You are on page 1of 6

CONTAMINACIÓN DEL AGUA

Los efectos de la contaminación del agua incluyen los que afectan a la salud humana. La
presencia de nitratos (sales del ácido nítrico) en el agua potable puede producir una
enfermedad infantil que en ocasiones es mortal.

El cadmio presente en los fertilizantes derivados del cieno o lodo puede ser absorbido por las
cosechas; de ser ingerido en cantidad suficiente, el metal puede producir un trastorno diarreico
agudo, así como lesiones en el hígado y los riñones.

Hace tiempo que se conoce o se sospecha de la peligrosidad de sustancias inorgánicas, como


el mercurio, el arsénico y el plomo.

Los lagos son especialmente vulnerables a la contaminación. Hay un problema, la eutrofización,


que se produce cuando el agua se enriquece de modo artificial con nutrientes, lo que produce
un crecimiento anormal de las plantas. Los fertilizantes químicos arrastrados por el agua desde
los campos de cultivo pueden ser los responsables.

El proceso de eutrofización puede ocasionar problemas estéticos, como mal sabor y olor, y una
acumulación de algas o verde desagradable a la vista, así como un crecimiento denso de las
plantas con raíces, el agotamiento del oxígeno en las aguas más profundas y la acumulación de
sedimentos en el fondo de los lagos, así como otros cambios químicos, tales como la
precipitación del carbonato de calcio en las aguas duras. Otro problema cada vez más
preocupante es la lluvia ácida, que ha dejado muchos lagos y ciénagas totalmente desprovistos
de vida.

El agua sigue un ciclo muy bien conocido. En el mar se localiza el 97.2% del agua de la Tierra.
El calor provoca una vaporización que en forma de nubes es arrastrada, en parte, hacia el
continente. Con la lluvia, el agua vuelve a su estado líquido y desde el punto donde cae se
dirige hacia el mar. En este recorrido transporta sales y todo tipo de substancias que encuentra
a su paso.

El hombre utiliza el agua para cumplir dos finalidades: satisfacer sus necesidades domésticas,
agrícolas e industriales y como medio de transporte y destino de sus residuos. Si la cantidad de

1
residuos no es demasiado grande son descompuestos por los microorganismos y por los
procesos del río. Si sobrepasa una cantidad determinada y constantemente se le echan nuevas
substancias, el río se degrada progresivamente.

En la sociedad industrial el consumo por habitante crece continuamente. La cantidad de agua


disponible se aprovecha al máximo. Si nos fijamos en el uso del agua de alguno de nuestros
ríos, observamos que se embalsa para producir electricidad y para regar, es utilizada para
abastecer las necesidades de industrias y poblaciones. Una parte del agua vuelve al río en
peores condiciones que cuando se sacó. Si no hay una buena gestión y planificación de los
recursos acuáticos los conflictos entre los diferentes usuarios surgen inevitablemente.

La contaminación del agua es uno de los problemas más agudos que enfrenta la humanidad, y
sus principales fuentes de contaminación son:

•Las Aguas Residuales: Provenientes de los hogares.

•Aguas De Origen Industrial: Son las que contaminan con mayor grado.

• Contaminación de origen Agrícola: Proviene de los productos utilizados en la agricultura. El


agua que se utiliza para el riego en la agricultura arrastra los elementos tóxicos, pasan a los ríos
y mares ocasionando enfermedades y muerte en la flora y fauna de los ecosistemas a los que
son vertidos.

La contaminación industrial de ríos y lagos ha provocado la muerte a enormes cantidades de


peces, los cuales sufren paralización de su metabolismo. Los derrames de petróleo, las
llamadas mareas negras, provocan la muerte a miles de aves marinas por asfixia, y reducen la
actividad fotosintética de las plantas marinas.

Los ríos y lagos se contaminan porque en ellos son vertidos los productos de desecho de las
áreas urbanas y de las industrias. El agua potable, para que pueda ser utilizada con fines
alimenticios, debe estar totalmente limpia, ser insípida, inodora e incolora y tener una
temperatura aproximada de 15º C; no debe contener bacterias, virus, parásitos u otros
gérmenes que provoquen enfermedades y, además, el agua potable no debe exceder en
cantidades de sustancias minerales los límites establecidos.

2
El agua que nos proporciona, en sus distintas formas, la naturaleza, no reúne los requisitos para
ser consumida de forma directa por el ser humano, debido a la contaminación que contiene.
Para lograr la calidad satisfactoria en el agua, y que ésta sea potable, se realizan destilaciones
u otros procesos de purificación.

El agua puede contaminarse de diferentes formas, aunque la más común en la actualidad es


mediante descarga de agua servida o cloacas de áreas urbanas en ríos y arroyos.

Otros focos de contaminación de las aguas son los desechos orgánicos provenientes de
mataderos de ganado o de aves. El procesamiento de frutas y vegetales requiere grandes
cantidades de agua para el lavado, el pelado y blanqueado, lo que produce gran cantidad de
agua servida con alto contenido orgánico.

Estas concentraciones de materia orgánica originan un alto porcentaje de fosfatos en el agua de


los ríos o arroyos en que se descargan. Estos fosfatos ocasionan un rápido crecimiento en la
población de algas. Las algas utilizan el oxígeno en gran cantidad, lo que hace que disminuya
en el agua la concentración necesaria de éste para permitir la respiración de los animales
acuáticos, causando su muerte.

