You are on page 1of 4

LOMBRICULTURA

Cultivo
Su cultivo es bastante fácil y económico, para una eficiente producción de lombrices deben considerarse varios
aspectos como la alimentación es común en las distintas construcciones en donde se depositarán las lombrices.
Está constituida por las heces de animales y restos vegetales. Las heces de los animales deben tener un nivel de
temperatura y de úrea tolerable, pues sino resultan tóxicas para las lombrices. El nivel de acidez (Ph)debe ser
neutro es decir 7. Para lograr que las heces se convierta en alimento adecuado, deben apilarse y lavarse con el fin
de fermentarlas, librarlas de úrea y, en consecuencia, disminuirles la temperatura que llega a ser de 70 °C
cuando se apila. El estiércol más recomendado para obtener humus son los siguientes: Vaca, Conejo, Cabra,
Oveja, Cerdo. Los restos vegetales es necesario reducirlos a partículas que puedan ser absorbidas por las
pequeñas bocas de estos anélidos. Es recomendable hacer con ellos composteros antes de suministrárselos a las
lombrices, ya que el proceso de descomposición es más rápido y se evita atraer otros animales que puedan dañar
a las lombrices.

Tipo de alimentacion

1. Todo el alimento que se le vaya a suministrar a


las lombrices debe ser previamente
fermentada, ya que si la ingieren con
fermentación parcial ocasionaría daños en el
esófago por inflamación de las cavidades
celomáticas.
2. Suministrar el alimento que contenga un 60%
de excreta (la excreta es mejor si es la mezcla
de estiércoles de varios animales) y un 40% de
desechos vegetales; una humedad que oscile
entre el 70 y el 80%.
3. Se le suministra alimento de 20 a 25
kilogramos por metro cuadrado cada 10 a 15
días. Se extiende uniformemente sobre la
superficie. La capa no debe ser mayor a 15
centímetros . Las lombrices, para ese momento
ya han procesado la capa anterior de comida y
subirán a la nueva que se acaba de agregar.

Preparación y condiciones de las Camas – Lechos o Literas

Consiste en construir una fosa de 3 m de largo (puede > ó <), 1 m de ancho y 30 a 60 cms de profundidad. Se
coloca una capa de la mezcla de alimento más o menos de 15 a 20 cm de espesor y se introducen las lombrices.
Se debe colocar para este fin capas alternas de estiércoles y restos vegetales. Debe asegurarse que no haya
exceso de sol y agua. Se riega y voltea semanalmente. A los 30 días estará en condiciones para sembrar las
lombrices. La ventaja de construir los canteros directamente en el suelo es su bajo costo.
En términos general es el lugar en donde se planifica el
establecimiento del cultivo, debe ser fresco, de tal forma
que se garantice una temperatura promedio que oscile
entre los 15 y 24 °C y una humedad del 80%. Es ideal
una zona sombreada, construcciones con techo de
palma u otro material que no incremente la
temperatura.

Las camas, lecho, litera o canteros, es decir, el sitio


específico en el que se depositarán las lombrices,
pueden construirse de varios materiales (Bambu, Caña,
Madera, Bloques, etc) dependiendo del objetivo de la
producción y de la disponibilidad de recursos.

Siembra de la Lombriz

Es recomendable sembrar 5 Kg . por m 2 o una densidad no superior a 25 mil individuos para esa misma unidad.
Un módulo de 2 m de largo por un 1,50 m de ancho y 60 cms de profundidad representa una capacidad de 1m 3
de humus. Para esas dimensiones se sembrarían 10 Kg . ; alimentándolas semanalmente como se indicó
anteriormente, y luego durante 4 meses se tendría una tonelada de humus y varios litros de abono líquido.

