You are on page 1of 14

Document downloaded from http://www.elsevier.es, day 09/08/2018. This copy is for personal use.

Any transmission of this document by any media or format is strictly prohibite

Delírium: evaluación de tres guías clínicas


con el instrumento AGREE
Jorge Andrés Niño García1
Diana Restrepo Bernal2
Carlos Cardeño Castro3
Gabriel Oviedo Lugo4

Resumen

Introducción: El delírium es el síndrome neuropsiquiátrico más prevalente en el hospital


general. Su presencia se asocia con un incremento en la morbilidad, mortalidad, sufrimien-
to y costos de atención hospitalaria. Para un mejor manejo se han desarrollado guías de
práctica clínica (GPC), hechas a partir de recomendaciones clínicas desarrolladas de forma
sistemática, cuyo in es ayudar a los equipos médicos a tomar las decisiones adecuadas
en circunstancias clínicas especíicas. Objetivo: Analizar tres guías de práctica clínica para
delírium con el instrumento AGREE y determinar cuál de ellas tiene mejor calidad metodoló-
gica. Método: Se evaluaron tres guías clínicas para el manejo de delírium con el instrumento
AGREE. Esas tres GPC las evaluaron cuatro psiquiatras de enlace colombianos, quienes
aplicaron el instrumento AGREE. Resultados: Luego de la evaluación se encontró que las
guías australianas para manejo de delírium alcanzan una alta caliicación con el instrumento
AGREE, lo que las convierte en “muy recomendadas” para el manejo de delírium. Conclu-
siones: Sorprende la escasa evidencia cientíica en torno a un tema clínico tan importante
como el delírium; por ello es prioritario desarrollar investigaciones en esta importante área
de la psiquiatría de enlace.

Palabras clave: Delírium, protocolos clínicos, toma de decisiones.

Title: Assessment of Three Clinical Practice Guidelines for the Management of Delirium
Using the AGREE Instrument

Médico y cirujano de la Universidad Industrial de Santander (UIS). Especialista en Psi-


quiatría de la Universidad de Antioquia. Subespecialista en Psiquiatría de Enlace de la
1

Pontiicia Universidad Javeriana. Profesor asistente de la UIS. Bucaramanga, Colombia.


Médica y cirujana del CES. Especialista en Psiquiatría de la Universidad de Antioquia.
Subespecialista en Psiquiatría de Enlace de la Pontiicia Universidad Javeriana. Hospital
2

Universitario San Vicente Fundación. Medellín, Colombia.


Médico y cirujano de la Universidad de Antioquia. Especialista en Psiquiatría de la
Universidad de Antioquia. Subespecialista en Psiquiatría de Enlace de la Pontiicia
3

Universidad Javeriana. MSc en Farmacología de la Universidad de Antioquia. Hospital


Universitario San Vicente Fundación. Medellín, Colombia
Médico y cirujano de la Universidad Autónoma de Bucaramanga (UNAB). Especialista
en Psiquiatría y subespecialista en Psiquiatría de Enlace de la Pontiicia Universidad
4

Javeriana. Clínica Nuestra Señora de la Paz. Bogotá, Colombia.

Rev. Colomb. Psiquiat., vol. 40 / No. 2 / 2011


363
Document downloaded from http://www.elsevier.es, day 09/08/2018. This copy is for personal use. Any transmission of this document by any media or format is strictly prohibite

Niño J., Restrepo D., Cardeño C., Oviedo G.

