFAMILIAR DEL CODIGO CIVIL


FEDERAL.

Artículo 323 bis.- Los integrantes de la familia tienen derecho a que los
demás miembros les respeten su integridad física y psíquica, con objeto de
contribuir a su sano desarrollo para su plena incorporación y participación en el
núcleo social. Al efecto, contará con la asistencia y protección de las instituciones
públicas de acuerdo con las leyes.

Artículo 323 ter.- Los integrantes de la familia están obligados a evitar


conductas que generen violencia familiar.

Por violencia familiar se considera el uso de la fuerza física o moral, así


como las omisiones graves, que de manera reiterada ejerza un miembro de la
familia en contra de otro integrante de la misma, que atente contra su integridad
física, psíquica o ambas independientemente de que pueda producir o no lesiones;
siempre y cuando el agresor y el agredido habiten en el mismo domicilio y exista
una relación de parentesco, matrimonio o concubinato.

DEFINICION DE VIOLENCIA INTRAFAMILIAR SEGÚN LA LEY DE


PREVENCION Y ATENCION DE LA VIOLENCIA INTRAFAMILIAR.
Violencia Familiar o Intrafamiliar: Todo acto de poder u omisión intencional
dirigido a dominar, someter, controlar o agredir física, verbal, psicoemocional,
sexual o patrimonialmente a cualquier miembro de la familia y que pueda causar
los siguientes tipos de daño:

a).- Maltrato Físico.- Todo acto de agresión intencional en el que se utilice parte
del cuerpo humano, algún objeto, arma o substancia para sujetar, inmovilizar o
causar daño a la integridad física del otro, encaminado hacia su control y
sometimiento personal;

b).- Maltrato Verbal.- Todo acto de agresión intencional, ejecutado a través del
lenguaje, con el propósito de ofender, agredir, menospreciar, denigrar o humillar a
cualquier persona;

c).- Maltrato Psicológico.- Todo patrón de conducta consistente en actos u


omisiones, cuyas formas de expresión pueden ser: prohibiciones, coacciones,
condicionamientos, intimidaciones, amenazas, actitudes devaluatorias, de
abandono y que provoquen deterioro, disminución o afectación a la dignidad
personal de quien las recibe. Aquel acto que se compruebe que ha sido realizado
con la intención de causar daño moral a toda persona receptora de violencia
intrafamiliar, será considerado maltrato psicológico en los términos previstos por
este artículo, aunque se argumente el nivel educativo y la formación personal del
receptor y del generador de violencia;

d).- Maltrato Sexual.- Al patrón de conducta consistente en actos u omisiones


cuyas formas de expresión pueden ser: inducir a la realización o aceptación de
prácticas o conductas sexuales no deseadas o que generen dolor, así como
aquellas que impliquen prácticas de celotipia para el control, manipulación o
dominio de la pareja;
e).- Daño Patrimonial.- Cualquier acto u omisión tendiente a apropiarse o destruir
el patrimonio del receptor de la violencia, ya sea apoderándose o controlando la
libre disposición de sus ingresos o de sus bienes muebles e inmuebles, o bien
menoscabando o destruyendo los mismos.

II.- Receptores de Violencia Intrafamiliar.- Aquella persona, grupo o Individuos que


tengan entre si algún vínculo familiar y que sean sujetos de cualquier maltrato
físico, psicológico o sexual que los afecte en su integridad personal;

CONCEPCIONES DOCTRINALES DE VIOLENCIA INTRAFAMILIAR.

Definen a la violencia en términos generales, como, violar, forzar, someter


para provocar daño, lo cual indica que lleva implícito el uso de la fuerza sobre una
persona y la obliga a actuar en contra de su voluntad. Es una forma de ejercer
poder mediante el uso de la fuerza.

La violencia puede ser ejercida por una persona sobre otra de modo físico
(fuerza), psicológico (intimidación) material, moral o ideológico.

Toda forma de violencia implica una relación asimétrica entre las personas,
en la que una está arriba y otra está abajo siempre, ya sea de manera real o de
manera virtual: hombre- mujer, padre- hijo, joven- viejo, patrón-empleado, etc., de
aquí que la violencia constituya el uso abusivo o irracional del poder a partir de
una relación desequilibrada en el ejercicio del mismo.

Uno de los ámbitos donde el ejercicio del poder es notoriamente


desequilibrado es el familiar, pues la violencia entre sus miembros ha alcanzado
dimensiones insospechadas y las conductas más agraviantes: gritos, asedio,
golpes, descalificaciones, ignorancia, segregación, humillación, silencio, celos,
controles, violencia, homicidio, etc.