Riego de Camas

Se ha mencionado que la humedad del cantero debe mantenerse en un 80%. Es necesario estar pendiente a ésta
indicación pues varios aspectos se controlan. En primer lugar la temperatura, en segundo lugar el proceso de
descomposición y asimilación de la materia orgánica y en tercer lugar el control de las hormigas

La cosecha del humus y las lombrices

El método más aconsejable en la producción de


lombrices, es el siguiente:

1. Una vez que el cantero se ha llenado (período


aproximado de 90 días), se someten las
lombrices a un estrés de hambre por un lapso
de 2 a 7 días. La tendencia de ellas es a subir
para buscar alimento.
2. Se prepara el alimento (estiércol) en costales
que tengan agujeros por debajo. Los sacos se
colocan sobre la superficie del cantero. Las
lombrices subirán hasta los sacos en busca de
alimento fresco. Entre 4 a 7 días
aproximadamente el 90% de las lombrices
estarán en los sacos.
3. Se saca el abono sólido y se deposita en un
lugar protegido del sol y de la lluvia.
4. Las lombrices se siembra en nuevos canteros.
Si hay en exceso se pueden usar para la
producción de huevos, o para alimentar peces
y cerdos.
Uso del abono sólido y el líquido

Lo ideal es dejarlo secar y luego esparcirlo en el suelo.


Este abono no daña a las plantas aunque se use en
exceso. Se puede incorporar al suelo con un pase de
rastra, al voleo, con la abonadora.

De la experiencia del IPIAT, se recomienda usar:

1. 4 t./ha/ en el primer año


2. 3 t./ha/ en el segundo año
3. 2 t./ha/ en el tercer año
4. 1 t./ha/ en el cuarto año
5. En adelante no se vuelve aplicar

Cabe resaltar que esto esta sujeto a las condiciones del


suelo en cuanto a nutrientes.

Beneficio del humus de lombriz

1. Incrementar la disponibilidad de nitrógeno, fósforo y azufre.


2. Incrementar la eficiencia de la fertilización, en especial nitrógeno.
3. Inactiva residuos de plaguicidas por su capacidad de absorción.
4. Inhibe el crecimiento de hongos y bacterias que afectan a las plantas.
5. Mejora las características químicas del suelo.
6. Mejora la estructura al darle soltura a los suelos pesados y compactos y liga los suelos sueltos y
arenosos; por consiguiente, mejora su porosidad.
7. Mejora la permeabilidad y ventilación.
8. Reduce la erosión del suelo.
9. Incrementa la capacidad de retención de humedad.
10. Permite aumentar la capacidad de retención y disponibilidad de nutrientes y agua utilizado por las plantas.
11. Incrementa y diversifica la flora microbiana.

Enemigos de las lombrices

1. El hombre se encuentra entre los principales enemigos de la lombriz. En estado silvestre, las daña con el
uso de antiparasitarios, insecticidas y abonos químicos. En el criadero, los parásitos son un indicador de
un manejo incorrecto por parte del lumbricultor (por lo general baja humedad y lechos demasiado
ácidos).
2. Los escarabajos, moscas, ácaros rosa, gorgojos, bichos bolita, babosas, compiten con las lombrices en el
consumo del material alimenticio y alteran las condiciones del medio. No existen medios físicos eficaces
para su control, salvo evitando que se instalen las colonias de parásitos mediante un buen manejo de las
unidades de cría.
3. Cierto tipo de hormigas ingiere los azúcares de los alimentos destinados a las lombrices. Si se molesta un
poco humedeciendo la compostera terminan buscándose un sitio más tranquilo. También se puede colocar
sobre el lecho cáscaras de papa, naranjas o melón para atraerlas y luego retirarlas.
4. Entre los depredadores directos se encuentran las ratas, ratones, serpientes, sapos, pájaros, topos,
ciempiés, milpiés, y algunos otros, que pueden causar serios daños en el criadero si no se colocan
defensas apropiadas.
5. Los pájaros encuentran a las lombrices con facilidad, excavando la tierra con sus patas y pico, por lo que
el lumbricultor deberá cubrir el lecho con ramas o redes media sombra. De este modo se obtendrán dos
beneficios: se protege al plantel del ataque de los pájaros y se evita la excesiva evaporación manteniendo
regulada la humedad.
6. Las hormigas rojas y los ratones se comen a las lombrices, pero se los puede mantener alejados
manteniendo una humedad del 80 % en los lechos de cría.
7. La planaria causa daños muy importantes en los criaderos comerciales. Se trata de un pequeño gusano
platelminto, de cuerpo plano, de color oscuro con rayas a lo largo del cuerpo. Este parásito se adhiere a la
lombriz y mediante un tubo absorbe sus líquidos corporales matándola. Dado que las planarias se
desarrollan y comienzan a depredar a las lombrices cuando el pH del medio desciende a menos de 7.5
(Meléndez et al), es recomendable evitar estiércoles viejos (con más de 20 días de haber sido
producidos).