Abstract ¿cómo separar de forma práctica el


heno de la paja? Con este objetivo se
Introduction: Delirium is the most prevalent
desarrolla el instrumento Appraisal
neuropsychiatric syndrome in the general
hospital. Its presence is associated with of Guidelines Research and Evalua-
increased morbidity, mortality, suffering, tion (AGREE). Esta herramienta
and costs of hospital care. Clinical practice genérica fue diseñada para ayudar
guidelines have been developed for the ma- a productores y usuarios de guías
nagement of delirium with the purpose of
de práctica clínica en la evaluación
assisting medical teams in making the right
decisions in speciic clinical circumstances. de la calidad metodológica de estas.
Objective: To analyze three clinical guidelines El delírium es el trastorno neu-
for delirium using the AGREE Instrument to ropsiquiátrico más común en la
determine which one has better methodo- clínica. Su presencia es común en
logical quality. Method: We assessed three
pacientes hospitalizados, especial-
clinical guidelines for the management of
delirium. The three chosen guidelines were mente ancianos y con déicit cognos-
evaluated by four Colombian liaison psychia- citivo preexistente. Su presencia es
trists who applied the AGREE instrument. un factor de mal pronóstico clínico,
Results: After the evaluation we found that que predice un descenso en el nivel
the Australian guidelines for the management
cognitivo, funcionamiento global
of delirium reached a high rating with the
AGREE Instrument rendering them “highly (1-3), incremento en los costos de
recommended”. Conclusions: The lack of los servicios de salud (4,5), mayor
scientiic evidence dealing with this important estancia hospitalaria y necesidad de
clinical issue is surprising. The development institucionalización de los pacientes
of research in this important area of liaison
al alta hospitalaria; además de una
psychiatry should be a priority.
elevada mortalidad hospitalaria, que
Key words: Delirium, clinical protocols, oscila entre 10% y 65%, dependiendo
decision making. de la edad y del diagnóstico al ingreso
(6). El delírium es caliicado como
una complicación y un marcador del
Introducción cuidado y seguridad hospitalaria que
reciben los pacientes (7-9).
En la actualidad, la enorme can- Algunos estudios indican que
tidad de información cientíica gene- la detección y tratamiento precoz
rada por la investigación biomédica del delírium mejora el pronóstico de
se encuentra al alcance de todos. los pacientes. Con intervenciones
Sin embargo, su cantidad es tal que protocolizadas se ha logrado redu-
alcanzar una revisión exhaustiva y cir la incidencia de delírium en un
permanente (incluso limitada a la 30%-40% (10-12). Esto motiva la
propia especialidad) desborda las iniciativa de implementar interven-
posibilidades de cualquier médico. ciones estandarizadas que guíen la
Además de este problema inicial, práctica clínica de los pacientes con
surge otro de naturaleza esencial: delírium en los hospitales generales.

364 Rev. Colomb. Psiquiat., vol. 40 / No. 2 / 2011


Document downloaded from http://www.elsevier.es, day 09/08/2018. This copy is for personal use. Any transmission of this document by any media or format is strictly prohibite

Delírium: evaluación de tres guías clínicas con el instrumento AGREE

En la actualidad, existe un inte- tación de los servicios de salud. Esta


rés creciente de ofrecer a los pacien- complejidad deriva de la variabilidad
tes el mejor cuidado médico posible. existente en las prácticas clínicas y
Con este in se han desarrollado las en el desarrollo de nuevos medica-
guías de práctica clínica (GPC). Es mentos y tecnologías, asociado con
posible que cada área de interés mayores costos asistenciales. La
clínico haya sido objeto de la rea- calidad de una GPC está en función
lización de una GPC; sin embargo, directa de la claridad de las reco-
son pocas las guías que alcanzan mendaciones, de su factibilidad,
un nivel óptimo de calidad. Con el de su validez cientíica y que logre
objetivo de generar un instrumento inluenciar las decisiones clínicas
que permita evaluar y validar la ca- en contextos especíicos (15).
lidad de las GPC surgió el proyecto Las GPC pueden ser confun-
AGREE. Este instrumento es sensible didas con protocolos de atención
a diferentes aspectos de las guías, médica y algoritmos. El primero
puede ser usado de forma consis- es un documento que describe de
tente y fácil por un amplio rango de forma resumida los procedimientos
profesionales de la salud (13). médicos necesarios para la atención
El interés en el desarrollo de de un problema médico. Pueden
protocolos o recomendaciones que hacer parte de las GPC y se usan
orienten el manejo clínico existe en situaciones en las que es nece-
desde hace varios años, tanto a es- sario seguirlos de forma estricta,
cala internacional como nacional. El por ejemplo en caso de reanimación
desarrollo de estas guías despierta el cerebro cardiopulmonar, o en casos
interés de médicos, administradores, en que exista regulación legal. Y el
políticos y pacientes. Las GPC se segundo es la representación gráica
deinen como las recomendaciones de un diagrama de lujo, con secuen-
que orientan el ejercicio médico y cias bien deinidas para resolver un
a los pacientes en la toma de deci- problema diagnóstico o terapéutico
siones respecto al cuidado de la especíico.
salud. La característica principal Los pasos para realizar una GPC
de las recomendaciones de la GPC deben tener en cuenta los siguien-
es que son desarrolladas de forma tes aspectos: 1. selección del tema;
sistemática y que se orientan a re- 2. conformación del equipo de tra-
solver problemas en circunstancias bajo; 3. búsqueda de información
clínicas especíicas (14). y evidencia; 4. evaluación de la in-
Las GPC surgen como una res- formación y niveles de evidencia; 5.
puesta a los retos que enfrentan los síntesis de la información; 6. produc-
médicos, los pacientes y los sistemas ción de una recomendación prelimi-
de salud en todo el mundo frente a nar; 7. consideración de aspectos
la complejidad creciente en la pres- no clínicos, como personal para la

