You are on page 1of 16

MEMORIA DE CÁLCULO DE LA MALLA DE

TIERRA PROFUNDA

SOFTWARE
“ANÁLISIS DE MALLAS Y ELECTRODOS DE
PUESTA A TIERRA”

S.E. POECHOS 60/22,9 kV – 5/6 MVA

(Rev_0)

Lima, 30 Marzo del 2005


ANÁLISIS DE MALLAS Y ELECTRODOS DE PUESTA A TIERRA

1. Análisis ‘exacto’ de sistemas de puesta a tierra

1.1 Introducción

La Norma ANSI/IEEE 80 establece una metodología para determinar la resistencia


de puesta a tierra y los potenciales de toque y paso máximos a los cuales estarían
sometidos las personas dentro de las instalaciones del sistema de puesta a tierra.
Esta metodología se basa en las siguientes premisas:

 La malla de puesta a tierra posee una configuración rectangular


 Los conductores horizontales se encuentran uniformemente espaciados
 Solo existen varillas verticales en el perímetro de la malla
 Las varillas verticales se encuentran uniformemente espaciadas

La metodología de la Norma ANSI/IEEE 80 no es aplicable cuando:

 Se tiene una malla superficial y otra malla profunda.


 Los conductores horizontales no están uniformemente espaciados.
Normalmente la separación entre conductores disminuye cerca del perímetro
de la malla a fin de controlar los gradientes de potencial en los extremos.
 Hay varillas verticales fuera del perímetro de la malla. Usualmente se dispone
varillas dentro del área encerrada por la malla y cerca del perímetro a fin de
controlar los gradientes de potencial.
 En caso que se tengan elementos diagonales tanto en el plano horizontal como
vertical.
 Cuando hay proyecciones en la malla que invaliden la premisa de
configuración rectangular.

Los trabajos de Heppe y otros (referencias 3 a 5) proporcionan un método ‘exacto’


de modelar una malla o electrodo de puesta a tierra. Lo expuesto a continuación
está basado en dichos trabajos.

1.2 Corrientes de fuga a tierra

Una malla o electrodo de puesta a tierra puede dividirse para fines de análisis en
una serie de segmentos. Se asume que, en cada segmento, la corriente
dispersada a tierra (corriente de fuga) se distribuye de manera lineal.

La suma de las corrientes de fuga de todos los segmentos es igual a la corriente


dispersada por la malla o electrodo de puesta a tierra.

1.3 Matriz de resistencia

Cada segmento en que se divide una malla o electrodo de puesta a tierra posee
una resistencia propia. Esta resistencia propia es igual a la tensión en el segmento
con respecto a la tierra lejana al inyectar una corriente de 1 A. Asimismo entre
cada par de segmentos (segmentos i y j) existe una resistencia mutua la cual es
igual a la tensión en el segmento j con respecto a la tierra lejana cuando se inyecta
una corriente de 1 A en el segmento i. Las ecuaciones de Heppe permiten calcular
las resistencias propias y mutuas de un conjunto de segmentos tanto para un
terreno de resistividad uniforme como para un terreno con dos capas de
resistividad.

Por ejemplo, una malla compuesta de 4 segmentos da lugar al siguiente tipo de


ecuaciones:

r11i1 + r12i2 + r13i3 + r14i4 = v1


r21i1 + r22i2 + r23i3 + r24i4 = v2
r31i1 + r32i2 + r33i3 + r34i4 = v3
r41i1 + r42i2 + r43i3 + r44i4 = v4
Donde

rii = resistencia propia del segmento i


rij = rji = resistencia mutua entre los segmentos i y j
ii = corriente de fuga del segmento i
vi = tensión del segmento i con respecto a la tierra lejana

La suma de las 4 corrientes de fuga es igual a la corriente dispersada por la malla


o electrodo de puesta a tierra. Una premisa importante de análisis es que la malla
es equipotencial. Esto significa que las cuatro tensiones vi son iguales. Esto
plantea un sistema de ecuaciones en la cual la tensión de la malla puede
considerarse igual a 1.0 Voltios y resolver el sistema de ecuaciones para
determinar las 4 corrientes ii.

id = i1 + i2 + i3 + i4

Al dividir 1.0/id se obtiene la resistencia de puesta a tierra de la malla o electrodo.


