You are on page 1of 6

MEMORIA DESCRIPTIVA DEL PROYECTO

PROYECTO : “DEMOLICION DE VIVIENDAS“

PROPIETARIO : IDOLINA MELLA MARQUEZ


_________________________________________________________________________________

1.0 GENERALIDADES
La presente Memoria tiene por objeto describir las características de la
Demolición de un Vivienda Unifamiliar ubicado calle Bernardo O’Higgins Nº
857, de la ciudad de Castro.

2.0 AREA DEL TERRENO


El Área Total De la zona de las viviendas tiene un área de 214 m2 que encierra
un área total de predio de 560 mt2.

3.0 DESCRIPCIONES PREVIAS DE LA DEMOLICION


a) EL EDIFICIO VIVIENDA FAMILIAR CUBRE LAS SIGUIENTES ÁREAS
TECHADAS:

 Área techada del 1er Piso : 180 m2


 Área Común : 34m2

TOTAL: 214 m2

Los ambientes que componen la vivienda unifamiliar en mención son:

El ingreso hacia la vivienda se realiza por dos ingresos peatonal y un ingreso


vehicular.

 PRIMER PISO: Los ambientes de este piso comprende de sala, comedor,


cocina, hall, 2 dormitorios, 1 SS.HH. completo, i dormitorio de servicio con
su respectivo ingreso.

4.0 DESCRIPCION DE LA DEMOLICION

7.1.- CONDICIONES DE SEGURIDAD EN EL TRABAJO.

Se dispondrá en obra, para proporcionar en cada caso el equipo indispensable al


operario, de una provisión de palancas, cuñas, barras, puntales, tablones,
bridas, cables con terminales de fábrica como gazas o ganchos y lonas o
plásticos así como cascos, gafas antifragmento, careta antifragmento, careta
antichispa, botas de suela dura y otros medios que puedan servir para
eventualidades o socorrer a los operarios que puedan accidentarse.
No se permitirán hogueras dentro del edificio y las exteriores estarán protegidas
del viento y vigiladas.
En ningún caso se utilizará el fuego con propagación de llama como medio de
demolición.
El edificio, al comienzo de la demolición, estará rodeado de una valla, veda o
muro de altura no menor de 2,00 m. Las vallas se situarán a una distancia del
edificio no menor de 1,50 m. Cuando dificulte el paso, se dispondrán a lo largo
del cerramiento luces rojas, a una distancia no mayor de 10,00 m., y en las
esquinas.
Se protegerán los elementos del Servicio Público que puedan ser afectados por la
demolición, como bocas de riego, tapas y sumideros, alcantarillas, árboles,
farolas, etc.
Antes de iniciar la demolición se neutralizarán las acometidas de las
instalaciones, de acuerdo con las Compañías suministradoras.
Se taponará el alcantarillado y se revisarán los locales de las edificaciones,
comprobando que no existe almacenamiento de materiales combustibles o
peligrosos, ni otras derivaciones de instalaciones que no procedan de las tomas
del edificio, así como si se han vaciado todos los depósitos y tuberías.
El orden de demolición se efectuará, en general, de arriba hacia abajo, de tal
forma que la demolición se realice prácticamente al mismo nivel, sin que haya
personas situadas en la misma vertical ni en la proximidad de elementos que se
abatan o vuelquen.
Siempre que la altura de posible caída del operario sea superior a 3 m., utilizará
cinturones de seguridad, anclados a puntos fijos, o se dispondrán andamios.
Se dispondrán pasarelas para la circulación entre vigas de un mismo nivel a las
que se haya quitado el entarimado.
No se suprimirán los elementos atirantados o de arriostramiento en tanto no se
supriman o contrarresten las tensiones que inciden sobre ellos.
En general, se desmontarán sin trocear los elementos que puedan producir
cortes o lesiones como vidrios, aparatos sanitarios. El troceo de un elemento se
realizará por piezas de tamaño manejable por una sola persona.
El corte o desmontaje de un elemento no manejable por una sola persona, se
realizará manteniéndolo suspendido o apuntalado, evitando caídas bruscas y
vibraciones que se transmitan al resto de la edificación, o a los mecanismos de
suspensión.
El abatimiento de un elemento se realizará permitiendo el giro pero no el
desplazamiento de sus puntos de apoyo, mediante mecanismo que trabaje por
encima de la línea de apoyo del elemento y permita el descenso lento.
Los compresores, martillos neumáticos o similares, se utilizarán previa
autorización de la Dirección Técnica.
Durante la demolición de elementos de madera, se arrancaran o doblarán las
puntas y clavos.
Las grúas no se utilizarán para realizar esfuerzos horizontales u oblicuos.
Las cargas se comenzarán a elevar lentamente, con el fin de observar si se
producen anomalías, en cuyo caso, se subsanarán después de haber descendido
nuevamente la carga a su lugar inicial.
No se acumularán escombros ni se apoyarán elementos contra vallas, muros y
soportes, propios o medianeros, mientras estos deban permanecer en pie.
Al finalizar la jornada no deben quedar elementos de las edificaciones en estado
inestable que el viento, las condiciones atmosféricas u otras causas puedan
provocar su derrumbamiento. Se protegerán de la lluvia mediante lonas o
plásticos las zonas o elementos del edificio que puedan ser afectados por
aquellos.
Una vez realizada la demolición, se hará una revisión general de la edificación
medianera para observar las lesiones que hayan podido surgir. Las vallas,
sumideros, arquetas, pozos y apeos quedarán en perfecto estado de servicio.