Rev. Colomb. Psiquiat., vol. 40 / No. 2 / 2011


365
Document downloaded from http://www.elsevier.es, day 09/08/2018. This copy is for personal use. Any transmission of this document by any media or format is strictly prohibite

Niño J., Restrepo D., Cardeño C., Oviedo G.

implementación; 8. validación de las Existen clasiicaciones que per-


recomendaciones por un grupo de miten evaluar la fortaleza de la in-
expertos; 9. consideraciones éticas formación y presencia de evidencia.
y legales; 10. implementación de las Estos niveles de evidencia surgieron
recomendaciones; 11. actualización a partir de la propuesta realizada
y revisión periódica. por Suzanne Fletcher y David Sac-
Para establecer los temas de kett, en 1979 (18). En Colombia, las
salud que son prioritarios y ameritan recomendaciones desarrolladas por
la elaboración de un GPC, se deben la Asociación Colombiana de Facul-
tener en consideración la importan- tades de Medicina y el Instituto de
cia clínica (carga de la enfermedad), Seguros Sociales, para caliicar la
la prevalencia de la entidad, que el información relacionada con la eva-
tema sea suicientemente complejo luación de intervenciones en salud
y amerite un debate clínico, que (Tabla 1), se relacionan a su vez con
exista evidencia de variación entre los grados de las recomendaciones
la práctica actual y la recomendada, (16) (Tabla 2).
que no existan guías disponibles
para el tópico en discusión, que Instrumento AGREE
la evidencia disponible justiique
la elaboración de una guía basada El instrumento AGREE para
en la evidencia y que la guía será la evaluación de guías de práctica
aceptada e implementada por los clínica es un documento que surge
usuarios (16,17). como resultado de una colabora-

Tabla 1. Nivel de información y de evidencia

Nivel de información Evidencia

Al menos un experimento aleatorizado o un metaanálisis de


I
alta calidad.

Al menos un experimento aleatorizado o un metaanálisis de


II alta calidad, pero con gran probabilidad de resultados falsos
positivos o falsos negativos.

Estudios experimentales no aleatorizados, pero adecuados


III.1
en otros aspectos.

Estudios observacionales (cohortes concurrentes o casos y


III.2
controles), ojalá múltiples y de diversos centros.

Estudios con controles históricos (antes y después), múltiples


III.3
series de tiempo, series de casos.

Opinión de autoridades respetadas, basada en experiencia


IV clínica no cuantiicada en informes de grupos de expertos o
en ambos.

366 Rev. Colomb. Psiquiat., vol. 40 / No. 2 / 2011


Document downloaded from http://www.elsevier.es, day 09/08/2018. This copy is for personal use. Any transmission of this document by any media or format is strictly prohibite

Delírium: evaluación de tres guías clínicas con el instrumento AGREE

Tabla 2. Grados de recomendación de acuerdo con el nivel de evidencia

Grado Descripción

Hay evidencia buena (nivel I) que apoya incluir la intervención o


A
la prueba en el cuidado de los pacientes.

Hay información regular (niveles II a III.2 inclusive) que apoya


B
incluir la intervención o prueba en el cuidado de los pacientes.

Hay información pobre (niveles III.3 y IV) para emitir una reco-
C
mendación.

Hay información regular (niveles II a II.2 inclusive) que apoya no


D
incluir la intervención o la prueba en el cuidado de los pacientes.

Hay evidencia buena (nivel I) que apoya no incluir la intervención


E
o la prueba en el cuidado de los pacientes.