Asimismo, si el análisis de cortocircuito indica que hay una corriente total
dispersada por la malla igual a it, la relación it/id permite calcular tanto la tensión de
la malla como la corriente total de fuga de cada uno de los 4 segmentos.

Este procedimiento se conoce como Método de Promedio de Potenciales (APM –


Average Potential Method). Al ser aplicado a una malla de gran tamaño se obtiene
matrices del orden de hasta 2500x2500 segmentos.

Se ha desarrollado para MS-DOS el programa GrdGrid que permite:

 Modelar hasta 12 mallas o electrodos diferentes al mismo tiempo


 Puede definirse una corriente inyectada a cada malla
 Las mallas pueden estar conectadas a través de resistencias serie
 Pueden definirse resistencias shunts en cada malla para incluir el efecto de los
cables de guarda
 GrdGrid calcula la resistencia de cada malla sola y el efecto de las conexiones
con otras mallas así como el efecto de los cables de guarda
 GrdGrid calcula la corriente de fuga de cada segmento
 GrdGrid calcula la tensión de cada malla (GPR – Ground Potential Rise) con
respecto a la tierra lejana.

A continuación se muestra un ejemplo de salida del programa GrdGrid en cual se


ha considerado la malla de la S.E. Cerro Corona. Esta malla posee una malla
superficial y otra malla profunda. Para efectos de análisis se ha dividido toda la
malla en 575 segmentos. Asimismo se ha incluido un cable de guarda con una
impedancia igual a 6.7 Ohmios.

Puede observarse que la malla sola posee una resistencia de 2.34 Ohmios. El
cable de guarda hace que la resistencia total de puesta a tierra baje a 1.74
Ohmios. Asimismo, la corriente inyectada a la malla es 3960 A, de los cuales 2934
A son disipados por la malla y 1026 A son disipados por el cable de guarda. La
tensión de la malla con respecto a la tierra lejana (GPR) es igual a 6875.1 Voltios.
Luego se muestra las corrientes de fuga de los segmentos.

1.4 Potenciales de superficie

Una vez determinada la corriente de fuga de cada segmento se puede calcular el


potencial de un punto del terreno con respecto a la tierra lejana. Las referencias 3
a 5 muestran las formulas a aplicar para calcular el potencial en la superficie
debida a un solo segmento. El potencial total de un punto es la suma de los
potenciales de inducidos cada segmento.

Se he desarrollado el programa GrdVolt que permite efectuar lo siguiente:


 Recupera los resultados del programa GrdGrid que incluyen las corrientes de
fuga de cada segmento junto con los datos de configuración de las mallas de
puesta a tierra y el modelo del terreno.
 Recupera de los resultados del programa GrdGrid la tensión de la malla de
referencia (GPR) con respecto a la cual va a evaluarse la tensión de toque.
 Calcula las tensiones límites de toque y paso para 50 ó 70 kg.
 Calcula para una cierta sección o área del terreno los potenciales de la
superficie.
 Calcula las tensiones de toque para todos los puntos como diferencia entre el
GPR y el potencial de la superficie.
 Calcula las tensiones de paso para todos los puntos asumiendo una
separación de 1 metro entre dos puntos del terreno.
 Genera archivos gráficos en 3 dimensiones para MS-Excel

A continuación se muestra para la esquina superior izquierda de la malla de la S.E.


