You are on page 1of 3

Cultivos Hidroponicos Lechugas y chiles gourmet para

gustos exigentes
15 Agosto 2013 / 01:30 PM / Redaccion /
Hortalizas cholomeñas son producidas mediante cultivos hidropónicos

Probablemente al visitar algún restaurante elegante o un hotel se ha encontrado con el sabor


exótico de un chile de color morado, blanco o achocolatado, o ha disfrutado de una ensalada
con una hoja de lechuga gourmet. Lo que quizá no sabe es que ese producto de calidad
internacional es producido en Honduras, más específicamente, en la ciudad de Choloma.

Se trata de Greenhouse Harvest, una empresa que desde hace seis años se ha dedicado a la
producción de hortalizas por medio del sistema hidropónico, es decir, que no se cultivan en la
tierra, sino mediante humedad.

“La idea es tener en nuestro país un producto de alta calidad y con una tecnología innovadora
como es la hidroponía, que consiste en no utilizar suelo y la producción está dentro de
invernaderos”, explica Yaneth de Peach, gerente general de la empresa.

Cuando surgió la idea, hace seis años, la empresa empezó con la producción de seis tipos de
lechugas gourmet; pero ahora producen también hierbas aromáticas como albahaca, tomillo y
orégano y chiles de colores.

La producción actual de lechugas es de unas 20 mil unidades semanales, que se distribuyen en


las principales cadenas de supermercados de San Pedro Sula y la capital, así como en hoteles
y restaurantes. La producción actual de chile es de 900 unidades semanales.

Próximamente se introducirán los microgreens o brotes, que son unas hojas miniatura
concentradas de diferentes nutrientes de hortalizas, como arúbula, zanahoria y pachoy, sabores
de gran demanda en la alta cocina.

El crecimiento de la demanda abrió las puertas para que la empresa familiar involucrara además
a Carol, la hermana de Yaneth, quien ahora se encarga de la producción de chiles, que se
diferencian por sus colores morados, blancos, chocolate, anaranjados, amarillos y rojos, además
de tener cuatro variedades de chiles jalapeños.
Planes de expansión

“La idea original era dejar un producto de calidad a nuestro país, porque normalmente lo mejor
se va. El concepto inicial era tener un producto fresco y de alta calidad”, explica De Peach,
quien, sin embargo, no descarta abrirse horizontes en el mercado exterior.

Para cuando se dé la oportunidad de cruzar la frontera ya trabajan en una certificación como


productores orgánicos que respalde las buenas prácticas de producción con que trabajan. De
momento, la idea es fortalecerse en el mercado nacional y seguir innovando con productos
como los chiles de colores, algunos de los cuales son únicos en el país.

De Peach recuerda que al principio fue difícil entrar al mercado local “porque para comenzar
se trata de un producto más costoso por la forma en que se cultiva; además de que todos los
insumos hay que importarlos y eso eleva el costo de la producción”.

Ahora la aceptación ha sido tal que incluso chefs de hoteles salvadoreños han mostrado su
interés por tener estos productos en sus recetas.

Tras seis años de éxitos, de Peach invita a los emprendedores a “ser soñadores y querer alcanzar
esos sueños, luego hay que ponerlos en las manos De Dios y estar dispuestos a pagar el precio
para salir adelante y tener éxito”.