No existe evidencia que soporte la recomendación, pero el grupo


Opinión de expertos
de expertos la considera una buena práctica clínica.

ción internacional (19) del programa b. Participación de los implicados:


europeo EU BIOMED 2 (BMH4-98- ítems 4-7. Hace referencia al
3669). El instrumento AGREE per- grado en que la guía representa
mite evaluar guías desarrolladas por los puntos de vista de los usua-
grupos locales, regionales, naciona- rios a los que está destinada.
les o internacionales, así como por c. Rigor en la elaboración: ítems
organizaciones gubernamentales. Es 8-14. Hace referencia al proceso
genérico y puede aplicarse a guías utilizado para reunir y sinteti-
sobre cualquier aspecto de una pa- zar la evidencia, los métodos
tología, incluyendo los que tratan para formular las recomenda-
sobre diagnóstico, promoción de la ciones y para actualizarlas.
salud, tratamiento o cualquier otro d. Claridad y presentación: ítems
tipo de intervención. Es aplicable a 15-18. Hace referencia al len-
guías publicadas tanto en papel como guaje y formato de la guía.
en soporte electrónico. Consta de e. Aplicabilidad: ítems 19-21.
23 ítems clave, organizados en seis Hace referencia a las posibles
áreas. Cada área intenta abarcar implicaciones de la aplicación
una dimensión diferenciada de la de la guía en aspectos adminis-
calidad de la guía: trativos, de costos y comporta-
miento.
a. Alcance y objetivo: ítems 1-3. f. Independencia editorial: ítems
Hace referencia al propósito de 22-23. Hace referencia a la
generar la guía, a las preguntas independencia de las recomen-
clínicas especíicas y a la pobla- daciones y el reconocimiento
ción objetivo. de los posibles conflictos de

Rev. Colomb. Psiquiat., vol. 40 / No. 2 / 2011


367
Document downloaded from http://www.elsevier.es, day 09/08/2018. This copy is for personal use. Any transmission of this document by any media or format is strictly prohibite

Niño J., Restrepo D., Cardeño C., Oviedo G.

intereses por parte del grupo de tes iniciativas e instrumentos para


desarrollo de la guía. evaluar la calidad de las GPC (22,23).
Esto ha dado como resultado que
Los evaluadores deben inten- diferentes países alcancen objetivos
tar identiicar toda la información similares, usando estrategias comu-
relativa al proceso de elaboración nes, pero duplicando esfuerzos. Por
de la guía antes de ser evaluada. Se este motivo, en 2001 se conformó
recomienda que cada guía sea eva- un grupo multinacional de expertos
luada, por lo menos, por dos evalua- en guías clínicas, con el objetivo de
dores y preferiblemente por cuatro. promover el desarrollo sistemático
Cada ítem está graduado mediante e implementación de estas a escala
una escala de 4 puntos, desde el 4 mundial. Dicha iniciativa recibe el
“muy de acuerdo”, hasta el 1 “muy nombre de G-I-N (Guidelines In-
en desacuerdo”, con dos puntos ternational Network), coordinado
intermedios: 3 “de acuerdo” y 2 “en por el grupo Scottish Intercollegiate
desacuerdo”. La escala mide la in- Guidelines Network (SIGN) (24) y la
tensidad con la que un criterio (ítem) Agencia Alemana para la Calidad en
ha sido cumplido. La puntuación de Medicina (AQuMed) (25).
las distintas áreas puede calcularse De esta iniciativa surge, en el
al sumar todos los puntos de los 2003, The International Guideline
ítems individuales de un área y es- Library, una base de datos que con-
tandarizar el total, como porcentaje tiene más de 2.000 guías, material
sobre la máxima puntuación posible de entrenamiento para clínicos e
de esa área. información para pacientes (26).
Las puntuaciones de las seis G-I-N incluye 52 organizaciones de
áreas son independientes y no deben 27 países, entre ellas instituciones
ser agregadas en una única pun- de Oceanía, Norte América, Europa
tuación de calidad. Aunque las y la Organización Mundial de la
puntuaciones de las áreas pueden Salud (27).
ser útiles para comparar guías y para
apoyar la decisión sobre si utilizar Guías clínicas para delírium
o recomendar una guía de práctica evaluadas con el instrumento
clínica, no es posible establecer um- AGREE
brales, para dichas puntuaciones,
que identifiquen una guía como Se realiza una búsqueda de la
“buena” o como “mala”. literatura médica con el objetivo
El desarrollo de guías a escala de identiicar guías clínicas para
mundial se sitúa en los inicios de el manejo integral de delírium. Se
1990. Europa (20), Norte América realiza una búsqueda empleando los
(21), Australia, Nueva Zelanda y términos “delirium”, “guidelines”, en
otros países han propuesto diferen- inglés, a partir del 2006. Se consultó

368 Rev. Colomb. Psiquiat., vol. 40 / No. 2 / 2011


Document downloaded from http://www.elsevier.es, day 09/08/2018. This copy is for personal use. Any transmission of this document by any media or format is strictly prohibite