Hay un gran número de contaminantes del agua que se pueden clasificar de muy diferentes
maneras. El ser humano moderno ha modificado el entorno que lo rodea, moldeándolo con el
objeto de adaptarlo a sus necesidades; este proceso ha acarreado consecuencias no
deseadas, entre las que se encuentra la grave contaminación del medio natural. Accidental o

3
conscientemente, se han arrojado a la biosfera millones de toneladas de agentes
contaminantes. Los detergentes utilizados para el lavado de las prendas textiles, por ejemplo,
han desencadenado la aparición de espumas cargadas de fosfatos en los medios acuáticos.
Los desechos químicos y derrames de petróleo han contaminado las aguas y matado cientos de
especies, originando, asimismo, la proliferación desproporcionada de otras y provocando, de
este modo, un desequilibrio ecológico.

El agua es el medio de vida para muchas especies, y si su composición se ve alterada, los


organismos animales y vegetales sufren cambios en sus metabolismos.

Los océanos del mundo han sido receptores de uno de los mayores porcentajes de esa
contaminación; se han encontrado cangrejos muertos, envenenados por cadmio, peces
infectados por mercurio, DDT, y otros venenos fabricados por el hombre…

El resultado del análisis hecho por los técnicos industriales detectó varios agentes
contaminantes que tienen su origen en las aguas usadas, entre los que se encuentran materias
orgánicas biodegradables (grasa, proteínas, glúcidos y ciertos detergentes).

Los técnicos indican que los jabones y productos de limpieza contienen un porcentaje
importante de sales inorgánicas muchas de las cuales también poseen varios componentes
químicos con efecto contaminante.

Están incluidos igualmente los compuestos provenientes de la alimentación y que son


eliminados por el organismo como el amonio, nitratos, fosfatos y otros.

• Detergentes: Sustancias químicas que van a parar a los ríos el mar y que provienen de
explotaciones mineras e industriales: sales de cobre, plomo, mercurio, zinc, etc.

• Residuos Nucleares: Las explotaciones nucleares pueden, si no se vigilan minuciosamente,


llevar a las aguas productos cuyas radiaciones son de efectos desastrosos para los seres
vivos.

Una posibilidad bastante usada es categorizarlos en ocho grupos:

1.- Microorganismos Patógenos. Son los diferentes tipos de bacterias, virus, protozoos y otros
organismos que transmiten enfermedades como el cólera, tifus, gastroenteritis diversas,
hepatitis, etc. En los países en vías de desarrollo las enfermedades producidas por estos
patógenos son uno de los motivos más importantes de muerte prematura, sobre todo de niños.
Normalmente estos microbios llegan al agua en las heces y otros restos orgánicos que
producen las personas infectadas.

2.- Desechos Orgánicos. Son el conjunto de residuos orgánicos producidos por los seres
humanos, ganado, etc. incluyen heces y otros materiales que pueden ser descompuestos por
bacterias aeróbicas, es decir, en procesos con consumo de oxígeno. Cuando este tipo de

4
desechos se encuentran en exceso, la proliferación de bacterias agota el oxígeno, y ya no
pueden vivir en estas aguas peces y otros seres vivos que necesitan oxígeno.

3.- Sustancias Químicas Inorgánicas. En este grupo están incluidos ácidos, sales y metales
tóxicos como el mercurio y el plomo. Si están en cantidades altas pueden causar graves daños
a los seres vivos, disminuir los rendimientos agrícolas y corroer los equipos que se usan para
trabajar con el agua.

4.- Nutrientes Vegetales Inorgánicos. Nitratos y fosfatos son sustancias solubles en agua que
las plantas necesitan para su desarrollo, pero si se encuentran en cantidad excesiva inducen el
crecimiento desmesurado de algas y otros organismos provocando la eutrofización de las
aguas. Cuando estas algas y otros vegetales mueren, al ser descompuestos por los
microorganismos, se agota el oxígeno y se hace imposible la vida de otros seres vivos. El
resultado es un agua maloliente e inutilizable.

5.- Compuestos Orgánicos. Muchas moléculas orgánicas como petróleo, gasolina, plásticos,
plaguicidas, disolventes, detergentes, etc. acaban en el agua y permanecen, en algunos casos,
largos períodos de tiempo, porque, al ser productos fabricados por el hombre, tienen estructuras
moleculares complejas difíciles de degradar por los microorganismos.

6.- Sedimentos y Materiales Suspendidos. Muchas partículas arrancadas del suelo y


arrastradas a las aguas, junto con otros materiales que hay en suspensión en las aguas, son,
en términos de masa total, la mayor fuente de contaminación del agua. La turbidez que
provocan en el agua dificulta la vida de algunos organismos, y los sedimentos que se van
acumulando destruyen sitios de alimentación de los peces, rellenan lagos o pantanos y
obstruyen canales, rías y puertos.

5
7.- Sustancias Radiactivas. Isótopos radiactivos solubles pueden estar presentes en el agua y,
a veces, se pueden ir acumulando a lo largo de las cadenas tróficas.

8.- Contaminación Térmica. El agua caliente liberada por centrales de energía o procesos
industriales eleva, en ocasiones, la temperatura de ríos o embalses con lo que disminuye su
capacidad de contener oxígeno y afecta a la vida de los organismos.