You are on page 1of 5

Indicadores: conceptos y clases

El termino indicador se refiere a datos que permiten darnos cuenta de cómo se


encuentran las cosas en relación con algún aspecto de la realidad que interesa
conocerse. Los indicadores pueden ser números, hechos, opiniones, percepciones o
apreciaciones que señalen condiciones o situaciones específicas de una realidad
determinada.

Para algunos autores, el indicador es medida cuantitativa que puede usarse como
guía para controlar y valorar la calidad de las diferentes actividades.

Es decir, la forma particular (normalmente numérica) en la que se mide o evalúa cada


uno de los criterios.

Los indicadores deben reflejar adecuadamente la naturaleza, peculiaridades y


vínculos de los procesos, que surgen de las diversas actividades. Deben
caracterizarse por ser estables y comprensibles. No basta contar con sólo un
indicador o con algunos de ellos para caracterizar o medir la gestión de una
organización, sino que se impone la necesidad de un conjunto interrelacionado de
ellos, que abarque la mayor cantidad posible de aspectos o magnitudes a medir; es
decir, de un sistema de indicadores.

El sistema de indicadores debe caracterizar el nivel de desarrollo de la organización,


los recursos que posee, la eficiencia de su empleo y los resultados generados de la
actividad institucional. De la correcta aplicación de estos indicadores depende la
identificación y movilización de las potencialidades internas para obtener niveles de
calidad institucional adecuados.
Importancia de los indicadores
Los indicadores son importantes por cuanto permiten medir cambios de la condición o
situación a través del tiempo, facilitan observar de cerca los resultados de iniciativas o
acciones, son instrumentos muy importantes para evaluar y dar surgimiento a proceso
de mejoramiento, y porque son instrumentos valiosos que orientan sobre cómo
pueden lograrse mejores resultados en proyectos de desarrollo organizacional.

La construcción de buenos indicadores debe responder a criterios de mensurabilidad,


análisis y relevancia. Es decir, deben tener la capacidad de medir o sistematizar lo
que se pretende conocer, de captar aspectos cualitativos o cuantitativos de las
realidades que pretenden medir o sistematizar, y de expresar lo que se pretende
medir.

Con relación a clases de indicadores, estos pueden ser cuantitativos o cualitativos.


Los primeros se refieren directamente a medidas en números o cantidades. Los
cualitativos se refieren a cualidades, de aspectos que no son cuantificados
directamente; se trata de opiniones, percepciones o apreciaciones de personas sobre
aspectos de la realidad.

Los indicadores pueden ser directos o indirectos. Los directos son aquellos que
permiten una referencia directa del fenómeno. Los indirectos surgen cuando no se
puede medir de manera directa las condiciones en estudio; en estos casos se recurre
a indicadores sustitutivos o conjuntos de indicadores relativos al fenómeno en estudio

2) Datos
Información numérica proveniente de la organización sistemática de observaciones.
Los datos se expresan en unidades de medida, y suelen estar asociados a una unidad
o serie temporal.

3) La medición
Los indicadores deben contar con una base de medición. La base se entiende como el
fundamento o apoyo principal en que estriba o descansa cierta cosa y la medición
como la acción y efecto de medir; y medir es determinar una cantidad comparándola o
en referencia con otra. La medición es importante porque permite planificar con mayor
certeza y confiabilidad, discernir con mayor precisión las oportunidades de mejora de
un proceso determinado, analizar como han sucedido los hechos y explicar el
comportamiento de los factores que intervienen.

La medición es necesaria e indispensable para conocer a fondo los procesos


organizacionales, ya sean administrativos o técnicos, de producción o de servicios,
que ocurren en las instituciones y para gestionar su mejoramiento. El conocimiento
profundo de las actividades, acerca de su variabilidad y sus causas, se dificulta sin
medición. Conocer esto es precisamente la parte fundamental y clave para una buena
gestión del proceso, para alcanzar los objetivos de excelencia que se plantea una
institución. Sin medición no se puede, con rigurosidad, realizar sistemáticamente las
actividades del proceso de mejoramiento organizacional: evaluar,

La medición no solo debe entenderse como un proceso de recoger datos, sino que
debe insertarse adecuadamente en el sistema de toma de decisiones. Por ello es
fundamental tomar en cuenta que para entender un fenómeno es necesario tener una
teoría que le de sustento y permita explicar e interpretar la concatenación y sucesión
de los hechos o actividades que se pretende estudiar.

La confiabilidad de los datos de un sistema de medición se garantiza con un clima


organizacional sano, donde los intereses institucionales prevalezcan sobre todos los
demás.
Características de la medición
Por eso, las mediciones deben ser transparentes y entendibles para quienes son
participes o usuarios de las mismas. Las mediciones deben tener pertinencia, o sea
que las mediciones que se hagan deben ser tomadas en cuenta y tener importancia
en las decisiones que se toma sobre la base de las mismas; deben tener precisión,
referida al grado en que la medida obtenida refleje fielmente la magnitud que se quiere
analizar o corroborar; deben ser oportunas, o sea que el conocimiento de la
información procesada sea en el tiempo preciso para tomar las decisiones más
adecuadas; deben ser confiables, o sea que lo que se mida brinde la seguridad de ser
una base adecuada para las decisiones que se adopten, para lo cual deberá́ estar
sujeta a revisiones periódicas; y deben ser económicamente viables, es decir que los
beneficios y relevancia de la decisión que se soportan con los datos obtenidos sean
proporcionalmente mayor que los costos incurridos en la medición de la característica,
hecho o actividad.