Demolición de material de cobertura.

El material de cobertura, cuyas características principales se expresaron en la


parte descriptiva, se retirará trabajando sobre faldones opuestos y comenzando
siempre por las cumbreras, en sentido descendente. En general en la forma
contraria a la de su construcción.
El soporte del material de cobertura se levantará como la generalidad,
empezando por las cumbreras y en zonas de faldones opuestos.

Demolición de tabiquería.

Demoleremos los tabiques de cada planta antes de derribar el forjado superior.


Si el forjado cediese, no quitaremos los tabiques sin apuntalarlo previamente.
Los tabiques los derribaremos de arriba hacia abajo.

Demolición de cerramientos.

En toda demolición de muro, los cargaderos, y arcos, en huecos, no se quitarán


hasta haber aligerado la carga que sobre ellos gravita. En arcos se equilibrarán
previamente los empujes laterales y apear sin cortar los tirantes hasta su
demolición.
A medida que avance la demolición del muro se irán levantando los cercos,
antepechos e impostas. En muros entramados de madera se desmontarán, en
general, los durmientes antes de demoler el material de relleno.
Al interrumpir la jornada no se dejarán muros ciegos sin arriostrar de altura
superior a 7 veces su espesor.
Antes de proceder a la demolición de un muro de carga se habrán demolido los
elementos que apoyan en él, como: cerchas, bóvedas, forjados, carreras,
encadenados, zunchos.
Los muros de cerramiento no resistentes se demolerán, en general, después de
haber demolido el forjado superior o cubierta, y antes de derribar las vigas y
pilares del nivel en que en trabaja.

Demolición de vigas y losa.

Las vigas se demolerán en general, después de haber demolido previamente la


losa y todos los elementos de la planta superior, quedando libre de cargas.
Queda terminantemente prohibido demoler la totalidad de las vigas de cada
planta, al objeto de asegurar la sustentación de las edificaciones colindantes, la
Dirección Facultativa indicará en obra, las que se estime deben conservarse
para este fin.
Se suspenderá previamente la parte de viga que vaya a levantarse, cortando o
desmontando seguidamente sus extremos.
No se dejarán, en ningún momento, vigas o parte de estas en voladizo, sin
apuntalar.

7.2.- DESCRIPCION DE LOS TRABAJOS

Demolición manual.
Como primer paso de esta fase de la demolición, se procederá al apuntalamiento
de las zonas de la estructura que se halla considerado presentan problemas
de estabilidad, y puedan sufrir un desplome parcial inesperado, causado
por las vibraciones intrínsecas del procedimiento. Cuando el
apuntalamiento se necesite para el forjado de segunda planta, se
apuntalará también la parte correspondiente de la vertical de planta baja, y no
se retirará, hasta que el elemento sea demolido.
El material de desecho, se cargará y se trasladará a la zona determinada según
el proyecto.
Como siguiente paso, se retirará todo el material potencialmente
peligroso , dada su peligrosidad en la manipulación por parte de los
trabajadores.
Similar actuación se tendrá con la gestión de los fluorescentes, y con todos
aquellos materiales peligrosos no identificados en este proyecto, pero que hayan
sido detectados en la inspección previa mencionada en el punto anterior.

Se desmontará y extraerá manualmente el mobiliario interior, previamente


seleccionado; las canalizaciones vistas de electricidad, sistema de agua,
telefonía y saneamiento; los aparatos sanitarios; el cableado interior; las
puertas y ventanas de carpintería y cerrajería, tanto interior como exterior. Se
evitará en lo posible, la rotura de los elementos desmontados, procediéndose a
su traslado y carga de forma manual, o mediante camión grúa. En
cualquier caso no se permitirá su desalojo arrojándolos libremente al exterior.