Delírium: evaluación de tres guías clínicas con el instrumento AGREE

Medline, Psychinfo, Web of Knowled- cuatro psiquiatras de enlace (Diana


ge, EMBASE y Cochrane. Además, Restrepo [DR], Carlos Cardeño [CC],
se buscaron guías de delírium en los Gabriel Oviedo [GO], Jorge Andrés
sitios web de National Guideline Clea- Niño [JN]). La caliicación se registra
ringhouse3, Guidelines International al lado de cada ítem evaluado. La
Network4, New Zealand Guidelines primera caliicación corresponde a
Group5 y Scottish Intercollegiate DR; la segunda evaluación a CC;
Guidelines Network6. la tercera a GO, y la cuarta a JN.
La búsqueda identificó 240 Se respeta el orden establecido: la
artículos en Medline, 0 artículos primera guía es la de la sociedad de
en Psychinfo, 0 artículos en la geriatría británica, la segunda guía
Web of Knowledge, 0 artículos en es la australiana y la tercera guía es
EMBASE, 44 artículos en Cochrane, la canadiense.
107 artículos en National Guideline
Clearinhouse, 0 artículos en NICE, Guías de delírium elegidas para
2 artículos en G-I-N, 0 artículos en evaluación con el método AGREE
New Zealand Guidelines y 0 artículos
en SIGN. 1. The prevention, diagnosis and
Luego de evaluar la información management of delirium in ol-
encontrada, se decide hacer una re- der people: concise guidelines.
visión de tres guías de delírium, con Jonathan Potter and Jim George,
el instrumento AGREE. La elección on behalf of a multidisciplinary
de las guías estuvo sustentada en Guideline Development group
los siguientes criterios: convened by the British Geria-
trics Society in conjunction with
• Actualidad: menos de cuatro the Royal College of Physicians.
años de elaboración. Concise Guidance to Good Prac-
• Disponibilidad del texto comple- tice Series Editor: Professor
to en la web. Lynne Turner-Stokes. Clin Med
• Adherencia a la metodología 2006;6:303-8
AGREE. 2. Clinical practice guidelines for
• Elaboración por una agremia- the Management of Delirium in
ción cientíica o gubernamental, Older People. Developed by the
por médicos y para uso médico. clinical Epidemiology and health
Sevice Evaluation Unit, Mel-
La calidad de las guías fue eva- bourne Health in collaboration
luada con el instrumento AGREE por with the Delirium clinical gui-
delines Expert Working Group.
Véase en http://www.guideline.gov. Commissioned on behalf of the
Véase en http://www.g-i-n.net.
3

Véase en http://www.nzgg.org.nz.
4
Australian health minister´s
Véase en http://www.sign.ac.uk.
5
6 Advisory Council (AHMAC), by

Rev. Colomb. Psiquiat., vol. 40 / No. 2 / 2011


369
Document downloaded from http://www.elsevier.es, day 09/08/2018. This copy is for personal use. Any transmission of this document by any media or format is strictly prohibite

Niño J., Restrepo D., Cardeño C., Oviedo G.

the AHMAC Health Care of Older Mental Health (http://www.


Australians Standing Commit- casmh.ca).
tee (HCOASC). October 2006
(http://www.health.vic.gov.au/ La evaluación de las tres guías
acute-agedcare). escogidas con el instrumento AGREE
3. National Guidelines for Seniors´s se presenta en la Tabla 3 y en la
Mental Health. The Assessment iguras 1-5. El sumario de las reco-
and Treatment of Delirium. Ca- mendaciones y el nivel de recomen-
nadian Coalition for Senior´s dación se presentan en la Tabla 4.

Tabla 3. Guías evaluadas con el instrumento AGREE

Evaluadores/guías
Áreas instrumento DR CC GO JN
AGREE
B A C B A C B A C B A C

1. Alcance y objetivo 10 12 12 11 12 12 10 10 11 5 12 7
Británica 67% puntuación estandarizada del área
Australiana 94% puntuación estandarizada del área
Canadiense 83% puntuación estandarizada del área
2. Participación de los im-
10 13 8 13 13 9 11 12 13 9 11 10
plicados
Británica 56%
Australiana 69%
Canadiense 69%
3. Rigor en la elaboración 13 23 21 16 24 21 25 25 28 18 27 24
Británica 52%
Australiana 85%
Canadiense 79%
4. Claridad y presentación 8 15 10 11 15 13 14 14 14 10 9 15
Británica 56%
Australiana 77%
Canadiense 75%
5. Aplicabilidad 4 4 3 3 3 3 6 8 8 3 7 5
Británica 11%
Australiana 27%
Canadiense 19%
6. Independencia editorial 6 8 6 6 8 6 5 6 6 2 8 8

