You are on page 1of 2

Cultura inicia los trámites para proteger los búnkeres de Mazagón

Foto: José A. Mayo

7 de junio de 2009

Una empresa privada realizará un estudio tridimensional para valorar el estado de las
fortificaciones · Están en peligro por la expansión urbanística en la zona

FUENTE: HUELVA INFORMACIÓN

C. Sáez

La Delegación Provincial de la Consejería de Cultura de Huelva ha encargado a una
empresa privada de Sevilla un estudio tridimensional de los búnkeres de Mazagón para
su posterior valoración, atendiendo a la solicitud realizada por José Antonio Mayo, para
que estas fortificaciones sean declaradas Bien de Interés Cultural (BIC).
La medida llega después de un año de espera. Así, en enero de 2008 se presentó en los
ayuntamientos de Moguer y Palos de la Frontera, así como en la Delegación Provincial
de Cultura, una solicitud para declarar BIC los búnkeres de la avenida Conquistadores,
ubicados dentro de las parcelas del pro indiviso, ya que corren el peligro de desaparecer
por la inminente expansión urbanística prevista para esta zona. En octubre del pasado
año se presentó ante la Dirección General de Bienes Culturales del Servicio de
Protección del Patrimonio Histórico de Andalucía una solicitud de incoación y
tramitación urgente del expediente de declaración de Bien de Interés Cultural, en la
categoría de Monumento Histórico, de todos los búnkeres que existen en la localidad

1
costera. La Dirección General dio traslado de la solicitud a la Delegación de Cultura de
Huelva para que comenzase los trámites para su valoración e informe pertinente.
Los refugios fueron construidos durante la Segunda Guerra Mundial para proteger la
costa onubense por mar y aire en previsión de una posible invasión de los aliados.
Según Mayo el desarrollo urbanístico de Mazagón hace peligrar estas construcciones al
igual que las situadas en el Picacho y el parque municipal que presentan "un motivo
simbólico, un icono de la localidad y un testimonio histórico del pasado". Los búnkeres
están ubicados en una zona privilegiada de la costa donde está prevista la construcción
de urbanizaciones.

Las dos casamatas de la avenida de los Conquistadores pasan casi desapercibidas para
los transeúntes al estar camufladas entre pinos y maleza, y se encuentran en una finca
situada en segunda línea de playa que ha sido adquirida por una empresa sevillana en la
que está prevista la construcción de una promoción de chalés adosados. Mayo teme que
el primer trabajo que realicen las excavadoras sea la demolición de las dos edificaciones
militares. Similar suerte correrá la ubicada en el Picacho para dejar paso a un campo de
golf, un hotel y varias urbanizaciones de viviendas. Mayo ha solicitado al Archivo
General Militar de Ávila información técnica y arquitectónica de los búnkeres que está a
la espera de recibir. Al parecer, es muy probable que fueran construidos por presos
republicanos, ya que junto al faro del Picacho había un campo de prisioneros. Fueron
ellos los que hicieron la carretera de Mazagón a Palos, según Hilaria González una de
las primeras personas que habitó Mazagón y que fue entrevistada por Jesús Ramírez
Copeiro en 1998.

El campo era un recinto rodeado de altas alambradas que albergaba un gran número de
soldados del ejército republicano, entre los que había médicos y maestros, de distintas
provincias y regiones, entre ellas Cataluña. Habitaban en barracones de madera y
chozos de pasto, lo usual como vivienda entonces en esta zona. Todos los días salían
para trabajar en la construcción de la carretera del faro de Palos.
Hilaria González, natural de Encinasola, ha fallecido ya y tiene una calle con su nombre
junto al negocio que fundó y que ahora regenta su familia: 'Casa Hilaria'. Jesús Ramírez
Copeiro, investigador histórico y autor de diversos libros, entre los que se encuentra
'Espías y Neutrales: Huelva en la Segunda Guerra Mundial' entrevistó a Hilaria
González en enero de 1998.

En principio lo que hará Cultura con estas fortificaciones será catalogarlas y protegerlas,
aunque otra cosa será la restauración, que será competencia de los ayuntamientos de
Moguer y Palos de la Frontera. Una vez protegidos, cualquier movimiento de tierras que
se haga en los alrededores deberá contar con el permiso de la Junta de Andalucía.

2

Related Interests