Cerro Corona en un área de 12x12 metros los potenciales de toque:

Se puede observar que la máxima tensión de toque que es igual a 709.5 V ocurre
en la esquina misma de la malla. La tensión límite para una persona de 50 kg y
una duración de falla de 0.5 segundo es de 698.2 V. Esto significa que para fines
prácticos la malla puede considerarse segura.
Cabe remarcar que la malla de la S.E. Corona fue diseñada con las fórmulas de la
Norma ANSI/IEEE 80 la cual no permite apreciar de manera gráfica la distribución
de potenciales en el terreno. Del análisis de los resultados se desprende que no
hubiera sido necesario colocar la malla profunda de puesta a tierra dado que los
potenciales están muy por debajo de los límites en casi todos los puntos excepto
en las esquinas. Hubiera sido preferible instalar más conductores horizontales en
las esquinas a fin de controlar los gradientes de potencial en dicha área.
De igual manera se muestra el gráfico en 3 dimensiones de los potenciales de
paso para la esquina superior izquierda.

Se puede observar que el máximo potencial de paso detectado en esta área de


12x12 metros es de 384 Voltios y el límite permisible para una persona de 50 kg y
duración de falla de 0.5 segundos es de 2300 Voltios. Por lo tanto hay un amplio
margen de seguridad con respecto a las tensiones de paso.

Al igual que para las tensiones de toque, el valor máximo de tensión de paso se
presenta en la esquina superior.

Normalmente, si se cumple con los límites permisibles de tensión de toque, hay un


margen bastante amplio para el control de los gradientes de potencial asociados a
la tensión de paso.
1.5 Estimación del modelo del terreno

Una dato que requieren los programas GrdGrid y GrdVolt es el modelo del terreno.
Este modelo puede ser una resistividad uniforme o dos capas de resistividad
(Rho1 y Rho2) y donde la primera capa posee una altura h1 y la segunda capa se
extiende al infinito.

El modelo del terreno debe determinarse a partir de mediciones de resistividad. El


método usual para efectuar estas mediciones es el método de 4 electrodos de
Wenner. Según este método se introducen 2 electrodos de corriente y dos
electrodos de tensión separados por una misma distancia S en línea recta. Los
electrodos de corriente se encuentran en los extremos y los electrodos de tensión
al medio. Se inyecta una corriente Iw a través de los electrodos de corriente y se
mide una tensión Vw entre los electrodos de tensión.

La resistencia mutua Vw/Iw multiplicada por 2 y por la separación S es la


resistividad aparente:

Rw = Vw/Iw
Rho = Rw * 2 * S

Estas mediciones se efectúan para diferentes separaciones obteniéndose una


tabla de resistividades aparentes en función de la separación. Puede demostrarse
que si el terreno posee resistividad uniforme, todas las resistividades aparentes
medidas serán iguales a la resistividad del terreno. En caso contrario se trata de
un terreno multicapa.

Para fines de utilización de los programas GrdGrid y GrdVolt se requiere


determinar un modelo equivalente de 2 capas. Para esto se ha desarrollado el
programa GrdSoil para MS-DOS. GrdSoil utiliza técnicas de estimación de estado
como las ilustradas en la referencia 6.

El objetivo de GrdSoil es minimizar una función objetivo definida como


J   Wm * DeltaR * DeltaR
Wm  1 /( Rm * Rm)
DeltaR  ( Rm  Rc )

Donde

J = Función objetivo a minimizar


Wm = Peso de la medida i
Rm = Resistencia medida i
Rc = Resistencia calculada i

Para aplicar técnicas de estimación de estado hay que definir 3 variables de


estado que son: Rho1, Rho2 y h1. Para cada medición Wenner hay una resistencia
calculada Rc en función de la separación S. La derivada de Rc con respecto a
cada una de las variables de estado produce una matriz H.
La matriz H posee 3 columnas (una por cada variable de estado) y tantas filas
como mediciones Wenner hayan sido efectuadas. Asimismo, se puede definir una
matriz diagonal W que incluye los pesos de cada medición Wenner en función de
la resistencia Rw medida.

