You are on page 1of 2

PARÁMETROS DEL CLIMA

Son los fenómenos que intervienen en la caracterización del estado de la atmósfera, en


contacto con la superficie terrestre en un lugar determinado: los más importantes son: las
precipitaciones, temperatura, humedad, vientos, nubosidad, presiones, nieblas, insolación,
etc. Los parámetros del clima suelen representarse a través de climogramas. Analiza los
climogramas siguientes señalando los periodos de sequía y humedad.

Denominamos PRECIPITACIÓN a la caída de agua líquida o sólida sobre la superficie terrestre.


Las precipitaciones pueden producirse de tres maneras diferentes: convectiva, orográfica y
ciclónica o frontal.

Precipitación convectiva.

Se origina en situaciones de inestabilidad atmosférica (borrascas), cuando el aire caliente y


húmedo asciende por convección y, al irse enfriando, forma nubes de desarrollo vertical (tipo
cúmulo) que pueden llegar a producir precipitaciones de tipo tormentoso. Si la humedad y el
calor son suficientes, varios cúmulos se pueden agrupar en una gran nube vertical
(cumulonimbo). En estas nubes existe una gran diferencia de T entre la base y la cima lo que
provoca corrientes de aire ascendentes que elevan las gotas de agua y hacen que choquen y se
unan con otras. Es típico de las ZCIT, donde los vientos procedentes de ambos lados del
ecuador ayudan a la elevación del aire por convección.
2. Precipitación orográfica o lluvia horizontal.

Se produce cuando una masa de aire húmedo se desplaza y encuentra en su camino un relieve
importante. La masa de aire asciende sobre el relieve, enfriándose según va alcanzando más
altitud, y cuando alcanza el punto de rocío, se condensa y produce precipitaciones por
contacto de la nube con la ladera. Se da en todas las caras norte de las islas altas. La masa
nubosa queda retenida a unos 1.600 m (mar de nubes).

Los sondeos diarios meteorológicos confirman que, generalmente, a medida que se asciende
en la zona de la atmósfera más cercana a la Tierra o troposfera, cuyo espesor medio es de
unos 11 km, la temperatura disminuye a un ritmo de unos 0,65 ºC por cada 100 metros de
elevación. La causa principal de este fenómeno, conocido como gradiente vertical de
temperatura, es la superficie terrestre, que actúa como un foco calorífico, desprendiéndose
del calor recibido por la radiación solar y transmitiéndola a la capa de aire más cercana a ella.
Así, cuanto más lejos esté una capa de aire de dicha superficie, más fría estará. Sin embargo,
en ocasiones se da un aumento de temperatura con la altura, fenómeno que se conoce como
inversión térmica.