You are on page 1of 2

Partidas Clásicas de Capablanca - G. Stahlberg - A. Monasterio - V.D.A Prof. J.L.

Matamoros

EL MATCH CON CORZO


En 1900, contando doce años de edad, Capablanca jugó con los más fuertes «amateurs» del
Club de Ajedrez de la Habana. El campeón de Cuba, Juan Corzo, era el único jugador que todavía
superaba al joven Capablanca, pero éste continuaba realizando rápidos progresos. A fines de ese
año fue arreglado un cotejo a doce partidas entre el niño José Raúl y Corzo. Capablanca perdió las
dos primeras, pero jugó después con una seguridad digna de un maestro; ganó cuatro encuentros
e hizo seis tablas. El resultado, 7-5 a favor de Capablanca, fue una gran sorpresa, porque Corzo era
considerado como jugador muy fuerte, de grandes conocimientos en las aperturas y digno de me-
dirse con muchos ajedrecistas europeos. Capablanca jugó las aperturas sin conocer mucha teoría,
pero en el medio juego y en los finales demostró sus grandes condiciones. La última partida del
match es la mejor demostración práctica de sus notables facultades.

PARTIDA Nº 1 13.fxe5 ¤g4


14.£e2 £b6
Jugada en la Habana, en diciembre de 1900. 15.¤f3 ¥d7
Ultima partida del Campeonato de Cuba. 16.a3 ¢h8
17.h3 ¤h6
Blancas: Capablanca 18.£f2 ¤f7
Negras: Corzo 19.¢g2 g5
Peón de Dama Corzo quiere atacar en el flanco rey, pero
el niño Capablanca neutraliza todas sus ame-
1.d4 d5 nazas y toma después la iniciativa.
2.¤f3 c5
3.e3 ¤c6
4.b3 ...
Como Capablanca todavía tenía poca ex-
periencia y escasos conocimientos teóricos,
en las partidas de este match trataba de evitar
complicaciones en las aperturas.
4. ... e6
5.¥b2 ¤f6
6.¤bd2 cxd4
Es preferible continuar 6...¥e7 o 6...¥d6,
seguido de O-O y b6.
7.exd4 ¥d6
8.¥d3 O-O
9.O-O ¤h5
Iniciando una maniobra de dudoso valor. 20.g4 ¤e7
10.g3 f5 21.£e3 ¦g8
11.¤e5 ¤f6 22.¦ae1 ¤g6
12.f4 ¥xe5 23.gxf5 ¤f4+
-8-
Partidas Clásicas de Capablanca - G. Stahlberg - A. Monasterio - V.D.A Prof. J.L.Matamoros
24.¢h2 ¤xd3 El final resulta fácilmente ganado por Ca-
25.£xd3 exf5 pablanca, que lo conduce con parecida seguri-
26.c4 £e6 dad a la que luego adquiriera con los años.
Era algo mejor 26...£h6, aunque la ventaja 36. ... ¦f8
de las blancas es evidente. 37.¢g2 h5
27.cxd5 £xd5 38.d6 g4
28.e6! ¥b5 39.hxg4 hxg4
Si 28...¥xe6 29.¦xe6. 40.¥e5 ¢h6
41.d7 ¦d8
42.¤g8+ ¦xg8
43.¥f6 ¢g6
44.d8=£ ¦xd8
45.¥xd8 b5
46.¢f2 ¢f5
47.¢e3 ¢e5
48.¢d3 ¢d5
49.¢c3 g3
50.¥h4 g2
51.¥f2 a5
52.b4 ¢e4
53.¥b6 ¢d5
54.¢d3 ¢c6
55.¥g1 ¢d5
29.£xb5 ... 56.¥h2 ¢c6
Una combinaci6n interesante y correcta, 57.¢d4 a4
pero 29.£d2 hubiera ganado más rápidamen- 58.¢e5 ¢b6
te. 59.¢d5 ¢a6
29... £xb5 La última chance. Si 60.¢c6 g1=£
30.d5+ ¦g7 61.¥xg1, y ¡tablas!
31.exf7 h6 60.¢c5 ...
Si 31...¦f8 32.¤d4 £xd5 33.¦e8 £xf7 1-0
34.¦xf8+ £xf8 35.¤xf5, con posición gana- Las negras abandonaron.
dora.
32.¤d4 £xf1
Las negras no tienen mejor defensa. Si
32...£d7 33.¤xf5 £xf7 34.¥xg7+ ¢h7
35.¦e7 (ganando la dama), 35. ... £xd5?
36.¥e5+ ¢g6 37.¦g7+ ¢h5 38.¤g3+ ¢h4
39.¦f4+ gxf4 40.¦g4, mate.
33.¦xf1 ¦xf7
34.¦xf5 ¦xf5
35.¤xf5+ ¢h7
36.¤e7 ...
-9-