370 Rev. Colomb. Psiquiat., vol. 40 / No. 2 / 2011


Document downloaded from http://www.elsevier.es, day 09/08/2018. This copy is for personal use. Any transmission of this document by any media or format is strictly prohibite

Delírium: evaluación de tres guías clínicas con el instrumento AGREE

Figura 1. Alcance y objetivo

Figura 2. Participación de los implicados

Rev. Colomb. Psiquiat., vol. 40 / No. 2 / 2011


371
Document downloaded from http://www.elsevier.es, day 09/08/2018. This copy is for personal use. Any transmission of this document by any media or format is strictly prohibite

Niño J., Restrepo D., Cardeño C., Oviedo G.

Figura 3. Claridad y presentación

Figura 4. Aplicabilidad

372 Rev. Colomb. Psiquiat., vol. 40 / No. 2 / 2011


Document downloaded from http://www.elsevier.es, day 09/08/2018. This copy is for personal use. Any transmission of this document by any media or format is strictly prohibite

Delírium: evaluación de tres guías clínicas con el instrumento AGREE

Figura 5. Independencia editorial

Tabla 4. Sumario de recomendaciones de las guías evaluadas

Expertos
Guía Recomendaciones A (%) B (%) C (%) D (%)
(%)
1 2 7 3
Británica 15 2 (13,3%)
(6,6%) (13,3%) (46,6%) (20%)
0 5 3 3 32
Australiana 43
(0%) (11,62%) (6,9) (6,9%) (74,4%)
6 19 50 121 0
Canadiense 196
(3,06%) (9,69%) (25,51%) (61,73%) (0%)
7 26 60 127 34
Total 254
(2,75%) (10,23%) (23,62%) (50%) (13,38%)

Discusión necesidad de institucionalización al


alta hospitalaria. Las complicaciones
El delírium es el síndrome neu- médicas asociadas con la presen-
ropsiquiátrico más común en el cia de delírium permiten pensarlo
hospital general; su prevalencia como un problema prioritario de
oscila entre el 10% y el 30% de los la atención de salud de cualquier
pacientes hospitalizados mayores de grupo o país.
65 años; su presencia se asocia con Las guías de práctica repre-
peor pronóstico, mayor mortalidad, sentan un foco de interés creciente
incremento en los costos de atención a escala mundial. Son numerosos
en salud, empeoramiento del fun- los esfuerzos nacionales e interna-
cionamiento cognoscitivo de quien cionales por elaborar guías de prác-
lo sufre y mayor frecuencia en la tica clínica en torno a numerosos

Rev. Colomb. Psiquiat., vol. 40 / No. 2 / 2011


373
Document downloaded from http://www.elsevier.es, day 09/08/2018. This copy is for personal use. Any transmission of this document by any media or format is strictly prohibite

Niño J., Restrepo D., Cardeño C., Oviedo G.