Demolición mecánica de la estructura


Una vez terminada totalmente la primera fase de demolición manual, la
edificación estará preparada para el inicio del derribo del resto de elementos que
la conforma (estructura, cerramiento, tabiquería, solados, etc). Esta etapa
comprende el derribo desde la cubierta a la solera de Planta Baja. En ningún
caso, se solaparán actividades de demolición manual y mecánica sin la
autorización expresa del Director de la Ejecución de las Obras, aun cuando
estas, se realicen en módulos diferenciados.

En nuestro caso, se utilizará una máquina cuyo brazo tenga una longitud
mínima suficiente para alcanzar sin riesgo las partes de las edificaciones de
mayor altura, de forma que: entre el equipo y el punto de ataque de las cizallas
exista una distancia horizontal, de al menos 1/3 de esa altura, es decir, y
teniendo en cuenta que la altura máxima del edificio es de 7 metros, la máquina
nunca se situara a una distancia menor de 2.50 metros del punto de ataque.

La demolición se realizará de arriba abajo, evitando producir derrumbes por


empuje o descalces de partes o trozos de las estructuras, ni sobrecargas por
acumulación de escombros en la planta baja, que se irá desalojando
progresivamente. Se mantendrán todo el tiempo posible los arrostramientos
existentes en la estructuras, controlándose que el derribo de elementos
resistentes origine los menores giros, flechas y transmisión de tensiones. El
edificio se demolerán por franjas completas verticales, siempre por crujías (esto
es entre apoyos), sin sobrecargar las crujías próximas, alcanzando siempre el
nivel de piso de cada zona de trabajo. Se evitará el paso de los equipos por zonas
donde pudieran presentarse huecos, aunque la máquina podrá circular por
encima de los escombros, siempre que se asegure la ausencia de vacíos
bajo éstas zonas.

Nunca se demolerán forjados o losas completas por plantas, sino como se


ha indicado anteriormente, es decir, dirección vertical (arriba- abajo). Se
evitará la demolición por empuje horizontal, y en cualquier caso, estará
totalmente prohibido este empuje sobre elementos de hormigón armado.

El ataque de las máquinas se realizará de fuera a adentro, y en lo posible,


situándose perpendicularmente a los apoyos del elemento.

Se habilitarán tomas de agua con suficiente caudal, que permitan al


operario encargado, regar la totalidad de los escombros permaneciendo
fuera de la zona de protección y del radio de giro de la máquina. El riego deberá
ser continuo, para evitar en lo posible que se levante polvo.

Se propone un sistema de vallado trasladable para el recinto de la obra, de


forma que se amplién los perímetros de protección al máximo posible, en
las zonas donde la máquina realice las operaciones y que en ningún caso podrá
ser menor a 3.00 metros Este vallado, contará con una malla de ocultación
resistente, que evite la proyección de partículas al exterior. Si fuese necesario,
por entender que la distancia de seguridad es insuficiente para proteger a los
peatones, se cortará de forma continua durante los trabajos el tráfico a
personas. Las operaciones de la máquina, estarán en permanente vigilancia y
dirigidas por un personal calificado en seguridad.

La carga de escombros se realizará mediante retroexcavadora equipada con


cazo, sobre camión de 2 ejes < de 15 Tn, a no ser que se sea factible y
se autorice la entrada de camiones de mayor capacidad de carga.

Demolición mecánica de la cimentación


Una vez demolida la estructura y limpia de escombros la planta, se procederá a
la demolición de la cimentación, incluyendo en esta, elementos de relleno entre
zapatas hasta la cota de apoyo. El procedimiento a seguir, será el mismo que en
el caso anterior, es decir: demolición mecánica por procedimientos
hidroneumáticos, pero en este caso, la resistencia del hormigón se agotará por
el golpeo de un martillo percutor acoplado a una retroexcavadora. El sistema
es tan eficaz como el anterior, aunque es algo más agresivo en cuanto
a la producción de vibraciones, ruidos y polvo. Al igual que en el caso
anterior, la carga sobre camión se realizará con cazo implementado a la
retroexcavadora.

5.0 PLAZO DE EJECUCION DE LA OBRA


El plazo de ejecución de la obra es de 60 días Calendarios.

Arquitecto
CARMEN SANTANA ALVARADO