Se puede demostrar que, para minimizar la función objetivo J, hay que resolver de
manera iterativa el siguiente sistema de ecuaciones:

Gx  HtWm

Donde

G = Matriz de ganancia igual HtWH


Ht = Matriz H transpuesta
x = Cambios en el vector de estado
m = Diferencia entre el valor medido y estimado (Rm-Rc)

La ecuación anterior es resuelta de manera iterativa hasta que los cambios en el


vector de estado estén por debajo de un cierto límite. Cabe remarcar que para
garantizar la convergencia es necesario partir de valores iniciales Rho1, Rho2 y h1
razonablemente consistentes con los datos medidos.

A continuación se muestra los resultados en archivo MS-Excel de los resultados


del programa GrdSoil para una torre de alta tensión:
La siguiente figura muestra el resultado en texto del programa GrdSoil para las
mediciones Wenner en una torre (Torre 107).
2. Referencias

1) Norma ANSI/IEEE 1986-80, “IEEE Guide for Safety in AC Substation


Grounding”, The Substation Commitee of the IEEE Power Engineering
Society.
2) “Criterios de Aplicación para Análisis de Cortocircuito Según Normas IEC y
ANSI”, Conimera 2001, Ing. Alberto Rojas Burga.
3) R. J. Heppe, “Computation of Potential at Surface Above an Energized Grid
or Other Electrode Allowing for Non-Uniform Current Distribution”, IEEE
Transactions on Power Apparatus and Systems, Vol. PAS-99, No. 2, pp.
252-272, March/April 1975.
4) R.P.Nagar, R.Velasquez, M.Loeloeian, D.Mukhedkar, and V. Gervais,
“Review of Analytical Methods for Calculating the Performance of Large
Grounding Electrodes – Part I: Theoretical Considerations”, IEEE
Transactions on Power Apparatus and Systems, Vol. PAS-104, No. 11,
November 1985.
5) M.Loeloeian, R.Velasquez and D.Mukhedkar, “Review of Analytical
Methods for Calculating the Performance of Large Grounding Electrodes –
Part II: Numerical Results”, IEEE Transactions on Power Apparatus and
Systems, Vol. PAS-104, No. 11, November 1985.
6) A.F.Meliopulus, A.D.Papalexopoulos, R.P.Webb and C.Blatner, “Estimation
of Soil Parameters From Driven Rod Measurements”, IEEE Transactions on
Power Apparatus and Systems, Vol. PAS-103, September 1984.
ANEXO A

Introducción

El objetivo del presente documento es presentar de manera didáctica los


principios, criterios y técnicas utilizados para el análisis de mallas y electrodos de
puesta a tierra en instalaciones de corriente alterna.

El propósito de los sistemas de puesta a tierra es:

 Proporcionar un camino de baja impedancia a las corrientes a tierra.

 Controlar los gradientes de potencial a valores tolerables a fin de proteger a las


personas.

 Proteger el equipo y las instalaciones asociadas.

0. Conceptos básicos

0.1 Aspectos de seguridad

Ante una falla en la red eléctrica que provoque la circulación de corrientes a través
del terreno es necesario que se controlen los gradientes de potencial a los cuales
estarían expuestas las personas que trabajen o circulen en instalaciones
eléctricas.

 El primer criterio es que debe existir un camino de baja impedancia que


permita que circule una corriente de falla a tierra suficientemente alta a fin que
sea detectada por los equipos de protección. Esto asegurará que la falla a
tierra será eliminada rápidamente.

 La tensión de una malla o electrodo de puesta a tierra es igual al producto de la


corriente a tierra por la resistencia de puesta a tierra correspondiente. Es
necesario por lo tanto que la resistencia a tierra sea lo más baja posible a fin
de limitar la elevación de potencial del sistema de puesta a tierra con respecto
a la tierra lejana.