temas de salud. En salud mental, cíico de población general y hospita-


el interés se ha centrado en depre- laria. La búsqueda de la información
sión, alcoholismo, esquizofrenia, fue rigurosa y sistemática, lo que
suicidio, trastorno afectivo bipolar; permitió realizar recomendaciones
esto puede obedecer a diferentes basados en la mejor evidencia cien-
factores, entre ellos el impacto de tíica disponible en el momento. La
estas enfermedades en los ámbitos guía australiana alcanzó las mejores
personal y social, pero también al caliicaciones generales en las seis
mejor nivel de evidencia disponible áreas evaluadas, lo cual la convierte
en torno a cada tema. en una guía “muy recomendada”; en
El Ministerio de la Protección segundo lugar se encuentra la guía
Social de Colombia estableció las canadiense, que la convierte en una
condiciones médicas priorizadas guía “recomendada con condiciones”;
para la realización del primer grupo y la guía inglesa, con las más ba-
de guías de atención integral (GAI), jas puntuaciones en las seis áreas
para la actualización de los planes evaluadas, según nuestro criterio es
obligatorios de salud-POS (28). Los “no recomendada”.
criterios para priorizar las condi- El folleto (brochure) para cuida-
ciones de salud sobre las cuales se dores que ofrece la guía australiana
realizará una GPC son cumplidos, es un buen ejemplo de cómo educar
en mayor y menor medida, en el y vincular a la comunidad en los
caso de delírium. El delírium es una tratamientos y manejos médicos.
condición clínica con alta incidencia En cuanto al número de recomen-
y prevalencia, se conocen los factores daciones que ofrece cada una de
de riesgo que pueden ser interve- las tres guías, se observan grandes
nidos en el ambiente hospitalario, diferencias: la inglesa ofrece 12; la
tiene un claro impacto económico australiana, 43, y la canadiense,
en los sistemas de salud, es factible 196. Esto es importante, porque
implementar recomendaciones de puede resultar poco práctico intentar
guías de práctica y existe un volumen adoptar 196 recomendaciones que
importante de evidencia acerca de ofrece la guía canadiense.
su manejo. Sorprende encontrar tan bajo
Las tres guías analizadas cuen- nivel de evidencia cientíica en un
tan con las siguientes características: tema tan importante de la psiquia-
tienen cuatro años de elaboradas, tría de enlace como es el delírium.
en promedio; son el resultado de la Esto se comprueba cuando se ana-
colaboración de un grupo amplio de liza que el 50% de las recomen-
profesionales de la salud, convocados daciones propuestas por las tres
por medio de agremiaciones médicas guías analizadas alcanzan un nivel
o agencias gubernamentales, con el D de recomendación, seguido por
in de ser implementadas en un espe- las recomendaciones nivel C, que

374 Rev. Colomb. Psiquiat., vol. 40 / No. 2 / 2011


Document downloaded from http://www.elsevier.es, day 09/08/2018. This copy is for personal use. Any transmission of this document by any media or format is strictly prohibite

Delírium: evaluación de tres guías clínicas con el instrumento AGREE

8. Williamson JW. Formulating priorities


for quality assurance activity. Descrip-
representan el 23,62%, y las reco-
tion of a method and its application.
mendaciones basadas en opinión de
expertos, que alcanzan el 13,38% de JAMA. 1978;239:631-7.
9. National Quality Measures Clearing-
house. TM of the Agency for Health-
las recomendaciones.
care research and Quality. [internet].
Para inalizar, sabemos que el
delírium constituye un problema im- [citado: 16 de enero del 2011]. Dispo-
nible en: http://www.qualitymeasures.
ahrq.gov/
portante de salud que afecta princi-
10. Cole MG, Primeau FJ, Bailey RF, et
palmente a ancianos hospitalizados.
Con el incremento en la expectativa al: Systematic intervention for elderly
inpatients with delirium: a randomized
trial. CMAJ. 1994;151:965-70.
de vida y la mayor sobrevida de los
11. Gustafson Y, Brännström B, Berggren
pacientes a las enfermedades cróni-
cas, es posible pensar que Colom- D, et al. A geriatric-anesthesiologic
program to reduce confusional status
in elderly patients treated for femoral
bia, como otros países del mundo,
necesitará en un futuro cercano neck fractures. J Am Geriatr Soc.
dirigir su atención a la elaboración 1991;39:655-62.
12. Cole MG, McCusker J, Bellavace F, et
al. Systematic detection and multidisci-
o adaptación de una guía de práctica
clínica para el manejo del delírium. plinary care of delirium in older medical
inpatients: a randomized trial. CMAJ.
Referencias 2002;167:753-9.
13. AGREE Collaboration. Development
and validation of an international ap-
1. Francis J, Kapoor WN. Delirium in praisal instrument for assessing the
hospitalized elderly. J Gen Intern Med. quality of clinical practice guidelines:
1990;5:65-79. the AGREE project. Qual Saf Health
2. O’Keeffe S, Lavan J. The prognos- Care. 2003;12:18-23.
tic significance of delirium in older 14. Lozano JM, Cuervo LG. Desarrollo
hospital patients [Comment]. J Am de guías de práctica clínica. En: Ruiz
Geriatrics Soc. 1997;45:174-8. A, Morillo LE editores. Epidemiología
3. Cole MG, Primeau FJ. Prognosis of Clínica. Bogotá: Editorial Médica Pa-
delirium in elderly hospital patients. namericana; 2004. p. 373-92.
CMAJ. 1993;149:41-6. 15. Carrasquilla G, Bossert T, Quintero J,
4. Inouye SK. Predisposing and precipita- et al. Elaboración de guías de prác-
ting factors for delirium in hospitalized tica clínica basadas en la evidencia,
older patients. Dement Geriatr Cogn evaluaciones económicas de guías
Disord. 1999;10:393-400.
5. Cole MG, Primeau FJ, Elie LM. De- implementación de las guías en el POS
de práctica clínica y del impacto de la