4) Eficacia
La eficacia valora el impacto de lo que se hace, del producto o servicio que
producimos o préstamos. Está relacionado con lo adecuado que logre realmente
satisfacer al cliente o impactar en el mercado. Es un criterio muy relacionado con la
concepción de calidad, considerándola en su sentido amplio. Eficacia es la capacidad
de escoger los objetivos apropiados. Gerente eficaz será́ aquel que selecciona los
objetivos correctos para trabajar en el sentido de alcanzarlos La eficacia se refiere a
los resultados con relación al cumplimiento de las metas y de los objetivos de la
organización. Cuando se alcanzan las metas u objetivos que habían sido establecidos,
se considera que la actividad ha sido eficaz. De modo que la eficacia es el grado en
el que se logran los resultados u objetivos planificados.
5) Eficiencia
La eficiencia se define como la facultad para lograr un efecto determinado. La teoría
económica la define como el empleo de medios en tal forma que satisfagan un
máximo cuantitativo o cualitativo de fines o necesidades humanas. Tiene que ver con
el buen uso de los recursos, logrando lo mayor posible con aquello que contamos. Por
ello se dice que alguien es eficiente cuando logra una alta productividad con relación a
los recursos que dispone; es decir, relaciona los esfuerzos frente a los resultados que
se obtienen. Es el cociente entre los resultados obtenidos y el valor de los recursos
empleados. La eficiencia no es un valor absoluto que se alcanza por sí mismo, sino
que se determina por comparación con los resultados obtenidos por entes pares,
quienes actúan en situaciones semejantes a las que se analizan (los estándares).
Eficiencia es alcanzar los objetivos por medio de la elección de alternativas que
pueden suministrar el mayor beneficio. Es decir la relación entre los recursos
utilizados y los resultados obtenidos.
Se considera que la eficiencia y la eficacia en general, no sólo redundan en los
beneficios de la organización, sino que contribuyen notablemente a la superación
personal de los actores institucionales. No obstante, es importante tomar en cuenta la
frase de Peter Druker:

"Un líder debe tener un desempeño eficiente y eficaz a la vez, pero aun cuando la
eficiencia es importante, la eficacia es aún más decisiva". Se dice que eficiencia es
hacer las cosas bien y eficacia es hacer las cosas debidas.
6) Efectividad
Por efectividad se entiende la relación entre los resultados logrados y los resultados
propuestos; permite medir el grado de cumplimiento de los objetivos establecidos.
Cuando se considera la cantidad como único criterio se cae en estilos efectivitas,
aquellos donde lo importante es el resultado, sin tomar en cuenta a qué costo. La
efectividad se vincula con la productividad a través de impactar en el logro de mayores
y mejores productos, aunque adolece de la noción del uso de recursos, lo cual deberá́
ser considerado por su trascendencia.

El indicador de efectividad sirve para medir determinados parámetros de calidad que


se ha fijado la organización. La elevación de la efectividad de la producción es una
tarea de todo el conjunto de los miembros de una institución. Los desarrollos teóricos
y la practica han demostrado que solo aumentando la efectividad económica pueden
garantizarse los recursos y medios suficientes para asegurar simultáneamente un
incremento considerable del bienestar institucional y el desarrollo sostenido de la
institución. Las bases para lograr el aumento de la efectividad son la productividad del
trabajo, el uso racional de los recursos, la aplicación de nuevos procesos o
tecnologías y desarrollar todas las actividades institucionales bajo una filosofía de
calidad.

De lo descrito acerca de la eficacia, eficiencia y efectividad, se deduce que no pueden


ser considerados ninguno de ellos de forma independiente sino en conjunto, ya que
cada uno brinda una medición parcial de los resultados. Por tanto, dichas
concepciones deben estar integradas en los diversos indicadores y constituir un
sistema que sirva para medir de forma integral la calidad de la organización o
institución.
7) Criterios
Condición que debe cumplir una determinada actividad, actuación o proceso para ser
considerada de calidad.

Criterios: descripción detallada de los requerimientos y condiciones a ser cumplidos


(en orden de alcanzar un estándar), y en consecuencia proveer las bases cuantitativas
y cualitativas sobre la cual se elabora la evaluación Es decir, qué perseguimos, cuál
es el objetivo, qué pretendemos teniendo en cuenta aquellas características que mejor
representan (siempre que pueden medirse) lo que deseamos lograr.
o Ser explícito

o Aceptado por los diferentes interesados (productores, clientes, etc...),

o Elaborado en forma participativa


o Comprensible.

o Fácilmente cuantificable

o Debe ser flexible

o Aceptable por el cliente


8) Estándar
Grado de cumplimiento exigible a un criterio de calidad. Dicho, en otros términos,
define el rango en el que resulta aceptable el nivel de calidad que se alcanza en un
determinado proceso.
Los estándares de calidad determinan el nivel mínimo y máximo aceptable para un
indicador. Si el valor del indicador se encuentra dentro del rango significa que estamos
cumpliendo con el criterio de calidad que habíamos definido y que las cosas
transcurren conforme a lo previsto.

Un estándar o estándar de desempeño corresponde al valor ideal que se espera


presente el comportamiento del indicador. En términos generales los estándares se
mueven dentro de un rango de valores esperables, contemplados entre el estándar
mínimo y el máximo.