 No obstante, una baja resistencia de puesta a tierra no es suficiente para


asegurar la protección de las personas. Debe controlarse asimismo los
gradientes de potencial a través del terreno. Una persona esta expuesta
básicamente a tres tipos de gradientes de potencial:

 Tensión de toque

 Tensión de paso

 Potencial transferido
0.2 Corriente tolerable por el cuerpo humano

Los seres humanos son muy vulnerables a los efectos de las corrientes eléctricas.
Una corriente tan pequeña como 100 mA puede ser letal. Los efectos fisiológicos
más comunes de la corriente eléctrica, en orden de incremento de magnitud, son:

 Hormigueo
 Contracción muscular
 Pérdida de la consciencia
 Fibrilación ventricular
 Asfixia
 Quemaduras

Una corriente de 1 mA es normalmente el umbral de percepción. Corrientes del


orden de 1 a 6 mA producen un efecto desagradable pero no impiden que una
persona se desprenda de un objeto energizado. Corrientes en el rango de 9 a 25
mA son dolorosas y pueden hacer imposible desprenderse de un objeto
energizado. Corrientes en el rango de 60 a 100 mA pueden causar fibrilación
ventricular, paro cardíaco o inhibición respiratoria.

Otro aspecto importante a tomar en cuenta es la duración de la exposición a una


corriente eléctrica. Dalziel estableció de manera experimental que el límite de
corriente que causa fibrilación ventricular sigue la siguiente formula:

(Ib)2 Ts = Sb
Donde

Ib = Corriente eficaz a través del cuerpo


Ts = Tiempo de exposición
Sb = Constante empírica

Esto da lugar a la siguiente formula

Ib  k / Ts

Ib = Corriente eficaz en A
k = 0.116 para 50 kg y 0.157 para 70 kg
Ts = Tiempo de exposición en segundos

La fórmula anterior es válida para tiempos de exposición entre 0.03 y 3 segundos.


Al multiplicar la corriente por la resistencia del circuito accidental que incluya a una
persona se obtiene ya sea las tensiones de toque o de paso. Para calcular la
resistencia de dicho circuito se asume que una persona posee una resistencia
igual a 1000 Ohmios. Asimismo, la resistencia de un pie con respecto al terreno es
igual a:

Rpie  3Cs ( hs, K ) ps

Donde
Cs = Igual a 1 cuando no hay capa superficial o igual a

Cs  (1 / 0.96) 1  2 n 1 K / 1  ( 2nhs / 0.08)


hs = Altura de la capa superficial en metros
  s
K 
  s
s  Re sistividad  de  la  capa  sup erficial    m
p  Re sistividad  del  terreno    m

Por lo tanto las tensiones permisibles de toque y de paso son iguales a:

Vtoque  (1000  0.5 Rpie) k / Ts

Vpaso  (1000  2 Rpie) k / Ts

0.3 Consideraciones de diseño

Las mallas o electrodos de puesta a tierra se componen de conductores y varillas


longitudinales. El material utilizado normalmente es cobre o acero. La malla se
entierra normalmente a una profundidad de 0.25 a 0.80 metros por debajo del nivel
del terreno.

Se asume como premisa de trabajo que la malla es equipotencial. Esto significa


que las caídas de tensión en los conductores y varillas son muy pequeñas. Esto es
usualmente válido especialmente en terrenos con una alta resistividad que es el
caso del Perú.

El análisis de una malla de puesta a tierra usualmente comienza con la inspección


del plano de una subestación, él cual debe mostrar todos los equipos y estructuras
importantes. Los siguientes tópicos sirven como pautas para establecer el diseño
de una malla de puesta a tierra:

 Un conductor continuo debe rodear el perímetro de las instalaciones, tratando


de encerrar tanta área como sea posible. Esta medida permite evitar altas
concentraciones de corriente, y por lo tanto altos gradientes de potencial, en el
área de la malla y en los extremos de los conductores. Al encerrar más área se
reduce la resistencia de puesta a tierra.

 A lo largo del perímetro deben colocarse conductores en líneas paralelas y,


cuando sea posible, a lo largo de las estructuras y equipos a fin de limitar la
longitud de las conexiones al sistema de puesta a tierra.

