You are on page 1of 5

La psicología forense

Para empezar hablar sobre la psicología forense hay que tener en cuenta que la psicología Forense o
Jurídica es un área de trabajo e investigación psicológica especializada, es la rama de la psicología, cuya
finalidad es colaborar con los abogados que han de resolver un proceso judicial.

Historia de la psicología forense

La psicología forense surgió a inicios del siglo XX, al mismo tiempo que la psicología se convirtió en una
ciencia independiente de la filosofía con el surgimiento de la psicología experimental. El interés en el
papel de la psicología en los procesos judiciales despertó con un experimento realizado por William
Stern en colaboración con Franz von Liszt en 1901.

El experimento consistió en una disputa simulada entre dos estudiantes en una clase de derecho que
culminó con uno de los estudiantes sacando un arma. Luego de la disputa se pidió a los otros
estudiantes presentes en la clase completar reportes orales y escritos sobre la disputa. A pesar de
tratarse de una clase de estudiantes de derecho, familiarizados con los problemas implicados al dar
testimonio, ninguno fue capaz de dar un reporte sin errores, con la cantidad variando de 4 a 12 e
incrementándose en la parte final conforme la tensión se incrementaba. Stern y Liszt concluyeron que
las reacciones afectivas inhiben la observación exacta y la recuperación confiable de los recuerdos.

El siguiente hito en el desarrollo de este campo fue la publicación del libro On the witness stand por
Hugo Münsterberg en 1908. En ese libro recopiló ensayos publicados anteriormente de forma
independiente que discutían los factores psicológicos que pueden afectar el resultado de un juicio. A
partir de ese momento se inició la discusión formal de la psicología forense como campo de estudio y
como disciplina profesional, logrando su aceptación progresiva en los diferentes entornos legales.

En la década de los 50 algunos jueces de los Estados Unidos comienzan a rechazar los testimonios de los
psicólogos como testigos expertos, lo que representaba un retroceso para la profesión. En este contexto
se da el caso Jenkins contra los Estados Unidos. En ese caso el acusado (Vincent E. Jenkins) es juzgado
por ingreso a una propiedad privada, intento de robo y violación. El defensor presentó el testimonio de
tres psicólogos clínicos pero el juez le ordenó al jurado que ignorara el testimonio por considerar que los
psicólogos no estaban capacitados para dar un testimonio experto por no ser médicos. El jurado
encontró al acusado culpable y el caso fue apelado. La corte de apelaciones anuló la decisión del jurado
y ordenó un nuevo juicio que incluyera la opinión de expertos en psicología. A partir de ese momento las
cortes de los Estados Unidos comenzaron a aceptar regularmente el aporte de los psicólogos en los
procesos judiciales.

Desde entonces la aceptación de la psicología forense se ha incrementado con el paso de los años,
llegando en algunos casos a ser requerida por la ley dependiendo del tipo de caso que se está tratando.

Las funciones del Psicólogo Jurídico en el ejercicio de su Rol Profesional, incluye entre otras:
Los psicólogos forenses, o peritos, tienen como tarea recolectar y estudiar las conductas y
comportamientos psicológicos que tengan utilidad en el marco de un juicio.

Estos psicólogos expertos, han de tener conocimientos de derecho y de las leyes de su país, para llevar a
cabo su tarea de manera correcta y poder trabajar en equipo con abogados, fiscales y jueces.

Un psicólogo forense puede actuar como perito y dar su testimonio como experto en un juicio,
aportando sus conocimientos a la justicia.

La psicología forense también puede informar acerca del tratamiento que debería recibir un condenado.
El juez, de este modo, contará con mayores herramientas para determinar cómo se ejecutará la pena.

La evaluación y el diagnóstico: En relación a las condiciones psicológicas de los implicados en el caso.

Asesoramiento a nivel psicológico en los distintos casos. Por ejemplo, un psicólogo forense puede
evaluar y dictaminar que tratamiento debe seguir un criminal. Esto puede servir de ayuda puesto que los
profesionales de justicia pueden no saber cómo actuar en ese ámbito. También puede recomendar que
régimen de visitas ha de tener un menor que presenta determinados problemas de adaptación, etc.

Intervención: Diseño y realización de Programas para la prevención, tratamiento, rehabilitación e


integración de los implicados bien en la comunidad, bien en el medio penitenciario, tanto a nivel
individual como colectivo.

Formación y educación: Entrenar y/o seleccionar a profesionales del sistema legal (jueces y fiscales,
policías, abogados, personal de penitenciarías, etc.) en contenidos y técnicas psicológicas útiles en su
trabajo.

Campañas de prevención social ante la criminalidad y medios de comunicación: Elaboración y


asesoramiento de campañas de información social para la población en general y de riesgo.

Investigación: Estudio e investigación de la problemática de la Psicología Jurídica.

Victimología: Investigar y contribuir a mejorar la situación de la víctima y su interacción con el sistema


legal.

Mediación: Propiciar soluciones negociadas a los conflictos jurídicos, a través de una intervención
mediadora que contribuya a paliar y prevenir el daño emocional, social, y presentar una alternativa a la
vía legal, donde los implicados tienen un papel predominante.

Importancia del Psicólogo Jurídico en un procedimiento judicial

El Psicólogo Jurídico aporta una ayuda tanto a los abogados como a los Jueces, haciendo uso de sus
conocimientos para que éstos fundamenten sus líneas argumentales y sus fallos.

En el juzgado de familia, por ejemplo, el psicólogo forense se encarga de evaluar cómo afecta a los hijos
la separación, además de diseñar programas que apunten a mejorar las posibles situaciones difíciles que
se van a encontrar los menores.