lirium: prevention, treatment, and


outcome studies. J Geriatr Psychiatry
y en la unidad de pago por capitación

Neurol. 1998;11:126-37; discussion Social en Salud Colombiano.Bogo-


del sistema General de la Seguridad

157-8. tá: Fundación Santa Fé de Bogotá,


6. Fick DM, Agostini JV, Inouye SK. Does Ministerio de la Protección Social,
delirium superimposed on dementia: Colciencias; 2009. p. 291.
a systematic review. J Am Geriatr Soc. 16. New Zealand Guidelines Group (NZ).
2002;50:1723-1732. Handbook for the preparation of ex-
7. Inouye SK, Schlesinger MJ, Lydon TJ. plicit evidence-based clinical practice
Delirium: a symptom of how hospital guidelines. New Zealand: New Zea-
care is failing older persons and a land Guidelines Group; 2001.
window to imporove quality of hospital 17. American Society of Clinical Oncology.
care. Am J Med. 1999;106:565-73. Guidelines procedures manual. Expert

Rev. Colomb. Psiquiat., vol. 40 / No. 2 / 2011


375
Document downloaded from http://www.elsevier.es, day 09/08/2018. This copy is for personal use. Any transmission of this document by any media or format is strictly prohibite

Niño J., Restrepo D., Cardeño C., Oviedo G.

Panel version [internet] [citado: 16 de an Israeli health maintenance orga-


enero del 2011]. Disponible en: www. nization. J Health Serv Res Policy.
asco.org. 2000;5:148-55.
18. The Periodic Health Examination. 24. Scottish Intercollegiate Guidelines Net-
Canadian Task Force on the Periodic work [internet]. [citado: 16 de enero
Health Examination. Can Med Assoc del 2011]. Disponible en: www.sign.
J. 1979;121:1193-1254. ac.uk
19. AGREE instrument versió en español 25. The German Agency foor Quality in
[internet]. 2001 [citado: 16 de enero Medicine [internet]. [citado: 16 de
del 2011]. Disponible en: www.agree- enero del 2011]. Disponible en: www.
collaborattion.org azq.de.
20. Council of Europe. Developing a 26. The Guidelines International Network
methodology for drawing up guide- [internet]. [citado: 16 de enero del
lines on best medical practice. Re- 2011]. Disponible en: http://www.g-i-n.
commendation Rec(2001)13 and ex- net/index.cfm.
planatory memorandum. Strasbourg: 27. Ollenschläger G, Marshall C, Qureshi
Council of Europe Publishing; 2002. S, et al. Improving the queality of health
21. Agency for Health Care Research care: using international collaboration
and Policy (US). About the National to inform guideline programmes by
Guideline Clearinghouse [internet]. founding te Guidelines International
2003 [citado: 16 de enero del 2011]. Network (G-I-N). Qual Saf Health Care.
Disponible en: www.guideline.gov/ 2004;13:445-60.
about/about.aspx. 28. Cubillos L, Castrillón J. Condiciones
22. Shiffman RN, Shekelle P, Overhage
médicas priorizadas para la realización
JM, et al. Standardized reporting of
clinical practice guidelines: a propo-
integral-GAI para la actualización de
del primer grupo de guías de atención
sal from the Conference on Guideline
los planes obligatorios de salud-POS.
Standardization. Ann Intern Med.
Ministerio de la protección Social [in-
2003;139:493-8.
ternet]. 2009 [citado: 16 de enero del
23. Shye D, Porath A, Brown JB. Adapting
2011]. Disponible en: www.minprotec-
a national guideline for local use: a
ciónsocial.gov.co
comparative case study in a US and

Conlictos de interés: los autores maniiestan


que no tienen ningún conlicto de interés en este artículo.

Recibido para evaluación: 21 de enero del 2011


Aceptado para publicación: 15 de marzo del 2011

Correspondencia
Jorge Andrés Niño García
Departamento de Salud Mental
Universidad Industrial de Santander
Carrera 27 con calle 9
Bucaramanga, Colombia
nino-jorge@javeriana.edu.co

376 Rev. Colomb. Psiquiat., vol. 40 / No. 2 / 2011