 Un sistema típico de puesta a tierra para una subestación puede incluir


conductores desnudos de cobre de calibre 4/0 enterrados a una profundidad de
0.25 a 0.8 metros debajo del nivel del terreno, y separados de 3 a 7 metros en
una configuración tipo rejilla. Se pueden instalar varillas verticales en las
esquinas de la malla a lo largo del perímetro.
 Este sistema de puesta a tierra debe extenderse por toda la subestación y
opcionalmente más allá del cerco. Se pueden utilizar múltiples conexiones de
puesta a tierra o un solo conductor de mayor calibre en los casos en los cuales
podrían ocurrir altas concentraciones de corriente, como es el caso de
conexiones de neutros de generadores, bancos de condensadores y
transformadores.

 Al incrementar el número de conductores de la malla se tiene un efecto


relativamente pequeño en la reducción de la resistencia de puesta a tierra.
Pero esto permite obtener un adecuado control de los potenciales de la
superficie.

 Al conectar los conductores en cada intersección se proporcionan múltiples


caminos para la corriente de falla y se reducen las diferencias de potencial a lo
largo de la malla, y se proporciona a la vez redundancia en caso de que falle
un conductor.

0.4 Características y modelos del terreno

Los terrenos poseen normalmente una variación pequeña de la resistividad en el


plano horizontal y cambios abruptos de resistividad en la dirección vertical. Por lo
tanto se puede asumir como premisa de trabajo que:

 No hay variaciones de resistividad en un plano horizontal


 En la dirección vertical hay diferentes capas paralelas al plano horizontal

Para análisis de mallas a tierra es usual asumir que:

 El terreno posee resistividad uniforme


 O, el terreno posee dos capas de diferente resistividad

0.5 Potenciales de toque, paso y transferidos

Para efectos de seguridad se debe controlar los siguientes tipos de potenciales


provocados por una corriente de falla:

 Potencial de toque: Se asume que la persona toca una parte de la estructura


de una subestación o torre que está conectada
equipotencialmente a la malla o electrodo de puesta a
tierra. El potencial de toque es la tensión que existe entre
la tensión de la malla (Ground Potential Rise) y la tensión
del punto del terreno sobre el cual la persona esta
parada.
 Potencial de paso: Se asume que la persona se encuentra de pie con sus
dos pies separados por una distancia de 1 metro. El
potencial de paso igual a la tensión entre los dos puntos
del terreno.

 Potencial transferido: Se asume que la corriente de falla ha provocado una


elevación de potencial (GPR) en una malla o electrodo y
que hay un elemento metálico que se aleja de la
subestación con una potencial igual al potencial de la
malla, y que una persona a una distancia alejada se pone
en contacto con este elemento metálico. Por lo tanto, un
potencial transferido es equivalente a un potencial de
toque pero fuera de las instalaciones del electrodo o
malla de puesta a tierra.

La figura No.1 ilustra como se producen las diferentes situaciones que llevan a los
tipos de potenciales previamente indicados.

Uno de los objetivos del análisis de mallas y electrodos de puesta a tierra es el de


limitar los potenciales de toque y paso a los niveles permisibles indicados en el
numeral 2.2. Los potenciales transferidos pueden provocar tensiones tan altas que
debe evitarse que se produzcan situaciones de potencial transferido impidiendo
que el potencial de la malla o electrodo de puesta a tierra se transmita fuera de las
instalaciones.

0.6 Corriente máxima de falla

Para el análisis de mallas o electrodos de puesta a tierra se requiere conocer la


máxima corriente disipada por la malla o electrodo. Esta corriente disipada es
normalmente una fracción de la corriente de falla a tierra.

La corriente de falla a tierra es calculada tanto para falla monofásica como para
falla bifásica a tierra asumiendo impedancias nulas de falla. Pero lo que hay que
calcular es la corriente disipada a tierra haciendo un balance entre la corriente que
circula por los neutros de los transformadores y generadores y la corriente de falla.