Por otra parte, en derecho penal, los Psicólogos Forenses es el diagnóstico y valoración de personas que
van a ser juzgadas como presuntos autores de delitos, y víctimas de delitos, que servirán como
asesoramiento a los Jueces y Tribunales y que determinarán las circunstancias que puedan modificar la
responsabilidad criminal, daño moral, secuelas psíquicas, etc....

A su vez, la actividad del Psicólogo Forense en relación al Derecho Civil, se enfoca en el asesoramiento y
en el peritaje de diversos constructos jurídicos como la capacidad civil en la toma de decisiones
(contratos, testamentos tutelares, cambio de sexo, esterilización de deficientes, etc...). No debemos
olvidar la actuación de los mismos en el ámbito laboral, valorando las posibles secuelas psicológicas en
accidentes laborales, acoso laboral, etc.

Rol del Psicólogo forense

El rol del psicólogo forense se realiza ante la corte, cuando se requiere un asesoramiento al estamento
jurídico, donde se ocupa de emitir informes (recopilar, examinar y presentar pruebas) que puedan ser
utilizados como un argumento de un proceso judicial sobre una petición concreta. La Administración de
Justicia establece el orden de las asignaciones de peritos judiciales. Así, el perito una vez designado
judicialmente, tendrá cinco días para aceptar o no el cargo. En caso de aceptación, acudirá al juzgado
donde se procederá a su nombramiento bajo juramento.

En caso de aceptación, acudirá al juzgado donde se procederá a su nombramiento bajo juramento. Los
psicólogos clínicos, neuropsicólogos y otros con distinta especialización pueden contribuir como
expertos o peritos cuando la corte así lo dicte. Los psicólogos forenses son los únicos que por su
formación, son los adecuados para realizar valoraciones psicológico-legales, teniendo un lugar
importante conociendo la responsabilidad legal del imputado, dictamina el estado mental del acusado
en el momento que sucedió el delito.

La tarea del psicólogo forense implica asesorar a criminalistas, personal oficial, policías, jurado, entre
otros para brindar información psicológica para el perfilamiento de los autores de situaciones punibles;
causa de esta práctica el psicólogo puede trabajar con la población carcelaria de todo el país, no queda
limitado al territorio metropolitanos como sucede en otros casos. Dentro del ámbito penal el psicólogo
también interviene en los establecimientos carcelarios, allí se proponen “tratamientos para la
rehabilitación”, se le informa a las autoridades carcelarias la existencia de respuestas o no al
tratamiento antes propuesto.

El perito emitirá su dictamen por escrito, en el plazo señalado, y lo hará llegar a su cliente en caso de
contratación de parte. El cliente, por sí mismo o a través de su representación legal (abogado o
procurador), dará curso a las partes (tribunal, Fiscalía y parte contraria). En el supuesto de designa por
un juzgado, el perito deberá entregarlo al tribunal; en este caso, será el propio juzgado el responsable
de dar traslado a los agentes implicados en el proceso del informe. La presencia del perito en la vista
oral permite la ratificación, defensa y aclaración sobre su pericia.12 Participan en distintos juzgados,
mayormente en los juzgados civiles por cuestiones familiares, penales y laborales. Su labor debe ser
imparcial y objetiva acerca de los hechos que se deben diagnosticar, utilizando un lenguaje coloquial
para la comprensión e interpretación de los especialistas de otras áreas sea clara.
Herramientas del psicólogo forense:

 Es fundamental el asesoramiento de los Psicólogos Forenses, pues son una herramienta muy
importante para el buen desarrollo de los distintos procedimientos judiciales. Son la base para
concretar los estados de sus representados y con ello defender sus derechos con la prueba
pericial psicológica.
 Autopsia cronológica: su objetivo es dar respuesta a la necesidad de determinar el causal de
muertes dudosas
 Autoinformes
 Cuestionarios
 Escalas
 Inventarios
 Entrevistas
 Individual
 Grupal
 A terceros
 A profesionales.
 Observación directa
 Relaciones sociales
 Lenguaje verbal y no verbal
 Evaluaciones de trastornos mentales

Trabajo del Psicólogo Forense


Las contribuciones del Psicólogo forense incluyen las siguientes funciones:

Evaluación y diagnóstico
En relación a las condiciones psicológicas de los actores jurídicos.

Asesoramiento
Orientar y/o asesorar como experto a los órganos judiciales en cuestiones propias de su
disciplina.

Intervención
Diseño y realización de Programas para la prevención, tratamiento, rehabilitación e integración
de los actores jurídicos bien en la comunidad, bien en el medio penitenciario, tanto a nivel
individual como colectivo.

Formación y educación
Entrenar y/o seleccionar a profesionales del sistema legal (jueces y fiscales, policías, abogados,
personal de penitenciarías, etc.) en contenidos y técnicas psicológicas útiles en su trabajo.

Campañas de prevención social ante la criminalidad y medios de comunicación


Elaboración y asesoramiento de campañas de información social para la población en general y
de riesgo.
Investigación
Estudio e investigación de la problemática de la Psicología Jurídica.

Victimología
Investigar y contribuir a mejorar la situación de la víctima y su interacción con el sistema legal.

Mediación
Propiciar soluciones negociadas a los conflictos jurídicos, a través de una intervención
mediadora que contribuya a paliar y prevenir el daño emocional, social, y presentar una
alternativa a la vía legal, donde los implicados tienen un papel predominante

Bibliografía

https://es.wikipedia.org/wiki/Psicolog%C3%ADa_forense

https://definicion.de/psicologia-forense/